COVID-19 EN ESTADOS UNIDOS

Estados Unidos supera récord de contagios semanales de COVID-19

El coronavirus sigue su arremetida en Estados Unidos a nueve días de las elecciones presidenciales.

El país rompió el récord del promedio de contagios semanales con 68,954. La marca anterior era de 66,844, la cual fue registrada en la semana terminada el 23 de julio, según datos de The COVID Tracking Project.

El nuevo repunte en Estados Unidos es impulsado por estados del centro oeste del país luego de que se estabilizaron los brotes de California, Florida y Texas, los estados con más casos durante el verano.https://bd89e0518e1983d6d4f588799eaffe89.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Trump atribuyó el repunte de contagios al número de pruebas que se hacen en su país, y consideró “estúpido” que se sigan haciendo tantos tests de covid-19, porque eso “da algo de qué hablar a los medios de comunicación” antes de las elecciones.

Los expertos no están de acuerdo con el argumento de Trump de que los casos suben simplemente porque se hacen más tests: esa lógica no tiene en cuenta que el porcentaje de pruebas que dan positivo ha subido más de un punto porcentual desde comienzos de octubre, hasta el 5.8% actual.

225,000 muertos

Además de los casos, Estados Unidos superó este domingo los 225,000 muertos por COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, en un momento de repunte en los contagios y mientras la Casa Blanca admite que el país no podrá “controlar la pandemia” del todo.

La cifra de muertos en EE.UU. es muy superior a las registradas en los siguientes países con más fallecidos por coronavirus: le sigue Brasil, con 156,903 muertes; la India, con 118,534; y México, con 88,743.

Estados Unidos roza los 215.000 muertos por el virus chino

Estados Unidos alcanzó la cifra de 7,760,593 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 214,765 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes) es de 50,965 contagios más que el sábado y de 460 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33,294, más que en Perú, España o Francia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,883 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (16,971), California (16,576), Nueva Jersey (16,174) y Florida (15,364).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9,604), Illinois (9,230), Pensilvania (8,330), Georgia (7,416) o Michigan (7,219, sin variación respecto a la jornada anterior).

En contagios, California y Texas son los más afectados

En cuanto a contagios, California suma 854,712, le sigue Texas con 818,336, tercero es Florida con 734,491 y Nueva York es cuarto con 474,286.

El balance provisional de fallecidos -214,765- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50,000 y 60,000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110,000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a los 235,000 fallecidos y para el 31 de diciembre a los 360,000.

Gobernador de Texas autoriza la reapertura de bares

Los bares de Texas podrán empezar a reabrir por primera vez desde junio, informó el miércoles el gobernador Greg Abbott, poniendo fin a una de las últimas medidas de cierre para combatir el coronavirus implementadas luego de un brote letal durante el verano.

Sin embargo, la orden de Abbott no permite que los bares reabran completamente, y no en todas partes. Tendrán que operar al 50% de su capacidad a partir de la próxima semana, y sólo en los condados que lo autoricen.

Hace unos días, Texas supero las 16,000 muertes a causa del coronavirus y está cerca de alcanzar los 800,000 casos confirmados. El mes pasado, Abbott comenzó a retirar algunas restricciones impuestas para prevenir los contagios por primera vez desde que un repunte de casos durante el verano afectó a Texas, abrumando los hospitales de Houston y a lo largo de la frontera con México.

Aunque el número de casos ha disminuido drásticamente desde agosto, las hospitalizaciones en Texas se han mantenido estables en unos 3,200 pacientes durante dos semanas. Otros estados están registrando repuntes de casos, incluido Wisconsin, donde las autoridades de sanidad anunciaron el miércoles que se abrirá un hospital de campo la próxima semana en los terrenos de la feria del estado cerca de Milwaukee.

A nivel nacional, alrededor de 30,000 pacientes con coronavirus están hospitalizados, de acuerdo con el COVID Tracking Project.

La forma en la que Abbott ha manejado la pandemia ha sido criticada no sólo por los enojados propietarios de bares, sino también por la derecha de su propio partido. Activistas conservadores, que han impulsado la agenda del Partido Republicano durante años, han presentado múltiples demandas en las que acusan al gobernador de excederse con sus órdenes de confinamiento y por emitir una orden para el uso de mascarillas a nivel estatal.

