Cientos de negocios no esenciales de los condados Miami-Dade y Broward tienen previsto reabrir hoy lunes tras casi dos meses cerrados por la pandemia del coronavirus, pero la diversión tendrá que esperar porque las playas, los bares y los cines no están incluidos en la reapertura parcial.

Un reporet de la periodista Sonia Osorio de El Nuevo Herald informó que los propietarios de centros comerciales, peluquerías, barberías, restaurantes y otros negocios no esenciales en Miami-Dade deben cumplir con las normas incluidas en una guía emitida por el alcalde Carlos Giménez la semana pasada, donde se enfatiza el distanciamiento social, usar máscaras tanto empleados como clientes y otras medidas, siguiendo las directrices emitidas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Contiene un sistema de colores para que las personas puedan identificar las restricciones que están vigentes y los establecimientos que operarán y cuáles no. De acuerdo con ese código, Miami-Dade estará en la fase amarilla a partir de este lunes que permite la reapertura de los negocios ya mencionados, además de museos y edificios de oficina.

Permanecerán cerradas las playas, hoteles, los bares, pubs, clubes nocturnos, salones de banquetes, bares, cabarets y cervecerías; salas de cine, salas de conciertos, auditorios, salas de juegos, boleras, salas de juego, gimnasios y estudios de fitness; piscinas, jacuzzis, tiendas de tatuajes y salones de masajes.