ALERTA EN EEUU

EEUU emite una alerta de viaje a México: pide no viajar a Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas

Estados Unidos emitió una alerta de viaje para México en la que pide no viajar a cinco estados del país por la criminalidad, según la información proporcionada por el Departamento de Estado.

En concreto, la alerta, que también señala la situación de la pandemia de COVID-19 en México, advierte sobre “ejercer una mayor precaución” si se viaja al país por el “crimen” y el riesgo de “secuestro”. “Algunas áreas conllevan un riesgo mayor”, ha agregado.

Así, Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas son los estados señalados por la criminalidad, excepto Tamaulipas, donde también se alerta del peligro de ser secuestrado.

Además, la alerta de viaje pide “reconsiderar” los viajes a Chihuahua, Coahuila, Durango, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

De acuerdo con los señalamientos del gobierno de EE.UU., el nivel uno de alerta significa “Tome las precauciones habituales”, el número dos, es, “Realice sus actividades con la debida precaución”, la tercera corresponde a “Reconsidere su viaje”, y por último, la cuarta es “No viaje”.

Al menos dos policías arrollados en el Capitolio Nacional y alerta de seguridad en Washington DC

Dos policías del Capitolio Nacional (USCP) en Washington DC resultaron heridos al ser atropellados por un automóvil que atravesó una barrera de seguridad hoy al mediodía.

Un sospechoso fue detenido y el edificio y la zona fueron cerrados. Un helicóptero fue visto aterrizando y despegando poco después cerca del Capitolio. No se ha detallado la condición de salud de los oficiales heridos, que fueron hospitalizados, al igual que el hombre arrestadoreportó USCP en Twitter.

Hubo informes iniciales no confirmados de un tiroteo. El presidente Joe Biden no se encuentra en la capital, pues esta mañana viajó a la residencia oficial en Camp David (Maryland), por el fin de semana de Pascua.

Una alerta inicial de USCP advirtió de una “amenaza de seguridad externa” en el Capitolio y un anuncio hecho por el sistema de megafonía en el complejo pidió resguardarse y alejarse de las ventanas.

Los incidentes de hoy tuvieron lugar a pesar de que se pusieron en marcha fuertes medidas de seguridad tras los mortales disturbios dentro del Capitolio el pasado 6 de enero, de los que muchos responsabilizan al entonces mandatario, Donald Trump, en su negativa de reconocer el triunfo electoral de Biden.

EEUU lanza ataques aereos contra Siria

Estados Unidos lanzó el jueves ataques aéreos en Siria contra instalaciones utilizadas por milicias respaldadas por Irán. El Pentágono dijo que los bombardeos eran en represalia por un ataque con cohetes en Irak a mediados de este mes que causó la muerte de un contratista civil y heridas a un militar estadounidense y a otros soldados de la coalición.
El ataque aéreo fue la primera acción militar emprendida por el gobierno del presidente Joe Biden, que en sus primeras semanas ha enfatizado su intención de centrarse más en los desafíos que plantea China, incluso mientras persisten las amenazas en Oriente Medio.
“Esta respuesta militar proporcionada se llevó a cabo junto con medidas diplomáticas, incluyendo la consulta con los socios de la coalición”, dijo el portavoz en jefe del Pentágono, John Kirby, al anunciar los ataques.
“La operación envía un mensaje inequívoco: El presidente Biden actuará para proteger al personal estadounidense y de la coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de forma deliberada con el objetivo de desescalar la situación general en el este de Siria e Irak”.
Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Irbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana los funcionarios dijeron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo. Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiíes respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadounidenses en Irak.
Un grupo chií de milicianos poco conocido que se autodenomina Saraya Awliya al-Dam, o Brigada de los Guardianes de la Sangre en árabe, se adjudicó la autoría del atentado del 15 de febrero. Una semana después, un ataque con cohetes en la Zona Verde de Bagdad parecía tener como objetivo el complejo de la embajada de Estados Unidos, pero no hubo heridos.
Esta semana, Irán afirmó que no tiene vínculos con la Brigada de los Guardianes de la Sangre.

En medio de tormenta, precios se disparan en Texas


Habitaciones de hotel a 1.000 dólares la noche. Gasolina en aumento. Hasta el agua embotellada ha duplicado o triplicado su precio de la noche a la mañana.

Las autoridades de Texas dicen que la tormenta invernal que ha dejado sin electricidad ni agua a millones de habitantes se convirtió en una oportunidad para que algunos comerciantes sin escrúpulos se aprovechen de la situación y cobren precios exorbitantes por artículos básicos.

