GOBIERNO DE EEUU

El plan de ayuda económica de Biden está listo para superar obstáculos en el Senado

Los demócratas del Senado maniobraron el jueves a través de una serie de enmiendas políticamente complicadas que los republicanos querían adjuntar a un paquete de alivio económico por el coronavirus, mientras los legisladores avanzaban con un plan presupuestario que incluye la propuesta de ayuda económica de $1.9 billones dólares del presidente Biden, reportó The New York Times.

En una sesión maratónica, conocida como “vote-a-rama” en inglés y que se caracteriza porque “desmenuzan” el proyecto de ley y aprueban las enmiendas una a una, se redactaron más de 800 enmiendas al plan del presidente Biden, lo cual requiere la votación de cada una, en una sesión que se espera que se extienda hasta el viernes, mientras los senadores de ambos partidos proponían enmiendas y planificaban votaciones para mostrar sus prioridades.

En un Senado dividido en partes iguales, cualquier enmienda que se agregue al plan económico requiere el apoyo de la mayoría para aprobarse y, por lo tanto, ya varias fallaron.

Entre las propuestas republicanas que no lograron obtener suficiente apoyo se encuentran, por ejemplo:

las medidas para reducir los fondos a estados como Nueva York bajo investigación por muertes por coronavirus en hogares de ancianos
para prohibir el financiamiento para escuelas que no reabren para clases presenciales una vez que los maestros estén vacunados
para bloquear fondos de las denominadas jurisdicciones santuario que no cooperan con la aplicación de la ley federal
Sin embargo, los demócratas apoyaron algunas enmiendas de los republicanos. El Senado, por voto unánime, acordó una moción de los senadores Marco Rubio y Rick Scott, ambos republicanos de Florida, para bloquear los aumentos de impuestos a las pequeñas empresas durante la pandemia.

Entre las enmiendas aprobadas con apoyo bipartidista, por una votación de 99 a 1, se encontraba una medida del senador Joe Manchin III, demócrata de Virginia Occidental, y la senadora Susan Collins, republicana de Maine, para restringir la entrega de los cheques directos de $1,47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKU acordado en gran medida limitar los pagos para los estadounidenses con ingresos más altos.

La Cámara da el primer paso para aprobar el estímulo de Biden sin ayuda republicana
Biden dispuesto a negociar su plan de estímulo, pero no el cheque de $1,400
En qué consiste la Reconciliación de Presupuesto con la que demócratas aprobarán nuevo cheque de $1,400
Posibles cambios
Si bien los detalles siguen cambiando, las personas familiarizadas con el plan dijeron que reflejaría en gran medida la propuesta de $1,9 billones de dólares de Biden. La desviación más significativa, dijeron, probablemente sea la reducción del costo de proporcionar pagos directos mediante cheques de estímulo a los estadounidenses.

Ante la insistencia de Biden, el monto máximo de esos pagos se mantendría en $1,400 dólares, pero se reduciría el grupo de personas que califican para recibirlos.

Biden ha propuesto comenzar la eliminación para las personas que ganan $75,000 dólares al año y las parejas que ganan $150,000 al año.

Los legisladores están discutiendo reducir esos umbrales a las personas que ganan $50,000 dólares al año para individuos y $100,000 para parejas, aunque no han tomado una decisión final sobre si hacerlo.

Biden firma nuevas órdenes ejecutivas en materia migratoria

El presidente Joe Biden firmó ayer una segunda serie de órdenes ejecutivas para revertir las políticas migratorias de su predecesor, poniendo de relieve tanto los poderes de la Casa Blanca como sus limitaciones sin el respaldo del Congreso.

Los decretos del martes, relativos a la separación de familias, seguridad fronteriza e inmigración legal, elevan a nueve el número de acciones ejecutivas de Biden en materia migratoria en sus primeras dos semanas en la presidencia.

Con una propuesta de ley para otorgarles estatus legal y una vía a la naturalización a cerca de 11 millones de personas, Biden apunta a muchos cambios radicales que implementó el presidente Donald Trump para desalentar la inmigración, y ha establecido un proyecto que posiblemente permanezca después que haya dejado el cargo, si obtiene apoyo en un Congreso sumamente dividido.

