GOBIERNO DE EEUU

EEUU retirará más tropas de Irak y Afganistán en enero

Estados Unidos reducirá el número de tropas desplegadas en Irak y Afganistán para mediados de enero, dijo ayer martes el secretario de Defensa interino, Christopher Miller, quien añadió que la decisión cumple con la promesa del presidente Donald Trump de traer a los efectivos de regreso a casa, incluso aunque los republicanos y los aliados de Estados Unidos pidieron que no se llevara a cabo una retirada precipitada.

El plan acelerará el retiro de soldados de Irak y Afganistán en los últimos días de Trump en el cargo, pese a que altos funcionarios militares propugnan por un retiro más lento y metódico. Trump se ha rehusado a reconocer su derrota en las elecciones presidenciales ante el demócrata Joe Biden, quien asumirá la presidencia el 20 de enero, sólo cinco días después de la fecha prevista para terminar con la retirada de las tropas.

Miller, quien se negó a responder preguntas de los reporteros, dijo que el plan reducirá el número de soldados en Afganistán de más de 4,500 a 2,500, y en Irak de unos 3,000 a unos 2,500. Miller añadió que Estados Unidos sigue preparado para responder si las condiciones se deterioran.

“Si las fuerzas del terrorismo, la inestabilidad, la división y el odio empiezan con una campaña deliberada para trastornar nuestros esfuerzos, estamos listos para demostrar nuestras competencias necesarias para frustrarlas”, dijo en una declaración de aproximadamente ocho minutos ante los reporteros en el Pentágono.

El plan no cumple por completo con la promesa de Trump sobre poner fin a las añejas guerras de Estados Unidos. También va en contra de sus instrucciones de que el retiro de soldados se base en las condiciones en el terreno, y no en una fecha en el calendario.

En Afganistán, específicamente, los líderes militares y de defensa han dicho en repetidas ocasiones que el Talibán aún no cumple con los requerimientos de reducir los ataques violentos contra las fuerzas del gobierno afgano. Los soldados estadounidenses han permanecido en la nación desde que la invadieron en octubre de 2001.

Biden pide al Congreso aprobación de un plan de estímulo más ambicioso

El presidente electo Joe Biden dijo ayer lunes que quiere que la economía vuelva a funcionar y que los trabajadores recuperen los empleos. Pero para ello “hay que tener el virus bajo control”.

El demócrata, a quien el presidente Donald Trump está negando el proceso de transición, anticipó un invierno duro y pidió al Congreso la aprobación del paquete de estímulo HEROES Act, aprobado por la Cámara de Representantes hace seis meses con el apoyo único de los demócratas.

En su primera intervención sobre la economía y tras hablar conjuntamente con gestores de empresas como GM, Microsoft y Target, además de líderes sindicales sindicales, Biden  se refirió a este paquete de estímulo, el más ambicioso de todos, $3 billones, como herramienta para crear puestos de trabajo y acabar con el que ya es desempleo de larga duración por la COVID.

Este paquete tiene previstas entre otras medidas la concesión de un cheque ($1,200) a consumidores y transferencias clave a los estados y localidades. “Para eso puede tener el Gobierno federal déficit, para que no se eliminen puestos en las policías locales y los bomberos”. Para muchos economistas este plan o uno similar era urgente hace meses ya. El líder en el Senado, el republicano Mitch McConnell apoya uno que es un quinto de lo que pide el HEROES Act y tampoco ha mostrado mucha prisa por renegociar.

BIden hizo alusión en tono crítico al hecho de que Trump no deje de jugar al golf y pierda la oportunidad de dejar la presencia “con una nota positiva”. “Esto es para mantener al país a flote”, explicó.

El presidente electo explicó que “más gente puede morir si no hay coordinación”, dado el fuerte incremento de casos de COVID, y aplaudió a los gobernadores republicanos que están emitiendo mandatos de llevar máscara. Él apoya un mandato nacional y en cuanto a la vacuna dice que no dudará en ponérsela.

