DONALD TRUMP

Trump anuncia apertura de la “Oficina del ex presidente”

Cumpliendo la promesa de que regresaría de alguna manera después de dejar el cargo, el ex presidente Donald Trump estableció una oficina oficial posterior a la presidencia en el condado de Palm Beach el lunes.

Lo llama “La Oficina del Expresidente”, y administrará su correspondencia, declaraciones públicas, apariciones y actividades oficiales, según un comunicado de prensa de la oficina.

¿Su objetivo? Para “promover los intereses de los Estados Unidos y continuar con la agenda de la Administración Trump” – que los estadounidenses votaron fuera del cargo – “a través de la promoción, la organización y el activismo público”, dice el comunicado.

No está claro si la oficina operará desde Mar-a-Lago, el club privado de Trump en Palm Beach, o en cualquier otro lugar del condado de Palm Beach.

Trump ha guardado silencio públicamente desde que dejó la Casa Blanca la semana pasada, no asistió a la toma de posesión del presidente Joe Biden y se mudó a Mar-a-Lago. Ha sido expulsado de Twitter y otras importantes plataformas de redes sociales a raíz de los disturbios del Capitolio el 6 de enero, cuando una multitud de sus partidarios irrumpió en el Capitolio de los Estados Unidos e intentó detener la confirmación de los resultados de las elecciones que lo expulsaron del cargo.

Los demócratas llevaron el caso de juicio político contra Trump al Senado el lunes por la noche para el inicio de su segundo juicio histórico.

Varios de sus vecinos han estado tratando de obligar a Palm Beach a abordar públicamente si Trump puede hacer de Mar-a-Lago su residencia legal y su hogar, afirmando que perdió su derecho legal a vivir allí debido a un acuerdo que firmó a principios de la década de 1990 cuando convirtió la propiedad de una residencia privada en un club privado.

La demanda está en curso en Palm Beach.

Trump se despide orgulloso de no crear “nuevas guerras” y pide orar por el próximo gobierno

En un video emitido este 19 de enero, el presidente saliente Donald Trump hizo un balance sobre sus cuatro años de Gobierno. Resaltó ser el primer presidente en décadas que no creó nuevas guerras, destacó su política exterior en Medio Oriente e instó a respetar la próxima Administración, aunque sin mencionar ni reconocer todavía la victoria de Joe Biden.

Donald Trump se despide. En un tono que dista de la retórica de confrontación de la que el mundo fue testigo durante cuatro años, en su último día de mandato el presidente de Estados Unidos pidió orar por el nuevo Gobierno que asumirá este 20 de enero.

“Esta semana inauguramos una nueva Administración y oramos por su éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero (…) Extendemos nuestros mejores deseos y también queremos que tengan suerte”, aseguró el mandatario, aunque en ningún momento mencionó a su exrival en las urnas, Joe Biden, a quien sigue sin reconocer públicamente como el nuevo mandatario de los estadounidenses.

El jefe de Estado saliente, acorralado por las fuertes críticas y un segundo juicio político que avanza en su contra por incitar a la insurrección, rechazó la violencia, a diferencia de su primera intervención el mismo día del ataque.

“Todos los estadounidenses estaban horrorizados por el asalto a nuestro Capitolio. La violencia política es un ataque a todo lo que apreciamos como estadounidenses. Nunca podrá ser tolerado”, dijo.

Asimismo, el mandatario señaló que cumplió con sus promesas de campaña, especialmente con su lema de “Estados Unidos primero”. Aunque Estados Unidos vivió una estabilidad económica en su primera parte de mandato, su gestión de la pandemia dio un fuerte revés con millones de desempleados y más de 24 millones de contagios que hoy tienen a su país como el más afectado a nivel global por el Covid-19.

“Hicimos lo que vinimos a hacer y mucho más (…) Asumí las batallas más duras, las peleas más duras, las decisiones más difíciles porque para eso me eligieron”, aseguró el magnate.

