ECONOMIA POST PANDEMIA

EE.UU. reconoce que problemas de suministros durarán hasta el 2022

El secretario de Transporte de Estados Unidos, Pete Buttigieg, reconoció que los problemas en la cadena de suministros del país durarán hasta el año que viene, e instó a aprobar el proyecto de ley de infraestructuras para minimizar el impacto de esas perturbaciones.

“Ciertamente, muchos de los desafíos que hemos venido experimentando este año continuarán durante el próximo. Pero hay pasos tanto a corto como a largo plazo que podemos tomar para hacer algo al respecto”, dijo Buttigieg durante una entrevista con la cadena CNN.

Desde que se empezaron a relajar las restricciones a la movilidad y a la actividad económica por la pandemia de COVID-19 en gran parte del mundo, la demanda de bienes y servicios ha experimentado un crecimiento repentino al que los fabricantes y transportistas no han sido capaces de dar respuesta, lo que ha generado un cuello de botella.

Uno de los mejores ejemplos de esta situación son los puertos de Los Ángeles y Long Beach en EE.UU., los dos mayores del país y que viven una situación de colapso, con largas colas de enormes cargueros fondeando frente a los muelles a la espera de poder atracar y descargar sus mercancías, una tarea que puede demorarse hasta doce días.

Buttigieg recalcó que parte de lo que está ocurriendo no tiene que ver solo con los suministros, sino con la demanda, que está “por las nubes”.

“Este es un ejemplo más de por qué tenemos que aprobar la ley de infraestructuras. Ese plan del presidente tiene 17,000 millones de dólares solo para los puertos, y tenemos que lidiar con los temas de largo plazo que han hecho que seamos vulnerables a este tipo de atascos cuando fluctúa la demanda”, agregó Buttigieg.

El plan de infraestructuras está valorado en 1.2 billones de dólares y fue aprobado en el Senado hace semanas con apoyo de los dos partidos, pero todavía está pendiente de aprobación en la Cámara Baja, que quiere votar sobre el tema el 31 de octubre.

Ese proyecto para reconstruir carreteras y puentes y mejorar otras infraestructuras del país es una de las dos patas de la agenda económica del presidente Joe Biden; la otra, pendiente de aprobación en el Senado, busca expandir los programas sociales, combatir la crisis climática y subir los impuestos a grandes empresas y ricos.

Esta semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó las previsiones de crecimiento global de este año al 5.9 %, una décima menos que hace tres meses, debido en parte a los problemas en las cadenas de distribución mundiales.

El Fondo rebajó, además, en un punto porcentual el crecimiento estimado para este año en Estados Unidos, que será del 6 %, como consecuencia de “una moderación del consumo en el tercer trimestre del año y a las alteraciones en la cadena de suministros”.

El pasado miércoles, Biden aseguró este miércoles que espera arreglar la congestión actual en la cadena de suministro nacional manteniendo abiertos los puertos más importantes del país a todas horas, de lunes a domingo.

Crisis global de transporte marítimo pone en riesgo el abastecimiento de productos navideños

Como el resto del mundo, Puerto Rico viene enfrentando desde hace meses la crisis global relacionada con los retrasos en la carga marítima, situación que se exacerba en un país que importa por esa vía gran parte de la mercancía que la población compra físicamente en los comercios o adquiere en línea.

Internacionalmente, la crisis ha llegado al punto de que algunas de las compañías más poderosas del planeta –como WalMart y Home Depot– han optado por fletar barcos con el objetivo de acelerar la entrega del inventario.

La urgencia, de acuerdo con reportes de medios especializados, ha incrementado recientemente, según los comercios buscan asegurar los abastos necesarios para cumplir con la demanda, que suele alcanzar su pico anual en las semanas previas al periodo navideño.

“Yo le adjudicaría todos los componentes directamente al resultado de lo que es el COVID-19 y la pandemia por muchos aspectos. A lo mejor la falta de producción la podemos asociar con la falta de personal por muchísimas razones, (como) fábricas que tuvieron que cerrar por un tiempo por haber tenido personal (infectado) o porque era el mandato del país. Si vemos la parte del aumento en demanda en compras por este tipo de producto, también tenemos que asociarla (a la pandemia) porque sabemos que las ayudas federales y económicas que estuvieron llegando a mucha gente, como el PUA (Asistencia por Desempleo Pandémico), puso a los consumidores en una posición bien diferente de poder adquirir productos que quizás no estaban en su pipeline”, enumeró Clarivette Díaz, presidenta de la Junta de Directores de la Asociación de Navieros de Puerto Rico.

