La ONU expresa voluntad de cooperar con la Constituyente de Chile

La redacción de la nueva Carta Magna surgió como vía política para calmar las protestas de 2019 y la Constituyente tiene un año para formular una nueva Constitución.

Representantes del Sistema de Naciones Unidas (ONU) en Chile se reunieron este lunes (19.07.2021) con la mesa directiva de la Convención Constitucional para manifestar su “voluntad de cooperación” con el proceso de redacción de la nueva Carta Magna.

A la cita, que tuvo lugar en el edificio patrimonial del antiguo Congreso Nacional, ubicado en Santiago, asistieron la presidenta del órgano constituyente, Elisa Loncón; el vicepresidente, Jaime Bassa; y el coordinador residente de la ONU, Fabio Bertranou, entre otros funcionarios internacionales.

“Este proceso es una oportunidad para reafirmar los compromisos asumidos por el Estado de Chile en materia de derechos humanos y hacer realidad las metas de la Agenda 2030, que buscan alcanzar un desarrollo sostenible e inclusivo”, sostuvo Bertranou al término del encuentro. 

Un año para redactar nueva Constitución

Por su parte, Loncón valoró el “apoyo ofrecido en el marco de la institucionalidad y la soberanía de la Convención, que se espera materializar en un convenio de colaboración”.

La redacción de la nueva Carta Magna surgió como la vía política para calmar las masivas revueltas de 2019, las más graves en décadas y que dejaron una treintena de fallecidos, miles de heridos, señalamientos por violaciones a los derechos humanos hacia las fuerzas de seguridad e innumerables episodios de violencia con incendios y saqueos.

La convención, formada en gran parte por independientes de tendencia progresista, tiene un año para redactar una nueva Constitución que, si se refrenda en 2022 con otro plebiscito, sustituiría a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Chile vive un convulso comienzo de la redacción de su nueva Constitución

Chile logró encauzar ayer domingo el inicio de la redacción de su nueva Constitución tras una jornada convulsa, marcada por las protestas ciudadanas y de un grupo de constituyentes, que obligaron a suspender temporalmente el acto inaugural y sembraron dudas sobre el arranque de esta épica tarea.

Los 155 miembros de la Constituyente eligieron este domingo a Elisa Loncón, una mujer indígena de 58 años, para presidir el órgano que creará la nueva Carta Magna, la que debe sustituir a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Loncón, una profesora, lingüista y activista mapuche -la etnia indígena mayoritaria en Chile-, fue elegida por mayoría absoluta (96 votos) en segunda vuelta en la sesión inaugural de la Convención, que se detuvo durante casi una hora por la protesta de un grupo de constituyentes tras los enfrentamientos en el centro de Santiago entre policía y manifestantes.

“Agradecerle el apoyo a las diferentes coaliciones que entregaron su confianza y depositaron sus sueños en el llamado que hiciera la nación mapuche, para votar por unapersona mapuche, mujer, para cambiar la historia de este país”, dijo Loncón este domingo al aceptar el puesto con el puño cerrado por encima de la cabeza.

“Se puede dialogar con nosotros, que no nos tengan miedo, porque también se ha instalado mucho la política del miedo. O sea, se instala una candidata indígena, mapuche y hay mucho prejuicio. Entonces, esto también es un llamado a liberarnos de nuestros prejuicios y relacionarnos en igualdad de condiciones”, dijo Loncón en una entrevista reciente con el diario chileno “La Tercera”.

El país consiguió abrir un nuevo capítulo en su historia después de que los 155 miembros que conforman la convención constitucional, la primera del paritaria del mundo, tomaran posesión de su cargo para redactar la nueva Carta Magna, la primera que emana de un proceso democrático y que sustituirá a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Chile cierra sus fronteras terrestres y aéreas ante el aumento de los casos de coronavirus

Chile, el país más avanzado en la vacunación contra el coronavirus de América Latina, anunció ayer jueves que cerrará sus fronteras durante casi un mes ante la cantidad de nuevos contagios que está registrando.

