ECONOMÍA EEUU

Wall Street cayó por temor a posible aumento de impuesto a ganancias de capital

La Bolsa de Nueva York terminó en baja este jueves inquieta por versiones de prensa que señalan la posibilidad de que el gobierno de Joe Biden aumente impuestos sobre las ganancias provenientes del capital a los más ricos.

El Dow Jones y el tecnológico Nasdaq perdieron ambos 0,94% a 33.815,90 puntos y 13.818,41 puntos respectivamente. En tanto el S&P 500 perdió 0,92% a 4.134,98 unidades.

Es la tercera jornada de pérdidas en la semana para los tres índices principales.

La tendencia a la baja se consolidó a media jornada cuando informaciones de medios estadounidenses indicaron que el gobierno se plantea aumentar el impuesto a las ganancias del capital para los más ricos.

Según The New York Times y la agencia Bloomberg, las ganancias provenientes de transacciones bursátiles podrían tener que pagar impuestos de 39,6% en lugar de 20% actualmente en casos de personas con ingresos anuales superiores al millón de dólares.

Interrogado por la AFP, el Departamento del Tesoro no hizo comentarios sobre este proyecto que según los medios podría anunciarse la semana próxima.

Biden dijo durante su campaña electoral que quería aumentar los impuestos a los más ricos. Su gobierno ya propuso aumentar el impuesto a la renta corporativa para financiar su plan de infraestructura de 2 billones de dólares.

«Aunque lo esperábamos, esto (el aumento de impuesto sobre ganancias financieras) será un problema para el mercado», opinó Quincy Krosby, de Prudential.

Aseguran que el empresariado de EEUU empieza a distanciarse de los republicanos

Durante más de medio siglo, la voz que surgió del edificio monolítico de estilo Beaux Arts de la Cámara de Comercio cerca de la Casa Blanca fue predecible: era la encarnación de las empresas estadounidenses y, más específicamente, un conjunto de intereses compartidos con el Partido Republicano.

Sin embargo, el vínculo del partido con el sector empresarial del país se está desgastando.

Se abrieron fisuras cuando el Partido Republicano adoptó las teorías de la conspiración, por el negacionismo del cambio climático, así como su rechazo del resultado de las elecciones de 2020. El punto crítico más reciente fue en Georgia, donde una nueva ley respaldada por los republicanos que restringe los derechos de voto generó duras críticas de Delta Air Lines y Coca Cola, cuyas oficinas centrales están en el estado, e hizo que las Grandes Ligas retiraran de Atlanta el Juego de Estrellas 2021.

Los republicanos se enfurecieron. El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, advirtió que sus acciones eran “bastante estúpidas”, alienando a “muchos fanáticos republicanos”. Los estrategas republicanos argumentaron que ya no necesitaban el dinero de las corporaciones estadounidenses para ganar elecciones mientras intentan enfocarse más en la clase trabajadora.

Eso amplía una oportunidad para que el presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso encuentren un aliado en un lugar poco probable mientras el Partido Demócrata unifica el control del gobierno federal por primera vez en una década. Biden está impulsando un ambicioso paquete de infraestructura de 2,3 billones de dólares que incluye aumentos de impuestos corporativos.

La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, estima que ha hablado con más de 50 líderes empresariales sobre el plan, incluida una ronda de llamadas telefónicas el fin de semana de Pascua. Ella está animando a las empresas a centrarse en el paquete completo en lugar de en los aumentos de impuestos.

Si la división empresarial con el Partido Republicano se amplía, esto podría ayudar a responder preguntas sobre la dirección política del país y hasta qué punto las empresas pueden seguir influyendo en Washington.

Fuente: Agencia AP

Nueva alza de solicitudes de beneficios por desempleo en EE.UU.

Nuevamente el número de estadounidenses que solicitaron subsidios por desempleo aumentó inesperadamente por segunda semana consecutiva, informó ayer jueves el Departamento del Trabajo.

Las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo subieron en 16.000 a 744.000 en la semana que terminó el 3 de abril. En la semana anterior el alza fue de 61.000.

Las cifras contrastan con el reporte del viernes de que en marzo se crearon 916.000 puestos de trabajo en Estados Unidos, el mayor total en siete meses.

Los economistas opinaron que es probable que el alza no refleje del todo la mejoría en las condiciones del mercado laboral en muchas partes de la economía, a medida que hacen efecto los estímulos fiscales del gobierno.

