CRISIS ECONÓMICA

El turismo mundial cayó un 70% entre enero y agosto por el virus chino

Las llegadas de turistas internacionales cayeron un 70% a nivel mundial en los ocho primeros meses de 2020 con respecto al año anterior, debido a la pandemia de covid-19, anunció este martes la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Los meses del verano boreal, usualmente alta temporada turística en el hemisferio norte, fueron catastróficos: se desplomó en 81% la llegada de turistas en julio a ritmo interanual y 79% en agosto, precisó esta agencia de la ONU con sede en Madrid.

Esta caída representa 700 millones de llegadas de turistas menos, y pérdidas de 730.000 millones de dólares para el sector turístico mundial, equivalente a “ocho veces las pérdidas registradas tras la crisis financiera mundial de 2009”, precisó la OMT en su comunicado.

La región Asia Pacífico, la primera en sufrir la pandemia, fue la más golpeada (-79%), seguida de África y Medio Oriente (-69%), Europa (-68%) y el continente americano (-65%).

La bajada de las llegadas estivales en Europa fue menos pronunciada que en otros lugares (-72% en julio y -69% en agosto), pero “la recuperación fue breve, toda vez que se reimpusieron las restricciones a los viajes cuando volvieron a crecer los contagios”, señaló la OMT.

Para todo 2020, la OMT espera un retroceso de 70% interanual en llegadas de turistas, y no prevé que haya una recuperación hasta, como pronto, la segunda mitad de 2021.

Un 20% de los expertos consultados por la agencia previeron que la recuperación ocurrirá recién “en 2022”.

A juicio de la OMT, el hundimiento del turismo obedece a la lentitud en la contención del virus, la falta de una respuesta coordinada de los países para el desarrollo de protocolos comunes, así como el deterioro del contexto económico.

En 2019, el turismo mundial experimentó un crecimiento del 4% en las llegadas. España fue el segundo destino mundial, por detrás de Francia y por delante de Estados Unidos.

Cruceros basados en Miami suspenden viajes debido a la pandemia

Carnival Cruise Line cancelará sus cruceros programados para noviembre que habrían de zarpar desde dos puertos de Florida, al igual que cinco cruceros que partirían de Australia al comenzar el 2021, informó la compañía el lunes.
La empresa había anunciado previamente que cancelaría todos los cruceros de este año desde Estados Unidos, exceptuando los que partieran de Puerto Cañaveral y del Puerto de Miami luego de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) extendieran una orden de no navegar hasta el 31 de octubre. Pero con el anuncio del lunes también canceló los viajes en noviembre de los seis buques que operan en esos dos puertos de Florida.

Aún están en pie los cruceros para diciembre desde esos dos puertos del estado.

“Carnival continúa trabajando en protocolos y procedimientos que permitirían reanudar las operaciones de los cruceros, con un enfoque gradual en fases, designando a Miami y a Puerto Cañaveral como los primeros dos puertos base para embarcaciones”, señaló la línea de cruceros en un comunicado.

La compañía indicó que estaba notificando a los huéspedes que cinco viajes crucero en el buque Carnival Splendor que zarparían de Sydney, Australia, en enero y febrero próximos han sido cancelados.
Los huéspedes pueden obtener un crédito o un reembolso completo.

Broadway anuncia suspensión de obras en Nueva York hasta mayo de 2021

La Liga de Broadway, asociación que representa la afamada industria teatral, anunció hoy que la suspensión en la venta de boletos para sus presentaciones en Nueva York hasta mayo 30 del 2021.

Las fechas exactas de regreso de los eternos favoritos del público como Wicked, The Lion King y Hamilton, será anunciada individualmente por cada producción cuando determinen el calendario.

“Con casi 97,000 trabajadores que dependen de Broadway para subsistir y un impacto económico anual de $14.8 mil millones para la ciudad, nuestra membresía está comprometida con re abrir lo más pronto posible mientras las condiciones nos permitan hacerlo. Estamos trabajando incansablemente con múltiples socios para sostener la industria cuando abramos el telón otra vez”, dijo la presidenta de la Liga, Charlotte St. Martin.

