ESTADOS UNIDOS

Demuelen santuario de Trump en Atlantic City

El decrépito hotel casino Trump Plaza Casino en Atlantic City, Nueva Jersey, antes sinónimo de lujo y hoy una inmensa carcaza vacía, fue demolido este miércoles con 3.000 cartuchos de dinamita en medio de vítores y aplausos tras cerrar al público hace siete años por falta de mantenimiento.

El detonador fue presionado minutos después de las 09H00 locales (14H00 GMT) y redujo en segundos el afamado hotel casino a una montaña de escombros.

Desde su cierre en 2014 el Trump Plaza Casino, que fue durante muchos años propiedad del expresidente estadounidense Donald Trump, se convirtió en un símbolo del fin de la era del juego en Atlantic City.

El evento atrajo a curiosos que pagaron para poder ver la implosión de cerca.

“Es el fin de una era no tan grandiosa”, dijo al New York Times Jennifer Owen, que pagó 575 dólares en una subasta por un asiento de primera fila y lujoso desayuno en un edificio frente al mar con una vista directa de la demolición.

El hotel y casino, que acogió célebres combates de boxeo a los cuales asistió Trump, abrió en 1984. El magnate inmobiliario, que tuvo varios casinos en la ciudad, cortó lazos con la propiedad en 2009, aunque recibió entonces un pago por el uso de su nombre en los edificios. En 2016, el grupo Icahn Enterprises del especulador de Wall Street Carl Icahn compró el Trump Plaza en un remate judicial.

A mediados de junio el alcalde de Atlantic City, Marty Small, anunció la demolición del Trump Plaza por considerarlo un peligro para los habitantes.

Parte del hotel y casino de Trump ya se encontraba en ruinas

Icahn no ha anunciado qué hará con el terreno, cuya limpieza se extenderá hasta mayo.

“Estamos trabajando con Carl Icahn para traer un proyecto interesante”, dijo el alcalde al diario Press of Atlantic City.

“No tenemos la propiedad del terreno, ni lo controlamos. Tenemos una oportunidad única. Un terreno con vista al mar en el centro de la ciudad no aparece disponible muy seguido”, añadió.

Otros espectaculares casinos que también fueron propiedad del expresidente, el Trump World’s Fair, el Trump Taj Mahal y el Trump Castle (luego rebautizado Trump Marina) también cerraron sus puertas hace años, sepultados por deudas.

Atlantic City aún cuenta con nueve casinos, que estuvieron cerrados durante meses a raíz de la pandemia de coronavirus. Tras reabrir en julio, la ocupación es limitada a un 35%.

Biden pide restringir la posesión de armas de fuego en el tercer aniversario de la masacre en Parkland

El presidente Joe Biden urgió ayer domingo al Congreso a reformar las leyes que regulan la posesión de armas de fuego, una petición de alto contenido simbólico cuando se cumplen tres años del tiroteo en la escuela secundaria de la ciudad de Parkland (Florida), en el que murieron 17 personas.

En un comunicado, Biden reconoció la labor de los sobrevivientes de la tragedia, que han emprendido una campaña para restringir la posesión de armas y se han convertido en un símbolo para toda una generación de jóvenes estadounidenses que no quieren aceptar los tiroteos en las escuelas como algo normal.

“Esta -dijo Biden- es una historia escrita por los jóvenes de cada generación que desafiaron el dogma imperante para exigir una verdad simple: podemos hacerlo mejor. Y lo haremos”.

Biden prometió que su Administración no esperará al próximo tiroteo para hacer una propuesta el Congreso, el único con poder para reformar la legislación de armas y que lleva más de dos décadas sin aprobar ninguna ley significativa, en parte debido a la influencia de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

“Hoy, le pido al Congreso que promulgue reformas de sentido común a la ley de armas”, solicitó Biden.

En concreto, pidió al Legislativo que apruebe leyes para que se verifiquen los antecedentes de los compradores de armas y se prohíban las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, que permiten a quien porta un arma matar a un gran número de personas sin tener que detenerse a recargar balas.