El país sudamericano superó el millón de casos confirmados, con 7.830 en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde que inició la pandemia.

Las autoridades sanitarias han confirmado al menos 23.328 fallecimientos por la enfermedad, pero se sospecha que podrían ser 8.000 más.

Ante este panorama, el gobierno optó por cerrar las fronteras a partir del próximo 5 de abril y hasta el 1 de mayo, tanto para ciudadanos chilenos como extranjeros.

“Estamos viviendo momentos muy complejos de la pandemia no solo en Chile sino en todo el mundo” declaró el portavoz presidencial Jaime Bellolio.

“Hemos debido tomar medidas más estrictas con el único objetivo de cuidar a las personas”, agregó.

El cierre de fronteras se suma a otras medidas, como el confinamiento que rige sobre 83% de la población y un toque de queda a partir de las 21:00 horas.

“Lo estábamos pidiendo desde hace meses, es una medida un poco tardía, pero la agradecemos, nuestra vigilancia de los pacientes que vienen del extranjero es muy débil”, dijo el secretario general del Colegio Médico, José Miguel Bernucci.

Chile ya había aplicado un cierre de fronteras el año pasado, de marzo a noviembre.

Luego de que las medidas de confinamiento fueran reducidas en diciembre, en pleno periodo vacacional, el país comenzó a registrar un aumento sostenido de contagios de covid-19, lo que fue catalogado como una segunda ola.

Chile aplaza las elecciones de constituyentes para mayo

Las elecciones previstas para el 10 y 11 de abril en Chile con el fin de elegir a los redactores de la nueva Constitución serán postergadas al 15 y 16 de mayo, anunció el domingo el presidente Sebastián Piñera, alegando razones sanitarias en un momento en que el país vive sus peores días desde la llegada del coronavirus.

“Esta ha sido una decisión muy difícil pero debemos tomarla, y tenemos la plena convicción de que es la mejor decisión para Chile y los chilenos”, afirmó Piñera desde la Moneda, aduciendo dos razones para ello: “proteger la salud y la vida de todos” y “proteger la salud de nuestra democracia”.

La ocupación de camas en unidades de terapia intensiva bordea el 95% y los contagios diarios promedian los 7.400 casos, cifras inéditas en el país sudamericano.

“Es indudable que la situación actual de la pandemia y el riesgo de contagio inhiben a muchos a ir a votar, lo que resta participación y legitimidad al proceso electoral de constituyentes, alcaldes, concejales y gobernadores”, agregó el mandatario.

Indicó que la decisión se tomó después de escuchar al Consejo de Expertos COVID 19, el Ministerio de Salud y el Consejo Médico, los cuales recomendaron de forma unánime suspender los comicios.

El Ministerio de Salud informó el domingo de más de 7.300 nuevos contagiados, una cifra superior a los 6.938 registrados en junio pasado, y precisó que, de las 3.579 camas de unidades de terapia intensiva habilitadas, más de 2.500 están ocupadas por pacientes con COVID-19. En poco menos de un millar más hay enfermos con otras patologías, y sólo quedan 165 disponibles.

Es el cuarto día consecutivo en que la cifra de contagios supera los 7.000 casos.

Otro hecho que refleja la grave situación sanitaria chilena se registró el domingo en el hospital Carlos van Buren, en el vecino puerto de Valparaíso, el cual informó que, debido al incremento de pacientes recibidos el fin de semana, debió habilitar otro sector del recinto para colocar los cadáveres a la espera de que sean sepultados.

El gobierno de Piñera se resistió hasta el fin de semana a posponer los comicios simultáneos de alcaldes, concejales, gobernadores y de las 155 personas que elaborarán la nueva Constitución, pero se vio obligado a cambiar de opinión ante la persistencia de los graves índices sanitarios y al incrementarse las voces de expertos que abogaban por la suspensión. En un principio, la mayoría de los políticos oficialistas y de oposición también se oponían a aplazar las elecciones.

