GOBIERNO DE BIDEN

Biden y la relación con Europa: “Estados Unidos está de vuelta”

En su primera participación en la Conferencia de Seguridad de Múnich, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este viernes (19.02.2021) que la “alianza transatlántica” entre su país y Europa “ha vuelto” tras cuatro años de tensiones. Asimismo, recalcó que Washington buscará recuperar la confianza europea, trizada tras el período de Donald Trump en la Casa Blanca.

Biden sostuvo que trabajará de cerca con sus “socios europeos y capitales a lo largo del continente, desde Roma a Riga”. El líder demócrata profundizó el concepto: “Estoy enviando un mensaje claro al mundo. Estados Unidos está de vuelta. La alianza transatlántica está de vuelta”.

Para ser aún más preciso, en su intervención virtual en el encuentro que se realiza cada año en el sur de Alemania, sostuvo que el compromiso de Washington con la OTAN es absoluto. “Doy la bienvenida a las inversiones europeas en capacidad militar que hacen posibles nuestras defensas compartidas”, expresó. “Un ataque a uno de nosotros en un ataque a todos. Ese es nuestra posición inquebrantable”, agregó.

En el encuentro participaron también de forma remota la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

China, Rusia e Irán

Asimismo, llamó a Europa a prepararse, junto a Estados Unidos, para una “competencia estratégica a largo plazo con China”, que será “dura”. A juicio del presidente de la principal potencia del planeta, “podemos hacer frente a los abusos económicos del gobierno de China y a la coerción que socava los fundamentos del sistema económico internacional”, pero debe ser un trabajo mancomunado.

Solo de esa forma, tanto Estados Unidos, Europa y también Asia, “podrán asegurar la paz y defender nuestros valores comunes y el avance de la prosperidad por todo el Pacífico”. Por otro lado, Biden aseguró que “afrontar la temeridad de Rusia y su pirateo de redes informáticas en EE.UU., en Europa y el mundo se ha vuelto crucial para proteger los retos de seguridad colectivos”.

Biden también tuvo palabras para la crisis climática, señalando que los acuerdos de mínimos ya no son suficientes, y que el mundo debe aspirar a planes más ambiciosos para frenar el cambio climático. También dijo que Washington está dispuesto a “negociar” con Irán y el resto de los países que firmaron el Acuerdo Nuclear de 2015, pero explicó que, a cambio, es necesario enfrentar las “actividades desestabilizadoras” de Teherán en Medio Oriente.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, valoró y elogió la “nueva disposición” de Estados Unidos, pero advirtió que “a las palabras hay que aportar resultados”.

Biden asegura que en julio habrá suficientes dosis de vacunas para inocular a todos los estadounidenses

El presidente Joe Biden aseguró este jueves que Estados Unidos ha obtenido otras 200 millones de dosis de la vacuna del coronavirus y da cumplimiento así al compromiso que hizo el mes pasado.

En una intervención desde los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el mandatario dijo que las compras aumentarán el suministro en un 50%, hasta llegar a 600 millones de dosis.

Biden dijo también que las compañías están intensificando los plazos de entrega, por lo que los 100 millones de dosis que se prometieron para finales de junio ahora se entregarán a finales de mayo.

La Administración ha obtenido dosis suficientes tanto de Moderna como Pfizer-BioNTech para inocular a todos los estadounidenses antes de que acabe julio, tal y como afirmó el presidente.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), Estados Unidos pagó aproximadamente $2,000 millones de dólares a Pfizer por las nuevas dosis y $1,650 millones de dólares a Moderna.

El país ha conseguido ya comprar con antelación suficientes dosis de vacunas para inocular a su población dos veces. Sin embargo, las dosis extra no estarán disponibles inmediatamente y es probable que la actual falta de suministro continúe, al menos en el corto plazo.

Esas 200 millones de dosis adicionales jugarán un papel fundamental cuando se agoten los suministros iniciales.

