EEUU CAMPAÑA ELECTORAL 2020

Kamala Harris suspende actos de campaña por casos de COVID-19 en colaboradores

La candidata demócrata a la vicepresidencia, Kamala Harris, cancelará su viaje hasta el lunes después de que su director de comunicaciones y un miembro de su tripulación de vuelo dieron positivo por COVID-19, anunció la campaña de Biden el jueves.

Destacó que Harris no estuvo en “contacto cercano” con la directora de comunicaciones Liz Allen o el miembro de la tripulación en los días antes de que dieran positivo, pero su viaje se detendría “por precaución”.

Ninguna de las personas infectadas estuvo en contacto con el candidato presidencial Joe Biden.

Trump y Biden se disputan estados claves a 21 días de las elecciones presidenciales

Donald Trump dijo ayer martes ante una multitud en Pensilvania que está combatiendo “marxistas” y “lunáticos”, mientras que su rival en las elecciones presidenciales de noviembre, el demócrata Joe Biden, lo acusó en Florida, otro estado clave, de haber tratado a los estadounidenses como “prescindibles” durante la pandemia de COVID-19.

A sólo 21 días de los comicios, el 3 de noviembre, y mal posicionado en las encuestas, Trump disparó todas las estridencias exageradas de su arsenal contra los demócratas e insultó a Biden sobre su estado mental.

Dijo que el exvicepresidente estaba “asustado como un perro” durante el debate televisado entre ambos, lo calificó como “disparatado” mentalmente y afirmó que el líder demócrata era peón de comunistas.

“Le está entregando el control a socialistas y marxistas y a los extremistas del ala izquierda”, dijo Trump a una escandalosa multitud en Johnstown. “No puede enfrentarse a los lunáticos que dirigen su partido”. 

Trump, de 74 años, fue más allá en su manida narrativa que Biden, tres años mayor, es muy frágil para ser presidente, al tuitear una foto falsa que muestra al candidato demócrata en una silla de ruedas, rodeado de personas ancianas en sillas de rueda en una habitación.

“Biden para presidente”, dice la leyenda, pero con la “p” tachada para que se lea “residente”. La burla a los ancianos enfermos contrasta con las dificultades aparentes, según algunas encuestas, del presidente para retener la lealtad de los adultos mayores, un importante electorado.

En Johnstown, el magnate retomó la imagen de ‘outsider’ que mantuvo antes de su sorpresiva victoria en 2016, afirmando que estaba combatiendo a una “clase política corrupta y egoísta” en Washington.

Pero incluso mientras deleitaba a la masa con sus mejores éxitos retóricos, Trump demostró de nuevo que a pesar de marchar detrás en las encuestas, no tiene intención de cortejar a los electores demócratas en una nación profundamente dividida.

“Si ellos llegan, esto terminará siendo una versión de Venezuela a gran escala”, dijo, pintando una visión antinmigrante de un país donde los demócratas den servicio de salud gratuito para “extranjeros ilegales”, mientras “diezman el Medicare (el sistema estatal de salud para la tercera edad) y destruyen tu Seguridad Social”. 

Encuestas favorecen a Biden

El coronavirus, que ha costado casi 215.000 vidas en Estados Unidos, fue apenas mencionado, a pesar de que Trump estuvo tres noches hospitalizado después de dar positivo al virus principios de octubre.

“Vamos a aplastar al virus muy pronto. Está pasando ya”, dijo el presidente, pese a que una franja de estados en el país presenta un incremento en las infecciones. “Muy pronto va a ser perfecto”, añadió.

Unas horas antes, Biden en Florida mantuvo un evento mucho más reducido en concordancia con la campaña de bajo perfil que mantiene, enfocándola en el manejo que Trump da a la pandemia.

Igualmente o incluso más importante en los comicios que Pensilvania, Florida es un estado considerado “campo de batalla”. Ahí triunfó Trump en 2016, pero esta vez las encuestas favorecen a Biden.

El candidato demócrata cortejó a los adultos mayores, diciéndoles durante una pequeña reunión en un centro comunitario de pensionados en Pembroke Pines, al norte de Miami, que Trump “nunca ha estado enfocado en ustedes”. “Su manejo de esta pandemia ha sido errático, igual que su presidencia”, dijo.

Biden recordó que Trump dijo que el virus, que golpea duramente a los adultos mayores, “no infecta prácticamente a nadie”. “Eres prescindible, eres olvidable, no eres virtualmente nadie. Así es como él ve esto”, dijo Biden, que a diferencia de Trump llevaba mascarilla facial.

