COVID-19 EN ESTADOS UNIDOS

Covid- 19 Biden anunció que habrá nuevos mandatos de vacunación para intentar frenar el elevado número de nuevos contagios y muertes

El presidente Joe Biden anunció el jueves los requisitos de vacuna COVID-19 más radicales hasta la fecha, que afectarán a aproximadamente 100 millones de estadounidenses.

Las nuevas medidas incluyen un mandato de vacunas para todos los trabajadores y contratistas federales, y un requisito de que las grandes empresas deben exigir vacunas COVID-19 o pruebas periódicas para los empleados.

“Mi trabajo como presidente es proteger a todos los estadounidenses”, dijo Biden el jueves. “Así que esta noche, estoy anunciando que el Departamento de Trabajo está desarrollando una regla de emergencia para exigir a todos los empleadores con 100 o más empleados que en conjunto emplean a más de 80 millones de trabajadores que se aseguren de que sus fuerzas laborales estén completamente vacunadas o muestren una prueba negativa al menos una vez a la semana.”

Biden señaló que muchas grandes empresas ya requieren vacunas. “En resumen, vamos a proteger a los trabajadores vacunados de los compañeros de trabajo no vacunados”, dijo.

Se trata del paso más rotundo de Biden hasta ahora, en su intento de aumentar la tasa de vacunación en Estados Unidos, en un momento en el que la variante Delta ha incrementado los nuevos casos de COVID-19 a niveles que no se veían desde enero.

“Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando, y la negativa (a vacunarse) ha tenido costos para todos”, aseguró Biden al referirse a los casi 80 millones de estadounidenses que cumplen los requisitos para recibir la vacuna, pero se niegan todavía a hacerlo.

Cuáles son las nuevas normas de vacunación

Biden anunció unas normas de vacunación COVID-19 que afectarán a unos 100 millones de trabajadores, “dos tercios” de la fuerza laboral del país.

En primer lugar, firmó un decreto que establece un mandato de vacunación para los 2.1 millones de empleados del gobierno federal de Estados Unidos, que hasta ahora tenían la opción no ser vacunados si se sometían a pruebas de COVID-19 regularmente.

Una segunda orden ejecutiva establece el mismo requisito para todos los contratistas del gobierno federal, y Biden enfatizó que quienes quieran trabajar con su gobierno deberán garantizar que “su personal está vacunado” y  también se aplicarán a los empleados de la mayoría de instalaciones sanitarias que reciben subsidios federales de los programas Medicare o Medicaid, lo que afecta a unos 50,000 proveedores de salud del país.

La tercera medida será, si consigue implementarse, la más significativa: el Departamento de Trabajo publicará una norma de emergencia que afectará a todas las compañías que tengan 100 empleados o más, en las que trabajan al menos 80 millones de personas. Esas empresas deberán garantizar que sus trabajadores están completamente vacunados contra COVID-19 o, de lo contrario, obligarlos a mostrar un resultado de test negativo semanalmente.

El mandatario anunció también la vacunación obligatoria de los casi 300,000 profesores que trabajan en un programa de educación temprana conocido como Head Start. “Se acabó la hora de esperar. Esto no se trata de libertad o de una elección personal. Se trata de protegerse usted mismo y a los que le rodean”, subrayó.

Desafíos para implementar esta medida

Según expertos legales, el Departamento de Trabajo tiene autoridad para imponer una norma de ese tipo, pero eso no significa que no pueda enfrentar demandas de políticos republicanos, que se oponen a ese tipo de mandatos, y tampoco está claro si será fácil para las empresas implementarla.

Además, Biden prometió plantar cara a los gobernadores y políticos republicanos que han intentado prohibir los mandatos de mascarillas o de vacunas COVID-19  en las escuelas, al reiterar que su gobierno compensará el salario de cualquier superintendente o profesor al que puedan privarle de su sueldo por “hacer lo correcto”.

