ARGENTINA

Renuncian ministros en Argentina tras derrota electoral

Cinco ministros y otros altos funcionarios del gobierno del presidente izquierdista Alberto Fernández pusieron sus cargos a disposición este miércoles (15.09.2021), tres días después de un fuerte revés electoral en las primarias legislativas, que ponen en riesgo la mayoría oficialista en el Senado.

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, fue el primero en ofrecer su renuncia. Poco después le siguieron los titulares de la cartera de Justicia, Martín Soria; de Ciencia, Roberto Salvarezza; de Ambiente, Juan Cabandié; y de Cultura, Tristán Bauer, considerados como cercanos a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Escuchando sus palabras del domingo por la noche donde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición”, escribió De Pedro en la carta que presentó a Fernández.

El domingo, en primarias para elegir a los candidatos a las legislativas de medio término, la coalición gobernante Frente de Todos (peronismo de centro-izquierda) obtuvo menos de 31% de los votos a escala nacional.

La coalición de centro-derecha Juntos por el Cambio, del expresidente Mauricio Macri (2015-2019) obtuvo 40% de los sufragios y le sacó una ventaja de cinco puntos al oficialismo en la provincia de Buenos Aires, tradicional bastión peronista.

Se trata de un resultado inesperado que hace temer al gobierno por su mayoría en el Senado y aleja la posibilidad de lograrla en la Cámara de Diputados cuando el 14 de noviembre se celebren los comicios para la renovación parcial del Congreso.

Argentina: contundente derrota del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Más 34 millones de personas estaban habilitadas este domingo para votar en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en Argentina (PASO) y definir las listas de candidatos que competirán en noviembre para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

Con casi la totalidad de las mesas escrutadas, el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner sufrió una dura derrota. Sus candidatos perdieron en 18 provincias: Buenos Aires, Capital Federal, Chaco, Chubut, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Santa Fe, San Luis y Tierra del Fuego.

Así, el partido del Gobierno (Frente de Todos), que presentó las primarias como un plebiscito de la gestión, sufrió un duro revés en las urnas incluso en distritos que históricamente le son favorables, como las provincias Santa Cruz y de Chaco.

Por importancia política y densidad demográfica, el traspié en la provincia de Buenos Aires provoca un impacto especial. El territorio que en 2019 había sustentado la victoria presidencial de Alberto Fernández no sólo se dio vuelta, sino que entregó algunos datos inesperados hasta por los encuestadores del gobierno: el kirchnerismo perdió en 7 de las ocho secciones electorales. Y en la única que ganó, la tercera (Avellaneda, Quilmes y La Matanza, entre otros) ganó por apenas 8 puntos, cuando hace dos años en esos partidos había ganado por más de 30 puntos.

Los resultados anticipan un cambio en la relación de fuerzas del Congreso: de repetirse estos números en las elecciones generales de noviembre, Cristina Kirchner perdería el quórum en el Senado y el oficialismo quedaría obligado a negociar su agenda con la oposición en Diputados.

La derrota genera además varios interrogantes sobre el futuro del gobierno kirchnerista. ¿Qué harán Alberto Fernández y Cristina Kirchner a partir de mañana? ¿Cuál será el futuro de los miembros del gabinete nacional? ¿Habrá cambio de rumbo en la gestión? El grado de la derrota podría determinar la profundidad y la velocidad de los cambios se vienen, aventuraban esta noche en el oficialismo. Algunas de esas preguntas podrían empezar a contestarse esta noche si el presidente habla desde el búnker K.

Evidentemente algo no hemos hecho bien. Esta enorme encuesta que son las primarias para nosotros son un dato que vamos a considerar y a partir de mañana vamos a trabajar para que en noviembre, cuando llegue la elección general, los argentinos y las argentinas nos acompañen”, dijo esta noche el presidente Alberto Fernández.

La otra cara de la elección es la gran recuperación de la coalición opositora Juntos por el Cambio, que pasó de perder en 2019 a ganar las elecciones en la provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Mendoza, entra otras provincias. Incluso se quedó con Santa Cruz, el distrito que gobierna Alicia Kirchner, la hermana del fallecido ex presidente.

El jefe de Gobierno de la capital, Horacio Rodríguez Larreta, mentor de la precandidaturas de María Eugenia Vidal en Capital Federal, y de Diego Santilli, en la provincia de Buenos Aires, se transformó en uno de los grandes ganadores de la elección. De repetir estos resultados el 14 de noviembre, quedará muy bien posicionado en la línea de largada de los referentes que aspiran a pelear por la presidencia en 2023.