Aquellas personas que tenías boletos comprados hasta la fecha del cierre deben contactar el lugar donde los adquirieron para detalles de devolución del dinero.

Las presentaciones en Broadway se suspendieron originalmente en marzo 12 de este año cuando la pandemia por el COVID-19 apenas comenzaba. En ese momento, 31 producciones estaban corriendo y ocho nuevos estaban próximos a estrenarse.

Disney despedirá 28 mil empleados de sus parques de Florida y California

Asfixiado por los límites de asistencia a sus parques temáticos y otras restricciones debido a la pandemia, The Walt Disney Co. dijo el martes que planeaba despedir a 28.000 trabajadores en su división de parques en California y Florida.

Dos tercios de los despidos planificados involucran a trabajadores a tiempo parcial, pero van desde empleados asalariados hasta trabajadores por hora no sindicalizados, dijeron funcionarios de Disney.

Los parques de Disney cerraron la primavera pasada cuando la pandemia comenzó a extenderse en los EE. UU. Los parques de Florida reabrieron este verano, pero los parques de California aún no han vuelto a abrir, ya que la compañía espera guías del estado de California.

Funcionarios del gobierno americano apoyan a un nuevo plan de ayuda económica

El presidente de la Reserva Federal Jerome Powell y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin expresaron el martes un optimismo cauteloso de que la economía estadounidense se está recuperando de la recesión inducida por la pandemia, pero advirtieron que probablemente se necesite más ayuda del gobierno.

Powell le dijo a la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que cree que la economía se está “recuperando”. Mnuchin, el principal portavoz económico del gobierno del presidente Donald Trump, proclamó que el país se encuentra “en medio de la recuperación económica más rápida de cualquier crisis en la historia” desde la Gran Depresión de la década de 1930.

En un tono más cauteloso, Powell observó que el mercado laboral ha recuperado sólo la mitad de los 22 millones de empleos que se perdieron en marzo y abril, cuando el virus aplastó la economía de Estados Unidos, provocando una recesión.

Ambos funcionarios subrayaron que los principales sectores de la economía siguen sufriendo.

Algunos legisladores republicanos se quejaron de que los demócratas de la Cámara de Representantes estaban bloqueando la aprobación de un mayor alivio debido a su insistencia en lograr un paquete más amplio que el que los legisladores republicanos están dispuestos a respaldar.

Mnuchin aseguró que estaba listo para reanudar las negociaciones y que el gobierno de Trump está dispuesto a apoyar una legislación independiente para impulsar el apoyo a través del Programa de Protección de Cheques de Pago, que beneficia a las pequeñas empresas.

“Estamos en una situación muy diferente de la que estábamos la última vez”, cuando el Congreso promulgó casi 3 billones de dólares en ayuda financiera de emergencia, dijo Mnuchin. “En ese momento, toda la economía estaba cerrada”.

Aerolíneas piden a la Casa Blanca más ayuda económica federal para no quebrar

Los directivos de las principales aerolíneas estadounidenses se reunieron ayer jueves en la Casa Blanca para pedir otra ronda de apoyo financiero federal para evitar miles de despidos inminentes.

“Hay un enorme apoyo bipartidista para una extensión del programa de pago de nóminas, que mantendría a esas personas con empleo”, dijo el director ejecutivo de American Airlines, Doug Parker, antes de una reunión con Mark Meadows, jefe de gabinete del presidente Donald Trump.

“El único problema es que no tenemos un mecanismo para lograrlo”, añadió Parker, quien estuvo acompañado de los jefes de United Airlines, Delta Air Lines, Southwest Airlines y el grupo de presión Airlines for America.

Trump ha mostrado repetidamente un fuerte apoyo a las aerolíneas, y una iniciativa para proporcionarles ayuda adicional ha obtenido el apoyo bipartidista en el Congreso.

Sin embargo, el proceso se ha truncado por una lucha entre demócratas y republicanos sobre un proyecto de ley de estímulo más amplio, que se ha prolongado durante semanas.

Las perspectivas de la industria aérea siguen siendo precarias a la luz de la pandemia del nuevo coronavirus y la consiguiente disminución de los viajes en avión.