El llamado a la aprobación de este estímulo llega en un momento importante. Todos los indicadores económicos están volviendo a marcar problemas después de que vencieran la mayor parte de las provisiones del CARES Act. El 26 de diciembre más de 13 millones de trabajadores perderán el seguro de desempleo y va a ser difícil mantener la demanda si no hay un estímulo que la active.

Asesores de Biden se reunirán con fabricantes de vacunas

Los asesores científicos de Joe Biden se reunirán con fabricantes de vacunas en los próximos días, mientras la transición presidencial sigue estancada en Estados Unidos debido a la negativa del presidente Donald Trump a reconocer que perdió las elecciones. Ese traspaso demorado es especialmente problemático durante una crisis de salud pública, dijo el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno.

Por supuesto que sería mejor si pudiéramos comenzar a trabajar con ellos”, dijo el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y quien ha pasado por múltiples transiciones presidenciales durante 36 años de servicio gubernamental. Él comparó el proceso con los corredores que pasan la estafeta en una carrera de relevos. “No quieres detenerte y luego dársela a alguien, básicamente quieres seguir avanzando”.

Biden relajaría restricciones de visa a estudiantes internacionales

Las reglas de inmigración para estudiantes internacionales en universidades de Estados Unidos han pasado por múltiples cambios bajo la administración Trump. En su plan de transición, el proyectado presidente electo Joe Biden propone cambiar algunas de ellas para relajar las restricciones en las visas.

Biden, no se refiere específicamente a estudiantes internacionales de licenciatura en su ‘Plan para Asegurar Nuestros Valores como una Nación de Inmigrantes’.  Pero afirma que aumentará el número de visas para “la inmigración permanente basada en el empleo, y promoverá mecanismos para reducir temporalmente el número de visas durante tiempos de alto desempleo en Estados Unidos”.

Los estudiantes internacionales identifican las barreras que hay para las oportunidades de empleo permanente en Estados Unidos como una de las razones por la que algunos no escogen al país como un destino educativo, según el Instituto para la Educación Internacional (IIE, por sus siglas en inglés).

“Los estudiantes internacionales son bienvenidos”, ratifica Estados UnidosAunque la declaración del Departamento de Estado reafirma la bienvenida a los estudiantes internacionales, confirma que “aún tendrán que obtener la visa apropiada y pueden estar sujetos a otras restricciones de viaje o procesamiento de visa debido a la COVID-19”.

Las universidades estadounidenses inscribieron a más de un millón de estudiantes internacionales el año pasado, pero tras décadas de incrementos, la inscripción se ha estancado en los últimos dos años”, dice el IIE.

La emisión de visas de estudiante F-1 ha disminuido en los últimos cuatro años, según datos del Departamento de Estado. Durante el año fiscal 2016, se emitieron 502.214 visas F-1. En el 2017, el número fue reducido a 421.008.

Las visas de estudiantes son emitidas por el Departamento de Estado y administradas por el Departamento de Seguridad Nacional.

“Biden cree que graduados extranjeros de un programa estadounidense de doctorado deberían recibir una tarjeta de residencia con sus diplomas y que perder a estos altamente cualificados trabajadores ante economías extranjeras es un perjuicio a nuestra propia competitividad económica”, dice la página web del proyectado presidente electo.

La mayoría de los estudiantes internacionales vienen con visas F-1. Tras graduarse algunos solicitan participar en un programa que les permite trabajar en su área de estudio por hasta doce meses. Estudiantes especializados en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) pueden extender su estadía laboral hasta los 24 meses.

Los estudiantes interesados en permanecer en Estados Unidos y adquirir experiencia laboral, especialmente aquellos en campos STEM, piden la visa H-1B después de su primer estadía laboral.

Más del 30% de los estudiantes internacionales vienen de China y un 20% de India. Esos estudiantes típicamente buscan títulos en materias STEM, según el IIE.