Sepa porqué tantos estadounidenses se han contagiado del virus chino

Magdalena Toj García, de 36 años, dice que le pidió una mascarilla a su supervisora porque no quería contagiarse de COVID-19, pero la mujer le respondió que solo se las iban a dar a los enfermos.

“Si yo quiero una mascarilla es precisamente para eso, para no enfermarme”, insistió la trabajadora, que llevaba más de una década laborando en Agri Star Meat and Poultry en Postville, Iowa, pero la negativa persistió.

Según una investigación de The Washington Post, Toj y varios de sus colegas no fueron informados acerca de la posibilidad de estar expuestos al coronavirus y posteriormente se contagiaron en esa planta de procesamiento de carnes donde migrantes de Somalía, México y Centroamérica conforman buena parte de la fuerza laboral.

El diario señala que el caso de Agri Star es un símbolo de las fallas en el manejo de la pandemia en el país. Los investigadores del medio aseguran que la empresa no suspendió las actividades laborales en las líneas de producción después de los primeros casos positivos y, además, las autoridades cerraron un caso contra la planta —a pesar de tener varias acusaciones— sin hacer una inspección.

A pesar de que la empresa niega los señalamientos y afirma que se tomaron las medidas de salubridad necesarias, The Washington Post cita las investigaciones de Paraic Kenny, un genetista especializado en tumores, que decidió analizar el brote que surgió en Postville, la población de Iowa donde está localizada la compañía.

Según Kenny, diversas pruebas ubican a las instalaciones de Agri Star en el epicentro del coronavirus en esa región. El científico analizó las 30,000 letras “nucleótidas” del genoma del virus y descubrió dos subcepas que comparten la misma mutación, lo que significa que provienen del mismo linaje genético pero, lo que le pareció más interesante, es que la mayoría de los casos de esas cepas eran de personas que trabajaban en la planta o vivían con algún empleado.

“El hecho de que estén todos agrupados indicaba que realmente hubo una introducción única en la región que se estableció y expandió”, dice Kenny.

El caso de Agri Star no es el único en la región. El 24 de septiembre, la agencia reguladora de Iowa emitió su primera citación contra Iowa Premium Beef Plant, una planta empacadora de carne ubicada en la ciudad de Tama, donde se registró un gran brote de coronavirus que enfermó a su fuerza laboral.

Los contagios se iniciaron en abril y ocasionaron que 338 de los 850 trabajadores de la planta dieran positivo por el virus, 80 más de los que el estado reconoció anteriormente, según los registros de inspección. Pese a eso, la citación de las autoridades solo contempla una multa de 957 dólares por violaciones menores.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de Iowa dijo el 1 de junio que había iniciado inspecciones en las instalaciones de Tama y otras cuatro plantas empacadoras de carne donde miles de trabajadores dieron positivo.

Los registros muestran que las inspecciones no produjeron citaciones en las otras cuatro plantas, donde al menos nueve trabajadores fallecieron por el COVID-19. Entre ellos se incluyen las plantas de Tyson Foods en Waterloo, Columbus Junction y Perry y la planta de JBS en Marshalltown.

Según fuentes de la investigación del Post, hasta el 16 de septiembre habían 473 estudiantes y 246 empleados contagiados.

Las organizaciones de defensa han denunciado que Iowa tiene algunas de las restricciones más laxas del país puesto que la gobernadora Kim Reynolds no emitió una orden para que el uso de las mascarillas sea obligatorio en el estado —aunque la Casa Blanca lo recomendó—, además las escuelas públicas están obligadas a mantener al menos la mitad de sus clases presenciales y los bares siguen funcionando en todos los condados a excepción de seis.

“Es triste”, dijo Kenny sobre los resultados de sus análisis. Según el investigador sus estudios sobre el genoma no solo muestran el recorrido de la transmisión del coronavirus en la región, sino que también es un testimonio de las fallas y errores humanos, las advertencias que no fueron atendidas y la falta de información durante los primeros meses de la pandemia.