Un sistema activado el miércoles en Houston para que los residentes denuncien manipulación de precios recibió más de 450 quejas en menos de 20 horas, dijo el principal fiscal civil del condado Harris, Christian Menefee.

“Las cosas que estamos viendo sobre todo son hoteles que están fijando tarifas ridículas”, declaró Menefee. “Hemos visto denuncias de paquetes de agua vendidos a un precio dos o tres veces arriba de lo normal”.

Dashawn Walker, de 33 años, buscaba el martes en la noche una habitación de hotel para evitar el frío de su apartamento en Dallas porque no tenía electricidad. Cuando vio que todas las habitaciones de hotel en Dallas estaban reservadas, se fue en su vehículo a un hotel en el suburbio de Lewisville. Pagó 474 dólares por una noche.

“Es la locura”, manifestó. “¿Por qué todos los hoteles suben de precio en medio de una crisis? ¡Por favor! Todo mundo trata de salir adelante y ellos se aprovechan de una crisis; es muy injusto para la gente que no puede pagarlo”.

Ese tipo de alzas son ilegales de acuerdo con la ley en Texas, que prohíbe la venta “a precios exorbitantes o excesivos” de combustible, alimentos, medicinas, alojamientos, materiales de construcción u otros artículos si se ha efectuado una declaración de desastre estatal o federal.

La oficina del Secretario de Justicia de Texas solicitó a los residentes que si sospechan haber sido víctimas de manipulación de precios que presenten su denuncia.

Los infractores podrían ser obligados a hacer reembolsos y enfrentar multas civiles de hasta 10.000 dólares por infracción. Multas adicionales de hasta 250.000 dólares podrían ser impuestas si las víctimas son ancianos.

Larry Hamilton, un hotelero de Dallas, dijo que si bien puede haber denuncias legítimas de manipulación de precios, se preguntó si algunas quejas carecerían de mérito. Dijo que su hotel Aloft de 193 habitaciones en Dallas cobra en promedio 94 dólares la noche y que un cliente se puso furioso cuando le dieron una tarifa de 109 dólares.

“Llamó a mi gerente general y amenazaba con denunciarnos por manipulación de precios”, señaló Hamilton. “Además, esto es economía básica, el precio es lo que crea el equilibrio entre la oferta y la demanda, y es un regulador importante. El precio es algo que fluctúa y debe hacerlo”.

Casi tres cuartas partes de EE.UU. está cubierta por nieve

La cifra de muertes relacionadas con la tormenta invernal que azota a Estados Unidos país sigue aumentando y este martes se elevaba ya a 14, según el recuento de medios nacionales, mientras avanza este temporal que ha dejado bajo la nieve al 73% de los estados contiguos del país.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS), la acumulación promedio de nieve en todo el país ha llegado a los 15 centímetros con un máximo de 127 centímetros en Troy Public, en Ohio, debido a esta tormenta que avanza desde el centro y sur del país hacia el nordeste, afectando a unos 200 millones de personas.

La policía de Houston, en Texas, informó que una mujer y una niña murieron en esa ciudad por intoxicación con monóxido de carbono emanado por un automóvil que se mantuvo encendido en el garaje para calentar la casa.

También en Houston una persona sin hogar murió por el frío, y en Millington, en Tennessee, un niño de 10 años de edad murió cuando cayó en un lago helado.

Y un tornado asociado con la tormenta invernal mató al menos a tres personas e hirió 10 en Ocean Isle Beach, Carolina del Norte, unos 80 kilómetros al sur de Wilmington, dejando daños “significativos” a medio centenar de casas y a miles de residentes sin electricidad.

En San Antonio (Texas) las autoridades indicaron que las condiciones meteorológicas contribuyeron a la muerte de un hombre de 78 años de edad, en Louisiana un hombre murió después que resbaló en el hielo y se golpeó la cabeza y en Ohio otro falleció después de que su automóvil chocase contra una quitanieves.

Los efectos de la tormenta son más severos en el sur del país, donde las viviendas y edificios comerciales no están preparados para temperaturas muy inferiores a la congelación.

Los efectos de la dura tormenta también se dejaron notar en el norte de México, donde las autoridades han informado de al menos ocho personas muertes debido al temporal.

Los apagones y las dificultades para transitar por calles y autopistas heladas también han entorpecido la vacunación contra la covid-19.