Biden apoya propuesta de tercer cheque de estímulos a quienes ganen hasta $75,000 dólares al año

El presidente Joe Biden dijo el martes que respalda el proyecto de ley demócrata que enviaría cheques de estímulos de $1,400 dólares a todas las personas que ganen menos de $75,000 dólares al año. El mandatario se aleja así de los llamados de demócratas conservadores para rebajar el umbral de elegibilidad a $50,000 dólares anuales.

Las diferencias en este aspecto entre demócratas progresistas y conservadores se hicieron palpables después de que el senador Joe Manchin (demócrata de West Virginia) y otros apostaran por reducir el umbral de renta, un tema que la casa Blanca se mostró abierta a negociar.

La propuesta inicial de Biden también contemplaba un umbral de renta de $75,000 dólares, junto a unos pagos de desempleo mejorado (de $400 dólares a la semana) y miles de millones de dólares en alivio para gobiernos locales y estatales.

Las personas que ganan más de $100,000 dólares al año y los matrimonios que hacen declaración de impuestos conjunta y ganan más de $200,000 dólares anuales no recibirán ninguna cantidad del cheque de estímulo.

El proyecto de ley demócrata incluye también la propuesta de Biden de aumentar el salario mínimo federal a $15 dólares la hora, una idea que Manchin no apoya y que Biden dijo que no espera que llegue al proyecto de ley final que reciba del Congreso.

Biden buscan aumentar salario mínimo a 15 dólares la hora en EEUU

Incrementar el salario mínimo a 15 dólares la hora reduciría el número de estadounidenses que viven en condiciones de pobreza y mejoraría el sueldo de millones de personas, aunque también aumentaría la deuda federal y el desempleo, según un nuevo reporte de la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso dado a conocer el lunes.

El déficit federal aumentaría en unos 54 mil millones de dólares en un lapso de 10 años si se aprueba la propuesta demócrata de aumentar gradualmente el salario mínimo federal a 15 dólares por hora, principalmente debido a que los sueldos más elevados que percibirían los trabajadores —como los de aquellos que cuidan a ancianos— contribuirían a un incremento en los gastos federales, de acuerdo con el estimado.

Los demócratas están presionando para incluir el incremento del salario mínimo en su plan de 1,9 billones de dólares de ayuda por la pandemia de COVID-19.

A partir de esta semana, las comisiones de la Cámara de Representantes comenzarán a redactar la iniciativa en el marco que ha solicitado el presidente Joe Biden, pero de momento se desconoce si el plan de salarios mínimos será parte del producto final.

Se prevé que la propuesta incluya una nueva ronda de pagos directos a la población, una expansión en el crédito fiscal por hijos y una ayuda a los gobiernos locales y estatales.

La decisión respecto al salario mínimo es una importante prueba para Biden en momentos en los que intenta obtener respaldo público para su propuesta y sortear las diferencias dentro de su propio partido sobre qué tan extenso debería ser su plan de ayuda.

Legisladores de izquierda como el senador Bernie Sanders, autor de la iniciativa de salario mínimo, quieren que los demócratas luchen desde ahora por el aumento salarial, pero algunos moderados han mostrado cautela por temor al impacto en los pequeños y medianos negocios durante la pandemia.

El reporte de la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso (CBO por sus siglas en inglés) hace mención de varios efectos positivos y negativos de aumentar el salario mínimo.

Por un lado, el número de personas que viven en condiciones de pobreza se reduciría en cerca de 900 mil una vez que se implemente por completo el salario de 15 dólares la hora. Por el otro lado, la cifra de trabajadores se reduciría en alrededor de 1,4 millones de personas.

El representante Bobby Scott, presidente de la Comisión de Educación y Trabajo de la cámara baja, dijo que el reporte refuerza los argumentos a favor de incluir el plan de salarios mínimos en la propuesta de ayuda por COVID-19.

Subrayó que el reporte proyectó que unos 17 millones de trabajadores que perciben menos del salario mínimo se beneficiarían de un aumento una vez que se implemente el requerimiento. Además, otros 10 millones de trabajadores que ganan apenas poco más que el mínimo propuesto también podrían ver una mejoría salarial.

