ALERTA EN EEUU

Algunos hospitales de EEUU se quedan sin vacunas contra el COVID-19

Hospitales de todo Estados Unidos han tenido que comenzar a cancelar miles de citas para suministrar la vacuna contra el COVID-19 ante la escasez de dosis, lo que está provocando una gran desesperación en los funcionarios de salud.

La situación es especialmente grave en Texas, que suma más de 2 millones de casos, según datos de nuestra cadena hermana NBC News. Esto mientras el país ya superó los 25 millones de contagios y más de 416,000 muertes.

El sistema hospitalario de Houston que dirige el el doctor Esmaeil Porsa, el Harris Health, es uno de los que se está quedando sin vacunas.

El centro, que atiende a miles de pacientes, en su mayoría sin seguro médico, podría quedarse sin suministro de vacunas tan pronto como este sábado a mediodía, advirtió Porsa al periódico The New York Times.

De acuerdo con el doctor, el problema tiene que ver con la disponibilidad de la vacuna: las vacunas no están llegando debido a un problema de distribución.© Proporcionado por Telemundo Vacunación en Dallas, Texas.

“De repente, la distribución de vacunas se detuvo“, aseguró el médico.

Pero esto no solo ocurre en Texas. En San Francisco, California, el Departamento de Salud tenía previsto quedarse sin vacunas esta semana porque los funcionarios tuvieron que suspender temporalmente miles de dosis tras reportarse un número más elevado de lo habitual de reacciones alérgicas, según el medio citado.

“Creo que esto es realmente una continuación de las consecuencias de la falta de una respuesta federal coordinada. Básicamente, las ciudades y los condados se quedaron solos para hacer frente a esta pandemia”, señaló a este medio el médico Grant Colfax, jefe del Departamento de Salud Pública de San Francisco.

En el estado de Nueva York, algunas clínicas retrasaron o cerraron temporalmente los programas de vacunación al recibir menos vacunas de las que esperaban.

En el centro de dicho estado, el ejecutivo del condado de Oneida, el republicano Anthony J. Picente Jr., dijo el viernes que se sentía frustrado por haberse visto obligado a cerrar temporalmente dos centros de vacunación gestionados por el condado.

“Es indignante, es una vergüenza y claramente no es la forma en que se debe gestionar esta pandemia”, aseguró Picente en una rueda de prensa frente a un cartel de que decía “cerrado”.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que Nueva York ha estado administrando una media de 80,000 dosis al día —sin contar las vacunas repartidas en las residencias de ancianos—.

A ese ritmo, se tardaría meses en vacunar a las más de 7 millones de personas que actualmente pueden recibir las vacunas en el estado. La gran pregunta sin respuesta es si las farmacéuticas podrán aumentar la producción.

En Carolina del Sur, un hospital en la ciudad de Beaufort tuvo que cancelar 6,000 citas de vacunación después de recibir solo 450 de las dosis que esperaba. En Hawai, un hospital de Maui canceló 5,000 citas para la primera dosis y dejó en suspenso otras 15,000 solicitudes de citas.

Hasta este sábado, se habían distribuido más 41 millones de dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna a los Gobiernos estatales y locales, pero solo se habían administrado alrededor de 20.5 millones de dosis a los pacientes, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Los CDC relajan los requisitos de vacunación

Ante la escasez de suministros y las trabas para su distribución, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han modificado sus recomendaciones para la vacunación contra el coronavirus. De esta manera buscan permitir que los pacientes puedan usar en la primera dosis una vacuna de las dos aprobadas, y la otra en la segunda dosis.

La principal autoridad sanitaria del país estableció la nueva pauta pese a que un cambio de este tipo no ha sido estudiado en ensayos clínicos. El cambio de recomendaciones dará más flexibilidad a la retrasada campaña de vacunación, en un momento en que el presidente entrante, Joe Biden, lanzó un ambicioso plan para suministrar 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días.

Dr. Fauci: “la pandemia está fuera de control en los Estados Unidos”


El principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, reconoció este martes que la pandemia está fuera de control en Estados Unidos, que está registrando cifras récord de hospitalizaciones.

“Estamos en un repunte, como lo llamamos, Jim, que está, sabe, fuera de control en muchos aspectos”, dijo Fauci en una entrevista con la cadena de televisión CNN.