La tormenta, que también ha obligado a cancelar este martes cerca de 2,700 vuelos comerciales, ha dejado registros de temperaturas bajas sin precedentes en cientos de lugares de Estados Unidos, y muchas ciudades han tenido las temperaturas más frías en décadas.

En Texas, donde 3.9 millones de personas permanecen sin suministro eléctrico desde el lunes, y se han registrado apagones que afectan a más de 100,000 abonados en Oklahoma, Luisiana, Kentucky y Virginia Occidental, según PowerOutage.us, una plataforma que reúne datos sobre los cortes en el suministro de energía eléctrica.

Variante británica del coronavirus se propaga rápidamente en Estados Unidos

La variante del coronavirus, COVID-19 que se encontró por primera vez en Reino Unido y que es considerada más contagiosa e incluso más mortífera, se está propagando rápidamente en los Estados Unidos, duplicándose aproximadamente cada 10 días, según un nuevo estudio del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Al analizar medio millón de pruebas de coronavirus y cientos de genomas, un equipo de investigadores predijo que en un mes esta variante podría volverse predominante en los Estados Unidos, lo que podría generar un aumento de nuevos casos y un mayor riesgo de muerte, informó The New York Times.

La investigación ofrece la primera mirada a nivel nacional a la historia de la variante, conocida como B.1.1.7, desde que llegó a los Estados Unidos a fines de 2020. Ante ello, desde ese entonces investigadores señalaron que podría volverse predominante en marzo si se comportara como lo hizo en Gran Bretaña, hecho que se estaría confirmando con este estudio.

EE.UU. emite alerta antiterrorista por amenazas extremistas

El Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos publicó este miércoles (27.01. 2021) por primera vez una alerta antiterrorista consagrado a las amenazas provenientes de “extremistas violentos” opuestos al gobierno del demócrata Joe Biden.

Las autoridades judiciales anunciaron al mismo tiempo la inculpación de un partidario de Donald Trump, luego que en su empresa se hallaran cinco bombas artesanales que, según el acta de acusación, iban a ser empleadas para atacar a demócratas.

El Departamento de Seguridad Interior aseguró, sin embargo, que su alerta no estaba motivada por “informaciones sobre un complot específico creíble” sino más generalmente por un “clima de amenazas” presente en todo el país y que puede durar varias semanas.

“Información sugiere que algunos extremistas violentos movidos por la ideología, con objeciones al ejercicio de la autoridad gubernamental y la transición presidencial, así como por otros agravios alimentados por falsedades, podrían seguir movilizándose para incitar o cometer violencia”, dijo el Departamento en un comunicado.

La dependencia gubernamental, creada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, publica regularmente este tipo de advertencias, pero por lo general están ligadas a amenazas de origen extranjero, sobre todo yihadistas.

Es la primera vez que un boletín de alerta antiterrorista tiene que ver con una amenaza interna, dijo a la AFP uno de sus portavoces.

“Me congratulo de que el departamento reconozca plenamente la amenaza planteada por la extrema derecha violenta”, que fue “alentada durante los últimos cuatro años”, dijo el legislador demócrata Bennie Thompson, que preside la comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes.

El expresidente republicano Trump ha sido reiteradamente acusado de ser complaciente con la derecha radical, algunos de cuyos miembros estaban en primera línea durante el asalto al Capitolio del 6 de enero.

El boletín publicado este miércoles, que tiene validez hasta el 30 de abril, se cuida no obstante de utilizar etiquetas políticas.

Según el comunicado, los extremistas violentos crearon crecientes amenazas en Estados Unidos durante el último año, impulsados por las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19, la derrota de Trump ante Biden en noviembre, la brutalidad policial y la inmigración ilegal.

El Departamento de Seguridad Interior cree que esas motivaciones podrían seguir existiendo en los próximos meses y que el asalto al Congreso, que dejó cinco muertos, podría animar a los extremistas a “apuntar a funcionarios electos e instalaciones del gobierno”. 

Ese cambio obedece al discurso de Biden, que durante su toma de posesión, el 20 de enero, prometió “derrotar al supremacismo blanco y el terrorismo interno”.

Prioridad a la búsqueda de autores de asalto al Capitolio

El Departamento subraya que protegerá “las infraestructuras críticas” y a las “poblaciones que podrían ser blanco de ataques en razón de su religión, raza, origen, identidad u opinión política”.

Pero también invita a los estadounidenses a permanecer vigilantes. “Presten atención a su entorno y a su seguridad personal. Conserven los contactos de emergencia y otras informaciones esenciales”, recomienda.

