CONGRESO EEUU

Demócratas presionan en un intento de reformar ley electoral

Una votación sobre la reforma electoral está prevista para el miércoles. Será la quinta vez en esta sesión legislativa que los demócratas buscan en el Senado tratar de aprobar el proyecto de Biden.

— Los senadores están regresando al Congreso en Washington el martes bajo intensa presión para modificar sus normas y vencer la obstrucción republicana y tratar de “salvar” el proyecto de ley de reforma electoral del presidente Joe Biden..

Una votación sobre estas iniciativas está prevista recién a partir del miércoles. Otrora renuente a cambiar las normas del Senado Biden presiona a los demócratas en esa cámara para que suprima el llamado “filibusterismo” y así lograr que el Senado apruebe con su pírrica mayoría de un solo escaño (50 votos, más el voto de la vicepresidente Kamala Harris) la revisión del sistema electoral.

Así las cosas, Biden apoya descartar una regla del Senado que requiere mayorías especiales para que el Partido Demócrata pueda aprobar amplias reformas que han llamado “derecho al voto”, que según asegura el mandatario, está en riesgo.

Los demócratas tienen mayoría en el Senado por solo un voto, el de Harris, y eso no es suficiente, según las reglas actuales, para aprobar la mayoría de las leyes.

El llamado filibusterismo, un recurso obstruccionista parlamentario, exige el voto afirmativo de 60 de los 100 senadores para aprobar un proyecto de ley. Por esa razón, el mandatario y los demócratas quieren eliminar la medida “filibusterismo” debido a que no cuentan con los 60 votos para reformar la ley electoral, una estrategia que ha sido empleada empleada por regímenes socialistas una vez que llegan al poder para afianzarse.

Esta vez Biden pide a su partido que cree una excepción al obstruccionismo, que permita cambiar la regla temporalmente y votar los proyectos de ley electorales por mayoría simple, pasando por alto a los republicanos.

El problema es que cambiar la norma requeriría la aprobación demócrata unánime y hasta ahora al menos dos senadores, Kyrsten Sinema de Arizona y Joe Manchin de Virginia Occidental, se oponen.

Si no se consigue convencerles, el filibusterismo seguirá en vigor y, aunque tanto Sinema como Manchin apoyen las reformas electorales, ambos proyectos de ley morirán.

Los demócratas centran su atención en sus colegas en Sinema y Manchin, quienes fueron duramente criticados el lunes, cuando Estados Unidos celebró el día de conmemoración al legado del líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Más presión

Martin Luther King III, hijo del asesinado activista, la emprendió contra Sinema y Manchin, los comparó con los “blancos moderados” sobre los que su padre escribió en las décadas de 1950 y 1960, es decir, alguien que profesa su apoyo a darle el derecho al voto a los negros pero no participa en acciones que lleven directamente a la reforma electoral necesaria para alcanzar ese objetivo.

“La historia no será bondadosa con ellos”, según King hijo, mencionando por su nombre a Sinema y Manchin, y pretendiendo establecer similitud en dos hechos y épocas distintas, para presionar a los senadores demócratas.

Será la quinta vez en esta sesión legislativa que el Senado tratará de aprobar el proyecto, en momentos en que varios estados de gobierno republicano han aprobado normas para fortalecer la seguridad en el sufragio, pero los demócratas alegan que “perjudican” particularmente a las personas de raza negra o hispana.

Desde 1917, los senadores pueden decidir parar el debate si logran reunir suficientes voces. Hoy, 60 senadores de 100 son necesarios para que un proyecto de ley sea sometido a votación. La regla no aplica para las leyes presupuestales.

La Cámara de Representantes ya aprobó la medida, pero está estancada en el Senado donde enfrenta una oposición unánime por parte de los republicanos. Debido a que el Senado está dividido 50-50, los demócratas tienen una ínfima mayoría — la vicepresidenta Kamala Harris podría emitir el voto de desempate — pero no tienen los 60 votos para vencer el bloqueo republicano conocido como “filibuster”.

Otrora renuente a cambiar las normas del Senado, Biden usó el feriado en honor a King para hacer precisamente eso, cambiar las reglas.

