CRISIS EN VENEZUELA

Aseguran que la Casa Blanca no levantará sanciones contra Maduro

El Gobierno del presidente Joe Biden no tiene previsto levantar las sanciones en contra el régimen de Nicolás Maduro, sino por el contrario trabajará con la Unión Europea y los países latinoamericanos para incrementar la presión y empujar una negociación en Venezuela que conlleve a elecciones libres y democráticas.

Así lo aseguró Juan González, director del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para el hemisferio occidental, en entrevista con Patricia Janiot, donde explicó que la política de Estados Unidos hacia Venezuela será bipartidista.

“Las conversaciones que hemos tenido hasta ahora con los europeos y los países de la región, están muy entusiasmados para trabajar con Estados Unidos para seguir incrementando la presión de una forma multilateral, que es lo que tiene efecto, a favor de una salida democrática“, indicó.

González explicó que se debe conformar una “coalición multilateral” a favor de una salida democrática, que logre “formar un consenso entre la entera comunidad internacional para subir la presión y asegurar que quienes están robando miles de millones de dólares de Venezuela no encuentren refugio en ninguna parte del mundo, eso tiene que quedar muy claro, y hay que demostrar que la comunidad internacional está totalmente coordinada en la dirección que estamos esperando”.

Para que esto sea efectivo, consideró que las sanciones no deben ser unilaterales, pues “nunca han funcionado en la historia en llevar una transición o un cambio del poder en un país en ausencia de una coalición multilateral y una estrategia diplomática mucho más amplia“.

Sin embargo, enfatizó que Estados Unidos no tiene previsto levantar las sanciones en contra del régimen chavista. “Los que esperan que nosotros vamos unilateralmente a levantar las sanciones, eso no es una de las prioridades en este momento, porque lo que queremos es empujar hacia un diálogo entre los dos lados que lleve a un resultado democrático“, dijo.

Diálogo serio

Si bien reconoció que en oportunidades anteriores han fracasado las conversaciones en Venezuela, el director del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para el hemisferio occidental afirmó que el objetivo es lograr que se dé una negociación seria en Venezuela, conduzca a elecciones libres y justas.

“Tenemos que empujar a que el régimen se siente con la oposición, como iguales, a negociar una salida”, dijo.

Destacó que los diálogos anteriores han fracasado “porque Maduro ha usado el diálogo para demorar, concentrar el poder y marginalizar o poner en prisión a miembros de la oposición”.

Por ello, enfatizó que “el próximo paso le toca a Maduro. Él debe demostrar que él está listo, debe tomar unos pasos para demostrar confianza, sea desmantelando la policía que ha sido acusada de ejecuciones extrajudiciales (FAES), soltando a los presos políticos, incluyendo los seis ejecutivos de CITGO”.

También planteó que se debe permitir el acceso de la ayuda humanitaria al país.

“Ellos deben demostrar que están serios esta vez para buscar una ruta hacia adelante”, concluyó.

Guaidó admite que es “complejo” que Maduro avale el plan para recibir vacunas de la ONU

La alianza GAVI aclara que corresponde a los países beneficiarios dar detalles de posibles acuerdos

El líder opositor venezolano Juan Guaidó ha admitido que es “complejo” el proceso para negociar la llegada de vacunas contra la COVID-19 mediante el mecanismo COVAX, impulsado por la ONU, si bien se ha ofrecido de nuevo a hacer frente al pago de dicho suministro con “fondos protegidos”.

El martes expiró el último plazo dado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que Venezuela pagase el primer lote de las 12 millones de vacunas a las que el país tendría derecho. De este abono depende que lleguen a corto plazo al menos 1,4 millones de dosis del fármaco desarrollado por la farmacéutica AstraZeneca.

Guaidó, que ha participado este miércoles en un foro telemático organizado por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), ha insistido en que su gabinete se ha ofrecido a hacer frente al pago con “fondos protegidos”, es decir, con activos bloqueados a la “dictadura” de Nicolás Maduro.

Sin embargo, el Gobierno chavista no ha respondido a esta oferta y su apoyo es clave para garantizar en última instancia el despliegue de una campaña que Guaidó quiere delegar en la Organización Panamericana de Salud (OPS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El presidente de la Asamblea Nacional elegida en 2015 ha admitido que dicho “aval” representa una “dificultad” en todo este proceso, lo que por ahora mantiene paralizada cualquier entrega.

