Francia, uno de los países europeos más enlutados por el COVID-19, superó este jueves (15.04.2021)  el umbral de los 100.000 decesos, informaron autoridades de salud mientras el país enfrenta una tercera ola que tiene a los hospitales bajo fuerte presión.

Solo Reino Unido (127.000 muertos) e Italia (115.000) habían superado ya este umbral simbólico en Europa, pero otros países como Bélgica o Portugal tienen una tasa de mortalidad por habitante más alta.

“Pensamos en todas esas familias, en sus allegados, en los niños que han perdido a uno de sus padres, o a su abuelo, en todas esos hermanos de luto, esas amistades perdidas” recordó el presidente Emmanuel Macron mediante un tuit.

“No hemos alcanzado el pico de hospitalizaciones, lo que significa que tenemos aún por delante días muy difíciles”, había recordado el miércoles el portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal.

Actualmente cerca de 6.000 pacientes con covid están siendo tratados en unidades de cuidados intensivos (UCI), lo que ha obligado a varios establecimientos a aplazar cirugías no urgentes.

Es la primera vez desde abril de 2020 que se alcanza esta cifra de ocupación de camas UCI.

Debido a este rebrote Francia volvió a decretar a finales de marzo medidas de confinamiento de alcance nacional: la población no pueden salir a la calle pasadas las 19H00 ni desplazarse, a ninguna hora, a más de 10 kilómetros de sus casas, salvo motivos laborales o médicos.

Las guarderías y las escuelas primarias y secundarias se encuentran cerradas hasta el 26 abril como mínimo, así como los comercios no esenciales.