El lunes, Biden dijo que King no solo luchó a favor de la igualdad racial sino también por “el derecho sagrado de votar, del cual emanan todos los otros derechos”.

“Es hora de que todo funcionario electo en Estados Unidos deje bien claro cuál es su posición. Es hora de que todo estadounidense alce su voz. ¿Con quién estás?”, expresó Biden.

El presidente, debilitado por bajos índices de aprobación, decidió arriesgarse a aprobar a la fuerza una vasta reforma electoral hasta ahora bloqueada por los republicanos en el Senado. Pero Biden sigue sin contar con los votos.

La oposición republicana se alza en contra de las intenciones de Biden y los demócratas de abolir la medida, asegurando que “rompería el Senado” y daría a los demócratas un poder desmedido.

Senado federal examinará situación territorial de Puerto Rico

El Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado federal examinará la situación de los territorios estadounidenses en una vista pública que se llevará a cabo el 1 de febrero, según informó NotiUno.

Entre los temas a discutir en la audiencia, se encuentra la situación territorial de Puerto Rico. La sesión será presidida por Joe Manchin (Virginia Occidental).

Sin embargo, el senador ha señalado anteriormente que la situación territorial de Puerto Rico debe estar en manos de la Comisión de lo Jurídico.

con información de Noti Uno y Metro Puerto Rico

Advierten que si no se amplía el crédito tributario para los niños, aumentará pobreza infantil

Millones de niños han quedado en el limbo luego de que el Congreso dejara expirar el Crédito Fiscal para los Hijos, el cual sacó a 61 millones de menores de la pobreza. La esperanza está cifrada es que el crédito quede incluido en el plan del presidente Biden para reconstruir a la clase media (Build Better Back).

Durante la videoconferencia “¡Pobre una vez más! Los niños de bajos ingresos de Estados Unidos sufren a medida que expira el crédito tributario por hijos”, organizada por Ethnic Media Services, varios expertos hablaron del impacto que ha tenido este apoyo temporal.

El Crédito Tributario por Hijos, que expiró el 31 de diciembre de 2021, otorgó pagos directos de $300 por mes a niños menores de 6 años y $250 por mes para niños de 6 a 17 años. 

Ayuda para gastos esenciales

Claire Zippel, analista senior de investigación del equipo de Tendencias de Ingresos y Pobreza del Center for Budget and Policy Priorities, precisó que el crédito tributario para los niños ha estado en vigor desde 1997 para ayudar a las familias con el costo de criar a los hijos.

Pero el Plan de Rescate lo amplió significativamente de manera temporal de $2,000 a $3,600 por niño menor de 6 años y a $3,000 por los niños mayores.

Además hizo cambios para que lo recibieran cada mes, en lugar de cada año que sus padres hacen su declaración tributaria.

“Estos pagos han ayudado a las familias a cubrir los gastos esenciales como la renta y los alimentos”.

Sin embargo, precisó que estos pagos mensuales terminaron en diciembre, pero la legislación Build Better Back que el Congreso está considerando, ampliaría de nuevo el crédito tributario para los niños. 

Se proyecta que la ampliación corte la pobreza de los niños latinos de 21 a 12%”.

Antes de la expansión, aproximadamente la mitad de los niños afroamericanos y latinos recibían menos del crédito total o ningún crédito, porque los ingresos de sus padres eran demasiado bajos, dijo.

Explicó que la forma más común en que las familias con bajos ingresos utilizan sus pagos mensuales de este crédito tributario por hijos es para comprar alimentos. 

Alrededor del 59% de estas familias informaron haber gastado al menos parte de su pago en alimentos”. 

Por lo que indicó que si se corta el crédito, alrededor de 27 millones de niños lo perderían.

“Es por eso que creemos que el Congreso tiene que aprobar Build Better Back para garantizar que esta ayuda que ha sido tan valiosa para las familias en todo el país en 2021 permanezca vigente en 2022”.