Biden revirtió algunas de las medidas de Trump y estableció las bases para derogaciones de mayor alcance, dependiendo del resultado de las revisiones que se llevarán a cabo en los próximos meses.

“No estoy creando nuevas leyes. Estoy eliminando las malas políticas”, dijo Biden durante la ceremonia de firma de las órdenes, en la que no respondió a preguntas de la prensa.

La difícil reunificación familiar

Alejandro Mayorkas, cuya nominación como secretario de Seguridad Nacional fue confirmada en el Senado el martes, encabezará a un equipo que abordará la separación de familias migrantes, enfocado en gran parte en reunir a padres y menores que siguen separados.

No está claro cuántos, pero en documentos oficiales se ha identificado a casi 5.500 menores que fueron separados de sus padres en la frontera durante la presidencia de Trump, incluidos unos 600 que no han sido localizados por una comisión designada por un tribunal.Volume 90%Ver el video42:36

A fondo – El legado tóxico de Trump: ¿logrará Biden el cambio?

“Vamos a trabajar para enmendar la vergüenza moral y nacional del gobierno anterior”, dijo Biden.

La revisión examinará la posibilidad de otorgar estatus legal en el país a los miembros de las familias que fueron separadas y brindarles servicios de salud mental.

Biden pidió una “estrategia gradual para el ingreso seguro y ordenado a Estados Unidos” de aquellos que ya se inscribieron pero continúan esperando en México a que un juez decida sus casos.

Roberta Jacobson, asesora de Biden en materia fronteriza, pidió el viernes a la prensa de habla hispana que desalentaran a sus audiencias de presentarse en la frontera de EE.UU. “Ahora no es el momento”, dijo en español, y añadió que el viaje “es especialmente peligroso ahora en medio de una pandemia.

¿Cuánto dinero ganará Joe Biden como presidente de Estados Unidos?

La Constitución de Estados Unidos establece que el presidente deberá  recibir un salario mientras esté en el cargo. En 2001 el Congreso aumentó el salario presidencial de $200,000 a $400,000 dólares y añadió una asignación para gastos extra de $50,000 dólares al año.

El presidente también recibe dinero en una cuenta de viajes que no es gravable de $100,000 dólares  y de $19,000 dólares para entretenimiento. El salario presidencial está sujeto a impuestos, pero los otros gastos añadidos no lo están.

El mandatario de Estados Unidos y su familia reciben alojamiento gratuito en la Casa Blanca y un monto de $100,000 dólares para redecorar la Casa Blanca.

Otros gastos:

El presidente de Estados Unidos también recibe atención médica gratuita del médico oficial que dirige la Unidad Médica de la Casa Blanca.

A diferencia de otros empleados federales, el presidente y vicepresidente están autorizados a recibir cualquier regalo para sí mismos o en nombre de cualquier integrante de su familia, siempre que el regalo no sea solicitado, coaccionado o se realice a cambio de un acto oficial, según lo indica la ley.

Es la Constitución de Estados Unidos es la que señala que el presidente debe recibir un salario, incluso a los más ricos para evitar que sean tentados de recibir sobornos. El salario también fue diseñado para garantizar que la falta de riqueza personal no impida a un presidente electo asumir el cargo.

Relacionado: ¿Cuánto dinero tiene Joe Biden al inicio de su mandato como presidente de Estados Unidos?

El salario de los cónyuges

Los cónyuges de los presidentes no reciben ningún tipo de salario, sin embargo algunas ex primeras damas renunciaron a trabajos lucrativos como Hilary Clinton quien había sido socia del bufete de abogados Rose en Arkansas y Michelle Obama quien se desempeñaba como ejecutiva de los hospitales de la Universidad de Chicago.

