COVID-19 EN AMÉRICA

Argentina supera la barrera del millón de contagios por coronavirus

Siete meses de restricciones no han conseguido doblegar la curva de contagios por coronavirus en Argentina, un país que superó este lunes (19.10.2020) la frontera del millón de casos sin que todavía haya visto la luz al final del túnel, con 26.716 fallecidos y una situación económica y social cada vez más crítica.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, el país acumula 1.002.662 positivos por COVID-19, de los cuales 803.965 se han recuperado y otros 159.695 son casos confirmados que permanecen activos.

En ese sentido, y teniendo en cuenta que la media de contagios diarios en los últimos 7 días es de 14.133, Argentina es el segundo país latinoamericano y el quinto del mundo en romper esta barrera numérica.https://platform.twitter.com/embed/index.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1318336098221916177&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Fargentina-supera-la-barrera-del-mill%25C3%25B3n-de-contagios-por-coronavirus%2Fa-55330386&siteScreenName=dw_espanol&theme=light&widgetsVersion=ed20a2b%3A1601588405575&width=550px

Virus avanza por todo el país

Las restricciones instauradas por el Gobierno argentino el pasado 20 de marzo consiguieron contener la propagación del COVID-19: mientras otros países de la región como Perú, Chile o Brasil veían crecer sin control el número de casos y muertes, durante los primeros meses de la pandemia Argentina limitó el brote al área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la zona más densamente poblada del país.

Sin embargo, el virus logró traspasar las fronteras del AMBA y se expandió, poco a poco, por las provincias del interior, muchas de las cuales habían dejado atrás en junio la etapa de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” para encaminarse a otra de mayor flexibilización, conocida como “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.417.2_en.html#goog_1108282522 Ver el video03:06

Equipos médicos itinierantes en Argentina

Si en el sexto mes del año la capital argentina y su populoso cinturón urbano concentraban más del 90 % de casos de covid, hoy ese porcentaje apenas es del 27,5 %, de forma que las provincias representan un 72,5 % de las nuevas infecciones por coronavirus, con Santa Fe, Córdoba y Tucumán a la cabeza.

En el caso de Buenos Aires, la capital alcanzó el “pico” en agosto y desde entonces ha bajado lentamente la curva de contagios, con apenas 557 positivos este lunes, siendo la única región argentina, junto con las provincias de Salta y Jujuy, en donde el número de casos descendió de forma plausible en las últimas fechas.

Pandemia agrava la crisis

La sanitaria no es la única crisis que atenaza al país austral, sumido desde mediados del 2018 en una recesión agravada por las medidas de aislamiento impuestas para controlar la pandemia.

Los datos hablan por sí solos: la economía se desplomó un 19,1 % interanual entre abril y junio, el desempleo avanzó hasta el 13,1 % en el mismo período y la tasa de pobreza superó el 40 % en los primeros seis meses de 2020, cinco puntos más que a principios de este año.

Asimismo, Argentina afronta desde mediados de septiembre una creciente tensión cambiaria, con una brecha entre el dólar oficial y el informal superior al 100 %, lo que ha levantado temores respecto a una posible devaluación del peso argentino.

OMS incluye a América Latina en plan para millones de pruebas rápidas de COVID-19

La agencia de salud de las Naciones Unidas proveerá pruebas de diagnóstico rápido basadas en antígenos de calidad a los países que más la necesitan, entre ellos naciones latinoamericanas gravemente impactadas por el nuevo coronavirus, según un comunicado divulgado por el lunes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se trata de test fiables que funcionan como una prueba de embarazo y entregan resultados en unos 15 a 30 minutos.

El organismo aseguró que junto a sus socios enviarán 120 millones de pruebas rápidas de COVID-19 a países de ingresos bajos y medios, entre ellos algunos de América Latina.

“Cuanto más rápido se pueda diagnosticar el COVID-19, más rápido se pueden tomar medidas para tratar y aislar a quienes tengan el virus y rastrear sus contactos”, explicó el director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanon Gebreyesus.