Trump también estuvo en Florida el lunes, en su primer mitin desde que fue hospitalizado por COVID-19. Esta semana irá a Iowa y Carolina del Norte y luego volverá Florida y Georgia. 

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Iowa y Georgia son uno de los estados en los que Trump ganó cómodamente en 2016, pero los sondeos muestran ahora diferencias ajustadas en ambos.

Un sondeo de probables votantes de Florida publicado el martes por la Florida Atlantic University (FAU) ubicó a Biden con 51 por ciento y con 47 por ciento al presidente.

Biden critica el comportamiento “imprudente” de Trump

El candidato presidencial demócrata Joe Biden, lanzó ayer lunes varias críticas contra su contrincante el presidente Donald Trump, de quien dijo que manejó la crisis de coronavirus en Estados Unidos de manera “imprudente”.

“Su actitud personal imprudente desde su diagnóstico es incuestionable”, declaró Biden en un evento de campaña frente a sus seguidores en Cincinnati, estado de Ohio, en referencia a los distintos actos en los que ha tomado parte el mandatario estos últimos días, cuando aún no se han cumplido dos semanas desde que anunció que era portador del nuevo coronavirus.

El exvicepresidente durante los dos mandatos de Barack Obama, de 20009 a 2017, cargó duramente contra el actual mandatario por las “215.000 personas fallecidas” en el país a causa del nuevo coronavirus. 

Estados Unidos lidera el ránking de países afectados por la pandemia, algo que, según el demócrata, ha sucedido “porque el presidente solo está preocupado por una cosa, el mercado de valores; porque se negó a seguir la ciencia”, acusó.

Biden dijo que el argumento del mandatario de querer que “los estadounidenses no entraran en pánico” acabó resultando en algo distinto: “Trump entró en pánico”, expresó al citar parte de una entrevista de Trump con el periodista Bob Woodward.

Con Trump fuera del hospital, Biden y demócratas reanudan críticasEn un discurso en Gettysburg, Biden abogó por el bipartidismo y aseguró que el país está en un “punto peligroso”.

El exvicepresidente Biden dijo que en EE.UU., debido a la pandemia declarada en marzo, el desempleo no solo ha aumentado, sino que además el panorama “sigue siendo muy incierto y muy mal manejado”.

Por su parte Trump dijo por medio de un tuit que “Joe Biden ha defraudado a los sindicatos, ¡siempre lo ha hecho, siempre lo hará!”.

Biden también se refirió a la insistencia del presidente Trump en situarse del lado de las fuerzas del orden, que han sido señaladas por los actos de violencia que han resultado en la muerte de ciudadanos en custodia, varios de ellos afroestadounidenses, como el más sonado caso, el de George Floyd, en Minneapolis, estado de Minnesota.

“Para las comunidades de afroestadounidenses aquí en Cincinnati y en todo el país, la pregunta es ¿cómo rompemos el ciclo?”, indagó Biden, para explicar a continuación que “la respuesta es: justicia”.

También señaló al presidente por querer eliminar Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare, en sustitución de un proyecto nuevo.

“Las condiciones preexistentes no se pueden cubrir”, dijo y propuso mejorar el Obamacare “redactando una nueva opción de seguro médico, una opción pública sin fines de lucro, que daría a las aseguradoras privadas un competidor real”.

“Abraham Lincoln nos dijo que una casa dividida no puede mantenerse”, dijo Biden. “En lugar de intentar curar, sus políticas [las de Trump] nos están destrozando”, concluyó.

Trump dice que quiere hacer un mitin de campaña el sábado en Florida

l presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que aún se recupera de COVID-19, dijo el jueves en la noche en una entrevista con Fox News que quiere hacer un mitin de campaña el sábado, probablemente en Florida.

“Creo que voy a tratar de hacer un mitin el sábado en la noche si tenemos suficiente tiempo para organizarlo, pero queremos hacer un mitin probablemente en Florida el sábado en la noche”, expresó durante una entrevista con Sean Hannity.

Trump agregó que podría mantener otro mitin el domingo en Pensilvania.

“Me siento muy bien”, dijo, después de que su médico le dio luz verde para reanudar actividades públicas este fin de semana.

Preguntado por si había dado ya negativo por coronavirus en algún test, Trump respondió que “no hay razón para hacerse pruebas todo el tiempo”.

Biden arremete contra Trump por decir que no hay que tenerle “miedo” al virus chino

El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, arremetió este lunes contra el presidente Donald Trump, su rival en las elecciones del 3 de noviembre, por afirmar que no hay que tenerle “miedo” al coronavirus, el cual ya deja más de 200.000 muertos en ese país.

