CONGRESO EEUU

Reportan avances en negociación del nuevo paquete de alivio económico para EEUU

Los negociadores de un enorme paquete de alivio económico reportaron cierto progreso luego de reactivarse las pláticas este lunes en el Capitolio, con temas como alimentos para los pobres y ayudas para las escuelas que luchan por reabrir con seguridad para los niños teniendo un mayor peso en las discusiones.

Aún existen múltiples obstáculos, incluyendo un impase sobre la extensión de los pagos por desempleo de 600 dólares semanales, financiamiento para el servicio postal y ayudas para los inquilinos que afrontan un desalojo. Los negociadores demócratas hablaron de avances casi al mismo instante en que el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, los criticaba duramente por asumir una posición inflexible en las pláticas.

Ambos bandos predicen una larga negociación. Se anticipan muchos días de pláticas, mientras los legisladores tratan de aprobar lo que muy posiblemente será la última respuesta legislativa a la pandemia antes de las elecciones de noviembre.

“Estamos realmente entendiendo la postura del uno y del otro. Y estamos teniendo cierto progreso en algunos temas y acercándonos”, dijo el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer. “Hay muchos temas que aún están pendientes. Pero creo que hay un deseo de hacer algo tan pronto como podamos”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, uno de los jefes negociadores del presidente Donald Trump, dijo después que se estaba produciendo “un poco de progreso” y que la administración no está insistiendo en un enfoque de pequeño impacto centrado en los beneficios ampliados por desempleo y dejando otros temas para más adelante. Los republicanos y su presión para promover un paquete menos generoso han sido un reciente tema de conflicto, ya que los demócratas insisten que se tiene que alcanzar un acuerdo integral.

“Estamos abiertos a la idea de un paquete más grande si se puede alcanzar un acuerdo”, dijo Mnuchin.

En el senado, McConnell, insistió en su queja de que los demócratas estarían asumiendo una postura muy dura. El senador por Kentucky no es un participante directo en las negociaciones, pero es considerado clave a la hora de alcanzar un posible trato.

“La presidenta del Congreso [Nancy Pelosi] y el líder demócrata del senado siguen diciendo que es «a nuestra manera o carretera», con una lista masiva de deseos para cabilderos de izquierda que fue armada hace unas semanas bajo el nombre de Ley Coronavirus, afirmó McConnell.

Hablando con periodistas tras la sesión de negociación de dos horas de duración, los representantes demócratas presionaron por más ayuda alimentaria, fondos para el servicio postal y la renovación de los pagos de 600 dólares semanales adicionales para los desempleados, que vencieron la semana pasada. Los pagos han ayudado a apuntalar la economía y los presupuestos familiares ante la devastación financiera ocasionada por el coronavirus.

La Casa Blanca está buscando oportunidades para mejorar la imagen del presidente Donald Trump, como ofrecer otra ronda de pagos de 1.200 dólares a cada ciudadano o residente legal y extender los pagos ampliados por desempleo y una prohibición parcial a los desalojos por falta de pago de los alquileres de vivienda. Pelosi, la jefa negociadora de los demócratas, parece interesada en un acuerdo, pero ha dejado claro que se necesitaría mucho dinero.

“Fue muy productivo, estamos avanzando en la senda correcta. Aún tenemos nuestras diferencias, estamos tratando de tener un entendimiento más claro sobre cuáles son las necesidades, y las necesidades son que millones de niños en nuestro país no tienen asegurada su alimentación”, dijo Pelosi. “Millones de personas en nuestro país están preocupadas con ser desalojadas de sus viviendas. Decenas de millones están recibiendo pagos de seguro por desempleo”.

La mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, han abandonado Washington por el receso y no tienen previsto regresar mientras no haya un acuerdo que deba ser sometido a votación, mientras los senadores están atrapados en la capital.

Temas que ya han sido acordados incluyen los pagos directos de 1.200 dólares a cada ciudadano y cambios al Programa de Protección de Nominas para permitirle a negocios particularmente impactados que obtengan otro préstamo bajo generosos términos para su posible condonación.