Jill Biden, esposa del presidente, es profesora de inglés en el Northern Virginia Community College y cuando su esposo fue vicepresidente continúo realizando su trabajo. La doctora Biden continuará dando clases de escritura durante la presidencia de su marido, dijo su vocero Michael LaRosa. Esta decisión la convertirá en la primera dama que tiene un trabajo remunerado y realiza responsabilidades oficiales, además de ser la primera en contar con un doctorado

“No hay tiempo que perder”, el primer tuit de Joe Biden como presidente de Estados Unidos

El recién investido presidente de EE.UU., Joe Biden, usó su primer mensaje en Twitter para adelantar algunas de las acciones que tomará este mismo miércoles y afirmó: “No hay tiempo que perder a la hora de resolver las crisis que enfrentamos”.

Biden emitió su mensaje desde su usuario oficial como presidente, @POTUS, las siglas de Presidente de Estados Unidos, en inglés.

No hay tiempo que perder a la hora de resolver las crisis que enfrentamos. Esa es la razón por la que hoy me dirijo al Despacho Oval para ponerme manos a la obra y ofrecer acciones valientes y alivio inmediato para las familias estadounidenses“, dijo Biden en Twitter.

Su mensaje llega 12 días después de que su antecesor, Donald Trump, perdiera para siempre el acceso a su cuenta personal en esa red social tras el violento asalto al Capitolio.

Biden colocó una foto suya sonriente como imagen de perfil y, en la parte dedicada a su biografía, escribió: “46º presidente de Estados Unidos, marido de @FLOTUS (siglas de Primera Dama de Estados Unidos, en inglés), orgulloso padre y abuelito”.

Por su parte, Jill Biden, que ahora tiene la cuenta de @FLOTUS, aún no ha escrito ningún mensaje, aunque se describe a sí misma en la biografía de su perfil como “primera dama de Estados Unidos”, “educadora en centro de estudios superiores”, “madre militar”, “abuela” y “esposa de @POTUS”.

La vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, fue más sucinta que Biden en su primer mensaje en esta red social y solo dijo: “Preparada para servir”.

El usuario de Harris es @VP, siglas con las que se conoce el cargo de vicepresidenta.

La Casa Blanca le da la espalda a los que tomaron el Capitolio

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, afirmó este jueves que “aquellos que asediaron violentamente” el Capitolio de EU son lo “opuesto” a todo lo que “defiende” la Administración de Donald Trump.

“Aquellos que asediaron violentamente nuestro Capitolio son lo opuesto a todo lo que esta Administración defiende”, dijo McEnany en una breve declaración a la prensa.

“La violencia que vimos ayer en el Capitolio de nuestra nación fue terrible, reprobable y contraria a la manera estadounidense. La condenamos, el presidente y esta Administración, en los términos más enérgicos posibles”, indicó McEnanny.

El miércoles cientos de seguidores del Presidente saliente de EU, Donald Trump, irrumpieron en el Capitolio durante una sesión conjunta de ambas cámaras, cuando iban a contar los votos del Colegio Electoral y ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en los comicios presidenciales del 3 de noviembre. Estos actos violentos se cobraron la vida de cuatro personas.

Mike Pompeo sugiere regreso de Cuba a la lista negra de patrocinadores del terrorismo

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, sugirió en una entrevista difundida el martes que quiere regresar a Cuba a la lista negra de estados patrocinadores del terrorismo, tildando de “malvado” al gobierno comunista de La Habana, que rechazó esta eventual movida de Washington.

En diálogo con Bloomberg News, Pompeo confirmó que el Departamento de Estado evalúa tomar esa medida antes de su salida del cargo el 20 de enero, frenando así un eventual acercamiento diplomático del futuro presidente estadounidense Joe Biden con La Habana.

“No hacemos públicas las decisiones que se tomarán sobre las designaciones, pero el mundo conoce la mano malvada de Cuba en muchos lugares”, dijo Pompeo en declaraciones al programa de televisión del inversionista David Rubenstein.

Como “ejemplo perfecto” de esa intervención de Cuba, Pompeo destacó el firme apoyo al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien el gobierno de Donald Trump considera un dictador y ha intentado derrocar sin éxito, diciendo que La Habana ha “infligido un dolor masivo al pueblo venezolano”.