Trump se proclama como “el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”

El mandatario republicano también exaltó su política militar en el extranjero. Desde su campaña electoral impulsó un retorno de las fuerzas armadas de su país y en los últimos días redujo a 2.500 las tropas en Irak y en Afganistán, el número más bajo de militares estadounidenses en cada país desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

“Estoy especialmente orgulloso de ser el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras”, resaltó.

Trump no asistirá al juramento de Biden el 20 de enero

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, notificó este viernes (08.01.2021) que no participará en la ceremonia de asunción del mando de su sucesor, el demócrata Joe Biden, pocas horas después de prometer una transición pacífica. Será la primera vez desde Andrew Johnson (1865-1869) que un presidente saliente no asiste a la inauguración del nuevo mandato.

“A todos aquellos que han preguntado, no estaré en la toma de juramento el 20 de enero”, publicó en un lacónico tuit. En el texto no ofrece mayores detalles sobre qué espera hacer en sus últimos días como presidente de Estados Unidos. El 20 de enero el cargo será asumido por Biden, quien lo derrotó ampliamente en las presidenciales de noviembre de 2020.https://platform.twitter.com/embed/index.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1347569870578266115&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Ftrump-no-asistir%25C3%25A1-al-juramento-de-biden-el-20-de-enero%2Fa-56175309&siteScreenName=dw_espanol&theme=light&widgetsVersion=ed20a2b%3A1601588405575&width=550px

El mandatario, que desde hace dos meses denuncia sin pruebas un fraude electoral en su contra, reconoció el jueves que su mandato llegaba a su fin, sin reconocer explícitamente el triunfo de su rival. Tras el caos en el Capitolio el miércoles, Trump fue perdiendo apoyo político y finalmente el Congreso, en una sesión de las dos Cámaras presidida por el vicepresidente Mike Pence, certificó la victoria del demócrata.

¿A un resort o a Escocia?

Una fuente cercana a Trump citada por la agencia Reuters aseguró que en el entorno del mandatario ha habido discusiones sobre la posibilidad de que Trump deje la Casa Blanca el 19 de enero. Se especula que podría viajar a su resort en Florida. A comienzos de enero se habló de los presuntos planes del magnate republicano de viajar a Escocia a jugar golf en lugar de asistir a la investidura de Biden.

En esa ocasión, el diario The Sunday Post aseguró que el aeropuerto de Glasgow Prestwick fue advertido de la llegada el 19 de enero de un avión Boeing 757 del ejército estadounidense que Trump utiliza ocasionalmente. Sin embargo, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, descartó ese escenario, dado que el país está en confinamiento total por el coronavirus.

“No vamos a permitir que la gente entre en Escocia sin un propósito esencial en este momento y eso se aplicaría a él como se aplicaría a cualquiera”, afirmó la dirigente. “Y venir a jugar al golf no es lo que yo consideraría un propósito esencial”, agregó.

Trump reconoce derrota electoral y condena asalto al Capitolio

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció ayer jueves (07.01.2021) por primera vez explícitamente su derrota en las elecciones de noviembre, y condenó además el asalto al Capitolio, al asegurar que aquellos seguidores suyos que cometieron crímenes “pagarán por ello”.

En un vídeo publicado en su cuenta oficial de Twitter, Trump emitió finalmente el mensaje sobre las elecciones que medio país esperaba escuchar desde hace dos meses, y la condena del ataque de este miércoles que el Congreso le exigía desde hace más de 24 horas.

“El Congreso ha certificado el resultado (de las elecciones). Una nueva Administración llegará al poder el 20 de enero. Ahora me centraré en asegurar una transición de poder tranquila, ordenada y sin problemas”, afirmó el mandatario saliente.

“Este momento llama a la sanación y a la reconciliación”, dijo Trump, un día después de incitar a miles de sus seguidores a que marcharan al Capitolio para intentar interferir en el proceso de ratificación del resultado electoral.

Su mensaje llegó justo dos meses de que los principales medios de comunicación informaran de la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre, y tras una campaña sin precedentes para sembrar desconfianza en los resultados, que tachó de fraudulentos sin aportar pruebas.

Trump ya se había comprometido a garantizar una “transición ordenada” la madrugada de este jueves, en un comunicado después de que el Congreso se recuperara del asalto y corroborara la victoria de Biden, pero en su vídeo fue más explícito al admitir que tendrá que abandonar la Casa Blanca en dos semanas.

