Month: October 2020

República Dominicana presenta plan de turismo ante el COVID-19

El Ministerio de Turismo de República Dominicana (Mitur) destacó que el país tiene uno de los planes “más completos y efectivos del mundo” para garantizar la seguridad de los visitantes y facilitar la entrada a República Dominicana en medio de la pandemia por el Covid-19.

Al respecto, subrayó que Dominicana es el único país que cuenta con un plan de asistencia médica al turista cubierto 100% por el gobierno dominicano.

Como parte de las medidas y protocolos de seguridad para cuidar la salud tanto de visitantes como de los empleados de hoteles, Mitur valida la operación de todos los hoteles, aeropuertos y negocios turísticos con certificaciones internacionales como Safe Travels y Bureau Veritas.

De igual manera, los visitantes cuentan con acceso rápido y sin restricciones al país, y los aeropuertos y hoteles han implementado protocolos para la recepción segura de turistas, contando con áreas designadas al cuidado de pacientes con Covid-19 dentro de los hoteles.

El plan de asistencia al turista que se activa al hacer check-in en el hotel hasta el 31 de diciembre del presente año brinda atención completa al visitante con cobertura de emergencias médicas en caso de Covid-19.

Incluye visitas ambulatorias, hospitalizaciones y medicinas, estadías prolongadas debido a emergencias médicas; atención de especialistas, medicinas en caso de hospitalizaciones, una amplia variedad de centros de salud en todo el país, transporte en caso de emergencia, gastos de hospital y costo de penalidades por cambios de vuelos.

Trump abandona el hospital y regresa a la Casa Blanca

 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó este lunes el hospital militar Walter Reed, donde permanecía ingresado desde el pasado viernes, recibiendo tratamiento tras dar positivo por COVID-19.

El mandatario, que había anunciado su marcha horas antes a través de las redes sociales, abandonó el centro médico, por su propio pie y embozado con una mascarilla. Trump declinó hacer declaraciones a los periodistas antes de embarcar en el helicóptero presidencial, el Marine One, en el que viajó a la Casa Blanca.

“Abandonaré el gran Centro Médico Walter Reed hoy, a las 6:30 p.m. ¡Me siento realmente bien! ¡No se asusten de la covid! ¡No dejen que la enfermedad domine sus vidas! Bajo la Administración Trump, hemos desarrollado algunos grandes medicamentos y conocimientos. ¡Me siento mejor de lo que me sentía hace 20 años!”, había desvelado el mandatario en un mensaje divulgado a través de su cuenta personal de Twitter.

El equipo médico del presidente ya avisó el domingo que Trump podría recibir el alta hospitalaria este mismo lunes. Está previsto que el presidente continúe recibiendo tratamiento médico en la Casa Blanca.

Al llegar a la residencia presidencial, el mandatario subió las escaleras principales y al llegar a la entrada, se dio la vuelta y, ya sin mascarilla, hizo algunos gestos para transmitir que se encontraba en buen estado.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, ya había adelantado horas antes que el equipo del mandatario era “optimista” respecto a la posible vuelta de Trump a la residencia presidencial este mismo lunes. “Hablé con el presidente esta mañana. Continuó mejorando durante la noche y está listo para volver a un horario de trabajo normal”, dijo Meadows en declaraciones a la cadena Fox News.

¿Qué líderes de la región han dado positivo por coronavirus?El Centro de Recursos para el Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins da cuenta que ya serían más de 34 millones de personas las que han dado positivo en todo el mundo. Los presidentes de Brasil, Guatemala y, ahora, Estados Unidos están en la lista.

El domingo, después de tuitear un video en el que informaba que estaba “recibiendo excelentes informes” de sus médicos, Trump prometió una pequeña sorpresa para sus seguidores apostados en los accesos del centro médico.

Luego, el mandatario abandonó brevemente el Walter Reed en una camioneta blindada y acompañado de agentes del Servicio Secreto para pasar frente a un grupo de partidarios que agitaba banderas y lo vitoreaba.

Informe médico

Poco después de que Trump anunciara su alta hospitalaria, el equipo médico que trata al mandatario ofreció una rueda de prensa en la que recalcaron que Trump recibirá “un tratamiento de primera” en la Casa Blanca y se mostraron optimistas de la evolución de la enfermedad en las últimas horas, aunque con un claro mensaje de prudencia.

