CONGRESO EEUU

No hubo acuerdo: aprobación de paquete de ayuda será después de las elecciones en EEUU

La ayuda tendrá que esperar. El Senado volverá a sesionar hasta el 9 de noviembre, por lo que un posible acuerdo por un nuevo paquete de ayuda económica no saldrá antes de las elecciones.

Tras la votación que ratificó el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett a la Surema Corte, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, aplazó la próxima sesión del Senado hasta el 9 de noviembre, con lo que puso fin a la posibilidad de que se alcance un segundo acuerdo de estímulo para enfrentar la crisis producida por el coronavirus antes del 3 de noviembre. Aunque la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, alcancen un acuerdo esta semana, la ayuda no saldrá.

“Estoy viendo esto, ¡no hay ningún acuerdo!”, dijo el presentador Chris Hayes.

Pelosi respondió: “¡Eso es exactamente correcto!”.

Mnuchin y Pelosi sostendrán este martes una nueva conversación, pero aunque concilien las diferencias sobre el proyecto de ley que incluiría los $1,200 dólares por persona, la legislación no será firmada por el presidente Trump. Con el cierre del Senado, sus miembros se retirarán a sus estados en los últimos días de campaña antes de las elecciones del próximo martes.

McConnell, que tiene serias diferencias con la administración Trump, cerró un ciclo de tres meses de agitadas negociaciones para un nuevo plan de ayuda contra el coronavirus, aunque había adelantado que lo pondría en votación si se lograba un acuerdo, nunca estuvo convencido de hacerlo.

Nancy Pelosi dice que negociaciones para la ayuda “van por buen camino”

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, dijo hoy jueves que los negociadores están haciendo progresos en las reuniones con el gobierno para aprobar otra ronda de ayuda financiera por la pandemia del COVID-19 y que la ley podría elaborarse “muy pronto”.

“Van por buen camino”, dijo Pelosi en una entrevista a MSNBC, agregando que estaba viendo progresos. “Nos estamos acercando”.

Pelosi sostuvo que tiene previsto volver a hablar el jueves con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un intento por alcanzar un acuerdo bipartidista antes de las elecciones presidenciales y legislativas del 3 de noviembre.

El presidente Donald Trump, que pidió recientemente más estímulo en un momento en que marcha por detrás de su rival demócrata Joe Biden en los sondeos nacionales, acusó a Pelosi en un tuit el miércoles de no estar dispuesta a forjar un compromiso aceptable.

Pelosi y Mnuchin han estado negociando un paquete de alivio en torno a los 2 billones de dólares, una iniciativa que genera oposición entre los republicanos en el Senado, que ya han mostrado su preocupación por el potencial impacto sobre un creciente déficit federal.

Pelosi apremia al Gobierno a aprobar ayuda por el Coronavirus

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo el domingo que un acuerdo con la administración Trump sobre un nuevo paquete de ayuda para el coronavirus debería alcanzarse en las próximas 48 horas o no se logrará antes de las elecciones presidenciales nacionales del 3 de noviembre.

Pelosi lleva semanas de conversaciones con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en representación del presidente Donald Trump, pero los dos funcionarios no han podido llegar a un acuerdo incluso cuando el número de casos de coronavirus está aumentando nuevamente en los Estados Unidos y la recuperación económica se ha desacelerado.

Pelosi y Mnuchin están negociando un paquete que podría costar entre $ 1.8 billones y $ 2.2 billones, pero no han acordado términos específicos de un plan de prueba estratégico nacional, entre otras cuestiones. Incluso si llegan a un acuerdo, algunos senadores republicanos dicen que se oponen a gastar esa suma además de los $ 3 billones aprobados hace meses por el Congreso para el alivio del coronavirus.

Pelosi y Mnuchin sobre paquete de ayuda económica por coronavirusPelosi dice que posiblemente hablará el domingo con Mnuchin sobre paquete ayuda coronavirus

Pelosi, en el programa “This Week” de ABC, dijo que si llega a un acuerdo con Mnuchin el martes “depende del Gobierno [de Trump]” y de los compromisos que asuma.

“Les estamos diciendo que tenemos que [decidir] sobre algunas de estas cosas (en la legislación). Vamos con eso o no, y cuál es el idioma ”, indicó.

Mnuchin dijo la semana pasada que aceptaría las demandas de Pelosi de un plan de prueba estratégico nacional, sujeto a modificaciones menores.

