Coronavirus

Dr. Fauci: el 99% de muertes por COVID en EEUU son personas no vacunadas

El principal experto en infecciones de Estados Unidos afirmó que aproximadamente 99.2% de las muertes recientes por COVID-19 en el país fueron de personas que no se vacunaron. “Es muy triste y trágico que la mayoría de ellas eran evitables y prevenibles”, dijo el doctor Anthony Fauci.

Durante el programa de la NBC “Meet the Press”, afirmó que es frustrante “cuando tienes a un enemigo formidable” en forma del coronavirus y “sin embargo, tenemos una contramedida que es muy, muy efectiva”.

“Ese es el motivo por lo cual es más triste y más trágico cuando no se está implementando por completo” la vacunación en el país.

Fauci mencionó que las razones para oponerse a las vacunas de algunos estadounidenses son “ideológicas” o “simplemente están fundamentadas por la ‘antivacuna’ o la ‘anticiencia’”.

Agregó que Estados Unidos “tiene las herramientas para responder” a la pandemia y exhortó a la gente a “dejar a un lado todas estas diferencias y caer en cuenta de que el enemigo común es el virus”.

Fauci recalcó que Estados Unidos es “muy afortunado” al contar con “suficientes vacunas para vacunar a prácticamente todos en el país. Adicionalmente, hay personas en todo el mundo que harían lo que fuera por esas vacunas”.

Estados Unidos ha registrado más de 605,000 muertes durante la pandemia, la mayor cifra nacional en todo el mundo.

El 29 de junio, The Associated Press publicó un análisis de los datos gubernamentales disponibles hasta mayo que mostraba que las infecciones “posvacuna” entre las personas totalmente inoculadas representaron menos de 1,200 de las más de 107,000 hospitalizaciones por COVID-19. Esa cifra es aproximadamente un 1.1%.

El hecho de que casi todas las muertes actuales por COVID-19 en Estados Unidos fueran de personas que no estaban vacunadas, es una demostración tajante de cuán efectivas han sido las inyecciones y una indicación de que las muertes por día en el país, podrían ser prácticamente cero si todos los elegibles fueran inoculados.

La AP analizó las cifras proporcionadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

A principios de junio, Andy Slavitt, exasesor del gobierno de Joe Biden sobre COVID-19, indicó que entre el 98% y el 99% de los estadounidenses que mueren por el coronavirus no están vacunados.

Asimismo, la directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky, dijo el mes pasado que la vacuna es tan efectiva que “casi todas las muertes por COVID-19, especialmente entre los adultos, son totalmente prevenibles en este momento”. Walensky calificó esas muertes de “particularmente trágicas”.

América del Sur es el epicentro mundial de la pandemia

ArgentinaBrasil y Colombia nunca habían visto unos niveles de incidencia de casos detectados de covid tan altos. Paraguay y Uruguay, que hasta ahora habían transitado indemnes por la pandemia, están batiendo récords de muertes por millón. Perú, el país más golpeado del mundo según el indicador de exceso de mortalidad en 2020, ha visto en 2021 un pico de dimensiones comparables al del año pasado. Incluso Chile, alumno aventajado de la vacunación mundial con la mitad de su población totalmente inmunizada, se enfrenta a una nueva ola de fallecidos.

Mientras América del Norte, con 40 contagios detectados diariamente por cada millón de habitantes según la última cifra disponible, y Asia, con 29, se sitúan en mínimos históricos, y Europa entera se debate por evitar un repunte que es por ahora muchísimo menor a lo sufrido en el pasado (el último promedio europeo está algo por debajo de 59 contagios diarios), en América del Sur la curva epidémica ha seguido un ascenso relativamente constante. La subida inició en noviembre del año pasado, con un mínimo de 95 casos por millón, y se ha mantenido por encima de los 300 por millón durante el último mes. Para sostenerla se han ido turnando casi todos los países en uno u otro momento, con la presencia destacada del pico uruguayo sostenido en el último trimestre. El virus llegó al pequeño país austral después de mantenerlo a raya durante un año, y aprovechó la falta de inmunidad por contagios previos para propagarse con velocidad.