Sin embargo, los números indican que se siguen perdiendo puestos de trabajo en algunos sectores y que la economía no ha tomado un cauce regular. Los expertos confían en que habrá otra alza de empleos creados en el informe de abril.

Otro indicador que mejoró en marzo fue la tasa general de desempleo, que cayó a 6% desde 6,2%.

Las solicitudes de beneficios por desempleo han bajado aceleradamente desde el récord de 6,149 millones a principios de la pandemia en abril de 2020, pero aún están demasiado altas frente a las cifras anteriores.

En un mercado laboral saludable, los pedidos semanales de subsidios por desempleo normalmente fluctúan entre 200.000 y 250.000.

EEUU planteará en el G-20 imponer un impuesto a las multinacionales

La secretaria del Tesoro de EE UU, Janet Yellen, ha anunciado ayer lunes su intención de trabajar con los países del G20 para implantar un impuesto de sociedades mínimo a escala global para las multinacionales, una de las propuestas en las que lleva tiempo trabajando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El objetivo es que el gravamen favorezca “sistemas fiscales estables y justos” y frene la carrera a la baja que está sufriendo este tributo. Yellen ha expuesto su postura en su primera comparecencia como titular de la economía estadounidense ante el Council on Global Affairs de Chicago.

Yellen denunció esa carrera a la baja “de los últimos 30 años” en un discurso virtual. Por ello, subrayó, es importante asegurar que “los Gobiernos cuenten con sistemas impositivos estables que recauden suficientes ingresos y que todos los ciudadanos compartan de manera justa la carga financiera del Gobierno”. En el foro de Chicago, Yellen también denunció el aislacionismo del expresidente, Donald Trump, al señalar que el “América primero” ―el lema del republicano― nunca debe significar “América en solitario”.


El objetivo de esa tasa global es evitar que las grandes corporaciones se instalen en jurisdicciones con una tributación más baja y resten recaudación a las arcas públicas, más aún ante la enorme factura que dejará la crisis causada por la pandemia, que EE UU pretende mitigar con un ambicioso plan de estímulos valorado en 1.9 trillones de dólares, ya aprobado por el Congreso. Ese tipo mínimo global, incidió Yellen, se podrá emplear para que la economía “se desarrolle con más igualdad de oportunidades” y “estimule la innovación, el crecimiento y la prosperidad”.


Para la expresidenta de la FED, la credibilidad en el extranjero “empieza con la credibilidad en casa”, y por eso puso como ejemplo la proyectada subida del impuesto de sociedades en EE UU, un eventual aumento que enfrenta mucha resistencia por parte de la clase empresarial. La semana pasada, Biden presentó los detalles de su programa de infraestructuras, una de las piezas clave para reconstruir y modernizar la economía en la fase pospandemia, con una inversión de dos billones de dólares.

Parte de este plan, que tendrá que recibir luz verde en el Congreso en un proceso que se augura tormentoso pero que los demócratas esperan poder cerrar para el próximo 4 de julio, se financiará elevando el tipo del impuesto de sociedades del 21% actual ―antes de la reforma fiscal de Trump en 2017, estaba en el 35%― al 28%, y fijando en el 21% el tipo mínimo a abonar por parte de las empresas estadounidense por sus ganancias en el extranjero.

La semana pasada, en una comparecencia ante el Senado, Yellen había defendido el aumento del gravamen, debido al hecho de que el país recauda “una cantidad muy pequeña” mediante esa figura fiscal.

Conozcan que sectores deben pagar más impuestos para financiar plan de Biden

El presidente Joe Biden está convencido de la necesidad de incrementar los impuestos a las personas de mayores ingresos para avanzar con su proyecto de infraestructura y empleos.

El alza de impuesto sería para aquellos hogares que con ingresos superiores a los $400,000 dólares anuales, los cuales son apenas el 2 de cada 100 hogares.

El miércoles, el presidente Biden presentó su proyecto de $2.25 billones de dólares y rechazó que ese incremento sea un “castigo”, sino una forma de abrir oportunidades al resto de la población.

“Esto no es un castigo para aquellos que logran ese ingreso… Se trata de abrir oportunidades para todos los demás”, dijo. “Nadie, déjeme decirlo de nuevo, nadie que gane menos de $400,000 verá subir sus impuestos federales, punto”.

El portal DQYDJ (Don’t Quit Your Day Job) estimó que el ingreso promedio de los hogares estadounidenses es de $97,973 dólares en 2020, información que obtuvo de la Oficina del Censo.

Entre las críticas hay quienes dicen que la clase media será afectada, a pear de que esa categoría abarca a hogares con ingresos de $34,200 a $136,800 dolares.

