GOBIERNO DE BIDEN

Joe Biden defiende su primer año de gobierno y promete conectar con sus votantes

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, trató el miércoles de restablecer su gestión abogando por reconectar con los votantes en su segundo año de gestión y pregonando éxitos sin precedentes pero tropezando con una respuesta sobre la crisis en Ucrania.

“¿Pueden pensar en algún presidente que haya hecho tanto en un año?”, preguntó Biden en una larga conferencia de prensa, haciendo un recuento de la lucha contra el covid-19 y los millones de dólares de financiación del gobierno para salvar la economía.

“No creo que haya habido tanto en el plato de un presidente entrante tan grande como el menú que me sirvieron a mí”, dijo el demócrata. “La realidad es que se ha hecho mucho”.

Desde la noche del aniversario de su investidura el 20 de enero de 2021, esta es la segunda rueda de prensa de Biden de su presidencia, en la que sorprendió tomando preguntas por casi dos horas.

Algunas veces combativo, jocoso, y divagando en reflexiones sobre su gobierno, Biden se opuso a las críticas sobre su gestión de la pandemia y de la inflación creciente.

Interrogado sobre sus índices de aprobación, los cuales se hundieron hasta el 40% Biden fue cortante: “No creo en las encuestas”, dijo.

El presidente reconoció los errores de sus primeros 12 meses en el cargo donde tuvo “desafíos”, pero también “enormes progresos”, y aseguró que no previó una obstrucción republicana tan fuerte contra su gobierno.

En cuanto a las capacidades para hacer testeos en medio de la pandemia, dijo que “deberíamos haberlo hecho más rápido”, aunque exaltó los avances en materia de vacunación.

“Pasamos de dos millones de personas vacunadas en el momento en que presté juramento a 210 millones de estadounidenses totalmente vacunados hoy”, explicó.

Biden, también dijo que comprendía la “frustración” ante el aumento de los precios y responsabilizó de la inflación a los problemas asociados a la cadena de suministros a raíz de la pandemia.

Llevar a un nivel razonable la inflación, actualmente en su nivel más alto en casi 40 años, “será difícil”, insistió y previó que “hasta entonces, será doloroso para mucha gente”.

Joe y Jill Biden y la primera dama visitan un banco de alimentos

l presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden empacaron zanahorias y manzanas el domingo en un banco de alimentos y conversaron con voluntarios allí como parte de una jornada de servicio por el Día de Martin Luther King Jr.

La pareja viajó una media hora desde su residencia en Wilmington, Delaware, hasta Philabundance, una organización de ayuda alimenticia en Filadelfia que atiende a unas 140.000 personas por semana en la región de Pensilvania y el sur de Nueva Jersey.

Antes de dirigirse al piso del almacén donde cintas sin fin transportaban cajas de cartón llenas de alimentos donados, Biden dijo que era necesario renovar el crédito fiscal que reciben las familias por hijo.

El tradicional día de servicio suele llevarse a cabo en el día feriado, el cual se conmemora el lunes, pero una fuerte tormenta invernal se encamina hacia el área, por lo que diversos eventos en la región fueron reprogramados.

Los créditos mensuales formaban parte del paquete de ayuda de 1.900 millones de dólares impulsado por Biden para suavizar el impacto económico a consecuencia del coronavirus, y el presidente propuso extenderlos otro año completo como parte de una medida separada centrada en programas económicos y sociales. Las familias utilizaron los recursos adicionales para comprar alimentos y otros suministros.

Pero el senador demócrata Joe Manchin se opuso a extender el crédito, preocupado de que el dinero extra desaliente a la gente de ir a trabajar y que cualquier gasto federal adicional impulse la inflación, que ya alcanzó su punto más alto en casi 40 años.

Joe Biden anuncia más tests gratuitos y médicos militares ante la variante Ómicron

El presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció este jueves que su Gobierno pondrá a disposición de los estadounidenses 500 millones de tests de COVID-19 gratuitos más y que desplegará nuevos equipos médicos federales ante la expansión de Ómicron.

En un discurso en la Casa Blanca, Biden informó de estas medidas, cuando EE.UU. registra números récord de casos y hospitalizaciones por Ómicron, que ya es la variante prevalente del coronavirus en el país.

El mandatario explicó que los 500 millones de tests se suman a los otros 500 millones que su Ejecutivo había anunciado anteriormente y que están en proceso de compra para enviarlos a las casas de los estadounidenses de manera gratuita.

