crisis en EEUU

Congreso de EEUU intenta evitar cierre parcial del gobierno

El Congreso de Estados Unidos está por tomar medidas para evitar una crisis y postergar otra. El Senado se dispone a aprobar una ley el jueves que financiaría al gobierno hasta principios de diciembre.

La cámara baja previsiblemente aprobará la iniciativa de ley después de la votación en el Senado para impedir un cierre parcial del gobierno al inicio del nuevo año fiscal, el viernes.

Por insistencia de los republicanos, los demócratas se vieron obligados a eliminar una suspensión del límite a la capacidad del gobierno federal para tomar préstamos. Si no se eleva el límite de endeudamiento antes del 18 de octubre, el país probablemente sufrirá una crisis financiera y una recesión económica, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen Los republicanos dicen que los demócratas tienen votos suficientes para elevar el techo de endeudamiento por sí solos y su dirigente Mitch McConnell insiste en que lo hagan.

Pero la prioridad más inmediata del Congreso es mantener al gobierno en funcionamiento al finalizar el actual año fiscal, el jueves a medianoche. La aprobación prevista del proyecto les dará tiempo a los legisladores para elaborar los proyectos de gastos para financiar los organismos federales y los programas que administran.

Mientras tanto, los demócratas tienen dificultades para lograr la aprobación de las prioridades internas del presidente Joe Biden Estas incluyen un proyecto bipartidista de infraestructura que contiene 550.000 millones de dólares de gastos en caminos, puentes, banda ancha y otros proyectos, así como una gama de programas sociales, sanitarios y ambientales por valor de 3,5 billones de dólares.

“Con tantos asuntos cruciales a resolver, lo último que necesita el pueblo estadounidense es un cierre del gobierno”, dijo el líder del bloque mayoritario en el Senado, el demócrata Chuck Schumer.

Schumer dijo que la ley provisional de gastos prevé ayuda a los que sufren las consecuencias del huracán Ida y otros desastres naturales, así como fondos para ayudar a los evacuados afganos luego de 20 años de guerra entre Estados Unidos y el Talibán.

Los haitianos en el campamento de migrantes de Reynosa se quedan sin opciones

Las autoridades afirman que los haitianos no han migrado desde su país de origen, sino que ya eran refugiados en otros países -como Chile y Brasil- desde donde se han movilizado mal interpretando un anuncio del Gobierno de EE. UU.

El grupo de migrantes en la ciudad fronteriza de Reynosa, México, sigue creciendo. Mientras que miles de haitianos siguen atravesando México rumbo a Estados Unidos, efectivos de seguridad continúan implementando medidas para frenar el flujo migratorio.

Algo que ha desalentado a algunos como Edmon Michel, migrante haitiano en Reynosa que dijo a la Voz de América que “como está la situación ahora mismo, no sabemos si estaremos mejor acá o allá”

Michel se refirió a los sucesos recientes donde miles de haitianos que acampaban bajo un puente entre la localidad Del Río, en Texas, y México fueron dispersados el fin de semana y una buena parte de ellos deportados a su país.

Según funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, que fueron citados por la agencia de noticias AP sin revelar sus nombres, hasta el jueves cerca de 4.000 migrantes permanecían debajo del mismo puente. Luego de que el número alcanzara un máximo de 15.000 el fin de semana.

Aproximadamente 1.400 de esos migrantes han sido enviados de forma expedita a Haití en 13 vuelos bajo la ley de salud pública conocida como Título 42.

Seguidores de Trump entran al Congreso a la fuerza

Decenas de seguidores del presidente Donald Trump ingresaron a la fuerza al Capitolio, lo que provocó la suspensión de las sesiones de la Cámara de Representantes y el Senado sobre la certificación del voto del Colegio Electoral.

Los manifestantes escucharon por la mañana las arengas del mandatario republicano sobre el rechazo de los resultados electorales, donde también advirtió que no reconocería el triunfo del demócrata Joe Biden.