“Si mira la evolución desde finales del invierno-comienzos de la primavera de 2020, tuvimos un pico a finales del invierno-comienzos de la primavera -siguió-, otro repunte a principios del verano, y justo ahora estamos en un pico, cuyo empeoramiento, cuya inflexión es muy aguda”.

Agregó que EE.UU. está en una situación “muy difícil” al no haber estado nunca con un punto de referencia bajo, en cuanto a los contagios, “donde se pueda controlar la expansión comunitaria a través de la identificación, el aislamiento y el seguimiento de los contactos”.

Por ese motivo, expresó su preocupación de que haya un incremento de los casos en enero, que podría ser peor que en diciembre, cuando el país ha experimentado aumentos diarios de casos sin precedentes.

“Creo que debemos asumir que va a ir a peor, sabe, estamos entre 100,000-200,000 infecciones al día. Hubo un periodo en la peor parte de diciembre, cuando estaba por encima de 200,000, lo que espero que no volvamos a alcanzar de nuevo porque nos hace tambalear: tienes casos, tienes hospitalizaciones y, en consecuencia, muertes”, indicó.

Ante este panorama, Fauci, que ha sido elegido por el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, para ser su asesor médico jefe, recomendó seguir practicando “las cosas simples” que se han estado haciendo.

“En esta temporada, aparte de los viajes, que ahora es demasiado tarde, porque estamos en mitad de las vacaciones de Navidad, Fin de Año, la gente va a viajar o ya ha viajado. Estamos intentando que la gente viaje menos, y para los que ya lo han hecho, lo que hay que hacer es no juntarse en grandes grupos de personas, solo la familia inmediata”, dijo.

Y advirtió de que, cuando se tiene un gran grupo de personas para cenar bajo techo y poca ventilación, “es cuando uno se mete en problemas”.

EE.UU. es el país del mundo más afectado por la pandemia con más de 19.3 millones de casos detectados de covid-19 y más de 335,000 fallecidos, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Según el Covid Tracking Project, EE.UU. registró el lunes el récord de hospitalizaciones desde el inicio de la pandemia, con 121,235 pacientes ingresados por la enfermedad, de los que 22,592 están en unidades de cuidados intensivos.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

EEUU registra nuevo récord: más de 200.000 contagios de COVID-19 en un día

El estado de Georgia completó el recuento manual de todos los votos emitidos allí en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, y los resultados confirman la victoria de Joe Biden a nivel estatal, anunció el jueves el secretario de estado local Brad Raffensperger.

“La auditoría confirmó que el recuento a máquina original retrató con precisión al ganador de las elecciones”, indicó una declaración publicada en el sitio web del secretario de estado de Georgia.

La confirmación convierte a Biden en el primer candidato presidencial demócrata que gana el estado sureño de EE.UU. en casi tres décadas, a pesar de las acusaciones de fraude de su rival Donald Trump.

La victoria de Biden en Georgia, que no ha votado a los demócratas durante 28 años, es una dura derrota para Trump que busca anular los resultados de las elecciones en los Estados Unidos, al aumentar las impugnaciones legales infructuosas y extenderse en reclamos infundados de fraude electoral generalizado. 

Con cerca de cinco millones de votos emitidos en Georgia, Biden ganó por poco.  Unos 14.000 votos, según los resultados de la elección original. Ahora el demócrata está liderando la votación por 12.284 votos según los recuentos.

Trump busca maniobra de reversión en Michigan

En tanto, el mandatario saliente ha intensificado su intento de voltear los resultados de las elecciones, mediante presiones a sus aliados en estados clave como Michigan, una una maniobra que Biden calificó este jueves de “irresponsable” y “dañina”.

A pocos días de que se cierren los plazos de cada estado para certificar al ganador de los comicios, y ante la falta de resultados de su estrategia legal, Trump y su equipo han llevado a nuevos extremos su campaña para tratar de amoldar la realidad a su denuncia sin pruebas de que las elecciones fueron fraudulentas.

Este jueves, Trump invitó a los líderes republicanos del Congreso estatal de Michigan, controlado por su partido, a reunirse con él en la Casa Blanca este viernes, en un aparente intento de pedir su cooperación para subvertir el resultado en ese estado clave, que Biden ganó por un amplio margen de unos 157.000 votos.