Medios como Bloomberg han destacado en semanas recientes que el costo de mover un contenedor se ha multiplicado por 10 en el último año, al tiempo que en puertos importantes como Los Ángeles se han generado los llamados cuellos de botella, que provocan largos periodos de espera para descargar los barcos.

“La pandemia empieza en China, donde tienes cinco de los seis puertos más importantes del mundo, y ahí se concentran los contenedores. Así que hay falta de contenedores, de chasis para mover los equipos, hay problemas con el trabajo porque se acumuló mucha mercancía”, dijo en el programa Jugando Pelota Dura el abogado William Marrero, asesor legal de la Unión ILA 740, que representa a los trabajadores del muelle de San Juan.

El presidente de la Asociación de Comercio al DetalIván Báez, planteó que el muelle de San Juan, el principal puerto internacional en Puerto Rico, recibe principalmente productos manufacturados en el continente asiático, en cargamentos que suelen detenerse en Estados Unidos antes de llegar a la isla. Un estudio de Advantage Business Consulting en el 2019 halló que el 90 % de los contenedores llegan a Puerto Rico desde Estados Unidos, mayormente desde el puerto de Jacksonville, en Florida.

Báez coincidió con otros entrevistados en el sentido de que la pandemia del COVID-19 ha provocado un disloque en la cadena de distribución, elemento que se complica al considerar que no todos los países se encuentran en la misma etapa de su batalla contra el virus o no han optado por estrategias uniformes para combatirlo.

“Es como prender el switch de la economía mundial y todos compitiendo por los mismos productos”, dijo el también director de Asuntos Públicos de WalMart en Puerto Rico.

Con información de Metro Puerto Rico

Los precios de la gasolina se disparan a medida que se agrava la crisis energética mundial

La energía era muy barata en el primer trimestre de 2020, cuando las carreteras y los aeropuertos estaban casi vacíos durante el punto máximo de la pandemia de covid-19.

La demanda de energía está de regreso a medida que la economía mundial se reabre, pero la oferta simplemente no le ha seguido el ritmo. Por eso, los precios del petróleo en Estados Unidos se han disparado US$ 120 desde que se desplomaron a -US$ 40 el barril en abril de 2020. Los precios del petróleo estadounidense cerraron por encima de los US$ 80 el barril el lunes por primera vez en casi siete años.

El crudo ganó un 1,5% para terminar el día en US$ 80,52. La última vez que el petróleo cerró por encima de los US$ 80 fue el 31 de octubre de 2014.

Todo esto está provocando un impacto por los precios para muchos estadounidenses que llenan sus tanques, en una época del año en la que los precios de la gasolina suelen disminuir. El precio medio nacional de la gasolina alcanzó este lunes un nuevo máximo de siete años de US$ 3,27 el galón, con una subida de 7 céntimos solo en la última semana, según la AAA. La gasolina casi se ha duplicado desde que tocó fondo a US$ 1,77 en abril de 2020.

Los altos precios de la gasolina no harán más que exacerbar la elevada inflación, apretar los presupuestos de las familias estadounidenses y perjudicar el destino político del presidente Joe Biden.

Desgraciadamente, los precios en las gasolineras pueden subir aún más por la crisis energética mundial.

Los precios del gas natural se han disparado tanto, especialmente en Europa y Asia, que las centrales eléctricas y las fábricas podrían recurrir cada vez más a una fuente de combustible relativamente más barata para obtener electricidad: el petróleo.

“Se trata de intentar mantener las luces encendidas”, dijo Matt Smith, analista principal de petróleo de Kpler para las Américas. “Esto es esencialmente la creación de la demanda que normalmente no existe”.

¿Llegará el petróleo a los US$ 100?