“En un momento en el que a muchos de nuestros trabajadores esenciales aún no se les paga lo suficiente para mantenerse a ellos mismos y a sus familias, debemos hacer todo lo posible por darles a estos trabajadores el aumento que se les debió conceder hace mucho tiempo”, declaró Scott.

Buttigieg se pondrá en cuarentena porque un miembro de su equipo dio positivo de COVID-19

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, se pondrá en cuarentena después de que un miembro de su equipo de seguridad diera positivo de coronavirus, anunció este lunes el Departamento de Transporte.

El agente estuvo con Buttigieg el mismo domingo por la mañana, antes de recibir el resultado positivo. Por tanto, se considera un contacto cercano, según dijo en un comunicado la jefa de gabinete Laura Schiller. El secretario ha dado negativo desde entonces y no ha presentado ningún síntoma.

“El secretario Buttigieg tomará todas las medidas necesarias para garantizar que no haya propagación, incluida la cuarentena durante un período de 14 días, y continuará siguiendo todas las demás pautas de [la red de Centros de Control y Prevención de Enfermedades] CDC“, dijo Schiller. Buttigieg “recibió la primera dosis de la vacuna en las últimas semanas y recibirá la segunda dosis cuando termine la cuarentena”, añadió.

Otro miembro del equipo de seguridad del secretario también ha sido considerado un contacto cercano y se pondrá en cuarentena, según el comunicado del departamento.

Buttigieg juró la semana pasada su cargo como secretario de Transporte y es el primer funcionario del gabinete de la Administración Biden que entra en cuarentena como resultado de la exposición al virus.

A pesar de que el secretario recibió la primera dosis de la vacuna, los expertos dicen que las personas no desarrollan protección total al virus hasta dos semanas después de haber recibido la segunda dosis.

Biden suspendió el acuerdo de tercer país seguro que permitía deportar inmigrantes de centroamérica

El gobierno de Estados Unidos suspendió el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) con El Salvador, Guatemala y Honduras firmado por la Administración del expresidente Donald Trump, que permitía deportar migrantes de estos países, informó este sábado el secretario de Estado, Antony Blinken.

De esta forma, dijo Blinken en un comunicado, el gobierno de Estados Unidos da los “primeros pasos concretos” para lograr una mayor “asociación y colaboración” en la región, trazados por el presidente Joe Biden, que desde que llegó a la Casa Blanca está desmantelando la política migratoria de su predecesor.

“De acuerdo con la visión del Presidente, hemos notificado a los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras que Estados Unidos está tomando esta acción a medida que comienzan los esfuerzos para establecer un enfoque cooperativo y mutuamente respetuoso para gestionar la migración en la región”, dijo Blinken.

El gobierno de Guatemala ya había informado el pasado viernes de que Estados Unidos había puesto fin al denominado acuerdo de “tercer país seguro”, firmado en julio de 2019 por el gobierno Trump y el presidente local en aquel momento, Jimmy Morales (2016-2020).

Las transferencias bajo el convenio entre EE.UU. y Guatemala estaban suspendidas desde mediados de marzo de 2020 debido a la pandemia de la covid-19, y los acuerdos con El Salvador y Honduras nunca se implementaron, explicó el Departamento de Estado.

“Para ser claros, estas acciones no significan que la frontera de Estados Unidos esté abierta”, dijo Blinken, que, indicó que el actual Gobierno de EE.UU. cree que hay “formas más adecuadas de trabajar” con estos países para “gestionar” la migración en toda la región que la desarrollada por el equipo de Trump, que hizo de la dura política migratoria una de sus principales señas de identidad.

En una orden ejecutiva firmada esta semana, Biden apostó por abordar las causas de la migración, gestionar la migración en la región y “proporcionar un procesamiento seguro y ordenado” de los solicitantes de asilo en la frontera, señala el comunicado de este sábado.

Hasta febrero de 2020, según datos oficiales de Guatemala, aproximadamente 700 migrantes hondureños y salvadoreños fueron deportados desde Estados Unidos a Guatemala bajo el marco del ACA.

El acuerdo fue rubricado originalmente el 26 de julio de 2019 y convirtió a Guatemala en “tercer país seguro”, una figura mediante la cual EE.UU. estaba autorizado para enviar migrantes salvadoreños y hondureños deportados a su territorio.