El presidente Trump se enfocó en casos de robo de propiedad intelectual por parte de estudiantes internacionales que trabajaban en compañías estadounidenses o agencias federales, como el fundamento para reducir la inmigración de estudiantes. La administración también citó el espionaje entre estudiantes internacionales y trabajadores invitados para justificar las limitaciones a su acceso a Estados Unidos.

Los estudiantes internacionales contribuyeron 45.000 millones de dólares a la economía estadounidense y generaron 458.290 empleos en el año académico 2018-2019, según la Asociación de Educadores Internacionales.

Asimismo, estudiantes de un país cuyos visitantes sobrepasen su estadía autorizada en más de un 10% o aquellos de países que el Departamento de Estado tenga en su lista de patrocinadores del terrorismo, serían limitados a dos años. El Departamento de Seguridad Nacional aceptó comentarios de la ciudadanía hasta el 26 de octubre y la regla sigue bajo consideración.

California demanda al gobierno de EE.UU. por restricción de visas a estudiantes internacionalesLa Universidad de California también anunció tomará medidas legales y así se sumaría a otras instituciones que ya lo hicieron como la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts. (MIT).

Julio 2020: La agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) anunció una modificación que llevaría a los estudiantes internacionales registrados sólo en cursos virtuales en universidades estadounidenses, a estar presentes en los recintos universitarios durante la pandemia, o arriesgarse a ser deportados.

La modificación fue anulada luego que la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts presentaron una demanda contra ICE con firmas de apoyo de funcionarios de por lo menos 200 universidades estadounidenses.

Junio 2020: La administración Trump emitió una orden suspendiendo las visas H-1B, J y otras visas de trabajo temporal. La prohibición afectó a solicitantes hasta finales de este año.

Mayo 2020: El 29 de mayo, el presidente Trump emitió una orden ejecutiva prohibiendo que estudiantes de posgrado chinos con visas F o J pudieran entrar al país.

Las personas con visas J pueden participar en programas de intercambio académico de estudio y trabajo en Estados Unidos.

La Casa Blanca publicó varias declaraciones diciendo que China estaba involucrada en adquirir tecnología estadounidense y propiedad intelectual “en parte para robustecer la modernización de sus fuerzas armadas” y que algunos “estudiantes chinos de posgrado e investigadores posdoctorado operan como recolectores no tradicionales de propiedad intelectual. La orden no afectó a estudiantes chinos de licenciatura o a residentes permanentes.

China ha enviado el mayor número de estudiantes internacionales a Estados Unidos durante 10 años consecutivos: 369.548 de un total de 1.095.299 en 2019, según el Instituto para la Educación Internacional.

La regla estableció un “período máximo de estadía autorizada” para reducir las tasas de permanencia no autorizada y para disminuir “la confusión sobre cuánto tiempo se pueden quedar legalmente en Estados Unidos”.

Junio 2019: Estudiantes internacionales crearon peticiones o escribieron cartas citando los prolongados tiempos de procesamiento para las autorizaciones federales de empleo y le pidieron ayuda a sus universidades. Algunos estudiantes perdieron pasantías laborales y dinero gastado en vivienda y vuelos de avión.

Mayo 2019: El Departamento de Seguridad Nacional anunció aumentos en los cobros por gestiones inmigratorias de estudiantes internacionales, visitantes de intercambio y otras escuelas.

Para estudiantes internacionales con visas F o M, el cargo aumentó de 200 a 350 dólares. Para los visitantes de intercambio, el cargo por la visa J aumentó de 180 a 220 dólares. Las visas M le permiten a estudiantes internacionales participar en estudios vocaciones no académicos. Las visas J le permiten a estudiantes o académicos internacionales participar en programas de trabajo y estudio mediante intercambios con universidades estadounidenses.

Reducción de estudiantes extranjeros golpeará finanzas de universidades de EE.UU.El miedo al COVID-19 ya era un problema, y ahora las restricciones de visas a estudiantes extranjeros tienen a las universidades preparándose para una fuerte reducción de los estudiantes internacionales y los ingresos que estos representan.

