INMIGRACION

Arizona y Montana demandan al gobierno de Biden por suspender las deportaciones

El fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, anunció este martes que amplió su demanda contra el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS), argumentando que la suspensión de las deportaciones constituye una “peligrosa política de inmigración”.

A esta solicitud se unió el fiscal general de Montana, Austin Knudsen, así que ambos estados gobernados por republicanos presentaron una moción de orden judicial pidiendo a una corte que detenga la implementación de las políticas migratorias encabezadas por la Administración de Joe Biden.

“Si me preguntaran sobre la elección de política más pobre que he visto en el Gobierno, esta sería un fuerte contendiente”, dijo Brnovich en un comunicado.

A su parecer, “liberar ciegamente a miles de personas, incluidos criminales convictos y aquellos que puedan estar propagando la covid-19 en nuestro estado, es tanto inconcebible como una violación de la ley federal”.

Mediante el documento instó al gobierno federal a detener estas prácticas migratorias con el fin de “evitar una peligrosa crisis humanitaria para los inmigrantes y la gente de Arizona”.

Brnovich anunció la nueva acción judicial como una ampliación de la que ya había presentado el 3 de febrero contra la orden de Biden de congelar las deportaciones durante sus primeros 100 días de mandato.

Esa orden ya ha sido bloqueada por un juez federal a petición del estado de Texas, también republicano, que fue el primero en actuar en esa dirección. La decisión del juez es temporal, ya que solo bloquea la orden de Biden mientras toma una decisión definitiva.

Tanto Texas en su demanda como ahora Arizona y Montana aducen el daño “irreparable” que las políticas del mandatario pueden causar a sus estados.

Por medio de Twitter, Brnovich compartió su nueva acción indicando: “Ampliamos nuestra demanda presentada anteriormente contra el DHS por su nueva política de inmigración que detiene casi todas las deportaciones durante 100 días, incluso los acusados o condenados por delitos”.

Centro de detención en Pennsylvania deja en libertad a familias de inmigrantes

Todas las familias de inmigrantes indocumentados procedentes de América Central y América del Sur que habían permanecido en un centro de detención de Pennsylvania, en algunos casos por más de un año, han quedado en libertad.

“Me complace informar que todas las familias en el centro de detención de Berks han sido liberadas. Este es un paso muy demorado en darle justicia a las familias migrantes y vulnerables, incluidos los niños”, dijo este lunes en su cuenta Twitter el senador demócrata Bob Casey.

Encuesta: mayoría de estadounidenses apoya que indocumentados puedan conseguir la ciudadanía

Un 60% de los estadounidenses apoyan que los inmigrantes indocumentados puedan conseguir la ciudadanía en ocho años, tal y como propone el presidente Joe Biden en su reforma migratoria, según una encuesta reciente.

Politico y Morning Consult lanzaron este miércoles una pesquisa que revela que un 32% de los votantes registrados “apoya enérgicamente” un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que se calcula que hay en el país, mientras que otro 28% lo “apoya de alguna manera”. Un 28% se opone, de los cuales un 14% lo hace “enérgicamente”. Un 16% no opinó.

La encuesta da un espaldarazo a los demócratas que están luchando por conseguir que la reforma migratoria del mandatario salga adelante en el Congreso.

La inmigración ha sido normalmente un tema controvertido en la política estadounidense. Los legisladores llevan años declarando que quieren aprobar una reforma migratoria integral, pero no lo han conseguido debido a las disputas partidistas.

El proyecto de ley demócrata propone un camino a la ciudadanía para los jóvenes que llegaron a Estados Unidos con sus padres cuando eran menores (y que se conocen como dreamers). También permitiría que los trabajadores agrícolas y las personas con Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) consigan rápido sus green cards y que los indocumentados puedan hacerlo al cabo de cinco años.

Cada uno de estos grupos podría tratar de conseguir la ciudadanía tres años después de recibir la residencia permanente.

La encuesta que se conoció este miércoles muestra que otros aspectos de la reforma también gozan de popularidad entre los estadounidenses como dar fondos para aligerar la acumulación de solicitudes de asilo (51%), establecer una infraestructura de procesamiento de refugiados en Centroamérica (54%) y proporcionar más fondos para aumentar la plantilla de jueces de inmigración (53%).