Condena atroz ataque al Capitolio

El mandatario saliente comenzó su vídeo refiriéndose al “atroz ataque al Capitolio de Estados Unidos”, y se declaró “indignado por la violencia, la ilegalidad y el caos”.

“Los manifestantes que se infiltraron en el Capitolio han profanado la sede de la democracia. A aquellos que se implicaron en actos de violencia y destrucción: ustedes no representan a nuestro país. Y a aquellos que rompieron la ley: pagarán por ello”, recalcó.

El discurso de Trump contrastó completamente con el que emitió mientras sus simpatizantes vandalizaban el Capitolio el miércoles, cuando tardó más de dos horas en pedirles que abandonaran el Congreso y lo hizo diciéndoles: “Les queremos, váyanse a casa”.

Trump también justificó la violencia en un tuit el miércoles, lo que llevó a que Twitter suspendiera durante 12 horas su cuenta, que el mandata

saliente no volvió a utilizar hasta que publicó el vídeo este jueves.

El presidente saliente llamó a “restaurar la calma”, aunque defendió su cruzada contra el resultado de las elecciones que ha inflamado las tensiones en el país, al afirmar: “Mi único objetivo era asegurar la integridad del voto, estaba luchando para defender la democracia estadounidense”.

¿Puede Trump perdonarse a sí mismo para no ser enjuiciado tras dejar el poder?

Estados Unidos vive un inusual proceso de transición entre dos gobiernos, marcado por la negativa del actual presidente, Donald Trump, a reconocer la victoria de su rival, el demócrata Joe Biden, en las elecciones del 3 de noviembre.

El presidente electo denuncia que su equipo no está recibiendo la información que necesita para una entrega de poder sin sobresaltos, mientras que el todavía mandatario comparte en redes sociales videos de sus logros y acusaciones, sin fundamento, de fraude electoral.

En este contexto, una de las actividades que ha emprendido Trump, y que sí es común en los últimos días de mandato de un presidente, es la concesión de indultos o conmutaciones de sentencias.

La semana pasada, en vísperas de Navidad, el mandatario anunció estos actos de clemencia para decenas de personas, entre las que destacan varios de sus aliados más cercanos, como Roger Stone o Paul Manafort.

Se prevé que de aquí al 20 de enero, fecha en la que Joe Biden asume el poder, se produzcan nuevos indultos.

Seguidores de Trump organizan una toma de posesión digital paralela a la de Biden

Seguidores del presidente saliente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, están organizando una toma de posesión en formato digital que tendrá lugar en paralelo a la del mandatario electo, Joe Biden, el próximo 20 de enero al mediodía.

Los trumpistas están agrupados en una página de Facebook bautizada como “Segunda Ceremonia de Investidura Presidencial de Donald J. Trump”.

Más de 62.000 personas han confirmado su asistencia al evento virtual, mientras que otras 263.000 han mostrado interés.

Los impulsores del evento se definen como una “agrupación de personas de base” que quieren mostrar su apoyo a Trump sin “afiliación a ninguna organización formal”.

Facebook, por su parte, ha añadido una aviso en la página en el que informa de que “Joe Biden es el presidente electo”.

“Asumirá oficialmente como el 46 presidente de los EE.UU. el 20 de enero de 2021”, detalla Facebook.

Trump aún no ha reconocido su derrota en las elecciones a la Casa Blanca del pasado 3 de noviembre y sigue aferrándose a denuncias infundadas sobre un supuesto fraude electoral masivo.

El todavía mandatario y sus aliados interpusieron decenas de demandas en los tribunales durante las semanas posteriores a los comicios, todas rechazadas por jueces progresistas y conservadores, incluidos los del Tribunal Supremo.

Las artimañas partidistas para revertir los resultados tampoco surtieron el efecto deseado y hace justo una semana el Colegio Electoral oficializó a Biden como presidente electo.

Ese trámite hizo que gran parte de los líderes republicanos, como el jefe de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, reconocieran finalmente la victoria de Biden, pero Trump y sus seguidores más fieles siguen en negación.