Para escuelas con certificación vocacional, donde los estudiantes necesitan visas F o M, la solicitud de certificación pasó de 1700 a 3.000 dólares.

Mayo 2018: El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés) emitió un memorándum cambiando la forma en que calculan “la presencia ilegal” de no inmigrantes con visas F, J y M, y sus dependientes. Los graduados que sobrepasen en período de estadía de sus visas podrían afrontar bajo dicha política una exclusión de poder entrar a Estados Unidos durante 10 años.

El cambio busca “reducir el número de casos en que se pasaban del tiempo de estadía” y para “mejorar como USCIS implementa las bases para no admisibilidad debido a presencia ilegal” en Estados Unidos”, indicó USCIS.

USCIS publicó un memorándum con una revisión a dicha política tras recibir retroalimentación del público.

Los afectados fueron personas con visas de inmigrante o no inmigrante de Irán, Siria, Sudán, Somalia, Libia y Yemen, incluyendo a estudiantes. La lista, desde entonces, ha sido enmendada y ahora aplica a 13 países.

El diario The New York Times reportó que unos 17.000 estudiantes en Estados Unidos fueron impactados por la prohibición, la mayoría de ellos en universidades en el nordeste del país y California.

Trump: EEUU solo recibirá a 15,000 refugiados al año

El presidente Donald Trump firmó este miércoles la determinación presidencial que limita a un máximo de 15,000 la cantidad de refugiados que Estados Unidos admitirá en el año fiscal 2021. Será la cuota de admisión más baja desde el inicio del Programa de Admisiones de Refugiados (USRAP, por sus siglas en inglés) en 1980. Los nacionales de El Salvador, Guatemala y Honduras se encontrarán con un máximo de 1,000 cupos.

“La admisión de hasta 15,000 refugiados en Estados Unidos durante el año fiscal 2021 (entre el 1 de octubre de 2020 y el 30 de septiembre del año próximo) está justificada por motivos humanitarios o de interés nacional”, señaló Trump en un memorando que envió al secretario de Estado, Mike Pompeo.

En el año fiscal 2020 -que acabó el 30 de septiembre- el programa tenía el objetivo de dar protección a 18,000 personas, que hasta ahora había sido el nivel más bajo de admisión de refugiados en la historia estadounidense. Aún así, la Administración solo alcanzó el 65% de las admisiones asignadas y reubicó a 11,814 refugiados este año fiscal, según el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados (LIRS, por sus siglas en inglés).

En su comunicado al jefe de la diplomacia estadounidense, Trump asegura que las “más de 6,000 plazas no utilizadas del límite máximo de admisión de refugiados del año fiscal 2020” se sumaran a las 15,000 del 2021.

“Las personas de ciertas áreas de alto riesgo de presencia o control terrorista, incluidas Somalia, Siria y Yemen, no serán admitidas como refugiados, excepto aquellos refugiados de especial preocupación humanitaria”, según se puede leer en la determinación presidencial.

El promedio máximo de refugiados que recibe el país desde que empezó USRAP es de 95,000, según Efe, que sita a la organización, Church World Service (CWS). LIRS asegura que “en solo cuatro años, esta administración ha recordado [el número de] admisiones anuales de refugiados de 110,000 al mínimo histórico de 15,000“.

“Cualquier afirmación de que esta administración apoya la inmigración legal se ve socavada por estos recortes sin precedentes a un programa que ha disfrutado de un amplio apoyo bipartidista durante décadas. Los refugiados pasan por una investigación extrema y han hecho todo lo que nuestro gobierno les ha pedido, sin embargo, continúan enfrentándose con abierta hostilidad y atroces retrasos en el procesamiento por parte de esta administración”, denunció Krish O’Mara Vignarajah, de LIRS.

