Biden tiene un plan para mejorar producción de autos y electrodomésticos

0

La pandemia de COVID-19 complicó todos los sistemas de producción y ha puesto a los Estados Unidos en un predicamento que, de no atender pronto, lo pondría en desventaja con otros países, como China, en la producción de autos, computadoras, electrodomésticos y otros productos que requieren semiconductores o chips.

El Gobierno del presidente Joe Biden busca reimpulsar la producción de chips en Estados Unidos, incluso desarrollar nuevos centros en California, considerado el “estado de la innovación” del país, pero las inversiones de $50,000 millones de dólares deben ser aprobadas por el Congreso, concretamente por la Cámara de Representantes, ya que el Senado avaló en junio pasado la llamada CHIPS for America Act.

“Después de la pandemia, la economía está reactivándose, pero los productores de chips no han podido producir estos productos (a la misma velocidad), por lo que son elaborados en otras partes del mundo, como Taiwán o Malasia”, reconoció subsecretario de Comercio, Don Graves, en entrevista durante su viaje a California.

Expuso que los semiconductores, sems o chips, son esenciales para distintos productos y mencionó autos, celulares, equipos electrodomésticos –como una lavadora— o televisores.

“Estos productos van a tener un semiconductor o chip… Es crítico para nuestra economía asegurar el acceso a esos chips en los Estados Unidos”, acotó Graves. “Una de las razones por las que estoy en California es para hablar con los expertos en cómo podemos asegurarnos de que se produzcan más chips en el país”.

En septiembre pasado la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA) publicó en su informe anual la necesidad de que el Congreso aprobara la Ley CHIPS “para invertir en la fabricación, el diseño y la investigación de semiconductores nacionales”. En semanas previas, la Casa Blanca se había reunido con los líderes de la industria para explorar las áreas de oportunidad y prioridades.

“La industria continúa lidiando con una escasez global generalizada de semiconductores provocada por una demanda creciente e impredecible como resultado de la pandemia de COVID-19”, señala el reporte.

¿Y la Ley CHIPS?

En junio pasado, en un esfuerzo bipartidista reconocido por la Casa Blanca, el Senado aprobó la CHIPS for America Act, la cual quedó estancada en la Cámara de Representantes.

Fuentes del Congreso confirmaron a este diario que esa reforma es importante, pero las prioridades son la ley de inversiones de la agenda Build Back Better (BBB – Reconstruir Mejor), debido al periodo para el proceso de Reconciliación, así como resolver el nuevo tope de deuda, antes de 18 de diciembre.

“Esperamos que el Congreso apruebe la Ley CHIPS, la cual nos proveería más de $50,000 millones de dólares para invertir y desarrollar estas fábricas de semiconductores en Estados Unidos”, señaló el subsecretario Graves. “Necesitamos producirlos aquí… Si el Congreso no aprueba la ley, entonces habrá un serio problema”.

La SIA indica en su informe que si bien las inversiones en general en la industria se han mantenido en el orden de $44,000 millones de dólares, la reforma en el Congreso daría un impulso significativo a la producción y sentaría las bases para la producción futura, algo que el presidente Biden ha destacado.

La importancia de California

El subsecretario Graves insistió en la importancia de que la Administración Biden pueda desarrollar el “ecosistema” para la producción de chips, pues advirtió el riesgo de poner a EE.UU. en desventaja, ya que las empresas producirán en otros países, como Taiwán, Malasia, incluso en China.

“California es el centro de innovación de los EE.UU., las tecnologías se desarrollan aquí… entonces es crítico realizar estas inversiones en California”, apuntó. “Estamos construyendo el futuro… y podemos afectarlo si no realizamos estas inversiones”.

Los efectos de no realizar esas inversiones van directo a los bolsillos de los consumidores, quienes deberán pagar más por diversos productos.

“Ya vimos los efectos de las cadenas de suministro… cuando hay un problema en cualquier parte de la cadena, eso incrementa el costo (del producto), porque se encarece comprar los suministros… entonces el costo va al consumidor”, acotó el subsecretario.

El plan de infraestructura y latinos

Diversas proyecciones de expertos y activistas señalan que, con las inversiones de la Ley de Infraestructura del presidente Biden, la comunidad latina tendrá acceso a más de 100 oficios en la industria de la construcción.

Sin embargo, el subsecretario Graves destaca que no es la única área de oportunidad para esta comunidad.

“Estas inversiones tendrán un gran impacto en una gran variedad de industrias en el país, no solamente es instalar el cable, la fibra, sino también la tecnología para utilizar esa fibra”, expuso. “Queremos asegurarnos de que pequeños negocios, de latinos, de afroamericanos y otros puedan participar, no solamente como constructores, sino como personal altamente calificado que se requiere”.

Choose your Reaction!