Pero los términos y estructura de los beneficios por desempleo siguen siendo un tema complicado, dijeron los negociadores el domingo, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows no ha hecho ninguna concesión sobre el billón de dólares que Pelosi quiere para los gobiernos locales y estatales que afrontan pérdidas de ingresos por la pandemia del coronavirus.

Pelosi dijo que consideraría reducir los pagos por desempleo por 600 dólares semanales para personas en estados con tasas de desempleo más bajas. Los republicanos quieren recortar dichos pagos para incentivar a los beneficiarios a regresar al trabajo y dicen que es una mala política ya que le paga a muchas personas más dinero del que ganaban cuando tenían empleos.

Nancy Pelosi apoya voto por correo y asegura que protegerá la salud de los estadounidenses

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el domingo pasado que el voto por correo será en las próximas elecciones una opción esencial para la seguridad y bienestar de los estadounidenses.

La demócrata californiana confrontaba así la postura del presidente Donald Trump, que ha dicho, sin fundamento, que la citada modalidad de voto causará fraude y retrasos.

Pelosi defendió el voto por correo y aseguró que miembros de la familia del presidente, incluido Donald Trump Jr., abogaron por ella para una votación especial que hubo a principios de este año en California.

La oposición de Trump al voto por correo le ha llevado a afirmar incluso que podría poner en peligro la integridad de las elecciones, algo que los expertos en el tema niegan.

“Si hacemos universal el voto por correo con millones y millones de papeletas, nunca se sabrá cuál es el resultado real de la elección”, dijo el presidente el viernes. “Será un día muy, muy triste para nuestro país”, agregó.

Pelosi dijo que ella no cree que el voto por correo sea más beneficioso para un partido que para otro pero, según ella, “es esencial por una razón de salud porque nosotros queremos que la gente se quede en casa sin que tengan que juntarse todos el día de las elecciones”.

La demócrata añadió que, además, “si quieren votar en persona, [nos aseguramos] que tenemos suficiente espacio […] de forma que no haya riesgo para su salud”.

La gente no debería tener que elegir entre su salud y su voto. Y eso es muy importante”, aseveró la líder demócrata.

Los demócratas rechazan oferta de la Casa Blanca de extender la entrega de $600 dólares extra por desempleo

En las negociaciones nocturnas que se hicieron con los demócratas del Congreso este jueves, los funcionarios de la Casa Blanca ofrecieron extender a corto plazo –por una semana– el beneficio de desempleo que daba a los ciudadanos $600 dólares extras semanales, mismo que expira hoy viernes.

Sin embargo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, rechazaron la propuesta, argumentando que los republicanos no entienden que la crisis requiere de una solución de mayor alcance, según se informó en CBS.

“Tuvimos una larga discusión y simplemente no creemos que (los republicanos) entiendan la gravedad del problema”, dijo Schumer.

Por otro lado, Pelosi dijo que extender una semana el beneficio de los $600 dólares extras sería inútil, ya que muchas personas en varios estados ya dejaron de recibir este dinero.

Y es que, aunque el beneficio se termina oficialmente hasta el viernes 31 de julio, hay estados que entregan los beneficios de desempleo los sábados o domingos.

Y como el beneficio termina hoy, viernes 31 de julio, los trabajadores ya no alcanzarán a recibir los $600 dólares extras este sábado y domingo.

Una fuente dijo a la CBS que, aparte de los $600 dólares extras, los republicanos también sugirieron que se dieran $400 dólares extras de beneficio de desempleo durante 4 meses, pero los demócratas también rechazaron esta propuesta.

Cabe señalar que, incluso si el Congreso, a estas alturas, aprobara extender la entrega de este dinero extra a los desempleados, podrían pasar algunas semanas antes que las personas reciban este dinero.

Y es que los estados necesitarían reprogramar sus computadoras para ingresar nuevas fechas para el pago adicional.

