COVID EN EL MUNDO

Epidemióloga de Salud dice personas deben hacerse prueba COVID aunque estén vacunadas

La epidemióloga Fabiola Cruz, encargada del Sistema de Rastreo de Contactos del Departamento de Salud, aclaró en una publicación de redes sociales la importancia de continuar haciendo las pruebas de COVID-19 a personas que ya están vacunadas.

Según Cruz, hoy tuvieron muchas personas que “decidieron no hacerse la prueba de antígenos porque según ellos se acababan de poner la primera dosis y entendían que no era necesario”.

Sin embargo, explicó que para que realmente haya una inmunización e el cuerpo hay que esperar varias semanas después de la segunda dosis.

“Mientras, siempre que tengas síntomas debes hacerte la prueba y puedes participar de eventos masivos de pruebas”, continuó.

La científica recalcó que el estar vacunado “no es permiso para bajar la guardia y dejar de practicar las medidas de prevención”.

Finalmente, hizo un llamado a continuar fomentando la educación en un momento donde se está protegiendo por la vacuna.

Coronavirus: la OMS descarta que se alcance la inmunidad de rebaño en 2021

A pesar de que varios países ya están aplicando las vacunas contra el coronavirus, el mundo no logrará la inmunidad colectiva en 2021, según advirtió este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“No vamos a lograr ningún nivel de inmunidad colectiva en 2021” debido a que el despliegue de las vacunas “toma tiempo”, dijo la científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, en una conferencia de prensa virtual desde Ginebra,

“Se necesita tiempo para escalar la producción de dosis, no solo en millones, sino que aquí estamos hablando de miles de millones”, dijo también, y pidió a la gente que tenga “un poco de paciencia”.

Swaminathan señaló que al final “las vacunas van a llegar” y que “van a ir a todos los países”. Pero recordó que mientras tanto “hay medidas que funcionan”.

La científica pidió a la gente que siga tomando precauciones como el distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso de mascarillas para combatir la pandemia, precauciones que serán necesarias durante “al menos el resto de este año”.

¿Qué hicieron los países que mejor han gestionado la pandemia?

El control de la pandemia del covid-19 se pasea entre aciertos y desaciertos respecto a las medidas que han tomado los países del mundo para evitar contagios. Algunos impusieron restricciones de movilidad entre sus habitantes, confinamientos estrictos y realización de pruebas de Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) de forma masiva; mientras que otros decidieron relajar sus restricciones en la etapa más avanzada de la pandemia. 

El coronavirus ha sido el causante de crisis sanitarias en varias partes del mundo. Europa y América se han convertido en el epicentro de la pandemia. Las medidas adoptadas por los países para prevenir el contagio parecen no ser suficientes y algunos se enfrentan al dilema de controlar la pandemia o evitar un declive en su economía.

Sin embargo, algunos gobiernos han tenido más éxito que otros en el control de la pandemia, incluso han declarado la erradicación del virus en sus territorios. ¿Qué hicieron estos países para lograr un buen control? En El Diario repasamos la manera en que estas naciones controlaron el covid-19:

Taiwán

Esta isla asiática celebra más de 200 días sin registrar contagios locales. A diferencia de otros países del mundo, Taiwán decidió no implementar un confinamiento estricto de sus habitantes. El éxito del control del covid-19 se basa en la experiencia de este país en el manejo de epidemias. En el año 2003, Taiwán se vio afectado por síndrome respiratorio agudo severo (SARS). Luego de sufrir los embates de esta crisis, el país invirtió en programas e instituciones epidemiológicas para afrontar la llegada de un nuevo virus.

Taiwán se enfocó en realizar pruebas masivas para detectar el virus y cortar con la cadena de contagios. Además ordenó la producción masiva de mascarillas e impulsó una campaña con información clara sobre las medidas de bioseguridad adecuadas para la población y sobre el riesgo del covid-19.