Con información de La Opinión.com

Congreso de EEUU: proyecto de inversiones sociales de Biden se tambalea

“No puedo ir más lejos”, dijo a una televisión estadounidense Joe Manchin, legislador por Virginia Occidental. El senador demócrata anunció asíayer que no votará a favor del gigantesco plan de reformas sociales y ecológicas de Joe Biden, lo que parece significar el final de un proyecto que pretendía transformar Estados Unidos. El senador alegó que el proyecto crearía una inflación insostenible y que, además, no se podrían sufragar algunas de sus medidas clave. “Deberíamos elegir nuestras prioridades”, dijo, calculando que el coste real de las políticas sociales del proyecto se iría elevando hasta los 5 billones al cabo de diez años.

“No puedo votar por eso”, agregó Manchin, citando en particular el aumento de los precios y el alcance de la deuda. “Simplemente no puedo. Intenté todo lo humanamente posible, pero no puedo”, agregó el senador, que ha amasado una fortuna con los combustibles fósiles. “Es no”. Virginia Occidental es el segundo estado productor de carbón después de Wyoming, según datos del gobierno, y genera el 90% de su electricidad a partir del combustible. “Si es algo que no puedo volver a casa y explicárselo a la gente de Virginia Occidental, no puedo votar a favor”, explicó.

Llamado “Build Back Better” (“Reconstruir mejor”), el plan de 1,75 billones de millones de dólares prevé en particular jardín de infantes para todos los niños, créditos fiscales para los hogares e inversiones sustanciales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Casi todo se pagaría con impuestos más altos para los más ricos y las grandes corporaciones.

Aunque Manchin ha sido desde hace semanas uno de los principales obstáculos para este programa de reformas sociales y ecológicas, pocos pensaban que fuera a bloquearlo por el daño que infligiría a los demócratas. El senador Bernie Sanders criticó a Manchin y abogó por celebrar la votación de todos modos. “Si no tiene el coraje de hacer lo correcto por las familias trabajadoras de West Virginia y Estados Unidos, déjenlo votar ‘no’ frente a todo el mundo”, dijo Sanders en otra cadena estadounidense.

En un comunicado emitido después de la entrevista, Manchin explicó que aumentar la carga de la deuda de Estados Unidos supondría “obstaculizar drásticamente” la capacidad del país para responder a la pandemia de coronavirus y a otras amenazas geopolíticas.

Congreso aprueba suspender techo de deuda horas antes del impago

El Congreso de Estados Unidos evitó un catastrófico impago de deuda en la madrugada del miércoles luego de que las mayorías demócratas en ambas cámaras votaron a favor de enviar al presidente, Joe Biden, un incremento de 2,5 billones de dólares en el límite de deuda nacional, frente a la férrea oposición republicana.

Al final de una jornada maratoniana, la Cámara de Representantes dio su aprobación definitiva a la legislación a primera hora del miércoles en una votación que se ajustó casi la disciplina de partido, por 221 votos a favor y 209 en contra, desactivando el volátil asunto hasta después de las elecciones de mitad de legislatura de 2022, de acuerdo con AP.

La acción se produjo a pocas horas del plazo límite fijado por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, quien el mes pasado advirtió que se estaba quedando sin margen de maniobra para evitar el que habría sido el primer impago de deuda en la historia de la nación. La medida amplía en 2,5 billones de dólares los fondos para hacer frente a las deudas ya contraídas, lo que permitirá a EE.UU. mantener su capacidad de endeudamiento hasta 2023.

El proyecto, que fue aprobado en la Cámara de Representantes con 221 votos a favor y 209 en contra después de ser autorizado horas antes por el Senado, está ahora listo para recibir la firma del presidente estadounidense, Joe Biden, y entrar en vigor. La ley evita que EE.UU. incurra en un impago de su deuda soberana este mismo 15 de diciembre, cuando se espera que el país se quede sin fondos para pagar sus deudas, de acuerdo a los últimos cálculos de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Senado de EEUU aprueba proceso exprés para evitar la crisis de la deuda

Los senadores estadounidenses votaron el jueves para crear una ley por única vez que permita a los demócratas levantar la autoridad de endeudamiento de la nación y evitar así un incumplimiento crediticio que podría ser desastroso, sin requerir los votos de republicanos opositores.

La medida permite que el Congreso controlado por los demócratas levante el límite de deuda por una cantidad específica en dólares con una mayoría simple en ambas cámaras, lo que significa que puede convertirse en ley sin necesidad de contar con los republicanos.