Mike Pompeo realizará una gira al sur de Asia para afrontar la influencia china

El secretario de Estado, Mike Pompeo, inició ayer domingo en una gira de una semana por el sur de Asia, mientras Estados Unidos busca cómo enfrentar los retos geopolíticos y económicos de China en la región indopacífica.

El jefe de la diplomacia estadounidense visitará Nueva Delhi, India; Colombo, Sri Lanka; Male, Maldivas; y Jakarta, Indonesia, del 25 al 30 de octubre.

“En cada parada discutiré una amplia gama de temas bilaterales, pero también trabajaré para conocer con cada uno de esos países las mejores formas en que podemos asegurarnos que cooperemos para preservar una región indopacífica libre y abierta”, le dijo Pompeo esta semana a los periodistas durante una conferencia en el Departamento de Estado.

Agregó que sus reuniones “también incluirán discusiones sobre cómo naciones libres pueden trabajar juntos para anular amenazas presentadas por el Partido Comunista de China”.

EE.UU conversa con India sobre un posible tratado de libre comercioIndia dice que los dos países son “socios naturales”. A Estados Unidos le interesa fortalecer sus lazos para tener un aliado más en la volátil región. EE.UU. firmó recientemente un acuerdo de ayuda militar con India.

En la India, Pompeo y el secretario de Defensa, Mark Esper, se reunirán con sus contrapartes para la tercera reunión ministerial anual entre ambos países. El Departamento de Estado dice que las pláticas estarán enfocadas en promover la alianza estratégica entre Estados Unidos y la India y para aumentar la cooperación en temas de seguridad.

Las dos naciones también están preparándose para fijar las bases para la firma de un Acuerdo de Cooperación Básico de Intercambio y Cooperación Geoespacial, el cual es considerado como el acuerdo estratégico final para lazos de seguridad más estrechos.

Dicho acuerdo “puede ser visto como la última pieza de un rompecabezas de cooperación estratégica mutua en que Nueva Delhi y Washington han trabajado juntos durante los últimos cinco años”, dijo Róger Liu, profesor de ciencias políticas en la Universidad FLAME, en Pune, India.

Las pláticas entre líderes indios y estadounidenses se producen en un momento de tensiones entre la India y China. Además de un profundo resquemor relacionado con el coronavirus, que se originó en China, también hay crecientes preocupaciones sobre la más violenta postura de Beijing por la disputa fronteriza en la cordillera Himalaya. Recientes choques ocasionaron la muerte de por lo menos 20 soldados indios, junto a un número no revelado de soldados chinos, aunque ambas partes acordaron reducir las tensiones en julio.

“Luego que se firme el acuerdo en la tercera reunión entre la India y Estados Unidos a finales de octubre, las fuerzas armadas indias tendrán acceso a imágenes de satélites estadounidenses y datos sensoriales durante tiempos de conflicto”, dijo Liu. “La interoperatividad entre Estados Unidos y la India será así reforzada”.

La Casa Blanca reconoce que no puede controlar al virus chino

La Casa Blanca admitió este domingo que Estados Unidos no podrá “controlar la pandemia” por lo “contagiosa” que es la covid-19, en un cambio respecto a su tradicional postura de minimizar la gravedad de la crisis, que llega justo cuando hay un nuevo récord de contagios en el país.

“No vamos a controlar la pandemia, vamos a controlar el hecho de que consigamos vacunas, terapias y otras formas de mitigarla”, dijo Mark Meadows, el jefe de gabinete del presidente estadounidense Donald Trump, durante una entrevista con la cadena CNN.

Preguntado por qué afirma que no se puede controlar la pandemia, Meadows respondió: “Porque es un virus contagioso, igual que la gripe”, y añadió que la Casa Blanca está intentando contenerlo.

Sus comentarios llegan un día después de que Trump insistiera en que Estados Unidos está “pasando página” a lo peor de la pandemia y que los datos sobre la incidencia en su país son “increíbles”, al opinar que un repunte en los casos no es algo por lo que alarmarse.