Pero Pelosi afirmó el domingo que consideraba que las ediciones de Mnuchin eran significativas, incluido el cambio de “deberá” a “puede”, “requisitos” a “recomendaciones” y “un plan” a “una estrategia, no un plan estratégico”.

Pelosi dijo que los cambios de palabras le darían a la Casa Blanca demasiada flexibilidad para supervisar el alivio del coronavirus. Mnuchin ha dicho que no cree que los legisladores demócratas quieran darle a Trump una victoria legislativa dos semanas antes de las elecciones.

Aparte del lenguaje legislativo, Pelosi y Mnuchin aún tienen que ponerse de acuerdo sobre el financiamiento para ciudades y estados, cuidado infantil, créditos fiscales para estadounidenses de bajos ingresos, protecciones de responsabilidad solicitadas por los republicanos y otros temas. Ambas partes quieren enviar una nueva ronda de cheques de estímulo por $ 1,200 a la mayoría de los estadounidenses y restaurar algún nivel de beneficios federales para los trabajadores desempleados.

Pagos federales de desempleo por un total de $ 600 a la semana además de los beneficios estatales menos generosos expiraron a fines de julio.

Estiman que este semana haya acuerdo para aprobar nuevo paquete de estímulo

Las conversaciones para aprobar un paquete de estímulo bipartidista continúan mientras el presidente Donald Trump está hospitalizado y a pesar de que tres senadores han dado positivo por coronavirus.

A principios de esta semana, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin retomaron las estancadas negociaciones y se mostraron optimistas por los avances.

“Estamos avanzando”, dijo la demócrata este domingo en el programa Face the Nation. “Solo depende de si ellos entienden lo que hay que hacer para vencer al virus“, añadió.

Varios cargos de la Casa Blanca han indicado en conversaciones privadas que podría haber al menos esbozos de un acuerdo a mediados de la próxima semana, según informó The Washington Post, que cita a una fuente anónima.

Pero, incluso si las negoiaciones con la Casa Blanca salen bien, la propuesta de ley necesita el respaldo del Senado -de mayoría republicana- antes de se convierta en ley con la firma de Trump.

El presidente ha presionado desde el hospital para que lleguen a un acuerdo. “Nuestro gran Estados Unidos quiere y necesita estímulo. Pónganse a trabajar juntos y consíganlo. Gracias”, escribió este sábado el republicano en su cuenta de Twitter.

Aunque las sesiones en el Senado quedaron suspendidas después de que tres senadores dieran positivo de coronavirus, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo pediría a los senadores volver a la Cámara Alta en caso de necesitar sus votos para aprobar la propuesta de ley.

Congresistas insisten en aprobar plan de estímulo que incluye cheques de $1,200 y $450 extra de desempleo

El grupo bipartidista en la Cámara de Representantes, denominado “Caucus de Resolutores de Problemas” (Problem Solvers Caucus), presentó esta semana una nueva propuesta nombrada “March To Common Ground” (Marcha hacia un terreno común) que implicaría un desembolso escalonado de $1.5 billones para nuevas ayudas económicas a individuos y familias.

El proyecto busca acortar las divisiones entre republicanos y demócratas por un nuevo paquete de estímulo económico, y que las partes, encabezadas por el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchiny la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, vuelvan a la mesa de negociación, dijo un reporte de Marielis Acevedo para La Opinión.com

Aunque no sea considerado en su totalidad en vista (al momento) de las posiciones a favor y en contra, el plan podría servir como punto de partida o borrador para finalmente llevar a votación un paquete legislativo que se traduzca en nuevas ayudas para los estadounidenses afectados por la crisis económica desatada por el coronavirus.

La medida, que asignaría ayuda por un periodo de entre seis a 12 meses, de acuerdo con el comunicado del grupo de los resolutores, incluye cheques mínimos de $1,200 dólares más $500 por dependientes, e incluiría a adultos bajo esta última categoría.

Sin embargo, la más sonada de las propuestas de rescate económico, no es la única que contiene el plan.

A continuación enumeramos los puntos básicos de la propuesta avalada por 25 demócratas y la misma cantidad de republicanos:

1. “March To Common Ground” dispone partidas para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) y el Programa Especial de Alimentos Suplementarios para Mujeres, Bebés y Niños (WIC).

2. El plan destina fondos para programas de nuevas rentas estabilizadas y asistencia para el pago de alquiler para los más necesitados.

