AYUDA FEDERAL

Cheque de estímulo llegará a 3 millones de familiares de indocumentados

Casi tres millones de estadounidenses e inmigrantes legales con un cónyuge o padre inmigrante indocumentado son elegibles para el nuevo paquete de estímulo fiscal aprobado en diciembre pasado por el Congreso para hacer frente a los estragos económicos causados por la pandemia del coronavirus.

Así lo estimaron este miércoles investigadores del Migration Policy Institute (MPI), que cifran en 2.9 millones los beneficiaros de una ayuda de hasta $600 dólares bajo la nueva legislación y pagos retroactivos del anterior paquete de medidas (la Ley CARES) de hasta $1,200 dólares por persona.

De esos 2.9 millones de personas, 1.5 millones son niños ciudadanos estadounidenses o inmigrantes legales que viven con padres inmigrantes no autorizados y 1.4 millones son cónyuges ciudadanos o inmigrantes legales de inmigrantes no autorizados, apuntan.

La legislación aprobada por el Congreso en diciembre rectificó la anterior Ley CARES, que impedía que los ciudadanos estadounidenses y los inmigrantes legales en familias de estatus mixto fueran elegibles para recibir pagos para afrontar la covid-19.

A pesar de ello, advierten, algunas poblaciones siguen sin estar cubiertas, incluidos 2.2 millones de niños ciudadanos estadounidenses e inmigrantes legales cuyos padres son indocumentados.

“Las recientes ampliaciones de ayudas a ciudadanos estadounidenses e inmigrantes legales en familias de estatus mixto disfrutaron del apoyo bipartidista”, destacaron los investigadores Julia Gelatt, Randy Capps y Michael Fix.

Las expertas indicaron que, a pesar de que estas aportaciones apenas supondrán aumentar las partidas presupuestarias, sí generarán “importantes beneficios para millones de niños ciudadanos estadounidenses”.

El Congreso aprobó un nuevo plan de estímulo económico de $900,000 millones de dólares destinado a paliar el deterioro de la economía debido a la pandemia y que incluye ayudas adicionales al desempleo y pagos directos de 600 dólares a todos los estadounidenses con una renta anual menor a $75,000 dólares.

Este plan, aunque mucho menos ambicioso que el aprobado en marzo, valorado en $2.2 billones de dólares y que fue el mayor de la historia del país, sí que permite a millones de inmigrantes y familiares directos de indocumentados recibir ayudas económicas.

MPI calculó que quedaron fuera del plan de la primavera 5.1 millones de ciudadanos estadounidenses e inmigrantes legales y todo porque eran hijos o cónyuges de inmigrantes no autorizados.

Y entonces y ahora seguirán excluidos los 9.3 millones de inmigrantes no autorizados cuyos ingresos son lo “suficientemente bajos como para cumplir con los umbrales de elegibilidad”.

Demócrata Schumer confirma cheque de estímulo de $2,000 al autoproclamarse líder del Senado

El líder demócrata Charles Schumer (Nueva York) se autoploclamó líder del Senado y prometió que su primera acción será la votación para un cheque de estímulo de $2,000 dólares a estadounidenses.

“La mayoría demócrata del Senado está comprometida a realizar el cambio audaz y ayudar a los estadounidenses que los necesitan… la ayuda está en camino“, indicó.

El senador sorprendió esta mañana con un comunicado y una conferencia de prensa, aunque solamente se ha confirmado el triunfo de Raphael Warnock en Georgia, pero Jon Ossoff lidera el conteo.

Cuestionado sobre su adelanto de celebrar la mayoría demócrata, Schumer dijo que había votos pendientes en el proceso de desempate, pero que la mayoría serían para Ossoff.

“Por primera vez en seis años, los demócratas tendrán una mayoría en el Senado de los Estados Unidos, y eso será muy bueno para el pueblo estadounidense”, dijo Schumer.

Schumer y otros demócratas en el Senado impulsaron la votación del incremento de $600 a $2,000 dólares de ayuda económica por la pandemia de coronavirus, pero el líder republicanoMitch Mc Connell negó en tres ocasiones permitirla, a pesar de que algunos de sus compañeros de partido también apoyaron la moción.