A pesar del apoyo de la sociedad estadounidense, la propuesta de ley enfrentará la enorme y complicada tarea de conseguir votos de miembros del partido republicano necesarios para aprobarla.

Juez bloquea orden de Biden sobre suspensión de deportaciones

El presidente Joe Biden enfrenta su primera gran derrota en un tribunal, luego de que el juez federal en Texas Drew Tipton suspendiera indefinidamente la prohibición de deportaciones de 100 días.

El juez Tipton –nombrado por el expresidente Donald Trump— había suspendido provisionalmente en dos ocasiones los lineamientos emitidos el 20 de enero del 2021, tras una petición del fiscal de Texas, Ken Paxton.

“Esta orden judicial preliminar se otorga a nivel nacional y prohíbe la aplicación e implementación de la [pausa de 100 días] en todos los lugares donde los acusados ​​tienen jurisdicción para hacer cumplir e implementar el Memorando del 20 de enero”, consideró Tipton.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) había implementado la suspensión de deportaciones, para que oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se enfocaran solamente en extranjeros que representaran un peligro en la seguridad nacional, aunque también se procesaría a quienes habían ingresado al país sin autorización a partir del 1 de noviembre del 2020.

La decisión también significó una derrota para una coalición de 16 fiscales, liderados por la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que se había sumado a la defensa de la guía federal, pero el juez Tipton justifica su decisión a una “omisión de explicación” de la Administración Biden sobre su suspensión.

“[La] falla central del DHS no radica en la brevedad del Memorando del 20 de enero o el registro administrativo correspondiente, sino en su omisión de una explicación racional basada en los hechos revisados ​​y los factores considerados”, consideró Tipton.

Además calificó de “fatal” y “una elección arbitraria y caprichosa”, la decisión del DHS.

Activistas a favor de inmigrantes criticaron la decisión.

“Independientemente de este fallo, RAICES se compromete a seguir luchando por ellos en cada paso del camino y utilizar todas las herramientas legales y de defensa a nuestra disposición para mantener a las familias unidas y libres”, dijo Tami Goodlette, directora de litigios de la organización.

Biden abre la puerta a los solicitantes de asilo que fueron enviados por Trump a México

Un pequeño grupo de migrantes saluda tímidamente desde un enorme autobús que pone rumbo a la garita fronteriza de San Ysidro, en San Diego (California). Son los primeros que entran a Estados Unidos con casos activos en los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), un programa implementado por Donald Trump por el que su país devolvió a México a más de 71.000 solicitantes de asilo, la mayoría centroamericanos, y con el que su sucesor, Joe Biden, prometió acabar en sus primeros días en la Casa Blanca.

Con la entrada de ese grupo a territorio estadounidense, el Gobierno de Biden comenzó el desmantelamiento del programa por el que EE UU enviaba a peligrosas ciudades del país vecino a quienes llegaban a su territorio en busca de protección. La medida puede beneficiar hasta a 26.000 personas que todavía tienen casos activos de MPP y que llevan meses esperando en albergues, campamentos de refugiados y casas particulares en el norte de México a que un juez estadounidense atienda sus solicitudes de asilo. La pandemia paralizó esos procesos y puso a los migrantes en un limbo.

La recepción de solicitantes de asilo en Estados Unidos se puso en marcha este fin de semana, coincidiendo con el primer mes de Biden en la Casa Blanca. El procesamiento comenzó el viernes en la ciudad mexicana de Tijuana (Baja California), el punto de la frontera donde se empezó a implementar los MPP en enero de 2019, y en los próximos días se extenderá a la frontera texana, a los puentes que unen Matamoros (Tamaulipas) con Brownsville y Ciudad Juárez (Chihuahua) con El Paso. Para ello, Washington implementó una plataforma operada en coordinación con el Gobierno mexicano y la asistencia de las agencias de Naciones Unidas encargadas de la atención a migrantes y refugiados, la ACNUR y la Organización Internacional para las migraciones (OIM).