3. La propuesta incluye además una moratoria de desalojos para los inquilinos que no pueden cumplir con la obligación de pago con los caseros.

4. En cuanto a fondos por desempleo, se establece un periodo de ocho semanas de transición en el que los trabajadores que perdieron sus empleos recibirán $450 extra en beneficios. Pasado ese tiempo, los recipientes serían elegibles para cheques extra semanales de $600 por 13 semanas hasta enero del 2021. Sin embargo, los beneficios no podrán exceder el 100 % del salario que ganaban antes de la pandemia.

5. Los pequeños negocios recibirían un alivio por medio de un segundo programa de préstamos como Paycheck Protection Program (PPP) aprobado bajo la ley CARES. En la segunda fase de la iniciativa, el repago de los préstamos será más simplificado y más flexible en cuanto a la manera en que se podrían utilizar los fondos.

6. El borrador provee para dinero adicional a las escuelas que batallan en el proceso de implementar clases virtuales así como para los centros de cuido de menores que enfrentan dificultades para mantenerse operando.

Otras asignaciones contenidas en la propuesta incluyen unos $500.3 mil millones para estados y ayuda a gobiernos locales, $400 mil millones para la elección general y $52 mil millones para el Censo, el Servicio Postal de Estados Unidos (USPS), agricultura e internet de banda ancha.

Representantes demócratas y republicanos presentan al Congrreso paquete de estímulo alternativo

Un grupo bipartidista de 50 miembros de la Cámara de Representantes dieron a conocer un paquete de estímulo alternativo contra la crisis de coronavirus de $1.5 billones de dólares, en el cual destaca ayuda directa a familias, incluidas a parejas de indocumentados y sus hijos estadounidenses.

Se trata del tercer plan sobre la mesa discusión entre el Congreso y el Gobierno del presidente Donald Trump, pero podría tener poco futuro, al no ser respaldado públicamente por los líderes de ambas cámaras. Así lo reportó el diario La Opinión.

La propuesta del llamado Caucus de Solucionadores de Problemas –que integra a 25 demócratas y 25 republicanos– ofrece ayuda por $500,000 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales; $450 dólares de bono al seguro de desempleo durante ocho semanas, y los $1,200 dólares de ayuda a familias y $500 dólares por niño o dependiente.

El proyecto contempla fondos para pruebas de Covid-19, ayuda a escuelas, cuidado de niños y respaldo a pequeñas empresas.

El grupo dio conferencia de prensa sobre su propuesta “Camino hacia un terreno común”, liderada por los copresidentes del grupo, el republicano Tom Reed (Nueva York) y el demócrata Josh Gottheimer (Nueva Jersey).

“Nuestro marco refleja meses de creación de consenso bipartidista sobre las acciones que el Gobierno federal puede tomar para ayudar a las familias trabajadoras y las comunidades locales en todo el país mientras navegan por los impactos del COVID-19″, dijo Reed.

Otra de las ayudas del plan es la asignación de $25,000 millones de dólares para asistencia hipotecaria y de alquiler y $15,000 millones para Servicio Postal (USPS) y para programas de asistencia alimentaria.

“Lo que nos une, 25 demócratas y 25 republicanos, es nuestro objetivo compartido de encontrar una solución pragmática, un camino bipartidista hacia adelante, para ayudar a que los negociadores vuelvan a la mesa”, dijo Gottheimer.

Según un reporte de The Hill, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), afirmó que los miembros de ese recinto se mantendrán en sesión permanente hasta que no se apruebe un nuevo plan de estímulo, pero no mencionó el impulso del proyecto presentado este martes por 25 miembros de su bancada en colaboración con los republicanos.

Celebran ayuda a parejas mixtas

La Coalición Americana de Empresas Pro-Inmigración (ABIC, por sus siglas en inglés) celebró el plan, sobre todo la ayuda a familias de estatus migratorio mixto, debido a que la Ley CARES —e incluso el nuevo plan republicano— no contemplan a las parejas estadounidenses de indocumentados.

El grupo empresarial destaca los dichos de la representante Abigail Spanberger (Virginia), quien habló de los grupos excluidos en otras propuestas.

“Apoyamos cheques de estímulo directo adicionales para el pueblo estadouniden

se, $1,200 (dólares) nuevamente para adultos, $500 (dólares) para niños dependientes y adultos. Con una solución para aquellos que anteriormente se quedaron fuera, incluidas las familias con estatus mixto de ciudadano estadounidense y no ciudadano”, indicó.

