CRISIS EN NICARAGUA

EEUU suspende visados a un centenar de jueces, fiscales y diputados de Nicaragua

El Departamento de Estado de Estados Unidos bloqueó o restringió las visas a cien legisladores y funcionarios del sistema judicial nicaragüense y sus familias, al estimar que son cómplices de la campaña del gobierno de Daniel Ortega contra la oposición, informaron ayer lunes (12.07.2021) fuentes oficiales.

Según comunicó el Departamento, los que están en la lista negra “presumiblemente son responsables o cómplices de socavar la democracia, incluidos aquellos con responsabilidad o complicidad en la represión de protestas pacíficas o el abuso de los derechos humanos”.

El comunicado cita las detenciones realizadas por el gobierno de Ortega de 26 opositores políticos y activistas por la democracia.

Las sanciones implican la revocación de los visados que pudieran tener ya algunos de esos funcionarios y afectan además a “algunos de los familiares” de los funcionarios en cuestión, informó el secretario de Estado, Antony Blinken, en un comunicado.

“Rendición de cuentas”
“Estas revocaciones de visado demuestran que Estados Unidos promoverá la rendición de cuentas no solo para los líderes del régimen, sino también para los funcionarios que faciliten los asaltos del régimen a la democracia y los derechos humanos”, dijo Blinken.


El Movimiento Campesino de Nicaragua denunció el 5 de julio la detención del líder campesino Medardo Mairena, con intenciones de aspirar a la Presidencia por la oposición, y otros tres dirigentes rurales: Pedro Mena, Freddy Navas y Pablo Morales. Mairena había sido amnistiado tras haber sido condenado a 216 años de prisión (foto) por las manifestaciones de 2018 contra el Gobierno sandinista.


El Departamento de Estado no proporcionó una lista de los funcionarios afectados por las sanciones, y un portavoz dijo a Efe que no podía identificar a quienes habían perdido su visado estadounidense porque los datos sobre esos documentos son confidenciales, según la ley de Estados Unidos.

La secretaría de Exteriores estadounidense dijo que fueron incluidos en la lista quienes habían apoyado las nuevas leyes “represivas” utilizadas para restringir la libertad de expresión, la disidencia y la participación en el proceso político.

La semana pasada, el gobierno nicaragüense arrestó a cinco personas, entre ellas un aspirante a la presidencia y líderes de un movimiento campesino, por supuestamente amenazar la “soberanía” del país, apoyándose en una ley impulsada por Ortega y aprobada por el Parlamento en diciembre.

Parlamento Europeo pide “ampliar sanciones” contra el gobierno de Nicaragua

El Parlamento Europeo aprobó el jueves (08.07.2021) una resolución que “condena enérgicamente todas las acciones represivas” del gobierno de Nicaragua y pide ampliar la lista de personas y organismos a ser sancionados, incluidos el presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

La resolución, aprobada por 629 votos a favor, 19 en contra y 40 abstenciones, demandó también la “libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos”, incluidos seis aspirantes presidenciales y otros 20 opositores detenidos a cuatro meses de las elecciones del 7 de noviembre.

El texto solicitó “al Consejo ya los Estados miembros que amplíen rápidamente la lista de personas y entidades que serán sancionadas, incluidos el presidente y la vicepresidenta de Nicaragua y su círculo íntimo, teniendo especial cuidado de no dañar al pueblo nicaragüense”.

Sobre la situación de los seis aspirantes presidenciales arrestados, la resolución exigió “que el gobierno proporcione de inmediato pruebas de que los detenidos siguen vivos y prueba de su paradero” y que garantice “el respeto de sus garantías jurídicas fundamentales, sus derechos humanos y sus derechos civiles y políticos ”.

Los familiares de la mayoría de los 26 detenidos desde mayo ignoran dónde y cómo están, ya que el gobierno ha rechazado el ingreso de sus abogados y denegado los recursos de exhibición personal. Según la oposición, hay más de 120 opositores detenidos desde 2018.

La Eurocámara llamó además a Ortega a “levantar el estado de sitio de facto, respetar el rol de la Policía Nacional como fuerza apolítica, apartidista y no deliberativa, (y) desarmar a las fuerzas paramilitares”, mientras condenó “la adopción y aplicación de leyes restrictivas y punitivas ”y pidió” su derogación inmediata ”.