EEUU: suma 248.429 muertes y 11.340.563 contagios por el Coronavirus

Estados Unidos alcanzó este martes la cifra de 11.340.563 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 248.429 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del miércoles) es de 1.313 muertes más que el lunes y de 149.952 nuevos contagios.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 34.076.

Le siguen en número de fallecidos Texas (20.147), California (18.312), Florida (17.644) y Nueva Jersey (16.618).

Otros estados con un gran número de muertos son Illinois (11.317), Massachusetts (10.360), Pensilvania (9.346), Georgia (9.008) o Michigan (8.511).

En cuanto a contagios, Texas suma 1.078.583, le sigue California con 1.049.320, tercero es Florida con 897.323, Illinois es cuarto con 597.849 y Nueva York quinto con 568.778.

El balance provisional de fallecidos -248.429- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para final de año Estados Unidos llegará a los 320.000 fallecidos y para el 1 de marzo a los 440.000.

Agencia EFE

EEUU: Funcionarios electorales inquietos por amenazas de extremistas

Las autoridades electorales de diversos estados se dijeron preocupadas el jueves por la seguridad de su personal debido a las amenazas y protestas de airados inconformes afuera de diversos recintos, generadas por las aseveraciones infundadas del presidente Donald Trump de que hubo fraude generalizado en la contienda por la Casa Blanca.

“Puedo decirles que mi esposa y mi madre están muy preocupadas por mí”, dijo Joe Gloria, secretario del condado Clark, en Nevada, que abarca Las Vegas. Dijo que su personal estaba reforzando la seguridad y dando seguimiento a vehículos que entran o salen de las oficinas electorales.

Sin embargo, agregó que nada hará que él y otros funcionarios dejen de “cumplir su deber y cuenten las papeletas”.

Grupos de simpatizantes de Trump se han reunido en centros de tabulación de votos en Phoenix, Detroit y Filadelfia, desacreditando los escrutinios que muestran a Joe Biden a la cabeza o ganando terreno.

Aunque las protestas no han sido violentas o muy grandes, las autoridades locales estaban angustiadas y preocupadas frente a las incesantes acusaciones. La fiscal general de Michigan, Dana Nessel, pidió en un tuit que “paren las llamadas de acoso y las amenazas” contra su personal.

“Pedirles que se metan los marcadores Sharpie en lugares incómodos nunca es apropiado y constituye un comentario triste sobre el estado de nuestra nación”, escribió Nessel, en referencia a una falsa teoría de que se solicitó a los partidarios de Trump llenar las boletas electorales con los marcadores de esa marca y no con bolígrafos ordinarios para impedir que las máquinas pudieran contar sus votos.

La secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, en declaraciones a CNN, dijo que su principal preocupación era la seguridad del personal, aunque la policía estaba brindando protección. Señaló que los manifestantes estaban “causando demoras e interrupciones e impidiendo a los empleados hacer su trabajo”.

El jueves, unos 100 simpatizantes de Trump se reunieron frente al centro electoral del condado Maricopa en Phoenix. Las autoridades instalaron barreras para crear una “zona de libre expresión” y mantener abierta la entrada al edificio. La multitud coreaba “Cuenten los votos” y “Cuatro años más”, al tiempo que se quejaba del proceso de votación.

En Atlanta, unos 100 partidarios de Trump gritaban lemas afuera de la Arena State Farm mientras proseguía el escrutinio. Varios policías de Atlanta vigilaban el lugar.

Tom Haas, de 50 años, que dijo procedía de Chicago y visitaba Atlanta por un asunto de negocios, declaró convencido que Trump había ganado las elecciones. “Es evidente el fraude electoral, y tiene su origen en las grandes ciudades controladas por los demócratas”, afirmó. “Atlanta es una de ellas”

Varias tiendas de Nueva York bloquean sus vitrinas previendo turbas electorales

Macy’s en Herald Square (NYC), el almacén por departamentos más grande del mundo, no quiere repetir la triste historia de saqueos de junio y ya comenzó a bloquear sus vitrinas en víspera de posibles disturbios en las controvertidas elecciones de 2020.