El total de viajes de pasajeros en Estados Unidos asciende actualmente a sólo una cuarta parte del nivel que había el año pasado, según datos del gobierno.

Las aerolíneas recibieron miles de millones de dólares en apoyo federal a principios de este año, con la condición de no despedir injustificadamente a su personal hasta finales de septiembre.

EEUU: gobiernos locales planean recortes ante estancamiento de ayuda

Recortes en el financiamiento a las escuelas, las vacunas infantiles y los programas de capacitación laboral. Nuevos impuestos a los millonarios, a los cigarrillos y a la marihuana legalizada. Solicitar préstamos, sacar dinero de los fondos de emergencia y reducir el salario de los empleados del gobierno.

Estas son algunas de las medidas que los estados sopesan aplicar para apuntalar sus finanzas en medio de la drástica caída de ingresos fiscales provocada por el desplome económico a consecuencia de la pandemia de Covid-19.

Después de varios meses de estancamiento en el Congreso respecto a un nuevo paquete de ayuda contra el coronavirus, muchos estados no han podido darse el lujo de aguardar para ver si hay más recursos en camino. Algunos que han postergado sus decisiones presupuestarias se sienten frustrados debido a la incertidumbre.

El Senado federal vuelve a sesionar el martes, ante lo cual algunos gobernadores y legisladores estatales están volviendo a exhortar a que se actúe sobre propuestas que podrían proveer cientos de miles de millones de dólares adicionales a los gobiernos locales y estatales.

“Hay mucho en juego en el próximo paquete federal de estímulos, y de hacerse mal, creo que podría ser catastrófico para California”, dijo el asambleísta demócrata Phil Ting, presidente de la Comisión Presupuestaria de la Asamblea.

El presupuesto que aprobó el gobernador demócrata Gavin Newsom en junio pasado incluye 11,100 millones de dólares en recortes automáticos de gastos, y aplazamientos que entrarán en vigor el 15 de octubre, a menos que el Congreso le envíe al estado 14,000 millones de dólares en ayuda adicional. Las escuelas y universidades públicas de California, y los salarios de los empleados estatales, resultarían afectados.

La pandemia sigue destruyendo empleos en Estados Unidos

Un total de 881.000 personas se inscribieron a los subsidios de desempleo la semana pasada en Estados Unidos, una cifra en descenso pero que muestra que la pandemia de coronavirus sigue provocando una gran cantidad de despidos en la mayor economía mundial.

En marzo 6,6 millones de personas pidieron este subsidio cuando el coronavirus golpeó de lleno. Las cifras de la semana pasada muestran una evolución, son mejores a lo esperado por los analistas, pero siguen altas, en especial si se comparan con las cifras de comienzos de año.

Uno de los principales activos del presidente republicano Donald Trump para tratar de seguir en la Casa Blanca era su gestión de la economía, que llevó el empleo a un nivel históricamente bajo de 3,5% en febrero. 

Pero en el curso de la emergencia sanitaria esta cifra llegó a 14,7% en abril, para luego ir bajando gradualmente hasta 10,2% en julio.

El viernes el Departamento de Trabajo publicará las cifras de agosto que serán claves en la campaña por las presidenciales de noviembre y para el Congreso, donde las negociaciones sobre un nuevo plan de ayuda están estancadas. 

Los demócratas reaccionaron afirmando que la “incompetencia de Donald Trump” ha desbaratado la economía.

“La devastación económica continúa. 29 millones de estadounidenses están recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo, cuatro veces más que hace un año”, dijo Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata y exsecretario de Trabajo. 

– Esquivo plan de estímulo –

El informe del Departamento de Trabajo sobre las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo en la semana que terminó el 29 de agosto fue mejor a lo esperado por los analistas, que pronosticaban 915.000 nuevas demandas.

La cifra representa una caída de 130.000 solicitudes con respecto a los 1,011 millones de pedidos de la semana anterior, y es la segunda vez que este indicador cae por debajo de la cota de un millón desde el inicio de la pandemia. 

Gregory Daco, de la consultora Oxford Economics, indicó que el empleo repuntó aprovechando las contrataciones en las pequeñas empresas, pero la tendencia se mantiene casi sin cambios en las últimas dos semanas. 