Casa Blanca lanza moneda conmemorativa “Trump derrotó al COVID”, a un costo de USD 100

La tienda de regalos de la Casa Blanca pronto comenzará a vender un particular souvenir: una moneda conmemorativa en honor al actual presidente, Donald Trump, bajo la consigna “Donald Trump vence al COVID”.

El artista detrás de esta obra que tendrá apenas un número limitado de ejemplares es Anthony Gianini, creador y codiseñador de Historic Moments in World History Coin Art, una serie narrativa que narra momentos históricos en la presidencia de Donald Trump.

“Cuando escuchamos la triste noticia de la prueba COVID positiva del presidente Trump, tuvimos fe y oramos, pero sabíamos que nuestro presidente encontraría la manera de eliminar al COVID en las primeras rondas de esta batalla”, expresó Gianini.

Las monedas conmemorativas ya están disponibles para la preventa a 100 dólares en la página oficial de la tienda de regalos de la Casa Blanca, y comenzarán a llegar a mediados de noviembre. Las fotos aun no están disponibles.

El fiscal general de EEUU William Barr también hará cuarentena tras contacto con Trump

El Departamento de Justicia anunció este domingo que el fiscal general, William Barr, comenzará una cuarentena preventiva tras tener contacto con Donald Trump y otros contagiados de coronavirus en la Casa Blanca.

La portavoz del departamento, Kerri Kupec, dijo que Barr se ha realizado la prueba COVID-19 cuatro veces desde que el viernes el presidente anunciara que había dado positivo de la enfermedad. Todos los resultados de los test del fiscal general fueron negativos.

Barr asistió el viernes a una reunión en la sede del Departamento de Justicia y se quedó en casa durante el fin de semana, excepto para hacerse las pruebas. Sus planes son permanecer en su domicilio durante varios días, según informó Associated Press y se hicieron eco otros medios.

El fiscal general estuvo la semana pasada en la Casa Blanca, durante el evento de nominación de Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo y en un video aparece hablando con Kellyanne Conway, que fue asistente de Trump y que dio positivo de coronavirus. Ninguno de los dos llevaba mascarilla y en las imágenes no parece que estén guardando la distancia de seguridad.

Extraoficial: Presidente Trump no quería hospitalizarse

El Marine One estaba inactivo en el jardín sur el viernes mientras los asesores del presidente Donald Trump estaban dentro de la Casa Blanca haciendo un esfuerzo de último minuto para que abordara el helicóptero. Así lo comentó CNN en Español en su sutio web.

El presidente, que recientemente había dado positivo por coronavirus, se mostró reacio a ir al hospital, dijeron a CNN múltiples fuentes familiarizadas con lo sucedido. Aunque Trump había desarrollado síntomas y tomaba medicamentos experimentales, no quería ser «hospitalizado», dijo.

Conscientes de su vacilación para parecer gravemente enfermo o transmitir la gravedad de su condición, los asesores de Trump ahora parecen estar luchando para proporcionar un retrato de un comandante en jefe levemente enfermo. Pero el viernes, los funcionarios médicos estaban preocupados por sus signos vitales y pensaron que sería mejor monitorear su respuesta con los vastos recursos que proporciona el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. A Trump le dijeron que las instalaciones eran un lugar más prudente para él en caso de que su condición se deteriorara.

«La Casa Blanca está totalmente comprometida a proporcionar actualizaciones transparentes y periódicas sobre la condición y recuperación del presidente», dijo Judd Deere, un portavoz de la Casa Blanca, en un comunicado.

Altos funcionarios tomaron la decisión de programar su salida después del cierre de los mercados para evitar una caída inevitable, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto.

Con aspecto cansado y algo pálido, Trump pasó junto a las cámaras por que ha pasado tantas veces con un pequeño saludo y abordó.

Dentro de algunas áreas de la Casa Blanca, la falta de información sobre la condición de Trump causa preocupación, ya que los asistentes temen que la especulación y el pánico puedan llenar el vacío, dijeron algunos de esos funcionarios. El viernes por la noche, cuando el presidente era trasladado vía aérea a Walter Reed, varios funcionarios gubernamentales de alto rango, incluido un funcionario del gabinete y dos republicanos de alto rango, no habían sido informados completamente sobre la situación, dijeron los funcionarios a CNN.