Por otro lado, el líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer, anunció que pospondrán el receso de agosto que tenían programado los legisladores hasta que puedan llegar un acuerdo y saquen un paquete de estímulo para afrontar la actual crisis de salud, lo que quiere decir que aún podría negociarse la entrega de un monto extra de dinero para los desempleados.

Hasta los republicanos rechazan la propuesta de Trump: “Vamos a las elecciones el 3 de noviembre y no después”

La sugerencia de Donald Trump ha tenido muy mala recepción. La idea de posponer las elecciones presidenciales en Estados Unidos ha sido rotundamente rechazada.

Incluso los miembros del Partido Republicano descartaron este jueves 30 de julio de 2020 apoyar una eventual iniciativa para postergar los comicios presidenciales.

«Nunca en la historia del país, a través de guerras, depresiones, y la Guerra Civil, hemos tenido una elección programada federalmente a tiempo, y encontraremos una manera de hacerlo de nuevo este 3 de noviembre. Vamos a hacer frente a cualquier situación y tener las elecciones el 3 de noviembre como ya está programado«, expresó el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

En esa línea también se pronunció Kevin McCarthy, líder republicano de la cámara de Representantes, donde los republicanos son minoría. El legislador por California adelantó que seguirán adelante con la elección tal como está prevista.

El senador por Florida, Marco Rubio, uno de los funcionarios de mayor peso del partido señaló que el presidente «puede sugerir lo que quiera», pero lo que prevalecerá es la ley: «Tendremos una elección legítima, será creíble, será lo mismo que siempre hemos hecho».

“Por supuesto que vamos a tener una elección a tiempo. Es impensable que no sea así”, aseveró a su vez el senador Mitt Romney (Utah).

El ex precandidato presidencial y senador por Texas, Ted Cruz, aseguró que «el fraude electoral (que Trump citó como causa para su sugerencia) es un problema serio«, que debe ser «combatido», pero remarcó que «las elecciones no deben retrasarse».

«No importa lo que diga un individuo en este país, seguimos siendo un país basado en el imperio de la ley, debemos seguir la ley hasta que se cambie la Constitución o hasta que se cambie la ley», apuntó el senador por Iowa Chuck Grassley.

Por su parte, los congresistas recordaron que es el Congreso el que debe tomar esa decisión, y no el presidente. En concreto, la Constitución estadounidense otorga al Congreso la potestad de fijar la fecha de las elecciones. En 1845, una ley estableció que «las elecciones del Presidente y el vicepresidente debe ser realizadas, en cada estado, en el martes siguiente al primer lunes de noviembre, cada cuatro años sucesivamente después de cada elección».

Una posible suspensión de las elecciones tendría que ser aprobada por ambas cámaras del Congreso, una de las cuales -la de Representantes- está bajo control de la oposición. Además, la Constitución también indica que el presidente debe dejar su cargo en enero, por lo que no significaría que Trump pase más tiempo en el poder.

Nancy Pelosi decreta el uso obligatorio de mascarillas en la Cámara Baja del congreso americano

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, decretó este miércoles el uso obligatorio de mascarillas en el hemiciclo después de que Louie Gohmert, republicano por Texas escéptico con esta medida de protección, haya dado positivo por coronavirus. Pelosi detalló que los congresistas solo podrán retirarse la mascarilla cuando ejerzan el uso de la palabra.

La líder demócrata dijo que se repartirán mascarillas a aquellos que no las lleven y recordó que puede ordenar la expulsión del hemiciclo de quienes no cumplan con su disposición al considerarlo “una grave violación del decoro”.

Pelosi añadió que espera de los congresistas el cumplimiento de su orden “como una muestra de respeto para la salud, seguridad y bienestar de todos los presentes en la cámara y sus alrededores”.

Las máscaras también podrán ser retiradas en los edificios de oficinas de la Cámara de Representantes para comer, beber y dar entrevistas.