Biden también pidió que se acabe con la “inmunidad” de la que gozan los fabricantes de armas que venden ese “armamento de guerra” en las calles de EE.UU.

Estados Unidos acumula 443.060 muertos y 26.302.014 casos por covid-19

stados Unidos alcanzó este lunes 26.302.014 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 443.060 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

El balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del martes) es de 1.758 muertes más que el domingo y de 121.603 nuevas infecciones.

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país por la pandemia con 43.805 muertos, seguido por California (41.159), Texas (37.245), Florida (26.685), Pensilvania (21.651), Nueva Jersey (21.513) e Illinois (21.253).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan (15.536), Massachusetts (14.607), Georgia (14.242) y Arizona (13.124).

En cuanto a contagios, California suma 3.332.838, le sigue Texas con 2.408.824, tercero es Florida con 1.727.107, Nuevo York es cuarto con 1.428.839 e Illinois es quinto con 1.126.301.

El balance provisional de fallecidos -443.060- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en febrero se superará el medio millón de fallecidos y que en total morirán más de 600.000.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de mayo habrán muerto unos 595.000.

EEUU reporta 3.700 muertos y 500.000 contagios de Coronavirus en 24 horas

Estados Unidos registró ayer miércoles más de 3.700 muertos y 250.000 casos de COVID-19 en 24 horas, un doble récord desde el comienzo de la pandemia, según cifras de la universidad Johns Hopkins.

El país ha registrado un impresionante crecimiento de los contagios en el último mes y actualmente unas 113.000 personas están hospitalizadas por el virus, según datos del Departamento de Salud.

El balance total a las 20.00 hora local (01.00 GMT del jueves) era de 16.931.636 casos y 307.076 muertos.

El estado de Nueva York continúa siendo el más golpeado del país por la pandemia con 35.927 muertos, seguido por Texas (24.896), California (21.654), Florida (20.204) y Nueva Jersey (18.003).

Otros estados con un gran número de muertos son Illinois (15.777), Pensilvania (13.109), Michigan (11.588), Massachusetts (11.513) y Georgia (10.228).

Enfermera con alergia a vacuna en Alaska

Mientras, una trabajadora sanitaria de Alaska sufrió una reacción alérgica grave después de recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech y está ahora hospitalizada, pero estable, según un informe divulgado el miércoles.

El diario The New York Times reportó que la persona recibió su dosis el martes, mientras que Pfizer confirmó que estaba trabajando con las autoridades locales para investigar el incidente.

“Todavía no tenemos todos los detalles del informe de Alaska sobre posibles reacciones alérgicas graves, pero estamos trabajando activamente con las autoridades de salud locales para evaluar” el caso, declaró un portavoz de Pfizer.

“Supervisaremos de cerca todos los informes que sugieran reacciones alérgicas graves después de la vacunación y actualizaremos el texto de la etiqueta si es necesario”, agregó.

ESPERANZA: Enfermera de Nueva York recibe la primera vacuna anti-Covid 19 en EEUU

Los hospitales en Estados Unidos empezaron hoy a desempacar las valiosas cajas congeladas de la vacuna contra el coronavirus y las primeras inoculaciones se esperan en breve, en un histórico intento por frenar la enfermedad que ha matado a casi 300,000 personas en el país.

“Se siente que la caballería llega al rescate”, indicó Robert C. Garrett, director general de Hackensack Meridian Health, en momentos en que la mayor empresa de salud de Nueva Jersey esperaba la llegada del medicamento.

La vacuna, elaborada en conjunto por la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, es la primera en ser aprobada por el la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) y será usada en la mayor campaña de vacunación en la historia del país. Otros países han aprobado la vacuna también, como por ejemplo Gran Bretaña que empezó a vacunar a su población la semana pasada.

En Estados Unidos, los primeros en ser vacunados serán personal médico y residentes de albergues de ancianos. La esperanza que embarga a esos sectores de la población se ve atemperada por la tristeza ante la gran cantidad de fallecimientos, y la fatiga tras una intensa lucha de meses contra una pandemia que sigue causando estragos en todo el mundo.

