CONGRESO EEUU

Congresistas presionan que se apruebe para una cuarta ronda de cheques de estímulo

Más legisladores se unieron a la batalla para presionar al gobierno de Joe Biden para otorgar otra ronda de cheques de estímulo como parte de su gigantesco paquete de infraestructura.

Y es que después de que decenas de legisladores en la Cámara Baja enviaran la misma propuesta hace un mes, ahora unos 21 senadores en la Cámara Alta decidieron revivir la propuesta por medio de una carta dirigida al presidente.

“Esta crisis está lejos de terminar y las familias merecen la certeza de que pueden poner comida en la mesa y tener un techo sobre sus cabezas”, agregó la carta encabezada por el senador y presidente del Comité de Finanzas, Ron Wyden.

Según los senadores, los pagos de estímulo recurrentes no solo levantarían a millones de la pobreza, sino también estimularían a la economía.

“Le instamos a que incluya pagos directos recurrentes y extensiones automáticas del seguro de desempleo vinculadas a las condiciones económicas en su plan económico de largo plazo Build Back Better”, escribieron.

Según un estudio llevado a cabo por el Centro de Política Fiscal de Urban-Brookings, otra ronda de cheques sacaría a entre 6.6 y 7.3 millones de la pobreza, y beneficiaría particularmente a las minorías como los hispanos y afroamericanos.

Fuente: Telemundo 62

Líder republicano del Senado de EEUU se opone al plan de infraestructura de Biden

El líder de la minoría del Senado de Estados Unidos, el republicano Mitch McConnell, dijo ayer jueves que “luchará en todo momento” contra el plan de infraestructura de 2 billones de dólares que propuso el presidente demócrata, Joe Biden. 

El mandatario, cuyo partido cuenta con una ajustada mayoría en la cámara, propuso un plan de inversiones en proyectos de infraestructuras en Estados Unidos para ocho años, que incluirían esfuerzos contra el cambio climático mientras se crean “millones de puestos de trabajo”. 

El plan prevé financiar el gasto con un aumento del impuesto empresarial hasta el 28%, desde el 21% actual. 

La Casa Blanca dijo que busca recabar apoyo al plan por parte de congresistas demócratas y republicanos en algunas medidas, que son populares entre votantes de ambos partidos. 

Pero el republicano McConnell está en contra del aumento de impuestos, que ha calificado de “caballo de Troya”. 

“Creo que ese paquete que están elaborando ahora, por más que nos gustaría atender la infraestructura, no recibirá el apoyo de nuestra parte”, dijo McConnell, principal republicano del Senado. 

“Lo último que la economía necesita en estos momentos es un aumento de impuestos a todos los sectores productivos”.

Refiriéndose a los demócratas, McConnell dijo durante una conferencia de prensa en su estado natal de Kentucky: “Voy a luchar contra ellos en todo momento, porque creo que esta es la receta equivocada para Estados Unidos”. 

El plan de Biden tiene “más dinero para coches eléctricos que para carreteras y puentes”, añadió.  

Los demócratas controlan ambas cámaras del Congreso pero sus mayorías son frágiles, especialmente en el Senado, donde hay 50 legisladores de cada partido. La vicepresidenta demócrata Kamala Harris emite los votos de desempate.

Por lo general, se necesitan 60 votos para convertir cualquier legislación en ley definitiva.  

Pero a veces una mayoría simple puede aprobar ciertas iniciativas relacionadas con el presupuesto, que es como el Congreso aprobó el proyecto de ley de alivio económico por pandemia de casi 2 billones de dólares en marzo, con el único apoyo de los demócratas. 

En la Cámara de Representantes, la mayoría demócrata es más holgada y, si no hay objeciones importantes, la presidenta Nancy Pelosi espera aprobar el plan de Biden a principios de julio.  

El Congreso cuestiona a tecnológicas su papel en el asalto al Capitolio

Varios congresistas de Estados Unidos recriminaron este jueves a los máximos responsables de Facebook, Google y Twitter el papel que sus empresas desempeñaron en el asalto al Capitolio por parte de miles de seguidores de Trump, algunos de ellos armados, el pasado 6 de enero.

Mark Zuckerberg (Facebook), Sundar Pichai (Google) y Jack Dorsey (Twitter) intervinieron virtualmente en una sesión del comité de Comercio de la Cámara de Representantes en que fueron el blanco de duras acusaciones por parte tanto de congresistas demócratas como republicanos, aunque por motivos distintos.