Nicaragua: denuncian detención de sexto aspirante presidencial opositor

“Dictadura Ortega-Murillo de cacería. Hoy secuestraron, al momento, cuatro líderes principales de nuestro Movimiento. Pedro Mena, Medardo Mairena, Freddy Navas y Pablo Morales”, informó el Movimiento Campesino de Nicaragua en una declaración, y difundió vía Twitter. 

Con esas cuatro detenciones, se elevarían a seis los opositores que han sido aprehendidos la noche de este lunes (5.07.2021), y a 27 desde el pasado 28 de mayo.

Los otros dos son los líderes estudiantiles Lesther Alemán y Max Jérrez. Alemán, de 23 años, es el mismo que increpó al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en una transmisión televisada en vivo durante el inicio de un fallido diálogo nacional hace tres años, en la que le pidió su rendición.

Condenado a 216 años de prisión por protestas

En el caso de Mairena, es un dirigente campesino que lanzó sus aspiraciones a la Presidencia de Nicaragua el pasado 7 de abril por la opositora Coalición Nacional, que se quedó sin plataforma después de que el Poder Electoral cancelara la personalidad jurídica al único partido de ese bloque que estaba legalizado.

Mairena estuvo en prisión por las manifestaciones contra el Gobierno sandinista que estallaron el 18 de abril de 2018 y un juez afín al presidente Ortega lo condenó a 216 años de prisión por supuestamente matar a cuatro policías, y luego fue amnistiado.

Mairena, líder del movimiento campesino nicaragüense anticanal, ofrecía justicia para las víctimas de la crisis social, política y de derechos humanos que atraviesa Nicaragua, así como la liberación de cientos de prisioneros que son considerados “presos políticos” por la oposición y organismos humanitarios.

Como en detenciones anteriores de opositores, la Policía confirmó los arrestos y aseguró que “los detenidos están siendo investigados, por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación.”

Camino a elecciones sin contendientes

Nicaragua vive semanas convulsas tras las detenciones de líderes opositores que se producen de cara a las elecciones generales del 7 de noviembre en las que Ortega, en el poder desde 2007, busca la reelección por cinco años más.

Corte de DDHH pide liberación de opositores presos en Nicaragua

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) pidió este jueves (24.06.2021) al Estado de Nicaragua proceder a la liberación inmediata y garantizar la protección de la vida e integridad de cuatro opositores presos, a quienes el presidente Daniel Ortega ha tildado de “criminales”.

En una resolución sobre medidas provisionales, el Tribunal Internacional consideró necesario, debido a las circunstancias excepcionales del presente asunto, que el Estado adopte sin dilación las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida, la integridad y libertad personal los líderes opositores Juan Sebastián Chamorro, José Adán Aguerri, Félix Maradiaga y Violeta Granera.

“La privación de libertad de estas personas conlleva implícito un mensaje intimidatorio orientado a disuadir y silenciar a otros opositores políticos al poder verse expuestos a la privación de la libertad, cuestión que cobra especial importancia ante la inminencia de las elecciones generales que se

Félix Maradiaga, aspirante presidencial opositor.

celebrarán este año, situación que, de persistir, estaría erosionando las reglas del juego democrático y del Estado de Derecho”, cita el texto.

Como parte de las medidas el Estado de Nicaragua deberá informar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos a más tardar el 8 de julio de 2021 sobre las medidas urgentes adoptadas para dar cumplimiento a esta decisión.

“Una situación de extrema gravedad”

El Tribunal añadió que “constata con preocupación que, hasta la fecha, el Estado no ha proporcionado información alguna respecto del paradero y condiciones de detención de estas cuatro personas, y ello pese a los numerosos requerimientos realizados por familiares y representantes legales y, en particular, por la Comisión”.

“La Corte considera que hay suficientes elementos para determinar la existencia de una situación de extrema gravedad, y, por lo tanto, la necesidad urgente de adopción de las medidas que fuesen necesarias para evitar daños irreparables a los derechos a la vida e integridad personal” de los

Violeta Granera, opositora nicaragüense.

opositores apresados “y ello debido a las circunstancias en que se llevaron a cabo las detenciones”, cita la resolución.

“Todas ellas han sido objeto de persecuciones y amenazas desde abril de 2018 (…) Esta situación se ha intensificado con el tiempo y encuentra su punto más álgido en 2021, a partir del anuncio de estas personas de participar en las elecciones generales de noviembre de dicho año”, explica la conclusión de la Corte.