El lunes, Citigroup elevó su previsión de petróleo Brent a US$ 85 el barril para el cuarto trimestre y dijo que el crudo probablemente alcanzará los US$ 90 en algunos momentos. El banco de Wall Street citó el “contagio de los precios este invierno” y la previsión de que las centrales eléctricas cambien el gas natural por el petróleo.

Citi añadió que un “invierno muy frío” podría hacer que Europa “se quedara sin gas” en febrero.

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían sufrir escasez de suministro

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían recibir cantidades limitadas de productos o no tener algunos sabores o artículos debido a los problemas de mano de obra, materia prima o transporte que afrontan los fabricantes de alimentos, revelaron este sábado medios locales.

Según la cadena CNN, que citó correos electrónicos a los que tuvo acceso, muchos fabricantes han advertido a las tiendas sobre la disponibilidad de ciertos productos de cara a las celebraciones de otoño e invierno.

Incluso, algunos de los proveedores han pedido a las tiendas que cancelen sus promociones de ciertos artículos durante las fiestas para que estos no desaparezcan rápidamente de los estantes.

CNN reveló correos electrónicos enviados a cuatro distribuidores que no identificó por representantes de productores como Mondelez, Unilever y McCormick en los que anticipaban que impondrán topes de compra o tendrán disponibilidad limitada de algunas de sus marcas.

Esto afectaría, entre otros, a ciertos sabores de los helados Ben & Jerry’s, a la línea de especies gourmet de McCormick, algunas de las presentaciones de los pasteles congelados de Marie Callender’s, así como a determinados cereales o desayunos congelados.

Las empresas alegaron un aumento de la demanda, escasez de mano de obra, “limitaciones en la cadena de suministro” o “desafíos logísticos”.

La cadena de noticias aseguró que algunas de las tiendas están tratando de tener inventario o han empezado a recurrir a proveedores secundarios para cuando sus principales abastecedores no puedan cumplir sus pedidos.

En la semana que concluyó el pasado 3 de octubre, cerca del 18 % de las bebidas y los productos de panadería, el 16 % de los bocadillos y el 15 % de los alimentos congelados y los dulces se agotaron en las tiendas, reveló CNN, citando datos de la firma IRI, que hace seguimiento de las existencias en las cadenas de supermercados, grandes almacenes y farmacias, entre otros.

Antes de la pandemia, apuntó la versión periodística, entre el 7 % y el 10 % de los productos solían estar agotados en las estanterías.

EEUU: vaticinan escasez de algunos productos por ausencia de mano de obra

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían recibir cantidades limitadas de productos o no tener algunos sabores o artículos debido a los problemas de mano de obra, materia prima o transporte que afrontan los fabricantes de alimentos, revelaron este sábado medios locales.
Según la cadena CNN, que citó correos electrónicos a los que tuvo acceso, muchos fabricantes han advertido a las tiendas sobre la disponibilidad de ciertos productos de cara a las celebraciones de otoño e invierno.
Incluso, algunos de los proveedores han pedido a las tiendas que cancelen sus promociones de ciertos artículos durante las fiestas para que estos no desaparezcan rápidamente de los estantes.
CNN reveló correos electrónicos enviados a cuatro distribuidores que no identificó por representantes de productores como Mondelez, Unilever y McCormick en los que anticipaban que impondrán topes de compra o tendrán disponibilidad limitada de algunas de sus marcas.
Esto afectaría, entre otros, a ciertos sabores de los helados Ben & Jerry’s, a la línea de especies gourmet de McCormick, algunas de las presentaciones de los pasteles congelados de Marie Callender’s, así como a determinados cereales o desayunos congelados.
Las empresas alegaron un aumento de la demanda, escasez de mano de obra, “limitaciones en la cadena de suministro” o “desafíos logísticos”.
La cadena de noticias aseguró que algunas de las tiendas están tratando de tener inventario o han empezado a recurrir a proveedores secundarios para cuando sus principales abastecedores no puedan cumplir sus pedidos.
En la semana que concluyó el pasado 3 de octubre, cerca del 18 % de las bebidas y los productos de panadería, el 16 % de los bocadillos y el 15 % de los alimentos congelados y los dulces se agotaron en las tiendas, reveló CNN, citando datos de la firma IRI, que hace seguimiento de las existencias en las cadenas de supermercados, grandes almacenes y farmacias, entre otros.
Antes de la pandemia, apuntó la versión periodística, entre el 7 % y el 10 % de los productos solían estar agotados en las estanterías.