Los demócratas (mayoría en la Cámara Baja y en el comité) centraron sus críticas en la prevalencia de informaciones falsas y extremismo político en estas plataformas de internet, y les exigieron que incrementen sus medidas para impedir que circulen este tipo de contenidos.

CRÍTICAS DE DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS

Los republicanos, sin embargo, consideraron que precisamente esta moderación que piden los demócratas equivale a un ejercicio de censura contra las opiniones conservadoras y echaron en cara a los tres CEOs que el expresidente Donald Trump (2017-2021) permanezca vetado en todas ellas (en el caso de Google, en YouTube, de su propiedad).

“Vimos cómo sus plataformas eliminaban contenido terrorista del Estado Islámico. Disponen ustedes de los medios, pero siempre terminan eligiendo los beneficios económicos antes que la seguridad y el bienestar de sus usuarios, nuestra nación y nuestra democracia”, espetó a los líderes de las tecnológicas el congresista demócrata Mike Doyle, quien presidió la sesión.

Doyle rememoró lo ocurrido durante el asalto al Capitolio del 6 de enero, cuando, según dijo, “una muchedumbre desacralizó” el proceso democrático, y acusó directamente a Facebook, YouTube y Twitter de haber cobijado “el nacimiento y crecimiento” del ataque y del movimiento insurreccional.

Tras el ataque, en el que murieron cinco personas, las redes sociales fueron señaladas como una herramienta necesaria para la organización y coordinación del asalto.

ZUCKERBERG NIEGA TENER RESPONSABILIDAD

Preguntado directamente por otro congresista, el también demócrata Frank Pallone, cómo era posible que no admitiese el papel de Facebook en la organización del asalto, Zuckerberg contestó que la responsabilidad reside en “quienes rompieron la ley y protagonizaron la insurrección”, no en la plataforma.

“Nosotros cumplimos con nuestro trabajo para garantizar la integridad de las elecciones. Y luego, el 6 de enero, el presidente Trump dio un discurso en el que rechazó los resultados y pidió a la gente que luchase”, se defendió el cofundador de la red social.

De los tres ejecutivos, el consejero delegado de Facebook fue el que más combativo se mostró, mientras que Jack Dorsey, de Twitter, mantuvo un tono más conciliador, y Sundar Pichai, de Google, actuó como es habitual en él de manera distante y buscando las palabras más neutrales posibles.

“Somos un grupo de humanos que queremos mejorar el mundo que nos rodea para todas las personas, incluso para aquellas que vienen a por nosotros. A veces cometemos errores de priorización y ejecución”, dijo Dorsey ante los congresistas, tras admitir -aunque con paliativos- que Twitter sí tuvo un papel en el asalto al Capitolio.

EL VETO A TRUMP

Pichai, por su parte, trató de no entrar en detalles y de centrarse siempre en el delicado equilibrio que las redes deben encontrar entre garantizar la máxima libertad de expresión y puntos de vista y eliminar las informaciones falsas y los contenidos que animen a la violencia.

Cuando llegó el turno de los congresistas republicanos, el expresidente Trump volvió a ocupar, sin estar presente, el centro del debate, ya que su veto en las tres plataformas es considerado por los conservadores el máximo exponente de la censura contra las opiniones de derechas.

“Somos plenamente conscientes de la creciente censura que las grandes tecnológicas ejercen sobre las voces conservadoras y sobre su compromiso con la izquierda radical para servir a sus intereses”, espetó el representante por Ohio Bob Latta.

“Están ustedes usando los poderes que les otorga la ley para censurar los puntos de vista con los que sus compañías no están de acuerdo”, añadió.

Trump permanece vetado de forma indefinida de Facebook y Twitter -una plataforma que usó a diario durante su presidencia- y YouTube anunció este mismo jueves que solo le permitirá volver a abrir su cuenta cuando se reduzca el riesgo de violencia en el país.

Senado de EEUU aprobó la Ley Bolívar, esfuerzo bipartidista contra Maduro

La Ley bipartidista de Prohibición de Operaciones y Arrendamientos con el Régimen Autoritario Ilegítimo Venezolano (BOLIVAR), impulsada por el Senador Rick Scott, fue aprobada por unanimidad, el miércoles 17 de marzo, por el Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado de los Estados Unidos.