A lo largo del país, otros negocios también han tomado previsiones similares en los últimos días. La medida coincide con el anuncio interno de NYPD de “prepararse para lo peor” ante posibles disturbios desde finales de octubre y que incluso podrían prolongarse hasta 2021, mientras ese cuerpo policial, el más grande del país, enfrenta un déficit de 1,800 agentes tras recorte de fondos y renuncias.

Esta semana ya hubo de nuevo disturbios y rotura de vitrinas en Brooklyn, condenando la muerte del joven afroamericano Walter Wallace (27), quien se enfrentó armado a la policía en Filadelfia.

Macy’s tiene razones para temer. El pasado 1 de junio, vándalos entraron forzadamente a su tienda en West 34th St. alrededor de las 9:20 p.m., antes de que la policía comenzara a imponer el toque de queda a las 11 p.m.

Los saqueos de esa semana en NYC estuvieron relacionados con protestas contra la policía por la muerte de George Floyd en Minnesota y tensiones sociales por el desempleo y el encierro prolongado de la pandemia.

Según reportes, la mayoría de los detenidos durante esas manifestaciones violentas salieron en libertad sin fianza, incluyendo la hija del alcalde Bill de Blasio, para frustración de los negociantes afectados, la policía y los fiscales.

Luego hubo una toma prolongada de los alrededores de la alcaldía, criticando a NYPD. Todas esas acciones violentas generaron recortes de fondos y reformas legales al protocolo policial, y pérdidas millonarias que arreciaron la crisis fiscal por la pandemia. Además, muchos habitantes huyeron de la ciudad y se dispararon los costos de asegurar en Nueva York.

La tensión entre civiles y NYPD se repitió en agosto, cuando el también afroamericano Jacob Blake fue baleado en Wisconsin, mientras NYC vivía un auge en la violencia armada que aún se mantiene.

En septiembre, los neoyorquinos del movimiento BLM (Black Lives Matter) protestaron por el veredicto que eximió a policías en la muerte de Breonna Taylor en Kentucky.

Y a principios de octubre, comunidades judías ortodoxas se enfrentaron a NYPD en calles de Brooklynprotestando las nuevas directrices para frenar el coronavirus, muchos sin mascarilla y portando pancartas a favor de la reelección del mandatario Donald.

FBI emite alerta por ciberataques a sistema de salud

Delincuentes cibernéticos están lanzando un ataque de ransomware a gran escala en contra del sistema de salud de Estados Unidos, advirtieron agencias federales el miércoles.

Expertos independientes en seguridad afirman que este tipo de ataques, en los que los delincuentes se apoderan del sistema y exigen una recompensa para liberarlo, ya afectaron a cuatro hospitales del país este mes, y podrían impactar a cientos más.

En una alerta conjunta, el FBI y dos agencias federales advirtieron que cuentan con “información creíble de una amenaza cibernética inminente a hospitales y proveedores de servicios médicos”. Aseguran que “grupos criminales” atacan el sector con ransomware que podría derivar en “robo de datos e interrupciones en los servicios de salud”.

Los ataques coinciden con las elecciones presidenciales de Estados Unidos, pero no parecen estar relacionados.

“Estamos experimentando la mayor amenaza de seguridad cibernética que hayamos visto en Estados Unidos”, dijo en un comunicado Charles Carmakal, director de tecnología en la empresa de ciberseguridad Mandiant. Señaló que le preocupa que el grupo libere malware en cientos de hospitales en las próximas semanas.

Alex Holden, director general de Hold Security, que ha seguido de cerca el referido ransomware por más de un año, estuvo de acuerdo en que la ofensiva actual no tiene precedentes en cuestión de magnitud en Estados Unidos. Los problemas administrativos que causa el ransomware, que convierte los datos en símbolos ilegibles que sólo pueden desbloquearse con llaves de software entregadas una vez que la víctima realiza los pagos, podrían llevar al límite a los hospitales que ya se encuentran bajo intensa presión debido al incremento nacional de casos de COVID-19.

