GOBIERNO DE EEUU

¿Qué firmó Donald Trump en sus cuatro órdenes ejecutivas económicas?

El presidente Donald Trump firmó cuatro órdenes ejecutivas después de que el Congreso no llegara a ningún acuerdo para aprobar un paquete federal de recuperación. La decisión del mandatario ha desatado mucha controversia sobre si tiene la competencia para asignar estos pagos sin contar con los legisladores.

Es posible que las órdenes del presidente se enfrenten a un periplo legal ya que cualquier medida presupuestaria se debe acordar en el Congreso. En cualquier caso, esto fue lo que firmó Trump en sus cuatro decretos presidenciales. Solo una de ellas, apunta The Washington Post, es una orden ejecutiva. Las otras tres están indicadas como “memorando”.

Recaudación de impuestos sobre la nómina

Trump dará órdenes al Tesoro para que detenga  la recaudación de impuesto sobre la nómina desde el 1 de septiembre al 31 de diciembre. Esto afectaría a quienes ganen menos de $4,000 dólares la quincena o de $104,000 dólares al año.

Los impuestos se cobrarán más adelante, pese a que la intención del republicano es recortar los impuestos de manera indefinida. Para hacer esto, necesita el respaldo del Congreso y no lo tiene. Si los impuestos no se pagan, se reduciría el dinero del Fondo Fiduciario del Seguro Social.

Prestación por desempleo

El memorando de Trump contempla retomar la ayuda para quienes se han quedado sin trabajo durante la pandemia, pero rebajarla a $400 dólares a la semana respecto a los $600 dólares semanales que proponen los republicanos en su Ley Héroes.

De esos $400 dólares, los estados tendrían que pagar una cuarta parte ($100 dólares) cada semana. Esto parece improbable ya que las finanzas de muchos estados están devastadas debido a la lucha contra el coronavirus.

Además, hay muchas acciones legales que se podrían interponer en el camino del presidente de destinar a este asunto los $44,000 millones de dólares que tomaría de un fondo del Departamento de Seguridad Nacional que normalmente se usa para huracanes, tornados e incendios masivos. Esta cantidad de dinero solo permitiría enviar ayudas a los 30 millones de desempleados durante menos de cinco semanas.

Desahucios

La orden ejecutiva de Trump ayudará poco a los alrededor de 110 millones de inquilinos del país ya que lo que hace es pedir al secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, y al director de la red de Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que “consideren” si es necesario prohibir los desalojos.

La medida presidencial tampoco destina dinero a ayudar a los inquilinos sino que pide al secretario del Tesoro, Steven Mnunchin, y al de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, a investigar si pueden encontrar más fondos para enviar ayuda, pero no se compromete. La moratoria federal de desahucios se agotó el pasado 24 de julio.

Préstamos de estudiantes

El último memorando del presidente renuncia a los intereses sobre los préstamos de estudios en poder del Gobierno federal hasta fines de 2020, lo que permite a las personas retrasar el pago hasta el 31 de diciembre. El Departamento de Educación tiene competencias para aplazar o incluso cancelar los pagos de estos préstamos, según Alexis Goldstein, de Americans for Financial Reform.

Trump usó su poder presidencial para cancelar temporalmente los pagos de intereses, algo que ayuda a aliviar la carga financiera de millones de estadounidenses. Sin embargo, la deuda no se cancela para siempre sino que los pagos están programados para reiniciarse el 1 de enero.

¿Firmará Trump ayuda de $1,200 con una nueva orden ejecutiva?

El presidente de los Estados Unidos de América, Donald J Trump, firmó el fin de semana órdenes ejecutivas para extender los beneficios por desempleo, suspender los impuestos sobre la nómina y ofrecer desalojo federal y alivio de préstamos estudiantiles, en medio de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, no firmó nada sobre un nuevo cheque de estímulo de $1,200 ni ayuda extra para niños y dependiente y no se espera que lo haga.