Vi un tuit que hizo, me mostraron, dijo ‘No dejen que la covid controle su vida’”, indicó Biden a la estación de noticias Local 10 de Florida, mientras hacía campaña en ese estado, el cual es considerado clave para ganar los comicios del 3 de noviembre.

Que le diga eso a las 205.000 familias que perdieron a alguien”, afirmó, haciendo alusión a los muertos que por el momento superan los 210.000 en el país, a causa del coronavirus, uno de los más afectados del mundo en términos absolutos por la pandemia.

Biden siguió hablando del tema el lunes en un evento al aire libre en Miami, donde criticó al mandatario republicano por ignorar el uso de mascarillas para prevenir contagios.

“Espero que el presidente, después de haber pasado por lo que pasó, y me alegro de que parezca que está bastante bien, comunique la lección correcta al pueblo estadounidense: las mascarillas importan”, dijo Biden.

Y agregó: “Estas mascarillas son importantes. Importan, salvan vidas, previenen la propagación de la enfermedad”.

Asimismo, el candidato demócrata habló pocos minutos después de que Trump fuera dado de alta del centro médico militar Walter Reed en las afueras de Washington, donde estuvo internado desde el viernes al dar positivo.

Este lunes, el mandatario llegó a la Casa Blanca y dejó ver que la covid-19 le tiene sin cuidado, pues no solo se quitó el tapabocas, sino que durante todo el día estuvo enviando desde su cuenta de Twitter frases en las que aseguraba que no existe ningún peligro por cuenta de la pandemia.

En su mensaje, el mandatario aseguró que no se había sentido tan bien en los últimos 20 años, e hizo un llamado a no tenerle miedo al virus y a no dejar que domine la vida de las personas.

No dejen que domine su vida. Hemos desarrollado, bajo la administración Trump, algunos medicamentos y conocimientos realmente excelentes. ¡Me siento mejor que hace 20 años!”, escribió Trump.

Encuesta: mayoría de estadounidenses cree que no habrá ganador el día de las elecciones

Un gran porcentaje de estadounidenses cree que el ganador de las elecciones presidenciales no será conocido el próximo 3 de noviembre.

Un sondo de POLITICO/Morning Consult pollencontró que un 66% de los encuestados cree que el ganador no será conocido la noche de los comicios. El estudio es citado por el periodista Juan Meza, de La Opinión.

Los datos indican que los votantes son conscientes de lo disputadas que serán las elecciones en que debe elegir entre el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden. Los problemas con el conteo de los votos por correo y otras circunstancias relacionadas con la pandemia del coronavirus.

La encuesta dice que un 19% de los encuestados cree que el ganador se conocerá al día siguiente, como ocurrió en 2004, cuando George W. Bush fue reelegido al vencer a John Kerry. Un 26% cree que el vencedor se conocerá entre dos y siete días después de las elecciones. Otro 21% cree que la incertidumbre sobre el ganador será de más de una semana.

El temor de que los resultados tarden en conocerse se debe a que algunos estados no permiten que las papeletas enviadas por correo sean contadas antes del día de elecciones. En tres de esos estados –Pennsylvania, Michigan y Wisconsin– se espera una batalla cerrada entre Trump y Biden. Se espera que más votantes demócratas voten por correo que sus pares republicanos.

Una elección disputada podría terminar con demandas, la cuales llegarían al Tribunal Supremo. Es por eso que los demócratas quieren retrasar la confirmación de Amy Coney Barrett, nominada de Donald Trump, en la principal corte del país. El objetivo es evitar que una corte con mayoría conservadora decida el futuro del ejecutivo.

El sondeó también registró que un 53% está preocupado con el presidente declarando una victoria prematura. La encuesta se hizp entre el 25 y 27 de septiembre con 1,986 personas.

Trump se reúne con hispanos en Miami para conquistar voto latino

El presidente Donald Trump habló con la comunidad hispana del sur de Florida durante el encuentro de “Latinos por Trump” celebrado este viernes en el complejo hotelero de su propiedad ubicado en la ciudad del Doral.

Los seguidores de Biden y Trump se enfrentaron este viernes, pues en Miami el actual mandatario goza del apoyo de los mayoría de los cubanos y venezolanos que enfrentados a sus gobiernos ven en el actual presidente de EEUU una forma de liberar a sus países de sus actuales dictaduras. Pero aún así, Trump debe conquistar a los latinos de otros orígenes, más inclinados hacia la opción demócrata.

Mike Hernández, analista de Telemundo 51 dijo: “No pienso que él va a ganar el voto latino a nivel nacional. Para el Presidente Trump no es una cosa de que si quieren o si pueden ganar ese voto, sino de perder por menos”.