GAVI EVITA PRONUNCIARSE

Venezuela se mantiene con 1,4 millones de dosis proyectadas en el último informe publicado la semana pasada por la Alianza Mundial para la Inmunización y la Vacunación (GAVI). Fuentes de este órgano consultadas por Europa Press han evitado sin embargo valorar este caso concreto, alegando que se han comunicado los detalles del plan a los distintos países y que corresponde a ellos anunciarlos.

Estas fuentes han reiterado la disposición de GAVI para comenzar a repartir vacunas en el primer trimestre de 2021, “tan pronto como este mes”, en función de la disposición y la preparación de los países participantes.

Por parte del Gobierno de Maduro, el propio presidente anunció a mediados de enero un acuerdo con Rusia para recibir la vacuna Sputnik V. Este martes, el mandatario confirmó que las primeras 100.000 dosis llegarán la próxima semana, lo que supondrá el inicio de una campaña de vacunación que arrancará por “personal médico, personal sanitario y los sectores vulnerables”.

¿Por qué Duque se arriesga con la ambiciosa medida de regularizar a los migrantes venezolanos?

En un momento en que en Colombia se estaba hablando de masacres, asesinatos de líderes sociales y ausencia de vacunas contra la covid-19, el presidente, Iván Duque, dio un giro inesperado al debate con un anuncio histórico.

“Hacemos pública la decisión de nuestro país de crear un estatuto de protección temporal en Colombia que nos permita hacer un proceso de regularización de los migrantes (venezolanos)”, dijo el mandatario, acompañado por el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, Filippo Grandi.

Un tercio de los casi 6 millones de migrantes que han salido de Venezuela por la crisis que afecta a su país están en Colombia y, de ellos, casi un millón no cuentan con un estatus migratorio regularizado.

Ahora, los venezolanos sin papeles en Colombia tendrán la posibilidad de entrar en este régimen de protección por 10 años, hasta que formalicen su situación si quieren quedarse.

Aunque en Perú y Argentina se han implementado mecanismos de regularización, ningún sistema ha tenido la magnitud de este, entre otras razones porque Colombia es el país con más migrantes venezolanos.

En un país con 60 años de conflicto armado, narcotráfico y violencia criminal, la llegada de migrantes nunca fue común ni proactivamente acogida por el Estado.

Al contrario, durante los años más agudos de la guerra, millones de colombianos migraron al exterior y en especial a Venezuela, a donde llegaron al menos 1 millón de personas que fueron recibidas por las autoridades y la población local.

Ahora Duque, en nombre del Estado colombiano, decidió devolver el favor. Y, de paso, archivar, al menos por un tiempo, la discusión sobre si Colombia ha sido o no generosa con los “hermanos venezolanos”.

Biden no prevé tener contacto con Maduro en “el corto plazo”

El Gobierno de Estados Unidos informó este miércoles que no espera establecer contacto directo con el de Nicolás Maduro en “el corto plazo” ya que sigue reconociendo al opositor Juan Guaidó como su interlocutor.

“Ciertamente no esperamos ningún contacto con Maduro en el corto plazo”, afirmó en rueda de prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, que calificó al mandatario venezolano de “dictador”.

Price detalló una estrategia hacia Caracas similar a la del anterior Gobierno de Donald Trump que incluye seguir reconociendo al opositor Guaidó como “presidente interino” venezolano.

“Estados Unidos sigue reconociendo la Asamblea Nacional de 2015 como la última institución democrática en Venezuela y, en consecuencia, a la persona elegida por la Asamblea Nacional como presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó”, dijo.

La Asamblea Nacional de 2015 a la que hizo referencia Price y que controlaba la oposición quedó disuelta tras las elecciones legislativas de diciembre pasado, ganadas por el oficialismo y a las que Guaidó no concurrió.

“Esperaría -añadió Price- que nuestro diálogo sea con nuestros aliados y socios con ideas afines, así como con la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el líder elegido por esa Asamblea Nacional”.

El portavoz de la diplomacia estadounidense también explicó que Washington seguirá trabajando de la mano de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Grupo de Lima, que han liderado la oposición internacional a Maduro.

Asimismo, seguirá haciendo uso de las sanciones contra funcionarios venezolanos que considere implicados en actos de corrupción o de abusos a los derechos humanos.