Estados Unidos tiene entre sus planes ayudar al llamado Triángulo Norte de Centroamérica con el objetivo de promover las oportunidades y la prosperidad para las personas y las comunidades en toda la región.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló un día después de su primera conversación telefónica con Biden desde que este último llegó al poder que EE.UU. se comprometió a destinar $4,000 millones de dólares para impulsar el desarrollo de Honduras, El Salvador y Guatemala y frenar así la migración forzada.

En los últimos meses se ha registrado un notable aumento de la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera de EE.UU. con México y los republicanos apuntan que esa tendencia se mantendrá ahora que Biden llegó a la Casa Blanca y ha comenzado a desenredar la maraña de medidas migratorias de Trump.

Biden promete que Estados Unidos recibirá 125.000 refugiados al año

l presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este jueves (04.02.2021) su intención de multiplicar por ocho el número de refugiados que pueden ser admitidos en Estados Unidos en comparación con el mínimo histórico impuesto por Donald Trump al final de su mandato.

De acuerdo con una promesa de campaña, Biden estableció en 125.000 la cuota anual de refugiados que pueden ser admitidos bajo el programa de reasentamiento, en comparación con 15.000 para el año presupuestario actual.

Biden promete enfrentar “autoritarismo” de Rusia y China

Asimismo, Biden prometió este jueves contrarrestar el “autoritarismo” de China y Rusia e insistió en su deseo de romper con la postura de Donald Trump hacia Moscú.

Estados Unidos debe “estar ahí frente al avance del autoritarismo, en particular las crecientes ambiciones de China y el deseo de Rusia de debilitar nuestra democracia”, afirmó.

“Le dejé claro al presidente Putin, de una manera muy diferente a mi antecesor, que la época en que Estados Unidos se sometió a los actos agresivos de Rusia se acabó”, aseguró.

Guerra en Yemen “debe acabar”

Biden también manifestó este jueves que la guerra en Yemen “debe acabar” y prometió abandonar el apoyo de Washington a la ofensiva de Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes, así como también suspender la venta de armas.

“Para subrayar nuestro compromiso, estamos terminando todo apoyo estadounidense a las operaciones ofensivas en la guerra en Yemen, incluyendo la venta de armas”, detalló el mandatario.

¿Cómo ha sido la primera semana de Biden en la Casa Blanca?

El demócrata Joe Biden cumplió este miércoles su primera y frenética semana como presidente, en la que ha emitido más de dos docenas de decretos para remodelar la política del país en asuntos clave de inmigración, derechos de las minorías, medio ambiente y asuntos exteriores.

Biden retomó la tradición en política exterior de Washington y fijó un nuevo rumbo para encarar la pandemia del coronavirus, que ha causado más de 400,000 muertes en el país y ha dejado sentir sus efectos en la primera economía del mundo.

Estas son las principales medidas que ha tomado:

Para frenar la pandemia

  • 100 días de mascarilla. Biden dedicó su primera orden ejecutiva al coronavirus. La decisión urge a los estadounidenses a que usen mascarilla -que solo es obligatoria en algunos estados- durante los primeros 100 días de su Presidencia para hacer frente a la pandemia. Se requiere el uso de la mascarilla en las instalaciones federales.
  • Coordinador contra COVID-19. El gobernante creó la figura del coordinador contra la COVID-19, puesto para el que ha nombrado a Jeff Zients, que supervisará el suministro, distribución y administración de vacunas, así como la producción de equipos y las pruebas de coronavirus.
  • Seguridad en viajes nacionales e internacionales. Biden ordenó que se exija llevar mascarilla en medios de transporte público como aviones, trenes y autobuses. Los viajeros que lleguen desde un país extranjero deben presentar la prueba de la COVID-19 negativa.
  • Accceso a la atención y tratamientos para COVID-19. El gobernante aprobó se acelere el desarrollo de terapias contra el coronavirus y ordenó brindar asistencia a las instalaciones de cuidado crítico y las de atención a largo plazo.
  • Reapertura de escuelas. Biden ordenó a la secretaria de Educación que coordine con los estados si requieren ayuda para la reapertura de los centros escolares para impartir clases en persona y para recopilar datos sobre la reapertura segura de las instalaciones educativas.
  • Restricciones a viajeros. El mandatario reimpuso las restricciones a los viajes a EE.UU. desde los países europeos de la zona Schengen, el Reino Unido, Irlanda y Brasil. La orden incluye a Sudáfrica en esta lista de naciones.

