BATALLA CONTRA EL COVID

FDA aprobó la tercera dosis de Pfizer contra el COVID-19 en personas mayores y en riesgo

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó oficialmente este miércoles la tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BionTech para los estadounidenses mayores de 65 años y personas mayores de edad en riesgo. A pesar de que se aprobó una inyección adicional, los planes del presidente Joe Biden fueron mucho más ambiciosos.

La decisión de hoy demuestra que la ciencia y los datos actualmente disponibles siguen guiando la toma de decisiones de la FDA para las vacunas contra el COVID-19 durante esta pandemia“, afirmó en un comunicado la directora del organismo, Janet Woodcock.

Esta decisión de la FDA llega en pleno debate en Estados Unidos sobre la necesidad de administrar una tercera dosis a toda su población y a nivel mundial sobre la idoneidad de hacerlo mientras otros países aún no tienen suficientes vacunas.

Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) abrieron apenas este miércoles una discusión que durará dos días y en ella debatirán acerca de la dosis adicional de las vacunas, a quiénes se les debe administrar y cuándo serán aplicadas.

Normalmente la FDA aprueba una medida antes de que los CDC reúnan a sus propios expertos, cosa que no ocurrió este miércoles.

Revés en los planes de Biden

La administración de Biden pensó que las incógnitas que presenta una tercera dosis eran sencillas, pero la realidad es que la ciencia detrás de estas inyecciones es mucho más amplia de lo que aparenta.

Justo la semana pasada un comité asesor de la FDA rechazó de manera aplastante (16-2) la propuesta de vacunar por tercera vez a la población mayor de edad en Estados Unidos. No obstante, sí la aprobó para personas mayores y en riesgo de padecer gravemente el COVID-19.

Según el comunicado de la FDA, las personas calificadas para recibir la inoculación adicional lo harán seis meses después de la segunda dosis, y no a los ocho como había estimado la Biden en agosto.

“Nos hemos estado preparando durante semanas para administrar vacunas de refuerzo a los estadounidenses elegibles y estamos listos para hacerlo siguiendo la recomendación final de los CDC más adelante esta semana”, dijo Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca.

Aeropuerto de Miami es el primero en usar a perros que huelen al Covid-19

Los empleados del Aeropuerto Internacional de Miami que pasan por el control de seguridad estándar para armas y otros artículos prohibidos, ahora tienen otra capa de revisión antes de comenzar a trabajar: una prueba de olfateo de los perros Cobra y One Betta.

Cobra, una hembra de pastor belga Malinois, y One Betta, un pastor holandés, son perros de 7 años entrenados para detectar la presencia del coronavirus.

Los caninos de nariz afilada son parte de un programa piloto en Miami International, uno de los aeropuertos más concurridos del país, y el primer aeropuerto que emplea perros en la batalla contra el coronavirus.

Estos perros están especialmente capacitados para detectar y alertar a los funcionarios de cualquier empleado o viajero potencialmente infectado con COVID-19.

El presidente de la Comisión de Miami-Dade, José “Pepe” Díaz, calificó la nueva iniciativa como una “gran victoria para la comunidad”, según CBS News.

“Tenemos la suerte en el condado de Miami-Dade de tener los primeros perros detectores de COVID; de hecho, tenemos un par de ellos, y es el primer aeropuerto en cualquier lugar que utiliza este tipo de tecnología en nuestros amigos de cuatro patas. Entonces, para nosotros, es muy importante que podamos hacer crecer, tal vez, la cantidad de perros que están haciendo esto”, dijo Díaz.

Los entrenadores dicen que, cuando se trata de detectar COVID-19, los perros lo hacen bien el 97% de las veces.

Si bien este es el primer aeropuerto en utilizar estos caninos especialmente entrenados, estos no son los primeros perros en hacerlo.

En julio, la Oficina del Sheriff del condado de Bristol en Massachusetts presentó sus primeros perros detectores de COVID-19, lo que permitió a los miembros de la comunidad solicitar su uso para escuelas y edificios de la ciudad, organizaciones sin fines de lucro, hogares de ancianos, seguridad pública y servicios médicos. instalaciones, cuando fuera necesario.