El discurso de Biden llegó poco antes de que el distrito escolar de Los Ángeles, el segundo mayor del país, aprobara un mandato de vacunas para todos los estudiantes de 12 años o más en el sistema público de escuelas del condado, además de exigirlo para los maestros y personal de las escuelas.

Por otra parte, la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) anunció que a partir de este viernes duplicará las multas para los pasajeros que se nieguen a llevar mascarillas en aeropuertos o aviones, que serán de $500 a $1,000 dólares inicialmente y de hasta $3,000 dólares para los reincidentes.

Por último, explicó que el gobierno invertirá $2,000 millones de dólares para “comprar casi 300 millones de tests rápidos para distribuirlos en centros de salud comunitarios, bancos de alimentos y escuelas”; y que tanto Amazon como Walmart y Kroger venderán pruebas caseras de COVID-19 a precios baratos durante al menos tres meses.

El 53.3 % de los estadounidenses ha recibido la pauta completa de las vacunas contra COVID-19, incluidos el 62.4 % de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

EEUU reporta más de 100.000 personas hospitalizadas por Covid-19

Más de 100.000 personas están actualmente hospitalizadas con covid-19 en Estados Unidos, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). Esta cifra sitúa a EE.UU. en una situación peor que la de agosto del año pasado.

Este miércoles, hubo 100.317 personas hospitalizadas con el virus, más del doble de las 48.851 del mismo día del año pasado.

Las hospitalizaciones por el virus covid-19 llevan aumentando en EE.UU. unas siete semanas, desde principios de julio. Casi se han triplicado en el último mes y han crecido un 10% sólo en la última semana.

Con un 48,3% de los estadounidenses que aún no están completamente vacunados, los casos están aumentando una vez más, y con ellos ha llegado la tensión a los hospitales que luchan por tratar la ola de pacientes que llegan.

Florida se ha visto especialmente afectada, con la peor tasa per cápita del país –unas 80 hospitalizaciones por cada 100.000 personas–, seguida de Alabama, Mississippi, Georgia y Louisiana, cada una con más de 55 hospitalizaciones por cada 100.000 personas, según datos del HHS.

Tuve que rechazar a un paciente con cáncer que necesitaba un tratamiento de urgencia“, declaró a la CNN el Dr. Nitesh Paryani, oncólogo de Florida. “Por primera vez en los sesenta años de historia de mi familia en el tratamiento del cáncer, tuvimos que rechazar a alguien […] Simplemente no teníamos una cama. Simplemente no había espacio en el hospital para tratar al paciente”, contó.

Paryani dijo que su sala de urgencias de Tampa tuvo recientemente una espera de doce horas.

EE.UU. sumó un millón de casos de COVID-19 en poco más de una semana

En ocho días, el número de nuevos contagios por la COVID-19 alcanzó el récord de 1 millón en Estados Unidos, indicaron las autoridades.

La mayoría de los contagios corresponde a personas no vacunadas y al avance de la variante delta en el país.

Según el reporte de NBC News, el conteo del millón inició después del 1 de agosto.

Con esta cifra, este martes el país superó los 36 millones de diagnósticos positivos de coronavirus.

Hasta la mañana de ayer, el número total de casos de la enfermedad ascendía a 36,008,398, incluyendo 175,000 nuevos casos y 645 muertes, según el informe de Johns Hopkins University.

Las más recientes estadísticas significan que el país llegó al millón de casos en ocho días o menos de la mitad del tiempo que tomó acumular los millones de casos previos a nivel nacional.

Incremento en casos de menores contagiados con la COVID-19

Un ángulo preocupante de este auge son los casos de menores infectados. Los hospitales infantiles están viendo un aumento en la solicitud de atención médica entre pacientes jóvenes.

“Da miedo, sobre todo para los niños que no entienden del todo lo que está pasando. Necesitan aire, luchan por respirar, y es simplemente aterrador”, dijo a Telemundo Kelechi Iheagwara, directora médica de la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Hospital Infantil Our Lady of the Lake en Baton Rouge, Louisiana.