“Esto es como estar casi al final de un maratón: uno está exhausto pero a la vez sabe que se acerca el final”, comentó el doctor Chris Dale, de Swedish Health Services en Seattle.

Las primeras de las tres millones de dosis empezaron ayer a ser transportadas por camión o avión desde la fábrica de Pfizer en Kalamazoo, Michigan. Todas son cuidadosamente empacadas en hielo seco a fin de garantizar que permanezcan en temperaturas gélida para que no pierdan su efectividad. Una vez lleguen a los respectivos centros de distribución, cada estado decidirá dónde empezar a aplicarlas.

El personal de algunos hospitales del país se pasó el fin de semana escrutando los sitios web de las compañías de transporte FedEx y UPS a fin de rastrear la trayectoria de sus envíos.

Cada semana saldrán más vacunas Pfizer-BioNTech y en pocos días la FDA evaluará la posibilidad de aprobar otra versión de la vacuna, fabricada por Moderna Inc.

Muchos se están arrepintiendo de viajar el Día de Acción de Gracias, para evitar contagios del Coronavirus

Millones de personas salen de Estados Unidos anualmente durante el Día de Acción de Gracias, pero ante un año pandémico muchos están pensando dos veces si deben aplazar sus viajes.

Una nueva encuesta nacional encargada por la Asociación Estadounidense de Hoteles y Alojamiento (AHLA) muestra que es poco probable que el 72 por ciento de los estadounidenses viaje para esas fechas y que el 69 por ciento viaje para Navidad.

Mauricio Benavides es uno de ellos. El residente de Orange sostiene que anualmente viaja con su esposa e hija menor, pero al padecer diabetes y el tener 45 años lo pone en los grupos con mayor riesgo.

“Creo que no habrá vacaciones para Nueva York este año en que lo importante es la salud y la familia”, dice.

En sus viajes Benavides usualmente renta hotel o lugares de estadía, pero ahora su familia se convierte en los clientes que no están disponibles para la industria hotelera.

De hecho, solo 3 de cada 10 (32 por ciento) encuestados en el reporte han hecho un viaje de vacaciones o de placer desde marzo.

El 44 por ciento dice que su próxima estadía en un hotel por vacaciones o viajes de placer será dentro de un año o más o no tiene planes de quedarse en un hotel.

Al igual, los viajes de negocios se han visto aún más afectados. Solo el 8 por ciento de los estadounidenses dicen que han realizado un viaje de negocios desde marzo, y únicamente el 19 por ciento de los encuestados que están empleados actualmente, o el 8 por ciento de todos los adultos, esperan viajar por negocios en los próximos seis meses. El 62 por ciento de los estadounidenses empleados no tienen planes de quedarse en un hotel por negocios.

Para los expertos de salud como el doctor José Mayorga, de UCI Health Family Health Center, en Santa Ana, la mejor recomendación es esperar.

“La gente quiere viajar, pero debido a los casos en aumento, lo más recomendable es esperar. Si acaso es necesario salir, se le recomienda a la gente no quitarse la mascarilla ni en el aeropuerto, avión o baños. Hay que pensar bien si alguien puede aguantar en período de horas con una cubierta facial puesta”, expuso. “Esta es una diferencia entre la salud o el contagio”, señala.

La encuesta de 2.200 adultos que fue realizada del 2 al 4 de noviembre de 2020 por Morning Consult, en nombre de AHLA indican que los hallazgos clave incluyen lo siguiente:

• Solo 3 de cada 10 (32 por ciento) encuestados han hecho un viaje de vacaciones o de placer desde marzo.

• El 21 por ciento de los estadounidenses dice que es probable que viaje para el Día de Acción de Gracias, el 24 por ciento posiblemente realizaría un viaje para Navidad.

• De cara al próximo año, es probable que el 24 por ciento viaje durante las vacaciones de primavera.

“Esta temporada navideña será un momento especialmente difícil para todos los estadounidenses, y nuestra industria no es una excepción”, dijo Chip Rogers, presidente y director ejecutivo de la American Hotel & Lodging Association.