ABIC destaca que el nuevo plan congresista ocurre el mismo día que un grupo de organizaciones, incluido el Centro Nacional de Leyes de Inmigrantes, CHIRLA, SEIU, FIRM y otros, lanzaron un video llamando a los líderes del Senado para que respalden un paquete de ayuda federal integral que incluya a todas las familias.

Demócratas bloquean plan republicano de estímulo económico que no incluía pago de $1,200

Los demócratas del Senado, liderados por Charles Schumer (Nueva York), lograron bloquear el paquete de estímulo de $500,000 millones de dólares impuslado por republicanos, al considerar que no integra apoyos urgentes para las familias para enfrentar las consecuencias del coronavirus.

La propuesta requería al menos 60 votos, pero logró solamente 47 y 52 en contra. Todos los demócratas se opusieron, así como el republicano Rand Paul (Kentucky), informó el periodista Jesús García en un reporte para La Opinión.com

Se preveía una complicada batalla para los republicanos, debido al estancamiento de las negociaciones para un paquete más amplio con el Gobierno del presidente Donald Trump, ya que los demócratas defienden su plan de al menos $2.2 billones de dólares, mientras el mandatario impulsa $1.3 billones como máximo.

El plan republicano abanderado por el líder de la mayoría, Mitch McConnell (Kentucky), integraba ayuda empresas, escuelas y un bono de $300 dólares para el seguro de desempleo, pero no incluía importantes ayudas, como los $300,000 millones de dólares directo a familias.

Al presentar el proyecto, McConnell reconoció que no contenía la mayoría de las ideas de sus correligionarios y de los opositores demócratas, pero creía que era mejor “avanzar” que “no hacer nada”.

El senador Schumer había adelantado que esa propuesta “demacrada” no pasaría la prueba en el Senado y calificó de “píldoras venenosas” el austero plan de rescate.

Republicanos en el Senado de EEUU se preparan para votar nuevo paquete de estímulo

Los republicanos del Senado se están preparando para aprobar esta semana un plan de recuperación mucho menos ambicioso del que presentaron hace unas semanas. Lo harían sin los demócratas, que ya se han opuesto contundentemente a una financiación de menos de dos billones de dólares.

El líder de la mayoría en la Cámara alta, Mitch McConnell, se mostró escéptico ante la idea de que el Congreso alcance un acuerdo antes de noviembre porque, según dijo, “el espíritu de cooperación que teníamos en marzo y abril se ha disipado a medida de que nos acercamos a las elecciones“.

La cantidad que están barajando los republicanos está entre los $500,000 millones y los $700,000 millones, tal y como informó Axios, que cita a fuentes cercanas a las negociaciones.

La mayoría de los senadores republicanos, especialmente quienes se juegan su escaño el próximo noviembre, están de acuerdo en que deben hacer algo para amortiguar el golpe económico de la pandemia. Sin embargo, dentro del propio partido están en desacuerdo sobre cómo debería ser la legislación.

Es por ello que, según comenta el citado medio, han decidido reducir la cuantía del proyecto de ley para conseguir un apoyo más amplio de los republicanos. La propuesta incluiría dinero para las escuelas, protecciones de responsabilidad generalizadas y beneficios de desempleo reestructurados.

Sin embargo, muchos republicanos esperan en privado que esta propuesta tampoco consiga los apoyos para poner contra las cuerdas a los demócratas, cuyos representantes aprobaron la Ley Héroes (de más de tres billones de dólares) en mayo.

Congreso y administración Trump acuerdan plan para evitar cierre del gobierno

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la Administración Trump acordaron informalmente mantener un proyecto de ley de financiamiento provisional para todo el gobierno, necesario para evitar un cierre a fines de este mes, libre de controversias o conflictos.

El acuerdo tiene como objetivo mantener fuera de la mesa cualquier posibilidad de un cierre del gobierno a pesar de las batallas en curso sobre la legislación de alivio de COVID-19, al tiempo que evita la posibilidad de otra polémica por el tema en el período previo a las elecciones de noviembre.

La noticia la dieron a conocer asistentes de legisladores demócratas y republicanos que fueron informados sobre una conversación del martes entre Pelosi, demócrata por California, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Los asistentes legislativos pidieron mantenerse en el anonimato para hablar del intercambio sobre el que fueron informados, pero en el que no participaron directamente.