La orden de Pelosi llega después de que se conociese el positivo del congresista republicano Louie Gohmert, de 66 años, que se había negado a usar mascarilla.

Conozca la propuesta de estímulo económico que los republicanos presentarán hoy en Congreso

Se espera que este lunes los republicanos presenten su plan para la segunda ronda de estímulossegún dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnunchin. Ya se han ido desvelando algunos detalles sobre qué incluirá el paquete de un billón de dólares pero aún quedan muchas incógnitas por resolver.

Cheque de estímulos

Los republicanos se han colocado finalmente a favor de enviar un nuevo pago directo a contribuyentes, probablemente a la vista del aumento de casos de coronavirus y de la proximidad de la convocatoria electoral. El propio Mnunchin dijo que el monto (hasta $1,200 dólares) y las condiciones serían parecidas a las del anterior cheque.

Sin embargo, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Micth McConnell, ha abogado en público por priorizar a quienes cobren menos de $40,000 dólares al año, un máximo de umbral de renta que dejaría fuera a buena parte de las personas que sí recibieron la ayuda anterior. Esta incógnita debería resolverse el lunes con la publicación del plan.

Prestaciones por desempleo

Un borrador del plan republicano que publicó The New York Times apunta que habrá algún tipo de beneficios para quienes se hayan quedado sin trabajo y que hasta ahora habían cobrado $600 dólares semanales. Aunque al principio los republicanos se inclinaban por no prorrogar esta ayuda, ahora plantean rebajarla a unos $100 dólares a la semana. El proyecto de ley que los representantes demócratas apoyaron el pasado mes de mayo (Ley Héroes) incluía una prórroga de la prestación por desempleo previa.

Prórroga de desalojos

El pasado viernes acabó la medida que evitaba los desahucios de quienes habían adquirido una vivienda con un préstamo respaldado por el gobierno federal. El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo a CNN que el nuevo plan prolongaría esta moratoria de desalojo, aunque no especificó durante cuánto tiempo.

Ayudas a pequeños negocios

Los republicanos se han pronunciado en varias ocasiones a favor de tratar de garantizar que los dueños de negocios sigan pagando a sus empleados. Esto podría significar un segundo programa de protección de nóminas (PPP), que ayuda a los empresarios a pagar a sus asalariados.

Los detalles que el secretario Mnunchin ha dado sobre esta segunda ronda, según informa en Forbes Ryan Derousseau, son que se priorizará a las compañías que han tenido pérdidas del 50% o mayores y que tienen menos de 300 empleados. El primer borrador del plan también recoge un cálculo “más generoso” para granjeros y rancheros.

Bonos de vuelta al trabajo

En su entrevista con CNN, Kudlow mencionó el bono de regreso al trabajo con el que los republicanos consideran que van a fomentar el empleo. Se trataría probablemente de un pago único para quienes consigan trabajo, aunque no hay mucha información sobre esta ayuda, que no figuraba en el primer paquete de estímulos.

Ocasio-Cortez llama “flojos” a republicanos y pide que trabajen para aprobar otro cheque de estímulo

La representante Alexandría Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York, pidió directamente al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que se pusieran a trabajar en la Cámara alta sobre el paquete de estímulo económico que la Cámara de Representantes ya apoyó y que enviaría otro pago directo de hasta $1,200 dólares a la mayoría de contribuyentes.

El proyecto de Ley Héroes cuenta, sin embargo, con la oposición de los republicanos en el Senado, donde ha quedado estancada desde hace dos meses. McConnell ha insistido en que de ninguna forma respaldará la propuesta del partido azul de destinar tres billones de dólares a subsanar los problemas económicos a los que se ha enfrentado la sociedad estadounidense con la pandemia del coronavirus.

“La Cámara de Representantes votó para enviar un segundo cheque de estímulo hace dos meses y los republicanos del Senado ni siquiera lo han analizado”, escribió la neoyorquina en un tuit. “Para un partido que simula preocuparse por el trabajo duro, ellos son los líderes más flojos ante el COVID. Incluso el partido republicano en la Cámara baja trabaja más duros y ellos ni siquiera leen los proyectos de ley”, añadió.