Pero en su carrera por tratar conquistar el voto latino el mandatario ha dicho que considera seriamente a la cubanoamericana Bárbara Lagoa, nativa de Hialeah, como su nominada para reemplazar en la Corte Suprema a la fallecida jueza liberal Ruth Bader Ginsburg.

J.C. Planas, abogado y exrepresentante estatal dice que aunque Bárbara Lagoa sería una jueza ejemplar de la Corte Suprema, no es para poner a una nominada ahora, antes de la elección, que se debe esperar hasta después de que pase noviembre.

Mientras que Cindy Polo, Representante Estatal, piensa que cualquier nombre que nombre la administración es un juego político, un juego que quiere seguir dividiendo a nuestra comunidad.

Carlos Curbelo, excongresista y enemigo político del presidente, cree por su parte que Trump podría haberse reunido con Lagoa en la Casa Blanca, pero quiere venir a Florida porque en este estado tiene 29 votos electorales en el colegio electoral. “Es el premio más grande cuando se trata de estados de transición. Y es un estado que el presidente Trump debe ganar”.

Por su parte, José García-Pedrosa, un abogado que conoce de cerca el trabajo de Lagoa cree que “Barbara es una mujer muy capacitada, muy buena, de mucho prestigio, una mujer que va hacer una labor magnífica”.

Una encuesta de NBC y Wall Street Journal, reveló esta semana que el 62% de los hispanos votaría por Joe Biden, y el 26% por Trump.

Trump y Biden intensifican su campaña en Florida, un estado clave en elecciones presidenciales

A 41 días de las elecciones presidenciales en EE.UU., las encuestas no ayudan a dilucidar quién puede conquistar la importante Florida y las campañas del presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden multiplican sus acciones para captar votos y dejar mal al contrario.

Los cubanos y los puertorriqueños han estado en los últimos días en la mira de ambas campañas, sin olvidar a venezolanos, colombianos y en general a los hispanos, que según una encuesta de hoy de St. Pete Polls prefieren por 14 puntos porcentuales a Biden.

Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), que ha mantenido presencia en Florida por estos días, tiene claro que cualquier grupo puede hacer la “diferencia” en Florida y darle a Biden o a Trump los 29 votos electorales del “estado del Sol” y, con ello, posiblemente la victoria nacional el próximo 3 de noviembre.

“Trump no puede ganar si no gana Florida”, aseguró por su parte el congresista de origen puertorriqueño Darren Soto.

Ambos partidos están jugando todas sus cartas en Florida, donde tiene su residencia oficial de Trump, quien le arrebató este estado a la demócrata Hillary Clinton por unos 100.000 votos en 2016.

Por el lado republicano buscan encasillar a Biden como “socialista” y ganarse el apoyo de cubanos, venezolanos y nicaragüenses, temerosos de repetir las pesadilla de sus países.

La campaña demócrata en cambio apuesta por enfatizar los “fallos” de Trump en el manejo de la pandemia de la COVID-19 que superó ya los 200.000 muertos en EE.UU. y el trato como “ciudadanos de segunda” a los puertorriqueños tras la devastación por el huracán María en su tercer aniversario.

Donald Trump no se compromete con “transición pacífica” si pierde las elecciones de noviembre

El presidente estadounidense Donald Trump declinó ayer miércoles comprometerse a una transferencia pacífica del poder si pierde la elección del 3 de noviembre.

“Veremos qué pasa”, dijo Trump en una conferencia de prensa, en respuesta a una pregunta sobre si se comprometía a una transferencia pacífica del poder. “Saben que me he estado quejando muy fuertemente sobre las boletas, y las boletas son un desastre”.

Trump ha estado manteniendo una campaña contra la votación por correo, tuiteando y hablando críticamente sobre el sistema. Más estados están alentando la votación por correo para mantener a salvo a las personas en medio de la pandemia.

El presidente, quien vota por correo, ha tratado de establecer una distinción entre los estados que envían automáticamente boletas a todos los votantes registrados y aquellos que, como Florida, las envían solamente a los votantes que las solicitan.

Trump ha dicho sin evidencia alguna que las votaciones masivas por correo llevarían a un fraude enorme. Los cinco estados que usualmente envían boletas a todos los votantes no han registrado fraude significativo.

El miércoles, Trump pareció insinuar que si los estados se “deshiciesen” del envío de boletas no solicitadas por correo no habría preocupaciones de fraude ni de transferencia pacífica del poder.

“Ustedes van a tener una muy pacífica — no va a haber una trasferencia, francamente”, dijo Trump. “Va a ver una continuación. Las boletas están fuera de control, ustedes los saben, ¿y saben quién lo sabe mejor que nadie? Los demócratas lo saben mejor que nadie”.