El mitin se desarrollo con tranquilidad, pero tras la participación del presidente Trump los manifestantes se dirigieron al Capitolio y tuvieron enfrentamientos con la Policía, que intentó replegarlos incluso con gases lacrimógenos, pero los seguidores del republicano superaban por docenas a la autoridad, algunos escalaron muros y otros corrieron hacia las escaleras para ingresar al inmueble.

Videos que circulan en redes sociales dieron muestran de la agresividad creciente de los simpatizantes del presidente Trump, quienes exigían que se suspendiera la certificación de las elecciones.

El sistema C-SPAN transmitía la sesiones de ambas cámaras, donde un grupo de republicanos exigía que se revisara el proceso electoral, siguiendo el mismo argumento de “fraude” del presidente Trump.

En el Senado, el líder republicano, Mitch McConnell (Kentucky), había pedido a sus colegas no desafiar la certificación, en medio de la elección de desempate en Georgia, que colocó a los republicanos como minoría.

Luego la transmisión en vivo se suspendió. Volvió a los pocos minutos con el reporte de que los representantes y senadores habían sido desalojados ante la irrupción violenta.

Varios videos publicados por reporteros acreditados permitieron escuchar el caos en el edificio: gritos y golpes a muebles. Una de las grabaciones captó el momento en que los seguidores del presidente Trump golpearon la puerta principal, hasta que lograron ingresar, a pesar de la orden de la Policía del Capitolio de retirarse.

Los congresistas comenzaron a compartir alguna información en redes sociales.

“Nos han dado máscaras de gas en el piso de la Cámara. Se ha utilizado gas lacrimógeno en la Rotonda”, escribió el representante demócrata Gerry Connolly (Virginia) en Twitter.

Para entonces el caos era total. Imágenes mostraron a los seguidores del presidente Trump en las salas de la Cámara y el Senado, sentados en el piso y las sillas, pero varios llegaron a las oficinas de algunos representantes, incluida la presidenta Nancy Pelosi (California), quien pidió al presidente Trump calmar a sus simpatizantes, así como el despliegue de la Guardia Nacional.

El desalojo amenaza a casi 6 millones de familias en EE.UU. este fin de año

En plena crisis del coronavirus, unas 5.8 millones de familias en Estados Unidos ven “muy probable” que tengan que dejar sus hogares antes de final de año, según una encuesta realizada el pasado 9 de noviembre por la Oficina del Censo estadounidense.

Un tercio de los 17.8 millones de hogares que cuentan con retrasos en el pago de sus rentas e hipotecas han reconocido que es muy probable que se enfrenten a un desalojo en los próximos dos meses, aunque se espera que la cifra aumente durante el próximo mes de marzo, cuando expire el plazo otorgado a los beneficiarios de la Ley CARES.

La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus, CARES, promulgada el marzo pasado, permite a quienes se hayan sumado a ella una moratoria de un año para aquellas personas que no puedan hacer frente al pago de sus hipotecas como consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tomaron medidas sin precedentes y declararon una moratoria temporal para los desahucios desde el 4 de septiembre hasta el 31 de diciembre con el fin de prevenir el avance de la pandemia.

A la finalización de este plazo se suma que para final de año, millones de hogares estadounidenses dejarán de percibir las ayudas sociales y económicas que reciben hasta el momento, a la espera de que se forme el Congreso y se pueda votar otra prórroga.

Aproximadamente la mitad de los hogares que no están al día con sus pagos de alquiler o de sus hipotecas en estados como Arkansas, Florida y Nevada, en más de 750,000 viviendas, esperan que hay una “gran probabilidad” de desalojo a principios de enero.

En cuanto a las áreas metropolitanas, la amenaza de desahucios es más apremiante en ciudades como Nueva York, Houston y Atlanta, detalla la agencia Bloomberg.

La situación de millones de hogares y familias de Estados Unidos está en vista de empeorar, después de que las autoridades de algunos estados hayan reforzado las medidas de confinamiento y de libertad de movimientos debido a la subida de nuevos casos de coronavirus.