“Hay una necesidad urgente de atender a las personas vulnerables que están en esta situación”, dijo un funcionario de Naciones Unidas en una llamada con los medios en la que explicó cómo funcionaría el proceso. El procedimiento contempla que los solicitantes de asilo rellenen un formulario online para solicitar el traslado a ciudades estadounidenses donde tienen familiares o amigos que los reciban y donde esperarán su cita ante una corte de inmigración. Los beneficiados serán convocados a la frontera 24 horas antes del día asignado para su cruce. Allí se les hará una prueba de antígenos para descartar que están contagiados de coronavirus. Si el resultado sale negativo, serán procesados por la Patrulla Fronteriza y liberados con la fecha de su próxima cita ante un juez. En caso de que algún migrante esté contagiado, se le trasladará a unas instalaciones donde podrá hacer cuarentena antes de cruzar la frontera.

En territorio estadounidense, los migrantes “serán procesados rápidamente y los traerán con nosotros, que los daremos conexión con sus familiares en los lugares donde continuarán sus procesos de inmigración”, explica Norma Pimentel, directora de Caridades Católicas en el Valle del Río Grande. En el albergue de su organización en McAllen (Texas) ya están preparados para recibir a los solicitantes de asilo. Como sucedía antes de que Trump implementara los MPP, les ofrecerán cama y comida y les ayudarán a comprar sus billetes de avión o autobús para que puedan viajar a otros puntos de Estados Unidos, donde sus familiares o amigos los esperan.

“Están muy contentos de que se abrió una puerta y que tienen esperanza de que posiblemente van a entrar a EE UU a continuar su proceso de asilo”, asegura Pimentel. La religiosa dice sentirse contenta después de haber visto sufrir a los solicitantes de asilo —muchos de ellos familias con niños pequeños— en el campamento de migrantes de Matamoros, un asentamiento al lado del Río Grande, donde en los últimos días, con la ola de frío, las temperaturas han caído por debajo de cero grados centígrados. “Las familias están sufriendo muchísimo. Pero sí existe esa esperanza de que hay oportunidad para que su caso sea escuchado correctamente y van a dejar de sufrir por lo menos en estas circunstancias tan inhumanas en las que están”, afirma.

ICE anuncia sus nuevas prioridades para detener y deportar a inmigrantes

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) está implementando hoy una guía operativa interina que regirá temporalmente sus operaciones civiles de cumplimiento y remoción de inmigración, hasta que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, emita nuevas pautas de cumplimiento para esta agencia.

Se espera que Mayorkas emita nuevas pautas de aplicación en menos de 90 días, después de consultar con el personal del Departamento de Seguridad Nacional y las partes interesadas externas.

El cambio fundamental de las prioridades de detención por parte del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), es que deberá concentrarse en detener y deportar a inmigrantes que supongan una amenaza para la seguridad nacional.

El ICE dijo en un comunicado que esas prioridades son:  deberá enfocar sus recursos de ejecución y remoción de inmigrantes en amenazas a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública.

La guía define en qué casos se presume que presentan tales amenazas y no requieren aprobación previa.

La guía también establece un proceso de aprobación previa para cualquier acción civil de cumplimiento de la ley de inmigración que no cumpla con los criterios de presunción.

Además, la guía establece los requisitos de presentación de informes semanales para asegurar la coordinación y coherencia y para informar el desarrollo de las pautas finales de aplicación del secretario de Seguridad Nacional.

Según el memorando del DHS, en la primera categoría de deportaciones están los extranjeros que hayan participado en alguna actividad de espionaje o terrorismo, de forma que su expulsión sea necesaria para la protección de la seguridad nacional de Estados Unidos.

La segunda categoría comprende a los extranjeros que presenten un peligro para la sociedad o que hayan sido condenados por delitos graves o vinculación con pandillas criminales.

En la tercera categoría caben los extranjeros detenidos al cruzar la frontera ilegalmente después del 1 de noviembre de 2020 o si no han estado dentro del país antes de esa fecha.

En este sentido, el gobierno de Estados Unidos quiere reiterar a los migrantes que la frontera no está abierta con el objetivo de evitar nuevas oleadas de inmigrantes llegando a la frontera con México.

