COVID-19

Gobernador de Arizona ordena reabrir escuelas para educación en persona

El gobernador de Arizona Doug Ducey ordenó que todas las escuelas deben volver al aprendizaje en persona este mes, diciendo que “los estudiantes deben regresar al aula”.

La medida se produce aproximadamente un año después de que las escuelas inicialmente cerraran las clases presenciales para ayudar a limitar la propagación del COVID-19.

Desde entonces, las decisiones sobre cuándo y cómo reabrir escuelas en Arizona se han dejado en gran parte en manos de los distritos locales.

Ducey emitió una orden ejecutiva el miércoles que pide que todas las escuelas vuelvan a abrir el aprendizaje en persona antes del 15 de marzo o después de las vacaciones de primavera, 

La orden del gobernador proporciona excepciones para las escuelas intermedias y secundarias en los condados que tienen alta transmisión de coronavirus según lo definido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Esto se aplica a los condados de Coconino, Yavapai y Pinal, dijo la Oficina del Gobernador.

“Más de la mitad de las escuelas de Arizona están abiertas y ofrecen opciones en persona. Más escuelas deben seguir su ejemplo y allanar el camino para opciones educativas equitativas para todos los estudiantes de Arizona”, dijo Ducey.

Según las métricas desarrolladas por los CDC para la pandemia de COVID-19, 12 de los 15 condados de Arizona se encuentran en fases en las que es seguro abrir todas las escuelas, incluidos los dos condados más grandes del estado, Maricopa y Pima.

“Los estudiantes de Arizona deben regresar al salón de clases. Más de la mitad de las escuelas de Arizona están abiertas y ofrecen opciones en persona. Más escuelas deben seguir su ejemplo y allanar el camino para opciones educativas equitativas para todos los estudiantes de Arizona ”, dijo el gobernador Ducey.

Recomiendan usar dos mascarillas para protegerse de las nuevas variantes del coronavirus

Las autoridades federales han urgido este miércoles a los ciudadanos en Estados Unidos a considerar la idea de usar dos mascarillas como una de las mejores estrategias para evitar enfermar de COVID-19, en especial ahora que las nuevas variantes, más contagiosas y peligrosas, se extienden por el país.

“Cuanto mejor sea el uso de la mascarilla para que funcione mejor, antes acabaremos con esta pandemia”, declaró John T. Brooks, especialista de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Un informe de los CDC y sus nuevas directrices actualizadas en internet señalan dos métodos que mejoran sustancialmente la protección: colocar una máscara de tela sobre otra quirúrgica, para cubrir así los espacios en los bordes por donde se pueden filtrar las partículas del virus; o mejorar el ajuste de una sola mascarilla quirúrgica anudando las orejeras y metiendo los lados hacia la cara para evitar que el aire se escape por los bordes y para tener un ajuste más estrecho. Expertos de la salud pública indican que esta puede ser una opción para aquellos que teman tener dificultad para respirar con dos máscaras. 

Un experimento de laboratorio mostró que las partículas que pueden transmitir el virus son bloqueadas el doble cuando se usaban dos mascarillas. Si dos personas están a una distancia de seis pies, mostró el estudio, una sola mascarilla protege un 40%. Si una de ellas llevaba dos, la protección es del 80%. 

El máximo bloque de partículas, de más del 95% se logra cuando ambas personas usan dos, dijo Brooks a la agencia de noticias The Associated Press. 

En el estudio se utilizó una mascarilla de tela y una quirúrgica o médica. No está claro si los resultados serían los mismos con otros productos, pero ya han habido otras investigaciones que llegan a la misma conclusión

Una actualización de las recomendaciones

La guía de los CDC ha evolucionado a lo largo de la epidemia. Hace casi un año, por ejemplo, no se recomendó a toda la población el uso de la mascarilla, ante la falta de estudios y la escasez del producto para el personal médico. Luego, al comprobarse que las personas sin síntomas también pueden contagiar y al mejorar la oferta de máscaras, se recomendó su uso en lugares públicos. 

Sin embargo, muchos ciudadanos continuaron sin usarlas, y el Gobierno federal envió mensajes contradictorios: mientras los expertos en salud recomendaban su uso, el expresidente Donald Trump se negó y ridiculizó a quienes lo hicieron.