“Todavía tenemos algunos pasos más que dar antes de resolver completamente este asunto, pero soy optimista en que después de la votación de hoy estaremos en la senda para evitar un impago catastrófico”, opinó el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. 

Un aumento del límite de la deuda normalmente requeriría 60 votos en el Senado, que está dividido 50-50, pero con la nueva ley aprobada el jueves el aumento puede obtener luz verde solo con el apoyo de todos los demócratas más un “sí” de desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris. 

Mientras tanto, los republicanos están esencialmente al margen, sin bloquear a los demócratas pero sin ofrecer votos para elevar el límite. 

El compromiso cierra semanas de tensas negociaciones y llega solo unos días antes de la fecha límite para alcanzar el límite de la deuda. 

De no haber actuado, Estados Unidos ya no habría podido cumplir con sus obligaciones de pago de deuda poco después del próximo miércoles. 

Estados Unidos gasta más dinero del que obtiene a través de los impuestos, por lo que toma prestado dinero emitiendo bonos del gobierno, consideradas unas de las inversiones más seguras del mundo. 

La Cámara de Representantes aprueba el proyecto de ley de defensa de $768 mil millones

El proyecto de Ley de Autorización de Defensa Nacional, la legislación anual obligatoria que establece la agenda política para el Departamento de Defensa y autoriza casi $770 mil millones de dólares en fondos para la defensa fue aprobada en la Cámara de Representantes el martes por la noche.

El proyecto de ley ahora se traslada al Senado, donde probablemente se votará a finales de esta semana, antes de que el presidente Joe Biden pueda convertirlo en ley.

El proyecto de ley fue aprobado con un fuerte apoyo bipartidista, con una votación final de 363 a 70, con 169 demócratas y 194 republicanos votando a favor, mientras que 51 demócratas y 19 republicanos votaron en contra. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue la única miembro que no votó.

La versión final del proyecto de ley, que acordaron los líderes de ambas cámaras, según indicaron los resúmenes del texto del proyecto de ley de los Comités de Servicios Armados de la Cámara y el Senado, contiene:

  • cambios en la forma en que se enjuicia y maneja la agresión sexual y el acoso dentro del ejército
  • un aumento salarial del 2.7% para los miembros del servicio militar y los empleados civiles del Departamento de Defensa
  • $300 millones en ayuda militar a la Iniciativa de Asistencia para la Seguridad de Ucrania, agregando $ 50 millones más de lo propuesto en la solicitud de presupuesto
  • Sobre los “incidentes de salud anómalos”, más conocidos como “síndrome de La Habana”, el proyecto de ley autoriza al presidente a nombrar a un “alto funcionario” para liderar un esfuerzo de “todo el gobierno” para abordar estos incidentes

El amplio proyecto de ley se enfoca en temas que han sido prioritarios para el secretario de Defensa Lloyd Austin desde que asumió el mando del Departamento de Defensa en enero, desde el manejo de la agresión sexual y el acoso dentro del ejército hasta cambios en el entrenamiento del manejo de prejuicios y discriminación para todas las ramas militares.

En el frente de la política exterior, también establece una “Comisión de Guerra de Afganistán independiente” para examinar la guerra en Afganistán después de la retirada militar estadounidense en agosto, que cubre los 20 años completos de la guerra.

Entre los cambios en el presupuesto para la defensa de Estados Unidos está el incremento de $50 millones de dólares de ayuda a las fuerzas de seguridad de Ucraniacuando Rusia continúa acumulando fuerzas cerca de la frontera de Ucrania, lo que genera preocupación en EE.UU. y Europa.

Para disuadir a China, el proyecto de ley incluye $7.1 mil millones para la Iniciativa de Disuasión del Indo-Pacífico. El Pentágono considera a China como un desafío en esa región.

La versión final del proyecto de ley elimina al comandante de un comando militar “de las decisiones relacionadas con el enjuiciamiento de delitos encubiertos”, incluida la “agresión sexual”, un cambio importante que los líderes militares, incluidos Austin y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, han dicho públicamente que apoyan.