Pero las medidas anticipadas y prematuras del gobierno taiwanés fueron claves en el control eficaz del virus. Cuando las autoridades sanitarias tuvieron conocimiento del brote de covid-19 en Wuhan, China, se dieron cuenta de las similitudes con el SARS, lo que generó una reacción inmediata para prevenir contagios en la isla

A partir de la primera semana de enero el país impuso un control de vuelos estricto, colocó en cuarentena a los viajeros que provenían de países de riesgo y  también les realizaban pruebas PCR cada 72 horas. El 21 de enero se detectó el primer caso de covid-19 en el país. El gobierno implementó la tecnología para rastrear la cadena de contactos y conocer el desplazamiento de las personas en el territorio. El uso de las mascarillas en lugares públicos era obligatorio.

El último contagio autóctono en Taiwán se registró el 12 de abril. Hasta el momento tiene un total de 558 casos de coronavirus y siete personas fallecidas.

Nueva Zelanda

El 5 de octubre la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dio por erradicado el coronavirus en el archipiélago oceánico. La primera ola de covid-19 fue contenida a finales de mayo. El país sumó 102 días sin registrar contagios del virus. Sin embargo, en Auckland se detectó un nuevo foco del virus, por lo que el país se sometió a un confinamiento severo durante tres semanas.

Estos cuatro casos detectados en Auckland fueron los primeros de origen local luego de 102 días sin registrar contagios en el país. Ante esta situación, la ciudad entró en el nivel 3 del sistema de alerta. Se ordenó el cierre de restaurantes, bares, gimnasios y escuelas, también se le pidió a las personas que trabajaran desde casa así como la prohibición de reuniones de más de 10 personas. El resto del país entró en el nivel 2 del sistema de alerta con medidas más relajadas.

Desde el inicio de la pandemia en Nueva Zelanda se implementó un control férreo en las fronteras. Los viajeros deben permanecer en cuarentena y hacerse pruebas de covid-19 obligatorias. El gobierno de Nueva Zelanda se empeñó en convertir el país en una burbuja con acciones “rápidas y duras”, según la descripción de la mandataria nacional.

Luego de declarar la erradicación del virus, el país mantiene algunas medidas para evitar un posible brote. Las fronteras se mantienen cerradas para casi todos los viajeros. El gobierno pide a los ciudadanos que registren su visita en los locales a través del código QR disponible en estos lugares y así rastrear la cadena de contacto de cada persona. El uso de mascarilla en lugares públicos es recomendable mas no obligatorio. En total, desde el inicio de la pandemia, Nueva Zelanda ha confirmado 1.508 contagios y 25 fallecimientos.

Corea del Sur

A pesar de su cercanía con China, lugar de origen del covid-19, Corea del Sur decidió no aplicar confinamientos estrictos en la población, lo que no perjudicó la economía del país. Su estrategia se basó en la aplicación de pruebas PCR de forma masiva costeadas por el Estado y un programa de investigación para obtener información crucial de cada paciente con respecto a la cadena de contagio.

En enero el país comenzó la elaboración de sus pruebas PCR y el 9 de marzo fue aprobada su aplicación masiva. Se desarrollaron 15.971 equipos de PCR, con capacidad para realizar pruebas 522.700 personas. También desarrolló planes de atención médicas adaptables de acuerdo a las necesidades y sintomatología de cada paciente. 

Otra medida clave fue un trabajo de investigación de campo riguroso que incluía exhaustivas entrevistas a pacientes y obtención de datos como geolocalización, datos de tarjetas de créditos e historial médico. Aunque fue cuestionado por otros países por considerar que invadía la privacidad de las personas, este estudio fue realizado con el fin de obtener mayor información sobre el coronavirus y su cadena de contagio. 

La experiencia también fungió como aspecto clave en el control de la pandemia en Corea del Sur. En 2015 se enfrentó al síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), este brote obligó a las autoridades a modificar la legislación en cuanto a la atención y capacidad de respuesta del Estado ante una epidemia. La Ley de control y prevención de enfermedades infecciosas fue modificada y permite el rastreo de información de las personas para obtener mayor información con respecto a la enfermedad.