Inmigración

  • Apoyo a los “soñadores”. Otra de las órdenes firmadas por Biden salvaguarda el programa Acción Diferida (DACA), que protege de la deportación a unos 650,000 indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.
  • Congelar la construcción del muro fronterizo. El presidente canceló la emergencia nacional que Trump había decretado para desviar fondos y financiar así la construcción del muro fronterizo con México, que por el momento queda en el aire.
  • Revocación de la política de “tolerancia cero. Instruyó al Departamento de Justicia para revocar el programa de “tolerancia cero” de la administración Trump, que en su día llevó a la separación de más de 3,000 familias de inmigrantes indocumentados.
  • Detención de indocumentados. El nuevo mandatario ordenó la revisión de las prioridades del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) a la hora de arrestar a inmigrantes indocumentados, que Trump había instruido ampliar.
  • El censo incluirá a indocumentados. Además, Biden ordenó que los inmigrantes indocumentados estén incluidos en el censo de población, que se lleva a cabo cada 10 años y que sirve para asignar fondos y representación política, después de que Trump intentase dejarlos fuera.

Medio ambiente

  • Regreso al acuerdo de París. Biden anunció el reingreso de Estados Unidos al Acuerdo de París sobre cambio climático, un proceso que tardará 30 días en hacerse efectivo después de que Trump aprobase su salida en 2017.
  • Cancelación del oleoducto Keystone XL. El jefe de Estado canceló el proyecto del oleoducto Keystone XL, convertido en un símbolo de la lucha contra la crisis climática, y ha ordenado revisar más de un centenar de decisiones medioambientales de Trump.
  • Freno a las concesiones. Biden ordenó la suspensión “en la medida de lo posible”, de nuevas concesiones de petróleo y gas natural en áreas federales y aguas territoriales estadounidenses.
  • Protección de los espacios naturales. También se comprometió a conservar al menos el 30 por ciento de los espacios naturales en tierras y océanos para 2030.
  • Establecimiento del consejo asesor en ciencia y tecnología. El Gobierno buscará el mejor asesoramiento posible en materia de ciencia y tecnológica con expertos en cada área.

Derechos de las minorías y otros asuntos

  • Fin de la comisión 1776. Biden puso fin a la Comisión 1776 creada por Trump, que había publicado un informe que, según historiadores, distorsionaba la historia de la esclavitud en Estados Unidos.
  • Protección laboral LGTBQ. La orden firmada por Biden previene de discriminación en el puesto de trabajo por motivo de orientación sexual o identidad de género en el Gobierno federal.
  • Compromiso ético. El presidente ha aprobado una orden que obligará a los cargos de confianza en el Gobierno federal a firmar un compromiso ético prohibiéndoles actual bajo interés personal.
  • Ampliación de la moratoria de alquileres e hipotecas. Biden extendió hasta el 31 de marzo de los desalojos a quienes no puedan pagar su alquiler y de las ejecuciones hipotecarias debido a la crisis económica.
  • Extensión de la pausa al pago de deudas estudiantiles. Por el mismo motivo, el presidente también ha ampliado hasta el 30 de septiembre la pausa al pago de deuda estudiantil en manos del Gobierno federal y de sus intereses.
  • No a cárceles privadas. Biden decidió no renovar los contratos de su Gobierno con las empresas que gestionan cárceles privadas.
  • Revoca el veto a transgéneros. Biden revocó la prohibición impuesta por su predecesor en el cargo a la admisión de personas transgénero en las Fuerzas Armadas del país.
  • Congelar medidas de última hora de Trump. Biden ha congelado la implementación de medidas reguladoras aprobadas por Trump en las últimas horas de su Gobierno para revisarlas con detenimiento.

