ECONOMIA INTERNACIONAL

¿Puede la relación entre China y Estados Unidos recuperarse tras cuatro años de Donald Trump?

Hay una especie de broma que se escucha en algunos círculos de Washington que dice que, cuando China habla de “cooperación win-win (ventajosa para todos)”, significa que Pekín gana el doble.

Es un dicho que surge en ocasiones al hablar de las relaciones con el país asiático, pero sirve para reflejar la desconfianza que existe entre ambas potencias.

La lazos entre Estados Unidos y China se han deteriorado estos últimos años hasta un nivel no visto en décadas, y ahora que empieza la era Biden, una pregunta se hace inevitable a ambos lados del Pacífico: ¿puede mejorar la situación?

La pasada semana, ambos gobiernos lanzaban algunos mensajes al respecto.

El presidente Xi Jinping advertía en el Foro de Davos contra una “nueva guerra fría” y pedía “abandonar los prejuicios ideológicos y seguir un camino de coexistencia pacífica, beneficio mutuo y cooperación para que todos ganen”.

Mientras, la nueva portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, señalaba que “partirán de un enfoque de paciencia” para responder a los “abusos” del país asiático.

“Eso significa que vamos a consultarlo con nuestros aliados, con demócratas y republicanos, y vamos a permitir que el proceso interinstitucional se desarrolle para revisar y evaluar cómo debemos seguir adelante con nuestra relación “, indicó Psaki.

Expertos de ambos países advierten que la salida de Trump no significará una mejora sustancial de la relación, pero eso no significa que no se vayan a producir cambios.

“Tenemos que tener en cuenta que tanto China como Estados Unidos quieren proteger y avanzar en sus propios intereses. Ninguno tiene el objetivo exclusivo de recuperar la relación”, señala a BBC Mundo Bonnie Glaser, veterana investigadora estadounidense, incluida en la lista de “Los 10 nombres que importan en política sobre China” de la revista Politico.

Problemas estructurales

Y es que Biden entra en juego en un momento de aparente no retorno para la compleja relación, con una China cada vez más asertiva en la arena internacional y un mayor consenso en Estados Unidos sobre la amenaza que le supone.

“La nueva era en las relaciones China-Estados Unidos continuará al menos mientras la República Popular China siga en la era Xi”, escribía Bill Bishop, analista de asuntos chinos, en su blog Sinocism de forma previa a la investidura de Biden.

“Xi y sus funcionarios ven el tiempo y las tendencias de su lado, y lo dicen de forma aún más abierta con declaraciones habituales de ideas como: ‘El Este está alzándose y el Oeste está en declive’. Es casi como si creyeran que el desenlace histórico está ya determinado”.

Reino Unido y la UE acuerdan dar “la milla extra” y prolongan la negociación comercial

Aunque inicialmente Bruselas y Londres habían pactado que este domingo 13 de diciembre sería la fecha límite para definir el futuro de las negociaciones; en una llamada telefónica el primer ministro Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acordaron prolongar las conversaciones.

“A pesar del agotamiento después de casi un año de negociaciones, a pesar del hecho de que los plazos se han incumplido una y otra vez, creemos que es responsable en este momento hacer un esfuerzo adicional”, dijeron Johnson y von der Leyen en un comunicado conjunto.

Las partes decidieron extender el tiempo límite que se habían autoimpuesto al considerar que había demasiado en juego para no intentar hasta el final llegar a un acuerdo. Londres y Bruselas están negociando desde principios de este año cómo serán las relaciones comerciales de los británicos con el mercado único europeo a partir del 1 de enero de 2021, cuando Reino Unido finalizará el Brexit y se retirará definitivamente de los beneficios económicos que tienen los países de la Unión Europea. 

Pacto de China y 14 países de Asia-Pacífico: éxito para Pekín, revés para EE. UU.

Independientemente del conflicto comercial con EE. UU., China ha firmado el mayor acuerdo de libre comercio del mundo con 14 países de Asia y el Pacífico. Después de ocho años de negociaciones, la firma se llevó a cabo en la cumbre virtual de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) en la capital de Vietnam, Hanoi.

La Asociación Económica Regional Integral o RCEP, como se conoce el pacto, abarca a 2.200 millones de personas y casi un tercio de la producción económica mundial. El acuerdo reduce los aranceles, establece reglas comerciales comunes y, por lo tanto, también facilita las cadenas de suministro. Incluye comercio, servicios, inversión, comercio electrónico, telecomunicaciones y derechos de autor.

Gran éxito para la cúpula de Pekín

Además de la segunda economía más grande del mundo, China, y los diez países de la ASEAN, Vietnam, Singapur, Indonesia, Malasia, Tailandia, Filipinas, Myanmar, Brunei, Laos y Camboya, a la RCEP también pertenecen Japón, Australia, Corea del Sur y Nueva Zelanda. India decidió no formar parte. Sobre todo en el contexto de la guerra comercial con Estados Unidos, el pacto de libre comercio supone un gran éxito para el liderazgo chino.