Este documento llega después de que la moratoria de 100 días a las deportaciones impuesta por la Administración Biden fuera bloqueada temporalmente por un juez texano, aunque la estrategia ahora será reducir las detenciones con fines de deportación a los inmigrantes peligrosos y los recién llegados.

Un gran cambio, aunque sea temporal

Con este memorando cambian radicalmente las prioridades recientes de ICE, cuando la Administración del hoy expresidente Donald Trump pidió a las autoridades migratorias que apuntaran a todos los indocumentados que viven en el país.

Este nuevo modelo se asemeja, en cambio, al mantenido durante el mandato de Barack Obama (2009-2017), aunque eso no significó un menor número de deportaciones, ya que el demócrata expulsó del país o devolvió a sus países de origen a millones de inmigrantes, muchos de ellos en la misma frontera.

Trump deportó a unas 935,000 personas durante su mandato de cuatro años (2017-2021), en comparación con casi 1.6 millones durante el primer mandato de Obama, según cifras del Migration Policy Institute (MPI).

Para detener a un inmigrante que no entre en estas categorías los agentes deberán pedir autorización y justificar los motivos que llevarían a este arresto con vistas a la deportación.

Se restringen además los arrestos de los indocumentados que se encuentren con una persona que sea objetivo de una operación del ICE en el momento de la detención de esta, si no forman parte de los tres grupos de prioridad ya indicados.

Biden advierte a inmigrantes fuera de programa “permanecer en México” evitar cruzar la frontera

El gobierno del presidente Joe Biden recordó que el 19 de febrero se darán a conocer lineamientos para los inmigrantes bajo el programa Permanecer en México, pero insistió en que el resto de extranjeros que intenten ingresar al país sin la documentación adecuada, no serán aceptadas.

“Advertimos a las personas que buscan emigrar a los Estados Unidos que nuestras fronteras no están abiertas”, indicó una declaración conjunta del asistente del presidente y Consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, y la asistente del presidente y subconsejera de Seguridad Nacional, Liz Sherwood-Randall. “Este nuevo proceso se aplica a las personas que fueron retornadas a México bajo el programa PPM y tienen casos pendientes ante la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración”.

Ambos funcionarios insisten que los inmigrantes que intenten ser atendidos en peticiones de asilo con este programa no serán recibidos.

“Las personas fuera de los Estados Unidos que no fueron devueltas a México bajo el PPM o que no tienen casos judiciales de inmigración activos no serán consideradas”, agregaron. “Si una persona busca ingresar a EE.UU., y no se encuentra entre los beneficiados con caso activo bajo el PPM, será expulsado de inmediato”.

Sullivan y Sherwood-Randall enfatizaron que a estas personas no se les permitirá su estancia en el país, además de alertarlas del peligro de viajar sin considerar los puertos de entrada legales.

“Las personas que intenten cruzar la frontera sin pasar por los puertos de entrada deben comprender que ellos mismos, e inclusive sus familias, se están poniendo en peligro, especialmente en estos momentos que vivimos una pandemia mundial”, indicaron.

A esperar indicaciones

Sobre las indicaciones para quienes están bajo el MPP, unas 25,000 personas, no deben tomar acciones por ahora.

La Administración Biden destacó la estrecha colaboración con el Gobierno de México y organizaciones internacionales y no gubernamentales.

“Las personas no deben tomar ninguna medida en este momento y deben permanecer donde están para esperar instrucciones adicionales”, dijeron los funcionarios. “Pronto anunciaremos un proceso de registro virtual que estará disponible desde cualquier lugar”.

Agregaron que éste es un primer paso crucial para modificar los protocolos de peticiones de asilo con base en el respeto a los derechos humanos y la dignidad humana.

DHS anunció proceso para atender a solicitantes de asilo en México

En seguimiento a una serie de órdenes ejecutivas emitidas la semana pasada, la administración del Presidente Biden anuncia otro paso en nuestra estrategia por fases para reformar el sistema migratorio de nuestra nación. A partir del 19 de febrero, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) comenzará la fase uno de un programa para restaurar el procesamiento seguro y ordenado en nuestra frontera suroeste.