Explicó que van a poner en marcha una página web la próxima semana, donde los ciudadanos pueden pedir de forma gratuita los tests para que sean mandados a sus domicilios.

Biden recordó que cuando llegó a la Casa Blanca, hace un año, se llevaban a cabo 2 millones de pruebas de covid al día, y “ninguno de esos test eran caseros o rápidos”.

“Este mes se calcula que llegaremos aproximadamente a 15 millones de pruebas al día, y tendremos unos 375 millones caseros, tests rápidos, en enero. Es un salto enorme apuntó”, indicó.

Además de los 1,000 millones de pruebas de COVID-19 que la Casa Blanca pondrá a disposición de los estadounidenses gratis, Biden ordenó esta semana a las aseguradora cubrir gratis ocho test caseros de COVID-19 al mes por persona a partir del próximo 15 de enero.

Otra de las medidas de las que informó este jueves fue del despliegue de más personal médico militar: en suma 6 nuevos equipos con un total de 120 miembros, a los estados más afectados por ómicron -Michigan, Nueva York, Nueva Jersey, Ohio y Rhode Island- para paliar la escasez de profesionales sanitarios en algunos hospitales.

Estos militares se sumarán a los 350 médicos, enfermeros y personal sanitario castrense desplegados en 24 estados y territorios del país, y que suman unos 800 trabajadores si se cuenta el personal enviado de otras agencias federales.

Biden agregó que se han activado a 14,000 integrantes de la Guardia Nacional -un cuerpo en la reserva- en 49 estados para apoyar estas labores.

En su alocución el presidente reiteró los llamamientos para que la gente se vacune y lleve mascarilla, ya que, según los datos que maneja, un tercio de los estadounidenses afirma que no llevan nunca cubrebocas.

Biden subrayó que su Gobierno quiere que las mascarillas de calidad, en referencia a las KN95 o N95, estén disponibles de forma amplia, a precios asequibles y que puedan ser vendidas por internet o en establecimientos.

Y adelantó que, como no todos los estadounidenses pueden permitirse comprar una máscara de calidad o no la encuentran en algunos lugares, su Administración anunciará la próxima semana medidas para facilitar el acceso a esa prenda de forma gratuita.

EE.UU. es el país más afectado por la pandemia con más de 63 millones de casos de COVID-19 y más de 800,000 fallecimientos, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Gobierno de Biden sanciona a ocho funcionarios cubanos

El gobierno de Estados Unidos anunció nuevas restricciones de visado contra funcionarios del gobierno cubano, en este caso contra ocho individuos, por su papel en la respuesta oficial a las protestas del pasado 11 de julio en la isla.

“Debido a las duras e injustas sentencias impuestas a manifestantes pacíficos, el Departamento de Estado tomó hoy medidas para imponer restricciones de visado a ocho funcionarios cubanos implicados en intentos de silenciar las voces del pueblo cubano mediante represión, detenciones injustas y duras penas de prisión”, informó el secretario de Estado, Antony Blinken, en un comunicado de prensa.

La de hoy es la última medida adoptada por la administración del presidente Joe Biden en respuesta a la campaña de “represión” llevada a cabo por las autoridades de La Habana a raíz de las protestas del 11 de julio de 2021, cuando miles de manifestantes salieron a las calles en más de 60 localidades y ciudades de la isla exigiendo libertad, el cese de la violencia policial y la renuncia del presidente Miguel Díaz-Canel.

Los sancionados son ocho individuos, que incluyen “funcionarios cubanos conectados con la detención, el enjuiciamiento y el encarcelamiento de los manifestantes” que tomaron parte en las protestas del 11 de julio, escribió Blinken. El Departamento de Estado no dio más detalles sobre quiénes son las personas sancionadas.

EE. UU. tomó la medida en respuesta “a los intentos del gobierno cubano de negar a los cubanos su libertad y sus derechos”, aseguró el Secretario de Estado.

Se trata de la segunda acción de este tipo que el gobierno del presidente Joe Biden toma en menos de dos meses. A finales de noviembre, EE. UU. impuso restricciones a las visas de nueve nueve altos funcionarios del Ministerio del Interior (Minint) y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Far) de Cuba.

Las protestas del 11 de julio en la isla, donde miles de personas salieron a marchar, estuvieron marcadas por las detenciones a civiles y activistas, fuerte presencia policial y cortes en el acceso a internet, según denunciaron organizaciones de derechos humanos.

