Month: May 2020

Aumentan robos de vehículos durante la pandemia

Con más personas quedándose en casa para disminuir la propagación de COVID-19, sus autos también están sin movimiento. Sedanes, camionetas y SUV están estacionados sin supervisión en las calles, lo que los convierte en blancos perfectos para ladrones oportunistas.

A pesar de las calles silenciosas y el tráfico casi inexistente, las asistencias de vehículos aumentaron 63% en Nueva York y casi 17% en Los Ángeles desde el 1 de enero hasta mediados de mayo, en comparación con el mismo período del año pasado.

Y muchas otras agencias de aplicación de la ley en los EE.UU. han informado de un aumento en el robo de vehículos, incluso cuando los crímenes violentos ha disminuido drásticamente en todo el país por la pandemia. Es un delito de bajo riesgo con una recompensa potencialmente alta, dice la policía, especialmente cuando muchos conductores dejan sus puertas sin llave o sus llaves adentro.

“También podrías poner una calcomanía en la ventana que dice ven a tomar mis cosas'”, comentó un exasperado Alex Villanueva, sheriff del condado de Los Ángeles.

En Austin, Texas, el mes pasado, un 72% de los 322 vehículos robados tenían sus llaves cerca. El número total de robos de automóviles en abril aumentó aproximadamente un 50% y los hurtos a vehículos aumentaron un 2% desde abril de 2019.

El virus ha creado una “tormenta perfecta”, dijo el sargento de policía de Austin Chris Vetrano, supervisor de la unidad de robo de autos de 11 detectives que investiga casos de vehículos robados.

Los elementos para esa tormenta: los conductores están en casa y no usan o revisan sus automóviles regularmente. Se acabó la escuela, así que los adolescentes están probando suerte. Los delincuentes no tienen trabajo y tienen más tiempo libre o necesitan dinero rápido para mantener sus vicios de drogas.

“Puede conectarse a Internet hoy en día y aprender a entrar en vehículos simplemente buscando en YouTube”, explicó Vetrano.

Empresa americana prueba vacuna contra el COVID-19 en Australia

Una compañía estadounidense de biotecnología anunció el martes el inicio de ensayos clínicos en humanos en Australia de una vacuna para el coronavirus con la esperanza de tener una inoculación lista y probada este año.

Novavax ha dado inicio a la primera fase del ensayo en la que 131 voluntarios de las ciudades de Melbourne y Brisbane probarán la seguridad de la vacuna y buscarán los primeros indicios de su efectividad, comentó el médico Gregory Glenn, principal investigador de la compañía.

“Estamos haciendo dosis y la vacuna al mismo tiempo previendo que podremos demostrar que está funcionando y que podremos empezar a distribuirla para finales del año”, dijo Glenn durante una conferencia de prensa virtual en Melbourne desde la sede de Novavax en Maryland.

Las pruebas en animales indicaron que la vacuna es efectiva con pequeñas dosis. Novavax podría fabricar por lo menos 100 millones de dosis este año y 1.500 millones en 2021, señaló Glenn.

Añadió que desde marzo, la producción de la vacuna, llamada NVX-CoV2373, se intensificó luego de una inversión de 388 millones de dólares por parte de la Coalición para la Innovación en la Preparación de Epidemias, con sede en Noruega.

Alrededor de una decena de vacunas experimentales se encuentran en la fase inicial de pruebas o se disponen a iniciarlas, principalmente en China, Estados Unidos y Europa. De momento no está claro si alguna de las candidatas al final demostrará ser segura y efectiva. Pero muchas vacunas funcionan en distintas formas, y son fabricadas con diferentes tecnologías, aumentando las probabilidades de que al menos una tenga éxito.

Se tiene previsto que los resultados de la primera fase de los ensayos clínicos en Australia se den a conocer en julio, dijo Novavax. Después de eso, miles de candidatos de varios países se involucrarían en la segunda fase.

El ensayo comenzó con seis voluntarios que fueron inyectados con la potencial vacuna en Melbourne el martes, dijo Paul Griffin, experto en enfermedades infecciosas para el colaborador australiano Nucleus Network.

