CORONA VIRUS EN NUEVA YORK

Gobernador de Nueva York pide a Trump medidas ante la mutación del virus

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pidió ayer domingo a la Administración del presidente Donald Trump que tome las precauciones debidas ante la nueva mutación del virus de la covid-19 que ha surgido en el Reino Unido y que se propaga rápidamente.

Destacó durante una conferencia de prensa para hablar de la pandemia, que varios países han prohibido a las personas que viajan desde el Reino Unido y que 120 exigen que antes de tomar un vuelo en ese país para venir al suyo tienen que tener una prueba negativa.

Pero, afirmó Cuomo, Estados Unidos no ha tomado ninguna medida en respuesta a la mutación del virus, lo que el gobernador demócrata considera “reprensible”.

Cuomo cuestionó que aún sigan llegando seis vuelos diarios desde ese país al aeropuerto John F. Kennedy (JFK) de Nueva York “y no hemos hecho absolutamente nada”.

“Para mi esto es reprensible porque es lo que ocurrió durante la primavera” cuando explotó la pandemia en EE.UU. dijo y afirmó que en este momento “la variante en el Reino Unido está llegando en aviones al aeropuerto JFK”.

“Ciento veinte países requieren una prueba. Nosotros no. Otros países europeos han impuesto una prohibición. Nosotros no la tenemos y hoy la variante está tomando un avión y aterrizando en el JFK. Cuántas veces en a vida tienes que cometer el mismo error antes de aprender” afirmó.

Recordó que la Autoridad de Puertos, que administra los puentes, carreteras y puertos de Nueva York y Nueva Jersey, no tiene la autoridad para prohibir pasajeros o vigilar su salud, que es una tarea del Gobierno federal.

El pasado 14 de diciembre el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, alertó sobre una “nueva variante” que se propaga con gran rapidez del SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la covid-19, que había sido identificada en el Reino Unido.

Hancock aseguró que los científicos británicos habían detectado “una nueva variante de coronavirus que puede estar asociada a la propagación más rápida en el sur de Inglaterra”.

El gobernador pidió al Gobierno federal que considere múltiples restricciones a raíz de la nueva variante de la covid-19, incluida la imposición de pruebas obligatorias a las personas que viajen desde el Reino Unido a este país así como una nueva prohibición de viajar desde Europa.

De acuerdo con Cuomo, las acciones que recomienda tienen su fundamento en las lecciones aprendidas en marzo, cuando el Gobierno federal tardó en imponer una prohibición de viaje europea que permitió que el virus se propagara sin control por todo el estado de Nueva York y el país.

El gobernador indicó además en su conferencia que en Nueva York hay 6.185 pacientes por la covid en los hospitales, 23 menos que el sábado, 822 nuevas admisiones y 123 muertes.

Estados Unidos ha registrado 17,7 millones de casos y más de 316.000 muertes por la covid-19, más que en ningún otro país del mundo en términos absolutos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Cuomo ordena cerrar de noche bares y restaurantes para frenar segunda ola de COVID-19 en Nueva York

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo anunció este miércoles nuevas medidas de restricción para tratar de frenar la consolidación de una segunda ola de contagios por coronavirus. A partir de este viernes, bares y restaurantes autorizados por la Autoridad Estatal de Bebidas Alcohólicas deberán cerrar a las 10 p.m., al igual que los gimnasios, mientras que las reuniones o fiestas privadas en casas y apartamentos quedan limitadas a 10 personas

El Gobernador anticipó que, de ser necesario, se barajan medidas más enérgicas, como prohibir comer en el interior de bares y restaurantes, para volver a controlar la propagación del virus que produce la COVID-19.

El cierre desde el viernes a las 10 p.m. cubre en general a todos los bares y restaurantes que durante la pandemia y como incentivo a su recuperación, fueron autorizados a vender bebidas alcohólicas.

El anuncio de nuevas medidas coincide con el pronunciamiento que hizo el alcalde Bill de Blasio, quien nuevamente advirtió este miércoles que una segunda ola en la ciudad era inminente.

A través de Twitter De Blasio reveló que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas en toda la ciudad fue de 2.52%, una tasa vista por última vez a principios de junio, cuando la ciudad empezó a reabrir negocios no esenciales luego del devastador azote de la pandemia en la primavera.