La razón es simple: el Congreso debe aprobar el paquete de nuevos fondos destinados a las familias y las negociaciones están estancadas, debido a que los republicanos no ceden ante las propuestas de amplias ayudas impulsadas por demócratas, incluida una extensión al bono de seguro de desempleo de $600 dólares semanales y no $400 dólares como ordenó el presidente Trump.

Cabe destacar que es el Congreso el que controla el gasto federal y las órdenes del presidente Trump se enfocan a la rama Ejecutiva cuyo alcance ha sido cuestionado, sobre todo en el tema de Seguridad Social, ya que tendrá un impacto negativo a largo plazo.

La buena noticia sobre la nueva ayuda es que es uno de los pocos temas en que republicanos y demócratas están de acuerdo, pero su aprobación depende de otras negociaciones, como ayuda a gobiernos estatales y locales.

Los demócratas, liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), y el líder de la minoría en el Senado, Charles Schumer (Nueva York) buscan la aprobación de un paquete de estímulo de al menos $2 billones de dólares.

Los republicanos solamente buscan la aprobación de poco más de $1 billon de dólares.

Si no hay una negociación concreta sobre el paquete de estímulo integral, el Congreso podría aprobar por separado el nuevo cheque de estímulo, pero es un escenario complicado.

Cabe recordar que ante la reapertura de escuelas será necesaria la aprobación de recursos adicionales para ayudar a la protección de los niños, aunado a otros beneficios para empresas, a fin de mantener salarios y empleos en ruta.

Casa Blanca y demócratas exponen diferencias sobre órdenes de ayuda de Trump por pandemia

La Casa Blanca y los principales legisladores demócratas expresaron sus desacuerdos el domingo en la televisión estadounidense sobre las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump para extender los beneficios vencidos a decenas de millones de trabajadores que quedaron desempleados por la pandemia del coronavirus y para diferir los impuestos sobre la nómina a muchos trabajadores.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, calificó la acción de Trump como “exigua, débil e inconstitucional” en una entrevista en el programa “Fox News Sunday”.

Dijo que “llevará un tiempo poner dinero en los bolsillos de los estadounidenses” y nuevamente pidió a la Casa Blanca que “se reúna con nosotros a mitad de camino” en nuevos gastos para ayudar a los más de 30 millones de trabajadores que siguen desempleados y a los gobiernos estatales y municipales que Necesito más ayuda.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que las órdenes de Trump el sábado “no eran su primera opción”, pero culpó a Pelosi y al líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, por el colapso de dos semanas de conversaciones sobre un paquete de ayuda para el coronavirus.

“Les he dicho que cada vez que tienen una propuesta, estoy dispuesto a hablar”, dijo Mnuchin. Afirmó que la Casa Blanca está dispuesta a proporcionar más ayuda para los gobiernos estatales y locales “pero no el billón de dólares” que buscan los demócratas.

Schumer, en el programa “This Week” de ABC, describió las directivas de Trump como una solución “defectuosa”, “impracticable”, “débil” y “demasiado estrecha” para ayudar a la debilitada economía estadounidense y las necesidades económicas de millones de estadounidenses del trabajo.

U.S. President Donald Trump holds a news conference at his golf resort in Bedminster
El presidente Donald Trump habla con periodistas en una conferencia de prensa en su club de campo en Bedminster, Nueva Jersey, el sábado 8 de agosto de 2020.

“El evento en el club de campo es exactamente lo que hace Trump: un gran espectáculo, pero no hace nada”, dijo Schumer. “Si el pueblo estadounidense mira estas órdenes ejecutivas, verá que no se acercan a lo que se necesita”.

En las negociaciones infructuosas, los demócratas buscaron extender el impulso del gobierno federal de $ 600 a la semana a beneficios estatales de desempleo menos generosos hasta fines de 2020, después de que expiraran a fines de julio. Trump redujo la cifra a $ 400 y dijo que los estados deberían pagar $ 100 de esa cantidad.