EEUU supera 19 millones de casos de coronavirus

Estados Unidos superó el domingo los 19 millones de casos confirmados de coronavirus desde que comenzó la pandemia, según información compilada por la Universidad Johns Hopkins.

El país rebasó esa marca apenas seis días después de que llegó a 18 millones. El número de casos confirmados en la nación se ha duplicado en menos de dos meses.

Los fallecimientos por COVID-19 en Estados Unidos también han estado aumentando, y ahora suman más de 332.000, lo que equivale a más de una muerte por cada 1.000 estadounidenses. Hasta el sábado, el país tenía 331 millones de habitantes aproximadamente, según la Oficina del Censo.

En Estados Unidos vive aproximadamente el 4% de la población del mundo, pero ha registrado cerca del 24% de todos sus casos de coronavirus y 19% de las muertes por COVID-19. Sin embargo, los expertos de salud creen que muchos casos no han sido reportados, tanto en el país como en el extranjero.

Panel asesor de gobierno americano recomienda uso amplio de vacuna contra el virus chino

Un panel de asesoramiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomendó el sábado la primera vacuna del país contra el COVID-19, allanando el camino para que las autoridades sanitarias empiecen la mayor campaña de vacunación en la historia estadounidense.

El Comité de Asesoramiento sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) votó por 11 a 0 a favor de recomendar la vacuna de Pfizer Inc y BioNTech SE como la apropiada para los estadounidenses a partir de 16 años de edad.

Hubo tres abstenciones debido a conflictos de interés previos.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) ya había emitido el viernes una autorización de emergencia para la vacuna, habilitando su uso entre el público en general.

Se prevé que los CDC consideren y aprueben las sugerencias del panel en breve.

Las autoridades sanitarias estatales y locales usarán la orientación de la FDA y los CDC cuando administren las primeras 2,9 millones de dosis de la vacuna suministradas por el gobierno federal a estados, ciudades y territorios.

El ACIP ya había recomendado previamente que las autoridades deberían dar prioridad a trabajadores de salud y residentes de hogares de ancianos para las dosis iniciales disponibles.

Luego, serán los estados y ciertas ciudades grandes quienes deberán comenzar a administrar la vacuna a hospitales locales y hogares de adultos mayores. Se prevé que los hospitales empiecen a vacunar a sus empleados tan pronto como el lunes.

EEUU registró cerca de 220.000 casos del Coronavirus en un día

Estados Unidos registró ayer martes cerca de 220.000 nuevos contagios de COVID-19 en 24 horas, un nivel cercano a los récords registrados en los últimos días en el país, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

El país ha contabilizado cerca de 2.500 muertes más de COVID-19 en el último día, según el balance que realiza diariamente a las 20H30 horas locales la universidad.

Los funcionarios de salud estadounidenses preveían este aumento de la transmisión del coronavirus después de que millones de estadounidenses viajaran el Día de Acción de Gracias, hace 10 días, a pesar de los llamados para quedarse en casa.

Más de 100.000 personas están hospitalizadas en el país debido al COVID-19. Ante el fuerte repunte de la epidemia que sufre el país desde hace varias semanas, los estadounidenses se aferran a la esperanza de la inminente campaña de vacunación.

Las autoridades sanitarias podrían autorizar la vacuna de los laboratorios Pfizer y BioNTech en los próximos días y la de Moderna a partir de la semana que viene.

Los asmáticos tienen 30% menos de posibilidades de contraer Covid-19

En los Estados Unidos son más de 25 millones las personas que sufren de asma y en la Florida uno de cada 10 niños y uno de cada 12 adultos tiene esta condición.

Hay tres hipótesis que explican por qué los asmáticos pueden no contraer coronavirus según explica el doctor Eugene Merzon, director del departamento de Cuidado Administrativo en los servicios de salud del seguro médico Leumit, quien forma parte del estudio.

La primera es una hipótesis física: la alergia respiratoria está asociada con una gran disminución de la enzima 2 convertidora de angiotensina (ACE2) que se encuentra en los receptores de los pulmones. Se trata de los mismos receptores de entrada del coronavirus. 

