CORONA VIRUS EN PUERTO RICO

Puerto Rico vuelve a ingresar a la ‘lista negra’ de cuarentena por COVID-19 de Nueva York

A penas una semana después de haber sido removida de la ‘lista negra’ de estados y territorios de los cuales los viajeros deben hacer cuarentena una vez llegan a Nueva York, este martes la Isla del Encanto volvió a ingresar, debido a que en los últimos días Puerto Rico ha registrado un repunte en el número de contagios de coronavirus. Así lo informó un reporte del Diario de Nueva York.

El anuncio lo hizo el gobernador Andrew Cuomo en un comunicado, en el cual indicó que a su vez seis estados habían sido removidos de esa ‘advertencia de viajes’ ya que sus casos de COVID-19 se habían estabilizado o habían descendidos, y esto son: California, Hawaii, Maryland, Minnesota, Nevada, Northern Mariana Islands y Ohio.

“Cuando otros estados y territorios logran avances en la lucha contra el COVID-19, eso es bueno para Nueva York y, aunque me alegra ver que se eliminan áreas de la lista de advertencias de viaje, todavía es demasiado larga”, dijo el Gobernador, agregando: “No se equivoquen: debemos seguir siendo un Nueva York fuerte y ser inteligentes. Usar máscaras, distanciamiento social y lavarse las manos es lo que ha dominado esta bestia en Nueva York y debemos seguir así”.

El ‘alerta de viajeros’ aplica a las personas que han viajado a Nueva York desde áreas con una significativa propagación del COVID-19 en sus comunidades, y con una tasa de pruebas positivas superior a 10 por cada 100,000 residentes durante un promedio de 7 días seguidos, o un estado con 10% o más de casos positivos y cuyo porcentaje se mantenga en ese nivel por más de una semana.9

Cuomo también informó que el lunes fallecieron 11 personas por coronavirus en todo el estado, mientras que ese día la tasa de casos positivos fue del 1%, con 766 nuevos confirmados, lo que lleva el total de infecciones hasta los 445,714.

Gobernadora Wanda Vázquez autoriza reapertura de playas, gimnasios y cines en Puerto Rico

La gobernadora Wanda Vázquez reabrirá las playas, casinos, gimnasios y cines en todo Puerto Rico después de que las autoridades reportaron un descenso reciente en el número de casos y decesos por COVID-19, según anunció ayer jueves, aunque a algunos expertos les preocupa que las medidas provoquen un repunte en las infecciones.

Los cambios entrarán en vigor a partir del sábado 12 del septiembre y continuarán hasta el 2 de octubre. El uso de mascarillas y distanciamiento social, especialmente en las playas, sigue siendo obligatorio, los bares y los clubes continuarán cerrados y el toque de queda de 10 p.m. a 5 a.m. seguirá vigente.

“No podemos bajar la guardia”, advirtió Vázquez. “Hay un enemigo invisible en el ambiente, y tenemos que aprender a bregar con él”.

La isla de 3,2 millones de habitantes ha reportado más de 500 decesos, más de 17.000 casos confirmados y otros 19.000 probables. Continúan hospitalizadas más de 420 personas.

El doctor José Rodríguez Orengo, del Puerto Rico Public Health Trust, dijo a The Associated Press que la situación de la pandemia ha mejorado en la isla durante las últimas tres semanas.

“Todo va a depender del comportamiento de todos nosotros como sociedad para mantenerlos”, declaró.

Vázquez dijo que hubo unos 3.900 casos de COVID-19 menos desde el 22 de agosto, en comparación con las casi cuatro semanas previas a esa fecha. Además, indicó que del 1 al 21 de agosto se registraron 162 decesos, pero luego descendieron sensiblemente: del 22 de agosto al 10 de septiembre hubo 88.

Dentro de la nueva orden ejecutiva, Vázquez dijo que suspenderá el confinamiento de 24 horas los domingos y permitirá que los restaurantes aumenten su capacidad del 25 al 50%. También ordenó que la mayoría de los trabajadores públicos vuelvan a sus oficinas el 14 de septiembre, aunque en las escuelas públicas las clases seguirán impartiéndose vía internet.

Algunos de los cambios causaron inquietud entre expertos de salud independientes, a quienes le preocupa que haya un nuevo repunte de infecciones como el que se presentó después de que Vázquez anunció reaperturas similares a principios de junio, tras lo cual se aplicaron medidas más estrictas de cuarentena en agosto.

La epidemióloga Roberta Lugo dijo a la AP que la disminución tan extensa en las medidas de control es particularmente preocupante considerando que no se han implementado en su totalidad los sistemas de rastreo y monitoreo de contactos, además de que las autoridades esperan que los negocios se autorregulen en gran medida.