“Los estados no tienen el dinero para hacer eso”, dijo Pelosi. Mnuchin respondió que los estados tienen tales fondos “del dinero que ya les dimos a los estados” de la legislación anterior de ayuda por coronavirus que aún no se ha gastado.

Trump y los funcionarios de la Casa Blanca esperan que sus órdenes sean impugnadas en demandas judiciales, ya que según la ley estadounidense, el Congreso debe aprobar la legislación sobre gastos. No se puede hacer por mandato presidencial, aunque Mnuchin dijo que las acciones de Trump fueron autorizadas por sus asesores legales.

Cuando se le preguntó si consideraba legales las órdenes de Trump, Schumer respondió: “Bueno, ya sabes, eso lo dejaré en manos de los abogados. No es lo que se necesita … no entrará en vigor en la mayoría de los lugares durante semanas o meses”. porque está tan armado de una manera loca”.

Dijo que los pagos por desempleo de 600 dólares a la semana habrían continuado “fluyendo sin problemas” si el presidente hubiera actuado para continuarlos. Muchos legisladores republicanos han protestado porque la cantidad era demasiado grande, en muchos casos más de lo que se pagaba a los trabajadores antes de que fueran despedidos.

Pelosi le dijo a CNN: “Estamos en un punto muerto porque los republicanos nunca han entendido la gravedad … de la pandemia”.

La propagación de la pandemia sigue sin control en Estados Unidos, con un número de casos confirmados en el país que superó los 5 millones el domingo y la cifra de muertos supera los 162.000. Ambas cifras son los totales nacionales más grandes del mundo.

Trump firmó sus órdenes en un campo de golf que posee en Nueva Jersey y justificó recortar la ayuda por desempleo de $ 600 por semana a $ 400.

“Este es el dinero que [los trabajadores desempleados] necesitan, este es el dinero que quieren, esto les da un incentivo para volver a trabajar”, dijo Trump.

Pero dejó a los estados decidir cuánto enviar realmente a los trabajadores desempleados, por lo que los beneficios podrían ser aún menores.

En una de las otras órdenes, Trump suspendió los impuestos sobre la nómina del 7.65% para los trabajadores que ganan menos de $ 100,000 al año hasta fines de 2020. Los trabajadores desempleados, que no pagan el impuesto porque no están cobrando un cheque de pago, no se beneficiarán. 

Los impuestos se utilizan para financiar las pensiones y la atención médica de los estadounidenses mayores. El dinero deberá devolverse eventualmente a menos que el Congreso actúe para cancelar los impuestos diferidos.

“Este falso recorte de impuestos también sería un gran impacto para los trabajadores que pensaban que estaban recibiendo un recorte de impuestos cuando solo era una demora”, dijo un crítico de Trump, el senador Ron Wyden de Oregón. “Estos trabajadores se verían afectados con pagos mucho mayores en el futuro”.

Trump también dijo que estaba ampliando las protecciones para los inquilinos amenazados con el desalojo y retrasando aún más los pagos de los préstamos estudiantiles y el cero por ciento de interés en los préstamos financiados por el gobierno federal.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden, oponente de Trump en las elecciones nacionales del 3 de noviembre, calificó las órdenes como una “serie de medidas a medias” y acusó a Trump de poner las pensiones de la Seguridad Social “en grave riesgo” al retrasar la recaudación de impuestos sobre la nómina que pagan para el programa.

Sin embargo, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo en un comunicado el sábado: “Los estadounidenses que luchan necesitan acción ahora. Dado que los demócratas han saboteado las conversaciones clandestinas con demandas absurdas que no ayudarían a los trabajadores, apoyo al presidente Trump que explore sus opciones para obtener beneficios de desempleo y otro alivio para las personas que más los necesitan “.

Trump prepara orden ejecutiva para seguro de desempleo, desalojos y pago a nómina

El presidente Donald Trump afirmó que su equipo en la Casa Blanca prepara la orden ejecutiva que firmará para la extensión del bono seguro de desempleo, evitar desalojos, recorte de impuestos al pago de nómina y préstamos estudiantiles.