Pero esta disponibilidad para el contagio no existía en lugares como Colombia o Brasil, cuyas ciudades habían pasado intensas olas que, se esperaba, podrían haber construido al menos algunos diques en forma de inmunidad. Para explicar este nuevo y sorprendente episodio de la tragedia, muchas voces ponen el foco en las nuevas variantes, mutaciones del virus que esquivarían precisamente la inmunidad adquirida. A ello, los líderes de la región suelen añadirle un dedo acusador hacia la supuesta irresponsabilidad y relajamiento de los ciudadanos. En contraste, desde las distintas oposiciones se suele poner el foco en la elección de vacunas que, según ellos, serían menos eficaces que su alternativa en el mercado. La falta de infraestructura hospitalaria en muchos de los países de la región ha hecho el resto.

Pero el cuadro sudamericano puede interpretarse con esos mismos elementos desde un ángulo distinto. La inmunidad adquirida, por vacuna o por infección pasada, no es una propiedad absoluta de un individuo o de una población. Se trata de la construcción de defensas que disminuyen la probabilidad de infección y (mucho más) enfermedad grave, pero estas defensas no son iguales para todos ni en todo contexto.

Por ejemplo: contar con un cierto porcentaje de la ciudadanía con algún tipo de inmunidad puede ser suficiente para hacer desaparecer el contagio de ella si se trata de una población que cuenta con una pauta completa de vacunación (de doble dosis para todos los viales empleados salvo uno: el de Jannsen), reside en zonas de densidad relativamente baja, puede permitirse en su mayoría resguardarse en sus domicilios y no exponerse para trabajar en caso de pequeños repuntes localizados en barrios o comunidades, y donde aún no han aparecido nuevas variantes que han mejorado la capacidad del virus de esquivar defensas existentes.

Pero ese mismo porcentaje podría no bastar en áreas de alta densidad o incluso hacinamiento, en las que más que descuido lo que existe es imposibilidad económica de sostener el aislamiento en el domicilio, y donde la penetración de la vacunación puede abrir brechas equivalentes a las que ya mantiene la desigualdad económica. Si, además, las mutaciones con capacidad mejorada hacen su entrada, resquebrajando en parte las protecciones de inmunidad pasada por infección, el riesgo de rebrote es considerable.

En Chile, Colombia y Argentina, por ejemplo, el foco se ha puesto sobre la supuesta falta de calidad de las vacunas de la china Sinovac (para los dos primeros) y la rusa Gamaleya o Sputnik (para el tercero). Pero en zonas de Europa donde ninguna de ellas se emplea también se observa crecimiento, por ahora localizado, pero ya preocupante para algunos observadores. Y la realidad es que, a día de hoy, ningún país en América del Sur (tampoco de Europa) está siquiera cerca de porcentajes abrumadores de inmunización por vacuna.

Siendo que, por las condiciones de densidad, pobreza y desigualdad, es posible que la necesidad de penetración de los planes de vacunación deban ser mayores en el sur global, quizás el foco debería estar en la rapidez de la vacunación, al menos mientras esperamos estudios que descarten o confirmen que alguna variante esquiva por completo la protección ofrecida por vacunas existentes. Algo de lo que, a día de hoy, no existe confirmación.

Argentina registró este martes 792 muertes por covid-19, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia, que se ha cobrado ya un total de 91.438 vidas en el país. El impacto de la segunda ola ha sido muy superior al de la primera —debido en parte por la mayor movilidad de la población y por las nuevas variantes, más contagiosas— y ha obligado al Gobierno de Alberto Fernández a reforzar las restricciones en las áreas más afectadas. Buenos Aires y su área metropolitana, donde reside más del 30% de la población argentina, concentran más de la mitad de los fallecidos por coronavirus hasta la fecha.

El país suramericano ha llegado al inicio del invierno austral, la temporada de mayor riesgo para el covid-19, con 19,5 millones de dosis de vacunas aplicadas hasta este viernes, el 40% de ellas a mayores de 60 años. La campaña de inmunización se ha acelerado en las últimas semanas gracias al aumento de vacunas recibidas, pero persiste una gran brecha entre aquellos que han recibido la primera inyección y quienes tienen la protección completa. El 34,4% de la población cuenta con una dosis, frente al 8,6% que tiene las dos. Las vacunas más aplicadas en Argentina son la Sputnik V, AstraZeneca (gracias a un acuerdo entre el laboratorio, Argentina y México para su producción conjunta en América Latina) y Sinopharm.