A la espera de que se confirme en las próximas semanas un pronunciado aumento en el número de contagios y fallecidos debido a la celebración de festividades como el Día de Acción de Gracias, o Navidad, donde se esperan millones de desplazamientos, Estados Unidos ha sumado hasta el momento más de 12.4 millones de casos acumulados y unas 257,650 muertes.

Los CDC han alertado que en caso de que continúe así la progresión, para mediados de diciembre se pueden haber confirmado otras 30,000 víctimas mortales por coronavirus.

Wall Street sufre su peor jornada en un mes por pandemia

El precio de las acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York registró una sensible caída el lunes después que el preocupante incremento de casos de coronavirus puso a los inversionistas a la defensiva. El desplome se presentó a medida que se acumulan las dudas en Wall Street de que Washington inyecte nuevos estímulos a la economía antes de las elecciones presidenciales.

El S&P 500 perdió 1.9%, su peor jornada en más de un mes. El promedio industrial Dow Jones cedió 650 puntos y su desplome alcanzó los 960 enteros en un momento de la sesión. Las compañías tecnológicas encabezaron la mayor parte de las ventas, aunque fueron las pérdidas en los servicios de comunicaciones y títulos financieros e industriales las que lastraron al mercado.

Las acciones del sector energético también perdieron terreno, junto con los precios del crudo.

Los mercados cayeron también en buena parte de Europa y Asia. En otra señal de cautela, los rendimientos de los bonos retrocedieron después de que la semana pasada alcanzaron su nivel más alto desde junio.

“Es una tormenta perfecta”, dijo Ross Mayfield, analista de estrategias de inversión en Baird. “El número récord de casos y los confinamientos en toda Europa están acaparando los titulares. El petróleo cayó por algunos problemas de oferta y demanda. Los estímulos lucen cada día menos probables, al menos antes de las elecciones”.

El S&P 500 perdió 64.42 puntos para quedar en 3,400.97. El Dow Jones cayó 650.19 unidades, o 2.3%, y cerró en 27,685.38. El compuesto Nasdaq retrocedió 189.34 enteros, o 1.6%, y se ubicó en 11,358.94. Los títulos de pequeñas empresas también tuvieron fuertes caídas, y el indicador Russell 2000 cedió 35.29 unidades, o 2.2%, hasta las 1,605.21.

Los casos de coronavirus han repuntado en buena parte de Estados Unidos y Europa, generando preocupaciones sobre un daño adicional a una economía que sigue debilitada. Estados Unidos estuvo cerca de imponer récords consecutivos de infecciones diarias viernes y sábado. En Europa, el gobierno español declaró estado de emergencia nacional el domingo, que incluye un toque de queda nocturno, mientras que Italia ordenó el cierre de bares y restaurantes a partir de las 6 de la tarde, así como el cese de operaciones de gimnasios, piscinas y salas de cine.

En tanto, se desvanecen las esperanzas de que Washington sea capaz de brindar más ayuda a la economía en los próximos días. La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin no fueron capaces de llegar a un acuerdo durante una conversación telefónica el lunes, según un asistente de Pelosi. Ambos han discutido un acuerdo potencial para enviar dinero a la mayoría de los estadounidenses, reiniciar las prestaciones suplementarias para trabajadores despedidos y ofrecer asistencia a escuelas, entre otras cosas