“Es completamente apropiado que consideremos si Cuba de hecho patrocina el terrorismo. Y si es así, al igual que cualquier otra nación que brinde apoyo material a terroristas, (Cuba) también deben ser designada como tal y tratada de manera acorde con su comportamiento”, aseveró.

El diario The New York Times informó la semana pasada que el Departamento de Estado ya elaboró una propuesta para incluir a Cuba entre los “Estados patrocinadores del terrorismo”, pero no estaba claro si Pompeo la aprobaría.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, reaccionó en Twitter y aseguró que “de imponerse por capricho la campaña personal del Sec. Pompeo de incluir a Cuba en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, confirmaría que en EEUU es mayor la lealtad corrupta a intereses minoritarios que el compromiso en la lucha contra este flagelo internacional”.

– Impacto económico –

Volver a ser considerado un estado patrocinador del terrorismo tendría un claro impacto económico para Cuba, dijo a AFP John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, una organización que asesora a empresas estadounidenses sobre negocios en la isla.

“Las instituciones financieras tendrían otra razón para evitar transacciones con la República de Cuba”, señaló, apuntando que el “mayor escrutinio” al que estaría sometida desalentaría las inversiones de gobiernos y empresas.

Además, “las compañías de seguros podrían suspender la cobertura de operaciones (para embarcaciones, barcos, aeronaves, etc.) y, de continuar, aumentar el costo de la cobertura”, apuntó.

En 2015, en el marco de su política de acercamiento a Cuba, el antecesor de Trump, Barack Obama, retiró al país caribeño del listado de Estados patrocinadores del terrorismo, al declarar que los esfuerzos de medio siglo de Estados Unidos para aislar a la isla comunista habían sido un fracaso.

Pero Trump revirtió este descongelamiento del vínculo con Cuba apenas asumió en 2017, recrudeciendo el embargo vigente desde 1962 e imponiendo una batería de sanciones a su aliado Venezuela, lo cual le valió el apoyo electoral del crucial estado de Florida.

Biden, que fue el vicepresidente de Obama, ha dado lineamientos muy generales de cómo será su posición hacia Cuba, pero indicó que volvería a flexibilizar algunas restricciones, como permitir que los cubanoestadounidenses visiten a sus familias y envíen dinero.

El futuro gobierno de Biden podría eliminar a Cuba de la lista de patrocinadores del terrorismo, pero no sería en lo inmediato, ya que primero el Departamento de Estado tendría que realizar una revisión formal.

Solo tres naciones permanecen en esta lista negra estadounidense, Irán, Corea del Norte y Siria, después de que Trump eliminara a Sudán el mes pasado. 

Biden elige a una nativa americana para dirigir el Departamento del Interior


El presidente electo, Joe Biden, eligió a la legisladora Deb Haaland para dirigir el Departamento de Interior, en una elección histórica para la cartera encargada de administrar los recursos naturales del país, incluidos los territorios tribales, adelantaron este jueves medios locales.

Originaria del estado de Nuevo México, esta miembro de la tribu Pueblo of Laguna, podría convertirse en la primera nativa americana al frente de ese departamento, si el Senado confirma la elección.

Su elección supone un punto de inflexión en los 171 años de una cartera que ha tenido una relación complicada con las 574 tribus reconocidas a nivel federal.

Según el diario The Washington Post, Haaland ha prometido transformar este departamento en una institución que promueva la energía renovable y la mitigación de la crisis climática, tras años en los que ha sido el principal instigador del desarrollo de los combustibles fósiles.

El Departamento de Interior, que gestiona un quinto del territorio de EE.UU., desempeñará un papel fundamental a la hora de cumplir con la promesa de Biden de luchar contra el calentamiento global, una de las prioridades del presidente electo.

Michael Regan para la EPA

Por otro lado, Biden va a nominar al afroamericano Michael Regan, para dirigir la principal agencia medioambiental del país, avanzaron medios locales. Regan es un profundo conocedor de la EPA, como se la conoce por sus siglas en inglés)

Regan, de 44 años, es actualmente secretario del Departamento de Calidad Ambiental de Carolina del Norte, que sería el equivalente en ese estado de la mencionada agencia federal. De ser confirmado por la Cámara Alta se será el primer afroamericano en liderar ese organismo.

