Advierten sobre falta de controles contra el Coronavirus en Venezuela

0

Sin tapabocas y con gente a su alrededor, Marisol Sanlate se retrata bajo un cielo de luces. En Navidad, Venezuela abandonó sus férreos controles para frenar la covid-19 y relajó su confinamiento, lo que puede traducirse en una escalada de contagios.

En las adornadas plazas de Caracas hay decenas de personas que se reúnen, juegan, bailan y se fotografían, muchos sin tapabocas. A Marisol la atrajo el centro capitalino, escenario para selfies por una cuantiosa iluminación que contrasta con los constantes apagones nacionales.

“Espero disfrutarlo al máximo”, dice a la AFP esta modista de 53 años, que ve con buenos ojos el levantamiento de la cuarentena que regía desde marzo con ciertas flexibilizaciones.

A pocos metros está Liliana Báez, temerosa.

“Me parece muy arriesgado porque la enfermedad está en avanzada. No sé de aquí a enero qué nos va a esperar”, confiesa esta vendedora de 54 años.

El presidente socialista Nicolás Maduro anunció en noviembre como “regalo” navideño el relajamiento de los controles en diciembre. Casi un mes después, el mandatario reconoció una “subida leve, pero significativa” de contagios.

Las consecuencias, prevé Jaime Lorenzo, miembro de la oenegé Médicos Unidos Venezuela, se verán en enero con un “aumento inusitado de casos” en este país de 30 millones de habitantes y un servicio de salud precario.

“Van a aparecer los números donde hubo esta locura de concentraciones y donde se rompieron los controles”, explica Lorenzo.

Los balances oficiales dan cuenta de unos 110.000 contagios y más de 900 muertes, pero organizaciones como Human Rights Watch cuestionan las cifras por considerar que son peores.

– “Perdimos el miedo” –

“¡Tapabocas, tapabocas!”, retumba en los pasillos del mercado de La Hoyada, en el centro de Caracas, donde ríos de compradores buscan ofertas en una crisis económica donde el dólar ganó terreno.

Adriana Villarroel, de 25 años, se fue hasta allá con los estrenos decembrinos en mente. Los precios, sin embargo, le “asustan” más que el nuevo coronavirus.

“Ya le perdimos el miedo porque muchos en la calle andamos sin tapabocas. A mí, incluso, a veces se me olvida”, comenta Adriana, que en ese momento tenía la nariz descubierta.

Choose your Reaction!