Republicano Mitch Mc Connell bloquea intento demócrata para votar cheque de $2,000

El líder del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), rechazó la propuesta demócrata para votar el aumento a $2,000 dólares del cheque de estímulo por persona.

La postura del republicano no tuvo explicación, luego de la petición del líder de la minoría Charles Schumer (Nueva York), para aprobar el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes y apoyado por el presidente Donald Trump.

“Hay una gran diferencia entre decir que apoyas los cheques de $2,000 y luchar para convertirlo en ley”, dijo Schumer.

El demócrata dijo que la única forma de enviar esos fondos era aprobarlos antes de que concluyera la sesión del senado.

“¿Se opondrán los republicanos del Senado a la Cámara de Representantes, la mayoría demócrata en el Senado y el presidente de su propio partido para evitar que estos cheques de $2,000 salgan adelante?”, cuestionó.

El senador McConnell objetó la petición sin explicación, a pesar de que a la petición también se sumó el senador Bernie Sanders (Vermont).

Antes de que los demócratas hablaran, McConnell dijo que se consideraría el plan de los pagos de estímulo, pero junto con otras demandas del presidente Trump.

Por otro lado, la votación sobre el veto del presidente Trump a los fondos militares será este miércoles, pero se espera que los demócratas –como adelantó Sanders– condiciones apoyar ese plan al cheque de estímulo.

EEUU: estas son las claves del plan de ayuda económica por la pandemia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un nuevo plan de estímulo a la economía estadounidense por valor de 900.000 millones de dólares, después de varios días negándose a hacerlo y de que millones de personas perdieran sus prestaciones por desempleo.

1) Trump suscribió el proyecto de ley por valor de 2,3 billones de dólares en su residencia de Mar-a-Lago, Florida, donde se encuentra de vacaciones, confirmó la Casa Blanca.

2) El paquete incluye el segundo plan de estímulo aprobado este año en EEUU y 1,4 billones de dólares para financiar la Administración hasta septiembre de 2021.

3) Después de 5 días negándose a firmar el proyecto de ley, Trump dio marcha atrás aparentemente para evitar que la noche del lunes se agotaran los fondos para la Administración y cientos de miles de empleados vieran suspendido su sueldo.

El mandatario aseguró que, a pesar de que está firmando el proyecto de ley, todavía espera que el Congreso apruebe un cambio en el punto que contempla el envío de un pago único de 600 dólares a millones de contribuyentes para compensar los estragos de la pandemia.

4) Después de que su propio Gobierno negoció la cantidad de 600 dólares, Trump exigió elevar esa cantidad a 2.000 dólares, y en su comunicado recordó que la Cámara Baja tenía previsto votar este lunes para hacer ese cambio, algo a lo que los líderes republicanos se oponen.

Trump aseguró que el Senado, controlado por los republicanos, “empezará el proceso para votar el aumento de los cheques a 2.000 dólares”.

5) El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se limitó a dar las gracias a Trump por firmar el proyecto de ley, y no mencionó ningún posible voto de los senadores para hacer cambio alguno.

Trump también aseguró que devolverá al Congreso el plan de financiación de la Administración con partes subrayadas para que se hagan cambios, pero no está claro que los legisladores vayan a modificar nada.

6) El cambio de opinión de Trump llegó 5 días después de que amenazó con bloquear la ley si no se modificaban varios puntos, desde el aumento de los pagos directos a los estadounidenses hasta una reducción de la ayuda exterior.

7) Su negativa a firmar la ley provocó que el domingo expiraran dos programas que daban ayudas por desempleo a entre 10 y 14 millones de estadounidenses, y que ahora quedarán renovados al entrar en vigor la ley.

El bloqueo de Trump al proyecto de ley le mereció críticas de varios miembros de su partido, y de haber durado hasta el 1 de enero habría provocado el fin de un veto nacional a los desahucios, lo que afectaría a unos 30 millones de estadounidenses.

8) El rescate que firmó Trump incluye un subsidio al desempleo de 300 dólares semanales, 325.000 millones de ayuda a las empresas (275.000 millones de ellos para el pago de nóminas), de millones en cupones de comida, ayudas a arrendatarios y para la distribución de vacunas.

Fuente: Los Ángeles Times en Español.