Estados Unidos se acerca a las 100.000 muertes debido al Coronavirus

Estados Unidos llegó ayer lunes a 1.662.375 casos confirmados de COVID-19 y 98.184 fallecidos a causa de la enfermedad, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance es de 21.403 contagios más que el domingo y de 505 nuevas muertes.

Los datos del lunes reflejan por segundo día consecutivo una baja en las estadísticas de muertes, así como un leve descenso en el número de nuevas personas contagiadas.

El estado de Nueva York se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en Estados Unidos, con 362.764 casos confirmados y 29.229 fallecidos, una cifra que supera las de España y Francia.

En la ciudad de Nueva York han muerto 21.259 personas, según los registros de las autoridades de la Gran Manzana.

Al estado de Nueva York le siguen el vecino Nueva Jersey, con 155.092 casos confirmados y 11.147 fallecidos; Illinois, con 112.017 contagios y 4.885 decesos, y Massachusetts, que contabiliza 93.271 positivos por coronavirus y 6.416 muertos.

Al estado de Nueva York le siguen el vecino Nueva Jersey, con 155.092 casos confirmados y 11.147 fallecidos; Illinois, con 112.017 contagios y 4.885 decesos, y Massachusetts, que contabiliza 93.271 positivos por coronavirus y 6.416 muertos.

Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan con 5.241, Pensilvania con 5.146, California con 3.759 o Connecticut con 3.742.

El balance provisional de fallecidos -98.184- se aproxima a las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes; pero ha superado ya con creces los cálculos más optimistas que hizo “a posteriori” el presidente estadounidense, Donald Trump, de entre 50.000 y 60.000 fallecidos.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para comienzos de agosto la crisis habrá dejado más de 143.000 muertes en Estados Unidos.

Reportan récord de desempleo en 43 de los 50 estados de EEUU

El Coronavirus no ha dejado ni una esquina del mapa de EEUU sin afectar en términos de empleo y en abril lo ha hecho con fuerza.

Según cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales hechas pública el viernes pasado, los 50 estados sufrieron en abril una fuerte subida de la tasa de desempleo y 43 de ellos fijaron con ello un nuevo y triste récord en un mes en el que en el país la media fue de 14.7% y del 18.9% en el caso de los latinos.

Un reporte de la periodista Ana B. Nieto, de La Opinión, señaló que en particular tres estados registraron subidas por encima del 20%. En Hawaii el desempleo afectó al 22.3% de la población, en Michigan al 22.7% y en Nevada, donde buena parte de los trabajadores del sector servicios son latinos, la tasa de desempleo alcanzó al 28.2% de los trabajadores.

En el caso de Hawaii y Nevada ninguna crisis anterior a 1976 (que es desde cuando se tienen estadísticas) había elevado tanto el desempleo porque en esta ocasión el aumento ha sido de más de 10 puntos porcentuales. En apenas un mes.

En Michigan, New Hampshire, Rhode Island y Vermont el aumento del desempleo ha estado cinco puntos porcentuales por encima de su récord previo.

Un total de 27 estados tienen ratios de desempleo por debajo del general del país, entre ellos Nueva York que se queda a poco de ello con una tasa que afecta al 14.5% de los trabajadores. Un estado vecino, Connecticut, registró el mejor ratio de la crisis con un 7.9% de desempleo.

En California en abril un 15.5%  de los trabajadores están sin empleo y lo buscan activamente.

Dos estados con peso

Estos porcentajes, en el caso de California y Nueva York, estados de alta densidad demográfica, suponen muchos empleos. En total, en todo el país se perdieron 20.5 millones de puestos de trabajo. A ese total contribuyeron California con 2.34 millones de empleos destruidos y Nueva York — el estado con mayor números de casos de enfermos y fallecidos–, con 1.82 millones. En total, 4.2 millones entre los dos estados, el 20.4% del total en el país.

Estos son dos de los estados que primero optaron por el confinamiento y ahora están poco a poco abriéndose a la actividad como el resto del país.