El amplio presupuesto de Corea del Sur para la salud pública le permitió al gobierno utilizar los recursos adecuados para la atención de la pandemia. El Estado costeó el pago de las pruebas y tratamiento para los pacientes. Hasta la fecha el país asiático registra 27.653 casos de covid-19 y 485 personas fallecidas.

Noruega

A pesar de que Europa ha sido duramente golpeada por los efectos de la pandemia, Noruega se encuentra entre los pocos países de ese continente que han implementado con éxito y cumplido las medidas para prevenir el contagio y propagación del covid-19.

La estrategia de este país se basó en el confinamiento estricto, aislamiento social de grupos de riesgo como los ancianos y el cierre de lugares públicos de esparcimiento. En octubre, el país se enfrentó a una nueva ola de contagio por lo que el gobierno implementó más restricciones. Los viajeros que no sean residentes en Noruega deben permanecer en cuarentena obligatoria en hoteles asignados. Además se mantiene el estricto control fronterizo. Las personas que provengan de países con alto índice de contagio deben presentar el certificado de la prueba PCR realizada en un tiempo no mayor a 72 horas.

Solo cinco personas pertenecientes a la misma familia pueden reunirse en domicilios, mientras que los bares y restaurantes cierran a medianoche y deben tener un aforo de no más de 20 personas. A pesar de las restricciones, los eventos públicos están permitidos con ciertas limitantes.

Noruega también creó una aplicación para rastrear la manera en que las personas se movilizan por la ciudades y detectar cuando un ciudadano estuvo cerca de un contagiado.

 En el país se contabilizan 25.524 casos de coronavirus y 285 muertes desde el inicio de la pandemia.

Singapur

Este país  basó el control de la pandemia en el uso de la tecnología. En junio, debido al inicio de clases y la apertura de las escuelas, se  implementaron dispositivos de rastreo que los estudiantes mayores de 7 años deben llevar obligatoriamente, esto con el objetivo de detectar la cadena de contactos. Estos dispositivos también se deben usar en centros comerciales, restaurantes y cualquier lugar de trabajo.

Desde el 2 de enero el país aplicó controles de temperaturas en aeropuertos a viajeros provenientes de Wuhan. Sin embargo, 90% de los contagios registrados en el país ocurrieron en refugios de trabajadores inmigrantes, donde existía un gran hacinamiento. Ante esta situación el gobierno de Bangkok habilitó escuelas y almacenes para trasladar a los extranjeros. Estas personas cumplieron un periodo de aislamiento para evitar la propagación. 

Ventajas de las medidas en común

El infectólogo Miguel Ángel Navas explica para El Diario que las medidas rápidas y prematuras aplicadas por estos países condujeron al éxito en el control de la pandemia. Destaca que la realización de pruebas masivas ayudó a detectar pacientes asintomáticos, lo que limitó la expansión de la enfermedad así como el confinamiento estricto y el distanciamiento social. Señala que el cierre oportuno de las fronteras ayudó también a evitar la llegada de viajeros contagiados con covid-19. 

En cuanto al uso de la tecnología para detectar la cadena de contagio, el especialista califica este sistema como maravilloso. “A través de dispositivos pueden rastrear la ruta del paciente y detectar posibles contagios. Eso es algo increíble que puede ayudar a detener el avance de la enfermedad”, explica.

Navas señala que en países donde la pandemia ha causado mayor estragos se debe a una flexibilización prematura de las medidas de aislamiento en sus ciudadanos. “Al no tener aislamiento las personas se reúnen y facilita el contagio del virus”, explica. 

A su juicio, otro factor importante en la propagación del virus es que las personas no tienen plena conciencia de los riesgos del covid-19. “Aun hay gente que se niega a creer que este virus existe a pesar de la cantidad de contagios y muertes en el mundo. Por supuesto no toman las medidas que son claves para esto como el uso de la mascarilla y el aislamiento”, afirma. 

