El servicio de agua permanecía interrumpido para casi un tercio de los residentes de Texas el domingo por la noche, una consecuencia persistente de los cortes de energía generalizados por el devastador clima invernal y una infraestructura no preparada.

Si bien ese número disminuyó en varios millones durante el transcurso del día, más de 1.200 sistemas públicos de agua todavía informaron interrupciones en el servicio, y muchas de ellas llevaron al despliegue de avisos de hervir el agua, según Gary Rasp, especialista en medios de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas.

Los problemas seguían afectando a más de 8,8 millones de personas, o aproximadamente un tercio de la población del estado de 29 millones, distribuidos en 199 condados a las 7 pm (8 pm de Miami) del domingo. Rasp dijo que se habían anulado 258 avisos para hervir el agua.

Houston anunció el domingo por la tarde que había levantado su aviso de hervir el agua con efecto inmediato. «Las pruebas de calidad del agua presentadas a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ) han confirmado que el agua del grifo cumple con todos los estándares regulatorios y es segura para beber», dijo la ciudad en un comunicado de prensa.

Galveston también levantó su aviso de hervir el agua al mediodía del domingo y ha eliminado las restricciones de agua, según una publicación en la página de Facebook de la ciudad.