Trump firma el paquete de estímulo que incluye pagos directos y ayuda al desempleo

El presidente Donald Trump firmó este domingo el proyecto de ley de estímulo económico que enviará pagos directos a la mayoría de estadounidenses y evitará el cierre del Gobierno federal. El mandatario se había resistido a hacerlo pese al acuerdo que alcanzó el Congreso tras meses de negociación.

Con esto, prácticamente se despide la Casa Blanca.

EEUU ultima un estímulo de casi 900.000 millones de dólares con más cheques a los contribuyentes

Después de meses frustrados en busca de un acuerdo que logre ser aprobado por ambas Cámaras del Capitolio, los líderes demócratas y republicanos encontraron terreno común en un estímulo de casi 900.000 millones de dólares. El propio líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, reconoció el miércoles haber logrado “un gran avance” en sus negociaciones con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y otros legisladores de primera fila.

Entre ellos destacaron también el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y su homólogo republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que volvieron a reunirse durante la jornada para ultimar detalles. El proyecto en curso comenzó a ganar impulso tras dejar de lado las medidas más contenciosas hasta la fecha, como la financiación de los gobiernos estatales y locales así como blindar a las empresas y otras entidades de su responsabilidad legal relacionada con la pandemia.

De esta forma, el senador republicano de Dakota del Sur, John Thune, adelantó que el acuerdo proporcionará pagos directos de 600 a 700 dólares por contribuyente, alrededor de la mitad de los cheques de 1.200 dólares distribuidos el pasado marzo, además de ampliar en 300 dólares semanales los subsidios adicionales por desempleo.

El proyecto contaría también con aproximadamente 300.000 millones de dólares en ayudas para las pequeñas empresas, incluyendo más fondos para los préstamos a fondo perdido del Programa de Protección de Nóminas (PPP, por sus siglas en inglés), así como un incremento en financiación para acelerar la distribución de la vacuna contra el Covid-19, pruebas y ayudas a los hospitales.

Los legisladores han incrementado su búsqueda de consenso ante los síntomas de fatiga que experimenta la recuperación económica a este lado del Atlántico. De hecho, el Departamento de Comercio indicó este miércoles como las ventas minoristas cayeron un 1,1% en noviembre, su mayor caída en 7 meses. De no alcanzarse un acuerdo, 12 millones de personas corren el riesgo de perder los subsidios por desempleo el día después de Navidad y millones mas podrían enfrentarse a sufrir desahucios.

Esta previsto que el estímulo, una vez avalado por ambas Cámaras, se endose a un proyecto de ley que combine dicho paquete con los 1,4 billones de dólares en financiación para el gobierno federal que deben aprobarse el 18 de diciembre para evitar el cierre de las operaciones del gobierno federal.

Manipulación de divisas

Por otro lado, el miércoles, el Departamento del Tesoro de EEUU calificó oficialmente a Suiza y Vietnam como manipuladores de divisas y sumó tres nuevos nombres (Taiwán, Tailandia e India) a una lista de vigilancia de países sospechosos de estar tomando medidas para devaluar sus monedas frente al dólar. Dicho listado incluye ya a China, Japón, Corea, Alemania, Italia, Singapur y Malasia.

En su informe semestral, el Departamento liderado por Steven Mnuchin, indicó que hasta junio de 2020, tanto Suiza como Vietnam habían intervenido en los mercados de divisas para evitar ajustes efectivos en la balanza de pagos. Asimismo, también hizo hincapié en que Vietnam había actuado para obtener “una ventaja competitiva injusta también en el comercio internacional”.

Para ser considerados manipuladores de sus divisas, los países deben tener al menos un superávit comercial bilateral de más de 20.000 millones de dólares con EEUU, una intervención en moneda extranjera que exceda el 2% del PIB y un superávit por cuenta corriente global que exceda el 2% del PIB.

Avanzan negociaciones en el Congreso para paquete de ayuda por Covid-19

Un cuarteto bipartidista de líderes del Congreso está impulsando al unísono un paquete de ayuda económica con la esperanza de alcanzar en las próximas horas un acuerdo para asistir a individuos y negocios y ayudar a que la vacuna contra el Covid-19 llegue a millones de personas.

“Regresaremos temprano y a tiempo para realizar la tarea”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, al salir del Capitolio ayer poco antes de la medianoche.