El lunes, el Departamento de Defensa ya había anunciado que los miles de soldados desplegados para la toma de posesión de Biden permanecerían en Washington hasta marzo.

Paralelamente, las autoridades judiciales han dado prioridad a la búsqueda de los autores del ataque al Capitolio.

Más de 150 personas fueron detenidas desde el ataque, entre ellas tres integrantes de una milicia de extrema derecha inculpados por “conspiración y sedición”.

El Departamento de Justicia anunció a su vez el miércoles la inculpación de Ian Benjamin Rogers, un hombre de 43 años oriundo de California vinculado a una milicia ultraderechista.

Fue en su empresa que los agentes descubrieron cinco bombas artesanales, materiales para fabricar otras y alrededor de cincuenta armas, según informó el fiscal David Anderson.

De acuerdo a un informe adjuntado al procedimiento, mensajes hallados en su teléfono indican que Rogers estaba convencido de la veracidad de las denuncias de fraude electoral que durante más de dos meses Trump formuló sin prueba alguna para negarse a admitir su derrota.

Algunos hospitales de EEUU se quedan sin vacunas contra el COVID-19

Hospitales de todo Estados Unidos han tenido que comenzar a cancelar miles de citas para suministrar la vacuna contra el COVID-19 ante la escasez de dosis, lo que está provocando una gran desesperación en los funcionarios de salud.

La situación es especialmente grave en Texas, que suma más de 2 millones de casos, según datos de nuestra cadena hermana NBC News. Esto mientras el país ya superó los 25 millones de contagios y más de 416,000 muertes.

El sistema hospitalario de Houston que dirige el el doctor Esmaeil Porsa, el Harris Health, es uno de los que se está quedando sin vacunas.

El centro, que atiende a miles de pacientes, en su mayoría sin seguro médico, podría quedarse sin suministro de vacunas tan pronto como este sábado a mediodía, advirtió Porsa al periódico The New York Times.

De acuerdo con el doctor, el problema tiene que ver con la disponibilidad de la vacuna: las vacunas no están llegando debido a un problema de distribución.© Proporcionado por Telemundo Vacunación en Dallas, Texas.

“De repente, la distribución de vacunas se detuvo“, aseguró el médico.

Pero esto no solo ocurre en Texas. En San Francisco, California, el Departamento de Salud tenía previsto quedarse sin vacunas esta semana porque los funcionarios tuvieron que suspender temporalmente miles de dosis tras reportarse un número más elevado de lo habitual de reacciones alérgicas, según el medio citado.

“Creo que esto es realmente una continuación de las consecuencias de la falta de una respuesta federal coordinada. Básicamente, las ciudades y los condados se quedaron solos para hacer frente a esta pandemia”, señaló a este medio el médico Grant Colfax, jefe del Departamento de Salud Pública de San Francisco.

En el estado de Nueva York, algunas clínicas retrasaron o cerraron temporalmente los programas de vacunación al recibir menos vacunas de las que esperaban.

En el centro de dicho estado, el ejecutivo del condado de Oneida, el republicano Anthony J. Picente Jr., dijo el viernes que se sentía frustrado por haberse visto obligado a cerrar temporalmente dos centros de vacunación gestionados por el condado.

“Es indignante, es una vergüenza y claramente no es la forma en que se debe gestionar esta pandemia”, aseguró Picente en una rueda de prensa frente a un cartel de que decía “cerrado”.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que Nueva York ha estado administrando una media de 80,000 dosis al día —sin contar las vacunas repartidas en las residencias de ancianos—.

A ese ritmo, se tardaría meses en vacunar a las más de 7 millones de personas que actualmente pueden recibir las vacunas en el estado. La gran pregunta sin respuesta es si las farmacéuticas podrán aumentar la producción.

En Carolina del Sur, un hospital en la ciudad de Beaufort tuvo que cancelar 6,000 citas de vacunación después de recibir solo 450 de las dosis que esperaba. En Hawai, un hospital de Maui canceló 5,000 citas para la primera dosis y dejó en suspenso otras 15,000 solicitudes de citas.

Hasta este sábado, se habían distribuido más 41 millones de dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna a los Gobiernos estatales y locales, pero solo se habían administrado alrededor de 20.5 millones de dosis a los pacientes, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Los CDC relajan los requisitos de vacunación

Ante la escasez de suministros y las trabas para su distribución, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han modificado sus recomendaciones para la vacunación contra el coronavirus. De esta manera buscan permitir que los pacientes puedan usar en la primera dosis una vacuna de las dos aprobadas, y la otra en la segunda dosis.

