fracaso

Jefe del ejército estadounidense admite la guerra afgana como un “fracaso estratégico”

Veinte años de sangre y tesoro estadounidenses gastados en Afganistán se redujeron el martes a unas seis horas de testimonio en el Senado de Estados Unidos, y el máximo oficial militar de la nación admitió que la guerra equivalía a un “fracaso estratégico” que al final, tal vez, nunca podría haber sido ganada.

La audiencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado con los principales oficiales militares del presidente estadounidense Joe Biden vio una firme defensa de los esfuerzos y sacrificios de las tropas estadounidenses en Afganistán, y los legisladores elogiaron la decisión de poner fin a la guerra más larga del país y condenaron sus últimos días como una debacle.

En el medio, presentó evaluaciones aleccionadoras de lo que, en todo caso, podría haberse hecho de manera diferente.

“Fue un éxito logístico, pero un fracaso estratégico”, dijo a los legisladores el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto y el oficial militar de mayor rango de la nación, sobre los últimos días de Estados Unidos en Kabul, que vieron la evacuación de 124.000 personas. incluidos unos 6.000 estadounidenses.

“Los resultados en una guerra como esta, un resultado que es un fracaso estratégico – el enemigo está a cargo en Kabul; no hay otra forma de describir eso – ese resultado es un efecto acumulativo de 20 años, no de 20 días”, agregó Milley.

Presionado sobre si Washington podría haber hecho algo diferente para evitar que el gobierno respaldado por Estados Unidos en Afganistán se derrumbe y detenga la toma de poder de los talibanes, Milley fue franco.

“Si mantuviéramos asesores allí, seguieramos enviando dinero, etc., entonces probablemente podríamos haberlos mantenido durante un período de tiempo prolongado o indefinido”, dijo sobre el gobierno afgano y las fuerzas de seguridad afganas.

“Si hubieras tenido un resultado diferente al final del día, esa es una pregunta diferente”, agregó Milley. “Creo que el estado final probablemente habría sido el mismo sin importar cuándo lo hiciste”.

Talibán en la lista de los más buscados del FBI fue nombrado ministro del Interior en Afganistán

El talibán Sirajuddin Haqqani, en la lista de los más buscados del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), fue nombrado, este martes, por el nuevo régimen en Afganistán como ministro del Interior.

El terrorista es uno de los más buscados por EE.UU. por su involucramiento en ataques suicidas y sus vínculos con al-Qaeda.

El Departamento de Estado ofrecía una recompensa de hasta $10 millones de dólares por información que llevara a su arresto.

Sirajuddin Haqqani es hijo de Jalaluddin Haqqani, el fundador de la red Haqqani, marcada como organización terrorista por EE.UU.

Aunque, inicialmente, en los 80, EE.UU. se asoció con esta milicia para sacar a los soviéticos, el grupo semi autónomo luego fue señalado como el autor de ataques mortales contra las fuerzas de la coalición.

Curiosamente, la red Haqqani ha sido oficialmente nombrada como Organización Terrorista Extranjera por EE.UU., y el Talibán, no.

El grupo opera, según el Comité de Sanciones de las Naciones Unidas, en áreas de la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Los terroristas están involucrados en la producción y trasiego de drogas, indica el informe de Alarabiya News.

Ayer, el Talibán anunció la formación del nuevo Gobierno interino en el país centroasiático tras 20 años de ocupación estadounidense, y a una semana del retiro total de las tropas militares de ese país y de los otros que componían la coalición tras un accidentado proceso de evacuaciones.

Ni mujeres ni miembros del pasado Gobierno en el organigrama

Aunque portavoces del grupo indicaron que mostrarían una mayor tolerancia e inclusividad, en el nuevo organigrama provisional no figuran mujeres ni miembros de la pasada administración del expresidente Ashraf Ghani.

Los extremistas nombraron a Mohammad Hassan Akhund, un socio cercano de uno de los fundadores del grupo Mohammad Omar, como primer ministro y a Abdul Ghani Baradar, uno de los cofundadores de la organización, como su suplente. Mohammed Yaqoob, hijo de Omar, fue nombrado el ministro de Defensa.

Cuatro de los funcionarios designados estuvieron detenidos en Guantánamo

Otros cuatro hombres asignados a posiciones sénior en el nuevo Gobierno habían sido detenidos previamente en la Base Guantánamo y fueron liberados como parte de un acuerdo para entregar al soldado estadounidense Robert Bowdrie Bergdahl, en 2014, que estuvo prisionero de los talibanes por cinco años.

El grupo nombró a Noorullah Noori como ministro de fronteras y asuntos tribales; a Abdul Haq Wasiq como director de Inteligencia; Khairullah Khair como ministro de Información y Cultura, y Mohammad Fazil Mazloom como ministro de Defensa suplente.