Familiares piden saber dónde están y cómo están

Este mismo jueves, los familiares de casi una veintena de opositores arrestados en las últimas semanas demandaron al gobierno que les permita “verlos y saber dónde están y cómo están”, y que les autorice el ingreso de alimentos y medicinas a la cárcel de El Chipote, donde se cree que fueron recluidos.

Victor Hugo Tinoco, excanciller de Nicaragua.

Durante una rueda de prensa virtual, los parientes de 16 detenidos, varios de ellos aspirantes a la presidencia en las elecciones del 7 de noviembre, dijeron temer por su salud y por su vida. La mayoría de los prisioneros son personas mayores de 50 años y algunos tienen enfermedades crónicas.

“Llevamos 11 días sin verlo, no lo dejan hablar con su abogado y sólo nos dejan pasarle agua. ¿Por qué es, lo tienen golpeado? “, se preguntó Cristian Tinoco, hija del exvicecanciller, exdiputado y disidente sandinista Víctor Hugo Tinoco, de 68 años, detenido por la policía el pasado 13 de junio.

Hablando la noche del miércoles en un acto partidario, Ortega se refirió por primera vez a los arrestos masivos de opositores y aseguró que no fueron detenidos “por ser candidatos” sino por ser “criminales” y “agentes del imperio yanqui”, que preparaban “otro golpe de Estado” para derrocarlo.

“Aquí el único criminal es Daniel Ortega, responsable de la muerte de más de 300 personas”, replicó Cristian Tinoco.

Crece éxodo de periodistas y disidentes por cacería de opositores en Nicaragua

El exguerrillero Luis Carrión Cruz, uno de los nueve comandantes de la revolución sandinista en Nicaragua, informó el martes (22.06.2021) que dejó el país en medio de una ola de arrestos de opositores, empresarios, periodistas y disidentes del gobernante Frente Sandinista.

“Mi esposa y yo hemos salido del país para continuar la lucha por la democracia en Nicaragua y la libertad de todos los presos políticos”, señaló Carrión en un mensaje vía Twitter.

Carrión, de 69 años, es el primero que anuncia su exilio entre los antiguos comandantes de la revolución enfrentados ahora al mandatario Daniel Ortega.

El excomandante salió de Nicaragua luego de que fueran arrestados cinco aspirantes a la Presidencia, dos exvicecancilleres, dos exguerrilleros sandinistas disidentes, un exdirigente empresarial, un banquero, cuatro activistas, una ex primera dama y exdiputada, un cronista deportivo y dos extrabajadores de una ONG.

Todos los detenidos, a excepción de los trabajadores de la ONG, han coincidido en rechazar al gobierno de Ortega y en calificar al presidente como “dictador”.

Luis Carrión fue uno de los principales dirigentes que lideraron la insurrección sandinista que en 1979 derrocó al dictador Anastasio Somoza Debayle. Fue el primer viceministro del Interior y ministro de Economía durante la etapa revolucionaria (1979-1990).

Tras la derrota de los sandinistas en las elecciones de 1990, Carrión se separó del Frente Sandinista y se unió al disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS), junto con el exvicepresidente y escritor Sergio Ramírez. También se sumaron otros exguerrilleros, como Dora María Téllez, quien ahora está prisión junto al también exgeneral Hugo Torres y el exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco.

Disitente: “La violencia e irracionalidad en Nicaragua recuerda últimos días de dictadura de Somoza”

La reconocida escritora nicaragüense Gioconda Belli dijo el sábado en su cuenta de Twitter que lo que está ocurriendo en su país le recuerda “últimos días de la dictadura somocista”. Su reacción llega un día después de que la policía de Nicaragua emitiera una orden de arresto contra su hermano, el exministro de Educación Humberto Belli.

El Ministerio Público había informado el jueves a última hora que Belli no asistió a una audiencia judicial relacionada con una investigación sobre FUNIDES, un grupo de expertos vinculado al sector privado. La FUNIDES fue dirigida por el precandidato presidencial Juan Sebastián Chamorro, detenido la semana pasada por delitos relacionados con supuesta traición a la patria.

La reconocida escritora nicaragüense Gioconda Belli dijo el sábado en su cuenta de Twitter que lo que está ocurriendo en su país le recuerda “últimos días de la dictadura somocista”. Su reacción llega un día después de que la policía de Nicaragua emitiera una orden de arresto contra su hermano, el exministro de Educación Humberto Belli.

El Ministerio Público había informado el jueves a última hora que Belli no asistió a una audiencia judicial relacionada con una investigación sobre FUNIDES, un grupo de expertos vinculado al sector privado. 