“Está la enfermedad, el miedo, no pueden respirar, están aislados… eso es difícil de entender para cualquiera, pero ¿te imaginas lo que es para un niño?”, agregó.

El aumento se suma a la proximidad del inicio del nuevo año escolar, asunto sobre el que la Casa Blanca manifestó su preocupación.

“Los niños se están contagiando porque en la mayoría de los casos viven en estados y comunidades con una baja tasa de vacunación, y se contagian de adultos no vacunados”, indicó el presidente Joe Biden en una conferencia de prensa ayer.

Lo anterior podría llevar a que las autoridades exigieran nuevamente el uso obligatorio de mascarillas en las aulas y el requerimiento de pruebas de vacunación a los maestros.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=vh6ePB6r0Vo?version=3&rel=1&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&fs=1&hl=es&autohide=2&wmode=transparent&w=1200&h=675]

Fauci favorece vacunación obligada para los maestros

El principal epidemiólogo de Estados Unidos, Anthony Fauci, extenuó su apoyo a los mandatos de vacunación para los maestros, una medida que en todo caso depende de las autoridades locales o estatales, no del Gobierno federal.

Al momento, las vacunas aprobadas en Estados Unidos solo están autorizadas para su uso en mayores de 12 años.

A nivel general, los contagios y hospitalizaciones en EE.UU. están en su punto más alto desde el pasado febrero debido a la expansión de la variante delta, con un aumento del 33.7 % en los casos y del 40 % en los ingresos hospitalarios en la última semana.

Lo anterior significa que hay el doble de contagios que hace un año, cuando comenzó el curso escolar, y el 19 % de los casos corresponde a menores, según datos de finales de julio de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

EEUU alcanza el objetivo del 70% de adultos con al menos una dosis de la vacuna

Estados Unidos alcanzó este lunes, con casi un mes de retraso, el objetivo de que el 70% de su población adulta tenga al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. El presidente, Joe Biden, se había marcado ese propósito para el 4 de julio, pero la caída en la tasa de inmunización impidió cumplirlo.

Ahora aumenta de nuevo la tasa de vacunación, debido probablemente a que la variante delta ha disparado también los contagios y las hospitalizaciones en todo el país, que acumula ya 35 millones de casos desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y es el que más nuevas infecciones registra de todo el mundo.

Entre el 26 y el 31 de julio fueron vacunadas más de 816,000 personas, de las cuales 517,000 recibieron su primera dosis, de acuerdo con el director de datos de COVID-19 de la Casa Blanca, Cyrus Shahpar. “Desde la semana del 5 de julio, se ha producido un aumento constante del número de personas que se están vacunando”, explicó en un mensaje en la red social Twitter. 

En total, casi 165 millones de personas han sido inmunizadas completamente, lo que representa el 49.6% de la población, mientras que otros 26.7 millones han recibido al menos una dosis, es decir el 57.7% del conjunto de los ciudadanos de EE.UU. o el 70% de los adultos, según datos oficiales.

Esta tendencia al alza va en sintonía con los esfuerzos de las autoridades por impulsar la vacunación, que han llevado a Biden, por ejemplo, a pedir a los estados y ciudades que premien con 100 dólares a quienes se inmunicen, y a obligar a los trabajadores federales a que lo hagan o se tengan que someter a rigurosos testos

La propagación de la variante delta ha disparado los casos debido a su alta transmisibilidad, que un documento interno de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)  equipara con la varicela o el ébola

“Esto es lo que sabemos de la variante delta”, explicó la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC, en rueda de prensa este lunes por la tarde. “Si usted se contagió con la variante alpha, la original, usted podía contagiar a dos personas, con delta son hasta cinco personas no vacunadas, más del doble”.