Una abrumadora mayoría de chilenos (78%) decidió en el histórico plebiscito del 25 de octubre dejar atrás la Carta Magna de 1980, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

Previamente, en un desesperado intento por frenar los contagios y mantener los comicios, el gobierno impuso una cuarentena en 198 de las 346 comunas del país, y en otras 89 impuso un confinamiento los sábados y domingos. Dieciséis millones de los 19 millones de chilenos están bajo confinamiento total.

Sin embargo, los permisos otorgados por las autoridades para el movimiento del personal de empresas esenciales y de otros individuos en casos específicos permite que un par de millones de personas puedan seguir movilizándose. El transporte público se mantuvo funcionando.

La presidenta del Colegio Médico de Chile, Izquia Sichez, señaló el viernes que la comunidad médica siente temor de no poder atender ni hospitalizar a quienes lo necesiten. Por su parte, el comité asesor del Ministerio de Salud advirtió el mismo día que, por unanimidad, “consideramos que llevar a cabo la elección en este contexto puede agravar la situación”, que calificó de “crítica”.

Chile ha vacunado a más de 6,4 millones de personas en menos de dos meses, más de la mitad de ellas con las segundas dosis, y a la mayoría de los adultos mayores, pero aún es muy pronto para que se puedan observar sus efectos en los índices sanitarios.

El país, que registra más de 970.000 contagiados y más de 22.000 fallecidos, planea inmunizar a 15 de sus 19 millones de habitantes antes de fines de junio.

Chile se convierte en líder mundial en administración de la vacuna contra COVID-19

Con un promedio de 1,08 dosis diarias por cada 100 habitantes vacunados en las últimos 7 jornadas, Chile se convirtió el martes (09.03.2021) en el país que más rápido está administrando la vacuna contra COVID-19 en todo el mundo.

Así lo evidencia el último cómputo de datos que lleva adelante el programa Our World in Data de la Universidad de Oxford, información que también difundieron las autoridades chilenas.

“En el ránking mundial, hoy día Chile está en el primer lugar entre los países que vacuna más rápidamente, considerando el promedio de la última semana”, dijo este martes a la prensa el ministro de Salud, Enrique Paris, tras conocer los datos.

En el gráfico se cuentan solo dosis únicas, y puede no resultar en el número total de personas vacunadas, dependiendo del régimen (como por ejemplo, personas recibiendo múltiples dosis).

Supera las cuatro millones de personas vacunadas

Al 1 de marzo, Chile se encontraba en 8º lugar de este ranking, registrando 0.37 dosis por cada 100 habitantes, siendo superado por Israel (1.12), Emiratos Árabes (0.68), Reino Unido (0.58), Estados Unidos ( 0.54), Marruecos (0.47), Baréin (0.45) y Serbia (0.43). Luego, del 2 al 3 de marzo, Chile pasó del 7º al 3º lugar mundial.

Hasta ahora, Israel era el país que venía liderando la inoculación de dosis con base en el promedio de los últimos siete días, quedando esta jornada con 1,03 según los últimos datos.

Asimismo, tomando únicamente los datos de este lunes, Chile también se situó como líder mundial en la administración de la vacuna por cada 100 habitantes, con un promedio de 1,67 dosis frente a las 1,20 que inoculó Israel esa jornada.

“Además, ya hemos administrado casi cinco millones de dosis, sobrepasando las cuatro millones de personas vacunadas en un corto tiempo. Nuestro país puede estar orgulloso de cómo se ha desarrollado este proceso”, apuntó el ministro.

En suma, un total de 4.176.094 personas ya han sido vacunadas contra COVID-19 en Chile, lo que representa a más del 21 % de la población total del país.

