En el que parece ser el último viaje oficial de la líder alemana a Washington, dos de las figuras políticas más poderosas de occidente conversaron sobre su determinación para responder a cualquier agresión proveniente de Rusia y sus preocupaciones sobre el respeto a los derechos humanos en China.

Angela Merkel llegó a Washington el jueves 15 de julio en el que parece ser el último viaje oficial de la canciller alemana antes de retirarse del cargo tras las elecciones del Bundestag en septiembre.

Entre otros asuntos, Merkel y el presidente estadounidense Joe Biden conversaron sobre el gasoducto Nord Stream 2 que se está construyendo desde Rusia, pasa bajo el Mar Báltico y llegará a Alemania. Tanto Biden como Merkel coincidieron en que confían en que Rusia no usará la energía como un arma de presión.

Este jueves, antes de reunirse con Biden, la canciller alemana fue recibida por la vicepresidenta Kamala Harris.

“Tuve una conversación de amplio rango con la canciller Angela Merkel de Alemania. Discutimos fortalecer las instituciones democráticas y la relación trasatlántica, y nos referimos a los desafíos comunes como la salud y el clima. El presidente y yo trabajaremos para fortalecer la alianza entre Estados Unidos y Alemania”, indicó la vicepresidenta estadounidense en su cuenta oficial.

Biden y Merkel alertan que responderían a cualquier agresión de Rusia

“Estamos juntos y continuaremos estando juntos para defender a nuestros aliados de la OTAN en el flanco oriental frente a cualquier agresión rusa”, aseguró el presidente estadounidense durante la rueda de prensa conjunta con la mandataria alemana. En particular, Biden teme que el Nord Stream 2 afecte a Ucrania y aumente la dependencia de Europa del gas ruso.

Se espera que el proyecto de alrededor de 11.000 millones de dólares esté terminado para septiembre. Pero se espera que el gasoducto prive a Ucrania de importantes impuestos de transporte con los que cuenta actualmente.

En la rueda de prensa de este jueves, Merkel aseguró que Nord Stream 2 “es un proyecto adicional y ciertamente no es un proyecto para reemplazar cualquier tipo de tránsito a través de Ucrania, cualquier otra cosa obviamente crearía mucha tensión”.

Alemania y Estados Unidos coinciden en evitar alianzas con China

Durante la rueda de prensa conjunta, el mandatario estadounidense insistió en que los dos países defenderán los principios democráticos y los derechos universales cuando países como China, o cualquier otro, intenten minar a las sociedades libres. Los dos mandatarios coincidieron en que no contemplan establecer alianzas con China en términos de negocios. 

Entre otros puntos, los líderes conversaron sobre las restricciones a viajeros provenientes de la zona Schengen y la idea de levantar las patentes de las vacunas contra el Covid-19 para acelerar su producción y distribución.

Para los analistas, es apremiante reforzar la alianza entre la primera y la cuarta economía más grandes del mundo luego de las tensiones que se crearon durante la administración Trump. Aunque con Merkel de salida, muchos anticipan que es poco lo que se podrá adelantar por ahora.

Pero el tono cambió y los líderes lo dejaron ver en el distendido encuentro. Así lo expresó el mandatario estadounidense en su cuenta presidencial: “Fue un honor darle la bienvenida a la Casa Blanca a mi querida amiga, la canciller Merkel. En las reuniones de hoy nos adherimos a la Declaración de Washington, un documento que afirma nuestro compromiso mutuo a los principios democráticos y busca aplicarlos para alcanzar los grandes desafíos que enfrentamos”.

Para John Emerson, embajador estadounidense en Alemania durante el Gobierno de Barack Obama, la relación entre los dos países es “indispensable”. Emerson resaltó el gesto de Biden al citar a Merkel a la Casa Blanca: “Invitarla a venir es importante simbólicamente, pero también es una oportunidad para retomar la relación en el camino correcto, y eso claramente está pasando”.