La principal autoridad sanitaria del país estableció la nueva pauta pese a que un cambio de este tipo no ha sido estudiado en ensayos clínicos. El cambio de recomendaciones dará más flexibilidad a la retrasada campaña de vacunación, en un momento en que el presidente entrante, Joe Biden, lanzó un ambicioso plan para suministrar 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días.

Dr. Fauci: “la pandemia está fuera de control en los Estados Unidos”


El principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, reconoció este martes que la pandemia está fuera de control en Estados Unidos, que está registrando cifras récord de hospitalizaciones.

“Estamos en un repunte, como lo llamamos, Jim, que está, sabe, fuera de control en muchos aspectos”, dijo Fauci en una entrevista con la cadena de televisión CNN.

“Si mira la evolución desde finales del invierno-comienzos de la primavera de 2020, tuvimos un pico a finales del invierno-comienzos de la primavera -siguió-, otro repunte a principios del verano, y justo ahora estamos en un pico, cuyo empeoramiento, cuya inflexión es muy aguda”.

Agregó que EE.UU. está en una situación “muy difícil” al no haber estado nunca con un punto de referencia bajo, en cuanto a los contagios, “donde se pueda controlar la expansión comunitaria a través de la identificación, el aislamiento y el seguimiento de los contactos”.

Por ese motivo, expresó su preocupación de que haya un incremento de los casos en enero, que podría ser peor que en diciembre, cuando el país ha experimentado aumentos diarios de casos sin precedentes.

“Creo que debemos asumir que va a ir a peor, sabe, estamos entre 100,000-200,000 infecciones al día. Hubo un periodo en la peor parte de diciembre, cuando estaba por encima de 200,000, lo que espero que no volvamos a alcanzar de nuevo porque nos hace tambalear: tienes casos, tienes hospitalizaciones y, en consecuencia, muertes”, indicó.

Ante este panorama, Fauci, que ha sido elegido por el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, para ser su asesor médico jefe, recomendó seguir practicando “las cosas simples” que se han estado haciendo.

“En esta temporada, aparte de los viajes, que ahora es demasiado tarde, porque estamos en mitad de las vacaciones de Navidad, Fin de Año, la gente va a viajar o ya ha viajado. Estamos intentando que la gente viaje menos, y para los que ya lo han hecho, lo que hay que hacer es no juntarse en grandes grupos de personas, solo la familia inmediata”, dijo.

Y advirtió de que, cuando se tiene un gran grupo de personas para cenar bajo techo y poca ventilación, “es cuando uno se mete en problemas”.

EE.UU. es el país del mundo más afectado por la pandemia con más de 19.3 millones de casos detectados de covid-19 y más de 335,000 fallecidos, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Según el Covid Tracking Project, EE.UU. registró el lunes el récord de hospitalizaciones desde el inicio de la pandemia, con 121,235 pacientes ingresados por la enfermedad, de los que 22,592 están en unidades de cuidados intensivos.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

EEUU registra nuevo récord: más de 200.000 contagios de COVID-19 en un día

El estado de Georgia completó el recuento manual de todos los votos emitidos allí en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, y los resultados confirman la victoria de Joe Biden a nivel estatal, anunció el jueves el secretario de estado local Brad Raffensperger.

“La auditoría confirmó que el recuento a máquina original retrató con precisión al ganador de las elecciones”, indicó una declaración publicada en el sitio web del secretario de estado de Georgia.

La confirmación convierte a Biden en el primer candidato presidencial demócrata que gana el estado sureño de EE.UU. en casi tres décadas, a pesar de las acusaciones de fraude de su rival Donald Trump.

La victoria de Biden en Georgia, que no ha votado a los demócratas durante 28 años, es una dura derrota para Trump que busca anular los resultados de las elecciones en los Estados Unidos, al aumentar las impugnaciones legales infructuosas y extenderse en reclamos infundados de fraude electoral generalizado. 

Con cerca de cinco millones de votos emitidos en Georgia, Biden ganó por poco.  Unos 14.000 votos, según los resultados de la elección original. Ahora el demócrata está liderando la votación por 12.284 votos según los recuentos.

Trump busca maniobra de reversión en Michigan

En tanto, el mandatario saliente ha intensificado su intento de voltear los resultados de las elecciones, mediante presiones a sus aliados en estados clave como Michigan, una una maniobra que Biden calificó este jueves de “irresponsable” y “dañina”.