La Ley Bolívar fue co-patrocinada por los senadores Jacky Rosen, Marco Rubio y Thom Tillis.

La medida consiste en presionar aún más las cuentas manipuladas por el régimen de Nicolás Maduro, mediante la prohibición de las agencias federales de hacer negocios con cualquier persona que apoya al chavismo.

Sobre la aprobación, el senador Scott dijo que “hoy, estamos un paso más cerca de prohibir que todas las agencias federales hagan negocios con cualquiera que apoye al despiadado régimen de Maduro. No podemos quedarnos al margen y dejar que Maduro continúe cometiendo genocidio contra su pueblo, y tenemos que hacer todo lo posible para restringir el dinero que Maduro usa para aferrarse al poder. Agradezco a mis colegas su apoyo a quienes luchan por la libertad y el fin del despiadado régimen de Maduro”.

Al menos 20 senadores demócratas y republicanos definirán posición ante reforma migratoria y el salario mínimo

Al menos 20 senadores de ambos partidos se reunirán el próximo miércoles para valorar qué postura tomar ante temas espinosos como la inmigración o el salario mínimo. Se trata del mismo grupo de 10 demócratas y 10 republicanos que influyeron el año pasado para aprobar el paquete de estímulos reducido de $900,000 millones de dólares, que envió cheques de estímulo de hasta $600 dólares.

La reunión de los 20 senadores esta semana se produce cuando la Cámara de Representantes se prepara para aprobar proyectos de ley de inmigración que previsiblemente quedarán estancados en el Senado, a pesar de la pequeña mayoría demócrata. El llamado filibuster hace que cualquier legislación de calado requiera el voto de 60 senadores para que quede aprobada en la Cámara Alta, donde hay 50 demócratas y 50 republicanos.

“Es algo que el grupo de 20 de nosotros, 10 republicanos y 10 demócratas, discutiremos mañana y decidiremos si lo abordamos. O si en cambio nos enfocamos en el salario mínimo ”, dijo el Senador Mitt Romney (republicano de Utah) en una entrevista. “Pero hay puntos en los que podemos encontrarnos“.

Romney es uno de los 10 demócratas que se reunió con el presidente Joe Biden este invierno para hablar del proyecto de ley de rescate económico de $1.9 billones de dólares, que finalmente se aprobó solo con el apoyo demócrata gracias a la herramienta legislativa de reconciliación presupuestaria.

Otra de las senadoras que forma parte de este grupo de 20, la republicana Susan Collins (de Maine) dijo que la reunión del miércoles abarcará “el camino a recorrer”. “Tenemos que debatir sobre el papel exacto de este grupo”, dijo Collins.

Legisladores EEUU impulsan la “Ley Bolívar” para impedir negocios con régimen de Maduro

Legisladores estadounidenses presentaron este lunes ante el Congreso un proyecto de ley bipartidista que busca prohibir, tanto a las agencias federales, como a entidades privadas o individuos, hacer negocios con cualquier persona que apoye al régimen de Nicolás Maduro.

La ley de Prohibición de Operaciones y Arrendamientos con el Régimen Autoritario Ilegítimo Venezolano, conocida como Ley Bolívar, fue introducida este lunes ante la Cámara de Representantes por el congresista republicano Michael Waltz.

“En medio de la crisis provocada por el narco-dictador Nicolás Maduro y sus secuaces, debemos asegurarnos de que las agencias federales de EEUU no le otorguen contratos gubernamentales a ninguna empresa vinculada al régimen de Maduro”, dijo el senador Marco Rubio Rubio, quien se ha unido al proyecto junto a a los senadores Rick Scott (R-FL), Jacky Rosen (D-NV) y Thom Tillis (R-NC), informó su oficina en un comunicado.

El sen Rubio se unió a @SenRickScott@SenJackyRosen y @SenThomTillis en presentar hoy la ley BOLIVAR, legislación que prohíbe a las agencias federales hacer negocios con cualquier persona que apoye al régimen opresivo de Nicolás Maduro. 🇻🇪Lea más 👇https://t.co/iKr1BIHAIZ— Senator Rubio Press (@SenRubioPress) March 15, 2021

“Me enorgullece unirme al senador Scott y a mis colegas para presentar esta legislación bicameral, la cual garantizará que los dólares de los contribuyentes no le proporcionen un salvavidas financiero a una dictadura criminal y asesina en nuestra región”, agregó el senador Rubio.

