FRONTERAS

Republicanos presionan a Biden y lo culpan por “crisis” migratoria en la frontera

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, enfrenta una creciente presión de los republicanos por el aumento de la llegada de migrantes, especialmente de menores, a la frontera con México, situación que la oposición califica como la primera crisis migratoria de su mandato.

El líder de la minoría republicana de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, denunció la “crisis” en una visita con varios congresistas a la frontera en Texas. “Esta crisis fue creada por las políticas presidenciales de este nuevo gobierno”, acusó.

El congresista republicano Chuck Fleischmann dijo que el gobierno de Biden ha “creado un ambiente” propicio para un incremento de la migración. Otros miembros de la delegación afirmaron que los traficantes de personas se están beneficiando de las políticas del gobierno.

Cerca de 200 migrantes irregulares pasaron por la estación de buses de Brownsville, en Texas, cerca de la frontera con México, según asociaciones locales.

En febrero fueron arrestadas unas 100.000 personas en la frontera sur, entre ellas 9.457 menores no acompañados, un aumento del 28% respecto a enero, según las autoridades.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) tiene a su cuidado actualmente a unos 8.800 niños migrantes. Las autoridades exploran la posibilidad de abrir en Dallas un “centro de descompresión” para albergar ahí a niños y adolescentes de forma temporal.  

 Visita a la frontera

Congresistas republicanos visitaron ayer lunes la frontera entre Estados Unidos y México para conocer de cerca las consecuencias del aumento de inmigrantes indocumentados que entran al país, especialmente los menores no acompañados, y mostraron su alarma por la situación.

EE.UU.: los migrantes esperan entrar

La víspera, legisladores y gobernadores republicanos se pasearon por los principales programas de televisión para criticar el “excesivo” presupuesto del plan de rescate económico y para culpar a Biden de haber creado una “crisis” en la frontera.

En la cadena Fox, el senador Bill Cassidy aseguró que Biden tiene “toda” la culpa del creciente número de menores migrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala que han llegado en las últimas semanas a la frontera y que han colapsado el sistema de acogida.

Asimismo, en CBS, el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, abogó por una política migratoria “más dura” y, en Twitter, el gobernador de Texas, Gregg Abbott, volvió a acusar sin pruebas a los indocumentados de propagar la COVID-19 en su estado.

México y EE.UU. mantienen cierre fronterizo por COVID-19 hasta el próximo 21 de marzo

México y Estados Unidos mantienen el cierre en su frontera común para los viajes no esenciales hasta el 21 de marzo, cuando se cumplirá un año de la instauración de la medida, después de acordar el pasado viernes la ampliación de las restricciones al tránsito terrestre un mes más.

Tras revisar el desarrollo de la propagación de la covid-19 y debido a que diversas entidades federativas se encuentran en el semáforo epidemiológico naranja (riesgo alto de contagio), México planteó a Estados Unidos la extensión, por un mes más, de las restricciones al tránsito terrestre no esencial en su frontera común”, explicó en Twitter la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Según informó el ministerio mexicano, las restricciones, cuyo final estaba programado este mes, “se mantendrán en los mismos términos que se han desarrollado desde su implementación”.

El 21 de marzo de 2020, México y Estados Unidos cerraron sus fronteras para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos.

También frenaron los procesos migratorios abiertos en Estados Unidos, dejando, según denuncian varias ONG, a miles de migrantes varados en la frontera norte mexicana.

Esos procesos se reanudaron este viernes, después de la orden del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden.

Las restricciones establecidas no han impedido el tránsito comercial de alimentos, de combustible, de equipos de atención médica y de medicamentos por la frontera entre ambos países.

La frontera de México con Estados Unidos, que se extiende a lo largo de más de 3,000 kilómetros, es además una de las más activas del mundo con más de un millón de personas que cruzan cada día y se intercambian bienes y servicios por un valor de 1,700 millones de dólares diarios.

El 21 de marzo de 2020, México y Estados Unidos cerraron sus fronteras para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos.