Los cibercriminales sospechosos del ataque, que se comunican en ruso, utilizan una variante de ransomware conocida como Ryuk, que se planta mediante una red de computadoras zombies conocida como Trickbot y que Microsoft comenzó a combatir este mes. A pesar de que la compañía ha tenido un éxito considerable en el desmantelamiento de los servidores de comando y control de Trickbot mediante acciones legales, los analistas afirman que los criminales siguen encontrando la manera de esparcir Ryuk.

Estados Unidos ha registrado una plaga de ransomware en los últimos 18 meses.

En septiembre, un ataque de este tipo afectó a 250 instalaciones de la cadena de hospitales Universal Health Services, obligando a médicos y enfermeros a tomar papel y bolígrafo para llevar sus registros, obstaculizando las labores de laboratorio. Los empleados señalaron que las condiciones caóticas obstaculizaban la atención de los pacientes. Ese mismo mes se registró en Duesseldorf, Alemania, el primer fallecimiento relacionado a ransomware del que se tenga registro, cuando una falla en el sistema de tecnología obligó a enviar a un paciente gravemente enfermo a un hospital de otra ciudad.

Holden afirmó que alertó a las autoridades federales el viernes, después de monitorear intentos de ataques a varios hospitales, algunos de los cuales habrían podido contrarrestar las infecciones. El FBI no respondió de momento una solicitud de comentario.

Dijo que el grupo estaba exigiendo rescates exorbitantes muy por encima de los 10 millones de dólares por objetivo, y que los delincuentes involucrados en la red oscura estaban discutiendo planes para tratar de infectar más de 400 hospitales, clínicas y otras instalaciones médicas.

Los casos del Coronavirus crecen a ritmo récord en Estados Unidos

Estados Unidos estableció un nuevo récord este jueves: el número de nuevos casos de coronavirus superó los más de 77,000, un nivel inédito desde julio.

A la par de los contagios, aumentan los pacientes hospitalizados por el nuevo coronavirus en todo el país, con lo que el sistema de salud podría quedar al límite de su capacidad. 

Expertos alertan que la situación podría incluso empeorar en el invierno dada la falta de políticas consistentes en todo el país y un mandato obligatorio de uso de mascarilla. 

Una proyección realizada por científicos de la Universidad de Washington indica que podría haber más de medio millón de muertes por COVID-19 para finales de febrero. 

Números en alza

En concreto, en todo el país, se reportaron 77,640 nuevos casos en el día, por encima de los 75,723 del 29 de julio, según el recuento de NBC News.

Este récord se registra cuando el número total de casos de coronavirus en Estados Unidos suma casi 8.5 millones y 224,280 muertes. El jueves se reportaron 921 fallecimientos relacionados con el COVID-19.

 El impacto se siente en la disponibilidad de camas en los centros de salud. En el último mes, el número de hospitalizaciones a causa del virus aumentó un 40%, de acuerdo a un informe de The New York Times. 

Alrededor de 41,000 personas están hospitalizadas, incluyendo muchos en la región Medio Oeste y el llamado Oeste Montañoso. 

Si bien se registraron cifras más altas en meses anteriores, cuando Nueva York era el epicentro de la pandemia por caso, se teme por el estado de pacientes graves en áreas rurales con limitado acceso a servicios de salud. 

Una tendencia angustiosa

Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), dijo el miércoles que se nota una “tendencia angustiosa” en el número de casos de coronavirus, que están “aumentando en casi el 75% del país”.

Gran parte de este incremento ocurre en el Medio Oeste. Estados como Illinois, Indiana, Michigan, Minnesota, Nebraska y Wisconsin han registrado aumentos en las últimas dos semanas, que se atribuyen, en parte, a un clima más fresco que obliga a la gente a permanecer en espacios cerrados.

“Las reuniones más pequeñas e íntimas con la familia, los amigos y los vecinos podrían estar provocando infecciones”, señaló Butler, quien reconoció también el cansancio que puede estar provocando la pandemia entre la gente.

“Nos cansamos de usar mascarilla, pero sigue siendo tan importante como siempre”, advirtió.

La clave para salvar más de 130,000 vidas 

Las actuales políticas que se implementan en Estados Unidos para detener la pandemia podrían llevar a que se registren 511,373 muertes para el 28 de febrero de 2021, según un estudio de la Universidad de Washington publicado este viernes en la revista Nature Medicine.