La Administración de Seguridad del Transporte (TSA) dijo que más de 3.5 millones de personas viajaron en Estados Unidos para el fin de semana del Día del Trabajo.

Bjaja mortalidad de enfermos del Covid-19 gracias a la vacuna

Para los estadounidenses completamente vacunados, el riesgo de ser hospitalizados o morir a causa del covid-19 es bajo, mucho menor que el riesgo de las personas no vacunadas. Pero en esos raros casos en los que una persona completamente vacunada se infecta, los datos sugieren que son los adultos mayores y aquellos con múltiples afecciones médicas subyacentes, quienes corren mayor riesgo de contraer una enfermedad grave.

Al 30 de agosto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) han recibido informes de 12.908 casos graves de covid-19 entre personas completamente vacunadas que resultaron en hospitalización o muerte. Para las más de 173 millones de personas que estaban completamente vacunadas para esa fecha, eso representa menos de 1 en 13.000 de probabilidades de experimentar un caso grave de covid-19.

Aproximadamente el 70% de los casos posvacunación que resultaron en hospitalización se produjeron entre adultos de 65 años o más y aproximadamente el 87% de los casos de posvacunación que resultaron en muerte fueron entre adultos de 65 años o más, sugieren los datos de los CDC.

Estos datos se basan en informes voluntarios de los estados y pueden estar incompletos, pero varios estudios sugieren tendencias similares.

Canadá abre su frontera a los estadounidenses vacunados

Canadá levantó el lunes su prohibición a que los estadounidenses cruzaran la frontera para hacer compras, turismo o visitas, aunque Estados Unidos mantuvo unas restricciones similares a los canadienses. La reapertura formaba parte de un accidentado regreso a la normalidad tras las restricciones a los viajes provocadas por el COVID-19.

Los ciudadanos y residentes legales en Estados Unidos deben haber completado su vacunación y dar negativo en una prueba de COVID-19 en los tres días previos a cruzar una de las fronteras terrestres más largas y transitadas del mundo. También deben rellenar un detallado formulario antes de cruzar.

Aunque los viajeros tienen que registrarse con antelación, la Agencia canadiense de Servicios de Frontera (CBSA, por sus siglas en inglés) no dijo cuántas personas esperaban para la reapertura. Pero los viajeros deberían contar con que se alargue el tiempo de trámites en la frontera.

“La CBSA no pondrá en peligro la salud y seguridad de los canadienses por el bien de los tiempos de espera en la frontera”, afirmó la vocera de la agencia Rebecca Purdy en un comunicado.

La frontera lleva cerrada a los viajes no esenciales desde marzo de 2020 en un intento de frenar los contagios de coronavirus.

Estados Unidos ha dicho que mantendrá el cierre a los canadienses que hagan viajes no esenciales al menos hasta el 21 de agosto, lo que también se aplica en la frontera con México. Sin embargo, el gobierno de Joe Biden empieza a preparar una reapertura gradual. El principal requisito sería que casi todos los visitantes extranjeros que lleguen a Estados Unidos tendrán que estar vacunados contra el coronavirus.

Conozca la crítica situación de los hospitales de la isla en el peor momento de la pandemia

“Nadie imagina el dolor que estoy pasando en estos momentos. Nadie imagina el sufrimiento que tenemos todos en casa”.

Lenier Miguel Pérez, un cubano residente en Matanzas, en el occidente de la isla, dice que no sabe cómo seguir adelante con su vida, que está “con rabia de tanto dolor”.

En solo dos semanas, según cuenta, pasó de recorrer los hospitales de su provincia, en busca de atención médica para su hijo, a perder a su mujer embarazada, Lydda María Rivero, de 23 años, a punto da dar a luz a su segundo bebé (que también falleció).

“¡Qué dolor tan grande es perderlos a los dos a la misma vez y el mismo día!”, dice a BBC Mundo.

Según su testimonio, que BBC Mundo verificó con dos personas cercanas a la familia, todo comenzó cuando al niño de ambos, de 4 años, le dio fiebre en la noche del 22 de junio.

“Al otro día mi mujer y yo corrimos con él al policlínico para descartar lo que sucedía. Le hicieron un test rápido y dio positivo a coronavirus“, agrega.