También frenaron los procesos migratorios abiertos en Estados Unidos, dejando, según denuncian varias ONG, a miles de migrantes varados en la frontera norte mexicana.

Esos procesos se reanudaron este viernes, después de la orden del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden.

Las restricciones establecidas no han impedido el tránsito comercial de alimentos, de combustible, de equipos de atención médica y de medicamentos por la frontera entre ambos países.

La frontera de México con Estados Unidos, que se extiende a lo largo de más de 3,000 kilómetros, es además una de las más activas del mundo con más de un millón de personas que cruzan cada día y se intercambian bienes y servicios por un valor de 1,700 millones de dólares diarios.

Canadá extiende cierre fronterizo con Estados Unidos

Canadá extendió el acuerdo para mantener cerrada la frontera con Estados Unidos a los viajes no esenciales hasta el 21 de octubre debido a la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Muchos canadienses temen una reapertura, pues Estados Unidos tiene más casos confirmados y muertes por Covid-19 que cualquier otro país en el mundo.

El ministro de Seguridad Pública, Bill Blair, dijo el viernes que continuarán basando la decisión en las mejores recomendaciones de salud públicas disponibles para mantener protegidos a los canadienses.

Las restricciones fueron anunciadas el 18 de marzo y han sido extendidas mes a mes.

Canadá ha registrado un aumento de casos en semanas recientes. La mayor provincia del país, Ontario, reportó 401 nuevos casos el viernes.

Los trabajadores esenciales —como profesionales de salud, tripulantes de aerolíneas y conductores de camiones— aún tienen permitido cruzar la frontera. Los camioneros son importantes porque transportan alimentos y productos médicos en ambas direcciones. Gran parte de los suministros de alimentos de Canadá provienen de Estados Unidos como país de origen o de tránsito.

Amplían las restricciones fronterizas de Estados Unidos con México y Canadá hasta el 22 de junio

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció este martes una prórroga de un mes de las restricciones de viaje entre Estados Unidos y México y Canadá. Dicha medida afecta a los puertos de entrada terrestres ubicados en ambas fronteras y a los servicios de ferry, que quedarán limitados para los traslados considerados “esenciales”.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, ha ordenado continuar con la limitación temporal establecida como consecuencia de la pandemia del coronavirus. La ampliación entrará en vigor a partir del mediodía de este jueves 21 de mayo y durará hasta la medianoche del próximo lunes 22 de junio (hora del este), según el comunicado que hizo público este martes el departamento.

La decisión de Wolf de prohibir temporalmente la entrada al país de personas que viajan desde México y Canadá se empezó a aplicar el pasado 24 de marzo, cuando comenzaron las medidas más agresivas ante el aumento de casos de COVID-19 en el país.

Ratifican cierre de la frontera entre México y EEUU por COVID-19

Autoridades de inmigración de Estados Unidos recordaron ayer viernes que la restricción temporal de viajes no esenciales debido al coronavirus continúa vigente por lo que las personas que planean cruzar la frontera deberán cumplir con ciertos requisitos para poder hacerlo.

El ingreso al país por las garitas fronterizas con México es prácticamente permitido a todo aquel ciudadano estadounidense o residente permanente que presente sus documentos de identidad y también para ciertos extranjeros que validen que el motivo de su viaje es esencial por cuestiones de comercio, trabajo o salud.

El tiempo de espera para cruzar la frontera, que hasta antes de la pandemia solía ser de dos a tres horas en un domingo cualquiera, se ha reducido a un promedio de 15 minutos, al menos como se constató por la garita de Tijuana-San Ysidro.

El viajero no tendrá ese inconveniente, sin embargo los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) están siendo más cautelosos, con revisiones exhaustivas e interrogatorios más prolongados de lo normal, muchos enfocados en detectar contrabando y otros para verificar los motivos del viaje o simplemente para matar el aburrimiento ante la poca afluencia de personas y vehículos que registran las garitas.

Desde mediados de marzo, cuando entraron en vigor las restricciones por el coronavirus, el flujo de personas y vehículos se ha reducido en casi un 80%.