DISTURBIOS EN WISCONSIN

Trump defiende al joven que mató a dos manifestantes en Wisconsin

El presidente de EEUU, Donald Trump, defendió ayer lunes las acciones de Kyle Rittenhouse, un joven que la semana pasada mató a dos manifestantes e hirió a otro durante las protestas en Kenosha (Wisconsin), y justificó a los grupos de derecha que el sábado participaron en choques en Portland (Oregón).

Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Trump se negó a condenar a Rittenhouse, quien el pasado 25 de agosto se presentó en Kenosha armado con un fusil de asalto para patrullar con un grupo de milicianos armados y coordinados con la Policía, y que mató a dos manifestantes además de dejar herido a un tercero.

“Estamos evaluando eso, pero ustedes vieron el mismo vídeo que yo y él estaba tratando de escaparse de ellos (los manifestantes), supongo, y se cayó y le atacaron muy violentamente. Probablemente le habrían matado”, respondió Trump a la pregunta de por qué no condena a Rittenhouse.

Ese joven blanco, de 17 años, está encarcelado en la prisión del condado de Lake y enfrenta dos cargos de homicidio y uno de intento de homicidio por sus acciones en Kenosha, donde se han sucedido protestas por los siete disparos que un policía blanco propinó este mes al afroamericano Jacob Blake, paralizado de cintura para abajo.

Un vídeo difundido en redes muestra a Rittenhouse corriendo en un aparcamiento en Kenosha, perseguido por un hombre blanco de 36 años identificado como Joseph Rosenbaum, que lanzó lo que parece ser una bolsa de plástico pero no llegó a darle al adolescente, quien más tarde le disparó al menos cinco veces y le mató.

La caída a la que se refirió Trump parece ser la registrada en un vídeo cuando Rittenhouse estaba huyendo mientras los manifestantes pedían detenerle porque había disparado a Rosenbaum, momento en el que el adolescente se cayó y después apuntó con el rifle a quienes le perseguían, que trataron de desarmarle.

Uno de los manifestantes, el joven blanco de 26 años Anthony Huber, intentó golpear a Rittenhouse con su monopatín para quitarle el arma, pero el adolescente le disparó en el pecho y le mató; antes de herir en el brazo a un tercer manifestante, Gaige Grosskreutz, quien llevaba una pistola, según documentos judiciales.

Los abogados de Rittenhouse insisten en que el adolescente, quien era simpatizante de Trump y acudió a uno de sus mítines en enero, actuó en defensa propia, y algunos círculos de ultraderecha han empezado a justificar las acciones del joven.

Trump dio este lunes un largo discurso desde la Casa Blanca criticando a su rival en las elecciones de noviembre, el candidato presidencial demócrata Joe Biden, por supuestamente no condenar las acciones de las “turbas de izquierda” en las manifestaciones contra el racismo del país.

Pero el mandatario tampoco tuvo ninguna palabra de condena para los grupos de derecha que han acudido a manifestaciones como la de Portland, donde simpatizantes de Trump dispararon este fin de semana perdigones y balas de pintura a los manifestantes del movimiento “Black Lives Matter” (“Las vidas negras importan”).

“Estaban mis simpatizantes, pero eso fue una protesta pacífica. Y la pintura es un mecanismo de defensa. La pintura no son balas”, zanjó Trump, al recordar que en los enfrentamientos de Portland murió un hombre que supuestamente defendía al presidente.

Trump envía agentes federales para contener protestas por Jake Blake en Wisconsin

El presidente Donald Trump anunció este miércoles el envío de agentes federales, que se unirán a la Guardia Nacional en Kenosha (Wisconsin), para sofocar los disturbios raciales que anoche se saldaron con dos muertos y un herido, hechos por los que ha sido detenido un joven de 17 años.