En cambio, muchos, incluso dentro de la Casa Blanca y la administración en general, confían en los informes de noticias para obtener información sobre la salud del presidente. Eso incluye a varios asistentes de la Casa Blanca que creen que podrían haber estado potencialmente expuestos al coronavirus durante la última semana, pero no han sido contactados con instrucciones del equipo médico del presidente.

Un retrato optimista

En una conferencia de prensa a última hora de la mañana del sábado, el médico del presidente ofreció un retrato optimista de un hombre en recuperación, pero eludió repetidamente las preguntas sobre la condición de Trump, incluso si había recibido oxígeno suplementario en los últimos días y cuál fue su temperatura más alta registrada. Ofreció una línea de tiempo que parecía ubicar el diagnóstico de Trump mucho antes de que se divulgara públicamente, solo para luego decir que se había equivocado.

«Esta mañana el presidente está muy bien», dijo el Dr. Sean Conley. «En este momento, el equipo y yo estamos muy contentos con el progreso que ha logrado el presidente».

Momentos después, otra persona familiarizada con la condición de Trump ofreció un retrato crudo y muy diferente de la salud del presidente a un grupo de reporteros reunidos en el hospital: «Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa».

El pequeño grupo de reporteros que viajó con el presidente le concedió el anonimato al segundo funcionario y no es conocido por el grupo en general. El secretario de la presidencia, Mark Meadows, fue el único otro funcionario de la Casa Blanca presente cuando los médicos salieron del edificio el sábado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed antes de la conferencia de prensa.

Un día antes, Meadows dijo a los periodistas en la Casa Blanca que Trump solo estaba experimentando «síntomas leves».

La disparidad en cómo le está yendo a Trump creó una brecha asombrosa en el conocimiento de los estadounidenses sobre la salud de su líder. Para una Casa Blanca y un presidente que han evadido continuamente la verdad al tiempo que ofrecen versiones alternativas de la realidad, la situación representó una grave culminación de erosión de la confianza pública que podría tener serias ramificaciones en el mundo real.

Aunque inicialmente le restó importancia, el propio Trump se asustó después de que dio positivo por coronavirus y se ha alarmado cada vez más por su diagnóstico a medida que desarrollaba síntomas, como fiebre alta. Su médico dijo a los periodistas el sábado que el presidente no tenía fiebre.

Dentro de la Casa Blanca, los funcionarios dijeron que se les ha mantenido en secreto sobre cómo le está yendo a Trump y la gravedad de su condición. La mayoría de los funcionarios no lo han visto desde que regresó de una recaudación de fondos en Nueva Jersey el jueves por la tarde. A algunos de los valet militares presidenciales y al personal de la residencia que atienden directamente a la primera familia se les ordenó ponerse en cuarentena en casa luego de los resultados positivos de las pruebas de Trump y Melania.

Algunos funcionarios, junto con varios asistentes de Trump fuera de la Casa Blanca, dijeron que estaban frustrados por la falta de transparencia que ofrecía la administración. Los propios hijos de Trump también se han alarmado por su diagnóstico, bajo la impresión inicial de que su condición no era grave.

La campaña

La campaña de Trump ha sido otra fuente de desorden desde que el director de campaña, Bill Stepien, dio positivo por coronavirus. Stepien puso a su adjunto, Justin Clark, a cargo de las operaciones mientras está en cuarentena, pero sin un director de campaña o candidato para hacer campaña, los funcionarios han luchado para determinar cuáles deberían ser los próximos pasos. El personal se reunió en conferencias telefónicas durante el fin de semana.

Trump ha sido visto solo una vez desde que anunció que había contraído coronavirus, cuando salió de la Casa Blanca el viernes por la tarde. Momentos antes, grabó un video de 18 segundos de la Sala Diplomática de la Casa Blanca con aspecto cansado y pálido, pero insistiendo en que le está yendo «muy bien».

El propio Trump, con el apoyo de sus asesores, dijo que si iba al hospital quería que lo vieran caminando hacia su helicóptero por sus propios medios para demostrar que aún podía ejercer y que seguía siendo capaz de dirigir el gobierno, según a un funcionario de la administración. Los presidentes suelen volar a bordo del Marine One cuando viajan a Walter Reed, que se encuentra a las afueras de Washington en Bethesda, Maryland.