DHS comenzará a procesar a los individuos que fueron forzados a “permanecer en México” bajo los Protocolos de Protección al Migrante (MPP). Aproximadamente 25 mil individuos retornados bajo MPP mantienen sus casos abiertos.Las personas no deben tomar ninguna acción en estos momentos, y deben quedarse donde se encuentran en espera de nuevas instrucciones.

“Pronto anunciaremos un proceso de registro virtual al que se podrá acceder desde cualquier lugar. Una vez que se hayan registrado, se les dará información adicional a los individuos que califiquen sobre el lugar y la fecha en que se deben presentar. Las personas no se deben acercar a la frontera hasta que se les instruya que deben hacerlo.“Como lo ha dejado claro el Presidente Biden, el gobierno de los Estados Unidos está comprometido a reconstruir un sistema migratorio seguro, ordenado y humano”, dijo el Secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas.

“Esta última acción es otro paso en nuestro compromiso para reformar las políticas migratorias que no están alineadas con los valores de nuestra nación. Especialmente en la frontera, sin embargo, donde las preocupaciones de capacidad continúan siendo graves, los cambios tomarán tiempo. Los individuos que no sean elegibles bajo esta fase inicial deben esperar más instrucciones y no viajar a la frontera. Debido a la pandemia, las restricciones en la frontera se mantienen y se aplicarán”, agregó.

Bajo un enfoque conjunto dl gobierno, DHS, el Departamento de Estado y el Departamento de Justicia colaborarán con socios internacionales—incluyendo el gobierno de México y organizaciones internacionales y no gubernamentales—para procesar a los individuos elegibles para que continúen sus casos en los Estados Unidos.

Este nuevo proceso aplica a individuos que fueron retornados a México bajo el programa MPP, y cuentan con casos pendientes ante la Oficina Ejecutiva para la Revisión Migratoria (EOIR por sus siglas en inglés). Individuos fuera de los Estados Unidos que no fueron retornados a México bajo MPP, o que no cuentan con casos de migración activos ante la corte, no pueden participar en este programa y deberán esperar nuevas instrucciones. De forma similar, aquellos individuos en los Estados Unidos con casos activos de MPP, recibirán instrucciones por separado en el futuro próximo.Este anuncio no debe ser interpretado como una invitación para que las personas migren de forma irregular a los Estados Unidos. Los individuos seleccionados sólo podrán entrar a través de determinados puertos de entrada y en horarios establecidos.

Brindaremos instrucciones en los próximos días sobre cómo los individuos con casos activos de MPP podrán inscribirse de forma remota para continuar su proceso. Aseguraremos el cumplimiento de las leyes de inmigración y adoptaremos las medidas de seguridad fronteriza durante todo el proceso.Los Estados Unidos y nuestros socios emplearán todas las medidas de seguridad preventivas de acuerdo con las indicaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), incluyendo el uso de mascarillas y el distanciamiento social. A los individuos procesados a través de este programa se les hará la prueba de COVID-19 antes de entrar a los Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional sólo procesará a individuos de acuerdo con su capacidad de hacerlo de forma segura y cumpliendo cabalmente con sus importantes misiones en materia de seguridad nacional, comercio, y facilitación de viajes.

Biden deja sin efecto “emergencia nacional” de Trump en frontera con México

El presidente de Estados Unidos rescindió la “emergencia nacional” en frontera con México con la que Trump justificó uso miles de millones de dólares para gastos militares para la construcción de un muro.

El muro fronterizo entre Estados Unidos y México, aquí en Tijuana

En una carta enviada a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, divulgada este jueves por la Casa Blanca, Biden dijo que decidió que la declaración de una emergencia nacional en la frontera sur declarada por Trump alegando una crisis migratoria y de seguridad “no tuvo méritos”.

La construcción de una valla a lo largo de los 3.200 kilómetros de la frontera de Estados Unidos con México fue una de las promesas más destacadas de Trump en su campaña presidencial de 2016, pero el Congreso rehusó asignarle la financiación que él pedía.

En su carta, Biden también anunció que será la política de su gobierno “que no se desvíen más dólares de los contribuyentes para la construcción de un muro en la frontera” y que ha ordenado una “revisión cuidadosa de todos los recursos asignados o redirigidos a esa obra”.