“Menos personas viajarán y los viajes de negocios siguen siendo casi inexistentes. Por eso es tan importante que el Congreso apruebe un proyecto de ley de alivio ahora”, manifestó.

Rogers sostiene que millones de estadounidenses están sin trabajo y miles de pequeñas empresas se encuentran luchando por mantener sus puertas abiertas.

“Para aquellos que estén considerando viajar durante las vacaciones, los hoteles estarán listos para recibirlos. A través de nuestra iniciativa Safe Stay, los hoteles han mejorado nuestros ya rigurosos protocolos de limpieza para ser más transparentes y brindar a los viajeros aún mayor tranquilidad”, dijo Rogers.

La industria hotelera fue la primera afectada por la pandemia y será una de las últimas en recuperarse. Las tasas de ocupación hotelera se recuperaron parcialmente de los mínimos históricos de abril, pero han seguido cayendo desde el Día del Trabajo.

Gobierno emite decreto para impedir inversiones estadounidenses en firmas chinas

 El gobierno del presidente Donald Trump dio a conocer ayer jueves un decreto que prohíbe las inversiones estadounidenses en empresas chinas que -según Washington- son propiedad o están controladas por el Ejército chino, elevando la presión sobre Pekín tras las elecciones presidenciales.

La medida, que fue reportada en exclusiva por Reuters más temprano el jueves, podría afectar a algunos gigantes chinos como las firmas de telecomunicaciones China Telecom Corp Ltd, China Mobile Ltd y el fabricante de equipos de vigilancia Hikvision.

A partir del 11 de enero, la orden presidencial prohibiría cualquier transacción de personas estadounidenses en activos de 31 empresas chinas que están desde este año en una lista del Departamento de Defensa por sus nexos con el ejército chino.

En el decreto, Trump dijo que encontró que China está “explotando cada vez más el capital estadounidense para sus propios recursos y permitir el desarrollo y modernización de sus aparatos militares, de inteligencia y seguridad, lo que continúa permitiendo que amenace directamente al territorio de Estados Unidos y sus fuerzas en el extranjero”.

La decisión muestra que Trump, quien fue derrotado por el demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre, está buscando aprovechar sus últimos meses en la Casa Blanca para aumentar la presión sobre Pekín.

Es probable que el decreto tense aún más los lazos entre las dos principales economías del mundo, enfrentadas por temas comerciales, el manejo chino de la pandemia de coronavirus y sus medidas en Hong Kong.

Victoria en Pennsylvania sería crucial tanto para Trump como para Biden, pero los resultados tardarán

Los 20 votos electorales de Pennsylvania serían cruciales tanto para que el presidente Donald Trump como para que el demócrata Joe Biden consigan los 270 votos necesarios para ganar la Casa Blanca en estos comicios presidenciales.

Trump ganó allí en 2016, como lo hizo también en los otros dos estados del llamado “muro azul”, Michigan y Wisconsin. Pero Biden, que nació en Scranton, ha mantenido una modesta ventaja en las encuestas.

La clave para el demócrata sería conseguir una buena participación en Philadelphia, sobre todo entre los votantes negros y latinos y en los suburbios aledaños. Trump lo tiene más difícil. Necesita mantenerse o aumentar su margen en las áreas rurales del estado y esperar que su respuesta violenta no juegue en su contra en suburbios y centros urbanos.

Pero los resultados en Pennsylvania se harán esperar. Los pronósticos apuntan que el conteo inicial favorecerá a Trump, aunque la balanza se inclinaría a favor de Biden a medida de que se contabilizan los votos por correos.

La razón que hará que los resultados se demoren es que los votos anticipados no se pueden procesar hasta el día de las elecciones y algunos condados podrían no comenzar con el recuento hasta que cierren las urnas. Algunos de ellos, señala CNN, no empezarán hasta el miércoles, algo que deja claro que no habrá resultados definitivos la noche del martes.

