GOBIERNO DE BIDEN

Biden en Europa: “el calentamiento global es el mayor peligro a la seguridad de EEUU”

Al aterrizar en Europa para reunirse con aliados de su gobierno contra los piratas informáticos rusos y el posible vínculo chino sobre los orígenes de COVID-19, el presidente Joe Biden afirmó que desde hace años para el Pentágono el calentamiento global es “la mayor amenaza que enfrenta Estados Unidos”.

En 2009, “Cuando fui elegido vicepresidente por primera vez con el presidente Obama, los militares nos sentaron para informarnos cuáles eran las mayores amenazas que enfrenta Estados Unidos“, dijo Biden el miércoles a las tropas estadounidenses en Inglaterra poco después de aterrizar para su primer viaje al extranjero como presidente.

“Esto no es una broma: ¿saben lo que el Estado Mayor Conjunto nos dijo que era la mayor amenaza que enfrenta Estados Unidos? Calentamiento global. Porque habrá importantes movimientos de población, peleas por la tierra, millones de personas que abandonan lugares porque literalmente se están hundiendo bajo el mar en Indonesia, debido a las peleas por las tierras cultivables”.

El Pentágono ha seguido desde al menos 2004 las posibles implicaciones de seguridad del calentamiento global. Un informe del Departamento de Defensa del año 2015 calificó el cambio climático como “una amenaza urgente y creciente”, así como un “multiplicador de peligros” que podría empeorar los ya existentes. Pero ese informe no calificó los cambios en el clima como la principal amenaza, destacó New York Post.

Biden hizo hincapié en el calentamiento global en la primera escala de un viaje por tres países hasta el 17 de junio, que contará con una cumbre del G7 en Inglaterra, una cumbre de la OTAN en Bélgica (Bruselas) y una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin en Ginebra (Suiza).

“Me dirijo al G7, luego a la [reunión] ministerial de la OTAN y luego a reunirme con Putin para hacerle saber lo que quiero que sepa”, dijo Biden.

“En cada punto del camino, dejaremos en claro que Estados Unidos está de regreso. Y las democracias del mundo están unidas para abordar los desafíos más difíciles y los problemas que más importan para nuestro futuro”, recalcó.

Biden advirtió sobre la amenaza del calentamiento global después de mencionar COVID-19, sin mencionar que el gobierno chino sea transparente a medida que la teoría de la “fuga de laboratorio” gana terreno, como sí había hecho días atrás.

“Tenemos que acabar con el COVID-19, no sólo en casa, lo que estamos haciendo, sino en todas partes. No existe un muro lo suficientemente alto para mantenernos a salvo de esta pandemia o de la próxima amenaza biológica que enfrentamos, y habrá otras. Requiere una acción multilateral coordinada”, dijo, antes de cambiar de tema, diciendo: “Todos debemos comprometernos con una acción climática ambiciosa si vamos a prevenir los peores impactos del cambio climático, limitando el calentamiento global a no más de 1,5 grados centígrados”.

A finales de mayo, Biden ordenó a la comunidad de inteligencia que comenzara una revisión de la evidencia para determinar si el coronavirus había surgido del Instituto de Virología de Wuhan en la ciudad central de China, como se ha sugerido. De inmediato, aquel país reaccionó otra vez en contra de esas acusaciones internacionales.

Días después, Biden afirmó que su homólogo chino cree que su país será “dueño de Estados Unidos” en los próximos 15 años, hablando a los miembros del servicio estadounidense en una base militar en Virginia, en la víspera del feriado Memorial Day.

Casa Blanca suspendió perforaciones de petróleo y gas en reserva de Alaska

El gobierno de EEUU deja sin efecto una jugada de último momento de la administración de Donald Trump. La Casa Blanca suspendió temporalmente los arrendamientos de petróleo y gas en Alaska. La actividad se desarrollaba en el Arctic National Wildlife Refugie.

La orden fue publicada durante este martes por el Departamento del Interior de Estados Unidos. La medida inhabilita la decisión de Trump de afectar el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. El decreto se refiere a eventuales irregularidades en la aplicación de la decisión del republicano.

El texto plantea la existencia de “supuestas deficiencias legales”. Entre ellas aparece “la insuficiencia de la revisión requerida” por la ley ambiental. El decreto establece “una moratoria temporal” de las actividades” referidas al Programa de Arrendamiento de Petróleo y Gas de la Llanura Costera”.