El hecho de que los estados no cuentan con una política común en cuanto al uso de la mascarilla y de medidas para prevenir la propagación del virus podría llevar a esta pérdida de medio millón de vidas en cuestión de meses. 

Sin embargo, los científicos también predijeron que se podrían evitar casi 130,000 muertes desde finales de septiembre hasta finales de febrero si al menos el 95% de la población usara mascarillas en público. Si sólo el 85% lo hace, se podrían salvar casi 96,000 vidas.

En Chicago, la alcaldesa Lori Lightfoot anunció el jueves nuevas restricciones, alegando que la tasa promedio de casos diarios en la ciudad aumentó en más del 50% en la última semanainformó NBC Chicago.

Chicago está reportando actualmente más de 600 nuevos casos de coronavirus al día, la tasa diaria más alta desde finales de mayo, aseguraron los funcionarios de la ciudad.

A partir del viernes, el servicio en el interior de los bares que no tienen licencia para vender alimentos está de nuevo prohibido, solo semanas después de que la restricción fuera levantada. Además, los negocios no esenciales deben cerrar a las 10 pm cada día.

Primer medicamento aprobado 

 También el jueves, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés) aprobó el uso del remdesivir para tratar el COVID-19, el primer y único medicamento hasta ahora que ha recibido la aprobación federal para el coronavirus.

El medicamento, fabricado por Gilead Sciences, había recibido autorización de uso de emergencia por la FDA en mayo. Pero para obtener la completa aprobación de la FDA, un fabricante debe presentar pruebas adicionales que den cuenta de su seguridad y eficacia.

El Remdesivir está ahora aprobado para pacientes mayores de 12 años que estén hospitalizados con COVID-19. Se administra por vía intravenosa, generalmente durante cinco días.

El FBI aborta un complot armado para secuestrar a la gobernadora de Michigan

El FBI ha detenido a seis personas por su participación en un complot para derrocar al Gobierno del estado de Michigan y secuestrar a su gobernadoraGretchen Whitmer, que implicaba usar a un grupo de milicianos armados, según una declaración jurada federal.

La operación ha sido detallada en una conferencia de prensa de los agentes del orden público esta tarde en Grand Rapids. “Nuestros esfuerzos descubrieron planes elaborados para poner en peligro las vidas de los agentes del orden, funcionarios gubernamentales y el público en general”, dijo Dana Nessel, fiscal general del estado.

El complot puede estar relacionado con la llamada del presidente Donald Trump a “liberar” Michigan en Twitter el pasado mes de abril por haber aplicado medidas duras de confinamiento durante la actual pandemia.

El FBI se enteró de que un grupo de individuos “estaban discutiendo el derrocamiento violento de ciertos componentes del gobierno y del orden público” a principios de 2020, según una declaración jurada del agente especial Richard Trask publicada por la agencia este jueves. El presunto complot incluía ponerse en contacto con un grupo de milicianos que no ha sido identificado.

Trask dijo que había indicios suficientes para acusar a seis hombres -Adam Fox, Barry Croft, Ty Garbin, Kaleb Franks, Daniel Harris y Brandon Caserta- de conspirar para secuestrar a Whitmer, demócrata y frecuente diana de las críticas del presidente republicano Donald Trump, contrario a sus decisiones para hacer cumplir las medidas de distanciamiento social en Michigan.Más en El Mundo.

En septiembre, Fox publicó en un chat encriptado que no quería que se llevara a cabo un ejercicio de entrenamiento final en la última semana de octubre porque no dejaría tiempo suficiente para ejecutar el secuestro antes de las elecciones nacionales del 3 de noviembre, según el agente especial Trask.

“El grupo acordó utilizar el tiempo hasta el ejercicio de entrenamiento final para recaudar dinero para explosivos y otros suministros”, escribe Trask en la declaración jurada.

Polémica: Médico de Trump dice que mejora y fuente de la Casa Blanca asegura que recibió oxígeno

Para abonar más a la suspicacia de algunos estadounidenses que dudan de la veracidad de los datos sobre el coronavirus de Donald Trump, una fuente de la Casa Blanca desmintió las declaraciones dadas por el doctor del presidente en el sentido de que la salud de Trump evoluciona satisfactoriamente.