El confinamiento, distanciamiento físico, realización de pruebas masivas y un sistema de salud capacitado son factores importantes en el control de la pandemia, comenta el infectólogo. Taiwán, Nueva Zelanda, Corea del Sur o Australia tomaron medidas que, en su momento, pudieron ser consideradas como prematuras, pero han sido claves para evitar una crisis sanitaria y económica en sus territorios. 

50 millones de contagios COVID en todo el mundo

Estados Unidos batió este domingo un nuevo récord de casos por coronavirus con 126,742 casos en 24 horas, según la Universidad Johns Hopkins. El mismo día, la cifra de contagios a nivel mundial superaba los 50 millones.

Se trata del tercer día consecutivo en el que el país registra más de 120,000 casos. El presidente electo, Joe Biden, ha prometido hacer lo que Donald Trump no ha podido: “Controlar el virus“.

El demócrata se enfrenta a un gran reto en una nación que supone un 4.3% de la población mundial, pero en la que se concentran el 20% de los casos.

Algunos expertos en enfermedades infecciosas creen que los datos reales son más elevados debido al número de personas asintomáticas y que no se han hecho el test.

Las muertes diarias también están aumentando en el país, con más de 1,000 fallecidos confirmados el sábado.

Dakota del Sur fue uno de los cuatro estados que registró el número récord de muertes semanales. La gobernadora Kristi Noem tuiteó el sábado sobre el “boyante” mercado de trabajo y compartió fotos de ella sonriente y junto a personas mayores. Nadie llevaba mascarilla ni mantenía la distancia social.

Reportan 40 millones de infectados de Coronavirus en el mundo

En medio de un rebrote de coronavirus en varios países, los casos positivos de COVID-19 el mundo rebasaron ya los 40 millones, de acuerdo un recuento realizado por la Universidad Johns Hopkins.

Mientras que el número de muertos por COVID-19 la cifra mundial llegó a 1,114,715.

En el reciente reporte destaca que los casos de coronavirus suman 40,050, 902, a nivel mundial, con Estados Unidos a la cabeza, al contabilizar 8,154,936 contagios.

El segundo lugar lo ocupa India con 7, 550,273 casos, seguido de Brasil con 5,224,362 casos respectivamente.

La cuarta posición lo ocupa Rusia, con 1,406, 504 casos positivos, país que vio en las últimas semanas un aceleramiento en la expansión de la enfermedad.

El quito lugar se encuentra Argentina, que en su momento fue un ejemplo para tratar la pandemia, pero ahora suma 989,680 casos.

En el caso de la nación sudamericana, los contagios se concentran al interior de la República, aumento que vino poco después del relajamiento de las medidas restrictivas para frenar los contagios.

México se encuentra dentro de los países con mayor número de casos de COVID-19 al quedar en la posición 10 con 851 mil 227 casos de la enfermedad.

Brasil sobrepasa las 150 mil muertes por el virus chino

El total de muertes por COVID-19 en Brasil superó los 150 mil hoy, sábado, pese a indicios de que la pandemia disminuye lentamente en la nación más grande de Latinoamérica.

El Ministerio Brasileño de Salud reportó que la cifra de muertes ahora se encuentra en 150,198, la segunda más grande del mundo —apenas debajo de Estados Unidos— de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

El incremento de contagios ha reavivado el dolor de Naiane Moura, una asesora de ventas que perdió a su padre Elivaldo de COVID-19 en abril. El cartero de 58 años no presentaba enfermedades previas y lidió con el coronavirus durante siete días en un hospital público de Manaos, la ciudad brasileña más grande en la Amazonía.

“Cuando veo que son 150.000, veo a mi padre junto a muchos otros cuerpos sin rostro”, aseveró Moura en entrevista vía telefónica. “Nunca imaginé que llegaríamos a ese número. no creo que podamos alguna vez superar esto”.

