DISTURBIOS EN MINNEAPOLIS

Continúan las protestas por muerte de Daunte Wright en Minneapolis

Por tercera noche consecutiva los manifestantes se enfrentaron con la fuerzas de seguridad en Minneapolis, ciudad estadounidense que se encuentra bajo fuerte tensión por la muerte de Daunte Wright, un joven afroamericano que murió el pasado domingo 11 de abril a manos de una agente de la policía, caso que revivió lo ocurrido en 2020 con la muerte de George Floyd.

La policía antidisturbios actuó para dispersar a un grupo de entre 800 y 1.000 manifestantes en Brooklyn Center, el suburbio donde Daunte Wright fue abatido. Las fuerzas de seguridad lanzaron granadas aturdidoras y las personas que protestaban respondieron lanzando objetos, indicó la policía.

Más temprano, las familias de George Floyd y de Daunte Wright, devastadas y unidas en el dolor y la rabia, pidieron el fin de la violencia policial y el racismo en Estados Unidos.  “El mundo está traumatizado de ver a otro afroestadounidense siendo asesinado”, dijo Philonise Floyd, hermano de George, durante una conferencia de prensa en la que ambas familias compartieron el dolor de enfrentarse a lo “impensable”.

La policía catalogó la muerte de Wright como “accidental” y explicó que se produjo cuando la agente Kim Potter procedía a utilizar una pistola inmovilizadora taser y se equivocó y disparó con su arma de fuego. Sin embargo, el abogado Jeff Storms refutó esta afirmación, señalando que “un accidente es derramar un vaso de leche, no es un accidente sacar un arma. No es un accidente apuntar a alguien con un arma, tampoco lo es ignorar el hecho de que lo que tienes en la mano no pesa lo mismo que una pistola taser”, dijo el letrado que acompañó a las familias.

Este nuevo drama exacerbó la tensión en las calles de Minneapolis en medio del proceso contra Derek Chauvin, el policía blanco acusado de matar a Floyd el pasado 25 de mayo, tras inmovilizarlo arrodillándose sobre su cuello durante su arresto por supuestamente haber pagado con un billete falso.

Sigue la tensión en Minneapolis luego de la muerte de Daunte Wright a manos de un policía

Decenas de personas se manifestaron la noche del domingo pasado en Brooklyn Center, un barrio de la ciudad de Minneapolis, tras darse a conocerse la muerte de Daunte Wright, un joven conductor de raza negra de 20 años de edad, a manos de un policía, informaron medios locales.

La protesta que inició de forma pacífica pero fue subiendo de tono hasta llegar a los disturbios. La policía en el lugar pidió a los manifestantes que se dispersaran, sin embargo al no hacerlo, procedieron a tratar de disolver la manifestación.

De acuerdo con reportes de medios en Minnesotalos policías utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma para intentar dispersar la manifestación mientras que se escuchaban fuertes explosiones y columnas de humo alrededor de la sede del Departamento de Policía de Brooklyn Center, lugar donde se concentraron las numerosas personas.

Las primeras versiones señalan que los agentes detuvieron a un conductor por una infracción de tráfico y determinaron que tenía una orden judicial pendiente, dijo el Departamento de Policía de Brooklyn Center en un comunicado.

Los oficiales intentaron arrestar al conductor, pero “volvió a entrar al vehículo”, según la Policía.

Un oficial disparó su arma de fuego, como advertencia al conductor… El vehículo luego viajó varias manzanas antes de chocar contra otro vehículo“, señala el comunicado. El joven murió en el lugar del accidente, dijo la Policía.

El gobernador de Minnesota moviliza a toda la Guardia Nacional para frenar a los agitadores

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, llamó el sábado a la movilización total de la Guardia Nacional para hacer frente a lo que llamó un grupo “fuertemente controlado” de manifestantes procedente de otros estados, que han protagonizado saqueos e incendios, así como otros actos de violencia en las ciudades de Minneapolis y Saint Paul.

La violencia estalló por cuarta noche consecutiva en Minneapolis y en su ciudad gemela, Saint Paul, el viernes, en protesta por la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que falleció estando bajo custodia de un oficial de policía blanco. El oficial, Derek Chauvin, presionó su rodilla contra el cuello de Floyd cuando éste yacía en el suelo repitiendo, una y otra vez: “No puedo respirar”.

El vídeo del incidente se ha visto en todo el mundo y ha provocado una gran indignación a lo largo del país.

“Esto no es una pena, y esto no es una declaración [sobre la muerte de Floyd], que reconocemos que necesita ser reparada. Esto es peligroso (…). Os tenéis que ir a casa”, exhortó Walz durante una conferencia de prensa.

Walz dijo que sabía de informes no confirmados de que multitudes de supremacistas blancos están explotando los altercados en Minneapolis para provocar más caos.

Aumentan los disturbios en Minneapolis por la muerte de George Floyd

Tres días después de la muerte de George Floyden otro caso de brutalidad policial en Estados Unidos, los ánimos están cada vez más encendidos y por segunda noche consecutiva continuaron los disturbios en Minneapolis, donde este miércoles volvieron a registrarse graves enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que dejaron al menos un muerto, así como decenas de edificios quemados y saqueos en el centro de la ciudad.

Un hombre falleció en un tiroteo durante las protestas que tuvieron lugar en la noche del miércoles en Minneapolis tras la muerte de un hombre negro a manos de la policía. Las duras imágenes de su arresto despertaron una ola de indignación en todo el país al ver como un agente lo inmovilizaba con su cabeza aplastada contra el suelo con una de sus rodillas mientras gritaba “no puedo respirar”.

El epicentro de las protestas volvió a ser la comisaría donde Floyd falleció el lunes, hasta donde empezaron a llegar en la tarde del miércoles cientos de personas para exigir que los policías involucrados en su muerte sean encarcelados. Con el paso de las horas las manifestaciones se volvieron más violentas y durante la noche se vivieron escenas de saqueos y quema de edificios en diferentes zonas de la ciudad.

En las imágenes captadas por los canales de televisión locales se vieron varios edificios en llamas así como a los agentes tratando de contener las protestas usando balas de goma y gases lacrimógenos, mientras los manifestantes lanzaban piedras y otros objetos. También se registraron durante la tarde actos de vandalismo en varias tiendas y comercios del centro de Minneapolis.

El departamento de bomberos respondió a una treintena de incendios provocados por los manifestantes durante los violentos choques con la policía, mientras el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, hizo un llamamiento al gobernador de Minnesota, Tim Walz, para que envíen a la Guardia Nacional. “No podemos permitir que la tragedia genere más tragedia”, afirmó en su cuenta de Twitter.

“No podemos hacer la vista gorda. Somos nosotros los líderes los que debemos llamar a las cosas por su nombre. George Floyd merece justicia, su familia merece justicia, la comunidad negra merece justicia y nuestra ciudad merece justicia”, dijo en una entrevista a la radio pública NPR en la que pidió que se detenga al agente involucrado, quien solo ha sido despedido junto a otros tres agentes.

La familia Floyd sigue clamando justicia mientras uno de sus hermanos aseguró este jueves que le gustaría que las protestas fueran pacíficas. “La gente está destrozada porque están cansados de ver a hombres negros muriendo constantemente“, dijo Philonise Floyd a la CNN. “No puedo pararlos porque muchos sienten el mismo dolor que yo. Me gustaría que se hiciera de forma pacífica, pero es duro”, añadió