La cadena CNN reseñó que los talibanes tienen ante sí un escenario complicado tras retomar el poder a mediados de agosto pasado.

EE.UU. y otras naciones congelaron los fondos al país así como el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo que la situación económica se espera que se agrave. Líderes internacionales y prestamistas esperan para ver cómo la organización tratará a la oposición, a las mujeres y a las minorías religiosas y éticas para determinar hasta qué punto colaborarán con el nuevo régimen.

El anuncio de la nueva línea de mando se da un días después de que la organización se atribuyó el control de la última provincia en resistencia, Panjshir, y en medio de protestas callejeras en las que participaron mujeres que reclamaban igualdad de derechos bajo el mandato Talibán.

Las manifestaciones fueron disueltas por militantes del grupo, y varios reportes apuntan a que algunos de los participantes fueron agredidos y detenidos.

Talibanes anuncian que China mantendrá su embajada en Afganistán

Un portavoz de los talibanes indicó este viernes (03.09.2021)  que China prometió mantener abierta su embajada en Afganistán y aumentar su ayuda al país, devastado por décadas de conflicto.

Abdul Salam Hanafi, miembro del buró político del grupo islamista en Doha, en Catar, “sostuvo conversaciones con Wu Jianghao, ministro adjunto de Relaciones Exteriores de la República Popular de China”, anunció en Twitter el portavoz, Suhail Shaheen.

“El ministro adjunto chino aseguró que mantendrán su embajada en Kabul, y que nuestras relaciones mejorarán. (…) China continuará y aumentará su ayuda humanitaria, en particular para el tratamiento de COVID-19”, agregó. 

 El gobierno chino no confirmó inmediatamente el anuncio. La mayoría de los países abordan con cautela el establecimiento de relaciones con los talibanes, que se preparan para dejar atrás la lucha insurgente para asumir el mando del país.

 

Talibanes declaran “completa independencia” de Afganistán

Kabul reanudará vuelos cuando resuelva “aspectos técnicos”, aseguran los talibanes, mientras se conoció que el Ejército de EE. UU. destruyó recursos militares y habría causado la muerte a 10 civiles por error.

Afganistán logró al fin “obtener su independencia de las fuerzas extranjeras”, celebró en una rueda de prensa en el aeropuerto del Kabul el principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, este martes 31 de agosto de 2021.

La declaración del portavoz ocurrió solo unas horas después de que despegara, desde esa misma base aérea, el último grupo de soldados estadounidenses en el país tras casi 20 años de conflicto. Mujahid felicitó a sus combatientes por la toma en algo más de dos semanas de casi todo el territorio afgano, coronada el 15 de agosto con la conquista incruenta de Kabul, y, ahora, con la total retirada estadounidense.

Promesa de un Gobierno islámico “inclusivo”

“Esperamos que Afganistán nunca vuelva a ser ocupado y siga siendo independiente, próspero y el hogar de los afganos bajo un sistema islámico”, dijo. La retirada de las tropas internacionales vino acompañado de festejos del grupo fundamentalista, que celebró en las calles con disparos al aire. “Los invasores deben saber que Afganistán no es lugar para ellos, cometieron un error al venir aquí, estamos felices de que ya no estén”, añadió Mujahid.

Los líderes talibanes aseguran que anunciarán pronto un nuevo Gobierno islámico “inclusivo”. Los talibanes tienen ahora el derecho de “asumir el liderazgo del país y garantizar su futuro” tras casi veinte años de yihad, señaló el portavoz. “Prometemos construir un sistema que representará los valores afganos e islámicos”, aseguró.

Infografik Wer kontrolliert Afghanistan 27.8.2021 ES

El vocero talibán también hizo un llamamiento a los miembros de sus fuerzas para que sean “educados y tengan un buen comportamiento” con los ciudadanos, ya que tras 20 años de guerra “la nación tiene el derecho a una vida pacífica, a respirar en calma”: “Nosotros debemos ser los sirvientes de la nación, no su dinastía”, remarcó.

Aspiración de “buenas relaciones con Estados Unidos”

El próximo Gobierno de los talibanes tendrá un futuro incierto en sus relaciones con la comunidad internacional, que no ha fijado una posición clara sobre el reconocimiento de su régimen, a la espera de comprobar el respeto a los derechos humanos de los islamistas. Esta mañana, tras la retirada del último soldado estadounidense, Mujahid insistió no obstante en que los talibanes quieren en el futuro “buenas relaciones con Estados Unidos”.