Biden mientras tanto está formando su futuro Gabinete y recibe informes de inteligencia del actual Gobierno en preparación para su llegada al poder.

La toma de posesión está programada para el próximo 20 de enero en las escalinatas del Congreso, como es habitual.

Trump presiona al Congreso para que aprueben cheque de estímulo

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump se quejó a primera hora de este domingo debido a que no se había llegado a un acuerdo para un paquete de ayuda económica.

“¿Por qué el Congreso no le está dando a nuestra gente un proyecto de ley de estímulo? No fue culpa de ellos, fue culpa de China”, . “Hazlo, y dales más dinero en pagos directos”, dijo Trump en Twitter.

El Congreso de Estados Unidos parecía dispuesto a votar este domingo un paquete de ayuda para el coronavirus de $900,000 millones de dólares después de que los senadores llegaran a un compromiso para despejar uno de los obstáculos finales, una disputa sobre las autoridades crediticias de la Reserva Federal para una pandemia.

Chuck Schumer, líder demócrata del Senado, dijo a los periodistas en el Capitolio de los Estados Unidos a última hora de la noche del sábado: “Si las cosas continúan por este camino y nada se interpone, podremos votar mañana”.

Los líderes del Congreso planean adjuntar el paquete de ayuda para el coronavirus, que incluye pagos directos de $600 dólares a individuos y un suplemento de compensación por desempleo de $300 por semana, a un proyecto de ley de gastos de $1,4 billones de dólares que financia programas gubernamentales hasta septiembre de 2021.

Pero se enfrentan a una nueva fecha límite de financiación del gobierno de la medianoche del domingo, con el riesgo de un cierre del Gobierno.

Bill Barr: el aliado fiel que se negó a seguir a Trump en su cruzada poselectoral

El exfiscal general estadounidense Bill Barr, quien renunció el lunes, era uno de los más fieles aliados de Donald Trump hasta que cayó en desgracia por no haber respaldado al mandatario republicano en sus intentos desesperados de no reconocer su derrota electoral.

Como de costumbre durante su gobierno, fue el propio presidente quien anunció la noticia en Twitter, adjuntando la carta de dimisión de Barr. 

“Bill se irá justo antes de Navidad para pasar las fiestas con su familia, el fiscal general adjunto Jeff Rosen, una persona increíble, lo sustituirá”, escribió Trump. “Nuestra relación ha sido muy buena” y Barr “ha hecho un trabajo excepcional”, añadió. 

La salida de Barr se rumoreaba desde hace semanas. Su negativa a sumarse a las acusaciones de Trump sobre un supuesto fraude electoral en las presidenciales provocó la cólera del mandatario republicano. 

Los Departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia “han investigado y, de momento, no han encontrado nada para respaldar” esas acusaciones, declaró el fiscal general el 1 de diciembre. 

Trump sigue empeñado en denunciar que fue víctima de un robo electoral y no reconoce su derrota frente a Joe Biden el mes pasado. Pero su bando nunca logró aportar pruebas de sus afirmaciones, y la justicia desestimó todos los recursos presentados por el equipo del presidente contra el resultado de los comicios. 

El inquilino de la Casa Blanca también compartió en los últimos días su “gran decepción” porque Barr no hubiera revelado antes de las elecciones de noviembre la existencia de una investigación sobre la situación fiscal del hijo de Joe Biden, Hunter. 

– “Abogado del presidente” –

Antes de esa “decepción”, Barr fue uno de los mayores defensores de Trump y de la derecha ultraconservadora en el gobierno. 

El jurista de 70 años fue un ferviente partidario de la gestión presidencial, de la pena de muerte o de recurrir a la policía federal para gestionar las manifestaciones contra la violencia policial que han sacudido al país en 2020. 

A su llegada al frente del Departamento de Justicia en febrero de 2019, el hecho de que hubiera ocupado el mismo puesto a inicios de los años 1990 suponía una señal de solvencia en una administración llena de novatos en la política. 