Las negociaciones se intensificaron ayer luego de meses de futilidad. Los principales dirigentes demócratas y republicanos del legislativo se reunieron en dos ocasiones con la esperanza de llegar a un acuerdo que otorgue subsidios a empresas golpeadas por la pandemia, ayude a distribuir las vacunas, financie las escuelas y renueve las prestaciones por desempleo a punto de caducar.

Los republicanos se esforzaron por poner límites al paquete de rescate, tratando de imponerse en la batalla sobre la ayuda a los gobiernos estatales y locales y a la vez limitar el costo de las prestaciones por desempleo y los pagos directos que promueven los demócratas.

Después de dos reuniones en las oficinas de Pelosi en el capitolio, donde los demócratas impulsaron una mayor generosidad en la ayuda a los individuos duramente afectados por la economía del Covid-19, el republicano Kevin McCarthy, líder de la minoría en la cámara baja, hizo un comentario optimista.

“Creo que hemos generado mucha confianza”, dijo. “Creo que avanzamos en la dirección correcta. Creo que hay posibilidades de lograrlo”.

Puntos clave sobre el nuevo plan de estímulo que negocia el Congreso

Los congresistas enfrentan una carrera contra el tiempo para concretar las negociaciones sobre la refinanciación del Gobierno federal, así como para el nuevo plan de ayuda contra el coronavirus.

Un reporte de La Opinión.com señala estos puntos claves:

1. El día límite

Quienes negocian en la Cámara y el Senado señalaron que el 18 de diciembre es la fecha para lograr un acuerdo.

El mayor reto es lograr confirmar fondos para el Gobierno federal, por lo que la siguiente semana sería más factible que se retomen las pláticas enfocadas al plan de ayuda.

2. ¿Cierre de gobierno?

El Congreso debe concentrarse en la refinanciación del Gobierno federal, pues hay peligro de “cierre” el fin de semana.

Hay un problema en la discusión de fondos relacionado con recursos para Defensa, algo que el presidente Donald Trump ha amenazado con vetar, debido a fondos para Medio Oriente, entre otros aspectos.

3. Adiós a los $1,200

Los congresistas buscan aprobar en paralelo los paquetes económicos, incluida la refinanciación del Gobierno, así como los fondos para enfrentar la pandemia de COVID-19, sobre todo porque el 26 de diciembre terminarán los programas para pequeños negocios y aquellos que evitan desalojos, entre otros.

Una mala noticia es que ninguno de los dos proyectos enfocados a coronavirus incluyen los $1,200 dólares.

Los proyectos a discutir son el bipartidista de $900,000 millones de dólares y el proyecto de $500,000 millones de dólares patrocinado por el líder del Senado, Mitch McConnell (Kentucky).

Ambos planes contemplan fondos para el seguro de desempleo, empresas y dinero para atender la pandemia directamente.

Trump y McConnell respaldarían nuevo paquete de ayuda por Covid-19

Se prevé que una propuesta de ayuda económica por el COVID-19 obtenga el respaldo del presidente Donald Trump y del líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell, pero no incluirá pagos directos por 1.200 dólares a la mayoría de los estadounidenses, dice un senador republicano involucrado en las negociaciones bipartidistas.

“El presidente Trump ha indicado que firmaría un paquete de 908.000 millones de dólares… sólo hay un paquete por 908.000 millones y es nuestro”, dijo el senador Bill Cassidy el domingo. “El dolor de los estadounidenses está impulsando esto, y me siento optimista de que ambos líderes lo respaldarán”.

Con el tiempo agotándose, legisladores de ambos partidos estaban definiendo la redacción final de un proyecto de ley de ayuda por la pandemia que proporcionaría unos 300 dólares adicionales en subsidios por desempleo a la semana, dejando la cuestión de los pagos por 1.200 dólares en manos del presidente electo Joe Biden para que intente impulsarla con un nuevo Congreso el próximo año.

Se tiene previsto que el paquete sea presentado el lunes y estaría vinculado a un proyecto de ley presupuestario de fin de año, el cual es necesario para evitar un cierre del gobierno el próximo fin de semana.