Este martes el Departamento del Tesoro matizó unas sanciones impuestas por el Gobierno de Trump para permitir transacciones necesarias para operaciones ordinarias de puertos y aeropuertos venezolanos.

Ataques e insultos reciben a venezolanos que huyen de la miseria

El mes pasado, en un autobús en Bogotá, la capital de Colombia, hombres armados con cuchillos amenazaron a los pasajeros venezolanos. En Guayaquil, Ecuador, estalló una batalla con palos entre vendedores locales y venezolanos en las aceras. En la Trinidad de habla inglesa, los venezolanos evitan hablar español en público.

La caída de Venezuela al hambre y al caos ha generado tensión en la región durante varios años, y cada mes miles de venezolanos salen del país para refugiarse en países cercanos. Pero ahora que el número de venezolanos en el exilio alcanza los 5,4 millones, la devastación de la pandemia está aumentando el nivel de hostilidad hacia los recién llegados.

En un momento en que Joe Biden comienza su presidencia prometiendo cambiar la política hacia Latinoamérica, se enfrenta a una crisis de refugiados de proporciones sin precedentes que está causando nuevos disturbios sociales. Sanciones impuestas por la Administración Trump para derrocar al presidente Nicolás Maduro aumentaron la miseria de los venezolanos comunes que siguen saliendo del país con la esperanza de un nuevo comienzo.

Eso es preocupante para aliados de Estados Unidos, como Colombia y Perú, mientras luchan por recuperarse de las peores caídas económicas de sus historias.

La agencia de estadísticas de Colombia dijo el año pasado que solo un 71% de los hogares come tres comidas al día, en comparación con el 89% antes de la pandemia. Mientras tanto, unos 600 venezolanos cruzan a Colombia todos los días, según la Organización de Estados Americanos.

La actitud inicial “generosa y humana” de Colombia hacia el éxodo está dando cada vez más paso a la xenofobia a medida que los servicios sociales están bajo presión, dijo Gabriel Silva, exembajador en Washington.

Eso describe la experiencia de Ubaldina Camacho, una empleada de limpieza que llegó a Bogotá en 2017 desde Venezuela (donde se crió, aunque nació en Colombia). El mes pasado, estaba en un autobús de regreso a su casa después del trabajo cuando dos hombres, uno con un cuchillo, exigieron saber quién era venezolano. Gritaron que los venezolanos se estaban apoderando del país.

Avanzaron por el pasillo y cortaron el brazo a una mujer que intentó escapar. Camacho pudo bajarse en la siguiente parada.

En otros países, tensiones similares están aumentando.

Emily, de 26 años, huyó de Venezuela a Trinidad en 2018 en un barco con su hijo de dos años y otras 38 personas. Tras luchar contra los mares agitados y quedarse sin combustible, desembarcaron en una playa patrullada por la policía. Emily, quien pidió no publicar su apellido, fue separada de su hijo y detenida.

Unos abogados de derechos humanos la ayudaron a encontrar a su hijo y obtener asilo. Ella dice que muchas personas, incluida la policía, hostigan a su familia, por lo que evitan hablar español fuera de su casa.

“Te miran como si fueras un animal”, dijo.

Perú, Ecuador y Colombia han experimentado el mayor deterioro en la actitud hacia los migrantes, según una encuesta realizada en más de 140 países publicada el año pasado por Gallup. Incluso la alcaldesa progresista de Bogotá, Claudia López, quien se había comprometido a combatir la exclusión y el racismo, dijo el año pasado: “yo no quiero estigmatizar, ni más faltaba, a los venezolanos, pero hay unos inmigrantes metidos en criminalidad que nos están haciendo la vida a cuadritos”.

El número exacto de refugiados venezolanos no está claro, en parte porque los países han cambiado sus metodologías de seguimiento y en parte porque al comienzo de la pandemia algunos volvieron a sus hogares en Venezuela y ahora están regresando a medida que las condiciones se deterioran. Pero los datos oficiales muestran que hace poco más de un año había 4,6 millones de venezolanos en el exilio y ahora son 5,4 millones.

La economía de Venezuela se ha contraído en aproximadamente 64% durante una depresión de ocho años. Casi uno de cada tres niños venezolanos es anormalmente bajo de estatura para su edad como resultado de la desnutrición aguda, según un estudio de la Universidad Andrés Bello en Caracas.

Bajo estas condiciones, miles de familias continúan saliendo a pie y es común verlas en las carreteras colombianas mientras caminan a través de los Andes, a menudo con niños pequeños a cuestas.