Estados Unidos alcanzó el viernes un récord diario de nuevos contagios de covid-19, con más de 85.000 en apenas 24 horas, y el sábado rozó esa marca con 83.178, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Casi 8,6 millones de estadounidenses se han contagiado de la enfermedad desde que comenzó la pandemia, y se espera que este domingo se supere la barrera de 225.000 muertos por esa causa, más que en ningún otro país.

El nuevo repunte de casos en Estados Unidos afecta sobre todo al medio oeste y a los estados que atraviesan las Montañas Rocosas, incluidos algunos territorios que serán clave en las elecciones del 3 de noviembre, como Wisconsin u Ohio.

Trump atribuyó este sábado ese auge al número de pruebas que se hacen en su país, y consideró “estúpido” que se sigan haciendo tantos tests de covid-19, porque eso “da algo de qué hablar a los medios de comunicación” antes de las elecciones.

Los expertos no están de acuerdo con el argumento de Trump de que los casos suben simplemente porque se hacen más tests: esa lógica no tiene en cuenta el hecho de que el porcentaje de pruebas que dan positivo ha subido más de un punto porcentual desde comienzos de octubre, hasta el 5,8 % actual.

El repunte de casos ha coincidido con un nuevo brote de covid-19 en la Casa Blanca, donde el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence , se niega a hacer cuarentena y planea seguir con sus actos de campaña después de revelarse que al menos cinco personas de su entorno han dado positivo en los últimos días.

Estados Unidos refuerza bloqueo a remesas para Cuba

Estados Unidos impedirá enviar dinero a Cuba a través de entidades controladas por los militares cubanos, según un documento oficial divulgado el viernes pasado que amenaza la operativa de la empresa estadounidense de servicios financieros Western Union y que fue rechazado por La Habana.

La norma se enmarca en la política del gobierno de Donald Trump de denegar al gobierno cubano acceso a recursos en relación con remesas y debe entrar en vigor el 27 de noviembre, un mes después de su publicación la próxima semana.

La iniciativa, enviada al Registro Federal por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro, cancela licencias que hasta ahora permitían que entidades y subentidades bajo la órbita del ejército o los servicios de seguridad cubanos obtuvieran fondos por actuar de intermediarios de las remesas, o por recibir comisiones por procesar transacciones de remesas.

Western Union en la mirilla

“Esto podría leerse como ‘La norma Western Union’, porque ellos son los que se verán más afectados”, explicó a AFP John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, una organización que asesora a empresas estadounidenses sobre negocios en la isla.

Se hunde la economía cubana

Fincimex es una filial de Cimex, subsidiaria a su vez de GAESA, el conglomerado empresarial militar más poderoso de Cuba.

“Western Union tendrá que tomar algunas decisiones, entre ellas abandonar el mercado cubano, o convencer al gobierno cubano de cambiar el estatuto de Fincimex para que no esté afiliada a los militares”, señaló Kavulich.

Consultada por AFP, Western Union dijo estar “revisando” la nueva regulación. “Brindaremos información adicional cuando tengamos más claridad sobre su posible impacto en nuestros clientes”, indicó una vocera.

La compañía con sede central en Denver, Colorado, cortó el 26 de febrero las remesas a Cuba de todo origen excepto las de Estados Unidos, señalando “desafíos únicos” en su operativa de transferencia de dinero.

Reacción en La Habana

Desde La Habana, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que “Estados Unidos insiste en dañar al pueblo cubano”.

“La nueva medida contra las remesas reafirma que no existen límites para un gobierno criminal en la imposición de políticas que limiten los contactos, la comunicación y la ayuda mutua entre las familias de ambos países”, dijo en Twitter.

Casa Blanca descartó transferencia de poderes ante anuncio de alta de Trump

La transferencia de poder al vicepresidente, Mike Pence, por la convalecencia por COVID-19 del mandatario Donald Trump “no está sobre la mesa“, aseguró este domingo a CBS News el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien.