EEUU: vaticinan aumento de la inflación

De acuerdo con el periódico financiero The Wall Street Journal, los precios de la energía son un factor importante para la inflación y están provocando que ésta aumente a unos meses del invierno. 

El aumento en estos precios provocaría mayores niveles de inflación, afectando directamente a los consumidores, que verían sus facturas y recibos de pago con tarifas más altas, perjudicando su recuperación de los efectos de la pandemia.

Entre los incrementos que los inversionistas y las casas de bolsa observarán con temor las siguientes semanas se encuentran el precio del petróleo, que subió más del 25% desde finales de agosto. Los precios del gas se han disparado desde la segunda mitad del año, tanto en Europa, Estados Unidos, Reino Unido y América Latina.

El petróleo crudo aumentó su precio en un 64% en 2021, llegando a un nivel no visto en los últimos siete años. Los precios del gas natural se duplicaron en los últimos seis meses. El gasóleo para calefacción subió 68% y los precios del carbón alcanzaron niveles récord.

Reino Unido valora recurrir al Ejército para llevar combustible a gasolineras

Varios medios locales como la BBC informan que el primer ministro, Boris Johnson, convocará este lunes una reunión de su Gabinete después de que el titular de Empresas, Kwasi Kwarteng, anunciara anoche la suspensión temporal de la aplicación de la ley de competencia para la industria del combustible, a fin de permitir que los proveedores puedan abastecer a las gasolineras.

Desde el Gobierno, se ha urgido a los ciudadanos a ser “sensatos” a la hora de llenar sus depósitos a fin de evitar las largas filas de vehículos que esperan para repostar.

Gordon Balmer, director ejecutivo de la Asociación de Minoristas de Petróleo, dijo a la emisora británica LBC que algunas marcas de combustible están viendo cómo un 90 % de sus establecimientos se quedan sin depósitos.

Sobre la introducción de visados temporales para conseguir más conductores de camiones, Palmer opinó que “como asociación de comercio minorista de petróleo y no una empresa de logística, cualquier medida así ayudará, aunque tal vez esto no sea suficiente, aunque sé que el Gobierno estudia introducir otras medidas como recurrir a conductore.s del Ejército”.

FMI revisará a la baja pronósticos de crecimiento global

Por medio de un discurso virtual en la Universidad Bocconi de Milán (Italia), la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, aseguró este martes (05.10.2021) que la economía mundial “aún cojea” por la crisis provocada por la pandemia, por lo que la institución revisará a la baja sus previsiones de crecimiento global.

Georgieva, que se encuentra en Washington, destacó como principales obstáculos a la reactivación económica la gran divergencia entre la vacunación en países avanzados y en desarrollo, el repunte de la inflación y la elevada carga de deuda. “Encaramos una recuperación global que aún cojea por la pandemia y su impacto. No somos capaces de caminar hacia adelante de manera apropiada, es como caminar con piedras en nuestros zapatos”, sostuvo.

Como consecuencia, adelantó que las previsiones de crecimiento global para 2021, que el FMI presentará la próxima semana en el marco de su asamblea anual junto con el Banco Mundial, serán menores del 6 por ciento calculado hace tres meses. Georgieva aseguró que EE.UU. y China continúan como “los motores vitales” de crecimiento, aunque “su impulso se está ralentizando”, y añadió que Europa y algunas economías emergentes todavía mantienen un repunte notable.

Economías avanzadas verán la luz en 2022

“Como contraste, en muchos países, el crecimiento continúa empeorando, lastrado por la falta de acceso a las vacunas y las restricciones fiscales. Y esta divergencia en las fortunas económicas se están volviendo más persistentes”, advirtió. Sobre la inflación, Georgieva reconoció el “rápido” repunte vivido en numerosos países de los últimos meses, especialmente el alza de los precios los alimentos del 30 por ciento en el último año.