La segunda hipótesis es de comportamiento: las personas con asma son más propensas a sufrir casos graves de Covid-19, por eso, dice el especialista, estas personas son más propensas también a cumplir más estrictamente las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, como usar las mascarillas, mantener la distancia social y respetar la higiene.

La tercera hipótesis dice que el tratamiento para el asma con corticoides inhalados (ICSs) podría reducir la probabilidad de contagiarse del virus.

Merzon explicó que la mayor parte de las personas con asma crónico usan inhaladores y varios estudios internacionales demuestran que el uso de inhaladores de asma puede reducir la replicación del virus.

Asma bronquial y coronavirus

El estudio recomienda a estos pacientes seguir usando los ICSs durante la pandemia y a los médicos les sugiere continuar con los tratamientos de asma según las directrices actuales.

Lo que sí señalan los investigadores en su informe es que, hasta ahora, el asma bronquial no había sido correctamente analizado con respecto al coronavirus.

El estudio se llevó a cabo sobre la base de datos de población del seguro médico Leumit, con sus 725.000 clientes, e incluía a todos los que han sido testados de coronavirus desde el principio de febrero hasta el final de junio, un total de 37.569 personas, de los cuales 2.266 dieron positivo.

Se encontró que tenían asma el 6.75% de los pacientes que dieron positivo y el 9.62% de los que dieron negativo. 

Los investigadores señalaron también que sus datos de prevalencia de asma derivaron de pacientes internados, y que puede ser que los resultados sean diferentes en pacientes ambulatorios.

El estudio se apoya también en informes de China e Italia que indican que pocos pacientes de Covid-19 padecían asma: en Nueva York el 9% de los hospitalizados por coronavirus lo padecía y en Gran Bretaña el 14%.

Estados Unidos reporta casi 37 mil muertes por COVID-19 en noviembre

Casi 37.000 estadounidenses murieron de COVID-19 en noviembre, la mayor cantidad en un mes desde los primeros días de la pandemia, hundiendo a las familias en el dolor, saturando las páginas de obituarios en los periódicos de pequeñas localidades y poniendo a prueba la capacidad de las morgues, funerarias y hospitales.

Durante el resurgimiento, los estados han comenzado a abrir hospitales temporales para lidiar con el flujo de pacientes que está llevando al límite al sistema de salud y a sus empleados. Los hospitales usan morgues móviles, y los funerales son transmitidos en vivo por internet o se realizan servicios para que las personas acudan desde sus vehículos.

Los funcionarios de salud temen que la crisis empeore aun más en las próximas semanas, después de que muchos estadounidenses ignoraron las recomendaciones de quedarse en casa durante el Día de Acción de Gracias y de evitar estar en contacto con personas con las que no viven.

“No tengo ninguna duda de que veremos un aumento de muertes… y es una situación terrible y trágica en la cual estar”, dijo Josh Michaud, director asociado de política de salud global en la Kaiser Family Foundation. “Serán un par de semanas muy oscuras”.

La cifra de noviembre estuvo muy por debajo de las 60.699 muertes registradas en abril, pero peligrosamente cerca del segundo mayor total de 42.000 en mayo, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins. Los fallecimientos se habían reducido a apenas por arriba de 20.000 en junio después de que los estados cerraran muchos comercios y ordenaran a la población a quedarse en casa.

La situación de rápido deterioro es particularmente frustrante porque podrían pasar semanas antes de que se distribuya la vacuna, dijo Michaud.

En el Mercy Hospital Springfield en Missouri, se volvió a usar una morgue móvil adquirida en 2011 después de que un tornado atravesara la cercana ciudad de Joplin y matara a unas 160 personas. El domingo, ahí estuvieron dos cadáveres hasta que llegaron empleados de una funeraria.

En el cementerio Bellefontaine en San Luis, los entierros aumentaron aproximadamente en una tercera parte este año y los restos cremados de unas 20 personas siguen almacenados a la espera de que sus familiares encuentren un momento más apropiado para llevar a cabo los servicios funerarios. Entre los muertos hay unos cónyuges de unos 80 años que sucumbieron a COVID-19 con cinco días de diferencia.

El 15 de noviembre, el periódico Minneapolis Star-Tribune tenía 10 páginas y media de obituarios.