Con información de The Washington Post y The Associated Press

Estados Unidos supera los 6 millones de casos de Coronavirus

Estados Unidos superó ayer domingo los seis millones de casos de coronavirus en un momento en que la pandemia parece estar disminuyendo en el país.

La cifra fue revelada por el New York Times, basado en su base de datos. El sitio Worldmeters.info, registraba el domingo 33,262, suficientes para sobrepasar la barrera de los seis millones de positivos.

El país lidera en número de casos a nivel mundial. El segundo es Brasil con 3,846,153 positivos.

La noticia alentadora es que el promedio de casos positivos en el país se encuentra a la baja desde hace dos semanas. En ese lapso de tiempo de vio un descenso de 20%, según los datos del NY Times.

El COVID-19 no da tregua en EEUU: van 5 millones 414 mil contagiados y alrededor de 170.000 fallecidos

Desde el primer momento en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo público el primer caso del coronavirus en diciembre de 2019, Estados Unidos se ha posicionado como el país más afectado a nivel mundial por la crisis sanitaria. En un escenario protagonizado por una carrera presidencial y una economía en declive, el país norteamericano registra para este 17 de agosto 5.414.870 casos confirmados y alrededor de 170.000 fallecidos.

El estado más afectado hasta la fecha es California que este fin de semana superó el umbral de los 600.000 contagios. De acuerdo con balance realizado por AFP, para este 17 de agosto la cifra de contagios se eleva a 628.508 casos y el número de fallecidos asciende a 11.245, siendo el condado de Los Ángeles el que registra los números más alarmantes.

Florida ocupa el segundo lugar de la lista luego de ser considerado epicentro de la pandemia en territorio estadunidense. Para la fecha, registra alrededor de 9.451 muertes y más o menos 573.408 casos positivos al coronavirus mientras que Miami es la ciudad más afectada con 2.057 fallecidos y alrededor de 145.300 contagios.

Luego se encuentra Texas con 560.950 personas infectadas y el número de fallecidos en el estado norteamericano asciende a 10.491. En el condado los decesos no han sufrido un incremento considerable; sin embargo, los contagios si se han elevado y expertos aseguran que se debe a la baja demanda de tomas de pruebas del coronavirus lo cual no permite un control de la pandemia.

El cuarto lugar es para Nueva York, otro estado considerado epicentro cuando llegó la pandemia a Estados Unidos, pero hoy por hoy ha vivido un “alivio” en sus números rojos. Para este 17 de agoto reporta alrededor de 430.226 contagios y 32.424 víctimas mortales. El Centros de Control de Enfermedades del país norteamericano (CDC) pronostica que para el 5 de septiembre el nuevo Covid-19 podría reportar alrededor de 189.000 fallecidos en todo el territorio estadounidense.

Estados Unidos acumula más de 160,000 muertes por el virus chino

Estados Unidos alcanzó el jueves la cifra de 4,882,270 casos confirmados de COVID-19 y la de 160,091 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del viernes) es de 58,462 contagios más que el miércoles y de 2,060 nuevas muertes, la cifra más alta de fallecidos en los últimos tres meses.

A esta cifra se ha llegado después de que la Universidad Johns Hopkins haya añadido más de 1,000 fallecidos en Texas en las últimas 24 horas hasta llegar a los 8,547, un total que difiere del que aporta el estado, que es de 7,803.

California sobrepasó el jueves las 10,000 muertes por coronavirus.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 32,754, más que en Francia o España. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,563 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos la vecina Nueva Jersey con 15,849, California con más de 10,000, Massachusetts con 8,661 y Texas con 8,547.

Otros estados con más de 7,000 muertes son Illinois, Florida y Pennsylvania.

En cuanto a contagios, California suma 537,410, le sigue Florida con 510,389, tercero es Texas con 482,890, y Nueva York queda cuarto con 418,928.

Trump sobre el COVID-19: “Desaparecerá, como las cosas desaparecen”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo este miércoles que la pandemia del coronavirus “está desapareciendo” y aseguró que al igual que todo, en última instancia, “desaparecerá”.

“Está desapareciendo. Desaparecerá, como las cosas desaparecen. No me cabe duda”, declaró el mandatario durante una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca.