Política exterior

  • Suspender la salida de la OMS. El presidente suspendió la salida del país de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una medida impulsada por su antecesor, Donald Trump.
  • Fin al “veto musulmán”. Biden anuló el veto que impuso Trump a los viajeros de 11 países de mayoría musulmana (Eritrea, Irán, Kirguistán, Libia, Myanmar, Nigeria, Somalia, Sudán, Siria, Tanzania y Yemen), conocido popularmente como el “veto a los musulmanes”.
  • Suspensión de la venta de armas al extranjero. El gobernante suspendió temporalmente todos los acuerdos de comercio de armas con otros países iniciados por Trump, lo que incluye el compromiso de vender aviones de combate F-35 a los Emiratos Árabes Unidos (EAU).
  • Con información de la agencia EFE

Biden volverá a implementar restricciones de viaje por COVID-19

El presidente Joe Biden volverá a implementar de manera oficial mañana, lunes, las restricciones de viaje por el coronavirus a las personas que no tengan la nacionalidad estadounidense procedentes de Brasil, Irlanda, Gran Bretaña y otras 26 naciones europeas que permiten viajar a través de fronteras abiertas, informaron el domingo dos funcionarios de la Casa Blanca.

Los funcionarios, que declararon a condición de guardar el anonimato para poder hablar sobre la orden, también confirmaron que Sudáfrica sería añadida a la lista de países con restricciones debido a las inquietudes sobre una variante del virus que se ha propagado más allá de esa nación.

Biden está revirtiendo una orden implementada por el expresidente Donald Trump en sus últimos días en el cargo que pedía el relajamiento de las restricciones de viaje a partir del martes.

La decisión de revertir la orden no es sorprendente, pero la adición de Sudáfrica a la lista de países con restricciones de viaje destaca la preocupación del nuevo gobierno frente a las mutaciones del virus.

La variante registrada en Sudáfrica no se ha encontrado en Estados Unidos, pero otra variante, originada en Gran Bretaña, se ha detectado en varios estados.

La agencia de noticias Reuters fue el primer medio en reportar la decisión de Biden de añadir a Sudáfrica a la lista.

La semana pasada, el mandatario emitió una orden ejecutiva en la que instruyó a las agencias federales solicitarle a los viajeros internacionales que se coloquen en cuarentena tras llegar a la nación por vía aérea. La orden también requiere que todos los pasajeros con destino a Estados Unidos de 2 años o más muestren una prueba negativa de COVID-19 realizada dentro de los tres días previos a su viaje.

Joe Biden promete mover “cielo y tierra” para vacunar a 100 millones en 100 días

El presidenteJoe Biden prometió mover “cielo y tierra” para administrar 100 millones de vacunas a los estadounidenses en 100 días cuando dio a conocer su plan nacional covid-19 el jueves, al tiempo que calificó el plan de vacunas de la administración Trump como un “lamentable fracaso”.

En el primer día de su administración, Biden dio a conocer su estrategia nacional para la respuesta al covid-19 y la preparación ante una pandemia, que incluía 10 órdenes ejecutivas.

Los estadounidenses representan el cuatro por ciento de la población, dijo Biden, pero el país representó el 25 por ciento de los casos mundiales de Covid-19 y el 20 por ciento de las muertes mundiales.

“Durante el año pasado, no pudimos confiar en que el gobierno federal actuara con la urgencia, el enfoque y la coordinación que necesitábamos. Y hemos visto el trágico costo de ese fracaso”, dijo Biden, calificando el lanzamiento de la vacuna como un “pésimo fracaso”.

La administración de Biden ahora tenía la tarea de abordar la pandemia en un momento en que más de 400.000 estadounidenses han muerto por covid-19 y el país tiene más de 24,5 millones de casos registrados.

“Las cosas seguirán empeorando antes de mejorar”, advirtió Biden. “El número de muertos probablemente superará los 500.000 en los próximos meses. Nos llevará meses darle la vuelta a esto”.

Pero dijo que Estados Unidos “superaría esto” y “derrotaría esta pandemia”.