Una jueza nicaragüense ordenó levantar el secreto bancario, congelar cuentas y entregar información financiera y fiscal de 13 empresarios contrarios al gobierno de Daniel Ortega, que en las últimas semanas ha detenido a varios opositores.

Además de Belli, exministro de Educación de los expresidentes Arnoldo Alemán y Violeta Chamorro, en la lista de la Superintendencia de Bancos se encuentra un conocido intelectual de derecha.

La escritora Belli aseguró en su cuenta de Twitter que las acciones en contra de su hermano no han cesado.

Régimen de Ortega arremete contra los empresarios en nueva oleada de arrestos

Daniel Ortega ha enviado un mensaje claro a los nicaragüenses: en el país centroamericano nadie es intocable y puede ser investigado y arrestado si el régimen lo considera una amenaza para sus intereses. El último detenido es Luis Rivas Anduray, presidente ejecutivo del Banco de la Producción (Banpro), el principal de Nicaragua, con presencia en Centroamérica, el Caribe y Ecuador. Al banquero se le imputan los mismos cargos que al resto de detenidos en la escalada represiva desatada por Ortega, incluyendo incitar a la injerencia extranjera, pedir intervenciones militares o usar financiamiento externo para ejecutar actos de terrorismo que desestabilicen al régimen. La justicia nicaragüense también investiga a 13 exdirectivos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento ligado al sector privado, que publica análisis sobre la situación económica del país. Entre los investigados están dos de los empresarios más poderosos de Nicaragua, José Antonio Baltodano Cabrera y Jaime Javier Montealegre Lacayo. Una jueza de Mangua les ha impuesto retención migratoria y el congelamiento de sus cuentas bancarias.

“El arresto del principal ejecutivo bancario del país enturbia toda vía más un ambiente económico que ya estaba lleno de desconfianza e incertidumbre, porque el mensaje a los inversionistas y los consumidores es negativo y lo pensarán mucho antes de invertir o contraer una deuda en Nicaragua”, explica el economista nicaragüense Enrique Sáenz. “Esta medida va más allá de la mera irresponsabilidad, porque las corridas bancarias, los pánicos financieros, son de carácter sicológico y no son controlables ni por represión ni por medidas políticas una vez que se desatan. Esta medida de Ortega raya en el suicidio, con la gran diferencia que se llevaría consigo no solo al sistema financiero, sino a una economía frágil y una sociedad vulnerable”, agrega Sáenz.

El Banpro reaccionó con una escueta y tímida nota de prensa en la que afirma que la institución “ratifica su apego a las leyes vigentes en el país”. Ni condena ni exigencia de libertad, lo que demuestra el temor de los empresarios frente a un régimen que ha roto todas las líneas. Hasta 2018, Ortega mantenía una suerte de cogobierno con el sector privado, una alianza estratégica con los empresarios, que permitían los desmanes del sandinista a cambio de hacer jugosos negocios. El distanciamiento llegó cuando Ortega quiso imponer por la fuerza una reforma a la seguridad social que afectaban a las pensiones y que fueron rechazadas por los empresarios, porque imponían a la patronal el pago de mayores cuotas. Una de las primeras protestas masivas contra el régimen, que convocó a decenas de miles de nicaragüenses, fue financiada por los empresarios, en una afrenta directa a Ortega. Además, cuando Estados Unidos impuso sanciones a familiares y funcionarios de Ortega, los bancos del país desistieron de hacer negocios con el régimen, temerosos de que esas acciones generarán represalias de Washington y afectaran sus negocios en Nicaragua y el extranjero.

“En esta embestida demencial también hay elementos de venganza”, dice el economista Sáenz. “No es que los bancos hayan tenido muestras de rebeldía, sino que sus acciones [contra el régimen] se deben a una tutela de sus intereses, los bancos cerraron sus instituciones financieras al poder para protegerse. Ortega intenta someter a los grupos económicos más poderosos con este acto de venganza”, analiza Sáenz.

Con su nueva ofensiva represiva Ortega ha detenido a 16 personas en Nicaragua. Los primeros perseguidos fueron los aspirantes a una candidatura por la oposición, con especial escarnio contra Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1996) y de Pedro Joaquín Chamorro, héroe nacional asesinado por la dictadura somocista. Cristiana Chamorro apenas había anunciado su interés de participar en el proceso electoral, cuando despertó grandes simpatías entre los nicaragüenses. Fue entonces cuando la maquinaria de justicia se ensañó contra ella, levantando un caso de lavado de dinero a través de su fundación —que lleva el nombre de su madre—, una organización que durante décadas apoyó al periodismo independiente. A ella le siguieron el exdiplomático Arturo Cruz, el académico Félix Maradiaga y el exviceministro de Hacienda Juan Sebastián Chamorro García.