La pandemia sigue afectando el desempeño de la economía de los Estados Unidos

Según lo informó el departamento del trabajo de los Estados Unidos, el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo volvió a ascender, con un total de 898.000 en la semana que terminó el 10 de octubre.
A casi ocho meses del inicio de la pandemia en ese país, la cifra de personas que solicitan por primera vez beneficios de desempleo se mantiene los 800.000 por mes, una señal de que la pandemia del COVID- 19 sigue afectando a la economía americana.
La agencia de noticias Reuters señaló que la cifra divulgada por la entidad pública este jueves superó en 50.000 puestos de trabajo a la reportada la semana anterior, de 845.000 solicitudes.
Citó datos del departamento del trabajo que señalaban que la economía de los Estados Unidos solo recuperó 10,7 millones de los 22 millones de empleos que se perdieron durante los primeros meses del confinamiento de la economía americana.
El reporte oficial señaló que cientos de miles de puestos de empleos de las líneas aéreas y del sector turismo son los más comprometidos, en tanto que los gobiernos estatales agotaron sus presupuestos destinados al apoyo a los desempleados. Una recuperación de la ocupación laboral dependerá de la ayuda del gobierno federal.
El choque entre el gobierno de Trump y el Congreso ha impedido que se acuerde la aprobación de un nuevo paquete de estímulo a desempleados y a empresas. Esto hace que analistas de mercado independientes y líderes sindicales estadounidenses no sean optimistas en cuanto a la masiva generación de puestos de trabajo en la unión americana.
Destacó el departamento del Tesoro de los Estados Unidos que la mayor cantidad histórica de solicitudes de beneficios por desempleo antes de la pandemia del COVID-19 fue de 665.000 durante la recesión de los años 2007, 2008 y 2009.

Trump promete activar al Ejército si los Gobernadores no controlan las protestas

El presidente de Estados Unidos podría invocar una antigua ley para movilizar al ejército en contra de los manifestantes en todo el país que protestan desde hace una semana la muerte en Minneapolis, Minnesota, de George Floyd, un detenido afroestadounidense bajo custodia de la policía.

En su discurso, Trump se describió como un “aliado de todos los manifestantes pacíficos”, al mismo tiempo que cientos de protestantes en las cercanías de la Casa Blanca eran reprimidos sorpresivamente por policías a caballo y a pie que les lanzaron gas lacrimógeno y les dispararon balas de goma, para cumplir el toque de queda que inició a las 7:00 de la noche, en la capital del país. 

“Los estadounidenses están indignados y asqueados con razón por la brutal muerte de George Floyd, mi Administración está totalmente comprometida con hacer justicia con George y su familia. (Él) no habrá muerto en vano. Pero no podemos permitir que los gritos justos de los manifestantes pacíficos sean ahogados por una furiosa multitud”, aseguró el mandatario.

Trump dijo que las mayores víctimas de los disturbios son ciudadanos amantes de la paz en las comunidades más pobres. Y prometió que “como su presidente, lucharé para mantenerlos a salvo. Lucharé para protegerlos”.

El mandatario describió los disturbios que han comenzado generalmente como protestas pacíficas y han terminado en algunas ciudades con destructiva violencia, como “actos de terrorismo doméstico”.

Varias populosas ciudades del país, además de Washington, DC, han sido puestas bajo toque de queda tras los disturbios.

La Guardia Nacional ha sido desplegada en muchos estados, mientras el mandatario pidió a los gobernadores “dominar” sus estados para poner fin a las protestas.

Trump dijo que a las 7 p.m. el toque de queda en Washington se aplicaría estrictamente, después de la violencia, el saqueo y algunos incendios que se produjeron el domingo por la noche, lo que calificó de “desgracia”.

Mientras Trump hablaba, se escuchaban más explosiones de granadas de aturdimiento cuando la policía a caballo empujaba a los manifestantes alejándolos de Lafayette Square, un parque frente a la Casa Blanca.

EEUU registra más de 2,000 muertes por Coronavirus en las últimas 24 horas y supera los 73,000 fallecidos

Estados Unidos alcanzó este miércoles la cifra de 1.227,430 casos confirmados de COVID-19 y la de 73,095 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad John Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local es de 23,928 contagios más que hace 24 horas y 2,073 nuevas muertes.

Al menos 189,910 de los casos confirmados en todo el país han superado la enfermedad.

