ELECCIONES EEUU 2020

Para ganar el voto latino, Biden contrata a ex asesora de senadora Kamala Harris

La campaña presidencial de Joe Biden incorporó a la nieta del líder de los derechos civiles César Chávez como asesora principal para ayudar a movilizar el voto latino y construir una base en Estados Unidos.

Algunos líderes latinos han criticado la campaña de Biden asegurando que no está haciendo suficiente para llegar a un grupo demográfico clave.

Julie Chávez Rodríguez trabajó previamente como codirectora de política nacional en la campaña presidencial de la senadora por California Kamala Harris, y antes de eso fungió como su directora estatal de California. Además trabajó en el gobierno del expresidente Barack Obama supervisando el compromiso de la Casa Blanca con líderes LGBTlatinosveteranos, jóvenes, educativos, laborales y progresistas.

En la campaña de Biden trabajará junto a Cristóbal Alex, expresidente de la Latino Victory Fund, que funge como asesor del candidato demócrata para asuntos relacionados con el voto latino.

Biden es visto con escepticismo entre algunos latinos por su relación con las políticas de deportación durante el gobierno de Obama. Tuvo problemas para llegar a la comunidad latina durante la campaña de las primarias, donde enfrentó protestas en favor de la inmigración, y el pasado noviembre, su principal asesora latina renunció tras expresar supuestamente su preocupación porque no se habían centrado lo suficiente en la comunidad.

Latinos opinan del retiro de Bernie Sanders de la contienda presidencial

Una estela de desilusión y tristeza dejó entre los latinos, la salida del senador de Vermont, Bernie Sanders de la contienda por la presidencia de Estados Unidos. A través de una transmisión en vivo de 14 minutos, dirigida a toda la nación, el demócrata socialista terminó su segundo intento y muy probablemente el último por llegar a ser presidente.

“Moralmente ha sido un golpe durísimo que nos duele mucho, pero no podíamos esperar otra cosa desde que le ‘echaron montón’ antes del Super Tuesday, cuando tres candidatos casi al mismo tiempo, siguiendo instrucciones del Partido Demócrata, dejaron la campaña para unirse a Joe Biden. Lo mismo hizo Beto O’Rourke”, dijo Juan  José Gutiérrez, activista por los derechos de los inmigrantes.

Los latinos apoyamos a Bernie porque le apostamos a un cambio profundo en las políticas nacionales del país y porque él es sensible a las necesidades de la población inmigrante y sus familias”, señaló.

Dijo que como parte de la coalición Fuerza Migrante que agrupa a 156 organizaciones por todo el país, no les quedará otra más que acercarse a Biden, quien será el candidato demócrata que buscará derrotar al presidente Trump.

“Vamos a pedirle que de ganar, convierta en realidad la reforma migratoria; y que el primer día, ordene reabrir el DACA – la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia – para que puedan incluirse todos los dreamers que quedaron fuera, y que se incluya a sus padres indocumentados, quienes estimamos suman entre cinco y seis millones de inmigrantes”, resumió Juan José.

En California, en febrero pasado, Bernie Sanders ganó las elecciones primarias al conseguir el apoyo de 119 delegados con el 33.6% de los votos. Aquí repitió la fórmula de jóvenes y latinos que lo llevaron al triunfo en Nevada con un 47%. 

Carlos Amador, líder por los derechos de los inmigrantes en Los Ángeles, dijo que el fin de la campaña de Bernie es algo muy triste.

“Como comunidad inmigrante queríamos que continuara, y veíamos la necesidad de su tipo de liderazgo. Reconocemos todos sus avances en las plataformas progresistas y en la creación de una energía y movimiento multirracial”, anotó.

Pero ahora, dijo, son hay otra cosa más que empujar al candidato que queda, en temas como los derechos de salud, protección para todos los inmigrantes y el medio ambiente. 

Nuestro trabajo es derrotar a Donald Trump y sacarlo de la Casa Blanca. Esperemos que el ganador, atienda y escuche las llamadas de los inmigrantes y la comunidad trabajadora, y aporte cambios a largo plazo”.

© Proporcionado por La Opinión Concejal Gil Cedillo y Bernie Sanders. (Cortesía)

El concejal de Los Ángeles, Gil Cedillo quien ha respaldado a Bernie en sus dos campañas para la presidencia, dijo sentirse muy orgulloso de haberse sumado. ” Ha sido la más efectiva y progresista campaña en este país”.

Consideró que si el senador Sanders hubiera llegado a presidente, “su agenda hubiera atendido las preocupaciones principales de nuestra comunidad, incluyendo una reforma migratoria, la división entre ricos y pobres, el medio ambiente y el cuidado de salud. Él se enfoca en los problemas que confrontamos en la medida que encontramos nuestro lugar en la sociedad estadounidense”.

El único ex candidato a la presidencia que vive en California, Tom Steyer, dijo que Sanders merece un crédito tremendo por empujar al partido Demócrata a abrazar los valores progresistas como la igualdad económica, el cuidado de salud para todos, la justicia climática, y un país para los trabajadores no solo para los ricos y grandes corporaciones.