“Esta es nuestra ÚLTIMA oportunidad de detener una segunda ola”, escribió de Blasio en Twitter. “Podemos hacerlo, pero tenemos que actuar AHORA”.

Indicadores del coronavirus en NYC

El alcalde de Nueva York ofreció las siguientes cifras sobre la evolución del virus hasta este miércoles:

  • 94 pacientes ingresados en el hospital.
  • 817 casos nuevos.
  • La tasa de infección promedio de 7 días es 2.52%.

Nueva medida causa confusión

El nuevo toque de queda para bares y restaurantes que entra y vigor desde este viernes, produjo la inmediata reacción de la NYC Hospitality Alliance, la asociación que representa a la industria en la ciudad.

“En el momento del anuncio, el Estado o la Ciudad no han proporcionado a los restaurantes detalles importantes sobre las nuevas restricciones en sus negocios. No saben si las restricciones se aplican a las comidas en el interior o las que se sirven al aire libre, y si los clientes deben salir del restaurante antes de las 10:00 p.m. o si pueden terminar sus comidas después, lo que está creando más confusión. Esperamos que se precise esa información de inmediato”, dijo a través de un comunicado Andrew Rigie, director ejecutivo de la asociación.

La NYC Hospitality Alliance, una entidad sin fines de lucro fundada en 2012 para representar y brindar servicios a restaurantes y establecimientos de vida nocturna en los cinco condados.

Rigie agregó que, estas nuevas restricciones deben justificarse públicamente con datos de rastreo de contactos porque harán aún más difícil la supervivencia de estos pequeños negocios. “Exigimos que nuestros líderes electos brinden apoyo financiero a los restaurantes y bares de nuestra ciudad antes de que cierren permanentemente y dejen sin trabajo a decenas de miles de neoyorquinos”, advirtió.

Los casos aumentan en la ciudad y en el estado

Durante el mes de octubre la Ciudad reportó varios focos del virus en vecindarios de Brooklyn y Queens, desde entonces los casos se han ido incrementado en los cinco condados, incluido Staten Island. De acuerdo con las autoridades de salud, semana pasada, la ciudad de Nueva York registró un promedio de 1,142 casos por día, un aumento del 77% con respecto a las dos semanas anteriores.

Hasta el martes, según el reporte que emite a diario el gobernador Cuomo, en el estado de Nueva York, la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue de 2.23%, la cifra más alta desde principios de junio, cuando el estado estaba haciendo menos pruebas que ahora. Este miércoles, el estado reportó 1,628 hospitalizaciones, su total más alto desde mediados de junio. El número de personas hospitalizadas en el estado alcanzó su punto máximo en abril, con varios días en los que superó las 18.000.

Vuelven restricciones en Nueva Jersey y Connecticut 

El repunte del virus ha sido alertado no sólo por las autoridades de Nueva York sino también por las de los estados vecinos, Nueva Jersey Connecticut, región que, al inicio, fue el epicentro de la pandemia.

El gobernador de Nueva Jersey, Philip D. Murphy dispuso nuevos límites al expendio de comidas en interiores de bares y restaurantes que comienzan este jueves por la noche. Murphy declaró que por ahora busca evitar los cierres radicales que paralizaron la economía de la región en marzo. Nueva Jersey ha visto sus hospitalizaciones más del doble en el último mes, de 653 a 1.801, un umbral que se cruzó por última vez en junio.

En Connecticut, las autoridades de salud reportaron que el número de personas hospitalizadas con el virus aumentó, en las áreas donde el brote fue menos severo en la primavera y donde se reabrieron las actividades un poco más rápido.

El gobernador Ned Lamont anunció que ha limitado todas las reuniones privadas en el estado a 10 personas, también ha reducido los límites de capacidad en los restaurantes y ha permitido que los municipios más afectados vuelvan a imponer límites a otros negocios.

De acuerdo con el periódico Hartford Courant, el estado ahora tiene 548 pacientes hospitalizados, su total más alto desde el 29 de mayo. Así mismo, informó este miércoles que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue del 4.1 por ciento, su tasa más alta desde el 1 de junio.

En conjunto, las autoridades de los tres estados han coincidido que podrían radicalizar las medidas restrictivas, lo que resulta en un retroceso después del gradual proceso de reapertura. Por otro lado, las bajas temperaturas en toda la región hacen temer que el virus se propague más rápidamente.