El asunto enfrenta a demócratas y republicanos desde hace cuatro décadas y puede llegar a los tribunales. Trump subastó el derecho a perforar en la llanura costera del refugio. En ese lugar viven cientos de miles de caribúes y aves acuáticas migratorias, y los osos polares del sur del mar de Beaufort.

Reuters detalla que el ejecutivo decidió publicar la orden para bloquear los arrendamientos, citando problemas con el proceso de revisión ambiental. La orden fija que ahora se realizará “un nuevo y exhaustivo análisis de los posibles impactos ambientales del programa de petróleo y gas”.

Funcionario designado por Biden para el Hemisferio ve innecesario levantar sanciones petroleras a Maduro

Brian A. Nichols, nominado por el presidente estadounidense, Joe Biden, al cargo de subsecretario del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental, afirmó este miércoles, en la sesión del Comité de Exteriores para su confirmación en el puesto que la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro debe continuar.

Respecto a la sanciones petroleras, indicó: “Con respecto a los intercambios de diésel en este momento, según tengo entendido, hay suficiente capacidad de diésel dentro de Venezuela al menos para los próximos seis meses más o menos”.

“Creo que es algo que hay que vigilar y, si vemos que hay un problema allí para el pueblo venezolano, creo que es algo que hay que mirar”, reseñó Infobae.

Afirmó “tenemos que mantener la presión económica para negociar con un gobierno que ha demostrado que utilizará tácticas dilatorias para impedir el progreso hacia unas elecciones libres y justas, además de cosas como la liberación de los presos políticos y permitir la libertad de prensa”, subrayó.

Joe Biden y Kamala Harris hacen pública su declaración de impuestos

El presidente, Joe Biden, revivió ayer lunes la vieja tradición de los mandatarios de Estados Unidos de publicar sus declaraciones de impuestos. Según los documentos revelados esta tarde, el mandatario y su esposa, la primera dama Jill, ganaron $607,336 en 2020, cuando el demócrata solo era candidato a ocupar la Oficina Oval. 

Esa cantidad es menor que los $985,223 que ambos ganaron en 2019, cuando tuvieron ingresos por concepto de venta de libros, discursos y horas de trabajo en la Universidad de Pennsylvania y el Northern Virginia Community College.

Los Biden pagaron $157,414 en impuestos federales sobre la renta y su tasa de impuesto para 2020 fue del 25.9%, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Por su parte, la vicepresidenta, Kamala Harris, y su esposo, Douglas Emhoff, tuvieron en 2020 un ingreso bruto ajustado de $1,695,225. Pagaron $621,893 en impuestos federales sobre la renta, lo que equivale a una tasa del 36.7%. 

“Espero que sigamos publicando las declaraciones de impuestos de los presidentes, como se debe esperar también de todos los presidentes de Estados Unidos”, dijo en un comunicado este lunes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. 

La publicación de la declaración de impuestos de Biden llega mientras el mandatario está presionando al Congreso para que apruebe su plan de incrementar los impuestos a las corporaciones y los más ricos, para financiar sus programas de infraestructura, salud y educación.

Durante su campaña a la presidencia, Biden alardeó sobre la transparencia respecto a sus finanzas personales, en una clara crítica a quien era su principal oponente, el expresidente Donald Trump, quien fue arrastrado a las cortes federales en más de una ocasión tras su negativa a hacer públicas sus finanzas. Biden publicó 22 años de declaraciones de impuestos antes de las elecciones de 2020.

En septiembre del año pasado, The New York Times obtuvo los registros fiscales del magnate de bienes raíces e informó que solo pagó $750 en impuestos federales sobre la renta durante su primer año en la Casa Blanca, una cifra aproximadamente 16 veces menor a los impuestos de un ciudadano promedio. 

Trump aseguró que la información del periódico era “falsa”.

“De hecho, pago impuestos. Pago mucho”, se defendió. “El IRS no me trata bien, me trata muy, muy mal”.

Joe Biden firma orden ejecutiva para fortalecer la ciberseguridad de EEUU

El presidente Joe Biden firmó el miércoles una orden ejecutiva destinada a fortalecer las defensas de seguridad cibernética de Estados Unidos, una medida que sigue a una serie de ataques cibernéticos a empresas privadas y redes del gobierno federal ocurridas desde el año pasado.