El muro fue uno de los componentes de la política migratoria de Trump que incluyó la detención de centenares de miles de inmigrantes indocumentados, restricciones en el asilo para personas que huyen de la violencia o la persecución en sus países, y el envío a México y América Central de decenas de miles de solicitantes de asilo.

Estados Unidos sí puede revisar los antecedentes de los indocumentados en la frontera

l senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, manifestó su oposición a la agenda de inmigración del presidente, Joe Biden, y afirmó que no existe un proceso de selección para los inmigrantes que ingresan a Estados Unidos.

Mientras millones de estadounidenses están sin trabajo, dijo Cotton en una entrevista de Fox News el 1 de febrero, Biden quiere dar “amnistía a 15 millones” de personas que viven ilegalmente en el país, traer a más trabajadores temporales y dar a la gente “con afirmaciones falsas de asilo” una oportunidad de venir a trabajar.

“Y estamos en una pandemia ¡buen trabajo!”, respondió con sarcasmo el presentador de Fox & Friends, Brian Kilmeade.

Cotton también dijo que: “muchos de estos inmigrantes que vienen, no tenemos forma de evaluar sus antecedentes, por razones de salud o de seguridad”. El senador elogió la política de “Permanecer en México” del expresidente Donald Trump para mantener a los solicitantes de asilo en México, “en lugar de ser liberados en nuestro país” en espera de una audiencia.

Durante su campaña presidencial, Biden prometió un camino hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas indocumentadas que viven en el país, y se pronunció en contra del programa ‘Quédate en México’, diciendo que permitiría que las personas que buscan asilo permanezcan en los EE. UU. mientras se revisan sus casos. La Administración de Biden dejó de inscribir a personas en el programa, pero no lo revocó.

Le pedimos a la oficina de prensa de Cotton más información sobre su afirmación de que “no hay forma de seleccionar” a los inmigrantes.

“Confiar en el sistema de honor para las verificaciones de antecedentes de seguridad y salud no es un filtro suficiente”, dijo Caroline Tabler, portavoz de Cotton.

Pero los funcionarios estadounidenses no tienen que depender de un “sistema de honor”. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. tiene herramientas y procesos para evaluar a los inmigrantes detenidos en la frontera por problemas de salud y seguridad, incluso si las personas no son completamente sinceras o no tienen registros médicos o documentación a mano que demuestren que no tienen antecedentes limpios.

Exámenes de salud realizados por funcionarios fronterizos

La CBP le dijo a PolitiFact que realiza inspecciones iniciales para detectar síntomas o factores de riesgo asociados con el COVID-19, y “de conformidad con protocolos de enfermedades infecciosas de larga data”, y refiere a los inmigrantes que podrían tener una enfermedad infecciosa a clínicas u hospitales locales “para una evaluación médica apropiada, diagnóstico, y tratamiento”.

Los procedimientos para el COVID-19 han estado vigentes desde el comienzo de la pandemia, dijo Matthew Dyman, portavoz de la CBP.

A finales de abril, el CBP informó que un hombre indio de 31 años fue la primera persona bajo su custodia en dar positivo por COVID-19.

La oficina de supervisión dentro del Departamento de Seguridad Nacional encuestó al personal de CBP entre el 22 de abril y el 1 de mayo. El 90% de las estaciones de la Patrulla Fronteriza y las oficinas de los puertos de entrada que respondieron a la encuesta dijeron que realizaron evaluaciones de riesgo para determinar si las personas bajo custodia de CBP estaban expuestas al COVID-19.

¿Qué pasará con los solicitantes de asilo esperando en México?

Dentro de las órdenes ejecutivas que firmó el presidente Joe Biden sobre inmigración, se le pide al secretario del Departamento de Seguridad Nacional que revise el programa “Permanezca en México”, también conocido como el Protocolo de Protección al Migrante (MPP) para solicitantes de asilo.

Sin embargo, no está claro qué pasará con las personas que continúan esperando en México.

“Una de las acciones pide específicamente una pronta planificación con organizaciones internacionales y no gubernamentales para desarrollar políticas y procedimientos para el procesamiento seguro y ordenado,” explicó Laura Peña, abogada de inmigración.

Bajo el Título 42, todo aquel que ingrese al país de manera ilegal es expulsado de inmediato como medida de prevención debido a la pandemia del coronavirus, la cual aún continúa en efecto.