Biden advierte que “próximas semanas serán complejas” por Ómicron

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en un mensaje a la nación que las próximas semanas serán “complejas”, a medida que los casos de ómicron continúan aumentando. Sin embargo, instó a los estadounidenses a continuar con las medidas de mitigación contra el covid-19 y a vacunarse.

“Sé que todos estamos cansados y frustrados por la pandemia. Estas próximas semanas serán complejas. Por favor, usen sus mascarillas en público para protegerse y proteger a los demás. Vamos a superar esto. Vamos a superarlo juntos “, dijo el mandatario.

“Tenemos las herramientas para proteger a las personas de enfermedades graves causadas por ómicron si la gente decide usar las herramientas”, agregó Biden. “Tenemos los medicamentos que pueden salvar tantas vidas y reducir drásticamente el impacto que el covid-19 ha tenido en nuestro país”, añadió.

El presidente dijo que hay “muchas razones para tener esperanza” este año, pero pidió que “por el amor de Dios, aprovechen lo que está disponible” para salvar vidas.

El regreso a clases: Nuestros niños pueden estar seguros en la escuela

En ese sentido, Biden instó a los padres a vacunar a sus hijos si son elegibles. Y añadió que cree que las escuelas deberían permanecer abiertas, a pesar de un aumento en los casos de covid-19 en todo el país.

Los padres “que todavía no han vacunado a sus hijos, háganlo. Busquen su bienestar. Es la mejor manera de protegerlos. Y para los padres con niños demasiado pequeños para recibir la vacuna, rodeen a sus hijos de personas vacunadas. Y asegúrense de usar mascarillas en público para no contraer covid-19 y contagiar a sus hijos. Miren, no tenemos ninguna razón para pensar, en este punto, que ómicron es peor para los niños que las variantes anteriores”, sostuvo.

“Sabemos que nuestros niños pueden estar seguros cuando están en la escuela, por cierto. Por eso creo que las escuelas deben permanecer abiertas. Ya sabes, tienen lo que necesitan gracias al Plan de Rescate Estadounidense… que firmé en marzo. Proporcionamos a los estados US$ 130.000 millones… para mantener específicamente a nuestros estudiantes seguros y las escuelas abiertas. Financiamiento para ventilación, sistemas de ventilación para las escuelas, salones con distanciamiento social, incluso aulas más grandes. En autobuses y todo, desde conductores de autobús a los vehículos. En todo este proceso, también incluimos US$ 10.000 millones.

Biden tiene un plan para mejorar producción de autos y electrodomésticos

La pandemia de COVID-19 complicó todos los sistemas de producción y ha puesto a los Estados Unidos en un predicamento que, de no atender pronto, lo pondría en desventaja con otros países, como China, en la producción de autos, computadoras, electrodomésticos y otros productos que requieren semiconductores o chips.

El Gobierno del presidente Joe Biden busca reimpulsar la producción de chips en Estados Unidos, incluso desarrollar nuevos centros en California, considerado el “estado de la innovación” del país, pero las inversiones de $50,000 millones de dólares deben ser aprobadas por el Congreso, concretamente por la Cámara de Representantes, ya que el Senado avaló en junio pasado la llamada CHIPS for America Act.

“Después de la pandemia, la economía está reactivándose, pero los productores de chips no han podido producir estos productos (a la misma velocidad), por lo que son elaborados en otras partes del mundo, como Taiwán o Malasia”, reconoció subsecretario de Comercio, Don Graves, en entrevista durante su viaje a California.

Expuso que los semiconductores, sems o chips, son esenciales para distintos productos y mencionó autos, celulares, equipos electrodomésticos –como una lavadora— o televisores.

“Estos productos van a tener un semiconductor o chip… Es crítico para nuestra economía asegurar el acceso a esos chips en los Estados Unidos”, acotó Graves. “Una de las razones por las que estoy en California es para hablar con los expertos en cómo podemos asegurarnos de que se produzcan más chips en el país”.

En septiembre pasado la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA) publicó en su informe anual la necesidad de que el Congreso aprobara la Ley CHIPS “para invertir en la fabricación, el diseño y la investigación de semiconductores nacionales”. En semanas previas, la Casa Blanca se había reunido con los líderes de la industria para explorar las áreas de oportunidad y prioridades.

“La industria continúa lidiando con una escasez global generalizada de semiconductores provocada por una demanda creciente e impredecible como resultado de la pandemia de COVID-19”, señala el reporte.

¿Y la Ley CHIPS?

En junio pasado, en un esfuerzo bipartidista reconocido por la Casa Blanca, el Senado aprobó la CHIPS for America Act, la cual quedó estancada en la Cámara de Representantes.