Congreso de EE.UU. evita cierre del Gobierno

El Congreso de Estados Unidos aprobó este jueves (02.12.2021) un proyecto de ley de financiación provisional en una muestra inusual de unidad entre partidos para mantener las agencias federales en funcionamiento hasta 2022 y evitar un oneroso cierre del gobierno en plena temporada navideña. 

Con el reloj marcando como fecha límite el viernes a las 11:59 de la noche, el Senado votó 69 contra 28 por extender el presupuesto actual hasta el 18 de febrero, una resolución que ya había aprobado la Cámara de Representantes. 

La “resolución” evita que millones de trabajadores públicos sean enviados a casa sin recibir su sueldo en plena temporada de Navidad, debido a que parques, museos y otras propiedades y servicios federales se verían obligadas a cerrar. 

“Me alegro de que, al final, prevalecieron las cabezas más frías: el gobierno permanecerá abierto”, celebró el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer. 

“Y agradezco a los miembros de esta cámara por acompañarnos cuando estábamos al borde de un cierre evitable, innecesario y costoso”, añadió. 

Los analistas del Congreso esperaban que la resolución tuviera un camino tortuoso en el Senado, donde un pequeño grupo de republicanos de línea dura amenazó con frenar la medida en protesta por las medidas impuestas por la Casa Blanca para frenar el avance del coronavirus. 

Más temprano, la Cámara de Representantes de EE.UU., de mayoría demócrata, aprobó un proyecto de ley para evitar un cierre solo 48 horas antes de que se quede sin fondos.

La iniciativa fue aprobada con 221 votos a favor y 212 en contra. El único republicano que apoyó la medida fue el moderado Adam Kinzinger.

El proyecto de ley buscaba evitar el cierre de Gobierno y aumentar los fondos hasta el 18 de febrero, momento en el que demócratas y republicanos tendrán que llegar a otro acuerdo para evitar que la Administración se paralice.

El senado confirmó al primer latino que dirigirá el Censo de EEUU

El Senado confirmó este jueves a Robert Santos como el nuevo director de la Oficina del Censo de Estados Unidos y se convirtió así en el primer latino que ocupará ese cargo desde que se creó esta agencia federal en 1902.

“La confirmación de Santos asegurará que la agencia tenga la conducción que necesita en un momento crucial para reparar la confianza en el censo, una piedra fundamental de nuestra democracia”, dijo Wade Henderson, presidente interino de la Conferencia sobre Derechos Civiles y Humanos.

Arturo Vargas, presidente de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), destacó que la designación de Santos, de 66 años de edad, recibió el apoyo bipartidista en el Senado.

“Con sus más de 40 años de experiencia y pericia con estadísticas y datos e investigación en ciencias sociales, han preparado (a Sangos) para dirigir el principal proveedor de datos de calidad del país acerca de la población y la economía”, señaló Vargas.

Tiktok, YouTube y Snapchat bajo la lupa del senado americano

Ejecutivos de TikTok, Snapchat y YouTube enfrentaron el martes pasado en Washington DC los señalamientos de un subcomité senatorial que busca imponer nuevas regulaciones a las plataformas sociales, en las que convergen millones de usuarios, muchos de ellos menores de edad.

Uno tras otro, los miembros del comité reclamaron a los gigantes tecnológicos por la difusión de contenido que, en algunos casos, ha derivado en el acoso, la adicción, el suicidio y la intrusión a la privacidad de los menores.

“Ustedes son padres, ¿cómo pueden permitir esto?”, indagó la senadora Marsha Blackburn, republicana por Tennessee.

Hace unas semanas, este mismo panel de senadores escuchó el testimonio de una exempleada de Facebook que asegura que la plataforma social es consciente de los daños que puede causar a algunos de sus usuarios y no hace lo necesario para filtrar el contenido que distribuyen.

Hoy, TikTok, Snapchat y YouTube defendieron las regulaciones que han adoptado, aunque ninguno de los senadores se expresó complacido.

“Creo que también hay otras formas de hacer esto, como hacerlos responsables cuando esto sucede”, comentó la senadora demócrata por Minnesota Amy Klobucar.