“La ayuda está en camino”, agregó Biden antes de revelar partes de su estrategia nacional.

Campaña de vacunación masiva

“Nuestros planes comienzan con el montaje de una campaña de vacunación agresiva, segura y eficaz”, dijo Biden. “Este será uno de los mayores desafíos operativos que ha enfrentado nuestra nación y estamos comprometidos a lograrlo. Moveremos cielo y tierra para que la gente se vacune de forma gratuita”.

El miércoles, ordenó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias ( FEMA ) que creara “centros comunitarios de vacunación con apoyo federal” en todo Estados Unidos. El objetivo era que al menos 100 de estos centros se crearan en el próximo mes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC ) también lanzarán su propio programa federal de vacunación durante el próximo mes que pondría las vacunas a disposición de las farmacias en las comunidades locales.

Un problema al que se han enfrentado los hospitales y otras localidades sanitarias fue la administración de la vacuna según las pautas de elegibilidad federales y estatales. Esto ha provocado que algunas dosis de la vacuna se desperdicien.

La administración de Biden ahora pidió que los estados abran la elegibilidad a los trabajadores esenciales de primera línea y a los mayores de 65 años. Todo esto mientras se mantiene “centrado en trabajar para garantizar que los miembros del público de mayor riesgo, incluidos los que se encuentran en entornos congregados, puedan acceder a la vacuna donde y cuando la necesiten”, decía el plan.

Biden anuncia que EE.UU. exigirá una prueba de coronavirus y cuarentena a todos los viajeros

Una prueba de coronavirus negativa y cuarentena al llegar.

Esos serán los requisitos para todo aquel que quiera viajar a Estados Unidos desde el extranjero, anunció el presidente Joe Biden tras su primer día completo en el cargo.

El gobierno de Biden se ha puesto como prioridad frenar la pandemia en el país, donde el virus se ha cobrado las vidas de 400,000 personas hasta la fecha, y firmó una decena de órdenes ejecutivas con ese fin.

“La situación empeorará antes de mejorar”, advirtió Biden, alertando de que Estados Unidos podría superar las 500,000 muertes a causa del virus el mes que viene.

Las 10 órdenes que firmó se enmarcan en su Plan de Acción Nacional contra el coronavirus, que presentó este jueves, y tratan de lo siguiente:

  • Garantizar la cadena de distribución
  • Mantener la seguridad de los trabajadores
  • Asegurar una respuesta [al virus] equitativa
  • Promover los viajes seguros
  • Crear un consejo de pruebas para la pandemia
  • Datos sobre coronavirus que tienen que ser registrados
  • Garantizar que el apoyo de la Guardia Nacional está disponible
  • Expandir el acceso a tratamientos y el cuidado contra la covid-19
  • Respuesta global

Según su plan, se acelerará el proceso de vacunación y se aumentará el número de pruebas, y se utilizará legislación de emergencia para incrementar la producción de equipo esencial como mascarillas o cubrebocas.

La firma de estas medidas se produce después de que, el día anterior y tan solo unas pocas horas después de jugar el cargo, Biden firmara 17 decretos y directivas para poner en marcha su promesa de revertir con urgencia los cuatro años de políticas de Trump.

El nuevo presidente firmó, ente otras, la orden del mandato de usar mascarillas y mantener la distancia social en edificios públicos, así como el regreso al Acuerdo de París contra el cambio climático o a la Organización Mundial de la Salud.

El plan contra la covid-19

Una de las grandes promesas en el plan de Biden es llegar a los 100 millones de vacunaciones en sus primeros 100 días en el cargo.

En cuanto a los viajes, Biden señaló que será obligatorio el uso de mascarillas en aviones y trenes en el país, una medida en línea con la ya anunciada de portar cubrebocas en edificios oficiales.

Además, anunció las nuevas medidas para viajeros que lleguen desde el extranjero.

Aquellos que vengan a EE.UU. desde otros países “tendrán que hacerse un test antes de subir al avión… y cumplir con una cuarentena cuando lleguen a Estados Unidos”, dijo Biden.

El presidente, no obstante, no especificó el tiempo de esa cuarentena.