Día negro para la prensa de Venezuela: chavistas decomisan equipos a televisora y atacan a medios digitales

El régimen de Nicolás Maduro continúa con el asedio a los medios de comunicación. Este viernes 8 de enero, al menos siete medios sufrieron ataques por parte del Estado. A uno de ellos, VPItv, le incautaron equipos de transmisión, cámaras, computadoras, entre otros implementos de trabajo fundamentales para ejercer la labor periodística. El ataque a la prensa se produce tres días después de que el régimen instalara su Asamblea Nacional (AN).

En un comunicado de prensa, VPItv informó que desde horas del mediodía un operativo de 13 funcionarios tomó las instalaciones de la corresponsalía de Caracas del canal de TV digital. Se trató de una operación en conjunto entre el ente regulador de Telecomunicaciones Conatel y el ente recaudador de impuestos Seniat. Los funcionarios primero acudieron a la sede ubicada en La Alta Florida y posteriormente a la ubicada en Los Dos Caminos.

“Esto representa un evidente hecho de censura que impide la continuidad de nuestras operaciones y el ejercicio de la libertad de prensa en Venezuela”, agregó el medio. “Este es un nuevo episodio en la campaña de hostigamiento y censura contra la prensa independiente de Venezuela por parte del régimen de Nicolás Maduro. VPItv es uno de los últimos medios de comunicación que permanece informando de manera independiente en Venezuela haciendo transmisiones en vivo a lo largo y ancho del país sobre lo que sucede en esta nación. Con este acto, se pretende silenciar una de las últimas voces que continúa informando de forma independiente en Venezuela”, añadieron.

Debido al hostigamiento, el medio canceló sus operaciones este viernes. De acuerdo con el comunicado, los funcionarios prohibieron expresamente la cobertura y transmisión del procedimiento del régimen de Maduro, así como la emisión de la programación habitual de VPItv.

Más ataques

Pero el ataque a VPItv no se trata de un hecho aislado. Este viernes, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) informó que el sitio web del medio Tal Cual fue atacado en horas de la tarde para impedir su operación.

De igual forma, el SNTP detalló a través de Twitter que el Seniat clausuró por cinco días la sede del Diario Panorama, en Maracaibo, hasta el 12 de enero. De acuerdo a lo publicado por el medio, la medida obedece al incumplimiento de deberes tributarios.

“Esta casa editorial ha sido una contribuyente económica del país, en particular del desarrollo del Zulia, se mantiene firme en su compromiso de honrar el derecho de informar, que conlleva a otro derecho inalienable: el de la ciudadanía de estar informada, siempre en apego a la Constitución de la República”, explicó el medio en un comunicado.

De igual forma, el SNTP detalló a través de Twitter que el Seniat clausuró por cinco días la sede del Diario Panorama, en Maracaibo, hasta el 12 de enero. De acuerdo a lo publicado por el medio, la medida obedece al incumplimiento de deberes tributarios.

“Esta casa editorial ha sido una contribuyente económica del país, en particular del desarrollo del Zulia, se mantiene firme en su compromiso de honrar el derecho de informar, que conlleva a otro derecho inalienable: el de la ciudadanía de estar informada, siempre en apego a la Constitución de la República”, explicó el medio en un comunicado.

Latinoamérica rechaza a nuevo Parlamento chavista

Los más de 200 diputados chavistas electos en los comicios del pasado 6 de diciembre llegaron en grupo este martes (06.01.2021) a la sede del Parlamento venezolano, luego de realizar una breve caminata por los alrededores, para tomar posesión de sus escaños.

Sin embargo, varios países de América Latina mostraron su rechazo a la nueva conformación de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela.

Brasil dice que seguirá reconociendo AN elegida en 2015

“Ante la pretensión de Nicolás Maduro de instalar una nueva ‘asamblea’ con base en la farsa electoral de diciembre último, el Gobierno brasileño reitera su reconocimiento a la Asamblea Nacional legítimamente elegida en 2015 y su compromiso con las fuerzas democráticas de Venezuela”, escribió el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, en Twitter.

Colombia tampoco reconoce el nuevo Congreso

En mismo sentido, el Ministerio de Relaciones Exteriores recordó en un comunicado que “Colombia no reconoce legitimidad ni legalidad a los comicios fraudulentos del 6 de diciembre de 2020, en consideración a la manera antidemocrática e irregular con la que se adelantaron los mismos”.