El mundo asiste expectante al escrutinio en Estados Unidos

Entre la resignación y la esperanza, y a la sombra de una nueva ola de coronavirus, el mundo mira con la máxima expectación a EE UU. El mandato de Donald Trump, marcado por el unilateralismo y las disputas comerciales, ha removido el tablero internacional y ha dinamitado algunas alianzas tradicionales de Washington. Algunos actores internacionales esperan que logre la reelección, pero otros confían en que una victoria de Joe Biden al menos lime asperezas. El demócrata, pese a todo, tampoco despierta entusiasmo entre algunos de los que prefieren un cambio en la dirección de la primera potencia mundial.

La crisis sanitaria, social y económica provocada por la pandemia mantiene ensimismados a los líderes europeos, con poco tiempo para mirar hacia el otro lado del Atlántico. Pero sobre Bruselas y el resto de capitales europeas planea la sombra de una segunda victoria de Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre o, peor aún, la de una derrota no admitida por el actual inquilino de la Casa Blanca.

La incógnita sobre el desenlace electoral contrasta con el claro convencimiento de que, gane quien gane, las grandes tendencias de la relación transatlántica se mantendrán invariables. “Habrá matices si el demócrata Joe Biden llega a la Casa Blanca, pero no cabe esperar un giro brusco en la política internacional de EE UU”, apunta un alto cargo de la Comisión Europea.

Bruselas asume que Washington seguirá desentendiéndose de la seguridad del viejo continente, una tendencia iniciada bajo la presidencia de Barack Obama y acentuada con Trump. La segunda gran corriente que seguirá repercutiendo en Europa será el enfrentamiento entre EE UU y China, “una política en la que coinciden tanto republicanos como demócratas”, señala una fuente comunitaria.

Más éxito tuvo el anterior presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que logró una tregua comercial. Pero la actual presidenta, Ursula von der Leyen, solo ha mantenido un breve encuentro con Trump y su esperada visita a la Casa Blanca quedó postergada sine die como consecuencia de la pandemia y el escaso interés al otro lado del Atlántico.

Ante el improbable retorno de una relación transatlántica tan estrecha como la de finales del siglo XX, la UE prefiere volcarse en su agenda de soberanía estratégica, antaño postergada y ahora acelerada como respuesta al vendaval de Trump. “Nuestra agenda tampoco va a variar gane quien gane”, avisa un alto cargo comunitario. Fuentes de la Comisión creen que una derrota de Trump suavizaría los roces con Washington y tal vez permitiera recuperar el consenso internacional en asuntos como Irán o la lucha contra el cambio climático. Pero sospechan que el multilateralismo no volverá a ser como en 2016 y con ese cálculo en mente esperan la reelección del 45º presidente de EE UU o la llegada del 46º. Y no descartan que la transición, de llegar a producirse, sea tan turbulenta y conflictiva como los cuatro años que ahora terminan.

La relación entre el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido siempre más el fruto de la conveniencia mutua y el compadreo personal que de una visión política e internacional compartida. De hecho, el entonces alcalde de Londres hizo más en 2016, durante su visita a Nueva York, por mostrarse próximo a la candidata demócrata, Hillary Clinton, que por cortejar a Trump.

La continuidad del republicano en la Casa Blanca, sin embargo, era hasta ahora una pieza fundamental en la estrategia post-Brexit del Gobierno conservador británico. No tanto por su defensa a ultranza de la salida del Reino Unido de la UE -que en muchas ocasiones se ha convertido en una inoportuna intromisión en la política interna de su aliado-, como por su firme compromiso con un futuro acuerdo comercial que pudiera sustituir, al menos cara a la galería, los vacíos provocados por la ruptura con la UE.

El equipo de Johnson se ha visto descolocado por sorpresa. La poderosa maquinaria que controla la campaña de Biden ha establecido un muro de aislamiento con el resto del mundo, para evitar sospechas de injerencias externas como las que contaminaron las presidenciales de hace cuatro años. Y de ese modo, Downing Street ha sido incapaz de comenzar a tender puentes con la que, según las encuestas, podría ser la próxima Administración de EE UU.