Alcalde de Nueva York busca cerrar puntos de rebrote de COVID-19 a partir esta semana

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo ayer domingo que con el fin de contener la propagación de COVID-19 en lo que una vez fue el epicentro de la pandemia, ordenará a partir del miércoles el cierre de negocios no esenciales, así como escuelas en nueve vecindarios identificados como núcleos de coronavirus.

Al buscar la aprobación estatal para el confinamiento, de Blasio dijo que afectaría a nueve códigos postales donde las tasas de positividad al coronavirus se han disparado, a veces como resultado de la falta de distancia social y el uso de máscaras faciales. Indicó que los vecindarios en otros 11 códigos postales estaban en una “lista de vigilancia” debido a sus crecientes tasas de positividad.

Nueva York es uno de los 18 estados donde los casos no han aumentado en las últimas dos semanas, según un análisis de Reuters. Nueve estados han informado aumentos récord en los casos de COVID-19 durante los últimos siete días, principalmente en la parte superior del Medio Oeste y el Oeste, donde el clima frío está obligando a realizar más actividades en el interior.

Diseñador japonés Kenzo Takada muere por COVID-19Conocido por sus motivos coloridos y siluetas originales, que mezclaban inspiraciones japonesas, como el kimono, con otros cortes, Takada también incursionó en perfumes y líneas de cuidado de la piel.

Si el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aprueba la medida, se ordenará a los vecindarios de Brooklyn y Queens que cierren todos los negocios, restaurantes y escuelas públicas y privadas que no sean esenciales. Cerca de 100 escuelas públicas y 200 escuelas privadas estarían cerradas entre dos y cuatro semanas, si se asegura la aprobación del estado, dijo.

De Blasio destacó que los estudiantes en el distrito escolar público más grande del país que se verían obligados a participar en el aprendizaje solo a distancia recibirían dispositivos que les permitirían continuar las clases, que anteriormente incluían el aprendizaje en persona.

El alcalde dijo que el cierre tenía como objetivo aliviar las preocupaciones de que el clima frío en los próximos meses obligará a más personas a permanecer en el interior y resultará en una segunda ola de propagación de enfermedades mortales, que recuerda la abrumadora cantidad de casos de COVID-19 que inundaron los hospitales de la ciudad de Nueva York en la primavera.

“Necesitamos contener la situación y absolutamente evitaremos una segunda ola”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa el domingo.

Apuntó que las escuelas no eran la principal fuente de propagación del virus. “De dos escuelas en uno de estos códigos postales, solo una prueba dio positivo”, dijo de Blasio.

Nueva York registra un mes con tasa mínima de infección de COVID-19

Tras cumplirse este pasado fin de semana seis meses desde el inicio de la pandemia del coronavirus, el estado de Nueva York logró ayer lunes un hito importante en la lucha por mantener controlada la emergencia de salud: se cumplió un mes completo en el cual se mantuvo la tasa de infecciones por debajo del 1%.

El importante logro lo reportó este lunes el gobernador Andrew Cuomo, quien además informó que, aunque cualquier muerte siempre sigue siendo una tragedia, en las pasadas 24 horas solamente se habían registrado dos fallecimientos en todo el estado debido al coronavirus.

Gracias al arduo trabajo de los neoyorquinos, nuestro estado ha pasado un mes completo con una tasa de infección por COVID que se ha mantenido por debajo del uno por ciento”, dijo Cuomo, agregando que las cifras estatales “han seguido permaneciendo estables incluso cuando alcanzamos nuevos hitos en nuestra reapertura gradual basada en datos”.

El mandatario estatal resaltó que de todas las pruebas de COVID-19 realizadas el domingo, solamente dieron positivas el 0.88%, lo que permitió completar un periodo de 30 días seguidos con infecciones por debajo del 1%. Específicamente, de las 58,865 pruebas realizadas, solo 520 dieron afirmativo al coronavirus.

“Al cerrar este fin de semana del Día del Trabajo, insto a todos a que sigan siendo inteligentes para que podamos continuar celebrando nuestro progreso en las semanas y meses por delante. Nos llevó el trabajo de todos llegar aquí, y para proteger este progreso tendremos que seguir lavándonos las manos, usar nuestras máscaras, permanecer socialmente distantes y, sobre todo, mantener la dureza de Nueva York“.