El presidente brasileño de ultraderecha, Jair Bolsonaro, minimizó la severidad del virus al tiempo que las muertes aumentan rápidamente en Brasil. El mandatario de 65 años desobedeció las medidas de distanciamiento social en actos públicos y alentó a las multitudes durante sus salidas de la residencia presidencial.

Bolsonaro rechazó los confinamientos impuestos por gobernadores y alcaldes y otras medidas severas para contener la propagación del virus, incluso después de que él mismo contrajo la enfermedad en julio e insistió en que el paro de la economía de Brasil enviaría a la nación al caos.

“La vida sigue. Brasil necesita producir”, dijo el 7 de julio en Brasilia al revelar que tenía COVID-19.

Manaos, ciudad donde vive Moura, se convirtió en un horrendo espectáculo al inicio de la pandemia. Entre abril y mayo, el sistema de salud se colapsó en la ciudad al tiempo que los pacientes fueron rechazados por hospitales atestados y los cementerios se vieron obligados a enterrar cuerpos en fosas comunes. La capital del estado de la Amazonía ha registrado 122 decesos por cada 100.000 habitantes, muy por encima del promedio nacional de 71 por cada 100.000 personas. La nación de 210 millones de habitantes rebasó los cinco millones de contagios confirmados el miércoles, según datos oficiales.

Infectados por el virus chino sobrepasan los 35 millones a nivel mundial

Una semana despues de sobrepasar el millón de muertes por coronavirus, el mundo ha alcanzado ya los 35 millones de casos de COVID-19, según las estadísticas del Centro de Recursos del Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

Varios países europeos han alcanzado sus propios hitos, con Alemania reportando el lunes que ha registrado ya los 300.000 casos, mientras Inglaterra ha llegado a los 500.000.

En Gran Bretaña, Cineworld, la segunda cadena de salas de cine más grande del mundo, anunció el lunes que cerrará temporalmente sus salas en Inglaterra y Estados Unidos. Las restricciones y órdenes de confinamiento de reuniones multitudinarias han afectado severamente a la industria del cine. Cineworld informó que el nuevo confinamiento impactará 45.000 empleos.

Para enfrentar las pérdidas de empleos en la economía del país, el gobierno británico anunció el lunes un nuevo programa de 300 millones de dólares que pretende ayudar a las personas a conseguir nuevos puestos de trabajo.

En Nueva Zelanda, la primera ministra Jacinda Ardem dijo el lunes que las restricciones en la ciudad de Auckland se levantarán el miércoles.

Las medidas fueron impuestas para erradicar un nuevo brote en agosto en la ciudad más grande del país, el cual amenazó con revertir el progreso del país hacia la eliminación del coronavirus.

Auckland no ha reportado nuevos casos en diez días, y con las restricciones suspendidas tarde el miércoles, la gente ya no tendrá que seguir las normas de distanciamiento en bares y restaurantes y podrán congregarse en grupos mayores a cien personas.

El mundo supera el millón de muertos por el virus chino

Los muertos por coronavirus en el mundo superaron este lunes el millón de personas, según los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos en su recuento independiente.

De acuerdo a las cifras de la última actualización de esa fuente, los fallecidos han llegado a 1,000,555 en todo el planeta, con EE.UU. con el mayor número de decesos, 205,024; seguido de Brasil, con 141,741; e India, con 95,542.

Las cifras en EE.UU.

Estados Unidos alcanzó este lunes la cifra de 7,147.,070 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 205,024 fallecidos por COVID-19.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33,140, más que en Perú, Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,810 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos la vecina Nueva Jersey (16,107), Texas (15,773), California (15,631) y Florida (14,037).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9.,415), Illinois (8,858), Pensilvania (8,088), Michigan (7.,051) o Georgia (6,961).

En cuanto a contagios, California suma 812,498, le sigue Texas con 761,318, tercero es Florida con 701.,302 y Nueva York es cuarto con 456,460.

¿La vitamina D puede prevenir cuadros graves de Coronavirus?