Por su parte, el senador Scott dijo que “Nicolás Maduro está cometiendo un genocidio contra el pueblo de Venezuela”, por lo que “ni un centavo de los contribuyentes americanos debe utilizarse para apoyar a este régimen asesino”.

El sen Rubio se unió a @SenRickScott@SenJackyRosen y @SenThomTillis en presentar hoy la ley BOLIVAR, legislación que prohíbe a las agencias federales hacer negocios con cualquier persona que apoye al régimen opresivo de Nicolás Maduro. 🇻🇪Lea más 👇https://t.co/iKr1BIHAIZ— Senator Rubio Press (@SenRubioPress) March 15, 2021

“Como gobernador, prohibí al estado de la Florida, incluyendo a todas las agencias estatales, el invertir en cualquier empresa que esté haciendo negocios con el gobierno opresivo de Maduro”, recordó Scott.

El exgobernador de La Florida declaró sentirse orgulloso de liderar, junto a sus colegas, “este importante trabajo y prohibir que todas las agencias federales hagan negocios con quienes apoyan a este dictador”.

“No podemos quedarnos al margen y dejar que esta crisis continúe, y esto comienza con restringir el dinero que Maduro usa para aferrarse al poder”, advirtió Scott.

La Ley Bolívar hace las “excepciones necesarias para prestar ayuda humanitaria y asistencia en casos de desastre” y “no afectaría ningún negocio con el gobierno legítimo de la Asamblea Nacional ni con sus sucesores electos”, subraya el comunicado.

También apunta “que sólo se aplicará a los contratos realizados durante o después de la promulgación de la ley”, y especifica que “permite al Secretario de Estado concluir la restricción cuando sea de interés nacional para los Estados Unidos”.

Senadora demócrata propone cheque de $1.400 al mes para cada niño estadounidense

Hay voces en el Congreso que consideran seriamente ampliar el crédito fiscal para niños, para que el apoyo recién aprobado en el Plan de Rescate Estadounidense (ARP) sea permanente.

La senadora Kirsten Gillibrand (Nueva York) es una de esas voces, que considera importante mantener el debate de esa ayuda, tan popular como los $1,400 dólares directo a estadounidenses.

“Creo que este crédito fiscal para niños puede transformar la lucha contra la pobreza… poner recursos en las manos de las familias para niños aliviaría la pobreza infantil, esto es realmente importante”, expuso.

Al destacar que la pandemia de COVID-19 ha afectado todavía más a las comunidades de color, incluidas las latinas, Gillibrand indicó que debe ponerse atención en los cupones de alimentos o SNAP y asistencia para vivienda y otros “derechos humanos básicos”.

“De nuevo, este desproporcionado impacto en las mujeres de color, porque además son proporcionalmente las que cuidan a las familias”, señaló.

Desde 2017 existe un crédito tributario para hijos, el cual proporciona entre $1,400 y $2,000 dólares por menor de 17 años.

Los demócratas incrementaron esa ayuda para proporcionar hasta $3,600 dólares anuales para niños menores de 6 años y de $3,000 dólares para menores entre 6 y 17 años.

A partir de julio, los padres podrán reclamar los fondos, los cuales serían enviados por IRS mensualmente en depósitos de entre $250 y $300 dólares, dependiendo el caso.

Al menos 83 millones de niños serán beneficiados con los fondos en 2021, según el Instituto de Política Fiscal y Económica.

No hay actualmente un plan formal en el Congreso para hacer permanente el programa ampliado, pero en ambos partidos hay congresistas empujando esa idea.

Con información de La Opinión.com

Pelosi promete trabajar rápido en paquete de empleo y de infraestructura

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, prometió ayer omingo que el Congreso trabajará aceleradamente en un paquete de infraestructura y empleo que será “fiscalmente sano”, pero dijo que no está segura de si el proyecto, el próximo de gran importancia en la agenda del presidente Joe Biden, atraerá apoyo republicano.

Luego de una importante victoria legislativa con el paquete de ayuda contra el coronavirus por 1,9 billones de dólares que fue aprobado prácticamente según las líneas partidistas, los demócratas enfrentan duras batallas futuras en cuanto a obtener respaldo del Partido Republicano para los planes del gobierno.