Cuomo impone reglas a bares y restaurantes para cumplir distanciamiento social en Nueva York

El gobernador Andrew Cuomo anunció este jueves nuevas reglas en bares y restaurantes en todo el estado para obligar a estos negocios a cumplir con las normas de distanciamiento social y el uso de máscaras, luego que su oficina ha continuado recibiendo quejas de personas en las afueras de esos negocios violando las reglas impuestas para evitar el aumento de contagios de coronavirus.

Cuomo indicó que las reglas, con el nombre ‘Three Strikes and You’re Closed’, establecen que cualquier establecimiento que reciba tres violaciones estará obligado a cerrar. Y las violaciones graves pueden resultar en la pérdida inmediata de la licencia para vender licor y la Autoridad Estatal de Licores hará público cada semana el nombre y la locación del negocio amonestado.

También se anunció que todos los restaurantes y bares estarán sujetos a nuevos requisitos que establecen que solo deberán servir alcohol a las personas que ordenan alimentos, y que el servicio en los bares solo debe ser para clientes sentados y que están socialmente distanciados por seis pies o separados por barreras físicas.

Los ciudadanos que vean violaciones o están preocupados pueden reportar quejas, incluidas fotos, a la Autoridad Estatal de Licores en: www.sla.ny.gov.

Alcaldía de Nueva York cancela todo evento de calle hasta septiembre

El alcalde Bill de Blasio está permitiendo que los manifestantes de Black Lives Matter (BLM) continúen marchando por las calles de la ciudad, mientras los permisos de su oficina para todos los grandes eventos han sido cancelados hasta septiembre, por lo menos.

Hablando en CNN anoche, De Blasio dijo que los llamados de los manifestantes a la justicia social eran demasiado importantes para detenerlos después de que más de un mes de manifestaciones no hayan provocado un brote de casos de coronavirus.

“Éste es un momento histórico de cambio. Tenemos que respetar eso, pero también decirle a la gente que los tipos de reuniones a las que estamos acostumbrados: los desfiles, las ferias, simplemente no podemos tener eso mientras nos estamos centrando en la salud en este momento”, dijo De Blasio al anfitrión Wolf Blitzer.

Comercio de Nueva York reabre pese al temor del rebrote de contagios

Por primera vez en más de tres meses, los neoyorquinos pueden ir de compras, cenar fuera de casa y hacerse un corte de pelo, al empezar la ciudad a relajar el confinamiento por el coronavirus.

Nueva York entró el lunes a la Fase 2 de su reapertura, siendo la última región del Estado de Nueva York en hacerlo. Los residentes celebraron sus crecientes libertades con visitas a las tiendas o a los restaurantes al aire libre.

 Los parques también abrieron, y a los empleados de oficinas se les permitió regresar a sus escritorios, aunque muchos aún no lo hacen. Algunas de las más grandes corporaciones de la ciudad siguen permitiendo a sus empleados trabajar de forma remota.

 Nueva York fue en un momento el epicentro del coronavirus en Estados Unidos, pero los casos del virus están ahora en descenso. El COVID-19, la enfermedad ocasionada por el coronavirus, mató a unos 22.000 neoyorquinos. Durante los peores días del brote, la ciudad perdía unas mil vidas diarias. Recientemente, el saldo de muertes ha sido menor o un poco mayor a diez diarios, según las estadísticas de la ciudad.

El alcalde Bill de Blasio dijo que él saldría a cenar el lunes y que la reapertura ha sido particularmente importante para la industria de los restaurantes, a la que él se refirió como “la identidad de la ciudad de Nueva York”.

 Mientras los casos del virus en la Ciudad de Nueva York van en descenso, los casos como en una docena de estados han repuntado.

Los brotes han motivado al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a considerar ordenar a los viajeros de estados con alta transmisión del virus a recluirse en cuarentena por dos semanas. Esto representa un retroceso en relación a inicios del año, cuando algunos estados, como la Florida, impusieron cuarentena a los viajeros originarios de Nueva York.

 La pandemia del coronavirus ha causado más de 2,3 millones de casos confirmados en Estados Unidos y más de 120.000 muertes.

Gobernador de Nueva York concluye sesiones sobre Coronavirus

 El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dio por terminada una serie de más de 100 ruedas de prensa diarias que se volvieron una cita televisiva para muchos en todo el país, declarando el viernes que el estado “ha hecho todo lo posible” para controlar el virus.