El gobernador de Wisconsin Tom Evers aceptó el despliegue de los agentes federales, indicó Trump en un tuit, en el que aseguró que no tolerará “saqueos, incendios intencionados, la violencia y la ilegalidad en las calles de EE.UU.”https://platform.twitter.com/embed/index.html?creatorScreenName=laopinionla&dnt=true&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1298671451030073344&lang=es&origin=https%3A%2F%2Flaopinion.com%2F2020%2F08%2F26%2Ftrump-envia-agentes-federales-para-contener-protestas-por-jake-blake-en-wisconsin%2F&siteScreenName=laopinionla&theme=light&widgetsVersion=223fc1c4%3A1596143124634&width=550pxhttps://417ed21ed956a0c6a9318979e9f1437a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Paralelamente, las autoridades del condado de Lake, en el vecino estado de Illinois, anunciaron la detención de un joven identificado por los medios como Kyle Rittenhouse, de 17 años, acusado de las dos muertes y las heridas causadas a otra persona en un enfrentamiento con manifestantes en Kenosha el martes de noche.

Videos grabados por testigos durante los hechos, publicados por los medios locales, muestran a un joven blanco armado con un fusil disparando contra los manifestantes.

El diario Milwaukee Journal Sentinel indicó que Rittenhouse se enfrenta a cargos de homicidio intencionado en primer grado en los tribunales del condado de Kenosha.

El jefe de Policía del condado de Kenosha David Beth dijo en conferencia de prensa que de nuevo hoy habrá un toque de queda en la ciudad a partir de las 7 pm hora local y que después de esa hora ya no se permitirán las protestas pacíficas y se dispersará a los manifestantes.

“Los problemas de violencia empiezan cuando oscurece”, dijo Beth. “Tenemos 700 agentes policiales, tenemos cientos de soldados de la Guardia Nacional y actuaremos de manera muy firme. Si alguien no cumple con el toque de queda, será detenido por violación de la norma”.

Beth dijo estar “orgulloso de la gente de Kenosha, una ciudad en la cual -agregó- no estamos acostumbrados a estos motines”.

“Los ciudadanos de Kenosha se quedaron en casa, despejaron sus vehículos y dejaron que las fuerzas del orden hicieran su trabajo”, añadió.

Las protestas callejeras comenzaron en Kenosha el domingo al anochecer después de que un policía disparara siete veces en la espalda al afroamericano Jacob Blake.

La familia de Blake ha indicado que el hombre, que permanece en estado grave en el hospital, podría quedar parapléjico.

Durante la pasada noche, cuando entró en vigor el toque de queda, los manifestantes se enfrentaron a la policía en las inmediaciones del edificio de tribunales condales, situados en el centro de la ciudad, lanzando botellas, piedras y bengalas a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos y pelotas de goma.

Conforme fueron avanzando las horas, un grupo de manifestantes se trasladó a las proximidades de una gasolinera donde había varios hombres con armas de fuego, que aseguraron que estaban protegiendo la instalación y que empezaron a discutir con los participantes en la protesta, indicó el diario The New York Times.

Pasada la medianoche se registraron disparos fuera de la gasolinera, donde se registró el tiroteo que dejó dos muertos y un herido.

Las protestas se desencadenaron después de que un policía blanco disparase a Blake siete veces en la espalda el domingo cuando se alejaba de los agentes, sin aparentemente representar una amenaza, y abría la puerta de un vehículo donde estaban sus tres hijos menores de edad, en una escena que fue captada por las cámaras de los teléfonos móviles de testigos.

El padre de la víctima, que se llama también Jacob Blake, lamentó que la policía dispara “siete veces, siete veces, como que él no importaba”.

“Pero mí hijo sí importa”, añadió. “Es un ser humano, y él importa”.

Estos incidentes ocurren tres meses después de la muerte el 25 de mayo de George Floyd, un hombre de raza negra, asfixiado por un policía blanco, que presionó su rodilla contra su cuello durante 8 minutos y 46 segundos.

La muerte de Floyd detonó protestas multitudinarias y disturbios violentos en ciudades de todo el país.