Pérez recuerda que, dado el embarazo de su esposa, fue él quien decidió acompañar al niño durante la hospitalización.

Entonces, cuenta, fue cuando empezó su odisea: tuvo que esperar todo un día para que su hijo pudiera ser trasladado a un hospital, por falta de camas.

“23 de junio. Todo el día esperando y nada. Ni una visita de un doctor. (Había) un padre rabiando de dolor, era positivo (al coronavirus) y no había nada que darle de tratamiento”, dice.

Según recuerda, ese día, sobre las 10:00 pm, llegó un bus para trasladarlos finalmente al hospital, pero cuando llegaron, no había espacio para los menores.

“Llega una doctora de guardia y nos dice: ´El hospital está colapsado. No hay camas para los niños, solo podemos dejarlos en el pasillo a esperar a que le den altas a los que están (ingresados) para poderlos ubicar. No se sabe si es en la mañana o en la tarde o al otro día, porque todo está lleno´”.

Los padres dijeron que no se bajarían del autobús, que no permitirían que sus hijos se quedaran tirados “en un pasillo de un hospital donde lo que se respira es enfermedad”.

Tokio: por qué los Juegos Olímpicos dejarán “enormes” pérdidas económicas para Japón

Estadios vacíos, hoteles y restaurantes sin turistas extranjeros y negocios con pocos clientes.

La decepción de quienes habían hecho grandes inversiones a la espera de un boom comercial gatillado por los Juegos Olímpicos ha sido brutal.

Es que el evento en Tokio, que fue pospuesto el año pasado por la pandemia de covid-19, se está desarrollando sin público y en una ciudad en estado de emergencia por la crisis sanitaria.

Pese a las persistentes protestas contra la celebración de los Juegos y a que de dos tercios de la población japonesa se oponen a ellos por temor a que se conviertan en un evento “superpropagador” de la pandemia, las competiciones siguen adelante.

No sin polémica. Uno de los grandes auspiciadores del evento, la automotriz Toyota, anunció hace unos días que no utilizará avisos comerciales conectados con los Olímpicos de Tokio por la preocupación que existe en el país en relación con la pandemia.

Y algunos líderes empresariales en Japón como Takeshi Niinami, director ejecutivo de la empresa Suntory, declaró que los Juegos Olímpicos están perdiendo su valor comercial y que su firma decidió no ser parte de los patrocinadores por considerarlos “demasiado caros”.

Algo que ya habían advertido expertos del mundo financiero como Takahide Kiuchi, economista del Instituto de Investigación Nomura, quien escribió en un informe que “gran parte del beneficio económico esperado de los Juegos de Tokio desapareció en marzo, cuando se decidió prohibir a los espectadores extranjeros viajar a Japón”.

“Hubiera sido mejor no tenerlos”, declaró Suehiro Toru del banco de inversión Daiwa Securities, pese a los costos que habría supuesto suspenderlos.

La perspectiva comercial es sombría, aunque no solo por los estragos que ha causado la pandemia.

Un “mal negocio”

Desde hace años varios economistas han publicado investigaciones para demostrar que los Olímpicos son un “mal negocio” para la ciudad -y el país- que los alberga.

Los argumentos que más se repiten son que, en lugar de consumo, turismo y prestigio, el evento deja una millonaria deuda y obras de infraestructura que terminan convertidas en “elefantes blancos” completamente inútiles.

Negocio callejero en Tokio
Pie de foto,Desde pequeños negocios hasta las grandes cadenas de hoteles han sufrido el impacto de unos Juegos sin público.

“Las pérdidas serán enormes”, le dice a BBC Mundo Robert Baade, profesor de Economía de la Universidad Lake Forest en Estados Unidos y expresidente de la Asociación Internacional de Economistas del Deporte.

Aunque es difícil poner en cifras la verdadera magnitud de las pérdidas económicas para Japón, porque los cálculos operan sobre la base de valores estimados en relación a lo que habrían sido las “ganancias” generadas por el evento en otras circunstancias, el economista dice que, de todos modos, es posible hacer una proyección.

Desde su perspectiva, las pérdidas pueden ser de unos US$15.000 millones.