Comisión de derechos humanos urge a Nicaragua ubicación de opositora detenida

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al Estado de Nicaragua informe sobre la ubicación de la activista opositora Violeta Granera, que estaba presa en su domicilio acusada de pedir “intervención militar” y fue trasladada por la Policía “en un vehículo no oficial” a un lugar aún desconocido.

“La CIDH/Meseni (Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua) expresa preocupación sobre la situación de Violeta Granera en Nicaragua, quien permanecía bajo “casa por cárcel” en su domicilio desde” el martes pasado, señaló ese ente autónomo de la OEA en un mensaje en Twitter.

La Unidad Nacional Azul y Blanco, a la que pertenece la activista opositora, informó que agentes policiales sacaron de su residencia a Granera hacia las 19.00 hora local del viernes (01.00 GMT de este sábado) “en un vehículo no oficial” y sin informar a sus familiares y abogados sobre su ubicación actual.

La CIDH recordó que Granera cuenta con medidas cautelares desde el 2019, por lo que urgió “al Estado de Nicaragua informar sobre su ubicación y estado de salud; y le recuerda su deber proteger la vida e integridad de personas bajo su custodia”.

Además, la CIDH reiteró su llamado “urgente a liberar de inmediato a las personas detenidas arbitrariamente en Nicaragua, y a restablecer las garantías para el pleno goce de derechos civiles y políticos, en particular, de quienes aspiran concurrir a cargos de elección pública”. 

Detenidos están en condición de desaparecidos

“Toda apunta a (que fue trasladada) a El Chipote (las celdas preventivas de la Dirección de Auxilio Judicial, pero al igual que el caso de Félix Maradiaga (uno de los cuatro aspirantes opositores a la Presidencia que se encuentran detenidos), mientras no los presenten públicamente, su condición es de desaparecidos”, dijo a Efe el portavoz de la Unidad Nacional Josué Garay.

Granera, de 68 años y socióloga de profesión, es hija de Ramiro Granera Padilla, un senador liberal durante el Gobierno de la dictadura de los Somoza, asesinado por un comando del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) poco antes del derrocamiento de ese régimen.

La Policía de Nicaragua, que dirige un consuegro del presidente Daniel Ortega, Francisco Díaz, mantiene bajo arresto a los aspirantes presidenciales por la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García, a falta de cinco meses de los comicios.

En esas elecciones convocadas para el 7 de noviembre, Ortega, de 75 años, quien retornó al poder en 2007 y gobierna desde 2017 junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, aspira por octava vez a la Presidencia.

El líder sandinista, tildado como “dictador” por EE.UU., está en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990. 

 La Policía de Nicaragua informó este sábado que detuvo a la dirigente opositora Daysi Tamara Dávila Rivas bajo la acusación de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos” y “pedir intervenciones militares” contra el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega.

Nicaragua: Ortega sigue encarcelando a dirigentes opositores

La policía nicaragüense arrestó ayer domingo a la exguerrillera sandinista Dora María Téllez y a la dirigente opositora Ana Margarita Vigil, ambas disidentes del gobierno de Daniel Ortega, como parte de la persecución que la oposición dice enfrentar desde inicios de junio.

La policía dijo que “ambas son investigadas por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”, entre otros delitos, según la nota entregada a los medios.

Lo señalado por la Policía se ampara en una polémica ley aprobada en diciembre del año pasado, la llamada “Ley de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, que castiga con cárcel a las personas que promueven la intervención extranjera.

Téllez y Vigil pertenecen a la Unión Democrática Renovadora (Unamos), conformado por disidentes sandinistas, antes conocido como Movimiento de Renovación Sandinista (MRS, centroizquierda). El arresto de ambas dirigentes opositoras se produjo luego que la policía antimotines allanara durante varias horas sus residencias en Managua.

La Policía informó también que las detenidas serán investigadas y remitidas si es necesario ante “las autoridades competentes para su enjuiciamiento y determinación de las responsabilidades penales”.