La orden ejecutiva que Biden firmó el miércoles, ordenando acciones para proteger la ciberseguridad del país, ocurre mientras el oleoducto Colonial continúa lidiando con los resultados de un ataque de ransomware contra su sistema de operaciones, que causó una escasez generalizada de combustible a lo largo de la costa este y provocó una respuesta de todo el gobierno.

El ciberataque contra el oleoducto Colonial es solo el último ejemplo de actores y grupos criminales o estatales que explotan las vulnerabilidades cibernéticas de EE.UU.

La orden ejecutiva en la que la Administración Biden ha estado trabajando durante meses, tiene como objetivo fortalecer la ciberseguridad para las redes federales y esbozar nuevos estándares de seguridad para el software comercial utilizado tanto por las empresas como por el público.

“Los incidentes recientes de ciberseguridad, como SolarWinds, Microsoft Exchange y el incidente del Colonial Pipeline, son un recordatorio aleccionador de que las entidades del sector público y privado de EE. UU. enfrentan cada vez más una actividad cibernética maliciosa sofisticada tanto de los actores estatales como de los delincuentes cibernéticos”, dijo la Casa Blanca en una hoja informativa.

En una reunión con periodistas el miércoles, un alto funcionario de la administración de Biden dijo que la orden “refleja un cambio fundamental en nuestra mentalidad de la respuesta a incidentes hacia la prevención, de hablar de seguridad a hacer esa seguridad”.

Joe Biden pedirá a republicanos apoyo para su el plan de infraestructura

Con el fin de que avance la aprobación del Plan de Infraestructura, el presidente Biden hará un esfuerzo para llegar a un acuerdo con los republicanos sobre las propuestas de alza de impuestos y gastos, en el marco de la reunión  con los dos principales legisladores republicanos.

Por lo anterior, la agenda para abordar los temas relacionados con el Plan de Infraestructura se van a desahogar del día de hoy al jueves en la Casa Blanca. Quizá la junta más relevanta será la de mañana cuando asistan los líderes del Congreso.

Las reuniones para lograr acuerdos llegan en un momento crucial, pues a los demócratas les urge aprobar las leyes pendientes que son parte de su agenda de gobierno, pero para que transiten requieren del apoyo de los republicanos, por lo que van contra el tiempo.

Bajo este escenario, la próxima semana será fundamental para saber si la ley transitará con apoyo bipartidista y hacer realidad el plan económico de casi $4 billones de dólares, que incluye el American Jobs Plan de $2,3 billones de dólares y el American Families Plan de $1,8 billones de dólares.

Las propuestas de gasto otorgan fondos para mejorar carreteras y puentes, al sistemas de tránsito, internet, cuidado de ancianos, cuidado infantil, pre kínder y colegio comunitario gratuito. El plan busca aumentar  impuestos a las corporaciones y a los estadounidenses ricos.

Lo referente a las alzas de impuestos es la gran discrepancia que tienen los republicanos con la propuesta del presidente Biden, ya que consideran que al hacerlo no sólo se afectaría a la clase empresarial ni a los más ricos de todo el país, también impactaría en la inflación y competitividad.

Cuando el primer mandatario anunció el Plan de Infraestructura, hace más de un mes, los republicanos de inmediato se opusieron a los temas relacionados con las alzas tributarias, pero también con la visión social que se tiene de la infraestructura que tienen los demócratas y Biden.

Aunque no se ha dicho en qué momento del año se discutirá la propuesta en el Congreso, en las dos cámaras, el que el presidente busque un diálogo directo con sus opositores podría destrabar el tema y llevarlo sin tanta complicación al pleno del Congreso. No obstante, todavía no hay fecha para la aprobación.

Recuerda Biden el asesinato de Osama Bin Laden hace 10 años

El presidente estadunidense, Joe Biden, aprovechó ayer domingo el décimo aniversario de la operación que mató al líder yihadista Osama bin Laden para reafirmar su decisión de retirar todas las tropas estadunidenses de Afganistán.

“Seguimos a Bin Laden hasta las puertas del infierno y lo atrapamos”, dijo Biden en un comunicado difundido por la Casa Blanca. “Mantuvimos la promesa a todos los que perdieron a sus seres queridos el 11-S: que nunca olvidaríamos a los que habíamos perdido, y que Estados Unidos nunca vacilaría en su compromiso de impedir otro ataque contra nuestra patria”.