Los pagos en efectivo fueron una medida popular cuando se distribuyeron por primera vez tras declararse la pandemia en el país, y el viernes Biden se dijo esperanzado de que hubiera una segunda ronda de pagos directos tras las negociaciones del fin de semana.

Pero los senadores involucrados en las negociaciones dijeron que los pagos no estarán incluidos, decisión que forma parte de la solución negociada bipartidista, incluso después de que el senador independiente Bernie Sanders y otros señalaron que eso podría ocasionar que se opusieran a la medida.

El senador Dick Durbin, el segundo demócrata de mayor rango en la cámara alta, dijo que excluir los pagos al tiempo que se asegura la ayuda a pequeños negocios y la asistencia a los arrendatarios era la única forma de llegar a un acuerdo con los republicanos, que están colocando límites firmes al precio final del proyecto.

IRS podría usar $455,000 millones para un nuevo cheque de estímulo económico

Hay $455,000 millones de dólares aprobados bajo la Ley CARES que podrían ser utilizados para enviar un nuevo cheque de estímulo.

Así lo reconoció el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien urgió al Congreso aprovechar ese remanente aprobado en marzo pasado para enviar una nueva ronda de $1,200 dólares por persona y apoyar a empresas.

“Recomiendo encarecidamente al Congreso que utilice los $455,000 millones en fondos no utilizados de la Ley CARES para aprobar un proyecto de ley adicional con apoyo bipartidista”,  escribió Mnuchin en el testimonio con el que abrirá este martes en su audiencia en el Congreso.

Agregó que el apoyo fiscal a las familias y empresas es la mejor manera de mantener la economía en movimiento, al tiempo que aumentan los casos de coronavirus.

Mnuchin estará acompañado del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quienes serán cuestionados sobre el impacto económico de la pandemia.

Beneficiarios del Seguro Social pueden solicitar cheque de estímulo hasta el 21 de noviembre

Beneficiarios de fondos por jubilación o discapacidad del Seguro Social (SSDI), Ingreso Suplementario de Seguridad (SSI), del programa de Jubilación Ferroviaria, y de Compensación y Pensión de Asuntos de Veteranos (C&P) que no presentaron una declaración de impuestos en 2018 o 2019 pueden reclamar mediante la herramienta en línea “Non-filers” el cheque de estímulo de $1,200 hasta el 21 de noviembre si no lo han recibido aún.

El Servicio de Rentas Internas (IRS) también ha emplazado a este grupo por los pasados meses para que completen la solicitud de pago en línea en caso de que se les adeude el dinero dispuesto bajo la ley CARES si no son dependientes de otras personas.

Estos estadounidenses tienen además la posibilidad de reclamar por la misma vía el crédito de $500 por cada menor de 16 años o menos bajo su cuidado, según establece el estatuto aprobado en marzo pasado en el Congreso de Estados Unidos.

Al igual que en el caso de estudiantes universitarios que se mantienen por sí solos, personas sin hogar y desempleados, el IRS no tendría suficiente información para procesar los pagos de algunos beneficiarios de programas federales como los mencionados.

Es por esto que se les requiere suministrar los datos personales a la agencia en el caso de que los potenciales destinatarios de los fondos no están obligados a declarar impuestos y aún no reciben el “Pago de Impacto Económico”.

Las poblaciones anteriores tienen hasta el 21 de noviembre para completar el proceso en línea mediante el servicio “Non-filers”.

Precisamente, este martes 10 de noviembre, el IRS encabezó una iniciativa masiva de orientación como parte del “Día nacional de inscripción para pagos de impacto económico” que incluyó mayor presencia de la entidad en redes sociales así como la colaboración de socios de la industria de impuestos y organizaciones sin fines de lucro.

Aunque la oficina no ha detallado al momento los resultados de la campaña y cuántos nuevos beneficiarios de la ayuda completaron la inscripción para recibir los pagos, la expectativa es que el IRS agilice la distribución de los fondos adeudados a al menos 9 millones de estadounidenses luego del día de ayer.

“Nuestros grupos de socios han sido vitales en nuestros esfuerzos para alcanzar muchas comunidades marginadas”, indicó Chuck Rettig, comisionado del IRS en un comunicado ayer lunes en la página web. “Hasta el momento, millones de estadounidenses han utilizado el portal ‘Non-filers’ de manera exitosa y han recibido el Pago de Impacto Económico. La registración es rápida y fácil, y exhortamos a todo el mundo a compartir esta información antes de que se acaba el tiempo el 21 de noviembre”, agregó Rettig.