Fuentes del Congreso confirmaron a este diario que esa reforma es importante, pero las prioridades son la ley de inversiones de la agenda Build Back Better (BBB – Reconstruir Mejor), debido al periodo para el proceso de Reconciliación, así como resolver el nuevo tope de deuda, antes de 18 de diciembre.

“Esperamos que el Congreso apruebe la Ley CHIPS, la cual nos proveería más de $50,000 millones de dólares para invertir y desarrollar estas fábricas de semiconductores en Estados Unidos”, señaló el subsecretario Graves. “Necesitamos producirlos aquí… Si el Congreso no aprueba la ley, entonces habrá un serio problema”.

La SIA indica en su informe que si bien las inversiones en general en la industria se han mantenido en el orden de $44,000 millones de dólares, la reforma en el Congreso daría un impulso significativo a la producción y sentaría las bases para la producción futura, algo que el presidente Biden ha destacado.

La importancia de California

El subsecretario Graves insistió en la importancia de que la Administración Biden pueda desarrollar el “ecosistema” para la producción de chips, pues advirtió el riesgo de poner a EE.UU. en desventaja, ya que las empresas producirán en otros países, como Taiwán, Malasia, incluso en China.

“California es el centro de innovación de los EE.UU., las tecnologías se desarrollan aquí… entonces es crítico realizar estas inversiones en California”, apuntó. “Estamos construyendo el futuro… y podemos afectarlo si no realizamos estas inversiones”.

Los efectos de no realizar esas inversiones van directo a los bolsillos de los consumidores, quienes deberán pagar más por diversos productos.

“Ya vimos los efectos de las cadenas de suministro… cuando hay un problema en cualquier parte de la cadena, eso incrementa el costo (del producto), porque se encarece comprar los suministros… entonces el costo va al consumidor”, acotó el subsecretario.

El plan de infraestructura y latinos

Diversas proyecciones de expertos y activistas señalan que, con las inversiones de la Ley de Infraestructura del presidente Biden, la comunidad latina tendrá acceso a más de 100 oficios en la industria de la construcción.

Sin embargo, el subsecretario Graves destaca que no es la única área de oportunidad para esta comunidad.

“Estas inversiones tendrán un gran impacto en una gran variedad de industrias en el país, no solamente es instalar el cable, la fibra, sino también la tecnología para utilizar esa fibra”, expuso. “Queremos asegurarnos de que pequeños negocios, de latinos, de afroamericanos y otros puedan participar, no solamente como constructores, sino como personal altamente calificado que se requiere”.

Anuncian que cheques de $8,000 llegarán después de Navidad

  • Está confirmado que cheques de $ 8,000 dólares llegarán a algunas familias en Estados Unidos después de Navidad
  • Este nuevo pago forma parte de Crédito Tributario por Hijos, pero nada tiene que ver con los cheques adelantados que terminan de entregar en diciembre
  • Aplica para hijos menores de 13 años y a cónyuges o padres que tangan alguna discapacidad o que no puedan cuidarse a sí mismos

stá confirmado que cheques de $ 8,000 dólares llegarán a algunas familias en Estados Unidos después de Navidad, pero ¿está entre los afortunados? Este nuevo pago forma parte de Crédito Tributario por Hijos, pero nada tiene que ver con los cheques adelantados que terminan de entregar en diciembre.

Según el Plan de Rescate Estadounidense, el gobierno federal también entregará una ayuda de $ 8,000 dólares a las familias por el cuidado de los dependientes y esto incluye a hijos menores de 13 años y a cónyuges o padres que tangan alguna discapacidad o que no puedan cuidarse a sí mismos.

Cheques de $8,000 llegarán después de Navidad, ¿está entre los afortunados?

El objetivo de este programa del gobierno federal es brindarle apoyo financiero a las familias trabajadoras para que puedan costear los gastos de mantener a sus dependientes mientras trabajan. Así, por ejemplo, la ayuda incluye pagos de transporte, amas de casa, niñeras, guarderías, cuidadores, campamentos o programas antes y después de la escuela.

La buena noticia es que a principios del año 2022 las familias en Estados Unidos no solo podrán recibir un cheque de $8,000 dólares, sino que ese monto se podría incrementar hasta $ 16,000 dólares en el caso de que tuviesen dos dependientes bajo su responsabilidad.

Joe Biden prohíbe la entrada a Daniel Ortega y a todos los miembros de su gobierno

Ni el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ni su esposa -y vicepresidenta-, Rosario Murillo, podrán ingresar a Estados Unidos.