En Worcester, Massachusetts, la Guardia Nacional transportó catres, suministros médicos, mesas y otros artículos necesarios para operar un hospital temporal con 250 camas en caso de que los centros médicos del estado se saturen.

Rhode Island abrió dos hospitales temporales con un total de más de 900 camas. Los hospitales regulares del estado llegaron al límite de su capacidad el lunes. En la ciudad de Nueva York, el epicentro del brote en Estados Unidos hace unos meses, reabrió la semana pasada un hospital temporal en Staten Island. Wisconsin tiene otro en West Allis listo para recibir pacientes. Un hospital en Nevada fue agregado a la capacidad de camas de hospitales en un estacionamiento adyacente.

Investigan por qué algunas personas se enferman más que otras con el COVID-19

El misterio de por qué algunas personas se enferman gravemente de Covid-19 mientras otras se recuperan sin mayores consecuencias es algo que los inmunólogos están tratando de explorar científicamente.

Nuevos datos revelados por un grupo de científicos apuntan a que la clave podría estar en la respuesta autoinmune de los organismos.

Es de especial atención para los científicos la producción de anticuerpos, poderosas proteínas capaces de deshabilitar y matar a los patógenos invasores como los virus.

Los científicos prestan atención a la identificación esporádica de los anticuerpos autorreactivos que, en lugar de combatir a los microbios causantes de enfermedades, apuntan a los tejidos de los individuos.

Los primeros estudios relacionan estos autoanticuerpos, o sea, los anticuerpos desarrollados por el sistema inmunitario que actúa en contra de uno o más antígenos del propio individuo, con los coágulos sanguíneos peligrosos que se forman en los pacientes ingresados en cuidados intensivos.

Estos anticuerpos se relacionan con la enfermedad grave de Covid-19, ya que inactivan unos componentes importantes de las defensas virales en una gran parte de los pacientes.

Matthew Woodruff, inmunólogo del Centro de Lowance para Inmunología Humana de la Universidad de Emory, investigó la respuesta inmune responsable de producir anticuerpos en Covid-19.

Bajo la dirección del Dr. Ignacio Sanz, su grupo estudió previamente las respuestas inmunes que contribuyen a la producción de autoanticuerpos en los trastornos autoinmunes como el lupus, así como en los casos graves de Covid-19.

Qué es la “COVID-19 crónica” y por qué a algunos les cuesta tanto recuperarse

Para la mayoría de las personas que se infectan con el nuevo coronavirus, la COVID-19 es una enfermedad breve y leve, pero algunas experimentan síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aliento durante meses.

La condición, conocida como covid crónica, está afectando negativamente la vida de muchas personas y las historias de agotamiento, incluso después de una caminata corta, se han vuelto bastante comunes.

Aunque en medio de la pandemia la atención se ha centrado en salvar vidas, hay cada vez una mayor conciencia de las consecuencias de la enfermedad a largo plazo.

Sin embargo, incluso las preguntas básicas —como por qué algunos desarrollan la variante crónica o si se recuperarán del todo en algún momento— están plagadas de incertidumbre.

¿Qué es la “covid crónica”?

No existe una definición médica ni una lista de síntomas comunes a todos los pacientes: dos personas con covid-19 crónica pueden tener experiencias muy diferentes.

Sin embargo, la característica más común es la fatiga paralizante.

Otros síntomas incluyen la dificultad para respirar, una tos que no desaparece, dolor en las articulaciones y musculares, problemas de audición y vista, dolores de cabeza, pérdida del olfato y del gusto, así como daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el intestino.

También se han reportado problemas de salud mental como depresión, ansiedad y dificultad para pensar con claridad entre los que la padecen.

La afección puede llegar a destruir por completo la calidad de vida de las personas.

“Mi fatiga no se parecía a nada que hubiera experimentado antes”, contó una persona afectada por la misma, Jade Gray.

La covid-19 crónica no implica solo una larga recuperación para alguien que haya pasado un periodo en cuidados intensivos por el coronavirus.

Incluso personas con infecciones relativamente leves de COVID-19 pueden sufrir problemas de salud graves y duraderos.