Los ancestros cazadores recolectores se exponían a la radiación solar y seguramente “fabricaban” miles de unidades de vitamina D por día, pero en la actualidad, con el coronavirus, esto ha cambiado. Su deficiencia está ampliamente extendida. Estudios locales muestran que sus niveles descienden en invierno y que más de 80% de los mayores de 65 clínicamente sanos la padecen.

Se calcula que en la última década alrededor de 30.000 publicaciones analizan el impacto de la vitamina D en la salud. Sin embargo, con la propagación de la pandemia, equipos científicos de muchas partes del mundo la pusieron bajo la lupa para analizar su administración terapéutica en cuadros graves del virus.

Numerosos trabajos observacionales sugieren que las personas con deficiencia de vitamina D podrían tener mayor mortalidad y riesgo de infectarse por coronavirus. Así lo demostró un estudio en 489 pacientes de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, publicado en JAMA Online. El análisis mostró que aquellos con menos de 20 nanogramos (ng) por mililitro (ml) tenían casi el doble de probabilidades de resultar positivos para coronavirus en comparación con los que tenían niveles adecuados.

Otro de los análisis se realizó por investigadores del Queen Elizabeth Hospital Foundation Trust y la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. En él, cruzaron los niveles promedio de vitamina D de cada país con su tasa de mortalidad relativa por coronavirus y encontraron una correlación entre ambas cifras. Otro realizado en Suiza midió los niveles de esta prohormona en individuos covid positivos y negativos, y encontró diferencias ostensibles en cada grupo.

Infectados por el virus chino optan por hospitalizarse en casa

A medida que los hospitales atienden a enfermos de COVID-19 y tratan de evitar el contagio, cada vez más enfermos optan por recibir tratamiento donde se sienten más seguros: en casa.

En todo Estados Unidos aparecen programas de “hospitalización en casa” en medio de la pandemia gracias a la tecnología de las comunicaciones, los equipos médicos portátiles y el personal médico, de enfermería, radiología y paramédicos. Esto reduce las tensiones en los centros asistenciales y también el miedo de los enfermos.

Los programas representan una pequeña proporción de las aproximadamente 35 millones de hospitalizaciones anuales, pero crecen rápidamente con ayuda del seguro estatal Medicare y los seguros privados. Al igual que la telemedicina, este concepto puede adquirir popularidad entre los consumidores enganchados en la entrega a domicilio y otros servicios conectados al internet.

Los enfermos que pueden optar por el servicio son los que padecen afecciones graves como insuficiencia cardíaca crónica, trastornos respiratorios, complicaciones de la diabetes, infecciones e incluso COVID-19, que no requieren cuidados intensivos las 24 horas.

Están enlazados constantemente a centros de mando vía video y artefactos de monitoreo que transmiten sus signos vitales. Reciben varias visitas diarias de un equipo médico. Tal como en el hospital, tienen un botón de emergencia para recibir ayuda inmediata.

Las investigaciones en todo el mundo en los últimos 25 años revelan que los enfermos se recuperan más rápidamente, tienen menos complicaciones y están más satisfechos, a la vez que los costos se reducen hasta en un tercio.

Médicos, funcionarios de hospital y enfermos destacan otras ventajas. La gente descansa mejor en su propia cama. Come lo que quiere, se levanta antes y puede salir a respirar aire fresco. Tienen menos probabilidades de caerse en un ambiente conocido donde cuentan con el apoyo de familiares e incluso de mascotas.

“Yo recomiendo sin la menor duda que quien pueda se quede en casa”, dijo William Merry, quien recibió tratamiento por neumonía en su casa en Ipswich, Massachusetts, en julio. “No hubo el menor problema. En absoluto”.

Merry, quien seis años antes había padecido una hospitalización incómoda, se negó a regresar cuando los antibióticos no lo curaron y su temperatura subió a 40. Por eso, su médico dispuso que lo atendiera Medically Home, una empresa con sede en Boston.