Su afirmación es por la falta de acuerdo entre su Administración y los demócratas sobre el nuevo paquete de estímulo, aunque los republicanos también están divididos sobre la ayuda de $1,200 dólares directo a familias, reportó The Hill.

“Al salir de la Oficina Oval hacia Ohio he notificado a mi personal que continúe trabajando en una orden ejecutiva con respecto a la reducción de impuestos de nómina, protecciones de desalojo, extensiones de desempleo y opciones de pago de préstamos estudiantiles”, afirmó el mandatario.

Su tuit no menciona el apoyo directo a personas de $1,200 dólares ni los $500 para niños o dependientes, uno de los principales temas en discusión y sobre el cual los demócratas y su Administración habrían logrado un acuerdo.

Se espera que se apruebe un segundo paquete de estímulo para este viernes

Diversas voces en el Congreso afirman que el 7 de agosto se lograría el acuerdo entre el Congreso y el Gobierno del presidente Donald Trump para el nuevo paquete de ayuda económica contra el coronavirus, el cual sería aprobado la siguiente semana.

Según el periodista de CNN, Phil Mattingly, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, afirmó que existe una resolución entre los negociadores para lograr el acuerdo a final de la semana.

“Mnuchin dice que se llegó a un acuerdo en el cronograma – para el fin de esta semana, entonces ambas Cámaras podrán votar la siguiente semana”, indicó sobre la Ley HEALS que incluye ayuda directa a estaounidenses de $1,200 dólares.

Sin embargo, hay posiciones que señalan que quizá el plan se retrase, considerando la presión de demócratas para el seguro de desempleo y el respaldo a gobiernos estatales y locales.

Mnuchin destacó el progreso, pero mantiene su postura de rechazo sobre la Ley HEROES que defienden los demócratas, la cual ya fue aprobada en la Cámara.

“No vamos a acercarnos a los $3.4 billones (de dólares). Eso es simplemente ridículo”, expresó.

El líder de la minoría en el Senado, Charles Schumer (Nueva York), reconoció que las negociaciones no han llegado a buen puerto, a pesar de los avances.

“(Los republicanos) hicieron algunas concesiones que apreciamos; hicimos algunas concesiones que apreciaron. Todavía estamos lejos en muchos de los temas importantes, pero continuamos”, dijo.

Trump: “el segundo cheque de estímulo debería ser de más de $1,200 dólares”

Durante una visita al oeste de Texas, el presidente Donald Trump insinuó que una segunda ronda de cheques de estímulo podría exceder la primera que se entregó, según información de Fox 8.

Trump voló a Texas para recaudar fondos y visitar una plataforma petrolera, donde habló con una multitud de ejecutivos y trabajadores de la energía.

Durante la visita, Trump dio una entrevista en donde habló de una segunda ronda de cheques de estímulo, entre otros temas.

Cuando se le preguntó si un pago directo de $1,200 dólares era suficiente, Trump dijo: “Vamos a ver que en realidad puede ser más alto que eso (el cheque)“.

“Me gustaría ver que sea muy alto, porque amo a la gente, quiero que la gente lo entienda, ya sabes, la economía va a volver. Salvamos millones de vidas, pero ahora estamos recuperando (la economía) … mientras tanto tenemos que cuidar a las personas”, añadió Trump.

Durante la entrevista, Trump también dijo que estaba optimista respecto al desarrollo de una vacuna para el COVID-19 y del progreso de las compañías farmacéuticas estadounidenses. Dijo que tal vez habría ‘algo’ (sobre la vacuna) antes de fin de año o antes de ese tiempo.

Pompeo: la presión internacional a Maduro debe continuar

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el miércoles que la presión internacional al gobierno de Nicolás Maduro “debe continuar hasta que el pueblo venezolano recupere su libertad”.

Pompeo hizo la afirmación durante un encuentro con la prensa en el Departamento de Estado.