Pero el aparente consenso en torno a su nombramiento no duró mucho, y pronto la oposición le puso el apodo de “abogado del presidente”. Los demócratas lo acusaron, entre otras cosas, de haber hecho todo lo posible por proteger a Trump en la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre una posible colusión entre Rusia y el equipo de campaña del candidato republicano en 2016. 

Trump: “No quiero esperar hasta 2024 quiero regresar a la Casa Blanca dentro de tres semanas”

Hablando en el primer mitin ante sus seguidores tras el final de la campaña electoral, en Valdosta (Georgia), el mandatario llamó a sus partidarios a ser más activos en los próximos comicios.

“La próxima gran victoria de nuestro movimiento comienza aquí mismo el 5 de enero [el día de la segunda vuelta electoral para el representante de Georgia en el Senado], y luego vamos a recuperar la Casa Blanca. La vamos a recuperar. Y vamos a recuperar el Congreso en 2022”, dijo Trump.

Asimismo, el mandatario se refirió a la posibilidad de participar en las próximas elecciones, dentro de cuatro años: “En 2024, con suerte, no tendré que ser candidato. Volveremos a recuperar la Casa Blanca“.

“No quiero esperar hasta 2024. Quiero regresar dentro de tres semanas”, agregó el presidente.

Trump pide al Congreso que apruebe un paquete de ayuda económica para el coronavirus

Las reglas de inmigración para estudiantes internacionales en universidades de Estados Unidos han pasado por múltiples cambios bajo la administración Trump. En su plan de transición, el proyectado presidente electo Joe Biden propone cambiar algunas de ellas para relajar las restricciones en las visas.

Biden, no se refiere específicamente a estudiantes internacionales de licenciatura en su ‘Plan para Asegurar Nuestros Valores como una Nación de Inmigrantes’.  Pero afirma que aumentará el número de visas para “la inmigración permanente basada en el empleo, y promoverá mecanismos para reducir temporalmente el número de visas durante tiempos de alto desempleo en Estados Unidos”.

Los estudiantes internacionales identifican las barreras que hay para las oportunidades de empleo permanente en Estados Unidos como una de las razones por la que algunos no escogen al país como un destino educativo, según el Instituto para la Educación Internacional (IIE, por sus siglas en inglés).

“Los estudiantes internacionales son bienvenidos”, ratifica Estados UnidosAunque la declaración del Departamento de Estado reafirma la bienvenida a los estudiantes internacionales, confirma que “aún tendrán que obtener la visa apropiada y pueden estar sujetos a otras restricciones de viaje o procesamiento de visa debido a la COVID-19”.

Las universidades estadounidenses inscribieron a más de un millón de estudiantes internacionales el año pasado, pero tras décadas de incrementos, la inscripción se ha estancado en los últimos dos años”, dice el IIE.

La emisión de visas de estudiante F-1 ha disminuido en los últimos cuatro años, según datos del Departamento de Estado. Durante el año fiscal 2016, se emitieron 502.214 visas F-1. En el 2017, el número fue reducido a 421.008.

Las visas de estudiantes son emitidas por el Departamento de Estado y administradas por el Departamento de Seguridad Nacional.

“Biden cree que graduados extranjeros de un programa estadounidense de doctorado deberían recibir una tarjeta de residencia con sus diplomas y que perder a estos altamente cualificados trabajadores ante economías extranjeras es un perjuicio a nuestra propia competitividad económica”, dice la página web del proyectado presidente electo.

La mayoría de los estudiantes internacionales vienen con visas F-1. Tras graduarse algunos solicitan participar en un programa que les permite trabajar en su área de estudio por hasta doce meses. Estudiantes especializados en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) pueden extender su estadía laboral hasta los 24 meses.

Los estudiantes interesados en permanecer en Estados Unidos y adquirir experiencia laboral, especialmente aquellos en campos STEM, piden la visa H-1B después de su primer estadía laboral.

Más del 30% de los estudiantes internacionales vienen de China y un 20% de India. Esos estudiantes típicamente buscan títulos en materias STEM, según el IIE.