Lugo advirtió que habrá un incremento de casos y decesos a consecuencia de la reapertura de lugares como casinos, gimnasios y salas de cine, que son considerados lugares de alto riesgo.

“Uno se frustra”, declaró. “¿Y qué vamos a hacer cuando llegue octubre? ¿Volver a restringir? No nos podemos dar el lujo de repetir lo de agosto”.

Comisionada residente González anuncia que tiene Coronavirus

La representante de Puerto Rico ante la Cámara de Representantes de EE.UU., Jennifer González, se une, este lunes, a la ya larga lista de políticos de la isla que han dado positivo por la COVID-19

En un vídeo a través de Facebook, González indica que, tras una primer prueba negativa, ha dado positivo tras someterse a una segunda prueba molecular.

En el mismo indica que dio un resultado negativo a la prueba tras enterarse del resultado positivo del presidente de la Cámara, Carlos Méndez, aún así se puso bajo cuarentena tras compartir el domingo con Méndez y Edwin Mundo en el cuartel de campaña del precandidato a la gobernación.

“Les dije que me haría otra prueba esta semana y hoy di positivo”, dijo González.

“Fue un error estar en un ambiente cerrado”, dijo en referencia al haber compartido tiempo con tantas personas el día de las primarias por lo que, recomendó el distanciamiento social.

Tras indicar que no tiene ninguno de los síntomas dijo que se trata de una lección “tristemente aprendida” y reiteró “evitar reuniones con mucha gente”.

Esta enfermedad, dijo, “afecta a todos, de todos los colores y clases sociales”.

Puerto Rico extiende toque de queda por COVID-19

 La gobernadora de Puerto ha extendido tres semanas más un toque de queda impuesto por el coronavirus, el más largo en cualquier jurisdicción de Estados Unidos, incluso cuando autorizó las reaperturas de ciertos negocios y agencias gubernamentales.

Todos con excepción de los trabajadores esenciales tienen que permanecer al interior desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana hasta el 22 de julio. Además, las mascarillas siguen siendo obligatorias y quienes incumplan serán multados. 

El toque de queda inicial comenzó a mediados de marzo y la gobernadora Wanda Vázquez advirtió el domingo que medidas más estrictas podrían volver a implementarse si hay un aumento de casos, con varios pequeños brotes ya reportados atribuidos a quienes visitan o regresan de Estados Unidos continental. 

La isla, con una población de 3,2 millones de habitantes, ha reportado por lo menos 153 muertes de COVID-19, junto con más de 1.630 casos confirmados y más de 5.600 casos probables.

Los expertos en salud criticaron la más reciente ronda de reaperturas diciendo que era prematura, sobre todo dada la demora en las estadísticas del gobierno que no reflejan el impacto de las reaperturas más extensas anunciadas hace un mes, incluido de playas, cines y gimnasios.

La epidemióloga puertorriqueña Roberta Lugo y otros señalaron que el gobierno ha realizado muy pocas pruebas, y la mayoría con el tipo de pruebas equivocadas para realmente conocer la extensión de la pandemia en Puerto Rico.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Llegan los fondos para desembolsar los $1,200 al resto de los puertorriqueños

La gobernadora Wanda Vázquez Garced informó el lunes que los fondos federales del incentivo de $1,200 ya están en el Departamento de Hacienda.

Por ello, ordenó a la agencia a que sean desembolsados lo antes posible.

@SecHacienda me informa que ya se refleja, en @DptoHacienda, el depósito de los fondos federales del programa para el incentivo de $1,200. Por lo que le he instruido que sean desembolsados a los demás puertorriqueños lo antes posible, en beneficio de nuestra gente”, escribió la mandataria en su cuenta de Twitter.

Los cheques iniciales salieron con un adelanto de $400 millones en las cuentas del secretario que la Junta de Control Fiscal había autorizado adelantar una vez se tuvieran las guías aprobadas. Ahora se repone ese dinero y se continúa con el resto de los pagos.

Las personas que tengan deuda con ASUME no recibirán la totalidad de los $1,200 de la ayuda del Gobierno federal pues a esa cantidad se les restará el dinero que deban.

Así lo indicó la pasada semana el secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés, en una conversación con la comisionada residente de Puerto Rico en Washington, Jennifer González.

Del ciudadano tener una deuda de $800, por ejemplo, se le descontará y se le depositará lo restante.

Recientemente, el Departamento de Hacienda publicó una guía de preguntas frecuentes con sus respectivas contestaciones para orientar a la ciudadanía sobre este estímulo económico.