La mayoría de los hispanos no serían afectados, ya que el ingreso promedio por familia en esta comunidad es de $51,000 dólares anuales.

La confusión surge porque el impuesto se aplicará por personas, pero considerando el ingreso familiar, explicó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. Es decir, si en una pareja ambos ganan $200,000 dólares anuales, ahí aplica el alza.

El economista Andrés Vinelli, vicepresidente de Políticas Económicas del Center for American Progress (CAP), reconoció la necesidad de aumentar las tasas como lo plantea Biden.

“(El plan) es volver a imponer los impuestos a las personas, como estaban antes… básicamente la gente que es rica, que están al máximo de ingresos”, defendió.

En las corporaciones

El plan del presidente Biden también incluye un aumento a la tasa corporativa, la cual volvería casi a los niveles antes del expresidente Donald Trump.

La propuesta incluye la tasa impositiva corporativa al 28 por ciento. La reforma de 2017 la redujo del 35 por ciento al 21 por ciento.

Los empresarios dicen que presionarán por mejor infraestructura y menos impuestos.

“Estaremos presionando al Congreso sobre ambos aspectos del plan: infraestructura e impuestos”, dijo a The Hill un portavoz de la Asociación de Líderes de la Industria Minorista. “Queremos encontrar un camino a seguir que no incluya un aumento en la tasa de impuestos corporativos”.

Reportan caída del gasto del consumidor de los Estados Unidos

El gasto del consumidor en los Estados Unidos se desplomó en marzo 1% cuando las graves tormentas invernales arrasaron partes de Estados Unidos y los ingresos personales también cayeron drásticamente en febrero.
La caída en el gasto sucedió después de un gran aumento del 3.4% en febrero, informó el viernes el Departamento de Comercio. El gasto del consumidor es observado de cerca porque representa dos terceras partes de la actividad económica.
Los ingresos personales, que pueden alentar el gasto en el futuro, se desplomaron en 7.1% el mes pasado después de un aumento del 10.1% en enero, cuando Estados Unidos envió 600 dólares en pagos individuales para ayudar a los estadounidenses durante la pandemia. Se anticipa que los ingresos se recuperen en marzo, cuando se distribuyan millones de 1,400 dólares de pagos individuales.

Los economistas habían anticipado descensos en febrero debido al clima que impactó grandes franjas del país y dejó a millones de personas en Texas sin electricidad durante días. Ya que gran parte del mal desempeño se debió al clima, los economistas creen que la actividad económica permanecerá sólida durante el primer trimestre del año.
La expectativa es que la economía reciba un impulso de una ley de gastos de 1.9 billones de dólares aprobada el 11 de marzo por el presidente Joe Biden. Ofrece pagos directos de 1,4700 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales para evitar despidos de trabajadores esenciales.

Peticiones de desempleo

En otro orden de ideas, se informó que un úmero de personas solicitando prestaciones por desempleo en Estados Unidos cayó considerablemente la semana pasada a 684,000, el menor total desde el estallido de la pandemia hace un año y un indicio de que la economía está mejorando.


El reporte el jueves del Departamento de Trabajo indicó que las solicitudes cayeron de 781,000 la semana previa. Es la primera vez que las solicitudes de pagos por desempleo han caído por debajo de 700,000 desde mediados de marzo del año pasado. Antes de que la pandemia vapulease la economía, las solicitudes nunca habían llegado a ese nivel.

Aun así, un total de 18.9 millones de personas continúan recibiendo ayuda por desempleo, comparado con 18.2 millones la semana previa. Alrededor de una tercera parte de esas personas están en programas federales extendidos, lo que significa que han estado desempleadas por al menos seis meses.

Su prolongado desempleo pudiera convertirse en un impedimento a largo plazo. Usualmente, muchas personas que han estado desempleadas por largo tiempo pasan trabajo para encontrar nuevos empleos incluso cuando la economía se recupera.
La economía ha estado mostrando indicios de estar emergiendo de la crisis con renovado vigor, al aumentar los gastos, fortalecerse la actividad manufacturera y con las compañías añadiendo trabajadores. Las contrataciones subieron en febrero, con 379,000 empleos añadidos — más del doble del total de enero.

Datos de tarjetas de crédito proveídos por JPMorgan Chase mostraron que los gastos del consumidor subieron la semana pasada al comenzar la entrega de los cheques de 1,400 dólares como parte del paquete de ayuda de emergencia del gobierno. El Tesoro ha distribuido hasta ahora 127 millones de pagos por un total de 325,000 millones de dólares.