“La fortaleza del sector de los restaurantes y un gasto ligeramente mayor en tarjetas de crédito fue compensado por la debilidad de las ventas minoristas, el ocio y la demanda hotelera”, explicó el economista.

Decenas de millones de personas han perdido su trabajo desde el inicio de los confinamientos para frenar la pandemia en el país que tiene más muertos de todo el mundo (185.752). 

Esta semana Estados Unidos alcanzó los 6 millones de casos confirmados de covid-19 y pese a que en las últimas semanas la cantidad de infectados disminuyó, la situación sigue sin controlarse antes de que se inicie el año escolar y el otoño boreal.  

EUUU: extienden hasta diciembre protección a inquilinos que no puedan pagar renta por crisis económica

Una moratoria nacional que prohíbe los desalojos entró en vigor y esta vez con protecciones más amplias que la ya extinta prohibición de desalojos establecida por la Ley CARES. Si bien, la ley anterior solo cubría cierto tipo de propiedades, la nueva moratoria protege a todas las personas que viven en uno de los 43 millones de viviendas de alquiler en Estados Unidos, independientemente de dónde residan.

A diferencia de las medidas federales anteriores, la orden de los CDC requiere que los inquilinos que se atrasen en el pago del alquiler presenten una declaración al propietario indicando que sus ingresos se han visto perjudicados por la pandemia de coronavirus y que han solicitado ayuda financiera, así como otras condiciones. 

Analizamos esta nueva moratoria de desalojo y te contamos quién está cubierto, quién podría no estar cubierto y qué debes hacer si te preocupa ser desalojado. Además, te ofrecemos otros recursos para ayudarte a permanecer en tu hogar. 

Nota del editor: Este artículo se actualiza con frecuencia con nueva información y tiene la intención de proporcionar una visión general de la situación. Si estás esperando tu dinero, puedes rastrear tu cheque mediante el sitio Web del IRS, te decimos cuáles podrían ser algunas de las razones por las que todavía no recibes tu cheque, y también debes saber que USPS ofrece un servicio gratuito para saber cuándo es que llegará tu cheque

Crisis del virus chino continúa eliminando empleos en Estados Unidos

El número de personas que pidieron asistencia pública por desempleo en Estados Unidos aumentó a 1,1 millones pese a que la cifra había disminuido las dos semanas previas, indicio de que la crisis del coronavirus sigue eliminando empleos en el país.

Las cifras más recientes apuntan a que, cinco meses después del estallido de la pandemia, la economía estadounidense continúa sufriendo a pesar de la reapertura de algunos negocios y el repunte de algunos sectores, como vivienda y manufactura. Muchas de las personas que han perdido sus empleos opinan que ello es permanente.

El número total de personas que están recibiendo prestaciones por desempleo bajó la semana pasada, de 15,5 millones a 14,8 millones, informó el jueves el gobierno estadounidense, pero la ayuda que están recibiendo es mucho menor que antes debido a que caducó la entrega excepcional de 600 dólares semanales adicionales, por lo que los desempleados tienen que subsistir con base en los montos suministrados por su gobierno estatal, que son mucho menores. Para muchas personas la pérdida del subsidio federal ha agravado las penurias, e incluso les ha aumentado el riesgo de ser expulsados de sus viviendas por falta de pago.

El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que otorga 300 dólares semanales por la vía federal, provenientes de un fondo para desastres. Veinticinco estados han indicado que solicitarán esa asistencia, aunque para ello tendrán que renovar sus sistemas computarizados. Otros estados todavía lo están sopesando y dos de ellos ya han dicho que no lo pedirán.

Algunos estados son renuentes a reestructurar sus sistemas computarizados porque esperan que el Congreso aprobará un nuevo paquete de ayuda con un mayor monto para los desocupados.

En los estados que han aceptado los 300 dólares, el gobierno estima que en promedio tardará tres semanas hasta que el dinero llegue a los desempleados. Además, al menos inicialmente, ese beneficio estará vigente sólo por tres semanas. Incluso si se otorga más dinero, según analistas el monto bastará apenas para cubrir cinco o seis semanas.