El estado de Nueva York es el gran epicentro de la pandemia en Estados Unidos con 323,978 casos confirmados y 25,231 fallecidos. Solo en la ciudad de Nueva York han muerto 19.297 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 131,890 casos confirmados y 8,549 fallecidos, Massachusetts con 72,025 positivos por coronavirus y 4,420 muertos y el estado de Illinois, que ha reportado 68,232 contagios y 2,970 decesos.

Otros estados con gran un gran número de fallecidos son Michigan con 4,256, Pensilvania con 3,345 y Connecticut con 2,718.

El balance provisional de fallecidos -73,095- sigue por debajo de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes; pero ha superado ya los cálculos más optimistas que hizo “a posteriori” el president0 Donald Trump de entre 50,000 y 60,000 fallecidos.

Este pasado domingo el presidente reconoció que el total estará cerca de los 100,000, al mismo que tiempo defendió la decisión de múltiples estados de eliminar gradualmente las medidas de confinamiento aunque admitió que provocará algunas muertes.

Este miércoles, además, Trump dio marcha atrás a su plan para desmantelar el equipo de trabajo contra el coronavirus que ahora mantendrá “indefinidamente”, mientras admitió que la pandemia ha sido peor para su país que los ataques del 11-S o el de Pearl Harbor.

“Creí que podíamos desmantelarla antes. Pero no tenía ni idea de lo popular que era este equipo de trabajo hasta, de hecho, ayer, cuando empecé a hablar de desmantelarlo. El público lo valora”, afirmó Trump.

Científico vaticina entre 100.000 y 200.000 muertes por el coronavirus en EEUU

El máximo experto del gobierno estadounidense en temas de enfermedades infecciosas pronosticó el domingo que millones de personas contraerán el coronavirus en el país y entre 100.000 y 200.000 morirán a la causa de la enfermedad.

El doctor Anthony Fauci, entrevistado por el programa de CNN “State of the Union”, habló en momentos en que el gobierno debate la posibilidad de levantar restricciones en zonas que no hayan sido gravemente afectadas por el virus.

“Yo diría que entre 100.000 y 200.000 casos”, declaró antes de rectificar y aclarar que quiso decir decesos.

“Tendremos millones de casos”, agregó aunque advirtió “no quiero ser estricto con esa cifra” porque las cifras de la pandemia “van cambiando constantemente”.

Fuente: CNN/EFE

Trump sopesa imponer cuarentena a Nueva York, epicentro del COVID-19 en EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este sábado que sopesa imponer una cuarentena de dos semanas al estado de Nueva York, epicentro de la crisis de COVID-19 en el país, así como a Nueva Jersey y partes de Connecticut para contener la propagación del coronavirus.

“Nos gustaría ver una cuarentena en Nueva York, porque es un punto caliente -Nueva York, Nueva Jersey y puede que uno o dos lugares más, algunas partes de Connecticut. Estoy pensando en eso ahora. Puede que no lo hagamos pero hay una posibilidad de que en algún momento hoy impongamos una cuarenta”, dijo el presidente a los periodistas en Washington antes de partir a Norfolk (Virginia).Nuestra cobertura sobre el Coronavirus.
Haz clic para ver las últimas noticias y consejos para evitarlo.

El mandatario se dirigió a Norfolk para presenciar la partida del buque hospital de las Fuerzas Armadas USNS Comfort, en dirección a Nueva York, donde tiene previsto llegar el próximo lunes a Manhattan para ofrecer respaldo a los centros sanitarios, que ofrecen señales de desbordamiento. 

CUARENTENA SÍ, CUARENTENA NO

Más tarde, en la base naval, Trump insistió en un discurso que había hablado con el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y que tomará una decisión al respecto “pronto”, y aclaró que, de tomarse, la cuarentena no se aplicará a “camioneros de fuera de la zona de Nueva York. No afectará el comercio de ninguna manera”.