Walenski agregó que los lineamientos de las autoridades sanitarias respecto a las escuelas “son muy clara¿os… todas las personas de preescolar en adelatne deben vacunarse, los adultos, vacunados o no vacunados deben usar mascarilla”.

Aunque los CDC advierten que a pesar de lo que recomienden, las autoridades escolares de cada estado tienen la facultad de requerir o no la vacuna contra el COVID-19 para matricularse en el ciclo escolar.

El bajo nivel de vacunación arrastrado en las primeras semanas del verano favoreció el aumento de infecciones, sobre todo entre personas no vacunadas. 

Así, el país registró el pasado viernes más de 100,000 casos diarios, según los CDC, una cifra que no se veía desde febrero, cuando el proceso de vacunación apenas había comenzado. Además, las muertes por COVID-19 aumentaron un 33% y las hospitalizaciones un 46% de media en los últimos siete días, en comparación con la semana anterior.

A nivel nacional, California es ya el estado con más infecciones al superar la barrera de los cuatro millones, aunque Florida es actualmente el epicentro de la pandemia. Las autoridades reportaron 21,683 nuevos casos de COVID-19 el sábado, un récord para el estado desde el inicio de la pandemia; además, la cifra de hospitalizaciones también está en su punto más alto de toda la crisis.

El gobernador republicano Ron DeSantis se ha resistido a exigir el uso de la mascarilla y la vacunación, y junto con al Congreso estatal, ha limitado la capacidad de los funcionarios locales para imponer medidas para romper la cadena de transmisión del virus. El viernes pasado prohibió además a los distritos escolares obligar a los estudiantes a ponerse cubrebocas cuando regresen a clase el próximo mes.

EEUU: denuncian que millones han perdido su segunda cita de las vacunas contra el Covid-19

En todo el país, millones de estadounidenses faltan a las citas para su segunda dosis de la vacuna Covid-19.

Según los CDC, más de cinco millones de personas, o alrededor del 8%, habían perdido su segunda dosis de Pfizer o Moderna a principios de abril. Según los CDC, “si una persona recibió las dos dosis de diferentes entidades informantes, es posible que esas dos dosis no se hayan vinculado”.

El CDC dijo que la segunda inyección es fundamental para ayudar a proteger a las personas del virus.

Según un informe de The New York Times, las razones por las que las personas se saltan la segunda dosis incluyen problemas con las citas para la segunda dosis, personas que ya se sienten protegidas con una sola inyección o si se sienten enfermas después de la primera dosis.

La doctora Emily Landon, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Medicina de Chicago, dijo a CBS News que se considera que las personas no están vacunadas hasta que hayan recibido ambas inyecciones.

¿Qué riesgo hay al no recibir la segunda dosis?

“La forma en que se supone que funciona la vacuna es la primera inyección es como si le dijeran a su cuerpo ‘Aquí hay una imagen de una proteína de pico. Esto es lo que está buscando, y debe cuidarlo si lo ves.’ Y muchas veces, nuestros cuerpos reaccionan de la misma manera en que nosotros reaccionamos, y dicen: ‘Ok, entendido, suena bien’. Pero luego el segundo disparo es como una carrera de práctica. En cierto modo engaña a tu cuerpo y dice, aquí está esa proteína de pico de nuevo, y tu cuerpo entra en acción, y hace todo lo que necesita para combatir esa proteína de pico. Y eso crea ese gran impulso en los anticuerpos que duran más”, explicó la Dra. Landon

“No recibir su segunda vacuna significa que está renunciando a su inmunidad. Y puede estar en riesgo de contraer COVID tan pronto como unos meses después de esa primera vacuna. En segundo lugar, tiene una inmunidad mucho menor a todas las variantes que son las cosas predominantes que están circulando en este momento”, dijo Landon.

Landon dijo que si no hay suficientes personas que reciban la segunda oportunidad, el país podría retroceder “absolutamente”.