El viernes, CNN informó que Trump tenía fiebre. Más tarde ese día, las fuentes dijeron que Trump había tenido problemas para respirar. El médico de Trump, el comandante de la Armada Dr. Sean Conley, se negó repetidamente a decir el sábado si a Trump se le había administrado oxígeno suplementario en algún momento, y solo dijo que no lo requirió el sábado ni el viernes cuando estaba en Walter Reed.

«En ningún momento y ayer con el equipo, mientras todos estábamos aquí, él no estuvo con oxígeno», dijo, dejando abierta la posibilidad de que Trump requiriera oxígeno en la Casa Blanca el viernes antes de partir hacia el hospital.

En ningún momento los funcionarios revelaron públicamente lo que el funcionario anónimo declaró en el hospital el sábado por la tarde: que el estado de Trump era «preocupante». Y los funcionarios de la Casa Blanca insistieron el viernes y el sábado en que actualmente no se estaba considerando una transferencia de poder al vicepresidente Mike Pence.

En declaraciones a los reporteros en la entrada de la Casa Blanca, Meadows insistió en que estaba seguro de que Trump disfrutaría de una «recuperación muy rápida y veloz» y que «permanecería en el trabajo».

También pareció reconocer que el propio Trump estaba vigilando de cerca cómo se retrataba su salud en los medios.

«Ahora está en la residencia, y de manera franca probablemente esté criticando la forma en que estoy respondiendo estas preguntas», dijo Meadows.

Estiman que este semana haya acuerdo para aprobar nuevo paquete de estímulo

Las conversaciones para aprobar un paquete de estímulo bipartidista continúan mientras el presidente Donald Trump está hospitalizado y a pesar de que tres senadores han dado positivo por coronavirus.

A principios de esta semana, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin retomaron las estancadas negociaciones y se mostraron optimistas por los avances.

“Estamos avanzando”, dijo la demócrata este domingo en el programa Face the Nation. “Solo depende de si ellos entienden lo que hay que hacer para vencer al virus“, añadió.

Varios cargos de la Casa Blanca han indicado en conversaciones privadas que podría haber al menos esbozos de un acuerdo a mediados de la próxima semana, según informó The Washington Post, que cita a una fuente anónima.

Pero, incluso si las negoiaciones con la Casa Blanca salen bien, la propuesta de ley necesita el respaldo del Senado -de mayoría republicana- antes de se convierta en ley con la firma de Trump.

El presidente ha presionado desde el hospital para que lleguen a un acuerdo. “Nuestro gran Estados Unidos quiere y necesita estímulo. Pónganse a trabajar juntos y consíganlo. Gracias”, escribió este sábado el republicano en su cuenta de Twitter.

Aunque las sesiones en el Senado quedaron suspendidas después de que tres senadores dieran positivo de coronavirus, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo pediría a los senadores volver a la Cámara Alta en caso de necesitar sus votos para aprobar la propuesta de ley.

Biden visitará este lunes a latinos y haitianos en Miami

El candidato presidencial demócrata Joe Biden visitará Miami este lunes donde tiene programada una visita al Centro Cultural de el Pequeño Haití y luego pronunciará un discurso en la Pequeña Habana, sobre la construcción de una mejor economía para los hispanos.

Los haitianos estadounidenses pidieron públicamente que Biden visitara la comunidad en persona después de quedar fuera de una mesa redonda de líderes afroamericanos el mes pasado en Miami Gardens con la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris.

La campaña de Biden informó el domingo que el candidato, quien viaja con su esposa Jill Biden, participará también en una asamblea pública de NBC News en la noche del lunes en el Peréz Art Museum Miami.

El evento será televisado por NBC que ha dicho que anteriormente extendió una invitación similar al presidente Donald Trump, quien el domingo permanecía hospitalizado con COVID-19.

Esta será la primera visita del ex vicepresidente a Miami desde septiembre de 2019 y la realizará durante el último día de registro para votar en las elecciones del próximo 3 de noviembre.