En el pasado, la compañía Google, dueña de YouTube, debió pagar una multa de 170 millones de dólares por almacenar información de los usuarios sin su consentimiento y Snapchat accedió a ser monitoreado por auditores externos tras alegaciones de que engañó a los usuarios sobre la eficacia con la que el material compartido desaparece.

“Creo que también deberíamos hacer preguntas sobre cómo verifican a los contribuidores. Hay entidades que suben mucho contenido”, analiza Susan E. McGregor, del Data Science Institute, en declaraciones a la Voz de América.

McGregor, sin embargo, reconoce que las regulaciones del gobierno son necesarias, al igual que la supervisión de los padres sobre el contenido al que acceden sus hijos y sobre el tiempo que pasan en las redes.

El expresidente republicano Donald Trump intentó prohibir la aplicación TikTok, argumentando que compilaba datos de usuarios estadounidenses que pudieran ser usados por China, sin embargo, al llegar a la Casa Blanca, el presidente Joe Biden dio marcha atrás al plan.

Congresistas acusan a exasesor de Trump por desacato

El comité de la Cámara Baja de Estados Unidos, que investiga el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, declaró ayer en desacato por negarse a comparecer ante los legisladores al ultraderechista Steve Bannon, un cercano aliado del expresidente Donald Trump.

El comité tomó la decisión por unanimidad, con los votos de los dos congresistas republicanos que integran el cuerpo, Liz Cheney y Adam Kinzinger, en una reunión vespertina que duró apenas unos 25 minutos.

La declaración de desacato por parte del comité investigador pasa ahora al pleno de la Cámara Baja, que se prevé que lo someta a votación este mismo jueves. De ser aprobada, algo presumible dada la mayoría demócrata, la declaración de desacato será entregada al Departamento de Justicia para que procese a Bannon.

Cualquier persona declarada culpable de desacato por parte de un tribunal federal puede enfrentarse a hasta un año de cárcel y a una multa de 100.000 dólares, según el Servicio de Investigación del Congreso.

El comité investigador quiere que Bannon testifique porque cree que el ultraderechista “tenía algún conocimiento previo sobre los extremos sucesos que podrían acontecer” el 6 de enero, cuando el Congreso tenía previsto certificar la victoria electoral de Biden y Trump había convocado una protesta cerca de la Casa Blanca.

El comité basa sus sospechas contra Bannon, entre otras cosas, en unas declaraciones que el líder ultraderechista, que fue asesor de Trump en la Casa Blanca, hizo en su podcast en la víspera del asalto al Capitolio, el 5 de enero.

“¿Va a desatarse el caos mañana? Mucha gente me ha dicho: ‘Hombre, si hubiera una revolución, sería en Washington’. Bueno, este será vuestro momento en la historia”, afirmó Bannon a sus oyentes.

Bannon, que no quiere declarar ante el Congreso, se excusó detrás de una demanda presentada por Trump para evitar que ciertos documentos relacionados con los hechos ocurridos vean la luz, pidiendo al comité que posponga su comparecencia hasta que la Justicia falle, algo que este ha rechazado.  

Deberá enfrentar consecuencias

En la reunión de este martes, Cheney, hija del exvicepresidente republicano Dick Cheney, afirmó que los actos de Bannon y Trump “parecen revelar una cosa: sugieren que el presidente Trump estuvo personalmente involucrado en la planificación y ejecución del 6 de enero”.

“Y llegaremos al fondo de eso”, afirmó la congresista, caída en desgracia dentro de su partido por su enfrentamiento con el expresidente republicano.

Por su parte, el demócrata Bennie Thopmpson, que preside el comité, dejó claro a Bannon que, “o acata al comité, o deberá enfrentar las consecuencias”. También aseguró que Bannon es el único citado que no está colaborando con la investigación.

Ayer, Trump interpuso una demanda para mantener ocultos una serie de documentos sobre el asalto al Capitolio, en el que murieron cinco personas y 140 agentes de Policía resultaron heridos.

Con esa demanda, el exmandatario quiere impedir que los Archivos Nacionales de Estados Unidos, que custodian documentos históricos, entreguen información sobre el asalto al Capitolio al comité que lo investiga.