Aunque las órdenes ejecutivas no requieren de aprobación del Congreso, la mayor parte de los fondos para las medidas anunciadas por Biden se apoyan en un enorme paquete de estímulo de $1.9 billones de dólares anunciado por el nuevo presidente la semana pasada.

Para sacarlo adelante, necesitará cooperación del Senado y la Cámara de Representantes.

El objetivo es reabrir la mayoría de las escuelas de forma segura en 100 días, y abrir centros de vacunación en estadios y centros comunitarios.

Estrategia nacional

En una clara ruptura con la administración Trump, el plan de Biden enfatiza una estrategia nacional y no se basa en que cada estado decida qué es lo mejor.

Precisamente esa fue una de las grandes críticas al gobierno de Trump ante el avance de la pandemia en el país, el más afectado del mundo en número de muertes.

Entre otros, el nuevo gobierno planea abrir una nueva oficina para coordinar la respuesta nacional y conseguir más fondos para autoridades locales y estatales.

Conozca las 17 primeras medidas con las que Biden empieza a revertir políticas de Trump

Diecisiete acciones ejecutivas para empezar.

Con apenas unas pocas horas en el cargo de presidente de Estados Unidos, Joe Biden firmó 17 decretos y directivas para poner en marcha su promesa de revertir con urgencia los cuatro años de políticas de Donald Trump.

Una muestra de que Biden no quiere perder tiempo para encarar las crisis del país es que Trump, en comparación, firmó ocho órdenes ejecutivas en las dos primeras semanas en la Casa Blanca, y Obama, nueve.

Biden firmó, ente otras, la orden del mandato de usar mascarillas y mantener la distancia social en edificios públicos, así como el regreso al Acuerdo de París contra el cambio climático.

Aquí te damos más detalles de los temas que han recibido la atención inmediata del nuevo presidente.

Combatir la pandemia del coronavirus

Coordinación contra la covid-19

Biden firmó una orden nombrando a Jeffrey Zients como coordinador de respuesta contra la covid-19 en un intento de que haya una dirección y una guía desde el gobierno federal.

Máscaras por 100 días

Uno de los primeros pasos de Biden fue la orden ejecutiva que requiere que los estadounidenses usen mascarilla en edificios públicos de todo el país para frenar el contagio de covid-19 y también dio inicio al reto de usar máscara al menos por 100 días para prevenir que el coronavirus siga extendiéndose.

Biden parece haber admitido ese punto y dice que él personalmente tratará de persuadir a los gobernadores para que actúen.

Si no hacen caso, se comprometió a hacer llamadas a alcaldes y funcionarios municipales para reclutarlos para la causa. Tampoco se sabe aún cómo hará cumplir esa orden.

La pandemia de coronavirus, que se había cobrado hasta este miércoles la vida de más de 400.000 personas en EE.UU., será la principal prioridad del nuevo gobierno.

Reencuentro con la OMS

Biden revirtió la decisión del gobierno de Trump de que EE.UU. abandone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A mitad de 2020, Trump anunció sus planes para que el país abandone la OMS, acusándola de gestionar mal la pandemia de covid-19 después de que surgiera el virus en China y diciendo que no había hecho “reformas muy necesarias”.

Eliminar la prohibición de entrada a EE.UU. desde países musulmanes

Política de inmigración

La prohibición de la entrada a EE.UU. firmada por Trump solo siete días después de asumir el cargo en enero de 2017 fue otra de las primeras políticas en ser eliminadas por el nuevo mandatario.

La prohibición inicialmente afectaba a personas de siete países de mayoría musulmana, pero la lista se modificó tras una serie de impugnaciones judiciales.

Ahora restringe el ingreso a los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Yemen, Venezuela y Corea del Norte.

Un camino hacia la ciudadanía

En otra importante promesa sobre inmigración, Biden envió un proyecto de ley al Congreso que establece un camino hacia la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“Y todos esos supuestos soñadores, esos niños del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), serán certificados nuevamente de inmediato para poder permanecer en este país y emprender el camino hacia la ciudadanía“, había dicho a finales de octubre.