El acuerdo es “un gran paso adelante en un momento en que el multilateralismo está perdiendo terreno y el crecimiento mundial se está desacelerando”, dijo el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong. De hecho, los expertos creen que el pacto promoverá la integración económica en la región de Asia-Pacífico y contrarrestará las tendencias proteccionistas.

Antes de la pandemia, los países de la RCEP representaban el 29 por ciento del volumen de comercio mundial, un poco menos que la UE (el 33 por ciento). Según Jeffrey Wilson, del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), “la RCEP redibujará el mapa económico y estratégico Indo-Pacífico”. Este pacto de libre comercio impulsará la recuperación económica después de la pandemia.

Gran Bretaña eliminará cuarentena obligatoria para viajeros de países “seguros”

El Gobierno británico planea eliminar la cuarentena obligatoria de 14 días al llegar al Reino Unido para los viajeros que procedan de países seguros, entre los que se espera que se incluya España, confirmó un portavoz.

La cadena pública BBC especifica que las nuevas normas de viaje podrían entrar en vigor a partir del 6 de julio, y se prevé que el Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, detalle la próxima semana la lista de los territorios que contarán con un «corredor aéreo».

Según la BBC, en este listado figurarán de entrada Grecia, Italia, España, Francia, Países Bajos, Finlandia, Bélgica, Turquía, Alemania y Noruega, pero no Portugal y Suecia, que han experimentado un repunte de contagios.

En lugar de la cuarentena impuesta el 8 de junio, que suscitó críticas de políticos y el sector turístico y motivó una demanda de las aerolíneas británicas, el Gobierno introducirá ahora un sistema de seguridad en el que adjudicará los colores rojo, ámbar o verde a los diferentes países según la prevalencia del coronavirus en sus territorios.

Al mismo tiempo, el ministerio de Exteriores levantará las restricciones de viaje impuestas el 17 de marzo, en plena pandemia, para los países con calificación ámbar o verde, e irá revisando las de todos los destinos.

Las personas procedentes de Estados con el color rojo tendrán que cumplir una cuarentena, que implica estar encerrados en casa so pena de multa de más de mil euros.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

La alta cocina se prepara para reconquistar a sus clientes tras Coronavirus

Michelin prevé publicar su guía anual como si no hubiese pasado nada. Otros como la clasificación 50 Best anularon su esperado palmarés: las estrategias difieren a la hora de apoyar a los restaurantes de alta cocina, golpeados duramente por la pandemia.

Los chefs “no perdieron su talento durante el confinamiento, innovaron, crearon nuevas recetas” y los inspectores “esperan con impaciencia y apetito la reapertura de los restaurantes”, asegura a la AFP Gwendal Poullennec, director de la guía Michelin.

Es “demasiado temprano” para saber si se otorgarán o quitarán estrellas, pero la guía “se movilizará al máximo” para sacar su próxima edición de Francia el 18 de enero, añade.

Una estrategia no exenta de críticas de parte de quienes recuerdan que la guía dejó de publicarse durante la Segunda Guerra Mundial y no restableció una clasificación hasta al cabo de un lustro.

Únicamente 13% de los restaurantes con estrellas están actualmente abiertos en los 32 países donde opera la “biblia” de la gastronomía.

En Francia, la reapertura de los restaurantes cerrados desde mediados de marzo debido a la covid-19 no se decidirá antes de junio; en España la vuelta a la actividad se realiza en cuentagotas y por regiones.

En muchos países, estos establecimientos deberán a partir de ahora reducir su capacidad de acogida y simplificar los menús.

Para Poullennec, los inspectores de la guía Michelin serán “perfectamente capaces” de evaluar teniendo en cuenta la nueva situación y la “calidad de los productos, el dominio de las técnicas culinarias y las armonías de sabores” serán “más pertinentes que nunca”. 

– 18 meses “peligrosos” –

Entretanto, Michelin colideró en Francia una operación para pagar comidas con antelación, que permitió reunir más de un millón de euros.

La segunda guía gastronómica internacional, Gault & Millau, decidió no publicar los premios anuales de Mejor Cocinero, Pastelero y Sumiller en su edición de 2021 que saldrá en octubre, indicó a la AFP su director Jacques Bally.

“Nuestra responsabilidad de guía es destacar todo lo que se hace y se puede hacer en los próximos 18 meses que serán muy difíciles y peligrosos” para estos establecimientos. 

La guía pondrá de relieve a los chefs que llevaron a cabo acciones sociales durante la epidemia, como preparar comida para el personal sanitario, o bien se lanzaron en “nuevas experiencias” como el “click and collect”, el “listo para comer”, el “listo para cocer” o bien el chef a domicilio.