Téllez, de 65 años, fue una de las comandantes de los frentes guerrilleros que luchó contra la dictadura de Anastasio Somoza en los años 70, así como ministra de Salud durante la revolución sandinista en los años 80. En 1995 ayudó a fundar el MRS de centroizquierda con disidentes sandinistas, hoy conocido como Unamos, que es parte de la plataforma opositora al gobierno de Ortega, en el poder desde 2007. Mientras que Tamara Dávila pertenece al bloque opositor Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Al menos una decena de dirigentes opositores, entre ellos cuatro importantes opositores aspirantes a la presidencia, han sido detenidos por la policía desde el pasado 2 de junio a instancias del gobierno de Ortega.

EEUU advierte a Nicaragua de más sanciones si no libera a candidatos de la oposición

El gobierno del presidente Joe Biden advirtió el jueves a Nicaragua que no esperará mucho antes de usar más herramientas diplomáticas y económicas para presionar al gobierno de Daniel Ortega para que libere a opositores políticos y líderes de la sociedad civil que han sido detenidos arbitrariamente en la última semana en la ola represiva más extrema que el país ha visto en los últimos años.

“Incluso un día es demasiado”, dijo Julie Chung, subsecretaria interina del Departamento de Estado para la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, en una llamada con periodistas. “Hemos estado pidiendo la liberación inmediata de todos los encarcelados arbitrariamente, quienes están detenidos sin acceso a medicamentos o representación legal, y, en algunos casos, han sido golpeados. Así que cada día que pasa es alarmante”.

El miércoles, Estados Unidos anunció sanciones a cuatro personas, entre ellas la hija de Ortega, con la congelaci’on de cualquier en Estados Unidos de las personas en la lista, dem’as de prohibir a los estadounidenses hacer negocios con ellos. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro los acusó de apoyar al gobierno que ha “socavado la democracia, abusado de los derechos humanos de los civiles, promulgado leyes represivas con graves consecuencias económicas e intentado silenciar a los medios de comunicación independientes”.

Ortega ha ido desmontando las instituciones democráticas del país desde que ganó las elecciones en 2006, reprimiendo la disidencia, hostigando a periodistas y cambiando la Constitución para abolir los límites de mandato.

Su administración tampoco ha implementado reformas al sistema electoral del país que fueron pedidas por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Durante la semana pasada, Ortega llevó la represión a un nuevo nivel, colocando a Cristiana Chamorro, la principal candidata de la oposición en las elecciones presidenciales de noviembre, bajo arresto domiciliario pocas horas después de anunciar oficialmente su candidatura a la presidencia. El régimen arrestó a otros dos aspirantes presidenciales, Félix Maradiaga, un académico y activista político, y al economista Juan Sebastián Chamorro, mpidiéndoles efectivamente hacer campaña.

Maradiaga publicó un video en las redes sociales justo antes que las fuerzas policiales lo detuvieran el martes.

Detenido el cuarto aspirante presidencial opositor en Nicaragua

El precandidato Juan Sebastián Chamorro fue sacado de su casa por agentes policiales y llevado con rumbo desconocido, dijeron familiares. La Policía confirmó su detención.

La policía de Nicaragua detuvo la noche del martes (08.06.2021) al aspirante presidencial opositor Juan Sebastián Chamorro, unas ocho horas después de haber detenido al precandidato, también opositor, Félix  Maradiaga, informó la entidad en un comunicado.

Según la policía, Chamorro fue detenido esta noche (local) en su casa de habitación al sureste de Managua, pues está siendo investigado “por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares” entre otros cargos.

También se le investiga por “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”.

Olama Hurtado, sobrina de Chamorro, confirmó a periodistas que el político fue detenido por efectivos policiales que irrumpieron en su vivienda después de las 19:00 horas locales (01:00 GMT) para realizar un allanamiento.

Félix Maradiaga, detenido tras citatoria

Horas antes había sido detenido el aspirante opositor a la presidencia, Félix Maradiaga, tras asistir a una citatoria en el Ministerio Público, que inició una investigación en su contra por actos contra la soberanía, terrorismo y por aplaudir sanciones extranjeras, informaron la Policía Nacional y la Fiscalía.

En un comunicado, la policía detalló que Maradiaga “está siendo investigado por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos y pedir intervenciones militares”. Además se le acusa de “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización”, añadió la entidad.

La Fiscalía, por su lado, informó que investiga a Maradiaga por incumplir “gravemente” y “haber desvirtuado” los fines y objetivos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), una ONG cerrada a fines de 2018 a otras ocho organizaciones críticas con gobierno.