Así lo estableció una declaración firmada por Joe Biden, en la que el mandatario sostiene que las acciones de la pareja, así como las de otros funcionarios nicaragüenses, “socavan o lesionan las instituciones democráticas o impiden el retorno a la democracia” en el país centroamericano.

“Los actos represivos y abusivos del gobierno de Ortega y de quienes lo apoyan obligan a Estados Unidos a actuar“, se señala en el documento.

La medida afecta también afecta a cónyuges, hijos e hijas de las personas descritas.

El texto detalla, además, que las medidas se toman en vista de lo importante que es para EE.UU. “fomentar los procesos e instituciones democráticas en Nicaragua” y “dada la supresión de los derechos humanos y la democracia” en esa nación.

Las medidas llegan como reacción a las elecciones del pasado 7 de noviembre, en las que Ortega logró un cuarto mandato consecutivo en una cuestionada jornada de votación que incluyó la detención, desde mayo, de casi 40 políticos, activistas, empresarios y periodistas, además de siete precandidatos rivales del presidente.

Según la declaración firmada por Biden, no podrán ingresar a EE.UU., como inmigrantes o no inmigrantes, todos los miembros del gobierno de Nicaragua, incluidos funcionarios electos, alcaldes, vicealcaldes y secretarios políticos (del partido sandinista) que participaron en “graves abusos o violaciones de los derechos humanos”.

Biden admitió que sus cheques de estímulo ante el Covid propiciaron un pico inflacional

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, reconoció el miércoles pasado que la inflación alcanzó el nivel máximo de las últimas tres décadas, porque “la gente tiene más dinero ahora“.

Esta situación fue propiciada por su legislación de estímulo COVID-19 de $1.9 mil millones de dólares.

Biden coincidió con la postura de sus críticos que han dicho que el dólar estadounidense está perdiendo su poder adquisitivo como resultado de que el gobierno imprime dinero para cubrir la ayuda para afrontar la emergencia por COVID-19.

El presidente dijo que los fondos de estímulo que promulgó como ley son en parte culpables de que la demanda exceda la oferta de bienes, provocando un retraso en los principales puertos de Estados Unidos y la tasa de inflación anual más alta desde 1990.

“La ironía es que la gente tiene más dinero ahora debido a la primera ley importante que aprobé. Todos recibieron cheques por $1,400 dólares. Recibieron cheques para una gran variedad de cosas”, dijo Biden durante un discurso en Baltimore.

“Si eres mamá y tienes hijos menores de 7 años, obtienes $300 dólares al mes y si son más de 7 a 17, obtienes $360 dólares al mes”, señaló, aunque se equivocó con la segunda cantidad, que es de $250 dólares por mes.

“Cambia la vida de las personas. Pero, ¿qué sucede si no hay nada que comprar y tienes más dinero para competir por conseguir (bienes)? Crea un problema real”, dijo el presidente.

“Por un lado, nos enfrentamos a nuevas interrupciones en nuestros suministros. Al mismo tiempo, también estamos experimentando una mayor demanda de bienes, porque los salarios subieron y la gente tiene dinero en el banco. Y debido a la fortaleza de nuestra recuperación económica, las familias estadounidenses han podido comprar más productos”.

Pero el presidente dijo que cree que la inflación disminuirá, argumentando que muchas personas están temporalmente sentadas en casa pidiendo productos en línea en lugar de gastar su dinero en restaurantes y bares.

“(La gente) no va a cenar, almorzar ni a los bares locales debido a COVID. Entonces, ¿qué están haciendo? Se quedan en casa y hacen pedidos en línea y compran productos”, dijo Biden.

“Bueno, con más gente con dinero comprando productos y menos productos para comprar, ¿qué sucede? los precios suben”.

Biden dijo que “se están entregando más productos que nunca, eso se debe a que la gente tiene un poco más de espacio para respirar que el año pasado. Y eso es bueno. Pero también significa que tenemos una mayor demanda de bienes al mismo tiempo que enfrentamos interrupciones en los suministros para fabricar esos bienes. Esta es una receta para retrasos y precios más altos “.

Biden reconoció la frustración pública.

“La gente lo está sintiendo, lo está sintiendo”, dijo Biden. “¿Alguna vez pensaste que estarías pagando tanto por un galón de gasolina? En algunas partes de California pagan $4.50 dólares por galón. Por eso es tan importante que hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para estabilizar la cadena de suministro “.