Muchas personas consideraron de nuevo los riesgos de las vacunas Covid-19 cuando se reportaron los casos de coágulos de sangre tras recibir la vacuna de Johnson & Johnson. Luego de una pausa, los CDC determinaron que es seguro continuar usando esta vacuna.

Landon dijo que el riesgo de morir de Covid-19 es mucho mayor que tener una reacción rara a una de las vacunas. 

Con información de La Opinión.com

Encuesta: 20% de los estadounidenses ha perdido a un ser querido por la pandemia

Aproximadamente 20% (1 de cada 5) de los estadounidenses ha perdido a un familiar o amigo cercano por el coronavirus, mientras el país ansía volver a la normalidad al cumplirse ya un año de la pandemia.

Una nueva encuesta del Centro de Investigaciones de Asuntos Públicos NORC y The Associated Press- ilustra cómo está preparado el escenario para una recuperación de dos niveles. La preocupación del público por el virus ha caído a su punto más bajo desde el otoño, antes de que las fiestas de diciembre trajeran un aumento vertiginoso de casos en una segunda ola.

Pero las personas que aún están de luto expresan su frustración por la continua lucha por mantenerse a salvo. Sólo alrededor de 3 de cada 10 estadounidenses (30%) están muy preocupados de que ellos mismos o un miembro de su familia sean infectados con el virus, en comparación con 4 de cada 10 en los últimos meses (40%). Aún así, la mayoría está al menos algo preocupada.

Al momento, el número de muertos por COVID-19 en EE.UU. supera los 543 mil. Ha sido el país más afectado, de un total mundial de más de 2,6 millones fallecidos. China, la nación más poblada del planeta y origen de la pandemia, ha reportado 4,636 muertos.

En EE.UU., las comunidades de color fueron las más afectadas por el coronavirus. La encuesta de AP-NORC encontró que alrededor del 30% de los afroamericanos y los hispanos conocen a un familiar o amigo cercano que falleció a causa del virus, en comparación con 15% de los blancos.

Eso se traduce en las diferencias sobre cuán preocupadas aún están las personas por un virus que sigue siendo una seria amenaza. A pesar de las recientes caídas en los casos, 43% de los afroamericanos y 39% de los hispanos están muy o extremadamente preocupados por sí mismos o por que un ser querido que contraiga COVID-19, en comparación con sólo 25% de los blancos. 

Si bien las vacunas ofrecen una esperanza real de acabar con el flagelo, la encuesta también encontró que aproximadamente 1 de cada 3 estadounidenses (33%) no tiene la intención de vacunarse. Los más reacios: los adultos jóvenes, las personas sin título universitario y los Republicanos.

Los más afectados también están teniendo más dificultades para vacunarse: 16% de los afroamericanos y 15% de los hispanos dicen que ya han recibido al menos una inyección, en comparación con 26% de los blancos. Pero la mayoría de cada uno de esos tres grupos raciales quiere vacunarse.

Empresarios apoyan uso de mascarillas en Estados Unidos

Líderes y empresas de EE.UU. han mostrado su rechazo a que varios estados eliminen los mandatos del uso de mascarillas al duplicar su compromiso de hacer cumplir las precauciones de covid-19 a medida que las variantes continúan causando preocupación.

Esta semana, Texas y Mississippi se unieron a la lista de estados que están expandiendo su capacidad comercial y levantando los mandatos para que los residentes usen mascarillas. Un representante del gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que los mandatos ya no eran necesarios, sino que era urgente restaurar los medios de vida y la normalidad.

Aunque las tasas de infecciones, hospitalizaciones y muertes han disminuido en muchos estados desde enero, decenas de miles de estadounidenses todavía se contagian a diario y se han propagado más variantes transmisibles, lo que amenaza con otro repunte.

Por esa razón, el gobernador de Kentucky, Andy Beshear, pidió a los residentes que se mantuvieran firmes.

«Por favor, continúe usando una mascarilla, lo que otros estados están haciendo es imprudente», dijo. «Los hemos visto hacerlo antes, pagaron el precio».

