COVID-19 EN FLORIDA

Florida abrió su economía y Miami- Dade mantiene estricto toque de queda

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, dio luz verde el viernes para una apertura total de los negocios y la fase 3, que elimina restricciones relacionadas con el COVID-19.

Sin embargo, los gobiernos locales aún pueden imponer restricciones para sus condados y municipios, aunque no se les permite limitar los restaurantes a menos del 50 por ciento de su capacidad, a no ser que se pueda justificar la decisión.

En Miami-Dade se mantienen vigentes la mayoría de las medidas de emergencia, entre ellas el uso de la máscara y el toque de queda a las 11 p.m. Estas se derivan de órdenes firmadas por el alcalde, Carlos Giménez, y se han hecho cumplir con citaciones civiles y multas.

Todos los negocios pueden abrir, pero el condado tiene la capacidad de imponer pautas y protocolos, dijo un comunicado del alcalde.

Ya los restaurantes estaban operando a mitad de su capacidad, y así se mantendrá. Desde el 14 de septiembre se había extendido el toque de queda una hora más. La decisión fue muy bien recibida por los dueños de negocios, en especial de los restaurantes.

Giménez dijo el viernes por la tarde que habló con la oficina del gobernador y que entendía que mantener el toque de queda en el condado a las 11 p.m. estaba “bien”.

En cuanto al uso obligatorio de la máscara, dijo que el condado podía seguir aplicando la medida en los negocios, pero no estaba tan seguro, sin embargo, sobre el uso obligatorio de cubiertas faciales en todos los lugares públicos.

“Tendremos que hablar con nuestro abogados sobre si podemos poner multas individuales”, dijo Giménez.

También informó el comunicado de su oficina que se suspenden las citaciones civiles que se habían puesto por violar el uso obligatorio de la máscara.

En Miami-Dade el viernes se registró un alza de contagios de 503 con respecto al jueves, y en el estado se registraron 2,847 pruebas positivas de COVID-19.

DeSantis aseguró que no habrá marcha atrás con la nueva medida. También prometió una celebración completa del Super Bowl en el 2021.

Más infectados del COVID-19 en Despierta America: Karla Martínez: dió positivo

Congestionada, con síntomas de gripe, la presentadora de Despierta América, Karla Martínez, dijo el pasado jueves que esperaba los resultados de la prueba de covid-19. Tres días más tarde, su colega Satcha Pretto le sirvió de portavoz al informar este lunes, 20 de julio, que el examen dio positivo.

“Esta mañana, ‘Karlita’ nos acaba de confirmar que su examen dio positivo al covid-19”, dijo Satcha Pretto, antes de enviarle todo el amor y el cariño a través de Despierta América.

Raúl González, Carlitos Calderón y Francisca Lachapel enviaron sus mejores deseos a Karla Martínez y también a Alan Tacher y su esposa Cristy Bernal, quienes desde la semana pasada combaten el coronavirus.

Este lunes, desde sus hogares, tanto Maity Interiano, como Raúl González y Satcha Pretto informaron que ya recibieron su resultado negativo.

Se disparan casos del COVID-19 en Florida, suben por quinto día

Pese a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió ayer domingo que el coronavirus estaba en camino a ser controlado, Florida informó sobre 12.000 casos de COVID-19, el quinto día consecutivo que el estado anuncia más de 10.000 nuevas infecciones.

Las muertes por el coronavirus en el país superaron las 140.000 desde el inicio de la pandemia y Florida, California, Texas y otros estados del sur y oeste baten récords todos los días. A pesar de los niveles de nuevos casos, el Gobierno presiona para que las escuelas reabran en pocas semanas y se resiste al mandato federal de usar mascarillas en público.

Trump defendió su manejo de la pandemia en una entrevista transmitida el domingo, incluida su declaración de que solo había brasas del virus apareciendo en el país. Estados Unidos, con 3,7 millones de casos en total, tiene casi tantas infecciones como los siguientes tres países más afectados: Brasil, India y Rusia.

“Tenemos brasas y tenemos llamas. Florida se volvió más parecida a una llama, pero está… va a estar bajo control”, dijo Trump en “Fox News Sunday”, donde reiteró su afirmación de que el virus eventualmente desaparecerá.

“Tendré razón eventualmente”, afirmó. “Va a desaparecer y tendré razón”.

Expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido que los casos y las muertes podrían aumentar este otoño e invierno boreal. Casi los 20 modelos de pronóstico utilizados por los CDC proyectan un incremento de los decesos en las próximas semanas.

A través de Estados Unidos, cada métrica para medir el brote va en la dirección errónea: aumento de casos, muertes, hospitalizaciones y tasas de positividad de los resultados de las pruebas.

Al menos 14 estados han informado hospitalizaciones récord de coronavirus en lo que va de julio, incluidos Alabama, Arizona, Georgia, Florida, Carolina del Norte, Nevada y Texas.

Trump dijo que no estaba de acuerdo con el director de los CDC, Robert Redfield, en que este otoño e invierno será uno de los momentos más difíciles en la salud pública estadounidense, a medida que los hospitales se ocupan de la gripe estacional además de los casos de COVID. “No lo sé y no creo que él lo sepa”, aseguró.

El mandatario también afirmó que el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, era “un poco alarmista”.

Fauci ha advertido que los casos pronto podrían superar los 100.000 al día si los estadounidenses no se unen para tomar las medidas necesarias para detener la propagación del virus. El país tiene un promedio de 60.000 nuevas infecciones por día e informó un aumento récord en un día de 77.299 el jueves.

En lugar de ampliar las pruebas, el gobierno de Trump quiere bloquear 25.000 millones de dólares para que los estados realicen pruebas y rastreo de contactos, según reportes de The Washington Post y New York Times. La Casa Blanca declinó el domingo hacer comentarios a Reuters sobre esos informes.