“Se proyecta que la producción en las economías avanzadas regrese a las tendencias prepandémicas para el 2022. Pero la mayoría de los países emergentes y en desarrollo tardarán muchos años más en recuperarse”, alertó Georgieva. “Esta recuperación retrasada hará que sea aún más difícil evitar las cicatrices económicas a largo plazo, incluidas las pérdidas de empleo, que afectan especialmente a los jóvenes, las mujeres y los trabajadores informales”, indicó.

Por último, la economista búlgara también advirtió de cómo se ha disparado la deuda a nivel global, que está ya por encima del 100 por ciento respecto al PIB, debido a la respuesta desplegada por los gobiernos para hacer frente a la pandemia y la caída de los ingresos fiscales.

El crecimiento del PIB de EE UU bate récords en el tercer trimestre

El PIB real de EEUU aumentó a una tasa anual del 6,7% en el segundo trimestre de 2021, reflejando la continua recuperación económica, la reapertura de establecimientos y la continua respuesta gubernamental relacionada con la pandemia del covid-19. El aumento se revisó al alza en 0,1 puntos porcentuales respecto a la “segunda” estimación publicada en agosto, informa el Bureau of Economic Analysis (BEA).

En el segundo trimestre, aumentaron los pagos de asistencia gubernamental en forma de préstamos a las empresas y subvenciones a los gobiernos estatales y locales, mientras que disminuyeron las prestaciones sociales a los hogares, como los pagos por impacto económico directo. En el primer trimestre de 2021, el PIB real aumentó un 6,3%.

EE UU: reportan nuevo repunte de solicitudes de beneficios por desempleo

Las solicitudes de beneficios por desempleo aumentaron por tercera semana consecutiva.

Por tercera semana consecutiva las solicitudes de beneficios por desempleo subieron en Estados Unidos, después de alcanzar mínimos desde el inicio de la pandemia a principios de septiembre.

Según el informe del Departamento del Trabajo publicado el jueves, las solicitudes aumentaron a un total estacionalmente ajustado de 362.000 en la semana que terminó el 25 de septiembre, 11.000 más que el período anterior.

Los economistas señalan que mucho del aumento se debe a factores como los incendios forestales en California y el huracán Ida, que azotó partes del sur de EE. UU. a finales de agosto y a Nueva York y Nueva Jersey a principios de septiembre.

También la persistencia de la variante delta del coronavirus pudiera estar afectando al mercado laboral.

Los economistas esperan que en la medida que disminuyan los casos de COVID-19 en las próximas semanas, la actividad comercial ayudará a reducir las solicitudes de beneficios por desempleo.

Un reporte del Departamento de Comercio divulgado este jueves confirmó que el crecimiento económico se aceleró en el segundo trimestre de 2021, impulsado por los fondos de alivio del gobierno, que estimularon el gasto.

Este crecimiento fue más lento durante el verano debido a la variante delta, que motivó a las personas a reducir su asistencia a restaurantes y los viajes, y una escasez de materias primas que ha afectado las ventas de vehículos y la construcción de viviendas.

Unos 8,7 millones de personas siguen sin empleo en Estados Unidos y hay cerca de 11 millones de puestos de trabajo disponibles. Sin embargo, las habilidades de los desempleados a menudo no satisfacen los requisitos de los empleadores o los empleos no se encuentran en su área.

EEUU: Los economistas reducen las previsiones de crecimiento debido al virus

Los economistas empresariales esperan un crecimiento económico más lento este año debido a la variante delta del coronavirus, según encuesta.

Los economistas empresariales en Estados Unidos ahora esperan un crecimiento económico más lento este año debido a la generalizada variante delta del coronavirus, al tiempo que dicen que la economía podría mejorar más rápidamente el próximo año a medida que las vacunas sean más aceptadas.

En una encuesta que se publicó el lunes, la Asociación Nacional de Economistas Empresariales encontró que su panel ahora espera un crecimiento económico de todo el año del 5,6%, por debajo de un pronóstico de crecimiento del 6,7% en la encuesta anterior de NABE en mayo. Sin embargo, los economistas elevaron su pronóstico para el crecimiento económico de 2022 al 3.5% desde una perspectiva anterior del 2.8%.

os hallazgos de la NABE se basan en las respuestas de 47 pronosticadores a principios de este mes.