Poco antes del mediodía, Sean Conley dijo en una conferencia con reporteros en el exterior del hospital militar de Walter Reed, que el paciente ya no tiene fiebre, no necesita oxígeno y evoluciona “muy bien”.

Conley indicó, además, que el mandatario tiene un nivel de saturación de oxígeno en sangre del 96 % y “todo indica que no necesitará oxígeno”.

Sin embargo, la agencia de noticias Efe que reseño las declaraciones del médico, divulgó otro artículo, poco después, en el que cita a una fuente anónima que habló con reporteros de la Casa Blanca, que asegura que “los signos vitales” del presidente “en las últimas 24 horas han sido muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en lo que se refiere a su cuidado. No estamos aún en un camino claro hacia la recuperación”.

Por su parte, la agencia Associated Press reseñó que, según esta versión, al mandatario se le administró oxígeno ayer en la Casa Blanca.

Cuando los periodistas en el hospital de Maryland le preguntaron a Conley sobre este particular, el especialista se negó a abundar al respecto.

El hecho de que el portavoz rechazara, además, contestar preguntas sobre cuándo exactamente Trump se enfermó, creó sospechas entre los medios de prensa, de acuerdo con el reporte de AP.

Sin embargo, no fue hasta el viernes en la madrugada que el presidente anunció por Twitter que había arrojado positivo a la enfermedad al igual que su esposa.

“Esta noche, la primera dama y yo dimos positivo a COVID-19. Nosotros vamos a iniciar la cuarentena y el proceso de recuperación inmediatamente. ¡Vamos a salir de esto juntos!”, lee el mensaje del 2 de octubre.

El jefe de Gabinete de Trump, Mark Meadows, dijo que el presidente enfrentó un periodo “muy preocupante” ayer y que las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado de salud.

El presidente fue trasladado ayer al Walter Reed Medical Center en Bethesda como medida de “precaución”.

Al momento del traslado, personal de su equipo dijo que se trataba de un asunto de gravedad.

Trump envía mensajes por Twitter desde el hospital

Trump, por su parte, dijo en un video que compartió en redes sociales ayer “que piensa que todo va muy bien, tanto para él como para su esposa, pero que tomó la acción para asegurarse que “las cosas están funcionando”.

Donald Trump pasará “unos días” en el hospital tras dar positivo a COVID-19 y sufrir fatiga

El presidente Donald Trump subió el viernes al helicóptero presidencial Marine One para trasladarse a un hospital militar luego de haber dado positivo a pruebas de detección del nuevo coronavirus, el cual ha matado a más de 200.000 estadounidenses y ahora se ha propagado en las altas esferas del gobierno de Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo que la visita de “unos días” al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed era por precaución y que Trump continuaría trabajando desde la suite presidencial del hospital, que está equipada para permitirle cumplir con sus deberes oficiales.

Trump salió de la Casa Blanca e hizo señas con el pulgar, pero no habló. Los miembros de la tripulación, los agentes del Servicio Secreto y el personal de la Casa Blanca usaron mascarillas para protegerse a bordo del helicóptero.

Poco antes el viernes, la Casa Blanca dijo que a Trump se le administró un coctel experimental de anticuerpos.

Justo cuando falta un mes para las elecciones presidenciales, Trump anunció su infección en un tuit alrededor de la 1 de la mañana después de que regresara de un acto de recaudación de fondos. El mandatario no dijo nada a la multitud a sabiendas de que

El médico del presidente dijo el viernes por la tarde en un memorando que Trump recibió una dosis de un coctel experimental de anticuerpos que está en ensayos clínicos y que fue desarrollado por Regeneron. El comandante de la Armada, doctor Sean Conley, dijo que Trump está “fatigado pero de buen humor”.

La primera dama, de 50 años, tiene “tos y y dolor de cabeza leves”, informó Conley, y el resto de los miembros de la familia, incluido el hijo de Trump, Barron, que vive en la Casa Blanca, dieron negativo.

Por su parte, el candidato presidencial demócrata Joe Biden y su compañera de fórmula, Kamala Harris, dieron negativo en pruebas de detección de coronavirus, dijo su equipo de campaña. El vicepresidente Mike Pence dio negativo al coronavirus el viernes por la mañana y “mantiene buena salud”, afirmó su portavoz.