De todas ellas, 772.389 corresponden a personas que completaron su esquema de vacunación y ya recibieron ambas dosis. Asimismo, se administraron ya 2.653.488 dosis a personas mayores de 60 años.

Determinan que Chile es el país que más ha vacunado a sus ciudadanos

Para la OMS y distintas organizaciones internacionales, la inmunización en América y sus subregiones es un proceso de amplias desigualdades. Mientras que Estados Unidos y Canadá ya han adelantado con gran éxito sus campañas en América del Norte, varias de las islas del Caribe no han recibido las primeras dosis necesarias para inmunizar la población.

En América del Sur, el Plan de Vacunación más exitoso es el de Chile. Según el último reporte del Ministerio de Salud de ese país, se han vacunado a 2.398.006 de personas en menos de 30 días. “El plan de vacunación continúa de acuerdo a lo estipulado, solo insistimos en el llamado a vacunar a los grupos prioritarios de acuerdo a lo señalado estrictamente en el calendario”, dijo el ministro Enrique Paris al conocerse las cifras.

Del total de personas inmunizadas, 1.363.243 son mayores de 67 años. El 58,5% de participantes han sido mujeres, mientras que el  41,5% son hombres. Y si a esto se suman las estadísticas en tiempo real de la Universidad de Oxford, se tiene como resultado que el país registro de 11,23 dosis por cada 100 habitantes. Esta agilidad en la vacunación ha puesto a Chile como un referente mundial y ha sido elogiada por BBC.

Fuerte sismo en Chile enciende alarmas de tsumani

Dos sismos de 7 y 5,9 grados de magnitud en la escala de Richter sacudieron este sábado, con apenas 30 minutos de diferencia, la Antártida y el centro de Chile, respectivamente, y las autoridades chilenas pidieron evacuar las zonas costeras del continente helado por riesgo de tsnunami.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Chile registró el primer sismo a las 20H36 locales (00H36 CET del domingo) en medio del mar, unos 210 km al este de la Base Eduardo Frei, a una profundidad de 10 km, indicó la Onemi, que minutos después pidió “abandonar la zona de playa del territorio antártico” ante la posible llegada de un tsunami.

Minustos más tarde, a las 21H07 (00H07 GMT) se produjo otro temblor de magnitud 5,9 en Santiago que no tuvo relación con el fuerte sismo en la Antártida.

La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior informó que se trató de un movimiento de “mediana intensidad” que también fue percibido en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins y Maule, informó el diario local La Tercera.

“Preliminarmente no se reportan daños a personas, alteración a servicios básicos o infraestructura producto del movimiento”, agregó el diario.

Alarma y desesperación por erróneo mensaje

Tras el primer terremoto, los ciudadanos de Chile recibieron un mensaje de alerta en sus teléfonos móviles en el que se pedía evacuar todas las playas por riesgo de tsunami y fueron varias las escenas de pánico registradas a lo largo de todo el país, que se encuentra en plena temporada estival, con miles de personas de vacaciones en las zonas costeras.

Las cadenas locales emitieron imágenes de familias enteras huyendo de las playas y subiendo a los cerros y de ciudadanos agolpándose en las gasolineras para rellenar los depósitos de los autos.

La Onemi aclaró luego que la alerta se trató de un error de digitalización y que la evacuación se refería solo al territorio antártico.

“Atención. Reiteramos que no se ha declarado evacuación para el borde costero a nivel nacional, sólo para zona de playa del territorio antártico”, insistió la institución dependiente del Ministerio del Interior en su cuenta de Twitter.

80 terremotos

El segundo sismo de 5,9 grados de magnitud y 122,4 kilómetros de profundidad, se produjo a las 21:07 hora local (01:07 CET), a 14 kilómetros al este de Farellones, en la zona central de la cordillera de Los Andes.