Se trata de test de antígenos que detectan proteínas del virus y proporcionan resultados fiables en unos 15 a 30 minutos, a un precio más bajo y con un equipo menos sofisticado.

“La OMS asegura que permitirán expandir las pruebas, sobre todo en zonas de difícil acceso donde no hay laboratorios o personal médico lo suficientemente entrenado para realizar pruebas moleculares”, explicó el comunicado.

El director la OMS informó que se trata de una adición vital a la capacidad de realizar pruebas y que es especialmente importante en áreas de alta transmisión.

“El problema con las pruebas moleculares es que en algunos países los resultados toman días y eso supone un reto para controlar los brotes”, agregó la doctora Maria Van Kerkhove, epidemióloga líder de la OMS.

Entre los 133 países que recibirán las pruebas hay “muchos latinoamericanos”, afirmaron los expertos del organismo de la ONU sin entrar en detalles acerca de qué países serían los destinatarios en la región.

Naciones como Brasil, Perú, México, Bolivia, Nicaragua y Venezuela han sido impactadas por la pandemia que ha remecido a la región y al mundo.

“Los test rápidos de antígenos proporcionan resultados fiables, funcionan prácticamente como una prueba de embarazo”, explicó Catharina Boeme, directora ejecutiva de FIND, una fundación sin fines de lucro socia de la OMS para la entrega de las pruebas de antígenos.

Estados Unidos se acerca a 7 millones de casos de infectados por el COVID-19

Estados Unidos alcanzó el miércoles los 201,930 fallecidos por la COVID-19 y totalizó 6,943,071 casos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. Este balance del miércoles es de 50,707 contagios más que el martes y de 1,228 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33,090 (sin variación frente a la jornada pasada), más que en todo Perú, Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,780 personas por la enfermedad (sin cambios frente al martes), según el recuento de las autoridades locales.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos -según el mapa de la Johns Hopkins- la vecina Nueva Jersey (16,082), Texas (15,422), California (15,263) y Florida (13,618).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9,328), Illinois (8,744), Pennsylvania (8,038) y Michigan (7,013).

En cuanto a contagios, California lidera la lista con 794,876, seguido de Texas con 746,860, mientras que el tercero es Florida con 690,499, y Nueva York cuarto con 451,892.

El balance provisional de fallecidos –201,882- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 258,000 fallecidos y para el 31 de diciembre los 400,000.

Perú es el segundo país más afectado en américa, con casi 120. 000 contagios

está muy próximo a alcanzar los 120.000 casos acumulados de COVID-19 y los 3.500 fallecidos cuando cumple este domingo 70 días de cuarentena, consolidado como el segundo país de Latinoamérica con más contagiados, solo por detrás de Brasil, y el duodécimo del mundo.

Las cifras de Perú van acorde al gran número de pruebas que ha realizado a la población, con más de 820.000 muestras entre rápidas y moleculares (PCR) desde que el 6 de marzo se detectó el primero caso.

El último balance ofrecido este domingo por el Ministerio de Salud arrojó un total de 3.456 muertos, de ellos 83 en el último día, lo que supuso la segunda vez en esta semana que el número diario de decesos está por debajo de los cien.

Los contagiados subieron hasta los 119.959, con 4.205 nuevos en las últimas 24 horas, lo que representa el 12,9 % de las 32.626 pruebas que se procesaron el sábado pasado.

Los hospitalizados ascendieron a 7.779, un centenar más que en la víspera, de los que 920 se encuentran conectados a respiradores artificiales en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Así Perú termina su décima semana de confinamiento, una cuarentena que comenzó el 16 de marzo y que el Gobierno extendió el viernes hasta el 30 de junio, aunque con una leve apertura económica para sectores como el fútbol profesional, el comercio electrónico, las peluquerías, los odontólogos, carpinteros y electricistas.