“No tenemos ninguna duda de que existe la COVID-19 crónica”, le dijo a la BBC el profesor David Strain, quien ya lleva tiempo atendiendo a pacientes con ese perfil en la clínica de Síndrome de Fatiga Crónica de la Universidad de Exeter.

¿Cuánta gente lo padece?

Un estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association siguió los casos de 143 pacientes con COVID-19 atendidos en el hospital más grande de Roma después de que fueran dados de alta.

Y concluyó que el 87% sufría al menos un síntoma casi dos meses después y más de la mitad todavía tenía fatiga.

Estudio: el Coronavirus puede contagiarse en los vuelos

Luego de analizar el caso de dos vuelos internacionales en los que al menos 18 personas fueron contagiadas por pasajeros enfermos de COVID-19, dos investigaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) señalan que el coronavirus puede contagiarse durante los vuelos.

“Aunque la industria de los vuelos internacionales ha juzgado que el riesgo de transmisión en vuelo es muy bajo, los vuelos largos en particular se han convertido en un motivo de creciente preocupación ya que muchos países han comenzado a levantar las restricciones de vuelo a pesar de la transmisión continua del SARS-CoV-2″, especifican las pesquisas publicadas en el Emerging Infectious Diseases de los CDC.

Uno de los casos investigados es el de una mujer vietnamita de negocios de 27 años que viajó a Italia con su hermana el 18 de febrero de 2020 para después trasladarse a París y luego pasar unos días en Londres. Once días después comenzó a experimentar dolor de garganta y tos mientras continuaba su vida social. El 1 de marzo tomó un vuelo hacia Hanoi, capital de Vietnam, donde buscó atención médica. Las pruebas de laboratorio confirmaron que sufría COVID-19 y su hermana también.

Los investigadores lograron ubicar al 100 por ciento de la tripulación del vuelo de Hanoi y al 84 por ciento de los pasajeros; el 16 por ciento restante ya se habían trasladado a otros países. De los viajeros ubicados, 16 resultaron  positivos a SARS-CoV-2 con edades que fluctúan de los 30 a los 74 años.

Un segundo caso de transmisión de COVID-19 en vuelos prolongados analiza la trayectoria de una pareja casada de Hong Kong  que dio positivo a SARS-CoV-2 el 15 de marzo. Antes del vuelo y dentro del período de incubación de 14 días, visitaron Toronto, Canadá (del 15 de febrero al 2 de marzo), Nueva York (del 2 al 5 de marzo) y Boston (del 5 al 9 de marzo).

La pareja presuntamente contagió a dos asistentes de vuelo que los atendieron y los investigadores no pudieron “cuantificar la tasa de ataques de virus en este vuelo porque no todos los pasajeros fueron evaluados”.

La ruta de transmisión más probable durante el vuelo es la transmisión por aerosoles o gotitas del caso 1 (la mujer vietnamita de negocios), especialmente para las personas sentadas en clase ejecutiva. El contacto con el caso 1 también puede haber ocurrido fuera del avión en el aeropuerto, en particular entre los pasajeros de clase ejecutiva en la sala de espera previa a la salida o durante el embarque”, señala la investigación, que tampoco descarta el contacto de los pasajeros sanos con la pasajera enferma en el área de inmigración y en las bandas para recoger el equipaje.

“Se ha planteado la hipótesis de que una combinación de factores ambientales en los aviones (humedad, temperatura, flujo de aire) puede prolongar la presencia del SARS-CoV-2 en las cabinas de vuelo“, escriben los investigadores y añaden: “La guía más reciente de la industria de viajes aéreos internacionales clasifica el riesgo de transmisión en vuelo como muy bajo y recomienda sólo el uso de máscaras faciales sin medidas adicionales para aumentar la distancia física a bordo, como bloquear los asientos del medio. Nuestros hallazgos desafían estas recomendaciones”.

“Concluimos que el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a bordo durante vuelos largos es real y tiene el potencial de causar grupos de COVID-19 de tamaño considerable“, incluso en la clase ejecutiva con asientos espaciosos, por lo que “siempre que COVID-19 represente una amenaza de pandemia mundial en ausencia de una buena prueba en el punto de atención, se necesitan mejores medidas de prevención de infecciones a bordo y procedimientos seguros de detección para que volar sea seguro”, finalizan.