Estas son las ciudades de Estados Unidos con las rentas más altas y más bajas durante la pandemia

Desde que inició la pandemia del coronavirus muchos estadounidenses se han visto en la necesidad de mudarse a lugares donde puedan hacer rendir más sus escasos recursos.

Cambiarse a lugares donde la renta es más económica es cada vez más normal en Estados Unidos, por eso resulta conveniente conocer los resultados del Informe Nacional de Rentas de Apartment List, que muestra cuáles son las ciudades donde los precios de las rentas fluctuaron más entre enero de 2020 y 2021.

El reporte indica que grandes ciudades como San Francisco y Nueva York tuvieron las mayores disminuciones de alquiler en esos 12 meses, mientras que las ciudades como Fresno, California, y Memphis, tuvieron un mayor aumento en rentas.

El informe indica que estas tendencias ya han comenzado a desacelerarse, pues en Nueva York, Boston y San José, que tuvieron las mayores disminuciones en precios de alquiler en 2020, tuvieron leves repuntes de diciembre a enero.

De la misma forma las ciudades de Boise, Idaho, y Chesapeake, que son las ciudades que mayor aumento en precios de alquiler tuvieron durante 2020, tuvieron leves disminuciones en el nivel de rentas, lo que podría ser un indicador de que los precios de los alquileres podrían estar comenzado a estabilizarse.

A continuación, las ciudades donde el precio de la renta disminuyó más:

1. San Francisco, de $2,685 a $1,959
2. Nueva York, $2,020 a $1,591
3. Seattle, de $1,829 a $1,462
4. Boston, de $2,051 a $1,653
5. Oakland, California, de $2,097 a $1,785
6. Washington, de $1,872 a $1,615
7. Arlington, Virginia, de $2,073 a $1,790
8. San José, California, de $2,338 a $2,045
9. Chicago, de $1,355 a $1,186
10. Jersey City, de $1,931 a $1,699

Ciudades donde el precio de la renta se incrementó fueron:

1. Boise, Idaho, de $931 a $1,047
2. Fresno, California, de $1,137 a $1,260
3. Gilbert, Arizona, de $1,674 a $1,814
4. Chesapeake, de $1,374 a $1,488
5. Bakersfield, California, de $1,143 a $1,238
6. Albuquerque, de $937 a $1,014
7. Greensboro, de $943 a $1,016
8. Glendale, de $1,134 a $1,219
9. Las Vegas del Norte, Nevada, de $1,369 a $1,470
10. Memphis, de $946 a $1,015

Con información de El Diario NY

Temen que Biden no cumpla con su promesa de aumentar el salario mínimo

Ante un Congreso dividido, activistas sindicales han expresado su preocupación porque el presidente Joe Biden no pueda cumplir su promesa de aumentar el salario mínimo

Para el activista sindical, Terrence Wise, eso es frustrante y preocupante para la clase trabajadora, de que se estanque el salario mínimo. 

“Para tenerlo tan cerca de la puerta, necesitan hacerlo… Necesitan sentir presión”, expresó Wise, de acuerdo a una publicación de la agencia AP.

 Wise es gerente de departamento en una sucursal de McDonald’s en Kansas City, y es líder nacional de Fight for $15, un movimiento sindical organizado, que surgió en 2012.

Biden ya envió la propuesta para aumentar el salario mínimo

Y es que a pesar de que el presidente Biden ya envió su propuesta del aumento del salario mínimo, se enfrenta un Congreso dividido. Y justo eso es lo que ha despertado la preocupación en la clase trabajadora de que los legisladores no quieran aprobar el alza al salario mínimo. La iniciativa de Biden pretende que el salario mínimo pase de $7.5 dólares a $15 dólares la hora, lo que les vendría muy bien a la clase trabajadora, ante los efectos a la economía familiar por la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, el  debate sobre el salario mínimo es una de las principales tensiones que surgieron en los los primeros días del gobierno del presidente Joe Biden.

Habrá que esperar la discusión en el Congreso

Incluso el mandatario llegó a reconocer que ve difícil que prospere su iniciativa en el Congreso. 

“No creo que vaya a sobrevivir”, admitió Biden, que está a días de cumplir su primer mes en la presidencia de Estados Unidos. 

Para que la iniciativa del aumento del salario mínimo pase al Pleno del Congreso, se necesitan 60 votos, pero ante el panorama que se vislumbra entre los legisladores se ve difícil que esta iniciativa prospere, pero aún hay que esperar a que pase a discusión la iniciativa. 