El presidente Trump se enfocó en casos de robo de propiedad intelectual por parte de estudiantes internacionales que trabajaban en compañías estadounidenses o agencias federales, como el fundamento para reducir la inmigración de estudiantes. La administración también citó el espionaje entre estudiantes internacionales y trabajadores invitados para justificar las limitaciones a su acceso a Estados Unidos.

Los estudiantes internacionales contribuyeron 45.000 millones de dólares a la economía estadounidense y generaron 458.290 empleos en el año académico 2018-2019, según la Asociación de Educadores Internacionales.

Asimismo, estudiantes de un país cuyos visitantes sobrepasen su estadía autorizada en más de un 10% o aquellos de países que el Departamento de Estado tenga en su lista de patrocinadores del terrorismo, serían limitados a dos años. El Departamento de Seguridad Nacional aceptó comentarios de la ciudadanía hasta el 26 de octubre y la regla sigue bajo consideración.

California demanda al gobierno de EE.UU. por restricción de visas a estudiantes internacionalesLa Universidad de California también anunció tomará medidas legales y así se sumaría a otras instituciones que ya lo hicieron como la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts. (MIT).

Julio 2020: La agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) anunció una modificación que llevaría a los estudiantes internacionales registrados sólo en cursos virtuales en universidades estadounidenses, a estar presentes en los recintos universitarios durante la pandemia, o arriesgarse a ser deportados.

La modificación fue anulada luego que la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts presentaron una demanda contra ICE con firmas de apoyo de funcionarios de por lo menos 200 universidades estadounidenses.

Junio 2020: La administración Trump emitió una orden suspendiendo las visas H-1B, J y otras visas de trabajo temporal. La prohibición afectó a solicitantes hasta finales de este año.

Mayo 2020: El 29 de mayo, el presidente Trump emitió una orden ejecutiva prohibiendo que estudiantes de posgrado chinos con visas F o J pudieran entrar al país.

Las personas con visas J pueden participar en programas de intercambio académico de estudio y trabajo en Estados Unidos.

La Casa Blanca publicó varias declaraciones diciendo que China estaba involucrada en adquirir tecnología estadounidense y propiedad intelectual “en parte para robustecer la modernización de sus fuerzas armadas” y que algunos “estudiantes chinos de posgrado e investigadores posdoctorado operan como recolectores no tradicionales de propiedad intelectual. La orden no afectó a estudiantes chinos de licenciatura o a residentes permanentes.

China ha enviado el mayor número de estudiantes internacionales a Estados Unidos durante 10 años consecutivos: 369.548 de un total de 1.095.299 en 2019, según el Instituto para la Educación Internacional.

La regla estableció un “período máximo de estadía autorizada” para reducir las tasas de permanencia no autorizada y para disminuir “la confusión sobre cuánto tiempo se pueden quedar legalmente en Estados Unidos”.

Junio 2019: Estudiantes internacionales crearon peticiones o escribieron cartas citando los prolongados tiempos de procesamiento para las autorizaciones federales de empleo y le pidieron ayuda a sus universidades. Algunos estudiantes perdieron pasantías laborales y dinero gastado en vivienda y vuelos de avión.

Mayo 2019: El Departamento de Seguridad Nacional anunció aumentos en los cobros por gestiones inmigratorias de estudiantes internacionales, visitantes de intercambio y otras escuelas.

Para estudiantes internacionales con visas F o M, el cargo aumentó de 200 a 350 dólares. Para los visitantes de intercambio, el cargo por la visa J aumentó de 180 a 220 dólares. Las visas M le permiten a estudiantes internacionales participar en estudios vocaciones no académicos. Las visas J le permiten a estudiantes o académicos internacionales participar en programas de trabajo y estudio mediante intercambios con universidades estadounidenses.

Reducción de estudiantes extranjeros golpeará finanzas de universidades de EE.UU.El miedo al COVID-19 ya era un problema, y ahora las restricciones de visas a estudiantes extranjeros tienen a las universidades preparándose para una fuerte reducción de los estudiantes internacionales y los ingresos que estos representan.

Para escuelas con certificación vocacional, donde los estudiantes necesitan visas F o M, la solicitud de certificación pasó de 1700 a 3.000 dólares.