En Texas, donde la crisis del coronavirus se unió a la generada por la histórica caída del precio del petróleo, se perdieron 1.3 millones de empleos. Pensilvania, Michigan y Florida son los otros tres estados que registraron pérdidas por encima del millón.

La mayoría de los analistas y responsables públicos creen que la situación aún va a empeorar antes de mejorar.

Las cifras que se esperan sobre el mes de mayo no son buenas e incluso se baraja que haya una revisión a la baja de las ya históricas cifras de abril. Las hipótesis son muy inciertas a más largo plazo por la aún poco conocida evolución del virus y los posibles pasos atrás en los contagios una vez que se vaya abriendo la actividad económica.

Aunque se suceden las manifestaciones de ciudadanos que están protestando el confinamiento y el cierre de negocios está por ver qué quieren hacer los consumidores de unos estados que tienen protocolos distintos de apertura. Los consumidores que con su gasto animan la actividad económica y con ello el empleo se debaten entre gastar ingresos escasos o inciertos en los meses que vienen y además exponerse a una enfermedad que no ha desaparecido del país.

Donald Trump: “Si hubiese querido, China detiene al COVID-19”

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afirmado que China podría haber parado el coronavirus evitando que saliera de sus fronteras “si hubiese querido”.

“Ahora es algo terrible y podrían haberlo parado si hubieran querido. Podrían haberlo parado. Sea por incompetencia o porque no quisieron, en cualquier caso es inaceptable”, ha afirmado Trump en una entrevista con el programa de televisión Full Measure, emitido por varias cadenas estadounidenses.

Trump ha recordado que “vino de China, lo queramos o no”. “Ha llegado a todo el mundo, pero no ha afectado mucho a China. Pararon la llegada de aviones hacia China, pero no pararon la salida de sus aviones y el tráfico hacia el resto del mundo, incluido Estados Unidos y Europa. Y Europa está diezmada. Y mira lo que ha pasado en todo el mundo, 186 países”, ha argumentado.

En un momento dado, la entrevistadora, Sharyl Attkisson, ha preguntado a Trump lo que sintió cuando le dijeron por primera vez que el virus podría matar a millones de personas, pero el presidente se centró en elogiar la respuesta de la Administración a la pandemia.

Alarma en California por protestas de grupos contra los cierres por COVID-19

Las protestas por todo el país contra las medidas de seguridad que pretenden atajar la crisis sanitaria del coronavirus continúan, a pesar de que los 50 estados ya han empezado a flexibilizarlas. California no ha sido una excepción y en las manifestaciones los grupos de extrema derecha están teniendo un peso que ha hecho saltar las alarmas.

Tanto en el estado dorado como en el conjunto del país, las protestas contra las restricciones han congregado a participantes muy diversos, que van desde activistas pacíficos como DeBows a milicias como los Boogaloo Boys, que tienen tienen un discurso guerracivilista, según asegura Brian Levin, profesor de justicia criminal y director del Centro para Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo de la Universidad del Estado de California en San Bernardino.

Aunque su presencia ha generado mucho ruido, no está claro el papel real que juegan estos grupos extremistas en las manifestaciones. A ellas acuden personas con preocupaciones un tanto diferenciadas como quienes creen que los lugares de culto deberían estar exentos de las limitaciones o quienes opinan que las reglas están destruyendo la economía. En muchas protestas se ha visto también parafernalia propagandística en apoyo a Trump y a representantes del movimiento antivacunas.

La concentración del pasado sábado en Sacramento reunió a 2,000 personas y se convirtió en las más grande celebrada hasta la fecha. Los Angeles Times la define como “un carnaval familiar, con un vendedor de helados orgánicos, actuaciones musicales y algunos discursos políticos”. Aún así, Levin consideró preocupante la mezcla de grupos de odio con otros colectivos.

“Gente diferente se está congregando con objetivos distintos, pero cuando se juntan influyen los unos a los otros“, advirtió el profesor. Esto podría ampliar las “teorías de la conspiración, la mala información y la agresividad“, añadió. Y este tipo de eventos se puede convertir en un caldo de cultivo para atraer adeptos a los grupos extremistas.