La masiva eliminación de empleos ocurre en medio de una modesta recuperación en medio de la recesión y los graves efectos económicos de la pandemia. Se han recuperado la construcción y la venta de viviendas, así como la venta de vehículos, pero los gastos en viajes, entretenimiento y otros servicios siguen anémicos y los pequeños negocios tienen problemas fuertes para sobrevivir. La tasa nacional de desempleo sigue elevada, en un 10,2%.

Por deuda impagable, Pizza Hut cerrará 300 sucursales en Estados Unidos

Pizza Hut cerrará 300 sucursales como parte de un acuerdo con la cadena Yum Brands y NPC International, su franquiciataria más grande en los Estados Unidos, de acuerdo con CNBC.

Yum Brands es la empresa dueña de la marca Pizza Hut y NPC estaba encargada de operar cientos de restaurantes de la cadena. Sin embargo, NPC se declaró en bancarrota a principio de julio por una deuda impagable de aproximadamente $1000 millones de dólares.

NPC también pondrá a la venta 927 ubicaciones de Pizza Hut de las que también es dueña. “En el caso de que NPC ejecute una venta de su negocio de Pizza Hut, el enfoque de la marca sería garantizar que los nuevos propietarios aporten a los restaurantes Pizza Hut de NPC una estructura de capital sólida, un balance general saludable, un compromiso con la excelencia operativa y una mentalidad de crecimiento”. dijo un portavoz de Pizza Hut.

Las 1227 ubicaciones de Pizza Hut que hasta el momento opera NPC, representan una quinta parte del total de sucursales que tiene la marca en Estados Unidos.

Los restaurantes Pizza Hut que se van a cerrar se seleccionaron debido a que no han tenido un buen desempeño en las ventas. Los empleados de las sucursales que cerrarán serán trasladados a lugares con mejor desempeño, si es posible.

Hasta el momento no se ha dado a conocer una lista oficial de las ubicaciones que se van a cerrar.

Estados Unidos vive su mayor ola de grandes bancarrotas en una década

Más de 400 grandes empresas se han declarado en bancarrota en EE.UU. desde que comenzó el año, el peor dato en una década debido a la pandemia de COVID-19, con miles de millones de dólares comprometidos de diferentes sectores, un terremoto económico que no da señales de amainar, según los analistas.

“Las bancarrotas han impactado en un amplio rango de sectores este 2020 en medio de la pandemia de coronavirus, pero las industrias centradas en el consumidor han sido perjudicadas desproporcionadamente”, indicó la firma S&P Global Market Intelligence en un informe que abarca empresas cotizadas con activos o deuda superiores a 2 millones de dólares y 10 millones en el caso de las privadas.

Sus analistas, Tayyeba Irum y Chris Hudgins, cifraban en 424 esas grandes bancarrotas acumuladas al comienzo de esta semana, “lo que excede el número de tramitaciones en ese periodo comparable desde 2010” por la aguda contracción de la economía.

Hasta finales de julio, más de 4.200 empresas comerciales de todos los tamaños se habían acogido a la bancarrota

Hay varios tipos de bancarrota según la ley estadounidense y las empresas comerciales generalmente se acogen al Capítulo 11, que les permite seguir operando con un plan de reestructuración de deuda que debe ser aprobado por los acreedores, aunque otras optan por liquidar sus activos y cerrar establecimientos para saldar el pasivo.

En total, según el American Bankruptcy Institute, la mayor asociación de profesionales de la bancarrota, que informa a los legisladores, hasta finales de julio más de 4.200 empresas comerciales de todos los tamaños se habían acogido a la bancarrota del Capítulo 11, y su directora ejecutiva, Amy Quackenboss, consideró que habrá un “incremento en los próximos meses”.

La plataforma BankruptcyData, que se atribuye la base de datos más amplia, señala que hasta ahora 46 firmas han declarado deudas superiores a 1.000 millones de dólares, algo más grave que en las dos últimas recesiones: a estas alturas en 2009 hubo 40 compañías tan endeudadas en su momento de bancarrota y en 2002 solo 25, lo que supondría la mayor magnitud “de todos los tiempos”.