El sismo, que no ocasionó ni destrozos ni víctimas, se sintió con especial intensidad en Santiago, donde cientos de personas abandonaron sus viviendas, confundidas además por el erróneo mensaje de emergencia.

Desde la época de la colonia, Chile, de 19 millones de habitantes, ha tenido al menos 80 terremotos, que solo en los últimos 60 años han causado más de 40.730 muertos.

Situado en el llamado Cordón de Fuego del Pacífico, Chile es considerado uno de los países más sísmicos del planeta y sufrió su último gran terremoto en febrero de 2010, que fue de 8,8 grados de magnitud y provocó más de 525 muertos.

En referéndum, una abrumadora mayoría de chilenos aprueba cambiar la Constitución

Chile ha optado este domingo por superar la herencia más pesada de Augusto Pinochet, la Constitución vigente. La ciudadanía ha aceptado la oferta de la institucionalidad política de iniciar un camino constituyente para encauzar el descontento, que explotó en forma de protesta y violencia hace justo un año, en octubre de 2019. Los primeros resultados oficiales, escrutado el 77% de las mesas, anticipan una victoria aplastante de aquellos que quieren cambiar la carta fundamental: 78%, contra el 22% que rechaza la idea de reemplazarla.

También fue contundente la elección del organismo que la redactará: la convención constitucional, compuesta por 155 personas especialmente elegidas en abril próximo, que tendrá carácter paritario entre hombres y mujeres. Esta alternativa alcanza un 79% de las preferencias, contra un 21% que eligió la convención mixta, que habría estado compuesta por 172 miembros, entre ciudadanos y parlamentarios. “Hoy ha triunfado la ciudadanía y la democracia y la paz sobre la violencia”, ha indicado esta noche el presidente Sebastián Piñera en La Moneda, arropado por todo su gabinete.

Ha sido una jornada donde Chile ha mostrado su cultura cívica y, por la noche, miles de personas se reúnen en la zona de Plaza Italia, en el epicentro de las concentraciones en Santiago, y otras ciudades del interior. Aunque en los últimos años el país sudamericano alcanzó récord regionales de abstención junto con Colombia, se esperaba para este domingo alta participación. La tendencia de los últimas elecciones de baja participación –que alcanzó un mínimo de 36% en las municipales de 2016–se habría revertido en parte en esta jornada, pese a la crisis sanitaria, que esta semana ha superado los 500.000 contagios totales en Chile y ha provocado la muerte de 13.944 personas desde marzo. Con 9.748 pacientes con la covid-19 en etapa activa, los protocolos sanitarios que implementaron las autoridades para evitar la propagación del virus lograron convencer a la ciudadanía de concurrir sin temor a las urnas.

Denuncian que el sistema hospitalario de Chile está cerca del colapso

sumó este domingo 3,709 nuevos casos de COVID-19, lo que eleva la cifra total de infectados a 69,102, mientras que el presidente del país, Sebastián Piñera, alertó de que el sistema hospitalario está “muy cerca del límite”.

“Estamos muy conscientes de que el sistema de salud está muy exigido, muy demandado. Ayer, escuchaba a algunos especialistas que decían que estamos muy cerca del límite. Es verdad, estamos muy cerca del límite”, dijo el mandatario durante una visita a un nuevo hospital de campaña al sur de Santiago.

La situación es especialmente crítica en la capital, el principal foco de contagios y donde rige una estricta cuarentena para cerca de 7 millones de personas desde el pasado 15 de mayo y hasta al menos el próximo 29 de mayo.

“No basta con preocuparse y denunciar, hay que ocuparse y contribuir a la solución del problema. Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles”, aseguró el gobernante conservador, quien anunció la instalación de otros hospitales modulares, que aportarán 500 nuevas camas a la red.

En las últimas 24 horas, se registraron además 45 nuevas muertes, elevando el balance total a 718 fallecidos, la gran mayoría de ellos en la capital, donde la ocupación hospitalaria está cerca del 94 %.