El miércoles temprano, Biden instó al Congreso a abordar la tasa de inflación anual más alta desde 1990 al aprobar un proyecto de ley con casi $2 mil millones de dólares en nuevos gastos sociales y ambientales. Se podría decir que ese gasto se pagaría mediante una aplicación del IRS más estricta y más amplia y nuevos impuestos sobre las empresas y los ricos.

Gobierno de Biden prohibió a China Telecom operar en su territorio

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) votó ayer martes 26 de octubre a favor de revocar la licencia para operar como proveedor de servicios telefónicos a Telecom China America, por cuestiones de seguridad nacional.

En su comunicado, la FCC encontró que «China Telecom Americas… está sujeta a la explotación, la influencia y el control del gobierno chino y es muy probable que se vea obligada a cumplir con las peticiones del gobierno chino sin procedimientos legales suficientes sujetos a una supervisión judicial independiente».

China Telecom Americas comenzó a operar hace dos décadas en los Estados Unidos y deberá suspender sus servicios en dicho país en 60 días.

El ente regulador concluyó que Telecom provee oportunidades al gobierno chino de «acceder, almacenar, interrumpir y/o desviar las comunicaciones estadounidenses, lo que a su vez les permite realizar actividades de espionaje y otras actividades perjudiciales contra Estados Unidos».

FCC también argumentó que la compañía mostró «una falta de franqueza, fiabilidad y honradez que erosiona el nivel básico de confianza que la Comisión y otros organismos gubernamentales estadounidenses exigen a los operadores de telecomunicaciones».

Telecom China Americas tiene una clientela compuesta de más de 4 millones de chinos estadounidenses; 2 millones de turistas chinos que visitan Estados Unidos anualmente; 300.000 estudiantes chinos de las universidades estadounidenses; y las más de 1.500 empresas chinas en el país.

EEUU: la aprobación de Biden se hunde en las encuestas

Tras casi nueve meses en el cargo, el idilio entre el presidente Joe Biden y el pueblo estadounidense está en horas bajas, según muestran diversas encuestas de aprobación publicadas en los últimos días.

En una serie de sondeos nacionales la última semana, el 49,2% de los votantes encuestados desaprobó el manejo de Biden de la presidencia, mientras que el 44,5% la aprobaba, según el portal web especializado en encuestas de opinión FiveThirtyEight. Otras cinco de las últimas encuestas registraron la desaprobación del presidente número 46 del país en el sitio RealClearPolitics, donde también se registran tres favorables.

Los analistas dicen que la caída en la posición de Biden ha sido particularmente precipitada entre los votantes independientes que lo ayudaron a ganar la Casa Blanca el año pasado frente al entonces presidente Donald Trump.

En julio, al cumplirse los seis meses de su presidencia, Biden disfrutaba de una ventaja de nueve puntos porcentuales a su favor; pero a finales de agosto, las encuestas mostraron que los votantes estadounidenses estaban divididos a partes iguales en sus puntos de vista sobre él.

Su nivel de aprobación ha bajado más desde entonces, y los analistas políticos ofrecen varias explicaciones.​

Una de ellas sería la caótica retirada militar estadounidense de Afganistán después de 20 años de guerra, apuntan los expertos. También citan la polarización política en Washington entre republicanos y demócratas por el posible aumento del techo de la deuda del gobierno, y entre legisladores demócratas progresistas y moderados sobre el tamaño y alcance de un plan que Biden ha propuesto para la mayor expansión de la red de seguridad social del país en más de 50 años.

El número de nuevos casos de coronavirus en el país también aumentó durante los últimos meses, antes de retroceder más recientemente, incluso cuando casi 70 millones de estadounidenses siguen sin vacunarse. Biden ha exigido vacunas o pruebas frecuentes de COVID-19 para trabajadores en empresas con 100 o más empleados, pero los mandatos son controvertidos en algunas partes del país y aún no han entrado en vigor.

Los demócratas y republicanos del Senado acordaron a fines de la semana pasada un aumento de emergencia de 480.000 millones de dólares en la capacidad de endeudamiento del gobierno hasta principios de diciembre, momento en el cual el tema tendrá que ser revisado nuevamente.

Mientras tanto, los legisladores demócratas, a instancias de Biden, han estado tratando de reducir su propuesta de gasto de red de seguridad social de 3,5 billones de dólares y aprobarla junto con la legislación de infraestructura -que cuenta con apoyo bipartidista- para fines de octubre.

Con información de Voa News.com