Biden, que anunció el mes pasado que pondría fin a la guerra más larga de Estados Unidos antes del 11 de septiembre, elogió al entonces presidente Barack Obama por su decisión de 2011 de aprobar la operación secreta contra el líder de Al Qaida, y alabó a las fuerzas especiales que la llevaron a cabo en Pakistán.

Ver la operación a distancia desde una abarrotada sala de crisis de la Casa Blanca, dijo Biden, fue “un momento que nunca olvidaré: los profesionales de la inteligencia que lo habían localizado minuciosamente; la claridad y la convicción del presidente Obama al tomar la decisión; el valor y la habilidad de nuestro equipo sobre el terreno”.

Ahora, cuando Estados Unidos comienza a retirar las últimas tropas de Afganistán, Biden dijo: “Al Qaida está muy degradada allí. Pero Estados Unidos seguirá atento a la amenaza de los grupos terroristas que han hecho metástasis en todo el mundo”.

“Seguiremos vigilando y desbaratando cualquier amenaza que surja en Afganistán. Y trabajaremos para contrarrestar las amenazas terroristas a nuestra patria y nuestros intereses en cooperación con aliados y socios de todo el mundo.”

Biden celebra sus primeros 100 días en la presidencia

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró ayer jueves sus primeros 100 días en el poder con un viaje a Georgia, uno de los estados que logró arrebatar a Donald Trump y que no solo le llevó a la Casa Blanca sino que también le entregó el control del Congreso.

En Georgia, Biden y la primera dama, Jill Biden, empezaron el día con una visita privada al expresidente Jimmy Carter (1977-1981) y la exprimera dama Rosalynn Carter.

Tras la visita, el matrimonio presidencial voló hasta la capital de Georgia para celebrar un mitin en el municipio de Duluth, en los suburbios de Atlanta, que fueron clave para el triunfo electoral de Biden aquí en noviembre.

BIDEN ENFRENTA PROTESTAS

Lo que tenía que ser un mitin de celebración de los 100 días, sin embargo, se estropeó por las protestas de manifestantes poco después del inicio del acto.

“¡Termine ahora con las detenciones!” o “¡Cierre el ICE!”, es decir, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, fueron algunos de los gritos que se escucharon contra el presidente, que más allá de la pandemia ha tenido a la inmigración como su reto principal.

Con algo de hastío pero sin perder la compostura, Biden replicó: “Estoy trabajando en ello, hombre. Denme cinco días más”.

Y dirigiéndose al resto de asistentes dijo: “Amigos, todos ustedes saben de lo que (los manifestantes) están hablando. No debería haber prisiones privadas. Punto. Ninguna. Punto. Y estamos trabajando para cerrarlas todas”.

El presidente prometió en campaña suspender todos los contratos del Gobierno con cárceles privadas, pero hasta el momento solo ha ordenado cancelar los que albergan presos comunes, dejando en pie los relacionados con inmigrantes.

“ESTAMOS TRABAJANDO DE NUEVO”

Biden invirtió gran parte del resto de su discurso en Georgia a promocionar sus billonarios planes de empleo y de bienestar social, presupuestados en más de 4 billones de dólares y que requieren de que el Congreso los apruebe.

Pero sobre todo quiso trasladar el mensaje de que con su llegada al poder, el Gobierno está “trabajando de nuevo” en todos los frentes, desde la campaña masiva de vacunación hasta la lucha contra la crisis climática.

“Estados Unidos vuelve a estar en marcha. Elegimos esperanza sobre miedo, verdad sobre mentiras, luz sobre oscuridad. Estamos trabajando. Estamos trabajando de nuevo. Estamos soñando de nuevo, descubriendo de nuevo. Estamos liderando el mundo de nuevo”, dijo.

El mitin en Georgia llegó el día después de que Biden pronunciara su primer discurso ante una sesión conjunta de las dos cámaras del Congreso.

Joe Biden anuncia restricciones limitadas para control de armas

Bajo la presión de actuar ante la reciente ola de tiroteos masivos de alto perfil, el presidente Joe Biden reveló este jueves un paquete de medidas que busca enfrentar el flagelo de violencia de armas a la que calificó de «mancha para la nación».