 Para el reverendo Dr. William J. Barber II, copresidente de la Campaña de los Pobres, puso de manifiesto que el mandatario estadounidense tiene el compromiso de aumentar el salario mínimo. Yaque fueron precisamente los pobres y la clase trabajadora, en ser los primeros ante la pandemia del coronavirus, en regresar a sus fuentes laborales “los primero en infectarse, los primero en enfermarse, y los primeros en morir ”.

EEUU: bajan solicitudes de beneficios por desempleo

Las solicitudes de beneficios por desempleo disminuyeron de nuevo en EE.UU., pero muy poco para señalar que podría estar en marcha una recuperación económica en medio de un descenso de los casos de coronavirus.

El informe de este jueves del Departamento del Trabajo reflejó que las solicitudes por desempleo en la semana que terminó el 6 de febrero fueron de un total ajustado estacionalmente de 793.000, menos de las 812.000 registradas en la semana anterior.

Los economistas, que esperaban que la cifra estuviera en alrededor de 760.000, consideran que el total sigue mostrando un estancamiento de la recuperación del mercado laboral.

A casi un año del inicio de la pandemia, el total de solicitudes de beneficios de desempleo no ha logrado descender a los 665.000, que fue el máximo alcanzado durante la Gran Recesión de 2007-2009, aunque está muy por debajo del récord de 6,867 millones reportado en marzo pasado.

No obstante, es un adelanto con respecto a la etapa entre diciembre y enero, cuando nuevos confinamientos por un resurgimiento de los casos de coronavirus obligaron a cerrar comercios clave, como los restaurantes y otros relacionados con los consumidores.

El optimismo es que las nuevas infecciones de COVID-19 se han reducido en todo el país y con los planes de vacunación las empresas puedan comenzar a reabrir.

También se espera que el paquete de alivio de 1,9 billones de dólares del presidente Joe Biden inyecte fondos que puedan impulsar el consumo y por ende al mercado laboral.

La Oficina de Presupuesto del Congreso ha calculado que el mercado laboral no regresará a su nivel de antes de la pandemia hasta 2024.

EEUU congela indefinidamente la venta de TikTok a Oracle y Walmart

El plan orquestado por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, para forzar la venta de las operaciones estadounidenses de TikTok a un grupo de inversores que incluye a Oracle y Walmart queda aplazado indefinidamente.

Según adelanta el Wall Street Journal citando fuentes familiarizadas con la situación, la Administración del actual mandatario, el demócrata Joe Biden, ha iniciado una amplia revisión de los esfuerzos de su predecesor en el cargo para abordar los posibles riesgos de seguridad derivados de múltiples tecnológicas chinas.

De hecho, la potencial venta de las operaciones de TikTok lleva en el limbo desde el pasado otoño. Tanto la compañía como su matriz, la china ByteDance, lograron que los tribunales negasen las demandas de la Casa Blanca, a través de órdenes ejecutivas, de prohibir las descargas de la aplicación desde plataformas estadounidenses, como la App Store de Apple o Google Play.

El WSJ indica que las conversaciones entre los representantes de ByteDance y los funcionarios de Seguridad Nacional de EEUU continúan, especialmente en lo que se refiere a la seguridad de los datos y la forma de evitar que el gobierno chino acceda a la información que TikTok recopila de sus usuarios estadounidenses. Sin embargo, de momento, no está previsto que el gobierno de Biden vaya a tomar una decisión inminente sobre este asunto.

El Comité de Inversiones Extranjeras en EEUU (Cfius, por sus siglas en inglés) y TikTok barajan posibles fórmulas para resolver esta situación, entre ellas el uso de una tercera entidad de confianza que gestione los datos de la aplicación sin requerir una venta directa. De esta forma, cualquier acuerdo final probablemente será distinto al barajado el pasado septiembre dado que la plataforma ya no se enfrenta a la amenaza de un cierre inminente.

Recordemos que, por aquel entonces, Oracle tenía previsto hacerse con una participación del 12,5% de una nueva entidad que llevaría por nombre TikTok Global, con sede en EEUU y que proporcionaría un servicio seguro en la nube para los datos de los usuarios de la popular aplicación. Por su parte, Walmart acordó comprar el 7,5% de dicha entidad además de conseguir múltiples acuerdos para proporcionar vías de comercio electrónico, pagos y otros servicios a la nueva empresa.