“Con respecto a Venezuela, la ONU ha encontrado aún más pruebas desgarradoras de violaciones graves de los derechos humanos por parte del régimen ilegítimo de Maduro citando más de 1.300 ejecuciones extra judiciales adicionales por razones políticas, solo en 2020. La presión internacional sobre Maduro debe continuar hasta que el pueblo venezolano pueda recuperar su democracia”, indicó Pompeo.

Las declaraciones de Pompeo llegan el mismo día que la Oficina de Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, revela en su informe que las minas de oro, diamantes y bauxita, situadas en la región del Arco Minero del Orinoco en Venezuela, están mayormente controladas por organizaciones criminales que explotan, golpean e incluso asesinan a trabajadores.

La Oficina de Bachelet afirmó que las fuerzas militares y de seguridad del gobierno en disputa de Venezuela no impiden estos delitos y han participado en algunos actos de violencia contra mineros. A su vez, instó “tomar medidas de inmediato” para frenar las acciones descritas en el informe revelado el miércoles.

Trump sobre Venezuela: “no tienen agua, no tienen comida”

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, usó la crisis venezolana para ejemplificar los problemas que puede causar la ideología a la que han estado sometidos los venezolanos desde la llegada del chavismo, una experiencia que no desea que vivan los norteamericanos.

lapatilla.com

En unas declaraciones ofrecidas desde la Casa Blanca este martes 14 de julio, Trump reiteró que “hace veinte años, Venezuela era una de las naciones más ricas”, gracias a sus “tremendas reservas de petróleo”.

Sin embargo, puntualizó que tras dos décadas bajo las directrices impulsadas por el fallecido Hugo Chávez y sostenidas por Nicolás Maduro, los venezolanos “ahora no tienen agua, no tienen comida, no tienen medicinas”.

Enfatizó que a ese tipo de ideologías no hay que darles entrada en EEUU, en clara referencia a su rival por la presidencia, Joe Biden, así como al antiguo precandidato, Bernie Sanders.

<!– Global site tag (gtag.js) – Google Analytics –>

<script async src=”https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-80000477-2“></script>

<script>

  window.dataLayer = window.dataLayer || [];

  function gtag(){dataLayer.push(arguments);}

  gtag(‘js’, new Date());

  gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

</script>

<div itemscope itemtype=”https://schema.org/VideoObject“><meta itemprop=”uploadDate” content=”Mon May 04 2020 21:29:09 GMT-0400 (Eastern Daylight Time)”/><meta itemprop=”name” content=”Bumper Jingle”/><meta itemprop=”duration” content=”PT11.55S” /><meta itemprop=”thumbnailUrl” content=”https://content.jwplatform.com/thumbs/ku6cJzvX-640.jpg“/><meta itemprop=”contentUrl” content=”https://content.jwplatform.com/videos/ku6cJzvX-OV0mh7ro.mp4“/><script src=”https://cdn.jwplayer.com/players/ku6cJzvX-BZDRTh0c.js“></script></div>


Trump confirma que enviarán segundo cheque de estímulo económico

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que su administración trabaja en un segundo paquete de estímulo económico para mitigar el impacto del COVID-19.

El mandatario ofreció las declaraciones a la periodista Jessi Turnure, de Nextar DC. Este le confirmó una segunda ronda de cheques. “La respuesta es sí, estamos trabajando ahora con el Congreso”, contestó Trump. Asimismo, este se limitó a decir que el segunda paquete de estímulo ocurrirá “muy pronto”.

Sin embargo, según analistas consultados por Metro, esta nueva pieza legislativa no será tan generosa como el Cares Act –que autorizó un incentivo de $1,200 para cada individuo– pero sin duda contendrá beneficios para las personas desempleadas debido a la pandemia del coronavirus.

Al momento se habla de posibles restricciones de ingresos hasta un tope de $40,000 anuales, lo que dejaría a millones de personas sin cualificar para la ayuda. Actualmente, los desembolsos que se realizan de la Ley Cares es a individuos que ganan $75,000 o menos al año.