«La violencia de armas en este país es una epidemia», aseveró Biden en el Jardín de las Rosas, mientras se dirigía a una audiencia de legisladores y estadounidenses afectados por este fenómeno. «Y eso es una vergüenza internacional», añadió.

Biden argumentó de manera reiterada que estas acciones ejecutivas sobre el control de armas no afectan el derecho a portarlas, consagrado en la Segunda Enmienda. Ahora bien, las medidas incluyen esfuerzos para restringir las llamadas «armas fantasma», que se pueden ensamblar utilizando piezas e instrucciones adquiridas en línea.

Las acciones de Biden tienen un alcance limitado. También, se quedan cortas para los pasos que el presidente ha prometido tomar de cara a presionar al Congreso. Aún así cumplen el compromiso del mandatario el mes pasado sobre implementar medidas de «sentido común» por su cuenta. Entre ellas, la decisión de aumentar la regulación para los soportes de armas que hacen que los disparos sean más precisos. Justamente, algo que se relaciona directamente con el tiroteo del mes pasado en Boulder, Colorado, pues allí se utilizó tal dispositivo.

Biden también dio a conocer que está proponiendo al activista de control de armas, David Chipman, para encabezar la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), que no ha tenido un director permanente desde 2015.

El presidente enfatizó que los anuncios solo equivalen a los primeros pasos para abordar la violencia de armas, la cual requerirá acciones posteriores del Congreso. Entre ellas, la prohibición de las armas de asalto o reglas que exijan la verificación de antecedentes universales. Biden, que está en medio del impulso de un plan de infraestructura masivo, expresó previamente su incertidumbre sobre la probabilidad de aprobar nuevas leyes extensas sobre armas.

Incluso, este jueves reconoció la lucha persistente por convencer a Washington de que tome acciones sobre un tema aparentemente intrincado.

«Tenemos un largo camino por recorrer», dijo, «parece que siempre tenemos un largo camino por recorrer».

Pero insistió en que los legisladores deben romper el patrón.

«Ellos han ofrecido muchos pensamientos y oraciones, los miembros del Congreso, pero no han aprobado ni una sola ley federal nueva para reducir la violencia de armas», completó. «Basta de oraciones, es tiempo para algo de acción», enfatizó.

Las acciones de Biden sobre las armas

A medida la postura del país sobre las armas ha evolucionado, Biden ha estado al frente y al centro en casi todos los momentos importantes del camino durante más de tres décadas. Desde el triunfo de una prohibición de 10 años para las armas de asalto en 1994 hasta la decepción de la derrota sobre las verificaciones de antecedentes universales tras la masacre de Sandy Hook en 2012.

Los recientes tiroteos en Georgia y Colorado plantearon la pregunta dentro del Ala Oeste sobre cuánto capital político debería dedicar el presidente al asunto. Justamente, un tema que con tanta frecuencia ha resultado en frustración. Al igual que el expresidente Barack Obama, Biden determinó que las acciones ejecutivas son un método más viable para avanzar, dado que el Congreso está estrechamente dividido y hay una lista de otras prioridades urgentes.

Biden dijo que despojar a los fabricantes de armas de la protección de responsabilidad sería una de sus primera prioridades legislativas sobre el control de armas.

Es «la única industria en Estados Unidos, una industria de 1.000 millones de dólares, que no puede ser demandada», dijo el presidente. «Imaginen lo diferente que sería si esa misma exención hubiera estado disponible para las empresas tabacaleras», añadió.

Este asunto formó parte de una lista de acciones que Biden señaló el Congreso debía abordar para combatir la violencia armada. Aunque, añadió, que potencialmente podría tener un efecto descomunal.

Biden presiona a republicanos para que aprueben su nuevo paquete económico en el Congreso

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tiene claro que su proyecto económico para infraestructura y empleo es perfectible, pero no está dispuesto a hacer grandes cambios, por lo que presiona a republicanos para que lo apoyen en el Congreso.

Señaló que la oposición sabe qué requiere el país, además de desestimar sus críticas al incremento de impuestos a los más ricos y a corporaciones.

“Ellos saben lo que necesitamos”, dijo Biden sobre si ha hablado con los republicanos.

Señaló que cuando los republicanos presentaron en algún momento un plan de infraestructura, les parecía fácil pagar por todo.