Para terminar su publicación, Ocasio-Cortez se dirigió directamente a McConnell, escribiendo en mayúsculas que se pusiera a trabajar.

Demócratas presionan a republicanos por nueva ayuda de $1,200 con Ley Héroes

Al cumplirse 45 días desde que la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Héroes, los demócratas en el Congreso enviaron una carta al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell para avalar el paquete de $3 billones de dólares.

Una nota del Diario La Opinión señala que la norma, hasta ahora la única aprobada en el Congreso, enfoca el apoyo en trabajadores esenciales y familias, pero también en gobiernos estatales para enfrentar la crisis económica y el proceso electoral.

“Los republicanos del Senado se han negado a aprobar la Ley de Héroes o cualquier legislación significativa sobre coronavirus”, acusan los demócratas, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer.

La Ley Héroes otorgaría $1,200 dólares a cada persona, además de $1,200 por cada hijo o dependente con un máximo de tres, por lo que algunas familias podrían recibir hasta $6,000 dólares, además de otorgar fondos a inmigrantes indocumentados que pagan impuestos.

Ambos congresistas insisten a McConnell que ha habido un intento de abrir las negociaciones sobre un nuevo paquete de ayuda, pero el republicano ha hecho caso omiso, al tiempo que el país enfrenta un retroceso en la reapertura de su economía, debido a miles de nuevos casos de coronavirus. EE.UU. reporta una tasa sostenida de 40,000 contagios diarios.

“Nuestra economía enfrenta uno de sus mayores desafíos desde el Gran Depresión. Más de una quinta parte de la fuerza laboral ha solicitado asistencia por desempleo. Ahora es el momento para la acción, no continuas demoras y posturas políticas”, indica la misiva. “Las consecuencias de esa inacción ya han sido terribles. Los gobiernos estatales y locales están luchando por proporcionar servicios esenciales y han despedido a más de 1.5 millones de trabajadores”.

Actualmente varios gobiernos estatales reajustan sus presupuestos, a fin de enfrentar la crisis causada por la pandemia.

“La falta de recursos federales puede no permitirles volver a abrir de manera segura”, advierten los demócratas.

Recordaron que el proceso electoral en puerta complica la situación y, de hecho, en la Ley Héroes integraron un plan para que los comités electorales estatales puedan reforzar el programa de votación por correo, algo en lo que ha estado en contra el presidente Donald Trump, acusando un posible “megafraude”.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Recesos de verano en el Congreso retrasan aprobación de nuevo paquete de estímulo

La fecha no parece acortarse…

Primero, los reportes de medios apuntaban a entre finales de junio y principios de julio como el periodo de tiempo propicio para la discusión y posible aprobación de un nuevo y último paquete de estímulo que podría incluir una segunda ronda de cheques a individuos y familias. ahora nuevos estimados apuntan a que el plazo para que los legisladores voten por nuevas medidas reiniciaría a finales de julio y se extendería hasta principios de agosto.

Un reporte de la periodista Marielis Acevedo de La Opinión señala que aparte de la realidad de que en verano los procesos suelen ser más lentos en el Congreso, el Senado recesará por dos semanas por el festivo del 4 de julio, por lo que cualquier medida no sería evaluada a fondo hasta el regreso de la pausa, el 20 de ese mes.

Así las cosas, esperar hasta finales de julio limitaría el tiempo de los senadores a tres semanas para examinar legislación antes del siguiente receso de agosto.

Cabe añadir que los senadores (principalmente republicanos) buscan ganar tiempo para ver cómo evoluciona el mercado laboral y las cifras de desempleo, una variante que podría darle la estocada final a la posibilidad de una segunda ronda de cheques.

Mientras la mayoría republicana en el máximo cuerpo legislativo se inclina a propuestas que promuevan la reinserción de los estadodunidenses a los espacios labores y la reapertura de los estados; “HEROES Act”, aprobada por los demócratas en la Cámara de Representantes no parece ganar adeptos en la bancada republicana.