Según datos de la universidad Johns Hopkins, Estados Unidos ha registrado por el momento 4.811.128 casos confirmados y 157.690 muertes por la COVID-19. 

El presidente anunció que su Gobierno adoptará una estrategia “agresiva y a medida” que facilitará a los estados “proteger a los más vulnerables, al tiempo que permite al resto volver al trabajo y a las escuelas”.  

Trump volvió a enumerar los daños colaterales causados por la pandemia, como el incremento de las tasas de suicidio y de abuso de sustancias. “Ha sido una situación muy dura y dañina para aquellos que han permanecido encerrados durante demasiado tiempo”, esgrimió.

En este sentido, el presidente volvió a insistir en su deseo de que las escuelas reabran cuanto antes, algo a lo que, según dijo, se opone la oposición por intereses políticos.

“Me gustaría ver a las escuelas abrir. Creo que la mayoría de escuelas abrirán [en otoño]. Las zonas republicanas quieren verlas abiertas y los demócratas quieren mantenerlas cerradas, posiblemente, hasta después de las elecciones del 3 de noviembre porque creen que es bueno políticamente para ellos”, sostuvo.

Trump volvió a argumentar que tal medida no supondría un riesgo para los niños puesto que son “muy fuertes” y su sistema inmune es capaz de hacerle frente al nuevo coronavirus.

“Me refiero a ponerse muy enfermo. Si miras a los niños, son capaces de superarlo muy fácilmente. Es algo asombroso (…). Por la razón que sea, el virus chino lo aguantan muy bien. Pueden cogerlo, pero si lo hacen apenas les impacta”, sostuvo el mandatario.

White House Press Secretary McEnany holds a press briefing at the White House in Washington, U.S.

Casa Blanca: Las escuelas deben abrir aunque los niños puedan transmitir la COVID-19Las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) apoyan la reapertura de colegios en comunidades donde no existe un alto índice de transmisión del virus.

Esta observación, no obstante, contradice a numerosos expertos sanitarios, incluido el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y miembro del equipo designado por la Casa Blanca para gestionar la pandemia, quien hace un par de meses ya advirtió de que aún no se sabe lo suficiente como para concluir que los más pequeños son inmunes a la COVID-19.

“Creo que es mejor que seamos cuidadosos y no nos aventuremos a pensar que los niños son completamente inmunes a efectos dañinos”, argumentó el galeno durante una audiencia en el Senado que trataba, precisamente, sobre la posible reapertura de los centros escolares.

Facebook reacciona

No es la primera vez en que el presidente Trump afirma, sin aportar pruebas, que los niños apenas corren peligro en la actual crisis sanitaria. Este mismo miércoles a primera hora de la mañana, en una entrevista concedida a la cadena Fox, el mandatario declaró que los más pequeños son “casi inmunes” al nuevo coronavirus, sin entrar a valorar siquiera el riesgo de contagio que también representan para sus seres queridos.

Después de que se emitiera la entrevista, el presidente compartió ese segmento de la misma en su página personal de Facebook. La red social reaccionó poco después eliminando el vídeo de sus plataformas.

“Este vídeo incluye afirmaciones falsas sobre que un grupo de personas es inmune a la COVID-19, lo que supone una violación de nuestras políticas respecto a desinformación dañina sobre la covid”, justificó en un comunicado Andy Stone, portavoz de la compañía.

Trump: “Nuestras fuertes medidas de mitigación están funcionando”

El presidente Donald Trump aseguró el martes pasado que las “fuertes medidas de mitigación” para evitar la propagación del nuevo Coronavirus en Estados Unidos, especialmente en el sur del país, “están funcionando”.

“Vemos signos de que nuestras fuertes medidas de mitigación están funcionando”, declaró el mandatario durante una rueda de prensa que tuvo lugar en la Casa Blanca.

El mandatario detalló que los últimos datos muestran una reducción de casos de “la plaga china” en el 77% de las jurisdicciones del país, en comparación con el 66% que se encontraban en esa situación hace una semana.

Trump celebró que dos posibles vacunas han entrado en la fase final y anunció que se han iniciado dos nuevos estudios sobre tratamientos basados en el uso de anticuerpos.