Mayo 2018: El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés) emitió un memorándum cambiando la forma en que calculan “la presencia ilegal” de no inmigrantes con visas F, J y M, y sus dependientes. Los graduados que sobrepasen en período de estadía de sus visas podrían afrontar bajo dicha política una exclusión de poder entrar a Estados Unidos durante 10 años.

El cambio busca “reducir el número de casos en que se pasaban del tiempo de estadía” y para “mejorar como USCIS implementa las bases para no admisibilidad debido a presencia ilegal” en Estados Unidos”, indicó USCIS.

USCIS publicó un memorándum con una revisión a dicha política tras recibir retroalimentación del público.

Los afectados fueron personas con visas de inmigrante o no inmigrante de Irán, Siria, Sudán, Somalia, Libia y Yemen, incluyendo a estudiantes. La lista, desde entonces, ha sido enmendada y ahora aplica a 13 países.

El diario The New York Times reportó que unos 17.000 estudiantes en Estados Unidos fueron impactados por la prohibición, la mayoría de ellos en universidades en el nordeste del país y California.

Trump enfurece: “¡Detengan el conteo!”

El presidente Donald Trump envió un mensaje de desesperación y exigió detener el conteo de votos.

¡Detengan el conteo!”, tuiteó el mandatario en mayúsculas, como si estuviera gritando.

El republicano suma hasta ahora 213 votos electorales, mientras su retado, el exvicepresidente Joe Biden se alza con 253.

En Arizona, Nevada, Carolina del Norte, Georgia y Pensilvania continúa el conteo de votos.

Es posible que Biden logre el triunfo en Georgia y avanza en Pensilvania.

Trump insiste en que ganó en estados claves y pone fija fecha a su celebración

El presidente Donald Trump se autoproclamó este miércoles ganador en Pennsylvania, Georgia, North Carolina y Michigan pese a que autoridades electorales todavía tienen muchos votos por contar.

En dos tuits, Trump declaró su presunto triunfo en esos cuatro estados clave, mientras Joe Biden se acercaba al umbral de 270 delegados necesarios para lograr la Presidencia y la campaña del mandatario intentaba parar el recuento en Michigan y Pennsylvania.

Twitter etiquetó casi de inmediato el primer tuit de Trump con la advertencia de que “las fuentes oficiales” no habían declarado ganadores en esas contiendas cuando el mandatario emitió el mensaje.

“Nos hemos hecho, para propósitos del voto electoral, con la mancomunidad de Pennsylvania (que no permite observadores legales), el estado de Georgia, y el estado de North Carolina, todos los cuales tienen una GRAN ventaja de Trump”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

“¡Además, por la presente reclamamos el estado de Michigan si, de hecho, hubo un gran número de papeletas desechadas en secreto!”, añadió el presidente, en un mensaje que Twitter también etiquetó como conducente a una posible desinformación sobre las elecciones.

El presidente emitió esos mensajes justo después de que los principales medios de comunicación proyectaran a Biden como ganador en el estado clave de Michigan, que Trump ganó en 2016.

Con esa proyección, Biden ya sumaba 264 delegados en el Colegio Electoral y estaba muy cerca de llegar a los 270 compromisarios que dan las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 que acumulaba Trump.

Sin embargo, la campaña de Trump mantiene que aún tiene opciones de imponerse y ha desafiado el proceso de recuento en los tres estados que le auparon al poder en 2016: Pennsylvania, Michigan y Wisconsin.

Celebración el viernes

En tanto, la campaña de reelección del presidente pronosticó este miércoles que para el viernes podrá proclamar una victoria en las elecciones.

“Para finales de esta semana, quedará claro a todo este país que el presidente Trump y el vicepresidente (Mike) Pence serán reelegidos durante otros cuatro años“, dijo Jason Miller, asesor de la campaña de Trump, durante una llamada con periodistas en la que no admitió preguntas.

Miller pronosticó que “tan pronto como el viernes” quedará claro que Trump ha ganado en Arizona, un estado que las proyecciones de varios medios de comunicación han otorgado ya a su rival, el demócrata Joe Biden.