Trump también se negó en julio a comprometerse a aceptar los resultados, e hizo declaraciones similares antes de los comicios de 2016.

La campaña del candidato presidencial demócrata Joe Biden respondió el miércoles como lo hizo en julio: “El pueblo estadounidense decidirá esta elección. Y el gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de sacar de la Casa Blanca a cualquier intruso”.

Es improbable que un caos en estados con votación universal por correo vaya a causar una tabulación imprecisa de los resultados, como insinúa Trump.

Los cinco estados que ya tienen ese tipo de votación han tenido tiempo para fortalecer sus sistemas, mientras que cuatro estados que lo van a adoptar — California, Nueva Jersey, Nevada y Vermont— no lo han hecho. Washington, la capital, también lo va a adoptar.

De esos nueve estados, solamente Nevada no tiene una inclinación clara. Tiene seis votos electorales en juego, y sería decisivo solamente si existe una cuenta muy pareja en la votación presidencial.

California, Nueva Jersey, Vermont y D.C. son abrumadoramente demócratas y casi seguramente serán ganados por Biden.

¿Podría Biden desmantelar la política migratoria de Trump?

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, se ha comprometido a revertir la política migratoria de Donald Trump, si gana la Casa Blanca en las elecciones de noviembre. Pero, ¿de verdad puede hacerlo?

No creo que sea realista que Biden en cuatro años pueda deshacer todo lo que hizo Trump”, dijo a NPR Sarah Pierce, analista política en Migration Policy Institute.

Un reporte del periodista Joel Carloza de La Opinipon.com informó que la Administración Trump ha llevado a cabo más de 400 acciones ejecutivas sobre inmigración, según el citado instituto. Entre ellas, se encuentran la aplicación de medidas más estrictas en materia fronteriza y de política interior, la restricción del asilo, la revocación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), la reducción de visas para refugiados, la racionalización de los tribunales de inmigración o la creación de la política Quédate en México.

Para Omar Jadwat, del proyecto de derechos migratorios de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), la Administración Trump ha tratado de “desactivar” el sistema migratorio de manera “unilateral”, “sin la aprobación del Congreso ni el consentimiento del pueblo estadounidense. “Ese proyecto debería revertirse”, afirma.

Eso es precisamente lo que Biden plantea en su programa de campaña para inmigración: volver a las políticas de la era Obama (en la que él fue vicepresidente). Organizaciones como CHIRLA o Immigrant Power PAC, apoyan la fórmula presidencial Biden-Harris ya que consideran que en estos comicios “hay mucho en juego” para las comunidades migrantes.

“Si soy presidente, vamos a poner fin de inmediato al asalto de Trump a la dignidad de las comunidades de inmigrantes. Vamos a restaurar nuestra posición moral en el mundo y nuestro papel histórico como lugar seguro de acogida para los refugiados y solicitantes de asilo”, dijo Biden en su discurso de aceptación de la candidatrua demócrata.

Sin embargo, abogados y defensores de los derechos de los migrantes han dicho que echar abajo las medidas de la actual Administración no es suficiente para garantizar la dignidad de las personas que llegan a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Y se han mostrado muy críticos con la campaña del candidato demócrata, que ha incorporado al equipo de transición a Cecilia Muñoz, cara visible en política migratoria del Gobierno anterior.

Biden se ha propuesto tumbar las políticas de Trump durante los 100 primeros días de su hipotética presidencia. En su programa está dejar de construir el muro fronterizo, de separar familias y de detener o deportar a inmigrantes pacíficos y trabajadores. Además, pretende restaurar el sistema de asilo, buscar alternativas a la detención de inmigrantes y reinstalar DACA por completo.

La postura del exvicepresidente a favor de la inmigración llega en un momento en el que más de dos tercios de la población estadounidense cree que los niveles de inmigración son correcto o que deberían aumentar. Incluso un tercio de los votantes de Trump cree que los inmigrantes fortalecen la sociedad, según un estudio del Centro de Investigaciones Pew.

Aún así, el candidato demócrata tendría que afrontar resistencias que ralentizarían sus propósitos migratorios. Quienes se oponen a la inmigración temen que Biden vuelva a abrir la frontera sur -cerrada por la pandemia- y empiecen a llegar centroamericanos solicitando asilo (un derecho humano).

Aunque el candidato demócrata no ha dicho que reactivará el proceso de asilo, todo el mundo cree que lo hará cuando la crisis sanitaria remita y el país pueda recibir inmigrantes de nuevo.