Costa Rica se une y desconoce al Parlamento dominado por el chavismo

“El Gobierno de Costa Rica reafirma que no reconoce la legalidad ni la legitimidad de la Asamblea Nacional instalada el día de hoy”, resultado de “un proceso que no contó con las garantías mínimas de transparencia, de inclusividad, de amplia participación de todos los actores, y de supervisión independiente”, indicó por su parte la Cancillería costarricense en un comunicado.

Chile rechaza a nueva Asamblea Nacional

El Gobierno chileno también expresó su rechazo al Parlamento de mayoría chavista. “La dictadura de Nicolás Maduro ha instalado una Asamblea que carece de toda legitimidad, ya que tuvo su origen en una elección fraudulenta”, dijo el canciller chileno, Andrés Allamand, en un vídeo publicado en redes sociales.

República Dominicana rechaza la “legitimidad” de la AN

Asimismo, República Dominicana declaró que sigue con “suma preocupación” la “crisis humanitaria y el deterioro de la democracia y los derechos humanos en la hermana República Bolivariana de Venezuela”, al tiempo de rechazar la “legitimidad” de la Asamblea Nacional instalada este martes.

Uruguay tampoco reconoce al nuevo Congreso

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores se sumó al rechazo internacional y reiteró que Uruguay considera que las elecciones celebradas en Venezuela el pasado 6 de diciembre no fueron llevadas a cabo “de conformidad con los principios y valores democráticos, al no existir garantías para la participación libre y en igualdad de condiciones.

Venezuela: Guaidó y chavistas instalan parlamentos paralelos

El líder opositor venezolano Juan Guaidó encabezó este martes (05.01.2021) la instalación del Parlamento continuista conformado por decenas de diputados cuyo período terminó, apelando a una “continuidad administrativa” debido a que consideran fraudulentas las elecciones de diciembre de 2020. Esta tesis no fue apoyada por varios legisladores del antichavismo, que sí acataron el fin de sus funciones. Esto muestra las diferencias que afectan al bloque opositor.

“En este momento, Venezuela confía en ustedes, diputados, en este momento (tienen) las esperanzas, la necesidad de defensa de la República y de la nación. Toca en este momento seguir adelante”, dijo el político, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, durante la sesión, que se celebró de manera virtual y con la intervención de menos del 10 por ciento de este pleno caducado.

Durante su discurso, Guaidó volvió a augurar que este año sacará al chavismo del poder, una promesa que repite desde enero de 2019, cuando se proclamó presidente interino en vista de la “usurpación” que considera hace Nicolás Maduro de la primera magistratura. “Hagamos realidad este 2021 (…) lograr la transición a la democracia en Venezuela (…) Las transiciones se construyen y la hemos estado construyendo, con la capacidad de la mayoría, con nuestros aliados internacionales”, sostuvo.

Fiesta paralela

El opositor aseguró que la sesión de instalación de la AN continuista contó con la participación de “más de 100 diputados”, un dato que choca con el hecho de que al menos una veintena de legisladores, de los 112 que obtuvo el antichavismo en 2015, le ha retirado su apoyo. Este dato además pone en peligro el quórum reglamentario, según el cual las sesiones se pueden realizar solo si 84 o más de los 167 legisladores que conforman este Parlamento, están presentes.

Por su parte, el oficialismo vivió su fiesta paralela con la instalación del nuevo Parlamento, conformado mayoritariamente por diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados, que ocuparán 256 de los 277 escaños. Los nuevos parlamentarios ingresaron al Palacio Federal Legislativo alzando retratos del prócer Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Chávez, que fueron colocados en el salón de sesiones.

“Empieza un nuevo ciclo en la historia de Venezuela, empieza una nueva etapa”, dijo el lunes el presidente socialista Nicolás Maduro, que recupera el control de este poder público tras cinco años en manos de la oposición. El exministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, presidirá el Legislativo.

La violencia en Venezuela fue más letal que la pandemia, según ONG

Un informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que es usado como referencia ante la falta de cifras oficiales sobre la criminalidad, asegura que en Venezuela se han producido en 2020 casi 12.000 muertes violentas. El reporte, divulgado ayer coloca la cifra en 11.891 los decesos causados por acciones criminales, lo que da una tasa de 45,6 por cada 100.000 habitantes.