Las señales previas sugieren que una futura presidencia de Biden, como ocurrió con Barack Obama, dará prioridad a aliados como Alemania o Francia antes que cultivar una histórica “relación especial” con el Reino Unido que seguirá siendo firme en materia de defensa o inteligencia, pero se presenta difusa en materia política. Habrá estabilidad, porque Londres y Washington mantienen posiciones alineadas en asuntos clave como la respuesta al desafío que hoy suponen China o Rusia. Y, si se confirma la victoria de Biden, puede haber acercamiento, porque la visión de ambos dirigentes ante desafíos como el cambio climático es muy similar. Pero Johnson deberá empezar de cero, y aplicarse a sí mismo una dosis de humildad. Es complicado que repita el éxito de su predecesora, Theresa May, y sea el primer líder que visita la nueva Casa Blanca.

El Reino Unido tendrá la presidencia del G7 y será el anfitrión de la cumbre el próximo verano. Será la oportunidad de Johnson de cultivar la multilateralidad a la que tanto él como Biden son más proclives, frente al unilateralismo que ha caracterizado a Trump. Y la ciudad de Glasgow acogerá en octubre el COP26, la siguiente conferencia sobre el cambio climático. Es la gran apuesta de Downing Street para demostrar el perseguido liderazgo internacional de la Global Britain soñada para la era posterior al Brexit. Y la ocasión para Biden de reconducir la política medioambiental de EE UU, hecha añicos por su predecesor. Pero sobre todo, podría ser el gran momento para que Johnson se deshiciera finalmente de la caricatura que le ha perseguido durante estos años: la de ser el “mini Trump” al otro lado del Atlántico.

Hoy domingo cambia la hora en Estados Unidos

Los relojes en Estados Unidos cambiarán la hora el domingo a las 2 de la mañana.

Hasta marzo del año próximo, habrá más luz por la mañana y anochecerá más temprano.

El beneficio inmediato está fuera de discusión: una hora más de sueño el sábado por la noche.

El cambio de hora no afecta a Hawaii, Samoa Estadounidense, Guam, Puerto Rico, Islas Vírgenes Estadounidenses y la mayor parte de Arizona.

El próximo cambio de hora se producirá a las 2 de la mañana, hora local, el domingo 14 de marzo de 2021.

De acuerdo con una encuesta el año pasado de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research, siete de cada 10 estadounidenses preferirían que no hubiera cambio de hora, pero no se ponían de acuerdo sobre la hora que debían marcar los relojes.

Análisis: a 100 días del caso Floyd, la violencia racial provoca convulsión social en EEUU

“No puedo respirar”. Las últimas palabras de George Floyd antes de morir asfixiado a manos de un policía blanco se transformaron en una suerte de emblema del movimiento Black Lives Matter. Desde entonces, la lucha contra la violencia racial logró eclipsar por un momento la pandemia con masivas protestas a nivel nacional. De paso, se transformó en un tema clave de la campaña electoral, obligando a ambos candidatos presidenciales a visitar uno de los focos.

En los últimos años varios casos, como el de Trayvon Martin (17), muerto tras un tiro por parte de un vigilante voluntario a solo 60 metros de la casa de su padre en 2012 en Orlando, o el de Walter Scott (50), detenido por una luz rota en un estacionamiento en Carolina del Sur y que recibió ocho tiros por la espalda en 2015, mantenían un descontento acumulado, pero dormido entre los afroamericanos, que representan el 13,4% de la población del país.

Los “otros” George Floyd en Estados Unidos

Minnesota

El 25 de mayo, George Floyd (46) murió bajo custodia policial después de pasar 8 minutos con la rodilla de un agente en su cuello. Un video captó el incidente y el desesperado pedido de ayuda de este ciudadano afroamericano. En la segunda noche de movilizaciones contra la violencia policial, que se extendieron por dos semanas en EE.UU. y otros países, un hombre murió baleado en la Minneapolis y días después en las protestas de Detroit un joven de 19 años falleció en un tiroteo.

La escalada de violencia llegó hasta la Casa Blanca. El 31 de mayo, el Presidente Donald Trump se habría refugiado en un búnker debido a las movilizaciones.