Lo que se sabe a ciencia cierta es que se han esfumado unos US$800 millones por la venta de entradas. Pero el asunto se torna más complejo cuando hay que estimar cuánto ha perdido el sector turístico y todos los negocios asociados a él, además de otros sectores que confiaban en un renacer económico gracias a los Juegos.

Qué dice el gobierno

El evento se ha convertido en todo un desafío para la nación del sol naciente, que “cuando ganó esta oportunidad esperaba que le sirviera para demostrar su renacer tras la triple crisis de 2011 y su vuelta a la primera línea mundial, con un ojo puesto en Pekín, que acogerá los siguientes, los de invierno en 2022”, explica Tamara Gil, enviada especial de BBC Mundo a Tokio.

En medio de la vorágine, el gobierno de Japón ha salido a tratar de calmar las aguas.

El primer ministro Yoshihide Suga
Pie de foto,El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, declaró el estado de emergencia por la pandemia de covid-19.

El primer ministro Yoshihide Suga ha dicho que está seguro de que las medidas para mantener al público alejado del evento evitarán una escalada de la pandemia y que el país aún se beneficiará de una enorme audiencia televisiva mundial.

“Decidí que los Juegos Olímpicos pueden seguir adelante sin comprometer la seguridad del pueblo japonés”, dijo Suga en una entrevista.

“Lo más simple y lo más fácil es detenerlos”, agregó. Pero “el trabajo del gobierno es abordar los desafíos”.

Suga no está en una posición cómoda, considerando que su nivel de aprobación ha bajado y que enfrentará elecciones hacia fines de este año.

Por otro lado, la apuesta por convertirse en país sede del evento fue hecha hace casi una década por su predecesor, Shinzo Abe, un aliado político de Suga, que heredó este gran desafío.

El problema es que cada vez hay menos interés por parte de los gobiernos para albergar el evento, precisamente porque se han puesto en duda los beneficios que genera.

Los únicos interesados en responder al último llamado para organizar los Juegos posteriores a Tokio fueron Pekín y Almaty (Kazajastán). La apuesta la ganó China.

Como suele ocurrir con los Juegos Olímpicos, el presupuesto previsto para el evento terminó escalando más allá de las previsiones iniciales.

Tome precauciones ante el repunte del COVID-19 si viaja en verano

Las cifras de contagios por COVID-19 van al alza no solo en el condado de Los Ángeles o California, sino también en otras entidades de Estados Unidos, como Nevada, Florida o Louisiana.

Ante este repunte de la enfermedad, autoridades sanitarias del condado de Los Ángeles aconsejaron a los residentes reconsiderar sus viajes a otras partes del país o, en caso de que los traslados no puedan posponerse, tomar medidas estrictas de precaución para evitar contagios.

“Quisiera recomendar, especialmente a las personas que aún no están vacunadas, a reconsiderar viajar a lugares donde las tasas de casos de COVID-19 son cada vez más altas en los últimos 7 días, como Nevada, nuestro vecino, o Missouri, Florida, Arkansas, Luisiana y otros”, dijo el doctor Muntu Davis en su sesión informativa ante la Junta de Supervisores.

Los casos de COVID-19 registran un repunte en la última semana, sobre todo con casos de la nueva variante Delta del coronavirus, la cual se presenta con mayor índice de transmisión y que ha afectado sobre todo a la población de residentes jóvenes que aún no se vacuna.

En el país, hay estados que presentan niveles cada vez más altos de nuevo casos de coronavirus, con cifras que llegan a ser de 4 a 7 veces más que en California.

Los Centros para el Control y la Prevensión de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) tienen a Nevada, Missouri, Florida, Arkanas y Louisiana como los estados que tienen índices altos de contagio comunitario, el peor de los cuatro niveles en la escala que tienen los CDC.

Por cada 100,000 habitantes, la tasa de casos en Arkansas es de 227.1; de 183.8 en Missouri; en Florida es de 168.8; en Nevada, de 145.8, y en Louisiana es de 136.1.

California está considerada entre los estados con una transmisión comunitaria “moderada”, con una tasa semanal de 34.9. En el condado de Los Ángeles se tiene la tasa semanal más alta de la entidad, con 59.2 nuevos casos por cada 100,000 residentes, considerada como “sustancial”, la segunda más alta en la escala de los CDC.