Casa Blanca descartó transferencia de poderes ante anuncio de alta de Trump

La transferencia de poder al vicepresidente, Mike Pence, por la convalecencia por COVID-19 del mandatario Donald Trump “no está sobre la mesa“, aseguró este domingo a CBS News el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien.

“No hay nada en la mesa ahora mismo”, aseguró el asesor esta mañana, poco antes de que el equipo médico que atiende a Trump en el hospital militar de Walter Reed indicara que el mandatario podría recibir el alta este lunes y ser tratado en la Casa Blanca si continúa su evolución favorable.

O’Brien detalló que Trump recibirá informes de inteligencia y seguridad por vía remota durante este domingo y que no hay necesidad de considerar la delegación de poder porque “está firmemente al mando del Gobierno del país”.

Trump, quien busca la reelección en los comicios del 3 de noviembre, fue ingresado la tarde del viernes al hospital militar de Walter Reed tras experimentar fiebre alta y una caída en el nivel de oxígeno en sangre, pocas horas después de confirmarse su positivo en COVID-19 la noche del jueves.

El sábado por la mañana registró una nueva caída de la oxigenación, pero a lo largo del día se recuperó, no ha tenido fiebre desde entonces y se muestra activo y sin dificultades respiratoria, según su equipo médico.

Si el mandatario mantiene esta evolución seguirá su tratamiento con el antiviral Remdesivir y Dexametasona desde la Casa Blanca.

El positivo por COVID-19 de Trump dio un vuelco a su campaña electoral a un mes de las elecciones, al interrumpir el frenético calendario de mítines del mandatario y centrar la atención en la pandemia justo cuando más le interesaba minimizarla.

La noticia obligó, además, a someter a test a numerosas personas que estuvieron en contacto con el mandatario en los últimos días, incluido el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, quien compartió escenario con Trump durante el debate del pasado martes en Cleveland (Ohio).

Tanto Biden como su esposa, Jill, dieron negativo en el test que se hicieron el viernes por la mañana.

México: mujer de 103 años sobrevive al virus chino

Una mujer de 103 años, que padece una afectación pulmonar grave crónica, se recuperó de COVID-19, luego de estar hospitalizada 11 días, según trascendió este domingo (04.10.2020)

La mexicana sufre EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) “derivada de cocinar durante mucho tiempo con leña”, pero no tiene hipertensión, diabetes u obesidad, agravantes en pacientes del coronavirus, “lo que contribuyó al éxito en su tratamiento”, informó en un comunicado el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Doña María, como fue identificada, fue ingresada el 22 de setiembre en un hospital de Jalisco (oeste), con flujo nasal, fiebre y dificultad respiratoria, pero no requirió respirador mecánico. “Siempre estuvo muy animosa, consciente, platicando con los médicos. Incluso al final nos recomendó a nosotros que nos cuidemos. Su evolución fue muy buena, los síntomas desaparecieron”, dijo el director del hospital, David Sánchez, citado en el comunicado.

México acumula 761,665 contagios y casi 80.000 muertes por COVID-19 desde que el virus comenzó a detectarse en el país a finales de febrero. Hasta el 11 de agosto, 78 personas con más de un siglo de vida, habían sido diagnosticadas en México con COVID-19, de las cuales 23 fallecieron (29,3%), según datos oficiales.

Uno de los casos más sorprendentes es el de un hombre de 118 años originario del estado de Tabasco (sureste, sobre el Golfo de México), quien presentó síntomas el 25 de julio pasado. No tenía ninguna de las enfermedades de base asociadas a un mayor riesgo de muerte por el virus y apenas requirió atención ambulatoria.

Incendios rompen récord de áreas arrasadas en California

La terrible temporada de incendios en el estado de California ha asolado ya más de cuatro millones de acres (1.62 millones de hectáreas) y ha matado a más de 31 personas, informó este domingo (04.10.2020) el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado, Calfire.

Desde principios de año, ha habido más de 8.200 incendios forestales en California, destruyendo cerca de 8.400 estructuras, indicó Calfire en un comunicado.

La cifra histórica de cuatro millones de acres es superior al tamaño de todo el estado de Connecticut, y supera a la registrada en el anterior año récord en California, en 2018, cuando ardieron más de 1,8 millones de acres.