“Cuando los republicanos presentaron un plan de infraestructura pensaron que valía la pena pagar por la infraestructura, desde la banda ancha hasta otras cosas”, dijo.

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, dijo a CNN que el presidente Biden está dispuesto a que se apruebe su proyecto de $2.25 billones de dólares bajo la Regla de Reconciliación, la cual fue aplicada para el Plan de Rescate Estadounidense contra la pandemia de COVID-19.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), rechaza el incremento de impuestos y dijo que bloquearía la propuesta, aunque los demócratas tienen la opción de Reconciliación.

El presidente Biden advierte que EE.UU. está en un momento crucial, que requiere inversión en infraestructura.

“Cuando estás en una situación en la que no puedes encender una fuente de agua en la escuela, porque el agua afecta tu salud, eso es infraestructura”, destacó.

Del mismo modo se refirió en la inversión en edificios federales, carreteras, puentes y banda ancha, aunque eso requiera el incremento de impuestos a corporaciones.

“El impuesto era del 36 por ciento”, recordó. El gobierno de Donald Trump redujo esa tasa al 21 por ciento y Biden busca colocarla en 28 por ciento.

“Estás hablando de empresas de la lista Fortune 500 que no han pagado ni un centavo en impuestos durante tres años. ¡Vamos, hombre!”, expresó. “Voy a esforzarme lo más que pueda para competir con el resto del mundo. Todos los demás, en el resto del mundo, están invirtiendo miles de millones de dólares en infraestructura y lo vamos a hacer aquí”.

Con información de La Opinión.com

Biden asegura que irá a la reeleción a los 81 años

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado hoy jueves que se muestra confiado de presentarse a las elecciones de 2024, después de que en estos últimos meses se haya especulado con la posibilidad de que optase por un único mandato dada su avanzada edad –se presentaría a la reelección con 81 años–.”Sí, mi plan es presentarme a la reelección. Eso es lo que espero”, ha dicho Biden, en su primera rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca hace más de dos meses.

El mandatario, sin embargo, ha evitado dar nada por cerrado, argumentando que le tiene “mucho respeto al destino”. “Nunca he podido dar nada por seguro a cuatro años y medio, tres años y medio vista”, ha señalado en respuesta a las preguntas de los periodistas.


Sobre la posibilidad de que su actual ‘número dos’, Kamala Harris, repita como su compañera de fórmula, Biden se ha limitado a decir que “está haciendo un gran trabajo” y “es una gran compañera”, al igual que tampoco ha querido valorar una hipotética candidatura de su predecesor en el Despacho Oval, Donald Trump.

Administración de Biden logra meta de aplicar 100 millones de vacunas contra el Covid-19

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que este viernes se cumple el objetivo de aplicar durante su gestión 100 millones de dosis de la vacuna contra covid-19. Biden dijo que el 65% de los adultos mayores de 65 años ya han recibido una dosis, y el 36% ya fue completamente vacunada.

Desde que Biden sucedió a Donald Trump el 20 de enero, la tasa de vacunación pasó de poco menos de un millón de dosis diarias en promedio a 2,4 millones.

Estados Unidos comenzó a vacunar a su población el 14 de diciembre y Biden se planteó como objetivo inicial inyectar 100 millones de dosis en los primeros 100 días de su mandato, esto es, el 30 de abril.

“Estoy orgulloso de anunciar que mañana (viernes), para el día 58 de mi mandato, habremos cumplido mi objetivo de administrar 100 millones de inyecciones a nuestros compatriotas”, dijo desde la Casa Blanca.

El presidente celebró los avances en la vacunación en este país de 331 millones de habitantes, el que más víctimas mortales suma en el mundo por este virus reportado por primera vez en China en diciembre de 2019.

“Hace ocho semanas, solo el 8% de las personas mayores, las más vulnerables al covid-19, habían recibido una vacuna. Hoy, el 65% de las personas de 65 años o más han recibido al menos una dosis”, dijo.

“Eso es clave, porque esta es la población que representa el 80% de las más de 500.000 muertes por covid-19 ocurridas en Estados Unidos”, agregó.

Estados Unidos cruzó el 12 de marzo el umbral de las 100 millones de dosis de la vacuna anticovid aplicadas, según datos de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC).

Actualmente, el 30% de los estadounidenses mayores de 18 años ha recibido al menos una dosis de la vacuna anticovid.