En el mundo virtual, donde se han estado gestando grupos que apuestan por retomar la actividad económica de manera inminente, los discursos de odio y el extremismo han ganado terreno en las últimas semanas.

“Estos grupos, que se establecieron en un principio entorno a la reapertura, están girando hacia un proyecto político más amplio y de extrema derecha“, dijo al LA Times Devin Burghart, un investigador del Instituto para la Investigación y la Educación en Derechos Humanos. Y el número de personas que se unen y participan en estas reuniones en línea está creciendo de manera exponencial.

Conozca historia detrás de la foto de una mujer sobre la tumba de su prometido

“Ella se sentó frente a la tumba … le hablaba a la lápida. Hablaba con frases entrecortadas entre sollozos, gesticulando con las manos, a veces haciendo una pausa como si estuviera tratando de explicar algo”, dijo John Moore, reportero gráfico, quien tomó la fotografía.

Algunas personas sienten que la foto que tomé en ese momento era demasiado íntima, demasiado personal. Como muchos que han visto la foto, me sentí abrumado por su dolor y conmovido por el amor que sentía por su enamorado caído”, agregó el fotógrafo.

El 9 de febrero de 2007, Regan murió cuando su vehículo fue impactado por una bomba en una carretera en Irak, dijo el Pentágono en un comunicado. El joven realizaba su segunda misión en en el país árabe. El soldado le había prometido a su novia que en el 2008, en su regreso a casa, se casarían.

Regan nació el 27 de junio de 1980 en Manhasset, Nueva York. Era un joven virtuoso: gran deportista y estudioso, consiguió una beca la prestigiosa Universidad de Duke, en Carolina del Norte, en donde se graduó como economista. Cuando le habían ofrecido otra beca para estudiar derecho, prefirió servir a su país e ingresó al ejército.

Regan, que murió a los 26 años, llegó a ser sargento y fue parte del tercer Batallón de 75 Regimiento Ranger. Estuvo dos años en Afganistán y otros dos en Irak. Gracias a sus servicios se ganó una estrella de bronce y un Corazón Púrpura.

Regan debía terminar su servicio en febrero de 2008. El plan del soldado y su novia era casarse en marzo de ese año. Luego se irían a vivir a Chicago, donde armarían una familia y donde él tenía planes de trabajar como maestro universitario.

“Jimmy tuvo la oportunidad de ir a la escuela de leyes, trabajar en empresas financieras en Nueva York, pero eligió servir a su país y proteger la libertad que apreciamos en los Estados Unidos”, dijo uno de sus amigos el día de su entierro.

Memorial Day: ¿qué se celebra el Día de los Caídos en Estados Unidos?

Estados Unidos se encuentra viviendo una pesadilla a causa de la pandemia del coronavirus, de la cual se convirtió rápidamente en el epicentro de la misma. Sin embargo, a pesar de todos los daños que han sido causado por el virus que ha matado a miles de personas en el país, este lunes se festeja un día importante: El Memorial Day (Día de los Caídos).

Ni siquiera la pandemia del coronavirus, evitará que la gente honre nuevamente a aquellos soldados que desafortunadamente terminaron perdiendo la vida en guerra defendiendo al país norteamericano, y aunque la situación no es la mejor en este año. La gente pudo salir a celebrar en algunos estados.

Además, el próximo lunes se llevará la tradicional ceremonia del Día de los Caídos en el Cementerio Nacional de Arlington, mismo que puede disfrutar a través de streaming la gente, ya que sólo estará abierto en esta ocasión para las familias de los soldados caídos.

¿Cómo nació?

El gobierno de los Estados Unidos declaró en 1966 a Waterloo, Nueva York, como el lugar oficial en el que comenzó la celebración del ‘Día de los Caídos’, esto porque desde 1866  celebraban un evento de forma anual, en el que los establecimientos cerraban y los ciudadanos decoraban las tumbas de los soldados con flores y banderas.

Fue hasta 1971 que el Congreso de los Estados Unidos aprobó el Acta Nacional de Feriados, y se decidió de esta manera que los últimos lunes de mayo se honrara a los soldados caídos en guerra, con un fin de semana de tres días de duelo.