“Su mensaje creó un movimiento de jóvenes dedicados a cambiar el sistema político para bien. Necesitamos esos jóvenes para derrotar a Donald Trump en noviembre”, afirmó. 

Esteban Garcés, director de Poder Latinx, dijo que aplauden y agradecen al senador Sanders por su compromiso y lucha por las comunidades subrepresentadas incluyendo a los latinos e inmigrantes.

“En este momento de esta crisis sin precedentes, los problemas por los que aboga el senador Sanders nunca habían estado tan claros, la salud y economía por los pobres, las minorías, y las clases medias”, dijo.

Y completó que continuarán resistiendo las políticas injustas y racistas de la administración actual, y unificarán esfuerzos para asegurar la salud, bienes y prosperidad de todas las comunidades. 

Fuente: La Opinión.com/Araceli Martínez

Biden contra Trump: el escenario está listo para noviembre

El escenario está listo para noviembre.

A menos que ocurra algo inesperado, Joe Biden representará al Partido Demócrata contra el presidente Donald Trump este otoño. El lugar del exvicepresidente en la papeleta de las elecciones presidenciales se consolidó el miércoles por la decisión de Bernie Sanders de poner fin a su campaña.

Muy probablemente, Biden no asegurará el número de delegados que necesita para afianzar la nominación sino hasta junio. Pero sin ningún rival demócrata a la vista, el exvicepresidente ha dado inicio a una campaña electoral que seguramente será la más costosa y la más agresiva en la historia de Estados Unidos.

“No será fácil. Nadie está confundido respecto a eso. Pero estamos listos para las elecciones generales. Estamos listos para nuestro abanderado”, dijo Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata. “Estoy confiado porque los valores de Joe Biden reflejan los valores de la mayoría de los estadounidenses que podemos ganar”.

Entre Biden y Trump, el electorado elegirá entre dos septuagenarios blancos con posiciones completamente diferentes en torno a la atención médica, cambio climático, política exterior y liderazgo en una época de partidismo extremo.

Con 77 años, Biden se convirtió en el candidato demócrata a la presidencia de mayor edad en la historia moderna. Y al haber pasado gran parte de su vida como funcionario electo en Washington, ningún otro candidato ha tenido más experiencia en el gobierno.

Pero en Trump, Biden enfrenta a un adversario que nunca había visto en décadas de carrera política. El presidente republicano de 73 años arranca con una enorme ventaja financiera y una disposición bien establecida de ganar a toda costa.

La campaña de Trump avanza con un ataque por múltiples frentes que combina críticas legítimas con acusaciones sin fundamento y, en algunos casos, teorías de conspiración. Es parecida a la estrategia poco convencional que utilizó contra Hillary Clinton hace cuatro años con un éxito devastador e inesperado.

Tim Murtaugh, portavoz de la campaña de Trump, dijo que Biden será retratado como demasiado liberal para la mayoría de los estadounidenses, y se verá agobiado por preguntas sobre los negocios de su hijo en el extranjero y sobre la cuestionable agudeza mental a su edad. Brad Parscale, director de campaña de Trump, pronosticó que el mandatario “destruirá” a Biden, a quien el presidente y sus asesores han apodado “somnoliento Joe”.

“El presidente Trump sigue trastocando a Washington D.C, mientras que Biden representa la vieja y desgastada guardia y continúa mimando al régimen comunista de China”, señaló Parscale.

El equipo de Trump también cree que puede ganarse a los simpatizantes descontentos de Sanders, quienes ven a Biden como un miembro consumado de Washington. Poco después del anuncio de Sanders, el presidente acusó sin evidencia que los líderes demócratas conspiraban contra Sanders.

El Comité Nacional Republicano ya ha armado un extenso libro de investigación sobre Biden. El bando republicano ha designado a 10 investigadores y ha enviado cientos de solicitudes de información y registros públicos relacionadas con el exvicepresidente para recopilar material dañino adicional.

Antes de que Biden pueda cambiar por completo su enfoque a Trump, el exvicepresidente debe ganarse a los escépticos simpatizantes de izquierda de Sanders, que han destrozado el historial de Biden en torno al comercio, justicia criminal, las empresas estadounidenses y política exterior. La rama más progresista del partido también teme que las políticas de Biden sobre atención médica y medio ambiente, entre otras, no vayan lo suficientemente lejos.

Mientras tanto, ambos candidatos están observando una pandemia de coronavirus que ha puesto de cabeza la logística de las campañas electorales de 2020. Dado que el punto máximo de infecciones aún está a varias semanas de distancia para muchas partes del país, el brote y la devastación económica relacionada jugarán un papel importante para moldear la actitud de los votantes y las logísticas de campaña.

Por ahora, Biden y Trump están encerrados en casa, al igual que gran parte de Estados Unidos.

Fuente: Steve Peoples/Agencia AP