Todos los años de incendios grandes desde que CAL FIRE comenzó a llevar un registro en 1933 habían permanecido por debajo de 1,6 millones de hectáreas “hasta ahora”, tuiteó la agencia.

Y la cifra puede ser todavía peor, pues más de 16.500 bomberos continúan trabajando para contener los 23 incendios forestales importantes que se mantienen activos en el estado.

Pronósticos de lluvias y menos calor

Aunque en las condiciones de bandera roja (se dan las condiciones extremas para que se declaren y extiendan fuegos a gran velocidad), han disminuido en la región, las altas temperaturas y la baja humedad continúan desafiando los esfuerzos de los equipos de extinción de incendios. No obstante, se pronostica que se produzca una paulatina disminución en las temperaturas en los próximos días.

A esta buena noticia habría que sumar la posibilidad de lluvias en el norte del estado, lo que facilitaría la tarea de los bomberos.

Sin embargo, los equipos que combaten las llamas deberán estar atentos a vientos localmente racheados durante los próximos días en zonas del Valle de Sacramento, las cadenas montañosas del norte y el sur de California, lo que podría dificultar sus tareas de extinción.

Miles siguen evacuados

El incendio bautizado como August Complex, el mayor jamás registrado en la historia del estado, activo desde mediados de agosto y que ya ha arrasado más de un millón y medio de hectáreas, solo está contenido al 51 %, según los últimos datos de Calfire.

Los fuegos mantienen todavía a muchas personas alejadas de sus viviendas, que siguen en peligro de sucumbir a las llamas, destacó Calfire. 

En lo que va de año más de 53.000 tuvieron que evacuar sus hogares por la cercanía del fuego, y las autoridades alertan de que la temporada de fuegos todavía podría alargarse dos meses más, puesto que octubre y noviembre son tradicionalmente los peores del año en este sentido.

Alcalde de Nueva York busca cerrar puntos de rebrote de COVID-19 a partir esta semana

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo ayer domingo que con el fin de contener la propagación de COVID-19 en lo que una vez fue el epicentro de la pandemia, ordenará a partir del miércoles el cierre de negocios no esenciales, así como escuelas en nueve vecindarios identificados como núcleos de coronavirus.

Al buscar la aprobación estatal para el confinamiento, de Blasio dijo que afectaría a nueve códigos postales donde las tasas de positividad al coronavirus se han disparado, a veces como resultado de la falta de distancia social y el uso de máscaras faciales. Indicó que los vecindarios en otros 11 códigos postales estaban en una “lista de vigilancia” debido a sus crecientes tasas de positividad.

Nueva York es uno de los 18 estados donde los casos no han aumentado en las últimas dos semanas, según un análisis de Reuters. Nueve estados han informado aumentos récord en los casos de COVID-19 durante los últimos siete días, principalmente en la parte superior del Medio Oeste y el Oeste, donde el clima frío está obligando a realizar más actividades en el interior.

Diseñador japonés Kenzo Takada muere por COVID-19Conocido por sus motivos coloridos y siluetas originales, que mezclaban inspiraciones japonesas, como el kimono, con otros cortes, Takada también incursionó en perfumes y líneas de cuidado de la piel.

Si el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aprueba la medida, se ordenará a los vecindarios de Brooklyn y Queens que cierren todos los negocios, restaurantes y escuelas públicas y privadas que no sean esenciales. Cerca de 100 escuelas públicas y 200 escuelas privadas estarían cerradas entre dos y cuatro semanas, si se asegura la aprobación del estado, dijo.

De Blasio destacó que los estudiantes en el distrito escolar público más grande del país que se verían obligados a participar en el aprendizaje solo a distancia recibirían dispositivos que les permitirían continuar las clases, que anteriormente incluían el aprendizaje en persona.

El alcalde dijo que el cierre tenía como objetivo aliviar las preocupaciones de que el clima frío en los próximos meses obligará a más personas a permanecer en el interior y resultará en una segunda ola de propagación de enfermedades mortales, que recuerda la abrumadora cantidad de casos de COVID-19 que inundaron los hospitales de la ciudad de Nueva York en la primavera.

“Necesitamos contener la situación y absolutamente evitaremos una segunda ola”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa el domingo.

Apuntó que las escuelas no eran la principal fuente de propagación del virus. “De dos escuelas en uno de estos códigos postales, solo una prueba dio positivo”, dijo de Blasio.