Las leyes para la construcción de caminos y puentes tienen un largo historial de apoyo bipartidista, ya que los legisladores intentan llevar proyectos a los distritos que votaron por ellos. Pero los republicanos no están de acuerdo con el enfoque ambientalista de Biden ni con la posibilidad de financiar cualquier programa con deuda después de que el gobierno se endeudó fuertemente para atender las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus.

“Construir caminos y puentes y sistemas de abastecimiento de agua y todo lo demás siempre ha sido bipartidista, excepto cuando se oponen a ello con un presidente demócrata, tal como lo hicieron con el presidente Obama, y tuvimos que reducir el paquete”, declaró Pelosi.

“Pero, de todas formas, con suerte tendremos bipartidismo”, añadió.

Pelosi ha girado instrucciones a importantes legisladores demócratas para comenzar a trabajar con los republicanos en un “paquete de infraestructura grande, audaz y transformativo”.

¿Qué problemas podría enfrentar el tercer cheque de estímulo en la Cámara de Representantes?

El líder demócrata en la Cámara, Steny Hoyer (Maryland), indicó que el martes el Plan de Rescate Estadounidense será enviado a votación ante el pleno.

“El martes, la Cámara considerará la versión enmendada del Plan de Rescate Estadounidense del Senado, de modo que podamos enviar este proyecto de ley al presidente Biden para su firma a principios de la próxima semana”, dijo en un comunicado.

A pesar de los demócratas tienen mayoría en la Cámara, la presidenta Nancy Pelosi (California), podría enfrentar problemas para integrar a todos los miembros de su bancada, sobre todo después de ajustes al proyecto original sobre el envío de cheques de $1,400 dólares.

También deberá contener la oleada de críticas de republicanos que se esperan. El líder de la minoría, Kevin McCarthy (California), no ha cambiado su postura de que este proyecto es “una recompensa Pelosi” y asegura que plan impulsado por el presidente Joe Biden solamente destina el 9% de los fondos a la lucha contra COVID-19, pero el republicano no toma en consideración las consecuencias económicas causadas por la pandemia.

Del lado demócrata, la representante Bonnie Watson Coleman (Nueva Jersey) criticó que se descartara el incremento salarial a $15 dólares, además de reducir a $300 dólares el bono semanal al seguro de desempleo.

Sepa qué falta para que el Congreso apruebe el estímulo económico con cheque de $1,400

Aunque el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes aprobó una parte del paquete de estímulo, todavía falta su aprobación en el pleno.

Sin embargo, el plan de $1.9 billones de dólares impulsado por el presidente Joe Biden requiere estar emparejado con un proyecto del Senador, para que se aprueben “planes espejo” bajo la Reconciliación de Presupuesto.

Considerando fechas, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), indicó que el proyecto sería aprobado en el Congreso antes del 14 de marzo, para ser enviado al presidente Biden.

Hay dos temas que siguen en discusión en el Senado: el incremento salarial a $15 dólares a nivel nacional y los límites para el envío del cheque de $1,400. Ambos planes, afirmó el líder de la mayoría, Chuck Schumer (Nueva York), se mantendrán en la ley conjunta, a pesar de voces que presionan para que eso no ocurra.

Sobre el aumento salarial, Schumer indicó que trabaja en coordinación con el senador Bernie Sanders (Vermont) para que la propuesta respete las reglas de la Recociliación de Presupuesto –conocida como regla Byrd– que prohíbe las medidas no fiscales, así como aumento de deuda a largo plazo.

Con respecto al cheque de estímulo, Schumer utilizó una expresión beisbolera para confirmar que defenderá la propuesta de la Cámara.

“Tiene un apoyo amplio en nuestro caucus”, dijo Schumer. “Creemos que el proyecto de ley de la Cámara está en lo cierto”.

El 22 de febrero los congresistas vuelven a Washington y se espera que esa misma semana aprueben el paquete, al menos en la Cámara.

Demócratas rechazan plan para recortar cheques de estímulo de $1,400

Representantes demócratas propusieron en la tarde de este lunes enviar pagos completos de $1,400 dólares a estadounidenses con ingresos anuales de hasta $75,000 dólares. De esta forma, rechazan un plan previo para recortar drásticamente los pagos.

El presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios, Richard E. Neal, (demócrata de Massachusetts) publicó una legislación que enviaría el monto completo a las personas que ganan $75,000 dólares anuales o menos y a los matrimonios que hacen declaración de impuestos conjunta y que tienen una renta de $150,000 dólares o menos.