Y en Texas, muchas empresas todavía fomentan el uso de mascarillas. La cadena de tiendas de comestibles HEB dijo el jueves que los empleados aún deberán usar cubrebocas y que a los clientes se les pedirá usarlos.

La Asociación de Restaurantes de Texas también continuará alentando el uso de mascarillas, así como limpiezas regulares y revisiones sanitarias, dijo la asociación en un comunicado.

«Es solo trabajando juntos como operadores, empleados, clientes y texanos que finalmente podremos pasar página y resurgir de esta pandemia», dice su comunicado.

En Mississippi, el alcalde de Greenville, Errick D. Simmons, le dijo a Anderson Cooper de CNN que la decisión del gobernador Tate Reeves de relajar las restricciones fue «prematura e imprudente».

«Estamos en un momento crucial en la lucha contra esta enfermedad y el camino no está claro», explicó Simmons. «No podemos relajarnos. No podemos aflojar las restricciones. No podemos levantar los mandatos de uso de mascarillas. No podemos bajar la guardia».

Cuando Estados Unidos podrá dejar de usar mascarilla y otras medidas, según Fauci

El Dr. Anthony Fauci dijo que la decisión de algunos estados de eliminar los mandatos de uso de mascarillas y permitir que las empresas abran a plena capacidad era «inexplicable».

Estados Unidos no debería relajar las restricciones vigentes para prevenir el covid-19 antes de que la cantidad de nuevos casos de coronavirus caiga por debajo de los 10.000 diarios, «e incluso mucho menos que eso», dijo el jueves el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

La última vez que EE.UU. registró menos de 10.000 nuevos casos diarios fue hace casi un año, el 22 de marzo de 2020. El número no ha caído por debajo de 50.000 casos diarios desde mediados de octubre, y el promedio de siete días el miércoles fue de más de 64.000.

«Retrocederá», predijo Fauci. «Ahora llegamos a alrededor de 2 millones de vacunas por día. Eso significa que cada día que pasa, cada semana que pasa, hay más y más personas protegidas».

Medidas para que las vacunas sean más equitativas

A medida que Estados Unidos se apresura a vacunar a la mayor cantidad posible de estadounidenses, las dosis no se han distribuido por igual.

Pero utilizando centros de salud comunitarios, farmacias y unidades móviles de vacunas, Estados Unidos está tomando medidas concretas para abordar la inequidad, dijo Fauci.

Estados Unidos ha implementado «centros comunitarios de vacunación, alrededor de 440 de ellos, con un claro reconocimiento de que tenemos que ubicarlos, geográficamente, en aquellas áreas donde la demografía está fuertemente inclinada hacia las poblaciones minoritarias», dijo Fauci. «No pueden estar en lugares que son completamente inaccesibles».

Algunas poblaciones minoritarias «se encuentran en situaciones en las que están en desiertos … desiertos sin farmacias, desiertos sin tiendas de alimentos, desiertos sin atención médica», anotó Fauci. «No tienen un automóvil para llegar a donde deben estar. No tienen una computadora para registrarse en algo».

Una solución es usar unidades móviles de vacunación para llevar la vacuna a las personas que viven en áreas relativamente inaccesibles, dijo Fauci.

«En resumen, es una prioridad muy alta que pongamos equidad en la implementación de estos programas, ya sean vacunas, atención médica, tratamientos cuando estén disponibles», dijo Fauci. «Tiene que hacerse de manera equitativa».

EE.UU. acumula 514.320 muertes y 28.659.234 contagios por el Coronavirus

Estados Unidos alcanzó este lunes 28.659.234 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 514.320 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del martes) es de 1.336 muertes más que el domingo y de 55.546 nuevas infecciones.