“Los demócratas de la Cámara están a favor de una resolución limpia y continua”, dijo la portavoz de Pelosi, Drew Hammil.  

La definición de “limpio” tiende a variar entre quienes conocen la jerga del Capitolio, pero no necesariamente descartaría complementos no controvertidos como extensiones de rutina de programas como el seguro federal contra inundaciones o autoridad para gastar dinero en programas de carreteras. 

Secretario del Tesoro de EE.UU. pide acuerdo bipartidista sobre paquete de estímuloSteven Mnuchin dijo que estaba dispuesto a reunirse con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, para llegar a un acuerdo sobre el nuevo paquete de estímulo.

Algunos legisladores seguramente buscarán legislación sustantiva e incluso añadir artículos relacionados con COVID si el consenso pudiera evolucionar de alguna manera.

“Creemos que podremos obtener fondos para evitar un cierre”, dijo el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. 

La duración de la medida de financiación temporal o los elementos no controvertidos que podrían surgir no se han resuelto, dijeron los asistentes, y la portavoz de Pelosi se negó a caracterizar más el acuerdo.

El gobierno se enfrenta a una fecha límite del 30 de septiembre para evitar un cierre como el de 2018-2019 provocado por la insistencia de Trump de que se asignaran más fondos para construir un muro fronterizo entre Estados Unidos y México. 

Algunos demócratas quisieran que la legislación provisional se extienda hasta el próximo año, pero diciembre parece ser la preferencia de la administración y un resultado más probable.

El desarrollo se produce cuando los legisladores están ausentes de Washington, pero se están preparando para regresar para una breve sesión de trabajo previa a las elecciones, que probablemente involucrará una batalla por la legislación de alivio de COVID. 

Sin embargo, las posibilidades de otro proyecto de ley de rescate han disminuido a medida que el verano se acerca a su fin. El acuerdo de Mnuchin y Pelosi sobre la prevención de un cierre parece tener como objetivo garantizar que las consecuencias del estancamiento en el frente de ayuda de COVID no incluyan un cierre parcial con cargas políticas.

Republicanos del Senado rechazan nuevo paquete de ayuda económica

Los republicanos en el Senado de Estados Unidos rechazaron la propuesta de alivio de Coronavirus por valor de 1.000 millones de dólares de su propio partido el día después de que fuera revelada por el líder de la mayoría Mitch McConnell, enviando algunas acciones estadounidenses a la baja.

McConnell y los principales republicanos de la cámara dieron a conocer el paquete de ayuda de coronavirus que se había desarrollado con la Casa Blanca solo cuatro días antes del vencimiento de los beneficios de desempleo ampliados que mantienen a flote a millones de estadounidenses durante la crisis.

La propuesta rechazada  reduciría el beneficio federal de 600 dólares por semana, además del desempleo estatal, a 200.

Los demócratas también han rechazado el paquete, calificándolo como demasiado pequeño en comparación con su plan de 3.000 millones de dólares que aprobó la Cámara de Representantes en mayo. Los republicanos oponentes criticaron esos gastos.

EE.UU.: ¿Qué incluye el nuevo paquete de ayuda por COVID-19 de los republicanos?El paquete viene a reemplazar la ayuda federal anterior aprobada en mayo que expira el viernes 31 de julio.

McConnell promocionó la propuesta como un plan “adaptado y dirigido” para reabrir escuelas y negocios, al tiempo que protege a las empresas de los litigios.

Algunas acciones estadounidenses cayeron debido a que los inversores se preocuparon por el resurgimiento de los casos de coronavirus y esperaron avances en el plan de alivio.

El senador republicano Lindsey Graham estimó que la mitad de los miembros del partido en el Senado se opondrían al plan.

“Creo que si Mitch puede obtener la mitad de la conferencia, sería un gran logro”, dijo Graham a los periodistas. Graham dijo que considera esto una guerra contra el coronavirus. “Tienes que gastar dinero cuando estás en una guerra”.

Varios senadores republicanos consideran que el plan es demasiado costoso.

“No estoy para pedir prestado otro billón de dólares”, dijo a los periodistas el senador republicano Rand Paul.

La propuesta republicana otorgaría a muchos estadounidenses pagos directos de 1.200 dólares cada uno, y miles de millones en préstamos a pequeñas empresas, apoyaría hospitales y ayudaría a reabrir las escuelas.