Los talibanes reanudarán los vuelos desde el aeropuerto de Kabul en cuanto resuelvan algunos “aspectos técnicos”, para lo cual se plantean pedir ayuda a “países amigos” como Turquía y Catar, afirmó también este martes el propio portavoz, Zabihullah Mujahid, al canal de televisión catarí Al Jazeera.

Entretanto, el jefe del comando central del Ejército estadounidense, general Kenneth McKenzie, aseguró a la prensa que sus soldados “desmilitarizaron” aviones, vehículos blindados y un sistema de defensa antimisiles antes de dejar el aeropuerto de Kabul.

El Pentágono había desplegado 6.000 soldados para ocupar, asegurar y hacer funcionar el aeropuerto de Kabul a partir del 14 de agosto. Pero dejó en el lugar 70 vehículos blindados MRAP resistentes a las minas antipersonas, de un costo de un millón de dólares cada uno, y 27 vehículos Humvee. Además del sistema de defensa antimisiles C-RAM que detuvo la víspera cinco cohetes disparados contra el aeropuerto por el grupo Estado Islámici. Pero, según McKenzie, todos esos aparatos fueron inhabilitados, “no podrán ser usados”, insistió.

En un eco de las tragedias con muertes de civiles que plagaron la guerra y le costaron el apoyo local a los estadounidenses, un ataque aéreo de EE. UU. contra un supuesto coche bomba del Estado Islámico parece haber matado a diez personas, la mayoría niños, este fin de semana en Kabul.

Identifican a los soldados muertos en explosión de Kabul: hay varios hispanos

Las autoridades militares de Estados Unidos identificaron el fin de semna a todos los 13 soldados que murieron el jueves a consecuencia de una explosión en las afueras del aeropuerto de Kabul, Afganistán.

Cinco de las víctimas tenían solo 20 años de edad y los otros iban de los 22 a los 31 años. Diez de los 13 fallecidos tenían su base en Camp Pendleton, cerca de San Diego, y cuatro eran residentes de California. Dos de los militares muertos eran mujeres.

El viernes se conoció que dos de las víctimas eran Marines del Condado Riverside, California, incluyendo un hispano de 22 años llamado Hunter López, cuyos padres trabajan en el Sheriff de dicho condado.

Hay más hispanos en la lista: Johanny Rosariopichardo, 25 años, de Massachusetts; Humberto A. Sánchez, 22 años, de Indiana; David L. Espinoza, 20 años, de Río Bravo, Texas, y Dylan R. Merola, 20 años, de Rancho Cucamonga, California.

Los otros Marines que perdieron la vida durante la misión de desalojar a civiles estadounidenses y afganos de Kabul son: Darin T. Hoover, 31 años, de Utah; Nicole L. Gee, la otra mujer, 23 años, de Sacramento, California; Daegan W. Page, 23 años, de Nebraska; Jared M. Schmitz, 20 años, de Missouri; Rylee J. McCollum, 20 años, de Wyoming, y Kareem M. Nikoui, 20 años, de Norco, California.

Confirman segunda explosión en Kabul, hay muertos de EEUU

Dos explosiones se registraron este jueves a las afueras del aeropuerto Hamid Karzai, dejando al menos 11 personas muertas y varios heridos, entre ellos estadounidenses.

“Podemos confirmar que la explosión en la Puerta de la Abadía fue el resultado de un ataque complejo que resultó en una serie de bajas civiles y estadounidenses. También podemos confirmar al menos otra explosión en o cerca del Hotel Baron, a poca distancia de la Abadía. Seguiremos actualizándonos”, publicó el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby.

Más temprano la Embajada de Estados Unidos en Afganistán había pedido a los ciudadanos estadounidenses “irse inmediatamente” del aeropuerto, luego de que el Gobierno británico alertara que un ataque terrorista “altamente letal” podría ser perpetrado de manera “inminente”.

Tras la explosión, el Ministerio de Defensa de Reino Unido informó que están “trabajando urgentemente para establecer lo que ha sucedido en Kabul y su impacto en el esfuerzo de evacuación en curso”.

“Nuestra principal preocupación sigue siendo la seguridad de nuestro personal, los ciudadanos británicos y los ciudadanos de Afganistán. Estamos en estrecho contacto con Estados Unidos y otros aliados de la OTAN a nivel operativo sobre la respuesta inmediata a este incidente”, añadieron.

Elecciones parlamentarias en Venezuela: abstención entre 70 y 80%

La presidenta del Colegio Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Indira Alfonzo, ofreció el primer balance de resultados de las parlamentarias y aseguró que el 31% del padrón electoral participó.

Desde la sede del Poder Electoral, Alfonzo señaló que hasta la 1:41 de la mañana del 7 de diciembre, se han transmitido el 82,35% de las actas de votación. La cantidad de votos fue de 5.264.105 a nivel nacional. 