Congreso: Demócratas impulsan reforma policial para evitar muertes como la de George Floyd

Luego de arrodillarse durante ocho minutos y 46 segundos, el tiempo que George Floyd soportó vivo la rodilla del expolicía Derek Chauvin que le quitó la vida, congresistas demócratas presentaron una reforma que ayudaría a evitar estos casos o a perseguir más fácilmente a sus perpetradores.

Un reporte del periodista Jesús García, del diario La Opinión, señaló que liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; la representante Karen Bass (California), presidenta del Black Caucus del Congreso, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, los demócratas su propuesta de reforma policial y judicial.

“(Este) momento de angustia nacional se está transformando en un movimiento de acción nacional a medida que los estadounidenses de todo el país protestan pacíficamente para exigir el fin de la injusticia”, consideró Pelosi durante la conferencia de prensa.

La Ley de Justicia en la Policía 2020, adelantó la representante de California, ayudaría a eliminar las barreras para enjuiciar a oficiales por mala conducta, además de cubrir los daños a las víctimas.

También estuvieron presente el líder de la mayoría en la Cámara, Steny Hoyer (Maruland), y otros miembros del Black Caucus, incluido el senador y exaspirante presidencial Cory Booker (Nueva Jersey); el promotor de votos de la Cámara, James Clyburn (Carolina del Sur); la senadora y exaspirante presidencial Kamala Harris (California); el presidente del Comité Judicial de la Cámara, Jerrold Nadler (Nueva York).

Bass adelantó que la propuesta no impulsa la desaparición de los departamentos de Policía, como lo solicitan algunos manifestantes y cuya discusión está aumentando en Minneapolis, Minnesota, donde ocurrió la muerte de Floyd.

“Una profesión en la que se tiene el poder de matar debería ser una profesión que requiera oficiales altamente capacitados que rindan cuentas al público”, expresó la congresista de California.

Agregó que el objetivo de la propuesta es cambiar la forma en que se relacionan los oficiales del orden con los ciudadanos.

“Creemos que (la reforma) es transformadora, que transformará las relaciones que nuestras comunidades tienen con la Policía”, precisó Bass.

El senador Schumer (Nueva York) consideró que éste es el primero de varios pasos necesarios para responder a las actuales movilizaciones nacionales, que se desataron tras la muerte de Floyd.

“La Ley de Justicia en la Policía propone reformas cruciales para combatir la violencia racial y la fuerza excesiva por parte de las fuerzas del orden público”, apuntó.

Entre los cambios que se proponen están:

  • Crear un Registro Nacional de Mala Conducta.
  • Amplía las facultades a fiscales generales estatales y al Departamento de Justicia para la persecución de oficiales que hayan abusado de su poder, pero sustentado en investigación independiente.
  •  Aumentar la capacitación de los policías.
  • Poner fin al perfil racial.
  • Desmilitarizar a la policía al limitar la transferencia de armas militares a las agencias estatales y locales.
  • Combatir la brutalidad policial al requerir cámaras del cuerpo y en vehículos.
  • Prohibir el estrangulamiento y órdenes de golpear a las personas.
  • Tipificar el linchamiento como un delito de odio federal.

Senadores de EE.UU. piden proteger a los latinos indocumentados ante la COVID-19

Los senadores estadounidenses Bernie Sanders, Robert ‘Bob’ Menéndez, Kamala Harris y Cory Brooker abordaron el miércoles el impacto que la pandemia del coronavirus está teniendo en la comunidad hispana, especialmente en la indocumentada, y pidieron al Gobierno que tome cartas en el asunto.

Los cuatro legisladores demócratas participaron en un foro virtual organizado por  la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) y la cadena de televisión Univisión.

Los senadores, junto al presidente de LULAC, Domingo García, y la directora nacional de esa organización, Sindy Benavides, concordaron en que las crisis sanitaria y financiera causadas por la COVID-19 han tenido un alto impacto en las comunidades minoritarias, entre ellas, la latina. 