Brasil acaba de alcanzar el récord diario de nuevos casos con los 115.000 contabilizados este jueves. La víspera quedó oficializado el inicio de la tercera ola de contagios, mientras una comisión de investigación parlamentaria sobre la gestión de la pandemia va revelando indicios de corrupción por parte del Gobierno de Jair Bolsonaro en la compra de la vacuna producida en India. La inmunización toma ritmo a medida que llega la materia prima para fabricar las inyecciones en territorio brasileño y arriban las dosis del sistema Covax de la OMS. Los completamente vacunados superan el 15% de los adultos; un 42% ha recibido la primera dosis.

Pese a que medio millón de muertos acumulados lo coloca como el segundo país sudamericano con más fallecidos por millón (tras Perú), el presidente Bolsonaro sigue fiel a su actitud desde el inicio de la pandemia. En uno de sus últimos viajes oficiales le bajó la mascarilla a un niño al que agarró en brazos; él estaba sin cubrebocas.

Con información de El País América

América latina rebasa los 25 millones de contagios y el virus sigue imparable

Una segunda y tercera ola amenazan con desbordar los servicios sanitarios. La esperanza reside en la vacunación, que avanza a un ritmo dispar según los países del área.

América latina y el Caribe superaron el viernes pasado los 25 millones de contagios de COVID-19, en medio de un alarmante avance de la pandemia que obliga a incrementar las restricciones en varios países e intentar acelerar la vacunación.

Según un registro de la agencia francesa AFP elaborado con datos oficiales, la región registra además un número mayor a 788.000 muertes por la enfermedad.

Latinoamérica vive de nuevo un repunte de contagios, en medio de procesiones, reuniones y actos relacionados con la festividad del Viernes Santo, que se han desarrollado entre la virtualidad y la escasa presencialidad.

Mientras el mundo registra 129,2 millones de contagios con una cifra de decesos en 2,8 millones, el continente americano en su conjunto reporta 56,1 millones de infectados y los muertos llegan a 1,35 millones.

La inminente alza de contagios ha prendido las alarmas en Chile, Colombia, Ecuador y Brasil en donde se han superado récords de cifras en casos relacionados con el virus. También las restricciones se han multiplicado y Chile, por ejemplo, cerrará fronteras desde el lunes.

Campañas desiguales

Muestra de la desigualdad en las campañas en todo el mundo es el exitoso proceso en Estados Unidos, que ya vacunó a unos 100 millones de personas con al menos una dosis, según datos de la autoridad sanitaria difundidos este viernes.

“Más de uno de cada cinco adultos ya está completamente vacunado”, dijo Rochelle Walensky, directora de los CDC.

El presidente Joe Biden, quien prometió la semana pasada que el 90% de los adultos podrían recibir las vacunas antes del 19 de abril, volvió a pedir sin embargo “no bajar la guardia”, para “terminar este trabajo” contra la pandemia.

En el país con más decesos del mundo, las autoridades dijeron que los vacunados pueden volver a viajar con precauciones, aunque quienes lleguen del exterior deberán presentar un test negativo.

En todo el mundo, la pandemia se ha cobrado más de 2,8 millones de vidas y ha infectado a 129 millones de personas.

Latinoamérica supera cinco millones de casos de COVID-19

América Latina y el Caribe superaron el lunes pasado los cinco millones de contagios de COVID-19, siendo Brasil el país más afectado en términos absolutos, según un recuento de la AFP en base a cifras oficiales.

El coronavirus sumó 5.002.625 casos en la región, entre ellos 202.618 muertos. Brasil, país de 210 millones de habitantes, alcanzó los 2.750.318 contagios y 94.665 muertos desde el inicio de la pandemia.

Perú, con unos 32 millones de habitantes, es el segundo país más afectado de la región, con 428.850 contagios y 19.614 muertos.

El país andino, que inició un desconfinamiento gradual en 17 de sus 25 regiones para reactivar la economía semiparalizada, registra un rebrote “significativo” de los casos, según el gobierno. 

18 millones de contagios en el mundo

Desde que comenzó la flexibilización el 1 de julio y luego autorizó el transporte nacional aéreo y terrestre, los contagios casi se duplicaron, pasando de 3.300 diarios a 6.300, de acuerdo con cifras oficiales.

