Durante esta jornada se conoció el contenido de un reportaje del canal M6 de Francia, que destapó una red ilegal de restaurantes de lujo en París, en pleno funcionamiento durante la pandemia del Covid-19.

Desde el gobierno galo hubo reacciones y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, ordenó una investigación en la materia. Especialmente porque una fuente anónima, que se identificó como el organizador de una fiesta secreta, aseguró —sin dar nombres— que había comido “con varios ministros”.

La fiscalía francesa inició las indagatorias no sólo para identificar a los organizadores y participantes, sino en el contexto en que se desarrollaron estas fiestas, en atención a las normas sanitarias que rigen en el país para enfrentar el coronavirus. Una de ellas es que los restaurantes en Francia cerraron a finales de octubre.

En dichas reuniones, de acuerdo a los testimonios del reportaje, las personas no usan mascarillas ni tampoco respetan la distancia física recomendada para evitar la propagación del virus.

Desde las redes sociales han surgido consignas ciudadanas, siendo una de ellas el hashtag #OnVeutLesNoms, esto es, “queremos los nombres” de quienes participaron en estas fiestas.

Según los registros, más de 5 mil personas en Francia están ingresadas en los cuidados intensivos de los hospitales. El Covid-19 ha cobrado la vida de 96.493 personas desde el inicio de la pandemia en el país europeo, según datos recientes.