La violencia además “ha sido 11 veces más letal que la epidemia” del coronavirus, dijo Roberto Briceño-León, presidente del OVV, citando una estadística de 4 personas muertas por COVID-19 por cada 100.000 habitantes en el país, un total de 1.018 fallecidos reconocidos oficialmente. La cifra  de muertes violentas representa una disminución en comparación con 2019, pero aún es mucho mayor a la media mundial y de la región.

Ese año, la ONG registró 16.506 muertes por causas violentas, lo que arrojó una cifra de 60,3 por cada cien mil habitantes. Entre los casos de 2020, hubo 4.231 personas (35,5 por ciento) que fallecieron en lo que se llama “resistencia a la autoridad” (a manos de la Policía), 4.153 homicidios y 3.507 muertes que están en averiguación que, según aclaró el director del OVV, son “muertes claramente violentas” a juicio de la ONG.

La policía mata más que los delincuentes

Briceño-León denunció que hay una “epidemia de violencia policial”, puesto que desde 2016 ha habido “un aumento sostenido de la letalidad policial” y, desde entonces, “cada año hay más víctimas por haberse resistido a la autoridad que los homicidios de cualquier otro tipo”. Pero por primera vez en 2020 hubo más muertos a manos de policías que de delincuentes: 101 casos provocados por los agentes, por cada 100 homicidios delincuenciales.

La mitad de esas muertes fueron cometidas por el Cuerpo de Investigaciones Criminalísticas (CICPC) y la Policía Nacional, a través de la temida Fuerza de Acciones Especiales (FAES), que la  Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió disolver tras denuncias de miles de ejecuciones extrajudiciales.

Briceño-León destacó que si bien en Venezuela “hay menos delincuentes porque han emigrado” en medio de un éxodo por la crisis económica, “no es posible desestimar el impacto que puede haber tenido también el proceso de exterminio aplicado por las acciones extrajudiciales” de las fuerzas del orden.

Juan Guaidó augura “cierre de ciclo” del chavismo en 2021

El líder opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó, auguró este domingo (27.12.2020) que Venezuela vivirá en 2021 un “cierre de ciclo” del chavismo gobernante, un pronóstico que prometió materializar desde enero de 2019, cuando se proclamó presidente interino, y que todavía no ha conseguido.

“El 2021 será un cierre de ciclo histórico de más de 20 años y se dará el inicio de una nueva Venezuela”, dijo, en un vídeo que difundió a través de las redes sociales, en alusión a la llamada revolución bolivariana, en el poder desde 1999.

Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por unos 50 países, reiteró su ofrecimiento a hacer todo lo que esté a su alcance “para lograr forzar una solución política”, que saque del poder al presidente Nicolás Maduro, si bien este cuenta con el respaldo de todas las instituciones nacionales, excepto la Cámara.

“Sabemos, además, que hoy la dictadura (el Gobierno de Maduro) no saldrá voluntariamente del poder, a menos que se vea obligada a hacerlo y claro que necesitamos la fuerza, tanto de la Fuerza Armada como de la comunidad internacional”, prosiguió el opositor, que deberá esperar a enero para saber si sigue contando con el respaldo de la Unión Europea y del nuevo Gobierno de EE.UU.

El jefe parlamentario se comprometió a “unificar la exigencia por nuestros derechos”, en referencia a las numerosas protestas sociales que registra el país, en las que los ciudadanos reclaman por fallos en los servicios públicos, bajos salarios y otros problemas de la crisis.

“¿Qué van a hacer cuando el pueblo salga nuevamente a exigir estos primeros meses del año?”, preguntó a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), una institución que hasta ahora ha respaldado a Maduro como presidente, haciendo caso omiso a los llamamientos del opositor.

Convocó también a los venezolanos a respaldar el próximo 5 de enero a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) que él preside y que extenderá sus funciones un año más, aun cuando la Constitución establece que su período termina ese día, fecha en la que tomarán posesión los diputados elegidos en las elecciones del pasado 6 de diciembre.

“A partir del 5 de enero, alcemos la voz en las calles de Venezuela y el mundo para luchar por la salvación de nuestro país (…) es en la calle donde ejercemos la mayoría, donde construimos esta opción para Venezuela”, sostuvo. 