La postulada por Trump a la Corte Suprema, la jueza Amy Coney Barrett, que lo acompañó el sábado junto con muchas personas más y ha estado en reuniones con legisladores en el Capitolio, también dio negativo, señaló la Casa Blanca.

Con seguridad el diagnóstico de Trump tendrá un efecto desestabilizador en Washington y en todo el mundo, planteando preguntas acerca de hasta qué punto el virus se propagó en las altas esferas del gobierno de Estados Unidos.

había estado expuesto a una colaboradora contagiada.

Millones de personas se han infectado de coronavirus en Estados Unidos y más de un millón han fallecido en el mundo.

La primera dama Melania Trump también dio positivo, dijo el presidente, así como varios colaboradores más en la Casa Blanca, suscitando preocupación de que la Casa Blanca o incluso el mandatario mismo podrían haber propagado aun más el coronavirus.

“El presidente Trump mantiene buen ánimo, tiene síntomas leves y ha estado trabajando todo el día”, dijo la secretaria de prensa Kayleigh McEnany. “Por precaución y a recomendación de su doctor y expertos médicos, el mandatario estará trabajando los próximos días desde las oficinas presidenciales en Walter Reed”.

Trump ha pasado gran parte del año restando importancia al peligro del coronavirus, rara vez utiliza mascarilla y ha exhortado a estados y ciudades a que “reabran” sus economías y reduzcan o cancelen las restricciones a las actividades.

Sepa quién es la asesora de Trump que dió positivo al COVID-19

Hope Hicks, una de las principales asesoras del presidente Donald Trump, dio positivo por coronavirus, según informaros varios medios nacionales. Hicks viajó con el mandatario este miércoles a un evento de campaña en Minnesota y el martes al primer debate presidencial, celebrado en Cleveland, Ohio.

“El presidente se toma muy en serio la salud y seguridad de todo los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”, dijo a CNN el portavoz de la Casa blanca Judd Deere en un comunicado.

A pesar de que el citado medio preguntó específicamente por el nivel de contacto entre Hicks y el presidente, la Casa Blanca no mencionó a Hicks por su nombre ni confirmó si había dado positivo.

La oficina de “procedimientos de la Casa Blanca colabora con el médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para garantizar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de la red de Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC )y las mejores prácticas para limitar la exposición al COVID-19 en la mayor medida posible, tanto en el complejo como cuando el presidente está viajando”, agregó Deere.

Algunos miembros del personal de la Casa Blanca que estuvieron cerca recibieron notificación del positivo este jueves, según dijo un funcionario a la cadena de noticias y según reportó Bloomberg en exclusiva.

Hicks se unió a la Organización Trump trabajando en relaciones públicas con Ivanka Trump y entró a la campaña presidencial de Trump al principio de la campaña de 2016. Es una de las pocas asistentes que ha estado con el republicano desde sus inicios políticos.

Hope Hicks, una de las principales asesoras del presidente Donald Trump, dio positivo por coronavirus, según informaros varios medios nacionales. Hicks viajó con el mandatario este miércoles a un evento de campaña en Minnesota y el martes al primer debate presidencial, celebrado en Cleveland, Ohio.

“El presidente se toma muy en serio la salud y seguridad de todo los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”, dijo a CNN el portavoz de la Casa blanca Judd Deere en un comunicado.

A pesar de que el citado medio preguntó específicamente por el nivel de contacto entre Hicks y el presidente, la Casa Blanca no mencionó a Hicks por su nombre ni confirmó si había dado positivo.

La oficina de “procedimientos de la Casa Blanca colabora con el médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para garantizar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de la red de Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC )y las mejores prácticas para limitar la exposición al COVID-19 en la mayor medida posible, tanto en el complejo como cuando el presidente está viajando”, agregó Deere.

Algunos miembros del personal de la Casa Blanca que estuvieron cerca recibieron notificación del positivo este jueves, según dijo un funcionario a la cadena de noticias y según reportó Bloomberg en exclusiva.

Hicks se unió a la Organización Trump trabajando en relaciones públicas con Ivanka Trump y entró a la campaña presidencial de Trump al principio de la campaña de 2016. Es una de las pocas asistentes que ha estado con el republicano desde sus inicios políticos.