El presidente insistió en que Estados Unidos es el país con la menor tasa de mortalidad, “creo”, según dijo, a pesar de que la Universidad John Hopkins lo ubica en cuarto lugar -solo por detrás de Reino Unido, Perú y Chile- con 47,5 óbitos por cada 100.00 habitantes.

Casa Blanca y demócratas citan adelantos en paquete de ayuda por coronavirusLas negociaciones están enfocadas en cuánto dinero debe inyectar el gobierno federal para ayudar a los estadounidenses y reactivar la economía.

“Proporcionalmente estamos más bajos que prácticamente todos los demás países, estamos al final de la lista”, subrayó el mandatario, quien argumentó que esos números se vieron afectados por la alta incidencia que el brote tuvo en los estados de Nueva York y Nueva Jersey al comienzo de la pandemia.

De acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins, en EE.UU., 4.751.853 personas han sido contagiadas y 156.301 han fallecido debido al nuevo coronavirus. Solo el pasado miércoles se registraron más de 1.400 óbitos en todo el país, lo que supuso un nuevo récord con una muerte por minuto, aproximadamente..

Impacto económico

El mandatario expresó su preocupación por las consecuencias económicas que la situación está teniendo en la población y acusó a la oposición de bloquear un acuerdo en el Congreso para aprobar un nuevo paquete de medidas de alivio, a pesar de que tanto la Casa Blanca como el Partido Demócrata coinciden en algunas propuestas que no cuentan con el respaldo de los republicanos, como una prórroga de los 600 dólares adicionales por desempleo o el envío de un cheque a los ciudadanos.

“Estamos en conversaciones con los demócratas, pero parecen más interesados en resolver los problemas de ciudades y estados que ellos dirigen y que sufrieron enormemente por una mala gestión (…). Buscan un billón de dólares para ciudades dirigidas por demócratas, en algunos casos demócratas de la izquierda radical”, sostuvo.

Trump afirmó que está considerando firmar una serie de decretos para desbloquer algunos de los puntos de la negociación, como la moratoria para los inquilinos que, debido a la crisis económica, no han podido hacer frente al pago de sus alquileres.

“La gente está siendo desahuciada de manera injusta. No es culpa suya, es culpa de China”, concluyó.

EE.UU. supera por primera vez los 70.000 contagios de COVID-19 en 24 horas

Estados Unidos rompió este miércoles su récord diario de contagios de la COVID-19 con 74.513, superando por primera vez los 70.000 y elevando el total de casos en el país más golpeado del mundo por la pandemia a 3.490.735.

El balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del jueves) también incrementa el número de muertos a 137.235 tras haber sumado 803 en las últimas 24 horas, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Estados Unidos sigue con un incremento vertiginoso de casos ahora con más de 70.000 tras haber superado por primera vez los 60.000 el pasado 7 de julio, los 50.000 el 1 de julio y los 40.000 el 26 de junio, todo en menos de tres semanas.

Pese a que Florida, Texas y California son ahora los estados con más contagios, Nueva York se mantiene todavía como el estado más golpeado en Estados Unidos por la pandemia con 404.006 casos confirmados y 32.427 fallecidos.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.353 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 15.634 muertos, Massachusetts con 8.368 e Illinois con 7.427.

Otros estados con un gran número de fallecidos son California con 7.298, Pensilvania con 6.957, Michigan con 6.330, Florida con 4.521 o Connecticut, con 4.380.

En cuanto a contagios, California es el segundo estado, por detrás de Nueva York, con 351.560, Florida el tercero con 301.810 y Texas el cuarto con 289.808.

El balance provisional de fallecidos -137.235- ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que Estados Unidos llegará al mes de octubre con unos 200.000 muertos.

Estudio: Coronavirus ataca mucho más a latinos y afroestadounidenses

La red de Centros de control y prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aportó más datos que evidencian que las llamadas comunidades de color (latinos y estadounidenses) sufren de manera desproporcionada las consecuencias del coronavirus. La enfermedad COVID-19 afecta a 73 de cada 100,000 personas de origen latino, 64 de cada 100,000 negras y 23 de cada 100 blancas.