San Diego, Riverside y Sacramento están en la misma categoría que Los Ángeles, al registrar tasas semanales de 58.6, 50.3 y 92.5, respectivamente.

Hasta el jueves por la mañana, dos condados rurales del norte de California, Siskiyou y Lake, presentaban tasas “altas” en cuanto al número de transmisión en comunidad.

Entre los condados de California con transmisión “sustancial” están Imperial, localizado al este de San Diego; Stanislaus y San Benito, en el centro del estado; Sonoma, Solano, San Mateo, Napa, Nevada, El Dorado y Amador, en regiones del Área de la Bahía y Sacramento; así como Sutter, Yuba, Butte, Lassen, Mendocino, Humboldt y Del Norte.

El condado de Clark, en Nevada, donde se localiza la ciudad de Las Vegas, tiene una tasa de 204 nuevos contagios por cada 100,000 residentes, tres veces más que en Los Ángeles.

En Florida, el condado de Miami-Dade tiene una tasa semanal de contagios de 160.9, mientras que en Orange, donde se localiza el parque de diversiones Disney World, presenta una cifra de 135.1 nuevos enfermos por semana.

Moderna prepara tercera dosis para proteger a vacunados de variantes del virus chino

Moderna estaría preparando una tercera dosis para las personas que recibieron su vacuna con el fin de brindar protección contra las nuevas variantes del COVID-19.

Según reportó Business Insider, la farmacéutica anunció que a finales de este año las personas podrían recibir una dosis que serviría de “boost” al proceso de inmunización.

“Es probable que países que han conseguido alta cobertura de la vacuna estarán listos para enfocarse en dosis de refuerzo en el 2022 y posiblemente comenzar a fin de año”, dijo la gerente comercial de Moderna, Corinne M. Le Goff.

Mientras tanto, el director ejecutivo de Moderna aseguró que para este verano esperan recibir autorización para la tercer dosis.

El medio indicó que alrededor de 85 millones de personas en Estados Unidos han recibido las dos dosis de la vacuna de Moderna.

Además, apuntó que epidemiólogos han pronosticado que el COVID-19 se volverá endémico y probablemente continuará propagándose como una enfermedad leve similar a la gripe después de que la pandemia desaparezca.

Pfizer anuncia que su vacuna contra COVID-19 es 100% efectiva en menores de entre 12 y 15 años

La vacuna contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech tiene una efectividad demostrada del 100% en adolescentes de entre 12 y 15 años, según los resultados de un ensayo en fase 3 en 2,260 individuos, comunicaron este miércoles ambas empresas.

El ensayo demostró “una eficacia del 100 % y respuestas robustas de anticuerpos, superiores a los registrados anteriormente con participantes de edades entre 16 y 25 años, y fue bien tolerado“, según un comunicado de BioNTech, la farmacéutica alemana asociada a la estadounidense Pfizer.

Albert Bourla , presidente y director ejecutivo de Pfizer, dijo que la intención es presentar una solicitud de autorización a la agencia estadounidense FDA y a otros organismos reguladores con el fin de poder comenzar a vacunar en ese grupo de edad “antes del comienzo del próximo curso escolar”.

El ensayo se hizo con adolescentes en Estados Unidos de edades comprendidas entre los 12 y 15 años y en él se detectaron 18 casos de COVID-19 en el grupo de placebo frente a ninguno en el de los vacunados.

Esto demuestra “una fuerte inmunogenicidad en un subgrupo de adolescentes un mes después de la segunda dosis“, según el comunicado de ambas farmacéuticas, que indica que los efectos secundarios observados fueron similares a los detectados con el ensayo en el grupo de entre 16 y 25 años.

El cofundador y director ejecutivo de BioNTech, Ugus Sahin, declaró que los resultados del ensayo son “muy alentadores dadas las tendencias que hemos visto en las últimas semanas sobre la expansión de la variante B.1.1.7“, detectada inicialmente en el Reino Unido.

La vacuna de BioNTech y Pfizer fue la primera fórmula contra el coronavirus autorizada en la Unión Europea, a finales del pasado diciembre, y ha demostrado más de un 95% de efectividad.