México, Chile y Colombia están también entre las 10 naciones más afectadas por el virus, que surgió en China a finales del año pasado y se expandió rápidamente por todo el planeta.

Latinoamérica, que se convirtió la semana pasada en la más afectada por la enfermedad en el mundo, tuvo un promedio diario de más de 80.000 casos los últimos siete días. Concentra un 27 por ciento de las infecciones a nivel global y un 29 por ciento de las muertes. 

Brasil tuvo un récord de 69.074 casos diarios el miércoles pasado, en tanto Argentina registró una marca inédita de 6.377 casos en 24 horas un día después y Colombia superó los 10.000 casos diarios la semana pasada. Los contagios se están acelerando también en países de Centroamérica.

El virus respiratorio ha infectado a 18 millones de personas en todo el mundo y ya cobró la vida de más de 690.000, según un recuento de Reuters.

Más del 50% de los pacientes de Coronavirus en EE.UU. no sabrían cómo se contagiaron

Los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) llevaron a cabo una encuesta mediante la cual, llegaron a la conclusión de que la mayoría de los pacientes con coronavirus en Estados Unidos no sabían cómo se habían contagiado al afirmar que no habrían tenido contacto con alguien que hubiera dado positivo.

Un reporte del diario La Opinión reveló que la encuesta se realizó vía telefónica a 350 pacientes con covid-19 de 9 estados del país, todos mayores de edad, y que fueron diagnosticados del 31 de marzo al 10 de mayo. 77% de ellos fueron tratados de forma ambulatoria y el 23% tuvieron que ser hospitalizados.

De estos, el 46% aceptó que 2 semanas antes de ser diagnosticados con coronavirus, estuvieron en contacto con personas que también resultaron positivas, pero lo que más ha llamado la atención es que el 54% indicó que no habrían tenido contacto cercano con alguien que tuviera covid-19.

Ante esta situación, los CDC indican que la mayoría de las personas podrían haberse infectado por una “transmisión comunitaria” y no precisamente por convivir con amigos y familiares.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Estados Unidos roza los 120,000 muertos por el Coronavirus

Estados Unidos alcanzó ayer domingo las cifras de 2.278,373 casos confirmados de COVID-19 y de 119,959 fallecidos con la enfermedad, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance, a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes), es de 27,000 contagios más que el sábado y de 304 nuevas muertes.

Tras dos días consecutivos con más de 30,000 nuevos casos diarios, la cifra se redujo ligeramente el domingo.

El repunte de contagios en estados como California (con 4,515 más) Florida (4,049 más), Texas ( 4,430 más) o Arizona (3,109 más) ha vuelto a disparar el cómputo global.

Y es que el foco de la pandemia en Estados Unidos se ha desplazado ahora de la golpeada Costa Este a los estados del Cinturón del Sol, como California, Florida, Texas y Arizona, que suman entre los cuatro casi la mitad de nuevos casos en todo el país.

Nueva York, donde la epidemia parece ya controlada, se mantiene como el estado más golpeado por la pandemia, con casi 400,000 casos confirmados y 31,083 fallecidos, una cifra solo por debajo de las de Brasil, el Reino Unido e Italia.

Noticias de última hora y más

Inscríbase para recibir una de nuestras circulares noticiosas y sea el primero en saberlo cuando ocurra algo importante.INSCRÍBASE

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto más de 22,000 personas.

El balance provisional de fallecidos -119,959- ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50,000 y los 60,000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110,000 muertos, un número que también se ha superado.

Repunte de casos de COVID-19 en países tras reaperturas destaca la importancia de vigil

Las naciones europeas reabrieron sus fronteras el lunes luego de un confinamiento de tres meses a causa de la pandemia de coronavirus, aunque los viajeros internacionales siguen sin poder ingresar y todavía había mucha incertidumbre en torno a si los europeos querrán viajar fuera de sus países de origen.También hubo reaperturas en México y Brasil a pesar de que los casos de COVID-19 siguen aumentando en las dos naciones más grandes de Latinoamérica, donde las autoridades han tenido problemas para manejar el efecto de la pandemia en sistemas de salud que ya eran débiles.

En tanto, Alemania y Francia eliminaron los controles fronterizos casi dos semanas después de que Italia reabrió sus fronteras. Y Grecia dio la bienvenida a viajeros de otras naciones europeas sin someterlos a pruebas obligatorias de coronavirus.