Previamente Regan trabajó en la EPA durante las Administraciones de Bill Clinton (1993-2001) y de George W. Bush (2001-2009), antes de trasladarse al Fondo de Defensa Ambiental para ejercer como director regional del sureste.

Al frente de la EPA, Regan tendrá por delante cumplir con las promesas de Biden de combatir la crisis climática y poner en marcha una agenda basada en la energía no contaminante.

Como administrador de la EPA será el responsable de diseñar los estándares para evitar las emisiones de los vehículos y supervisar la contaminación procedente de las plantas de gas y de petróleo, entre otros.

Como máximo responsable medioambiental de Carolina del Norte desde 2017, Regan, que fue nombrado por el gobernador demócrata de este estado, Roy Cooper, logró un acuerdo multimillonario con la energética Duke Energy para la limpieza de las cenizas originadas por el carbón y estableció una junta asesora para la justicia ambiental.

Las medidas de Trump contra el medioambiente

El diario The Washington Post subrayó que el Gobierno de Donald Trump ha revocado o debilitado más de 130 protecciones y regulaciones medioambientales, y tiene planes de paralizar cerca de una docena más hacia mediados de enero (la investidura de Biden es el 20 de ese mes).

De acuerdo con este diario capitalino, muchos empleados de la EPA chocaron con las decisiones de los cargos nombrados por Trump al frente de la agencia y unos 300 se han jubilado desde que llegó a la Casa Blanca en 2016. Actualmente, la EPA tiene 14,222 trabajadores.

EEUU sanciona a Turquía por comprar el sistema antimisiles ruso

 El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este lunes sanciones contra Turquía, miembro clave de la OTAN, por la compra a Rusia del sistema antimisiles S-400, cuyo uso Washington considera incompatible con los sistemas de defensa de la Alianza.

Las sanciones se dirigen contra la Presidencia de las Industrias de Defensa, el organismo público conocido por sus siglas en turco “SSB” y que fue creado con el objetivo de fortalecer la industria de seguridad turca mediante, entre otros, la compra de tecnología militar.

En concreto, las sanciones restringen las exportaciones de bienes y tecnología estadounidense a ese organismo y, además, prohíben a ese ente recibir préstamos de bancos estadounidenses por valor de más de 10 millones de dólares en un periodo de 12 meses, informaron en una rueda de prensa telefónica dos altos cargos del Departamento de Estado, Matthew Palmer y Christopher Ford.

Esas fuentes detallaron que la Presidencia de las Industrias de Defensa tampoco podrá obtener ayuda del Banco de Exportaciones e Importaciones de EE.UU.

Además, se congelan los bienes que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense el presidente del organismo, Ismail Demir; su vicepresidente, Faruk Yigit; el jefe del Departamento de Defensa Aérea y Espacio, Serhat Gencoglu; y el director del Programa Regional de Sistemas de Defensa Aérea, Mustafá Alper Deniz.

Esos cuatro individuos también estarán sujetos a restricciones para obtener visados que les permitan viajar a EE.UU.

En su rueda de prensa, Palmer (encargado de Turquía entre otros países) y Ford (responsable de seguridad) enfatizaron que las sanciones llegan después de largas negociaciones con el Gobierno del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con el que no encontraron un “camino hacia adelante”.

“Imponer sanciones a un aliado de la OTAN no es algo que hagamos a la ligera”, afirmó Palmer, quien insistió en que Washington “valora mucho las contribuciones de Turquía a la Alianza”.

Ante la posibilidad de que se produjeran estas sanciones, Erdogan ya advirtió el viernes pasado de que cualquier acción de EE.UU. en represalia por la compra de armamento ruso supondría “una falta de respeto a un socio muy importante de la OTAN”.

En 2017, Erdogan y su homólogo ruso, Vladímir Putin, firmaron un trato valorado en 2.500 millones de dólares para la compra de las baterías rusas de defensa aérea S-400.

A pesar de la presión que EE.UU. puso sobre Ankara, Erdogan aceptó la primera entrega de esos misiles en julio de 2019 y, una semana más tarde, EE.UU. suspendió la entrega de cazas F-35 a las Fuerzas Armadas turcas.