En una declaración conjunta, Oracle y Walmart anunciaron que TikTok Global y los inversores estadounidenses de ByteDance, incluidos Sequoia Capital, General Atlantic y Coatue, planeaban crear una iniciativa educativa para proporcionar un plan de estudios de video online impulsado por inteligencia artificial para impartir una variedad de asignaturas. También resaltaron que TikTok Global pagaría “más de 5.000 millones de dólares en nuevos impuestos al Tesoro de EEUU” pero sin especificar durante qué período de tiempo ni ofrecer más detalles sobre el mismo.

Secretaria del Tesoro cree que quienes ganen hasta $60,000 deberían cobrar cheque de estímulo de $1,400

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo ayer domingo que los niveles de ingreso que han propuesto demócratas conservadores para restringir qué estadounidenses reciben los pagos directos de $1,400 dólares son muy bajos.

Yellen indico en el programa ‘State of the Union”, de CNN, que pensaba que los estadounidenses que hagan la declaración de impuestos individual y ganen menos de $60,000 dólares anuales deberían calificar para los pagos directos. Senadores como el demócrata Joe Manchin (de West Virginia) ha abogado que los cheques empiecen a disminuir progresivamente a partir de los $50,000 dólares anuales.

“Si piensa en un maestro de escuela primaria o un policía que gana $60,000 dólares al año y se enfrenta a niños que no van a la escuela y personas que pueden haber tenido que retirarse de la fuerza laboral para poder cuidarlos y muchas cargas adicionales, [el presidente Biden] piensa, y yo ciertamente estaría de acuerdo, que es apropiado que la gente de allí obtenga apoyo “, dijo Yellen.

Yellen agregó que la Casa Blanca está negociando con el Congreso “para definir lo que es justo” en términos de disminución proporcional de la cuantía en función del nivel de ingresos y dijo que las familias de clase media en apuros “también necesitan ayuda”.

La secretaria añadió que el presidente está dispuesto a detallar con el Congreso la estructura. Los senadores demócratas ya han indicado que están preparados para impulsar el paquete de estímulos de $1.9 billones de dólares de Biden sin la ayuda de los republicanos. Algunos líderes demócratas como Nancy Pelosi, han dicho que esperan que el paquete se apruebe en dos semanas.

El desempleo de Estados Unidos cae hasta el 3,5% en febrero y se crean 273.000 plazas

La tasa de desempleo de Estados Unidos se contrajo una décima en el mes de febrero, por lo que volvió a situarse en el 3,5%, su menor nivel desde diciembre de 1969, según los datos publicados este viernes por la oficina de estadísticas laborales del Departamento de Trabajo estadounidense.

El país norteamericano creó un total de 273.000 empleos no agrícolas en el segundo mes del año, la misma cifra que en enero, impulsado por los incrementos en el sector de la salud, la restauración y a pesar del impacto del coronavirus Covid-19.

La cifra de parados de larga duración, aquellos que han permanecido en situación de desempleo durante un mínimo de 27 semanas, se redujo hasta 1,102 millones de personas, lo que equivale a un descenso de 64.000 parados. Su peso con respecto al total de desempleados cayó en siete décimas, situándose en el 19,2%.

De esta forma, la cifra total de personas en paro fue de 5,787 millones de personas, por lo que se redujo en 105.000 desempleados en febrero. Por su parte, la tasa de participación en el mercado laboral se mantuvo estable en el 63,4%. Con respecto a enero, la población activa descendió en 60.000 personas.

Por grupos de trabajadores, la tasa de paro entre las mujeres se redujo en una décima, hasta el 3,1%, al tiempo que el desempleo entre los hombres se situó en el 3,3%, la misma cifra que en enero. De su lado, la tasa de paro entre los jóvenes se redujo en 1,2 puntos porcentuales en comparación con el primer mes del año, hasta el 11%.

En el segundo mes del año, el número de empleados en el sector de la salud creció en 57.000 personas, al tiempo que el sector de la restauración creó 53.000 puestos de trabajo y el sector público contrató a 47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKU7.000) y el de transporte de mercancías (-4.000).

La duración de la semana laboral media creció en una décima, hasta las 34,4 horas en febrero. Al tiempo, los ingresos medios por hora crecieron en nueve centavos respecto al mes anterior, hasta los 28,52 dólares.

Asimismo, el Departamento de Trabajo ha informado de que el número de empleos creados en diciembre se ha revisado al alza, hasta 184.000 (37.000 más), mientras que el dato de enero se ha ajustado hasta 273.000 puestos de trabajo (48.000 más).