Cuomo se presentó a solas tras su escritorio, en contraste con su rutina diaria de presentar diapositivas con gráficos de barras de hospitalizaciones por COVID-19 y después responder a las preguntas de los reporteros. Pero su mensaje fue el mismo del de días recientes: Los neoyorquinos, en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, trabajaron unidos para combatir el virus y ahora deben mantenerse alerta para prevenir una segunda ola.

“Si pudimos lograr juntos lo que hicimos aquí, esta tarea imposible de rechazar este virus fatal, no hay nada que no podamos hacer”, dijo Cuomo. “Y seremos mejores. Seremos más fuertes por lo que hemos pasado”.

A medida que se disparaban los casos en Nueva York, las ruedas de prensa, usualmente desde el Capitolio estatal, fueron cubiertas diariamente por las cadenas televisivas, especialmente CNN, empleador del hermano menor del gobernador, Chris Cuomo.

El viernes, Cuomo dijo que un promedio de 25 personas estaban muriendo diariamente por coronavirus esta semana. El número de hospitalizaciones por COVID-19 era 1.284, comparado con más de 18.000 durante el pico del brote.

El gobernador ha dicho reiteradamente que no había tiempo para jugar a la política durante la crisis, aunque sus sesiones con la prensa pusieron de relieve sus relaciones a menudo ríspidas con el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, y con el presidente Donald Trump.

Long Island reabre hoy miércoles en medio de la pandemia

Los condados de Nassau y Suffolk que conforman Long Island, en el estado de Nueva York,  y que constituyen los suburbios más próximos a la Gran Manzana, comienzan la fase 1 de la reapertura económica este miércoles, lo cual significa un desafío para la vuelta “a la nueva normalidad”, en medio de la pandemia del coronavirus.

un reporte del periodista Fernando Martinez de El Diario de Nueva York, aseguró que solo quedarían pendiente, por la aprobación estatal para pasar a la primera etapa de normalización de actividades económicas, los cinco condados de la ciudad de Nueva York.

El gobernador Andrew Cuomo confirmó que dentro de las siete condiciones de la métrica de reapertura, en esta región estatal, solo faltaba completar el número de “rastreadores de casos”, lo cual se había alcanzado en las últimas horas.

“Long Island comenzará a reabrir el miércoles, si las muertes continúan disminuyendo y si su operación de localización de contactos se pone en marcha“, dijo este martes el Gobernador.

Con un 20% de población hispana, especialmente de comunidades centroamericanas y suramericanas, esta franja territorial neoyorquina se espera que abra el compás a actividades como la construcción, la agricultura y comercios mayoristas. Justamente, un segmento dominado por la fuerza laboral latina y los más afectados por la infección de COVID-19.

La fórmula: pruebas, contactos y rastreo

El trabajador de la construcción salvadoreño, Luis Tomei, quien desde hace 23 años reside en Huntington, en la costa norte de Long Island, junto a su esposa guatemalteca, quien es empleada doméstica, confiesa que aunque los trabajos mayores de construcción fueron paralizados, nunca dejó de hacer “arreglitos menores”.

“Yo no me pude dar ese lujo de la cuarentena. Ni mi esposa tampoco. Eso nos costó enfermarnos, creo del coronavirus, a mediados de abril, pero afortunadamente nos recuperamos en una semana. Y agarramos fuerza y seguimos. De lo contrario, estuviéramos con muchas deudas”, comenta el centroamericano.

Taxistas de New York solo transportan a pacientes que entran y salen de los hospitales

El sector del taxi en Nueva York, que vivía ya en medio de una fuerte crisis, se ha visto totalmente arrasado por el coronavirus. Ahora, sus profesionales esperan ansiosos la reapertura, con la expectativa de que precisamente el miedo a la enfermedad cambie los hábitos de la gente y dispare su negocio.

Todo un símbolo de la Gran Manzana, el icónico taxi amarillo vive hoy uno de los momentos más complicados de su historia, con una caída devastadora de la actividad desde que la ciudad optó por el confinamiento para frenar la expansión del virus.

Aunque no hay cifras oficiales, basta un rápido vistazo a las habitualmente congestionadas avenidas, ahora medio vacías, para entender que el impacto es demoledor. Fuentes del sector apuntan a un desplome de alrededor de un 70 % en los ingresos de los taxistas, aunque otras lo elevan incluso más allá.- Publicidad –

«El negocio está por el suelo», explica a Efe el fundador y portavoz de la Federación de Taxistas del estado de Nueva York, Fernando Mateo, quien apunta que la actividad se limita básicamente al transporte de pacientes que entran y salen de los hospitales y de profesionales como médicos y enfermeras cuando éstos no tienen otras opciones.