Estas cifras, que CDC presentó tras reclamaciones de The New York Times, reflejan que es tres veces más probable que una persona hispana o afroestadounidense se contagie que que lo haga una blanca. Respecto a los fallecimientos, estos dos grupos étnicos tienen el doble de posibilidades de morir de COVID-19.

Más de un 25% de los muertos latinos tenía menos de 60 años, mientras que este grupo de edad supuso solo el 6% entre los fallecidos blancos. Pero estas diferencias raciales se producen en todas las granjas de edad y grupos demográficos (urbanos, semiurbanos y rurales), según apunta el reportaje que hizo el Times a partir de la evaluación de 640,000.

La diferencia es mucho más acusada en lugares como el condado de Fairfax, en Virginia, donde el contagio entre latinos es de 269 por cada 10,000 habitantes y entre blancos de 23 por cada 100,000.

Las posibles razones de esta diferencia racial -explica el diario neoyorquino- son que tanto latinos como negros tienen menos ingresos, el 43% de ellos trabaja en empleos de servicio o fábricas que no permiten el teletrabajo o que la población latina vive normalmente en menos metros cuadrados que las personas blancas.

Nuevas preocupaciones por la propagación del COVID-19 en EE.UU.

Funcionarios locales en el sur  de EE.UU. expresaron el domingo nuevas preocupaciones sobre el fuerte aumento en la propagación de la pandemia de coronavirus en los últimos días, incluso mientras el presidente Donald Trump lo ha desestimado como “totalmente inofensivo”.

La alcaldesa Kate Gallego en la ciudad occidental de Phoenix, Arizona, dijo al programa “This Week” de ABC News, “Abrimos (negocios locales) demasiado pronto” después de que inicialmente cerraron en marzo y abril.

“Estamos en una crisis”, dijo, con un total de 59,000 personas infectadas en la ciudad de 1.7 millones de personas. Gallego afirmó que los sitios de prueba de coronavirus “están abrumados”.

Estados Unidos ha registrado más de 50,000 nuevos casos de coronavirus en varios de los días recientes, principalmente en una fila de estados del sur que evitaron un gran brote de casos en marzo y abril, cuando las ciudades en la parte noreste del país, especialmente la ciudad de Nueva York, fueron duramente golpeadas y ahora tienen muchos menos casos.

Florida, el estado más al sudeste de EE.UU., registró más de 11,400 casos nuevos el sábado, mientras algunas grandes ciudades en EE.UU. realizaron celebraciones anuales por el Día de la Independencia, incluso cuando decenas de comunidades más pequeñas cancelaron las suyas por temor a que la gente propague el virus.

“No hay duda de que cuando abrimos, la gente comenzó a socializar” nuevamente en lugares públicos, lo que llevó al nuevo aumento de las infecciones, dijo el alcalde Francis Suárez Miami, Florida, a la cadena de televisión ABC.  Suárez llamó al gran aumento de las infecciones “extremadamente peor”, pero dijo que “si las personas usan una máscara, hay una buena posibilidad de que reduzcamos la propagación”.

El condado de Harris, en Texas, en el área metropolitana de Houston, registró casi una cuarta parte de su total de 35,000 casos de coronavirus el sábado.

La jueza del condado de Harris, Lina Hidalgo, dijo a ABC: “Las ilusiones no son buenas políticas públicas ni políticas de salud. Lo que debemos hacer es lo que funciona: quedarse en casa. Necesitamos ser proactivos”.

Pero  el presidente Trump, en un discurso en una fiesta en la Casa Blanca que organizó el sábado por la noche, dijo que “el 99%” de los nuevos casos son “totalmente inofensivos”, una afirmación dudosa cuando las hospitalizaciones de pacientes enfermos aumentan drásticamente, a pesar de que las personas más jóvenes infectadas ahora generalmente recuperándose dentro de un tiempo. En total, casi 130,000 estadounidenses han muerto por el virus y más de 2.8 millones han sido infectados, con ambas cifras consideradas como las más grandes del mundo.

Trump, que enfrenta una difícil contienda de reelección en noviembre frente al ex vicepresidente Joe Biden, continuó prediciendo que pronto se descubrirá una vacuna contra el coronavirus.