“No hay nada en la mesa ahora mismo”, aseguró el asesor esta mañana, poco antes de que el equipo médico que atiende a Trump en el hospital militar de Walter Reed indicara que el mandatario podría recibir el alta este lunes y ser tratado en la Casa Blanca si continúa su evolución favorable.

O’Brien detalló que Trump recibirá informes de inteligencia y seguridad por vía remota durante este domingo y que no hay necesidad de considerar la delegación de poder porque “está firmemente al mando del Gobierno del país”.

Trump, quien busca la reelección en los comicios del 3 de noviembre, fue ingresado la tarde del viernes al hospital militar de Walter Reed tras experimentar fiebre alta y una caída en el nivel de oxígeno en sangre, pocas horas después de confirmarse su positivo en COVID-19 la noche del jueves.

El sábado por la mañana registró una nueva caída de la oxigenación, pero a lo largo del día se recuperó, no ha tenido fiebre desde entonces y se muestra activo y sin dificultades respiratoria, según su equipo médico.

Si el mandatario mantiene esta evolución seguirá su tratamiento con el antiviral Remdesivir y Dexametasona desde la Casa Blanca.

El positivo por COVID-19 de Trump dio un vuelco a su campaña electoral a un mes de las elecciones, al interrumpir el frenético calendario de mítines del mandatario y centrar la atención en la pandemia justo cuando más le interesaba minimizarla.

La noticia obligó, además, a someter a test a numerosas personas que estuvieron en contacto con el mandatario en los últimos días, incluido el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, quien compartió escenario con Trump durante el debate del pasado martes en Cleveland (Ohio).

Tanto Biden como su esposa, Jill, dieron negativo en el test que se hicieron el viernes por la mañana.

Trump y su esposa entraron en cuarentena por sospecha de COVID-19

El presidente estadounidense Donald Trump y la primera dama Melania Trump están confinados por sospecha de coronavirus, informaron medios locales este 1 de octubre. Ambos están a la espera de las pruebas que se les realizaron.

Según Fox News, la alarma llegó a la Casa Blanca luego de que la asesora principal, Hope Hicks, dio positivo a la COVID-19. “Acabo de hacerme una prueba… llegará más tarde el resultado supongo, y la primera dama también porque pasamos mucho tiempo con Hope”, dijo Trump.

Hicks es la funcionaria de mayor rango de la Casa Blanca en dar positivo hasta ahora, según Associated Press, después de viajar con el presidente Trump a un mitin en Duluth, Minnesota.

Hicks, se desempeña como consejera del presidente, viajó con él a bordo del Air Force One al debate del martes por la noche y a su mitin en Minnesota al día siguiente.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo que el presidente “se toma muy en serio la salud y la seguridad de sí mismo y de todos los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”.

Trump redobla los ataques al voto por correo y Twitter alerta de datos engañosos

El presidente de EE.UU., Donald Trump, redobló este jueves en Twitter sus ataques al voto por correo, de cara a los comicios generales de noviembre, ante lo que la red social reaccionó enlazando dos de sus mensajes con información verificada que contradice lo publicado por el mandatario.

Para criticar esa modalidad de voto, que se prevé que sea fundamental en estas elecciones debido a la pandemia de coronavirus, el mandatario lanzó una serie tuits a lo largo de las últimas horas.

“Debido a la nueva y sin precedentes cantidad masiva de papeletas no solicitadas que serán enviadas a ‘votantes’, o adonde sea, este año, el resultado de la Elección del 3 de noviembre puede que NUNCA SEA DETERMINADO DE FORMA PRECISA, que es lo que algunos quieren. Otro desastre electoral ayer. ¡Detengan el Caos de Papeletas!”, instó.