Otros demócratas del Congreso habían explorado reducir el umbral de renta a $50,000 dólares para declaraciones individuales y $100,000 dólares para declaraciones conjuntas, una posición que ha defendido el senador por West Virginia Joe Manchin, que es el republicano más conservador. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, habló de $60,000 dólares.

La propuesta llega en medio de unos días de desacuerdos entre los demócratas sobre cómo estructurar la próxima ronda de cheques de estímulo, un componente fundamental del plan de recuperación de $1.9 billones de dólares que propuso el presidente Joe Biden. El proyecto de ley aún se debe aprobar tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado y no está claro si Manchin u otros demócratas conservadores se opondrán en la Cámara Alta.

“Hay una discusión ahora mismo sobre cómo debería ser ese umbral”, dijo el lunes la secretaria de prensa, Jen Psaki. “Todavía se está negociando en este momento”.

La petición de Manchin y otros demócratas conservadores es limitar el cheque de estímulos para las rentas más bajas para que los estadounidenses que tengan mayores ingresos no se beneficien. Pero desde los sectores progresistas del partido alegan que incluso las familias de clase media se han visto perjudicadas por la crisis económica que ha desatado el coronavirus.

La Cámara da el primer paso para aprobar el estímulo de Biden sin ayuda republicana

Una versión modificada de la vacuna Oxford, una capaz de neutralizar las variantes emergentes del coronavirus, podría estar lista en otoño, dijo un alto ejecutivo de AstraZeneca.

“Estamos trabajando muy duro y ya estamos hablando no solo de las variantes que tenemos que hacer en los laboratorios, sino también de los estudios clínicos que necesitamos realizar”, dijo el jefe de investigación Sir Mene Pangalos en una conferencia de prensa organizada por la empresa farmacéutica.

“Nuestro objetivo es intentar tener algo listo para el otoño, así que este año”.

Los estudios han demostrado que las variantes del coronavirus que llevan la mutación E484K, que afecta la forma de la proteína de pico del virus, podrían escapar de la respuesta inmune desencadenada por la generación actual de vacunas, aunque todavía se espera que ofrezcan una buena protección contra enfermedades y enfermedades severas.

The Independent informó el mes pasado que el equipo de Oxford está adoptando un enfoque de “riesgo” para las variantes y tiene la intención de comenzar a sintetizar nuevas versiones de la vacuna sin esperar a saber si serán necesarias, con la profesora Sarah Gilbert, una de los científicos líderes, “trabajando activamente en esto”.

Downing Street también ha indicado que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) podrá aprobar vacunas modificadas tan rápido como sea necesario ante las variantes nuevas y emergentes del coronavirus.

El profesor Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de Oxford, dijo que el trabajo para diseñar una nueva vacuna podría completarse rápidamente.

“Creo que el trabajo real en el diseño de una nueva vacuna es muy, muy rápido porque esencialmente se trata simplemente de cambiar la secuencia genética por la proteína de pico, por las variantes actualizadas”, dijo durante la sesión informativa del miércoles.

“Y luego está la fabricación y luego un estudio a pequeña escala. Así que todo eso se puede completar en un período de tiempo muy corto, y el otoño es realmente el momento para tener nuevas vacunas disponibles para su uso en lugar de ejecutar los ensayos clínicos”.

Sir Mene dijo: “Nuestra ambición es estar preparados para la próxima ronda de inmunizaciones que puede ser necesaria a medida que avanzamos hacia el próximo invierno. Eso es lo que estamos buscando”.

El profesor Pollard dijo que era probable que se necesitaran ensayos clínicos para probar las variantes de vacunas específicas, pero que involucrarían a “cientos” de personas como máximo.

“Esa es una discusión que está en curso con los reguladores sobre exactamente cuál es el paquete de datos que necesitarían”, dijo.

“La razón por la que es un número tan pequeño es porque con una vacuna actualizada, la pregunta es si las respuestas inmunes aún se ven iguales, pero contra las nuevas variantes a medida que surgen. No necesitamos realizar estudios a gran escala para demostrar la eficacia. Por eso son mucho más rápidos y mucho más pequeños de realizar”.

Se entiende que los científicos de Oxford confían en que su vacuna no tendrá que adaptarse en respuesta a la variante británica, conocida como B.1.1.7.