Aumentan casos del virus chino entre trabajadores de hoteles

0

Después de tres meses de no trabajar a causa de  la pandemia, Nubia Varillas regresó a fines de junio a sus labores como recamarera en un conocido hotel de Los Ángeles, solo para una semana más tarde, contraer el coronavirus.

Trabajé como siete, ocho días cuando me comencé a sentir congestionada de la nariz. No podía respirar. Tenía fiebre, dolor de huesos de las rodillas para abajo. Me sentía diferente. Seguí trabajando cuatro días más. Tomaba pastillas para sentirme mejor y poder funcionar”.

El 18 de julio, Nubia fue a hacerse los exámenes de COVID-19 y salió positiva. Ya no regresó a la limpieza de cuartos de hotel, se quedó en su casa.

Casada y madre de tres hijos de 21, 18 y 17 años, dice que todavía se siente mal. “El 25 de julio, me hice el examen por segunda vez, y volví a salir positiva”, dijo.

Su esposo y su hija de 18 años salieron también positivos al coronavirus.

“Es raro. Hay días que siento que me va a estallar la cabeza, me mareo y comienzo a congestionarme. Otros días, me siento muy bien”.

Nubia, una inmigrante de El Salvador de 40 años de edad, dijo que llevaba ocho años de trabajar en el hotel Holiday Inn de Los Ángeles. 

“Tengo temor de regresar. Voy a pedir unos días más. No me siento segura ni sana todavía”.

Comentó que la limpieza de cuartos en los hoteles es muy riesgosa porque el virus está en el aire y tienen que asear con la puerta cerrada. “Si nos dan mascarillas y guantes, pero quieren que limpiemos 14 cuartos en 8 horas. En ese horario tan ajustado no se pueden limpiar los cuartos a profundidad”.

El 23 de julio, docenas de trabajadores de hoteles salieron a protestar para urgir a los supervisores del condado de Los Ángeles a hacer una pausa en la reapertura de hoteles, debido a la ola de casos positivos tras regresar al trabajo, y entrar en contacto con huéspedes o compañeros que sufren de esta pandemia.

Nubia, una inmigrante de El Salvador de 40 años de edad, dijo que llevaba ocho años de trabajar en el hotel Holiday Inn de Los Ángeles. 

“Tengo temor de regresar. Voy a pedir unos días más. No me siento segura ni sana todavía”.

Comentó que la limpieza de cuartos en los hoteles es muy riesgosa porque el virus está en el aire y tienen que asear con la puerta cerrada. “Si nos dan mascarillas y guantes, pero quieren que limpiemos 14 cuartos en 8 horas. En ese horario tan ajustado no se pueden limpiar los cuartos a profundidad”.

El 23 de julio, docenas de trabajadores de hoteles salieron a protestar para urgir a los supervisores del condado de Los Ángeles a hacer una pausa en la reapertura de hoteles, debido a la ola de casos positivos tras regresar al trabajo, y entrar en contacto con huéspedes o compañeros que sufren de esta pandemia.

“El local 11 del sindicato UNITE HERE tiene conocimiento de que al menos 85 trabajadores y huéspedes de hoteles han salido positivos, o se han puesto en cuarentena, desde que el 12 de junio se reabrió el sector hotelero a turistas y visitantes”, dijo Kurt Peterson, copresidente del local 11 del sindicato UNITE HERE.

Señaló que la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles necesita poner en primer lugar la salud y seguridad de los trabajadores y huéspedes.

l sindicato UNITE HERE estimó que el verdadero número de personas que han contraído el virus, o se han puesto en cuarentena es significativamente mayor del que se conoce. Esto a causa de que los trabajadores están temerosos de reportar sus síntomas o diagnósticos. En tanto, aseguran que los hoteles han fracasado en dar seguimiento adecuado a los trabajadores y visitantes que se han contagiado con el COVID-19.

Durante la protesta, los trabajadores revelaron que algunos hoteles no han informado a sus huéspedes cuando uno de ellos u otro visitante ha adquirido el virus o ha sido forzado a seguir una cuarentena.

Choose your Reaction!