Advierten sobre falta de controles contra el Coronavirus en Venezuela

Sin tapabocas y con gente a su alrededor, Marisol Sanlate se retrata bajo un cielo de luces. En Navidad, Venezuela abandonó sus férreos controles para frenar la covid-19 y relajó su confinamiento, lo que puede traducirse en una escalada de contagios.

En las adornadas plazas de Caracas hay decenas de personas que se reúnen, juegan, bailan y se fotografían, muchos sin tapabocas. A Marisol la atrajo el centro capitalino, escenario para selfies por una cuantiosa iluminación que contrasta con los constantes apagones nacionales.

“Espero disfrutarlo al máximo”, dice a la AFP esta modista de 53 años, que ve con buenos ojos el levantamiento de la cuarentena que regía desde marzo con ciertas flexibilizaciones.

A pocos metros está Liliana Báez, temerosa.

“Me parece muy arriesgado porque la enfermedad está en avanzada. No sé de aquí a enero qué nos va a esperar”, confiesa esta vendedora de 54 años.

El presidente socialista Nicolás Maduro anunció en noviembre como “regalo” navideño el relajamiento de los controles en diciembre. Casi un mes después, el mandatario reconoció una “subida leve, pero significativa” de contagios.

Las consecuencias, prevé Jaime Lorenzo, miembro de la oenegé Médicos Unidos Venezuela, se verán en enero con un “aumento inusitado de casos” en este país de 30 millones de habitantes y un servicio de salud precario.

“Van a aparecer los números donde hubo esta locura de concentraciones y donde se rompieron los controles”, explica Lorenzo.

Los balances oficiales dan cuenta de unos 110.000 contagios y más de 900 muertes, pero organizaciones como Human Rights Watch cuestionan las cifras por considerar que son peores.

– “Perdimos el miedo” –

“¡Tapabocas, tapabocas!”, retumba en los pasillos del mercado de La Hoyada, en el centro de Caracas, donde ríos de compradores buscan ofertas en una crisis económica donde el dólar ganó terreno.

Adriana Villarroel, de 25 años, se fue hasta allá con los estrenos decembrinos en mente. Los precios, sin embargo, le “asustan” más que el nuevo coronavirus.

“Ya le perdimos el miedo porque muchos en la calle andamos sin tapabocas. A mí, incluso, a veces se me olvida”, comenta Adriana, que en ese momento tenía la nariz descubierta.

La otra reconversión monetaria que avanza en Venezuela

El venezolano Jorge Díaz recorre el bulevar más grande de Caracas con una enorme mochila a sus espaldas y unas galletas en las manos, que vende a los caminantes por un monto que a cualquiera que no conozca la realidad venezolana podría parecerle demasiado: un millón de bolívares.

Pero el número representa apenas un dólar estadounidense y, para simplificar las cientos de operaciones que realiza cada jornada, Díaz, al igual que casi todos en Venezuela, resta tres ceros a la moneda de manera automática cada vez que oferta sus productos.

“Uno dice 1.000 para no decir un millón, pero ya la gente sabe (el precio real), porque con 1.000 bolívares aquí no se compra ni un caramelo”, dice a Efe el hombre de 35 años.

Cerca de él, la vendedora Yoxy Presillas atrae a los compradores con vistosos carteles y “combos de maquillaje” que también se venden por un millón de bolívares reales. O, mejor, por mil bolívares reconvertidos de facto. O, todavía mejor, por un dólar.

“Uno siempre abrevia, es una costumbre y es más fácil vender así”, dice a Efe la mujer de 41 años, mientras mira con atención a dos policías que podrían desalojarla del bulevar e incautarle la mercancía.

Esta vez, no la sacan del lugar, pero, nerviosa, Presillas corta la conversación, no sin antes ofrecer otra imagen de la crisis venezolana: “También acepto comida (como forma de pago). Arroz, espaguetis, harinas”.

LA CAÍDA DEL BOLÍVAR

Esta reconversión de facto es un fenómeno que empezó hace algunas semanas, cuando la moneda local sufrió una fuerte devaluación que elevó significativamente los precios.

Solo en noviembre, el bolívar se devaluó un 50,90 % frente al dólar, según se desprende de los datos que ofreció sobre la cotización de la moneda estadounidense el Banco Central de Venezuela (BCV).

“Un millón en otros países es algo, y aquí te vale esto, una simple chuchería”, resume Díaz, mientras muestra sus galletas y caramelos.

“De verdad que es penoso (lo que pasa con) nuestra moneda”, añade.