A partir de los años siguientes, millones de personas en Estados Unidos van a visitar las tumbas de sus familiares, se reúnen para realizar picnics, o para participar en desfiles que sirven de homenaje para aquellos soldados, aunque efectivamente los desfiles de este año fueron cancelados a causa de la pandemia.

Visitantes llenan parques y playas en EEUU durante el fin de semana largo

En el fin de semana del Día de los Caídos en las Guerras, que marca el inicio no oficial del verano en Estados Unidos, se registraron multitudes en las playas el domingo y advertencias de las autoridades sobre personas que no respetaban el distanciamiento social para evitar los contagios con el coronavirus y se arriesgaban a que resurja el flagelo que ha cobrado la vida de cerca de 100.000 estadounidenses.

Mientras tanto, la Casa Blanca amplió sus restricciones de viajes desde los países muy golpeados por el virus al afirmar que no le permitiría el ingreso a los extranjeros que hayan estado en Brasil recientemente.

Agentes de la policía y de patrullaje en las playas trataron de asegurarse de que las personas mantuvieran su distancia entre ellas mientras absorbían los rayos del sol en la playa, parques y otras áreas recreativas de todo el país.

En la zona de Tampa en Florida, a lo largo de la costa del Golfo de México, las multitudes eran tan grandes que las autoridades tomaron la medida extraordinaria de cerrar los estacionamientos porque ya estaban llenos.

En los programas televisivos de debates del domingo, la doctora Deborah Birx, coordinadora del equipo especial de la Casa Blanca para el coronavirus, se dijo “muy preocupada” ante las imágenes de personas congregadas el fin de semana.

“Realmente queremos ser muy claros todo el tiempo de que el distanciamiento social es absolutamente crucial. Y si usted no puede respetarlo y se encuentra en el exterior, debe usar un cubrebocas”, indicó en el programa “This Week” de la cadena ABC

En Missouri, la población abarrotó los bares y restaurantes en el Lago de los Ozarks, un popular sitio vacacional entre los habitantes de Chicago, durante el fin de semana. En un video se podía ver una piscina repleta en la que la gente descansaba reunida sin mascarillas, reportó la televisora KMOV-TV de San Luis.

En Daytona Beach, Florida, se registraron disparos la noche del sábado en un camino al lado de la playa donde más de 200 personas se habían reunido en un ambiente festivo y donde se bailaba pese a las restricciones. Varias personas resultaron heridas y fueron trasladadas al hospital, de acuerdo con las autoridades.

Hispanos devuelven al dueño un cheque de estímulo que apareció en la basura

Un empleado de un lavadero de autos en North Carolina dio una lección de honestidad y civismo al devolver un cheque de estímulo de $1,200 que apareció en la basura.

Según la revista Newsweek, Antonio Hernández retiraba la basura del Evans Street Car Wash de Greenville cuando vio un cheque de estímulo y una factura con la dirección del recipiente.

El hombre se puso en contacto con su hija Michelle Alvarado para que le ayudara a ubicar al hombre y devolverle el pago del gobierno.

“Mi papá iba a su segundo trabajo cuando me mostró el cheque y nos dejó a mi madre y a mí a cargo de encontrar al hombre”, dijo Alvarado a Newsweek.

Las mujeres intentaron encontrar al hombre a través de redes sociales y visitaron el apartamento de la dirección en la factura. Allí dejaron una nota con su teléfono, pero la persona que los llamaría sería un nuevo inquilino de la residencia.

“[La persona] dijo que botó el cheque de Thompson accidentalmente, que nunca vio que fuera el cheque”, dijo Alvarado.

La novia de Thompson respondió al mensaje de redes sociales de Alvarado y el cheque pudo llegar a manos del dueño.

“Lo entregamos al siguiente día a las 7:00 a.m. y Charles estaba feliz”, dijo Alvarado.

El recipiente del pago dijo a la estación WITN-TV que pensó que no le llegaría cheque ya que no había actualizado su dirección.