Los 27 países miembros de la Unión Europa y otras naciones europeas no tienen previsto recibir visitantes de fuera del continente hasta por lo menos principios de julio y posiblemente después.

España permitió que miles de alemanes viajaran a sus Islas Baleares sin que tengan que ser puestos en cuarentena por 14 días como parte de un programa piloto diseñado a ayudar a las autoridades a evaluar lo que se necesita contra posibles brotes del virus.

 Coronavirus en México

En la Ciudad de México, los residentes eran libres de conducir sin restricciones y las estaciones del metro y de metrobús que habían estado cerradas reanudaron el servicio el lunes, como parte de la reapertura gradual de la ciudad de 9 millones de habitantes.

Coronavirus: la infección silenciosa puede ser mucho mayor de lo que se pensaba

El mundo tomó conocimiento del nuevo coronavirus -que ya provocó más de 5,7 millones de casos y más de 350 mil muertes- hace unos cinco meses. Hay un dato sobre su comportamiento que desde su surgimiento se mantiene prácticamente sin variaciones; se sabe que el 80% de los infectados cursa cuadros leves, un 15% presenta mayor complejidad y requiere atención médica en establecimientos sanitarios, y un 5% son casos críticos que necesitan cuidados intensivos.

Un reporte del diario Clarín de Argentina señala que lo que todavía genera incertidumbre es la proporción de asintomáticos, es decir, quienes atraviesan la infección sin manifestar signos como fiebre, tos, dolor de garganta, pérdida del sentido del olfato y/o el gusto. Un estudio que siguió el aislamiento forzado de pasajeros dentro de un crucero que partió de Ushuaia concluye que la prevalencia de la infección “silenciosa” por Covid-19 puede ser mucho mayor de lo que se piensa: 8 de cada 10 pasajeros que dieron positivo no habían presentado síntomas.

El barco partió de la localidad fueguina para un crucero planeado de 21 días por la Antártida, tomando una ruta similar a la de Ernest Shackleton entre 1915 y 1917. Zarpó a mediados de marzo, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia. En él viajaban los investigadores que registraron el aislamiento de los 128 pasajeros y los 95 tripulantes en el marco de la expedición.

A los pasajeros que en las tres semanas anteriores habían pasado por países donde las tasas de infección por Covid-19 ya eran altas no se les permitió embarcar. Y a todos los que sí abordaron se les tomó la temperatura previamente. En el interior del barco se colocaron varios puntos de desinfección de manos, especialmente en el comedor.

El primer caso de fiebre se informó el día 8, lo que provocó la adopción inmediata de medidas de control de infecciones. Esto incluyó confinar a los pasajeros en sus camarotes, interrumpir el servicio diario, además de la entrega de comidas, y el uso de equipo de protección personal para cualquier miembro de la tripulación en contacto con infectados.

Como Argentina había cerrado sus fronteras, el barco zarpó hacia Montevideo, Uruguay, a donde llegó el 13. Ocho pasajeros y tripulación fueron evaluados en un hospital por insuficiencia respiratoria.

El día 20, los restantes 217 pasajeros y tripulantes se sometieron a un hisopado para detectar coronavirus, de los cuales el 59% (128) dieron positivo: sólo uno de cada 5 (24, es decir, el 19%) habían tenido síntomas, mientras que el 81%1 no (108).

El barco no tuvo contacto con otras personas durante 28 días después de su partida, por lo que era el equivalente de un entorno cerrado.

Crean mascarilla que brilla cuando detecta Coronavirus

La comunidad científica se encuentra trabajando a marchas forzadas para encontrar la cura o una vacuna o cualquier cosa que ayude a frenar y acabar con la pandemia del coronavirus.

Recientemente, un grupo de científicos de la Universidad de  Harvard y del Instituto de Tecnología de Massachusetts están trabajando en conjunto, echando mano de cualquier recurso tecnológico con el que han logrado desarrollar una mascarilla que es capaz de brillar cuando reconoce la presencia del coronavirus.

Los sensores utilizados en esta mascarilla fueron creados en 2014 para poder identificar casos de Zika, mismos que son capaces de detectar al covid-19 cuando una persona tose o estornuda.