Andui Segura, un conductor hispano, explica cómo antes en un día normal hacía unos 20 viajes y ahora apenas llega a 10 en toda la jornada. «Ha golpeado fuertemente», apunta mientras maneja su vehículo por las calles de Brooklyn.

A menudo, los taxistas se enfrentan a horas y horas de espera para poder hacer una carrera, una situación que ha llevado a muchos a optar por quedarse en casa y no poner en riesgo su salud ni la de sus familias. Pese a ello, al menos dos docenas de taxistas han perdido la vida por el COVID-19.

Para muchos de estos profesionales, el paro no es una opción. Una gran mayoría de los taxistas neoyorquinos son inmigrantes que carecen de una red seguridad para subsistir o cuyas familias dependen de las remesas que envían a sus países de origen.

El Ayuntamiento ha buscado fórmulas para darles apoyo, incluida la contratación a tiempo parcial de miles de ellos para repartir alimentos a ciudadanos que los necesitan o para transportar a trabajadores esenciales mientras cada noche se cierra el metro para su desinfección, pero no hay trabajo para todos.

La pandemia le llegó al taxi neoyorquino en un momento especialmente complicado por la creciente competencia de servicios como Uber y Lyft, que en todo el mundo llevan años quitando pasajeros a los servicios tradicionales.

En la Gran Manzana, sin embargo, esa crisis tiene tintes aún más dramáticos para muchos dueños de taxis, que habían asumido deudas estratosféricas para adquirir una licencia bajo la premisa de que el valor de éstas nunca dejaría de subir.

EE.UU. alcanzó la cifra de 1.527.355 contagios y la de 91.845 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Denuncian que en Nueva York cientos olvidan la distancia social

Decenas de neoyorquinos olvidaron la distancia social y salieron a las calles y a comercios como si no existiera una alerta sanitaria por Coronavirus, ayer domingo.

“Tú tienes el control de lo que sucede. La forma en que actúes determinará lo que sucede”, expresó en su reciente reporte público el gobernador Andrew Cuomo.

“Sea inteligente, sea diligente y no subestime este virus”. Sin embargo, fotografías mostraron que los residentes de Nueva York están cansados de la distancia social e incluso de cubrirse la boca y nariz. La maestra Annie Tan compartió una imagen tomada frente a un bar en Chinatown, Manhattan, donde se vio a grupos de personas muy cercanas entre sí. “Ellos simplemente rechazan dispensarse”, indicó.

Una boda se celebró en la Calle 57 sin consideración de distancia social ni uso de mascarillas.

Aunque en el estado hay un plan de reapertura, la ciudad no está contemplada para grandes pasos, debido a la cantidad de contagios que suman 189,031 con casi 50,000 personas hospitalizadas.

Reportan que 420 mil personas han abandonado Nueva York durante la pandemia

Unos 420 mil neoyorquinos, sobre todo residentes de los barrios más adinerados, habrían huido  de la ciudad durante la pandemia del coronavirus, según un estudio basado en localización de teléfonos móviles publicado este viernes por The New York Times.

Las estimaciones del periódico, basadas en datos facilitados por una empresa de análisis de geolocalización, apuntan a que 5% de los habitantes de NYC -lo que serían unas 420 mil personas- dejaron la urbe entre el 1 de marzo y el 1 de mayo.

En todo el estado Nueva York, la orden de cerrar oficinas y negocios “no esenciales” entró en vigencia el 22 de marzo.

El estudio muestra además cómo las zonas más pudientes de NYC son las que más se han vaciado, mientras que en las más humildes muy poca gente se ha desplazado, siendo irónicamente las que más contagios y muertes han reportado.

En barrios como el Upper East Side, West Village, SoHo o Brooklyn Heights la población se ha reducido durante la crisis en torno a 40% o más.

Aunque en algunas de esas zonas viven muchos universitarios, que dejaron Nueva York en masa tras el cierre de las aulas, las cifras muestran claramente que los residentes de las áreas más exclusivas de la ciudad son quienes han buscado y se han podido permitir pasar la pandemia en lugares menos golpeados por el COVID-19, destacó.