“Estaba atrasado con el alquiler”, dijo Thompson. “Trabajo en construcción, dependo del diario, estaba defendiéndome como podía. Este dinero me ayudó a recuperarme un poco”.

Un empleado de un lavadero de autos en North Carolina dio una lección de honestidad y civismo al devolver un cheque de estímulo de $1,200 que apareció en la basura.

Según Newsweek, Antonio Hernández retiraba la basura del Evans Street Car Wash de Greenville cuando vio un cheque de estímulo y una factura con la dirección del recipiente.

El hombre se puso en contacto con su hija Michelle Alvarado para que le ayudara a ubicar al hombre y devolverle el pago del gobierno.

“Mi papá iba a su segundo trabajo cuando me mostró el cheque y nos dejó a mi madre y a mí a cargo de encontrar al hombre”, dijo Alvarado a Newsweek.

Las mujeres intentaron encontrar al hombre a través de redes sociales y visitaron el apartamento de la dirección en la factura. Allí dejaron una nota con su teléfono, pero la persona que los llamaría sería un nuevo inquilino de la residencia.

“[La persona] dijo que botó el cheque de Thompson accidentalmente, que nunca vio que fuera el cheque”, dijo Alvarado.

La novia de Thompson respondió al mensaje de redes sociales de Alvarado y el cheque pudo llegar a manos del dueño.

Thompson es un veterano del ejército según la información. Hernández no recibió cheque de estímulo. Su esposa está discapacitada por lo que debe tener múltiples empleos.


COVID-19: Trump prohíbe entrada de pasajeros procedentes de Brasil

El presidente Donald Trump prohibió este domingo la entrada de pasajeros procedentes de Brasil, el más país más golpeado por la pandemia del coronavirus en Sudamérica, una medida similar a la que adoptó con Europa y China.

“Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre Estados Unidos y Brasil”, explicó la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en un comunicado.

McEnany indicó que esta acción “ayudará a garantizar que los ciudadanos extranjeros que han estado en Brasil no se conviertan en una fuente de infección adicional” en el país.

La posibilidad de restringir la llegada de viajeros desde el gigante del sur ya había sido anticipada por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, quien dijo esperar que “sea temporal”.

“Vamos a tomar todas las medidas necesarias para proteger al pueblo estadounidense”, declaró el funcionario en el programa dominical “Face the Nation”.

O’Brien indicó igualmente que cualquier otra decisión se analizaría “país por país”.

Ya desde el 31 de marzo, el propio Trump había admitido durante una conferencia de prensa que estaban “ciertamente estudiando un veto” de viajes desde Brasil, al ser consultado sobre esa posibilidad.

Perú es el segundo país más afectado en américa, con casi 120. 000 contagios

está muy próximo a alcanzar los 120.000 casos acumulados de COVID-19 y los 3.500 fallecidos cuando cumple este domingo 70 días de cuarentena, consolidado como el segundo país de Latinoamérica con más contagiados, solo por detrás de Brasil, y el duodécimo del mundo.

Las cifras de Perú van acorde al gran número de pruebas que ha realizado a la población, con más de 820.000 muestras entre rápidas y moleculares (PCR) desde que el 6 de marzo se detectó el primero caso.

El último balance ofrecido este domingo por el Ministerio de Salud arrojó un total de 3.456 muertos, de ellos 83 en el último día, lo que supuso la segunda vez en esta semana que el número diario de decesos está por debajo de los cien.

Los contagiados subieron hasta los 119.959, con 4.205 nuevos en las últimas 24 horas, lo que representa el 12,9 % de las 32.626 pruebas que se procesaron el sábado pasado.

Los hospitalizados ascendieron a 7.779, un centenar más que en la víspera, de los que 920 se encuentran conectados a respiradores artificiales en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Así Perú termina su décima semana de confinamiento, una cuarentena que comenzó el 16 de marzo y que el Gobierno extendió el viernes hasta el 30 de junio, aunque con una leve apertura económica para sectores como el fútbol profesional, el comercio electrónico, las peluquerías, los odontólogos, carpinteros y electricistas.