Anuncian que retomarán hoy conversaciones por el paquete de estímulo económico

Una vez que ha pasado la jornada de elecciones en Estados Unidos, el Senado regresará a sus labores en Washington y todo apunta a que se retomarán los diálogos sobre otro proyecto de ley de estímulo para los estadounidenses, publicó Cnet.

Después de una tensa semana de votación y donde el país cruzó por primera vez los 121,000 nuevos casos de Covid-19 en 24 horas, la población sigue esperando mejores bríos para la economía nacional, apoyados en una segunda versión del paquete de estímulo económico que les brinde un respiro a sus finanzas.

“Este (virus) no desaparecerá hasta que lo matemos. Así que ese es el trabajo 1”, dijo el miércoles el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, durante una conferencia de prensa. “Creo que tenemos que hacerlo, y creo que tenemos que hacerlo antes de fin de año. Creo que ahora que las elecciones terminaron, la necesidad está ahí y tenemos que sentarnos y resolver esto”, dijo McCnonell.

Por un lado está McConnell, quien dijo el viernes que “algo más pequeño” es “más apropiado”, según The Washington Post. Por otro lado, está la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la principal negociadora demócrata, que ayudó a aprobar un proyecto de ley de 2.2 billones de dólares en la Cámara de Representantes el mes pasado.

La situación económica del país sigue en tensión para los habitantes, por eso Pelosi no acepta la idea de un paquete de estímulo estrecho. “Eso no es algo que debamos estar mirando” , dijo durante una conferencia de prensa el viernes por la mañana.

Aunque McConnell ha favorecido otro pago directo en el pasado, sus esfuerzos recientes han sido tratar de aprobar leyes limitadas que tienen una fracción del costo de las  amplias propuestas de ómnibus  y no incluyen más controles de estímulo.

Con la pandemia sin fin cercano, economistas han pronosticado que los crecientes casos de COVID-19 combinados con un lapso en los pocos beneficios restantes del estímulo que quedan afectarán  la economía y pondrá en riesgo de pobreza a millones de estadounidenses que no tendrán ni para pagar lo más básico de sus vidas.

Antes de las elecciones, el presidente Donald Trump dejó clara su posición. “Tendremos un tremendo paquete de estímulo inmediatamente después de las elecciones” , dijo el  30 de octubre. Al parecer, Trump basó su compromiso  en la condición de que él ganara y la Cámara de Representantes y el Senado solidificaran las mayorías republicanas. No está claro si ese entusiasmo se desmoronará si se convocan las elecciones para Biden antes del lunes.

¿Cuales son los posibles escenarios a desarrollarse en las próximas semanas y la inauguración del 20 de enero?
*Una oferta de la Casa Blanca se completa después del 3 de noviembre: se llega a un acuerdo y se vota en la Cámara y el Senado. Si Trump lo convierte en ley, los controles de estímulo y otras ayudas probablemente comenzarían a emitirse en unas semanas, y ciertos grupos recibirían ayuda financiera antes de fines de 2020.

*Una oferta de la Casa Blanca está finalizada y fracasa en el Senado: en esta situación, la Cámara podría votar sobre un acuerdo después de las elecciones, pero el Senado actual, que está liderado por los republicanos, podría rechazarlo, por lo que el proyecto de ley no se convertiría en ley. En este caso, el Congreso podría volver a intentarlo después de que los próximos miembros de la  Cámara de Representantes y el Senado se reúnan el 3 de enero.

*Algunos fondos podrían incluirse en un proyecto de ley que también financia al gobierno después del 11 de diciembre : es posible que una parte de los fondos, por ejemplo, un cheque de estímulo, ayuda por desempleo o una extensión de la suspensión de desalojo , pueda convertirse en un proyecto de ley para mantener el el gobierno financió el pasado 11 de diciembre y evitará un cierre .

*Las conversaciones una vez más se desmoronan hasta después del 20 de enero : si las diferencias partidistas impiden que se forme o apruebe un proyecto de ley, es probable que se reinicien de alguna manera después de la inauguración en enero.