Al anunciar sus resultados el lunes la farmacéutica alemana explicó que, junto con Pfizer, tiene previsto aumentar este año la producción de su vacuna contra la COVID-19 de las 2,000 millones de dosis previstas inicialmente a 2,500 millones con el fin de dar respuesta al incremento de la demanda.

Desconocen magnitud de desperdicio de vacunas de COVID- 19 en Estados Unidos

Mientras millones de personas esperan su turno para recibir la vacuna contra el nuevo coronavirus, pequeñas cantidades de las valiosas dosis se han desperdiciado constantemente a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Es una realidad desoladora que los expertos siempre reconocieron que iba a ocurrir. Miles de dosis se han desperdiciado en Tennessee, Florida, Ohio y muchos otros estados. Las razones varían desde una deficiente forma de llevar registros hasta haber tirado a la basura cientos de dosis por accidente. Sin embargo, se desconoce cuántas dosis de la vacuna se han desechado, a pesar de que las autoridades locales aseguran que la cifra sigue siendo baja.

Desde luego, el desperdicio es algo común en las campañas de vacunación a nivel mundial. Por ejemplo, cada año se tiran millones de dosis de la vacuna contra la influenza. De acuerdo con un estimado de la Organización Mundial de la Salud, hasta la mitad de las vacunas de campañas anteriores a nivel internacional se han desperdiciado debido a un mal manejo de ellas, a que nadie las pidió o a que caducaron.

En comparación, el desperdicio de la vacuna contra el nuevo coronavirus parece ser bastante pequeño, aunque el gobierno estadounidense aún no ha publicado cifras que permitan conocer la magnitud. Las autoridades han dicho que eso podría cambiar pronto, a medida que se recopila más información de los estados.

Mientras tanto, las agencias de salud estatales son mucho más proclives a pregonar lo rápido que han administrado las vacunas, al tiempo que permanecen calladas sobre el número de dosis que terminan en la basura.

El Departamento de Salud de Ohio se rehúso a utilizar el término “desperdiciadas” cuando The Associated Press preguntó por una cifra total de dosis que han terminado en la basura. En lugar de eso, una portavoz de la agencia dijo que el estado monitorea las vacunas “inservibles” reportadas por los proveedores estatales.

“Con 3,2 millones de dosis administradas hasta el 9 de marzo de 2021, las 3.396 dosis inservibles reportadas por los proveedores estatales representan alrededor del 0,1% de las dosis administradas, menos de la expectativa de los CDC de un 5% de dosis inservibles”, dijo en un correo electrónico Alicia Shoults, del Departamento de Salud de Ohio, utilizando las siglas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En Tennessee, las dosis desperdiciadas, arruinadas o inservibles no son informadas públicamente en el registro en línea de las vacunas contra COVID-19 del estado.

Y en Florida, el director de salud pública del estado, el doctor Scott Rivkees, recientemente pidió una auditoría luego de que se reportaron más de 1.000 dosis de vacunas dañadas el mes pasado en el condado de Palm Beach. Cuando se pidió una revisión de esa auditoría, el estado dijo esta semana que proporcionaría esos documentos a través de una solicitud de registros públicos, la cual seguía elaborando.

El gobierno federal también se ha abstenido de publicar las cifras de dosis arruinadas o inservibles, aunque señaló que los estados deberían de reportar ese desperdicio.

Biden propone que todo adulto estadounidense sea elegible para ser vacunado para el 1 de mayo

Un año después de que el coronavirus paralizó prácticamente por completo a Estados Unidos, el presidente Joe Biden utilizó su primer discurso en horario estelar para anunciar su plan de que todos los adultos sean elegibles a la vacuna para el 1 de mayo y “comenzar a marcar nuestra independencia de este virus” para el 4 de julio. Les ofreció a los estadounidenses nuevas esperanzas y volvió a pedirles su ayuda.

Desde la Sala Este de la Casa Blanca, Biden anunció medidas para acelerar las vacunaciones, incluyendo suspender los requisitos de elegibilidad, desplegar 4.000 tropas adicionales para colaborar con las labores de inoculación, y permitir que más personas — como veterinarios, dentistas y estudiantes de medicina — apliquen las vacunas.