“Él (Biden) le ha dado una estrategia en fases para el proceso de entrada a los Estados Unidos ordenada y segura, coherente con las limitaciones de salud pública, seguridad y capacidad,” sostuvo Peña.

Dentro de este plan se podría considerar hacer pruebas de coronavirus antes de que se le permita el ingreso al país, algo que dice Freddy López, un solicitante de asilo, estaría dispuesto a hacer.

“Creo que sería algo bueno y lo mejor que siempre nos hagan la prueba y que igual nos pusieran en cuarentena antes de ingresar por completo, creo que lo mejor sería que hicieran al albergue dentro de Estados Unidos en la frontera como un filtro,” opinó López.

López y su pequeña de tres años llegaron al campamento migrante en Matamoros en el año 2019 y, desde entonces, están esperando a que el gobierno estadounidense procese sus solicitudes con la esperanza de que puedan esperar en los Estados Unidos.

Por su parte, abogados aclararon que esto no significa que se haya reinstalado la política de “catch and release” ni se han dado a conocer nuevas leyes o políticas bajo la administración.

Conozca a Alejandro Mayorkas, el inmigrante que estará al frente de la seguridad de Estados Unidos

Hijo de inmigrantes y llegado a Estados Unidos siendo un niño, Alejandro Mayorkas se convirtió este martes en el primer hispano en ser confirmado secretario de Seguridad Nacional, un cargo desde el que deberá resguardar al país de cualquier amenaza, proteger sus fronteras y hacer cumplir las leyes de inmigración.

El nombramiento de Alejandro Mayorkas, de 61 años y quien abandonó Cuba junto a sus padres en 1960 tras el triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro, recibió el visto bueno en el Senado en una estrecha votación 56-43.

“Ali”, como lo llaman sus allegados, y su hermana, Cathy, dejaron atrás la cálida isla a la que su padre, Charles R. “Nicky” Mayorkas, no pudo volver jamás. Para su madre, Anita Gabor, una judía que huyó de Rumanía a Francia y de allí a Cuba, sería la segunda vez que buscaba refugio.

Un funcionario con experiencia

El nuevo secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) es un hombre que ya se fogueó en la administración pública durante la era de Barack Obama (2009-2017) y llega al frente del Departamento de Seguridad Nacional, una agencia con cerca de 300,000 empleados y un presupuesto de $49,800 millones de dólares al año, con una amplia experiencia en el ámbito legal.

Entre 2009 y 2013 dirigió el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, en inglés) y posteriormente se convirtió en subsecretario adjunto de esa dependencia entre 2013 y 2016.

Sobre su experiencia como subsecretario del DHS, el diario The Washington Post recordó una reunión que Mayorkas convocó en 2015 cuando se preparaban para una nueva crisis en la frontera con México, debido a la masiva llegada de inmigrantes acompañados de menores de edad que, por orden de un juez, no podrían permanecer retenidos períodos prolongados en las cárceles de inmigración.

“Un funcionario en la mesa, Tom Homan, propuso una ‘separación administrativa’, según dos de los asistentes a la reunión. El gobierno encarcelaría a los padres y enviaría a sus hijos a refugios”, relató el Post, que indicó que la respuesta de Mayorkas fue rotunda: “No vamos a hacer eso”.

La propuesta tomaría vida durante la pasada Administración de Donald Trump, que llegó a separar a cerca de 3,000 pequeños de sus padres indocumentados detenidos en la frontera, y será uno de los retos que Mayorkas deberá encarar como secretario, pues deberá reunir a unos 545 menores que aún no han sido devueltos a sus familias.

Ya convertido en subsecretario del DHS Mayorkas pudo volver a La Habana, como parte de los acercamientos que Obama lideró para normalizar las relaciones con Cuba.

“Fui con el corazón nervioso”, admitió, según una nota publicada en noviembre de 2015 por el Post.

De su paso por la isla -algo que soñó hacer junto a su padre-, la publicación rescató que, cumplida la agenda oficial, el funcionario visitó el cementerio donde reposan los restos de sus parientes, así como la escuela primaria y la fábrica de su padre.