Según datos proporcionados por la cadena de televisión CNN, hay nueve estados que mandarán papeletas por correo para votar en noviembre a los electores registrados -Colorado, Oregón, Utah, Hawái, Washington, California, Vermont, Nevada y Nueva Jersey, además del Distrito de Columbia-, aunque los cinco primeros lo llevan haciendo desde antes de la pandemia.

En otro tuit, Trump animó a esos estados a no seguir adelante con sus planes de voto por correo. “Los grandes Estados con Papeletas No Solicitadas deberían dejarlo AHORA, antes de que sea demasiado tarde, y pedir a la gente que vaya a los Centros de Votación y, como siempre antes, VOTAR. ¡¡De lo contrario, CAOS!! Las Papeletas Solicitadas (voto en ausencia) están BIEN”, dijo.

De acuerdo a CNN, en estos comicios un total de 35 estados permiten a los electores votar en ausencia bien debido al coronavirus o sin presentar un pretexto. En seis estados, los votantes deben ofrecer “una excusa aceptable”, que no engloba la pandemia, para sufragar por correo.

En sus mensajes en Twitter, Trump aseguró que “¡Las papeletas no solicitadas son incontrolables, totalmente abiertas a INTERFERENCIA ELECTORAL por parte de países extranjeros, y llevarán a un caos y una confusión masivos!”

Twitter puso etiquetas a dos tuits de Trump con un mensaje que decía “Aprendan cómo votar por correo es seguro”, que al seleccionarse abrían una serie de tuits de artículos medios de comunicación, que citan a expertos y datos, que afirman que esta modalidad de sufragio es legal y segura.

Ante esta acción, el presidente respondió en la misma red social que “Twitter se asegura de que las Tendencias en Twitter sean cualquier cosa mala, falsa o no, sobre el presidente Trump. Es tan obvio lo que están haciendo. ¡(Está) siendo estudiado ahora!”

El mandatario y aspirante republicano a la reelección mantiene abierta una ofensiva contra el voto por correo, que muchos estados están ampliando debido a la pandemia y que Trump considera que puede favorecer el fraude, a pesar de que numerosos estudios demuestran que eso es extremadamente improbable.

Repartirán primeras dosis gratuitas de vacunas COVID-19 en Estados Unidos

Las primeras dosis de la futura vacuna contra el COVID-19 serán distribuidas de manera gratuita en Estados Unidos 24 horas después de que la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) apruebe su efectividad y certifique que es segura, se informó este miércoles (16.09.2020).

“Tendremos las vacunas siendo trasladadas a los sitios de distribución en 24 horas”, dijo en una llamada con periodistas el teniente general Paul Ostrowski, que supervisa la logística de la Operación Warp Speed (Máxima Velocidad), lanzada por el gobierno para acelerar los esfuerzos para contener la pandemia.

En este operativo colaboran el Departamento de Defensa con el de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) y empresas del sector privado.


Pese a ello, Paul Mango, el vicejefe de gabinete para política en el HHS, apuntó en la llamada que todavía no tienen claro cuándo habrá una vacuna, si bien el presidente Donald Trump ha dicho en varias ocasiones que podría estar lista antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Buscan gratuidad total de la vacuna

“Estamos tratando con un mundo lleno de gran incertidumbre. No sabemos cuándo tendremos una vacuna, desconocemos las cantidades, no conocemos la eficacia de esos vacunas”, dijo Mango.

Subrayó que “este proyecto es realmente bastante extraordinario y logísticamente complejo”. Pese a ello, “ningún estadounidense tiene que pagar ningún centavo de su bolsillo para obtener la vacuna y estamos muy cerca de esa aspiración ahora”, prometió.

Trump afirmó el martes que en tres o cuatro semanas habría una vacuna. Pero el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, dijo al Congreso el miércoles que tomaría de seis a nueve meses aprobar cualquier vacuna para su distribución nacional.

Redfield precisó que cualquier vacuna que esté disponible en noviembre o diciembre tendría “suministros muy limitados” y estaría reservada para personal de emergencias y para las personas más vulnerables al COVID-19.