El consejero delegado de New Generation Research, James Hammond, que gestiona esa plataforma, sostuvo en entrevista con Efe que “el ‘shock’ de demanda generado por los confinamientos ha acelerado las cosas” y hoy en día se escucha hablar de las cadenas de tiendas y restaurantes quebrados, pero también van a empezar a verse organizaciones sin ánimo de lucro, universidades, museos u hospitales.

Algunas de esas firmas ya tenían problemas antes de la COVID-19 y su llegada no hizo más que acelerar el proceso, sobre todo para las que requerían presencia física, como el comercio minorista, pero los expertos apuntan que la tendencia va a continuar por su debilidad y pese a los préstamos del Gobierno de EE.UU para proteger el pago de nóminas.

Minoristas y restaurantes, los más impactados

Con más de 100 grandes compañías en bancarrota, el sector más impactado es el consumo discrecional, según el informe, lo que engloba una veintena de minoristas con nombres históricos como Brooks Brothers, la marca de ropa más veterana del país; Lord & Taylor, que tenía los grandes almacenes más antiguos; y marcas populares como J.Crew o Ann Taylor.

Probablemente la debacle minorista más visible es la tienda de lujo por departamentos Neiman Marcus, que hace poco más de un año abría un establecimiento de 20.000 metros cuadrados en el centro comercial del exclusivo barrio de Hudson Yards, en Nueva York, y tras el parón provocado por la pandemia ha decidido dejarlo vacío.

Las empresas de construcción, inmobiliarias y las sanitarias y médicas se encuentran entre las más perjudicadas

“Los clientes están y seguirán comprando de manera diferente respecto a antes de la pandemia”, anticipó un portavoz de estos conocidos grandes almacenes de moda, que soportaban una deuda superior a 5.000 millones de dólares cuando se acogieron a la Ley de Bancarrotas, a principios de mayo.

Otras “víctimas” de la ola pertenecen a la restauración, como NPC International, que opera las franquicias de Pizza Hut y Wendy’s, afectado por el cierre de establecimientos y, como en Nueva York, por la ausencia del turismo, un problema que ha asfixiado a gran parte de locales comerciales de Manhattan.

Los siguientes sectores son el industrial y energético, que abarcan juntos otras 100 grandes empresas quebradas entre las que destaca Hertz, especializada en alquiler de vehículos, con unos 24.000 millones de deuda, y Chesapeake Energy, la pionera de la técnica del “fracking”, con casi 12.000 millones de pasivo.

Para BankrupcyData, las empresas de construcción e inmobiliarias están también entre las más perjudicadas, así como las sanitarias y médicas, ya que “los hospitales son duros de gestionar en buenos tiempos, pero si les quitas las cirugías electivas y añades el miedo a ir, hay un ‘shock’ de demanda en sí mismo”, agregó Hammond.

Un futuro sombrío

Según la firma Stifel, los cierres de tiendas sumados a la “migración” a la compra ‘online’ han contribuido a los apuros de los minoristas, que pueden contagiar a empresas “expuestas” a su deuda, mientras que la “caída sin precedentes en la demanda de energía” también hace prever más bancarrotas en esa industria.

Mientras se incrementan las solicitudes de préstamos para evitar despidos, un “dinero que ayudó a las empresas durante unos meses pero no lo suficiente, ya que la actividad de los consumidores simplemente no está ahí. Hay mucho miedo del virus, que sigue dejando huella en los estados”, dijo Ben Schlafman, jefe de operaciones de New Generation Research.

La Federación Nacional de Minoristas (NRF) de EE.UU., que destaca que su sector emplea a uno de cada cuatro estadounidenses y contribuye 3,9 billones de dólares al PIB, ha lanzado una campaña para apoyar a las firmas y reclamar al Congreso un nuevo paquete de estímulo fiscal que permita “proteger a trabajadores y clientes” .

“El optimismo sobre la economía y el gasto en el sector minorista está poniéndose a prueba cada día con la propagación del coronavirus”, dijo en una nota el economista jefe de la NRF, Jack Kleinhenz.”El tiempo dirá, pero la conclusión es que la economía está lejos de salir fuera de peligro”, dijo.