California es ahora el estado más golpeado por la pandemia con 52.320 muertos, seguido por Nueva York (47.719), Texas (43.758), Florida (30.999), Pensilvania (23.984), Nueva Jersey (23.273) e Illinois (22.759).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Georgia (17.376), Ohio (17.346), Michigan (16.519), Massachusetts (16.144) o Arizona (15.979).

En cuanto a contagios, California suma 3.570.965, le sigue Texas con 2.659.47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKUcon 1.187.757.

El balance provisional de fallecidos -514.320- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en total morirán más de 600.000 personas en el país a causa del virus.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de junio habrán muerto unos 575.000.

Biden quiere que las escuelas abran a principios de mayo

El presidente, Joe Biden, se comprometió a que la mayoría de las escuelas primarias estén abiertas cinco días a la semana para el final de sus primeros 100 días en el cargo, es decir, a principios de mayo.

“Estaremos cerca de eso al final de los primeros 100 días”, respondió Biden en un evento organizado por la cadena CNN en Milwaukee, Wisconsin, cuando se le preguntó cuándo volvería el país a tener clases presenciales cinco días a la semana desde el jardín de niños hasta el octavo grado.

“Dije que se abriera la mayoría de las escuelas desde el jardín de niños hasta el octavo grado, porque son las más fáciles de abrir, las que más necesitan estar abiertas debido al impacto en los niños y las familias que tienen que quedarse en casa”, precisó Biden. 

Sobre la vacunación dijo: “Creo que deberíamos vacunar a los profesores”. “Deberíamos priorizarlos”, añadió. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron la semana pasada una directrices nuevas sobre el regreso de los alumnos a las aulas durante la pandemia en las que señalaron que los estados deben dar prioridad a la vacunación de los profesores, algo que pocos están haciendo.

El mandatario señaló también que espera que muchas escuelas intensifiquen el trabajo por permanecer abiertas durante el verano, pero sugirió que la reapertura llevaría más tiempo en el caso de las escuelas secundarias debido al mayor riesgo de contagio entre los estudiantes de mayor edad.

El demócrata aclaró que los comentarios de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, a principios de este mes, de que un día a la semana de aprendizaje presencial cumpliría su objetivo, fueron “un error de comunicación”.

Biden le dijo a niña de segundo grado presente en el evento, que no ha podido ir a la escuela y que está preocupada por la posibilidad de contagiarse, que los menores son menos propensos a infectarse. “Yo no me preocuparía por eso, cariño, te lo prometo”, aseguró.

Los CDC recomendaron la vuelta a clase basándose en cinco estrategias de “mitigación” del riesgo: el uso obligatorio y adecuado de mascarillas; el lavado de manos; la limpieza de las instalaciones; el rastreo de contactos cuando se produzcan exposiciones; y el aislamiento y la cuarentena de las personas que puedan haber estado expuestas.

Biden se comprometió anteriormente a trabajar para reabrir la mayor cantidad de escuelas en sus primeros 100 días de mandato, insistiendo en que confiaría en los expertos sanitarios para dictar las directrices nacionales con el fin de volver a clase de forma segura. Sin embargo, se enfrenta a una presión cada vez mayor para que cumpla su promesa. Los sindicatos de profesores de algunas zonas afirman que las escuelas no cuentan con los requisitos necesarios para regresar de forma segura, pese a que hay un amplio acuerdo en que el aprendizaje en el aula es más eficaz.

Casa Blanca: la pandemia de coronavirus causará aún miles de muertes en EE.UU

En la primera sesión informativa del equipo de respuesta COVID-19 de la Administración Biden realizada el miércoles, el mensaje fue claro: la ciencia y los científicos liderarán la respuesta.

La Administración de Biden inició sus informes de salud de nuevo nivel el miércoles con una proyección de que hasta 90,000 personas más en Estados Unidos morirán por la pandemia de coronavirus en las próximas cuatro semanas, mientras el gobierno se esfuerza por mejorar la entrega e inyección de vacunas.