El presidente detalló que desde el USNS Comfort se empezará a tratar a pacientes el próximo martes y precisó que su misión será “atender a los neoyorquinos que no tengan el virus pero que requieran de atención (médica) urgente, en otras palabras, vendrá gente de hospitales que no tengan el virus”.

“Con la atención de esos pacientes de urgencias fuera de hospitales, habrá camas en la ciudad para los infectados -subrayó-. Este barco puede manejar a mucha gente, por lo que abrirá la capacidad en toda la ciudad”.

UN BUQUE HOSPITALARIO CON 1.000 CAMAS PARA DESCONGESTIONAR NUEVA YORK

Con una tripulación de 1.200 personas, entre médicos, enfermeras, técnicos y marineros, el buque dispone de 1.000 camas, doce quirófanos y de laboratorios médicos; y su misión el similar a la del otro barco de la Armada que llegó ayer a Los Ángeles (California, EE.UU.), el USNS Mercy.

Trump aseguró también que se ha completado la construcción de cuatro hospitales de campaña en Nueva York.

En declaraciones a la prensa, Cuomo rechazó por su parte la idea de imponer una cuarentena: “Ni siquiera sé lo que eso significa. No sé cómo se podría aplicar legalmente. Desde un punto de vista médico, no sé que lograrías”, dijo Cuomo, al ser preguntado al respecto.

El responsable estatal, que siempre ha evitado usar términos como “cuarentena” o “confinamiento” para las duras restricciones impuestas en Nueva York por el COVID-19, recalcó su oposición a esos conceptos, que cree que disparan el pánico y no se diferencia en realidad de acciones ya tomadas.

DIMES Y DIRETES ENTRE TRUMP Y CUOMO

Cuomo subrayó que no tocó el asunto con Trump en la conversación telefónica que mantuvieron este sábado, pese a que el presidente había adelantado lo contrario.

Según los últimos datos facilitados por el gobernador, el estado de Nueva York ha registrado 52.318 casos positivos y 728 fallecidos, con más de 200 muertes en las últimas 24 horas.

Con estas estadísticas, Nueva York es el estado con más casos, seguido por Nueva Jersey, con 11.124; y California, con 4.956, de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins, que coincide con las cifras proporcionadas por Cuomo.

Este viernes, EE.UU., que sufre el mayor número de contagios a nivel mundial, superó la barrera de los 100.000 casos detectados.

Según la Universidad Johns Hopkins, EE.UU. tiene 115.547 casos de COVID-19; seguido de Italia, con 92.472; y China, con 81.999.

SITUACIÓN DE DESASTRE EN VARIOS ESTADOS

Para hacer frente al creciente número de casos en todo el país, Trump declaró este sábado la situación de desastre en Michigan, Kentucky, Massachusetts y el territorio de Guam, después de que lo hiciera esta semana con Florida, Texas, Luisiana y Iowa.

La Casa Blanca anunció en sendos comunicados que esta declaración permitirá la concesión de fondos federales a esos estados para paliar los efectos de la crisis del coronavirus.

Esta dotación está también a la disposición de los Gobiernos estatales, los municipios, las reservas indígenas y algunas organizaciones no gubernamentales, siempre y cuando el dinero sea destinado a medidas de protección de emergencia contra el COVID-19.

FABRICACIÓN DE RESPIRADORES, A TODA MÁQUINA

En paralelo, en su discurso en Norfok, el presidente adelantó que “en los próximos cien días EE.UU. fabricará o adquirirá tres veces más respiradores que en un año” y agregó que las plantas de compañías como Boeing, Ford y Honeywell están siendo reconvertidas para manufacturar ese tipo de equipamiento.

El viernes, Trump invocó una legislación de 1950 de la Guerra de Corea, la llamada ley de Producción de Defensa, para obligar a empresas, como General Motors (GM) a producir el material médico necesario frente a COVID-19.

Además, firmó una orden ejecutiva que permite poner en activo a militares en la reserva para aumentar el número de efectivos castrenses movilizados frente a la crisis.

Fuente: Agencia EFE