Trump “estable”, podría volver a la Casa Blanca el lunes, dicen sus médicos

El equipo médico del presidente Donald Trump dice que el mandatario está “estable” y si continúa mejorando podría ser dado de alta el lunes para continuar el tratamiento en la Casa Blanca.

Trump fue hospitalizado el viernes en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland, tras mostrar síntomas moderados de COVID-19, después que dio positivo a una prueba de la enfermedad.

El médico principal del presidente, el doctor Sean Conley, dijo el domingo por la mañana que el mandatario fue tratado con un esteroide después de una caída en los niveles de oxígeno el sábado.

En una conferencia de prensa, el doctor Conley explicó también que el sábado por la mañana le administraron a Trump el esteroide dexametasona.  Dijo que el nivel de oxígeno del presidente se había reducido al 93%, pero que no tuvo problemas de respiración.

Agregó que la condición del presidente es estable y que el equipo médico espera que Trump no pase en cama este día y coma y beba con normalidad.

Otro de los médicos del presidente dijo que le habían administrado una tercera dosis de Remdesivir.

Un tercer galeno, el doctor Sean Dooley, indicó que si continúa la mejoría del mandatario es posible que sea dado de alta el lunes, para continuar su tratamiento en la Casa Blanca.

El sábado por la noche, el doctor Conley, expresó un optimismo cauteloso, dijo que el mandatario “sigue estando bien” y ha progresado desde su diagnóstico de COVID-19, pero agregó que el presidente “aún no estaba fuera de peligro”. 

En un video que tuiteó el sábado por la noche, Trump dijo que comenzaba a sentirse mejor y que esperaba “volver pronto”. Su médico dice que Trump se ha levantado y movido por su habitación sin dificultad y ha estado trabajando.

El sábado temprano, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo: “Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes, y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa”.

Más tarde esa noche, Meadows le dijo al programa de Fox News “Justice with Jeannine” que había preocupación por la condición del presidente el viernes. “Ayer estábamos muy preocupados”, dijo Meadows. “Él (Trump) tenía fiebre y su nivel de oxígeno en sangre bajó rápidamente”.

Temprano en el día, el grupo de médicos que trata al presidente dio un informe optimista.

“Esta mañana, el presidente está muy bien”, dijo Conley a los periodistas el sábado por la mañana en la entrada principal del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

En su actualización del sábado por la noche, dijo que Trump ha recibido una segunda dosis de remdesivir, “permanece sin fiebre y sin oxígeno suplementario con un nivel de saturación entre el 96% y el 98% durante todo el día”.

Si bien el presidente no está fuera de peligro, sus médicos siguen siendo cautelosamente optimistas, dijo la declaración de Conley. Trump recibirá dosis adicionales de remdesivir el domingo y sus médicos continuarán monitoreándolo de cerca, concluyó el comunicado.

Trump en el hospital por COVID-19: ¿Qué pasa ahora?El diagnóstico del presidente llega a poco más de un mes de las elecciones presidenciales.

Conley, un médico osteópata y comandante de la Marina de los Estados Unidos, dijo a los periodistas que, en coordinación con un equipo de profesionales médicos del hospital de Bethesda, Maryland, había recomendado que llevaran a Trump allí el día anterior.

“En este momento, el equipo y yo estamos extremadamente contentos con el progreso que ha logrado el presidente”, dijo Conley, quien explicó que el jueves, el día en que Trump dio positivo por la enfermedad causada por el coronavirus, Trump tenía “una tos leve, algo de congestión nasal y fatiga, todos los cuales ahora se están resolviendo y mejorando”.

El médico dijo que no está claro cuánto tiempo deberá permanecer hospitalizado el presidente. No respondió preguntas sobre si Trump alguna vez había requerido oxígeno.

“Lo estamos monitoreando muy de cerca para detectar cualquier evidencia de complicaciones, ya sea de la enfermedad del coronavirus o de las terapias que estamos recetando para mejorarlo”, dijo el Dr. Sean Dooley, un internista.

“Está de muy buen humor”, dijo Dooley, y explicó que cuando el equipo de médicos completó sus rondas el sábado por la mañana, el presidente exclamó: “Siento que hoy podría salir de aquí”.