Luego de que el diario nicaragüense La Prensa se viera forzado a interrumpir su edición impresa a causa de la presión del régimen de Daniel Ortegalas fuerzas de seguridad sandinistas ingresaron el viernes a la redacción del medio e impiden a los periodistas moverse libremente.

“Patrullas policiales están dentro de las instalaciones de La Prensa. No dejan que los colaboradores que estaban en las oficinas usen sus teléfonos”, denunció la publicación en su perfil de Twitter.

“Dentro de la redacción de La Prensa hay periodistas, quienes quedaron incomunicados porque policías no les permiten acceso a sus medios electrónicos”, agregó en otro tuit.

El medio de comunicación compartió imágenes y transmitió en directo a través de su perfil de Facebook momento del allanamiento de la redacción, a cargo de militares armados. 

Según el portal argentino Infobae, las fuerzas de seguridad cortaron el acceso a internet, la energía eléctrica y dieron de baja todos los servidores de la compañía.

De conjunto con los uniformados, periodistas oficialistas ingresaron al local con cámaras y grabaron el allanamiento, precisó el reporte en video del diario.  

La Prensa, el diario más antiguo de Nicaragua, informó el jueves que dejaría de circular en su versión impresa a partir del viernes, debido a que el Gobierno, a través de la Dirección General de Aduanas, mantiene retenido el papel destinado a su impresión.

Tras conocerse los hechos, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, denunció el asalto. “Debe haber una firme condena internacional frente a este nuevo abuso de la dictadura Ortega-Murillo”, escribió en Twitter.

Fundado en 1926, el periódico denunció en su portada impresa que “la dictadura” sandinista “retiene nuestro papel, pero no puede ocultar la verdad”.

“Una vez más, la dictadura Ortega Murillo nos ha retenido el papel. Mientras no liberen nuestros insumos no podremos circular en la edición impresa, pero no nos callarán”, indicó la declaración del rotativo, el de mayor circulación en Nicaragua

El Gobierno, a través de la Dirección General de Aduanas, no se ha referido de momento a la denuncia de La Prensa.

El diario recordó que el 6 de febrero de 2020 Aduanas liberó 92 toneladas de papel después de “mantenerlas secuestradas por más de 500 días, lo que provocó fuertes pérdidas económicas a esta empresa”.

“Esta nueva retención, cuando la empresa no está en capacidad de mantener grandes inventarios de materia prima, ha llevado a que este jueves 12 de agosto circulen en el país los últimos ejemplares de este diario hasta que el papel sea liberado”, apuntó la publicación.

La declaración agregó que la retención del papel también afecta al periódico Hoy, de corte popular y también propiedad de Editorial La Prensa, que ya no pudo circular el jueves.

Según el periódico, “el papel se encuentra secuestrado porque las autoridades de Aduanas no aprueban el trámite de solicitud de exoneración que realizó La Prensa desde el 26 de julio pasado”, conforme al Artículo 68 de la Constitución Política, que exonera la importación de papel y otras materias primas para los medios de comunicación.

Según la Ley, las autoridades tienen un máximo de diez días para responder a la solicitud y “en esta ocasión han pasado 18 días desde el inicio del trámite”, anotó.

El régimen de Ortega no ha parado de incrementar la represión contra los precandidatos a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en noviembre venidero, y en las que el gobernante buscará reelegirse. La persecución incluye a abogados, líderes opositores y comunicadores críticos con las políticas del régimen.