“Sé que no es una noticia que todos queremos escuchar, pero es algo que debemos decir para que todos estemos conscientes”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, la nueva directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “Si estamos unidos en la acción, podemos cambiar las cosas”.

Walensky dijo que el pronóstico más reciente de su agencia indica que Estados Unidos alcanzará entre 479,000 y 514,000 muertes para el 20 de febrero. 

La pandemia ha causado 428,862 muertes hasta este miércoles, según los datos de la Universidad John Hopkins.

La sesión informativa estuvo a cargo de Jeffrey Zients, coordinador del gobierno de Biden para la respuesta a la pandemia;. Además participaron su adjunto, Andy Slavitt, el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, la Dra. Marcella Nunez-Smith, presidenta del grupo de trabajo de igualdad de COVID-19 de Biden, y la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Cuando se le preguntó cómo se podría usar la Ley de Producción de Defensa para producir más dosis de vacunas más rápido, Zients dijo que no se descartó nada.

“Esta es una emergencia nacional”, dijo Zients, el coordinador de respuesta COVID-19 de la Casa Blanca. “Cuatrocientas mil personas han muerto. Todo está sobre la mesa en toda la cadena de suministro”, dijo. “Y lo ejecutaremos en consecuencia”.

Para aumentar la cantidad de posibles lugares de vacunación y la cantidad de vacunadores disponibles, Zients dijo que el Departamento de Salud y Servicios Humanos ahora permitirá que los médicos y enfermeras que se hayan jubilado recientemente o que hayan quedado inactivos administren inyecciones. Y cualquier persona actualmente autorizada para vacunar en su estado podrá administrar vacunas a través de las fronteras estatales.

La sesión informativa se llevó a cabo de forma remota a través de Zoom, y se transmitió en vivo en el canal de YouTube de la Casa Blanca.

Estados Unidos reportó 3,865 muertes por Covid-19

El número de muertos en la nación hasta el jueves asciende a más de 364,500, según datos de la Universidad Johns Hopkins, mientras que el número de personas infectadas ha superado los 21.53 millones.

El pronóstico más reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) proyecta que habrá entre 405,000 y 438,000 muertes para fin de mes.

El pronóstico anterior, publicado el 30 de diciembre, proyectaba hasta 424,000 muertes para el 23 de enero.

La propagación continua del virus y el creciente número de muertes se producen incluso cuando EE.UU. está trabajando para distribuir vacunas vitales Covid-19, un proceso que ha sido criticado por ser demasiado lento.

Las recomendaciones de grupos para las vacunas no son una imposición

El Cirujano General de EE.UU., Jerome Adams, dijo el jueves que los estados que pueden vacunar más allá de las recomendaciones de la fase 1a, que incluyen a los trabajadores de la salud y los residentes de centros de atención a largo plazo, deberían hacerlo.

“Los estados no solo pueden, sino que DEBERÍAN expandir agresivamente las vacunas a otras fases si el suministro actual excede la demanda en la fase 1a”, dijo el cirujano general en Twitter.

Biden advirtió que a EEUU le esperan unas semanas o meses “muy duros”

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que Estados Unidos vivirá en las próximas semanas y meses un período muy difícil”, acaso “el más duro de toda la pandemia”, en momentos en que el país batió otro récord de muertes diarias.

“Las próximas semanas y meses serán un período muy difícil para nuestra nación, quizás el más duro de toda la pandemia”, tuiteó este el demócrata. “Pero vamos a superarlo”, añadió con la misma seguridad.

“Se acercan días más brillantes, pero se necesitará todo el valor y la determinación que tenemos como estadounidenses para hacerlo”, destacó Biden, quien entre otras cosas alienta a la población estadounidense a darse la vacuna. Él mismo fue uno de los primeros dirigentes en recibir la vacuna.

Biden ya había anticipado la semana pasada que “los días más oscuros” en la batalla contra la pandemia “están por delante de nosotros, no detrás de nosotros”, e instó a los estadounidenses a prepararse para la lucha.