Merry y su esposa Linda, enfermera retirada, dijeron que el servicio transformó su comedor en una pequeña habitación de hospital. Los técnicos instalaron los equipos, les entregaron las provisiones y los tanques de oxígeno y les explicaron cómo funcionaba todo.

Eso y las llamadas por video del médico les alivió el estrés. Recibieron planillas con los horarios de las visitas médicas, extracciones de sangre, medicación intravenosa y otras operaciones, dijo.

“Pero me parece muy importante”, advirtió, “que siempre haya alguien en la casa”.

Casos de Coronavirus en el mundo superan los 16 millones

La cifra de contagiados a nivel mundial por el nuevo coronavirus ha superado este domingo la barrera de los 16 millones, con cerca de 645,000 fallecidos hasta la fecha a causa de la COVID-19, según el balance facilitado por la Universidad Johns Hopkins a través de su página web.

Estados Unidos continúa como el país más afectado en cifras totales, con cerca de 4.2 millones de casos y 146,460 víctimas mortales, en medio de un drástico repunte de los contagios en las últimas semanas que ha provocado críticas a la gestión de la pandemia.

Por detrás figura Brasil, que hasta la fecha ha confirmado alrededor de 2.4 millones de contagios y 86,449 fallecidos, si bien es el país que ha confirmado hasta el momento más recuperados, con 1,785,359.

En cuanto al número de casos, India figura en tercer lugar, con casi 1.4 millones, seguido por Rusia, con 805,332; y Sudáfrica, con 434,200 –sumando así más de la mitad de los contagios en el continente africano–. MéxicoPerúChile y Reino Unido han superado hasta la fecha el umbral de los 300,000 contagios.

Por su parte, IránPakistánEspañaArabia SaudíItaliaColombiaTurquíaBangladeshFrancia y Alemania están ya por encima de los 200,000 casos, mientras que ArgentinaCanadá, Qatar e Irak han superado los 100.000 contagios.

Respecto al número de fallecidos, tras Estados Unidos y Brasil figura Reino Unido, con 45,823, seguido por México, con 42,645 (aunque el país acaba de actualizar su cifras con 43, 373); Italia, con 35,102; India, con 32,060; Francia, con 30,195; España, con 28,432; Perú, con 17,843; Irán, con 15,484; y Rusia, con 13,172.

Anciana argentina de 101 años de edad supera coronavirus y sale del hospital entre aplausos

Ante la pandemia de coronavirus que ha atacado en todo el mundo, no todo son malas noticias. En Argentina una anciana de 101 años de edad se convirtió en noticia, luego de superar el COVID-19 tras 36 días de estar hospitalizada.

Irene Bindi salió del nosocomio entre aplausos del personal médico y de enfermería que la atendieron, según se pudo ver en un vídeo publicado en Facebook por la Fuerza Aérea de Argentina, de quien depende el hospital, el pasado lunes.

En la grabación, se puede observar cómo Bindi sale de su habitación en silla de ruedas y recibe el cariño del personal sanitario, mientras una de las trabajadoras le entregan un ramo de flores y otro le pregunta cariñosamente si está contenta con el trato recibido, a lo que ella responde afirmativamente.

Luego, un miembro del personal empuja la silla de ruedas de la mujer por un pasillo lleno de personas que se muestran felices por su recuperación, mientras Bindi saluda y sonríe.

En su cuenta de Facebook, la Fuerza Aérea Argentina felicitó a “todo el personal” del hospital que “día a día muestra su vocación de servicio” en la lucha contra el coronavirus.

La alegría mostrada por la institución se contagió al resto de usuarios de redes sociales del país que pronto se llenaron de comentarios e interacciones la publicación que a mediodía de este miércoles suma más de treinta mil visualizaciones.

La recuperación de Bindi supone un rayo de esperanza para la población del país que se encuentra en estos momentos en la etapa más complicada hasta el momento de la pandemia.

Durante esta semana, se sobrepasó la barrera de los 100,000 casos de coronavirus y el pasado martes se confirmaron 3,645 nuevos contagios en el país, la mayoría concentrados en Buenos Aires.