La inflación debería permanecer en niveles elevados durante el cuarto trimestre antes de moderarse el próximo año, pronostican los panelistas. Los consumidores se han enfrentado a precios considerablemente más altos de bienes y servicios este año, ya que las empresas se enfrentan a un aumento sin precedentes en los precios al por mayor.

Si bien la encuesta de NABE ahora ve que la inflación llegará este año a un caluroso 5,1% interanual, los economistas parecen creer que los precios más altos serán en su mayoría temporales. Se espera que la inflación se modere el próximo año a un nivel del 2,4%.

El coronavirus sigue siendo la variable dominante en torno a cómo le irá a la economía de Estados Unidos durante el resto del año y hasta 2022, según NABE. Aproximadamente dos tercios de los encuestados ven que una versión potencial del coronavirus resistente a las vacunas es el mayor riesgo para la economía. Sin embargo, una implementación más rápida de las vacunas proporcionaría la mayor ventaja a la economía este año y el próximo, dijeron aproximadamente la mitad de los panelistas.

Los panelistas de la NABE estaban divididos sobre el tema de la posible escasez de mano de obra. Alrededor del 44% de los panelistas dijeron que sus empresas no estaban experimentando escasez de mano de obra o problemas, mientras que el 35% dijo que estaban viendo una escasez de mano de obra. Uno de cada cinco panelistas no lo sabía o no estaba seguro.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Censo: disminuyeron niveles de pobreza en Estados Unidos

Niveles de pobreza en Estados Unidos han atravesado una disminución general en 2020 tras cifras publicadas del censo general, el cual ha dado resultados por la eficiencia de la ayuda federal que promulgó el Congreso a principios de la pandemia con el fin de prevenir un caos financiero.

Este censo apuntó que la tasa oficial de pobreza tuvo un ligero aumento el pasado año, con un 11,4% en comparación con el histórico 10,5% en 2019; sin embargo, este conteo dejó por fuera una parte importante de la ayuda gubernamental. Tras incluir estos pagos de ayuda federal, la medida se redujo a un 9,1%.

La disminución de esta tasa se traduce en que millones de estadounidenses han podido salir adelante de grandes dificultades económicas en 2020, definiendo “pobreza” con parámetros de ingresos anuales por debajo de los $26,250 dólares por familia.

Las ayudas federales aprobadas durante la pandemia del coronavirus para prevenir otra Gran Depresión, como ocurrió en 1929, fueron reconocidas por expertos y economistas. Estos pagos de estímulo incentivaron a ganancias de $1,200 dólares para la mayoría de estadounidenses de bajos ingresos y clase media el pasado año, generando que 11,7 millones de personas hayan salido de la pobreza, según el censo. Las ayudas del seguro de desempleo evitó que otras 5,5 millones de personas cayeran en pobreza, reseñó The Washington Post.

“Esto realmente resalta la importancia de nuestra red de seguridad social”, subrayó Liana Fox, jefa de la Subdivisión de Estadísticas de Pobreza de la Oficina del Censo de Estados Unidos.

También se demostró que el ingreso medio disminuyó un 2,9% en 2020, quedando en $67,500 dólares, y la proporción de estadounidenses sin cobertura de salud aumentó en 2020, marcando el cuarto año consecutivo en que aumentaron filas de personas no aseguradas.

Luego de tomar en cuenta la ayuda del gobierno, los grupos étnicos, de edad y de niveles educativos, vieron disminuida su tasa de pobreza. En su mayoría, las caídas fueron registradas en familias que estaban encabezadas por madres solteras, afroamericanos, hispanos y adultos sin título de bachillerato.

El gobierno federal respondió rápida y significativamente. Y está muy claro que esos esfuerzos evitaron un fuerte aumento de la pobreza”, sostuvo James Sullivan, profesor de economía de la Universidad de Notre Dame.

“La preocupación de que volvamos a ver un aumento de la pobreza porque ahora hemos visto expirar estos paquetes de ayuda, agregó Sullivan.

Por su parte, Joe Biden se encuentra impulsando al Congreso a promulgar más programas en apoyo a personas de escasos recursos y que formen parte de la clase trabajadora, que conforman un paquete de $3,5 billones de dólares para inversiones importantes en sectores económicos.