El beneficio federal complementario de desempleo ha sido una línea de vida financiera para los trabajadores despedidos y un apoyo clave para el gasto del consumidor. Los demócratas denunciaron rápidamente el recorte propuesto como draconiano cuando millones de estadounidenses no pueden regresar a lugares de trabajo cerrados.

Disputas partidistas

Muchos republicanos insisten en que el pago por desempleo alienta a los estadounidenses a quedarse en casa en lugar de volver a trabajar, pagándoles más que sus salarios anteriores. Su propuesta proporcionaría el pago semanal de 200 dólares hasta que los estados creen un sistema para proporcionar un reemplazo salarial del 70% para los trabajadores despedidos.

Los demócratas dijeron que el plan de beneficio por 200 dólares dañaría la economía.

“La gente quiere trabajar, amigos republicanos. Simplemente no tienen trabajo para hacerlo. No vamos a dejar que mueran de hambre mientras eso sucede”, dijo el líder demócrata del Senado Chuck Schumer.

Los demócratas también quieren dinero para los gobiernos estatales y locales, que enfrentan déficits presupuestarios multimillonarios, con negocios cerrados y residentes sin trabajo.

“Nuestros residentes, nuestros negocios, nuestras familias, necesitan apoyo federal directo ahora”, dijo el alcalde de Savannah, Georgia, Van Johnson, uno de entre un grupo de alcaldes demócratas y republicanos en una conferencia telefónica con periodistas.

Los legisladores bipartidistas cuestionaron por qué los fondos para algunos programas que parecían no tener nada que ver con la pandemia, como 1,8 mil millones para una nueva sede de la Oficina Federal de Investigación, estaban en la propuesta.

Schumer y la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, debían reunirse más tarde el martes con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, quien almorzó con senadores republicanos.

La disputa partidista se produce cuando los casos de coronavirus en EE.UU. han superado los 4,3 millones, con casi 150.000 personas fallecidas en el país y decenas de millones sin trabajo.

La Cámara liderada por los demócratas aprobó en mayo su proyecto de ley de alivio de coronavirus de 3.000 millones de dólares conocido como “Ley HEROES”, pero el Senado liderado por los republicanos no lo consideraría.

McConnell reconoció que la “Ley HEALS” republicana era solo un punto de partida para las negociaciones y que necesitaría apoyo bipartidista para convertirse en ley.

“La Ley HEALS está llena de disposiciones que francamente desafiaría a mis colegas demócratas a decir que realmente se oponen”, dijo McConnell.

¿Por qué el congreso americano no ha aprobado el nuevo paquete de ayuda económica?

Se espera que los republicanos del Senado introduzcan un “ligero”paquete de estímulo del coronavirus que podría incluir US$10,000 millones destinados a aliviar la crisis económica de la oficina de correos de Estados Unidos (USPS) y US$300 semanales como parte del seguro por desempleo, similares a los firmados por la acción ejecutiva del presidente Donald Trump, informó el sitio Web Politico, el lunes 17 de agosto.

La capacidad de USPS para servir durante las próximas elecciones presidenciales y las preocupaciones sobre su capacidad de manejar el aumento de boletas electorales enviadas por correo, han dirigido el debate sobre el nuevo proyecto de ley hacia una nueva dirección. 

El domingo 16 de agosto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que interrumpirá el receso de la cámara baja para realizar una votación sobre la legislación independiente que detendría los cambios que dañan al Servicio Postal de Estados Unidos. Sin embargo, todavía es incierto si también se votará sobre el nuevo paquete económico, el cual podría incluir el envío de un segundo cheque. 

El Senado suspendió la sesión siguiendo los pasos de la Cámara de Representantes, y tienen planeado regresar el 8 y el 14 de septiembre, respectivamente. Se espera que la legislación en torno a USPS llegue el sábado 22 de agosto, después de la Convención Nacional Demócrata, que comenzó el lunes 17 de agosto y se extenderá hasta el jueves 20 de agosto.

Cuando sea que se vayan a reanudar las negociaciones sobre el próximo paquete económico, está claro que ambas partes están tratado de aprobar un proyecto de ley completo, aunque estén en desacuerdo sobre lo que esto significa. Estas son cinco razones por las que creemos que se aprobará un nuevo proyecto de ley de estimulo económico. 

Ambos lados quieren reiniciar negociaciones

Todos los conflictos y señalamientos han revelado algo, que tanto demócratas como republicanos reconocen la necesidad de otro paquete de rescate económico para ayudarle a las personas a recuperarse de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias.