El ex presidente Mauricio Macri, que apostó por Mario Negri en Córdoba y por Federico Angelini en Santa Fe, perdió en ambas provincias, y la chance de un “segundo tiempo” en el gobierno nacional quedó totalmente desdibujada frente a los triunfos de sus socios en la alianza opositora.

El domingo de las Primarias deja otro dato novedoso: el avance de los liberales, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires. Javier Milei, precandidato de “La Libertad Avanza”, sumó 13,65% de los sufragios. Y Ricardo López Murphy, desafiante de Vidal en Juntos por el Cambio, casi 11. Entre los dos, representan al 25 por ciento del electorado porteño.

Aún cuando se vacunó con la Sputnik V, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, dió positivo al Covid-19

El presidente argentino, Alberto Fernández, informó en la noche de ayer viernes que fue diagnosticado con el Covid-19, e mismo día en el que cumplía 62 años.

Fernández contó que tuvo 37,3 grados de fiebre y un dolor de cabeza y por eso se realizó un test, que dio positivo.

En su cuenta de Twitter, agregó que se encuentra bien tanto físicamente como de ánimoFinalmente, agregó: “Debemos estar muy atentos. Les pido a todos y todas que se preserven siguiendo las recomendaciones vigentes. Es evidente que la pandemia no pasó y debemos seguir cuidándonos”.

El mandatario argentino recibió la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V el 21 de enero.

Muerte del ex secretario de Cristina Kirchner desata enfrentamiento político

La muerte en Argentina de Fabián Gutiérrez, exsecretario de la vicepresidenta Cristina Kirchner, desencadenó un enfrentamiento entre el gobierno de Alberto Fernández y sectores de la oposición.

El cuerpo de Gutiérrez, cuyo deceso fue catalogado como “homicidio” por el juez que lleva su caso, fue hallado el sábado (4 de julio) en una vivienda en El Calafate, provincia de Santa Cruz. El exfuncionario estaba desaparecido desde el jueves 2 por la noche.

El juez Carlos Narvarte, a cargo de la investigación del caso de Gutiérrez, descartó que por el momento haya indicios de que se trató de un ataque con motivaciones políticas.

“Todo indica que pudo haber sido un desacuerdo, luego una pelea, o un móvil del robo”, indicó el magistrado a Radio Mitre.

Al ser consultado sobre un posible móvil político respondió: “En principio, esa cuestión no se observa en esta causa”.

El espacio político Junto por el Cambio, afín al grupo identificado con el expresidente Mauricio Macri, publicó el sábado pasado un comunicado en el que se refirió a lo que llamó “el secuestro, desaparición y asesinato de Fabián Gutiérrez”, y añadió que se trató de “un crimen de la mayor gravedad institucional”.

“Pedimos que, por la posible conexión de su muerte con delitos federales, la investigación pase a la órbita de la Justicia federal. Y que no haya familiares de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el proceso. La Justicia provincial ya está tratando de instalar, sin prueba alguna, hipótesis sobre el motivo del asesinato”, resaltaron los dirigentes opositores en su texto.

Gutiérrez fue secretario privado de Fernández de Kirchner durante la presidencia de su esposo, y dejó el cargo en 2005. Regresó a cumplir funciones entre 2007 y 2010, durante el primer mandato de la expresidenta. Estaba procesado por el caso de los denominados “cuadernos de la corrupción”, y había declarado como arrepentido en 2018, según consta en el expediente judicial.

En su declaración como imputado colaborador en la causa de los “cuadernos de la corrupción”, Gutiérrez había señalado que durante sus años como secretario privado de Fernández de Kirchner presenció cómo el entonces presidente Néstor Kirchner recibía bolsos y mochilas de dos de sus funcionarios y que estos eran trasladados por el exsecretario Daniel Muñoz a los domicilios del matrimonio en Santa Cruz. De acuerdo al acta de su declaración, aclaró que nunca vio el contenido de dichos envíos.

Uno de los puntos de conflicto en el caso es que la fiscal que interviene en el expediente es Romina Mercado, sobrina de la vicepresidenta.

“Creemos que quien es hija de (la gobernadora y cuñada de Fernández de Kirchner) Alicia Kirchner no puede ser juez y parte”, le comentó a CNN Radio la presidenta del grupo del macrismo Propuesta Republicana (Pro), Patricia Bullrich.