A EE.UU. le preocupa que Turquía use esos cazas F-35 cerca del sistema antimisiles S-400 porque cree que podrían dar lugar a una transferencia de información, lo que podría poner en peligro los secretos de la OTAN.

Estas sanciones complican aún más la relación de EE.UU. con Turquía a solo un mes de que asuma la Presidencia de EE.UU. el demócrata Joe Biden, que será investido el 20 de enero.

Trump ordena restringir más las posibilidades de asilo

La Administración saliente del presidente Donald Trump está aprovechando sus últimas semanas de gobierno para debilitar un sistema migratorio que muchos defensores de derechos humanos consideran que ya estaba descompuesto. Las regulaciones que presentaron este jueves y que hacen casi imposible que los extranjeros obtengan asilo en Estados Unidos, entrarían en vigor nueve días de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

La nueva reglamentación ordena a los funcionarios y jueces de inmigración que rechacen las solicitudes de asilo de las personas que hayan ingresado a Estados Unidos sin autorización, que hayan usado documentos falsos, o que hayan pasado por otros países sin pedir primero asilo en otras partes.

“Estas nuevas regulaciones liquidan el salvavidas que necesitan quienes huyen del peligro y reiteran una versión falsa promovida por el Gobierno de Trump: que la seguridad de las fronteras solo puede obtenerse terminando el sistema de asilo”, dijo Jennifer Minear, presidenta de la Asociación de Abogados de Inmigración (AILA).

Aaron Reichlin Melnick, del Consejo Estadounidense de Inmigración, opinó que estas medidas “ponen el asilo fuera del alcance de todos excepto algunos pocos afortunados”.

Desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, Trump ha dirigido de manera constante una política que restringe la inmigración, rechaza a quienes buscan asilo y hace más complicada y costosa la obtención de residencia legal y la adquisición de la ciudadanía estadounidense.

Según el Consejo Estadounidense de Inmigración, el Gobierno de Trump ha modificado unas 400 regulaciones en los sistemas de inmigración y asilo que presentarán un desafío a la Administración de Biden, quien ha prometido medidas urgentes en materia de inmigración.

Desde 2019, el Gobierno de Trump ha rechazado a decenas de miles de personas que llegaron a la frontera sur, se presentaron a las autoridades y solicitaron asilo, enviándolas de regreso a México y América Central a la espera de la audiencia de inmigración que les provee la ley estadounidense.

Entre otras medidas, el Gobierno de Trump ha procurado la terminación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), creado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama, que ha protegido de la deportación a cientos de miles de inmigrantes indocumentados traídos al país cuando eran menores de edad.

Asimismo, dispuso la terminación del estatus de protección temporal, o TPS, para los ciudadanos de varios países que han escapado de conflictos armados o desastres naturales. A principios de esta semana, USCIS otorgó una extensión de nueve meses a la mayoría te los llamados “tepesianos”, aunque ellos buscan la residencia permanente.

Todas esas medidas han sido cuestionadas en tribunales y han quedado en suspenso, o han sido refutadas por jueces federales. El Tribunal Supremo tiene ante sí ahora una decisión final sobre el programa DACA.

Huir de peligros mortales en busca de seguridad duradera es un esfuerzo hercúleo, y obtener la seguridad no debería serlo. El Gobierno de Estados Unidos, ciertamente, no debería seguir erigiendo barreras que obstaculizan enteramente el asilo”, dijo hoy Benjamin Johnson, director ejecutivo de AILA.

Biden prometió 100 millones de vacunas contra el coronavirus en sus primeros tres meses de gobierno

Este martes, en un evento en Delaware, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció al equipo que lo acompañará en la Casa Blanca para hacerle frente al coronavirus. En este, presentó tres promesas que pretende cumplir en los primeros 100 días de su Gobierno.

La que más llamó la atención fue la promesa de distribuir 100 millones de vacunas contra el coronavirus en los primeros 100 días, una afirmación que dependerá en buena medida de los acuerdos bipartidistas que consiga en el Congreso de Estados Unidos y de la capacidad de la industria para producir estas tecnologías antes de mayo.