A pocos días de que se cierren los plazos de cada estado para certificar al ganador de los comicios, y ante la falta de resultados de su estrategia legal, Trump y su equipo han llevado a nuevos extremos su campaña para tratar de amoldar la realidad a su denuncia sin pruebas de que las elecciones fueron fraudulentas.

Este jueves, Trump invitó a los líderes republicanos del Congreso estatal de Michigan, controlado por su partido, a reunirse con él en la Casa Blanca este viernes, en un aparente intento de pedir su cooperación para subvertir el resultado en ese estado clave, que Biden ganó por un amplio margen de unos 157.000 votos.

EEUU: suma 248.429 muertes y 11.340.563 contagios por el Coronavirus

Estados Unidos alcanzó este martes la cifra de 11.340.563 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 248.429 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del miércoles) es de 1.313 muertes más que el lunes y de 149.952 nuevos contagios.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 34.076.

Le siguen en número de fallecidos Texas (20.147), California (18.312), Florida (17.644) y Nueva Jersey (16.618).

Otros estados con un gran número de muertos son Illinois (11.317), Massachusetts (10.360), Pensilvania (9.346), Georgia (9.008) o Michigan (8.511).

En cuanto a contagios, Texas suma 1.078.583, le sigue California con 1.049.320, tercero es Florida con 897.323, Illinois es cuarto con 597.849 y Nueva York quinto con 568.778.

El balance provisional de fallecidos -248.429- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para final de año Estados Unidos llegará a los 320.000 fallecidos y para el 1 de marzo a los 440.000.

Agencia EFE

EEUU: Funcionarios electorales inquietos por amenazas de extremistas

Las autoridades electorales de diversos estados se dijeron preocupadas el jueves por la seguridad de su personal debido a las amenazas y protestas de airados inconformes afuera de diversos recintos, generadas por las aseveraciones infundadas del presidente Donald Trump de que hubo fraude generalizado en la contienda por la Casa Blanca.

“Puedo decirles que mi esposa y mi madre están muy preocupadas por mí”, dijo Joe Gloria, secretario del condado Clark, en Nevada, que abarca Las Vegas. Dijo que su personal estaba reforzando la seguridad y dando seguimiento a vehículos que entran o salen de las oficinas electorales.

Sin embargo, agregó que nada hará que él y otros funcionarios dejen de “cumplir su deber y cuenten las papeletas”.

Grupos de simpatizantes de Trump se han reunido en centros de tabulación de votos en Phoenix, Detroit y Filadelfia, desacreditando los escrutinios que muestran a Joe Biden a la cabeza o ganando terreno.

Aunque las protestas no han sido violentas o muy grandes, las autoridades locales estaban angustiadas y preocupadas frente a las incesantes acusaciones. La fiscal general de Michigan, Dana Nessel, pidió en un tuit que “paren las llamadas de acoso y las amenazas” contra su personal.

“Pedirles que se metan los marcadores Sharpie en lugares incómodos nunca es apropiado y constituye un comentario triste sobre el estado de nuestra nación”, escribió Nessel, en referencia a una falsa teoría de que se solicitó a los partidarios de Trump llenar las boletas electorales con los marcadores de esa marca y no con bolígrafos ordinarios para impedir que las máquinas pudieran contar sus votos.

La secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, en declaraciones a CNN, dijo que su principal preocupación era la seguridad del personal, aunque la policía estaba brindando protección. Señaló que los manifestantes estaban “causando demoras e interrupciones e impidiendo a los empleados hacer su trabajo”.

El jueves, unos 100 simpatizantes de Trump se reunieron frente al centro electoral del condado Maricopa en Phoenix. Las autoridades instalaron barreras para crear una “zona de libre expresión” y mantener abierta la entrada al edificio. La multitud coreaba “Cuenten los votos” y “Cuatro años más”, al tiempo que se quejaba del proceso de votación.

En Atlanta, unos 100 partidarios de Trump gritaban lemas afuera de la Arena State Farm mientras proseguía el escrutinio. Varios policías de Atlanta vigilaban el lugar.

Tom Haas, de 50 años, que dijo procedía de Chicago y visitaba Atlanta por un asunto de negocios, declaró convencido que Trump había ganado las elecciones. “Es evidente el fraude electoral, y tiene su origen en las grandes ciudades controladas por los demócratas”, afirmó. “Atlanta es una de ellas”