George Floyd: Quién era el ciudadano afroamericano a quien la policía dio muerte durante arresto en Minneapolis

Georgia

En medio de la convulsión social desatada por el caso Floyd, la prensa estadounidense reveló que el 12 de junio, Rayshard Brooks (27), se quedó dormido en el estacionamiento de un local de comida en Atlanta, donde fue aprehendido por la policía. Tras dar positivo a la alcoholemia y luego de un forcejeo con los agentes, el hombre intentó huir y recibió un disparo.

El caso provocó el arresto de los agentes, la renuncia de la jefa de la policía local y una serie de cortes en las carreteras por las marchas. Tan solo un mes antes, el estado vivió una conmoción tras la revelación de un video de febrero en que Ahmaud Arbery (25) es asesinado por dos hombres blancos que lo encontraron “sospechoso”, mientras el joven estaba trotando cerca de su casa

Wisconsin

La indignación por la brutalidad policial llegó hasta Kenosha, el domingo 23 de agosto, después que un transeúnte grabó con su celular el momento exacto en que la policía le disparó siete veces por la espalda a Jacob Blake (29), cuando este intentaba subirse a su vehículo en el que estaban sus tres hijos en el asiento trasero. Debido a la magnitud del ataque, el joven quedó parapléjico.

Wisconsin, el nuevo foco de los disturbios raciales en Estados Unidos

Tras cuatro noches de violentos enfrentamientos con la policía, saqueos y quema de vehículos, hechos que derivaron en un toque de queda y en el despliegue de miembros de la Guardia Nacional, un adolescente de 17 años y parte de una “milicia urbana”, abrió fuego contra los manifestantes, dejando dos muertos y un herido.

California

Al menos 20 disparos habría recibido Dijon Kizzee (29) el 31 de agosto, cuando iba en su bicicleta por Los Angeles y fue detenido por dos policías por una “violación al código vehicular”.

De acuerdo con la versión policial, el joven después de oponerse a un arresto dejó caer ropa en la que había una pistola semiautomática. El movimiento Black Lives Matter convocó entonces una serie de movilizaciones en Westmont. Según CNN, el tiroteo se produjo a menos de tres meses desde que un policía mató a Andrés Guardado (18) con cinco tiros por la espalda.

Oregon

Portland revivió la polarización reinante en el país. Tras meses como la ciudad “resistencia” contra la violencia racial, la urbe vivió un confuso incidente el sábado pasado, cuando una caravana de vehículos en respaldo a la reelección de Donald Trump se enfrentó con manifestantes antirracistas.

Horas después, un tiroteo dejó un fallecido, identificado como Aaron Danielson (39), del movimiento de ultraderecha Patriot Prayer. En un vuelco que evidencia la alta tensión EE.UU., durante la jornada de este viernes el FBI informó que el presunto atacante al momento de ser detenido fue asesinado por un agente federal.

La presencia de grupos extremistas amenaza con ahondar más en la división de los estadounidenses a solo dos meses de las elecciones, mientras que tanto Trump como Joe Biden visitaron esta semana Kenosha, tomando posturas radicalmente opuestas para convencer a los votantes.

EE.UU. supera los dos millones de casos de Coronavirus

Las más recientes cifras sobre la propagación del nuevo coronavirus en Estados Unidos indican que el país superó los dos millones de casos en total.

Estados Unidos llegó a 2.000.464 casos confirmados el jueves, con más de 112.900 muertes según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins, con sede en Baltimore, manteniendo su posición como el país líder con el número total de casos y muertes.

Hasta 21 estados han registrado su mayor número de casos de COVID-19 esta semana, y muchos se concentraron en los estados del oeste y suroeste de Arizona, Nuevo México, Texas y Utah. Los aumentos se producen en medio de un aflojamiento de las restricciones de coronavirus en las últimas semanas, incluido el feriado anual del Día de los Caídos que señala el comienzo de la tradicional temporada de vacaciones de verano.

Los expertos también temen que las protestas nacionales en curso provocadas por la muerte del afroestadounidense George Floyd en Minneapolis, mientras estaba bajo custodia policial, conduzcan a otro aumento en las infecciones por coronavirus.