Ordenó también el envío de más dosis a unos 950 centros de salud comunitarios y a unas 20.000 farmacias minoristas, para facilitar que las personas se vacunen más cerca de su casa.

Su objetivo: Permitir que los estadounidenses se reúnan, al menos en pequeños grupos, para celebrar el 4 de julio y “que este Día de la Independencia sea verdaderamente especial”.

Biden conmemoró el primer aniversario de la llegada de una pandemia que ha cobrado más de 530.000 vidas en Estados Unidos y ha alterado la vida de incontables personas.

“Aunque fue distinto para todos, todos perdimos algo”, dijo Biden, al describir el último año como un “sufrimiento colectivo, un sacrificio colectivo”.

Horas antes el jueves, el mandatario promulgó un paquete de apoyo por 1,9 billones de dólares el cual, señaló, ayudará a que Estados Unidos derrote al coronavirus y a que la economía se recupere. Algunos estadounidenses podrían empezar a recibir cheques este fin de semana.

“Esta ley histórica es acerca de reconstruir la columna vertebral de este país”, dijo Biden al firmar el proyecto de ley en la Oficina Oval.

Gobierno de EEUU prevé administrar 100 millones de vacunas para el 21 de marzo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este jueves (11.03.2021) que el próximo 21 de marzo, tras solo 60 días en el poder, habrá cumplido la promesa que hizo durante la campaña electoral de administrar 100 millones de dosis de la vacuna contra COVID-19 en sus 100 primeros días.

“Dije que tenía intención de administrar 100 millones de dosis en mis primeros 100 días en el cargo. Esta noche, puedo decir que no vamos a alcanzar ese objetivo. Vamos a superarlo. Porque en realidad estamos en camino de alcanzar esta meta de 100 millones de dosis en mi día sesenta”, aseguró Biden en un discurso a la nación.

Por el momento, cerca de 64,1 millones de personas (un 19 por ciento de la población estadounidense) han recibido al menos la primera dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o la dosis única del preparado de Johnson&Johnson, y 33,9 millones (10 por ciento) están ya completamente inoculadas.

En el discurso, el mandatario anunció que ordenará a todos los estados que eliminen los requisitos que todavía rijan y abran turnos para que, cuando llegue el 1 de mayo, todas las personas mayores de edad tengan la posibilidad de pedir cita para recibir el suero. 

El 4 de julio habrá “independencia del virus”

Biden avisó que la medida “no significa que todo el mundo vaya a poderse vacunar de inmediato, sino que quiere decir que podrán ponerse a la cola”.

El presidente ya dijo hace días que, gracias a los contratos con las tres farmacéuticas con vacunas aprobadas, el Gobierno habrá recibido a finales de mayo suficientes dosis para vacunar a toda su población adulta.

Por el momento, tan solo Alaska ha tomado la decisión de abrir la vacunación a todos sus residentes mayores de edad, mientras que el resto de estados sigue limitando a mayores de 60 o 65 años, personas con enfermedades de riesgo o grupos prioritarios como los profesores.

Ante estos buenos pronósticos, Biden anunció al país que para el próximo 4 de julio, Día de la Independencia, Estados Unidos habrá recuperado cierta normalidad. 

“Hay muchas posibilidades de que usted, su familia y amigos puedan reunirse en el jardín trasero en su vecindario y hacer una comida al aire libre o una barbacoa y celebrar el Día de la Independencia. Eso no significa grandes eventos, con muchas personas juntas, pero sí significa que un grupo pequeño podrá reunirse”, aseguró.

“Eso hará de este Día de la Independencia algo verdaderamente especial, donde no solo conmemoraremos nuestra independencia como nación, sino que comenzaremos a marcar nuestra independencia de este virus”. 

Condena racismo

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, condenó los ataques racistas contra los estadounidenses de origen asiático desde el inicio de la pandemia.

Biden denunció en un discurso los “despiadados crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático que han sido atacados, acosados y culpados como chivos expiatorios” por la pandemia, originada en China.

Lamentó que muchas de las víctimas estén en la primera línea de la pandemia intentando salvar vidas y que se vean “obligadas a vivir con miedo de caminar por las calles de Estados Unidos”. “Eso está mal, es poco estadounidense y tiene que parar”, agregó.