Mientras, el secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés, expuso que la rapidez con que se desembolsaría el dinero dependerá precisamente de los requisitos que establezca el gobierno federal.

“Todo va a depender de las características que tenga ese incentivo. En la medida en que vincule el año 2019, va a ser más rápido tanto para el IRS como el Departamento de Hacienda. Habría que ver si nuevamente una ayuda de esa naturaleza se le externaliza a Hacienda como ocurrió en este caso. También esos parámetros, cómo quedarían, cuántas personas que participaron ahora participarían en un próximo programa… son muchos indicadores que no me permiten dar una fecha a ciencia cierta”, expuso el funcionario a preguntas de Metro sobre si la agencia podría hacer pagos más rápidos que con el primer incentivo.

Trump usa tapabocas en público por primera vez desde el inicio de la pandemia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apareció este sábado usando una mascarilla facial por primera vez en público desde que empezó la pandemia del coronavirus.
Trump utilizó una mascarilla de color azul oscuro que en un extremo tenía estampado el sello de color dorado de la Presidencia y que estaba sujeta a sus orejas.

El mandatario usó el tapabocas durante una visita al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en las afueras de Washington, donde se reunió con soldados heridos y trabajadores de la instalación.

Antes de salir en helicóptero hacia el hospital, Trump confirmó que llevaría una mascarilla, como ya había adelantado el viernes.
“Creo que llevaré una mascarilla, ¿saben? Creo que cuando vas a un hospital, especialmente en ese sitio, en el que uno está hablando con soldados y con gente que en algunos casos acaba de salir del quirófano, creo que en ese caso es algo que es genial usar”, explicó a la prensa

Trump hace un guiño a los hispanos en EEUU y firma decreto para fomentar la prosperidad de empresas latinas

 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó ayer jueves un decreto que busca fomentar la prosperidad de los latinos mediante la ampliación de las opciones con las que cuentan los estudiantes de esta comunidad.

“Con este emocionante nuevo esfuerzo, otorgaremos un futuro de mayores promesas, oportunidades y libertad”, declaró Trump durante una comparecencia en los jardines de la Casa Blanca, que tuvo lugar tras una mesa redonda con líderes de la comunidad hispana.

La Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca amplia el apoyo a la elección de escuelas, a nuevas opciones de carreras -incluyendo aprendizajes e iniciativas de formación profesional- y a la creación de oportunidades económicas para pequeños negocios pertenecientes a minorías, detalla el documento.

“En el corazón de nuestra estrategia para crear un futuro próspero para todos los hispanoestadounidenses, así como para todos los estadounidenses, está la educación”, sostuvo el mandatario, quien opinó que la comunidad latina “es un tesoro”.

El presidente sostuvo que “ningún estudiante estadounidense” debería verse “atrapado” en el “fallido” sistema educativo público, algo que, según dijo, “ha pasado tantas veces, durante tantos años”

Durante la mesa redonda previa a la ceremonia de la firma, el mandatario se refirió al programa DACA, que protege a más de medio millón de migrantes que llegaron al país siendo niños, un  programa con el que ha querido acabar la administración Trump en varias ocasiones, sin éxito.

“Teníamos un acuerdo sobre DACA y los demócratas lo rompieron”, sostuvo el Trump, obviando el hecho de que fue la propia Casa Blanca la que, en febrero de 2018, rechazó un acuerdo alcanzado por los republicanos y demócratas que hubiera regularizado la situación de los aproximadamente 650.000 soñadores.

Asimismo, el mandatario se distanció de uno de los principales mensajes de su campaña electoral de 2016, cuando se refería a los migrantes latinos como “bad hombres”.

“Los hispanoestadounidenses son patriotas que trabajan duro, que ayudan a la policía a proteger nuestras comunidades y creen firmemente en el Estado de derecho”, afirmó Trump, instantes antes de estampar su firma en la Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca.