“Hay una posibilidad real de que después de una primera ronda de vacunaciones el esfuerzo se ralentice y se estanque (…). Necesitamos que el Congreso termine el trabajo bipartidista en curso ahora o millones de estadounidenses podrían esperar meses más para recibir la vacuna”, expresó.

El líder demócrata, que confirmó que el epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, seguirá formando parte del equipo contra el coronavirus durante su administración, también dijo que promoverá el uso de tapabocas a nivel nacional y exigirá que sea obligatorio en los espacios que están dentro de su poder, como trenes, edificios federales, aviones y autobuses.

Trump propone un nuevo cheque de estímulo de $600

La Administración Trump volvió a intervenir ayer martes en las negociaciones del paquete de estímulos con la propuesta de destinar $916,000 millones de dólares a tal fin. Con este monto, el Gobierno contempla enviar un pago directo de $600 dólares a la mayoría de los estadounidenses frente a los $1,200 de otras propuestas y de la primera ayuda económica.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, le hizo la oferta a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la tarde de este martes, según él mismo dijo en una declaración. El secretario dio pocos detalles y fue el líder republicano de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, quien dijo que la Casa Blanca apuesta por incluir pagos directos de $600 dólares ($1,200 dólares para parejas).

La postura de Nancy Pelosi ante la oferta de la Casa Blanca

El mismo martes, la presidenta Pelosi volvió a mostrar su respaldo a los cheques de estímulo de $1,200 dólares y aseguró a los periodistas que “todos estamos de acuerdo” con una segunda ronda de pagos directos. La demócrata dijo que espera que el presidente Donald Trump también la respaldara. Pero buena parte de los legisladores republicanos se muestran reticentes a destinar más dinero para ayudar a las personas.

Pelosi y Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata en el Senado, respondieron a la propuesta de Mnunchin con un comunicado en el que dejaban claro que preferían que un grupo bipartidista tomara la iniciativa. El secretario habría mantenido una llamada con los líderes republicanos en el Congreso antes de presentar la oferta a la demócrata californiana.

La propuesta bipartidista para el paquete de estímulos

El senador demócrata Joe Manchin (de West Virginia) y las senadoras republicanas Susan Collins (de Maine) y Lisa Murkowski de Alaska lideran el grupo bipartidista al que se refiere Pelosi y cuyo objetivo es reunir a legisladores de ambos partidos para aprobar un nuevo plan de recuperación de $908,000 millones de dólares que incluya la prestación federal por desempleo de $300 dólares semanales y una partida de $160,000 dólares para gobiernos locales y estatales.

Este plan es más generoso que el de $500,000 dólares que los republicanos han presentado varias veces (sin éxito) pero mucho más pequeño que el de 2.2 billones de dólares que los demócratas aprobaron en la Cámara de Representantes.

Trump dice que Giuliani está “muy bien” tras dar positivo a COVID

Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Donald Trump, está “muy bien” luego de que fue hospitalizado por coronavirus, informó ayer lunes el mandatario estadounidense, mientras que los legisladores de los estados decisivos que el exalcalde de Nueva York visitó la semana pasada buscaban asegurarse de no haber contraído el virus.

El exalcalde neoyorquino, de 76 años de edad, se encuentra hospitalizado en Washington. Había viajado profusamente a estados muy disputados en las elecciones en un intento por ayudar a Trump a revertir su derrota en los comicios ante el demócrata Joe Biden. En numerosas ocasiones sostuvo prolongados encuentros con funcionarios locales sin utilizar mascarilla, incluyendo audiencias celebradas la semana pasada con legisladores de Arizona, Georgia y Michigan.

Mientras tanto, las repercusiones del diagnóstico de Giuliani seguían el lunes: La Cámara de Representantes de Michigan anunció que había cancelado su sesión de votación prevista para el martes. La semana pasada, Giuliani habló durante horas ante una comisión de mayoría republicana en Lansing, Michigan, que investiga supuestas irregularidades en el proceso electoral.