“Nosotros somos los que estamos haciendo los trabajos esenciales durante la pandemia del coronavirus, pero hay muchos latinos que no tienen seguro médico o acceso a chequeos básicos y eso nos vuelve una comunidad vulnerable”, sostuvo el senador Menéndez.

Asimismo, se habló de que muchos de los trabajadores indocumentados son empleados en granjas o en otras labores del campo que son esenciales para que pueda seguir habiendo producción de alimentos en el país a pesar de las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus. Los senadores lamentaron que, no obstante, el gobierno federal los sigue llamando “ilegales”.

“En esta pandemia se ha demostrado que los latinos son quienes están haciendo el trabajo esencial, pero no podemos decir que alguien hace un trabajo esencial y después llamarlo ilegal”, agregó Menéndez.

El senador por el estado de Nueva Jersey lamentó especialmente el caso de los llamados soñadores, que son aquellos migrantes que llegaron al país siendo niños, y de los beneficiarios del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), cuya situación legal viene siendo debatida en Washington desde hace meses.

“Vemos que los dreamers, los de TPS, están salvando vidas, así que debemos buscar para todos estos grupos una vía para la legalización”, zanjó Menéndez.

Sepa porqué los republicanos rechazaron la “Heroes Act” aprobada por los demócratas

Para los republicanos en el Congreso de Estados Unidos, el paquete de estímulo económico aprobado por la delegación demócrata en la Cámara de Representantes, conocido como “Heroes Act”, es una iniciativa de corte socialista que incentiva la figura del “Estado de bienestar” y no promueve la reinserción de estadounidenses al mercado laboral.

Esta es parte de la lógica que se mueve entre los miembros de dicho partido, e incluso, de algunos en el bando demócrata.

Han sido varios los senadores que anticiparon la muerte de la medida una vez llegue a dicho cuerpo legislativo de mayoría republicana.

El líder de los republicanos en ese organismo, Mitch McConnell, fue uno de los primeros en dar su veredicto sobre la convaleciente legislación por entender que es una medida de aspiraciones (políticas).

“Lo que estamos viendo en la Cámara de Nancy (Pelosi) no es algo desarrollado para lidiar con la realidad, pero designado para lidiar con aspiraciones. Este no es tiempo para legislación de aspiración, esto es un tiempo para respuestas prácticas a la pandemia del coronavirus”, dijo el funcionario a principios de esta semana

Pero McConnell no ha sido el único vocero en contra. La lista de los republicanos opositores se ha ido incrementando con los días con legisladores manifestándose sobre la muerte anunciada del proyecto “Health and Economic Recovery Omnibus Emergency Solutions Act” aprobado este viernes en la Cámara.

“Es más como una tarjeta de Navidad liberal con una lista de deseos”, dijo el representante por Oklahoma, Tom Cole, durante un debate sobre la medida ayer. “Esta medida no va para ningún lado, y a ningún sitio rápido”.

Para representantes como el de Indiana, Jim Banks, el plan aprobado en la Cámara se enfoca en rescatar a los “estados azules” o demócratas.

“Los contribuyentes de Indiana no deberían estar en el gancho para rescatar años de mala administración y de despilfarro de gastos en estados como Illinois, nuestro vecino de al lado”, sostuvo el político según citado por News 22.

Otro asunto que incentiva la negativa de los republicanos en darle paso a la legislación son las implicaciones fiscales a largo plazo.

Algunos republicanos como Bill Johnson, de Ohio, consideran que hace falta más tiempo para medir la efectividad de la Ley CARES, aprobada en marzo, antes de embarcarse en otra medida de estímulo.

“Nosotro necesitamos ver cuán efectivo va a hacer eso antes de hacer algo más”, sostuvo Johnson.

Cabe señalar que no solo los republicanos tienen sus reservas con el paquete presentado por sus opositores congresionales.