La firma del documento se produce apenas un día después de que Trump recibiera en la Casa Blanca al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ante quien encomió al pueblo mexicano, al que calificó como “gente trabajadora, gente increíble”.

Trump, que ha retomado los actos de campaña de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre, expresó con estas palabras el miércoles un giro con respecto a la comunidad latina, a la que en el pasado acusó de estar detrás de las altas tasas de criminalidad que registra el país.

De acuerdo con una reciente encuesta de NPR/PBS, un 59% de votantes latinos apoya al probable oponente de Trump en los comicios, el demócrata Joe Biden.

Trump: “Vamos a presionar para abrir las escuelas en otoño”

A pesar del significativo repunte de casos de COVID-19 que registra Estados Unidos en estos momentos, el presidente Donald Trump subrayó este martes la importancia de volver a abrir las escuelas y aseguró que su administración presionará a aquellos gobernadores que se opongan a hacerlo.

“Esperamos que la mayoría de las escuelas abra. No queremos que la gente adopte posturas políticas, no lo hacemos por cuestiones políticas y creo que va a ser bueno para ellos políticamente. Quieren mantener las escuelas cerradas… ¡De ninguna manera! Así que, ciertamente, vamos a presionar mucho a los gobernadores para que abran las escuelas”, dijo Trump durante un acto sobre la reapertura de centros educativos celebrado en la Casa Blanca.

La decisión de reabrir las escuelas, universidades y demás negocios, en general, recae en los gobiernos estatales, no en el federal. El pasado mes de abril, Washington ya empujó a las autoridades locales a mitigar las restricciones para así reactivar la economía del país, una decisión que algunos expertos consideraron precipitada.

Sin embargo, el repunte de casos de coronavirus ha llevado a varios estados, tanto demócratas como republicanos, a dar marcha atrás y a volver a ordenar el cierre de negocios no esenciales, especialmente en Florida, Texas y California. Consecuentemente, muchos gobernadores ya se han mostrado reacios a retomar las clases presenciales.

“Queremos abrir, estamos abiertos y no vamos a cerrar”, se comprometió Trump, quien no dudó en insistir: “Vamos a presionar para abrir las escuelas en otoño”.

EE.UU.: regresan las restricciones tras repunte del coronavirusTres grupos médicos describieron a la pandemia de coronavirus como “la peor crisis de salud pública en varias generaciones”.

El secretario del Departamento de Salud, Alex Azar, aseguró que, en virtud a lo que se sabe de la infección, se pueden reabrir las escuelas de manera “segura” observando “simples costumbres de sentido común”: mantener las distancias, emplear mascarillas cuando no sea posible el distanciamiento y practicar una buena higiene personal.

“Esas reglas están ahí para volver a llevar a nuestros niños [a las escuelas] de forma segura, para proteger a los profesores y al personal. Y es hora de hacerlo”, zanjó Azar.

El impacto entre los jóvenes 

El mandatario afirmó que su administración quiere retomar las clases “rápidamente” y apuntó que “la gente joven aguanta extraordinariamente bien” el impacto de la enfermedad.

A pesar de que la tasa de mortalidad entre los más jóvenes es significativamente baja, las autoridades sanitarias estadounidenses han reconocido que aún se desconoce el posible impacto del virus a largo plazo y han alertado de que los jóvenes, aún siendo asintomáticos, pueden convertirse en el principal foco de contagio para los más vulnerables.

En cualquier caso, Trump restó importancia a una enfermedad que se ha cobrado “un número muy alto, pero un número en cualquier caso” de vidas en Estados Unidos. Según datos de la universidad Johns Hopkins, se han registrado 2.963.244 casos y 130.813 muertes en todo el país.

“Puesto  que hacemos más pruebas, tenemos más casos. Si realizáramos la mitad de pruebas tendríamos muchos menos casos. Pero la gente no lo ve así”, sostuvo el presidente, quien también se congratuló por la baja tasa de mortalidad del virus estas últimas semanas.