La OMS advierte que Coronavirus se está propagando nuevamente en Europa a “tasas alarmantes”

l nivel de transmisión de coronavirus en Europa es alarmante, afirmó este jueves (17.09.2020) la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se mostró preocupada por la reducción del tiempo de cuarentena decidida o planeada por algunos países, como Francia.

A raíz de un rebrote de la epidemia, pero también debido a una mayor cantidad de test en comparación a la ola de marzo-abril, el número de casos diarios se encuentra en torno a los 40.000 y 50.000 en la zona Europa de la OMS, mientras que en la primera ola, en abril, había marcado un récord de 43.000 contagios, según la OMS.

“Las cifras de septiembre deberían servir de alarma para todos nosotros” en Europa, donde el número de casos es superior a los registrados en marzo y abril, declaró desde Copenhague el director de la OMS para la región, Hans Kluge.

“Aunque estos números reflejan que se han hecho más test, también muestran tasas alarmantes de transmisión en la región”, apuntó.

El nuevo récord absoluto diario fue registrado el 11 de septiembre, con unos 54.000 contagios en 24 horas.

OMS rechaza modificar cuarentena de 14 días

Asimismo, la agencia de la ONU descartó modificar el tiempo de cuarentena de 14 días, recomendado para todos aquellos que hayan estado en contacto con el virus.

“Nuestra recomendación de cuarentena de 14 días está basada en nuestra comprensión del periodo de incubación y transmisión de la enfermedad. Solo la revisaríamos en base a un cambio de nuestro conocimiento científico, lo que no es el caso por el momento”, señaló Catherine Smallwood, a cargo de la situaciones de emergencia en la OMS Europa.

En Francia, la duración del aislamiento fue acortada a siete días en caso de contacto. En Reino Unido e Irlanda es de diez días. Otros países europeos, como Portugal y Croacia también planean acortar sus cuarentenas.

China dice que no es necesario vacunar a toda la población contra el COVID-19

No todo el mundo en China necesitará vacunarse contra el covid-19, según el principal funcionario médico del país, ya que Beijing busca priorizar a los trabajadores de primera línea y las poblaciones de alto riesgo en una medida que subraya la creciente confianza entre los responsables políticos de su capacidad para contener el virus.

«Desde que apareció la primera ola de covid-19 en Wuhan, China ya ha sobrevivido al impacto del covid-19 varias veces», dijo Gao Fu, director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en una cumbre sobre vacunas en la ciudad de Shenzhen el sábado, según la agencia de noticias estatal China News Service.

La cuestión de vacunar al público se trataba de equilibrar «riesgos y beneficios», agregó Gao, señalando factores como el costo y los posibles efectos secundarios. Actualmente no hay necesidad de una vacunación masiva en esta etapa, aunque eso podría cambiar si se produce otro brote grave, dijo Gao.

La política distingue a China de muchos gobiernos occidentales, sobre todo Australia, que han delineado planes para introducir campañas de vacunación pública masiva.

Las cifras de virus notificadas en China se han mantenido bajas desde la primavera. Ha habido algunos estallidos, grupos en la provincia nororiental de Jilin en mayo, un brote en Beijing en junio y otro en la capital de Xinjiang, Urumqi, en julio, pero estos se encontraron con medidas de bloqueo inmediatas y pruebas masivas. Y los brotes se contuvieron en unas pocas semanas.

Gao citó estos breves brotes como prueba de las medidas de contención efectivas de China. «Los hechos han demostrado que tenemos varias armas mágicas para responder a la epidemia», dijo, según China News Service.

En cambio, cualquier vacuna potencial se priorizaría para aquellos en la línea del frente, agregó: trabajadores médicos, ciudadanos chinos que trabajan en el extranjero en puntos de host de virus y personas que trabajan en entornos densos y de alto riesgo como restaurantes, escuelas o servicios de limpieza.

El sábado, la Comisión Nacional de Salud de China solo registró 10 nuevos casos confirmados sintomáticos, todos importados del extranjero. También reportó 70 nuevos casos asintomáticos, que se contabilizan por separado, también todos importados.

CNN se ha comunicado con el NHC para obtener más comentarios.