Sus creadores afirman que este objeto podría facilitar el trabajo del personal médico, ya que sería mucho más sencillo y económico detectar la enfermedad, incluso en personas asintomáticas.

“Usted o yo podríamos usarlo camino hacia el trabajo. Los hospitales podrían usarlo para los pacientes cuando entran o esperan en la sala de espera como una prueba previa de quién está infectado”, aseguró Jim Collins, encargado del laboratorio en el MIT, en conversación con Business Insider.

Vacuna contra el Coronavirus ha logrado crear anticuerpos en sus primeras pruebas en humanos

La ciencia médica se encuentra en una carrera sin precedentes en la que farmacéuticas y empresas de biotecnología buscan tratamientos y vacunas para combatir al COVID-19 tan pronto como sea posible.

En esta lucha, la empresa Moderna desarrolló una vacuna contra el coronavirus que ha logrado crear anticuerpos en sus primeras pruebas en humanos, aunque el grupo de prueba es todavía reducido

Un reporte del Business Insider señala que el fármaco, desarrollado por la compañía de biotecnología con sede en Massachusetts, fue probado en 45 voluntarios sanos de entre 18 y 55 años de edad que recibieron dos inyecciones de tres dosis: 25, 100 y 250 microgramos.

Todos desarrollaron anticuerpos detectables contra el COVID-19. Quienes recibieron la dosis más baja, los mostraron a niveles similares de pacientes recuperados de la enfermedad; quienes recibieron la dosis intermedia (dos inyecciones de 100 microgramos), presentaron más anticuerpos aún. El grupo que recibió la dosis más alta se encuentra todavía en observación, pero desarrolló efectos secundarios importantes que no fueron detallados por la compañía.

Según Moderna, ocho de los voluntarios desarrollaron anticuerpos neutralizantes de la enfermedad. La biofarmacéutica comenzará pronto un estudio intermedio y una prueba tardía en julio. Su objetivo es tener la vacuna lista para su uso de emergencia en el otoño próximo; sin embargo, aún no se sabe si este fármaco evitaría que las personas se enfermen de COVID-19, pues por ahora el enfoque se centró en observar la seguridad de los sujetos de prueba.

Estas primeras pruebas fueron conducidas por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. De ser exitosa en todas sus etapas, esta vacuna impondría un récord histórico en el tiempo de desarrollo.

Conoce los errores más comunes que se cometen al usar el Tapabocas

Sabemos cuál es la forma correcta de colocarlos y que tenemos que usarlos al estar en lugares públicos para disminuir la propagación de Covid-19, sin embargo, nadie nos explica cuáles son los principales errores al usar tapabocas, así que hoy te los revelamos:

Contaminación cruzada: Una vez que usas el cubrebocas, debes saber que este de inmediato se contamina si lo colocas sobre una superficie “contaminada”. Si usas uno de tela, lo mejor es lavarte las manos antes y después de retirarlo.

Tienes las manos sucias y lo tocas: Quitarte el cubrebocas con manos contaminadas o moverlo para que puedas respirar puede implicar un riesgo; asi que asegúrate de que tus manos estén bien lavadas antes de ajustarlo.

Usas el mismo cubrebocas todo el día: Deben cambiarse o desinfectarse cada dos horas, o de lo contrario, pueden acumular partículas del aire y puedes inhalarlas.

No te cubre completamente: Quizás has visto a muchas personas que lo usa debajo de la nariz; así no podrá protegerte si alguien más tose o estornuda cerca de ti. Debes extender el cubrebocas para que cubra desde tu barbilla hasta la nariz.

Lo colocas al salir de casa: Es mejor hacerlo antes de salir al exterior, ya que puedes inhalar partículas contaminadas y entrar en riesgo.

Te confías demasiado: Quizás pienses que el cubrebocas no previene nada, pero puedes disminuir el riesgo; porque sabemos que no te quedas aislado totalmente en casa o ¿sí?

Le rocías productos químicos: Mantenerlo húmedo es de alto riego, ya que ahí se pueden concentrar los virus y bacterias. Lo mejor es desinfectarlo y ponerlo sobre una bolsa a secar.

Mojas el cubrebocas: Este se vuelve menos efectivo cuando por alguna extraña razón, lo tocas con la lengua; su superficie se vuelve porosa y húmeda.