Por su parte, la oposición venezolana consideró que en el proceso electoral convocado por el madurismo carece de legitimidad y que la abstención fue del 82% .

De acuerdo con el economista Francisco Rodríguez, solo uno de cada 5 electores inscritos votó por los candidatos del gobierno, lo que significa que el chavismo redujo en 2 millones de sufragios su resultado en comparación con las cuestionadas presidenciales de 2018.

De manera anticipada los gobiernos de Estados Unidos y Colombia indicaron que no reconocen estos resultados, mientras que el expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien fungió de observador en el proceso comicial indicó que espera un cambio de posición en la Unión Europea.

La situación internacional del chavismo no parece cambiar demasiado, aunque refuerza su control institucional en el país.

Fracasa el Congreso en acordar ayuda económica a estadounidenses

Fue otra jornada infructuosa, que vuelve a dejar en lo incierto a millones de estadounidenses afectados por la pandemia.

Las negociaciones en el Capitolio entre los demócratas del Congreso y la Casa Blanca sobre el nuevo paquete de rescate económico para paliar la crisis financiera del COVID-19 terminaron sin acuerdo este viernes.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, afirmó que el Gobierno no aceptó una propuesta de última hora de los demócratas de reducir el paquete de ayuda de $3.4 billones de dólares a $2.4 billones. La propuesta republicana es de $1 billón de dólares.

“Nosotros nos bajamos 1 billón si es que ustedes agregan 1 billón. Y ellos respondieron con un no absoluto”, dijo Pelosi en una rueda de prensa antes de conocerse el resultado de las conversaciones, acompañada por el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, declaró: “Desafortunadamente, hoy no hicimos ningún progreso”.

Es probable que Trump emita órdenes ejecutivas

Con el colapso de las conversaciones, dijo que ahora es probable que el presidente, Donald Trump, tome acción ejecutiva para atajar los desalojos de viviendas y la deuda de préstamos estudiantiles.

El Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo: “Esta no es una respuesta perfecta, seremos los primeros en decir eso, pero es todo lo que podemos hacer, y todo lo que el presidente puede hacer dentro de los límites de su poder Ejecutivo”.

Mnuchin, quien representa al Gobierno en la negociación, dijo más temprano que la propuesta demócrata de añadir 1 billón de dólares al paquete “ni siquiera está en discusión”.

El encuentro de este viernes fue la última oportunidad para extender los beneficios y ayudas a desempleados y negocios afectados por el impacto económico que generó el coronavirus.

La ayuda semanal de 600 dólares para quienes perdieron su empleo durante la pandemia es uno de los puntos que separa a demócratas y republicanos. Los primeros empujan por la extensión del beneficio hasta fines de año, mientras que el plan del Gobierno es reducir el monto hasta los 200 dólares.

Las negociaciones se enfrentan además a las vacaciones que tiene programadas los senadores y los integrantes de la Cámara Baja, quienes no estarán durante la próxima semana. Aunque los congresistas pueden ser llamados a participar de una sesión si es necesario.

El objetivo autoimpuesto por los negociadores demócratas y del Gobierno era alcanzar un acuerdo antes del fin de esta semana, para votar la propuesta durante la próxima, debido al fin de la ayuda económica del primer paquete de ayuda, que ha dejado a 25 millones de personas que perdieron su empleo por el coronavirus sin el beneficio semanal. Este sábado además expira el programa de ayuda para los pequeños negocios.

También están en riesgo más de 100 mil millones para ayudar a reabrir las escuelas, una nueva ronda de pagos directos de 1,200 a la mayoría de las personas y cientos de miles de millones de dólares para los gobiernos estatales y locales.

Trump atento al resultado de las negociaciones

Ante el difícil escenario en que se encuentran los demócratas y el Gobierno, el presidente Donald Trump está dispuesto a firmar una orden ejecutiva que solucione el punto muerto de las negociaciones.

Según el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, “el presidente está mirando muy cuidadosamente utilizar la autoridad ejecutiva” para empujar una extensión en los beneficios para los desempleados, suspender el impuesto sobre la nómina y las expulsiones de inquilinos, o desahucios.

Kudlow dijo a Fox Business que un borrador de la suspensión de los impuestos “está básicamente listo” y que cree que Trump usará su poder ejecutivo para implementar esa orden, a la que se oponen tanto demócratas como republicanos.

“Mi Administración está analizando acciones ejecutivas para proteger a los estadounidenses de los desahucios… así como ayuda adicional para los desempleados. De manera muy importante, también estoy analizando una suspensión temporal del impuesto sobre la nómina”, dijo Trump este miércoles en una rueda de prensa en la Casa Blanca.