Sin embargo, a pesar de haber firmado cuatro acciones ejecutivas, el presidente Donald Trump tuiteó el 14 de agosto su apoyo ––al mismo tiempo que criticó a los demócratas–– para la aprobación de un nuevo proyecto de ley, incluyendo la reapertura de las escuelas como parte de su agenda personal. 

“No podemos esperar hasta el 30 de septiembre”, dijo Pelosi el 13 de agosto sobre la aprobación del proyecto de ley de estímulo. “La gente morirá”.

Las directivas del presidente, conformadas por una orden ejecutiva y tres memorandos, abarcan temas como el beneficio de desempleo máximo de US$400, examinan las protecciones contra desalojos, el aplazamiento de los pagos de los préstamos estudiantiles y proponen un recorte de impuestos sobre la nomina. 

Senadores republicanos preparan un nuevo paquete de estímulo para la economía estadounidense

Sin acuerdo bipartidista en el horizonte, los senadores republicanos preparan la presentación de un nuevo plan de estímulo fiscal, que reduce la factura incluida en su anterior proyecto de ley. Una situación que no promete aunar posiciones con los demócratas, que rechazan aprobar un estímulo troceado y de menor tamaño.

Aún así, según adelantan Bloomberg y Politico, la nueva propuesta light busca extender las ayudad adicionales a los desempleados hasta los 300 dólares semanales. También amplia la financiación del Programa de Protección de Nóminas (PPP, por sus siglas en inglés), que ofrece créditos a fondo perdido a las pequeñas y medianas empresas del país. Así lo reportó el periodista José Luis de Haro para el periódico El Esconomista.es

Otras medidas incluyen protección legal para los empleadores, más dinero para las escuelas públicas de cara al regreso a las clases y destinar 10.000 millones de dólares al Servicio Postal de EEUU (USPS, por sus siglas en inglés).

La propuesta representaría una versión reducida del proyecto de ley por valor de un billón que los senadores republicanos ya introdujeron a fines de julio como contrapunto al plan de 3,5 billones de dólares que los demócratas aprobaron en la Cámara Baja el pasado mayo.

Los republicanos aprovechan ahora la polémica sobre el Servicio Postal estadounidense y responden a los demócratas, que actualmente están dispuestos a acortar su receso para votar un proyecto de ley que otorgue 25.000 millones de dólares al USPS de cara las próximas elecciones del 3 de noviembre.

El voto por correo se ha convertido en un importante punto de fricción a este lado del Atlántico. El director general de correos, Louis DeJoy, anunció el martes que suspenderá ciertos cambios en el USPS hasta después de las elecciones de 2020 para “evitar la apariencia de que esto podría tener impacto alguno en el correo electoral”.

DeJoy, cuyas medidas de reducción de costes hacían saltar las alarmas sobre los retrasos generalizados en el envío y entrega postal que podrían afectar a la importante cita electoral de noviembre, explicó en un comunicado que anulará temporalmente “algunas de las iniciativas operativas” que son anteriores a su desembarco en el servicio de correos.

Previamente, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, señaló en una entrevista con la CNBC que consideraba posible llegar a un acuerdo con los demócratas si estos “quisieran ser razonables”. Mnuchin justificó que la cantidad de dinero propuesta por los republicanos para ayudar a apuntalar el servicio de correo patrio coincide con el acordado por los demócratas en negociaciones anteriores sobre un paquete de estímulo más amplio que no llegó a buen puerto.

Si bien dichos detalles no se hicieron públicos en su momento, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata, Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, han reiterado en múltiples ocasiones que no aceptarán un paquete de estímulo descafeinado. Ambos argumentan que se debe alcanzar un acuerdo sobre un proyecto de ley que incluya, además de financiación al USPS y una extensión de los subsidios adicionales a los desempleados, entre otras partidas, ayudas para los gobiernos estatales y locales.

A tan solo 77 días para las elecciones generales, la Casa Blanca y los republicanos no han logrado alcanzar un acuerdo con los demócratas sobre el próximo plan de estímulo económico. Pese a que el presidente de EEUU, Donald Trump, rubrico varios decretos extendiendo mínimamente algunas provisiones, la Reserva Federal ha avisado que, con gran parte del estímulo aprobado el pasado 27 de marzo ya agotado, los riesgos para la economía aumentan cada día que pasa sin un acuerdo a amplio alcance.