Para el economista y diputado del Parlamento venezolano Ángel Alvarado, el bolívar perdió una de las funciones básicas de todas las divisas: ser unidad de cuenta y servir como referencia de valor.

“En bolívares ya no sabes qué es mucho o poco. Eso demuestra que el bolívar perdió una de las cualidades de las monedas, que es ser unidad de cuenta”, asevera.

Alvarado forma parte de una comisión del Parlamento, de actual mayoría opositora, que en 2016 comenzó a ofrecer datos sobre la inflación en vista del silencio informativo que mantenía el BCV.

Según el último informe, la inflación de Venezuela entre enero y noviembre pasado se ubicó en 3.045,92 puntos, lo que lleva al parlamentario a prever que el país permanecerá buena parte del 2021 en el escenario de hiperinflación en el que entró hace tres años.

OCHO CEROS MENOS

En 2008, el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013) eliminó tres ceros al bolívar, que pasó a llamarse “fuerte”, en el marco de un paquete de medidas que pretendían afianzar la economía de la nación caribeña.

En la mente de los venezolanos, aún resuena el estribillo de una canción que celebraba la decisión y que se repetía constantemente en las televisiones y radioemisoras públicas: “Un país fuerte, una economía fuerte, un bolívar fuerte”.

Pero el bolívar perdió esa condición de fuerza menos de una década después, tras años de la peor crisis que haya atravesado el país en su historia moderna, lo que obligó al Gobierno de Nicolás Maduro a poner en marcha otra reconversión y suprimir cinco ceros al bolívar, ahora conocido como “soberano”.

Es decir, desde 2008 a la fecha, a la moneda venezolana se le han eliminado cinco ceros.

“El tema de la reconversión en una hiperinflación no tiene sentido, porque como la hiperinflación sigue tú conviertes la moneda hoy y esa moneda pierde validez al año, como ocurrió con el bolívar soberano”, explica Alvarado a Efe.

“Seguramente va a hacer falta otra reconversión, pero, más que una reconversión, hay que acabar con la hiperinflación”, añadió el legislador.

Cuando Maduro anunció su reconversión en 2018, destacó que los venezolanos ya se habían adelantado restando ceros a los precios de los productos, igual que está ocurriendo dos años después.

Entonces, como ocurre ahora, era más fácil realizar las operaciones comerciales si se corría la coma hacia la izquierda varias veces.

“La gente común en la calle no te dice un millón, sino 1.000, llega un momento en el que no pueden manejar una cifra”, señala Alvarado.

Pero el vendedor Díaz encuentra una razón más patriótica para restarle ceros al bolívar, una divisa que usa el nombre del mayor prócer de la independencia latinoamericana, Simón Bolívar.

“Lo hacemos para no terminar de poner por el suelo a nuestra moneda”, dice.

EL DÓLAR GANA TERRENO

En Venezuela, también toma forma una dolarización de facto, que impuso la ciudadanía ante el ahogo económico y que es vista con buenos ojos por Maduro, que en días pasados la consideró como un “respiro” para la golpeada economía venezolana.

Ya es común que productos de bajo costo sean ofrecidos en dólares, algo que un par de años atrás solo se hacía con grandes bienes como viviendas o autos de lujo.

“En Venezuela la unidad de referencia ya no es el bolívar, la unidad de referencia es el dólar”, dice al respecto Alvarado.

El diputado pone como ejemplo una transacción cualquiera por 1.47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKU.000 de unidades del signo local.

“Son un montón de ceros, eso es mucho. La devaluación refuerza el uso del dólar”, apunta.

En la calle, Díaz asegura que vender en dólares es una medida más efectiva que restar ceros al bolívar para acercar a los compradores al precio real de un producto.

“Como la moneda está mega devaluada uno dolariza los productos”, dice sobre los aperitivos que vende por un dólar. “La escasez de los billetes nacionales y la devaluación no nos permite trabajar con la moneda local”, agrega.

Pero vender en dólares no siempre es una buena opción en un país donde rige un control de cambios y nadie conoce el origen de los billetes estadounidenses que comienzan a inundar la economía.

A veces, Díaz no encuentra monedas para dar cambios o no sabe si el papel que le ponen en la mano es legítimo o falso.

Por situaciones como esta, parte de los 12 dólares que gana en promedio cada día se cuentan en bolívares, una moneda que ya casi nadie duda que está agonizando.