JOE R. BIDEN PRESIDENTE

Biden descarta plan republicano con cheque de $1,000 por persona

Aunque la reunión entre el presidente Joe Biden y un grupo de 10 republicanos que le hicieron una contrapropuesta para un plan de estímulo económico contra COVID-19 fue “cordial” y positiva para ambos, la Casa Blanca adelantó que el mandatario no se “conformaría” con un proyecto más pequeño.

Los republicanos liderados por la senadora Susan Collins (Maine) sugieren un plan de $600,000 millones de dólares que incluye un cheque de $1,000 dólares por persona.

Eso representa una tercera parte del proyecto original del presidente Biden, que es de $1.9 billones de dólares con un cheque de $1,400 por persona.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en un comunicado que el mandatario seguirá con el plan presentado por los demócratas este martes, el cual sería bajo Reconciliación de Presupuesto y no necesitaría el voto republicano.

“(El presidente) reiteró que si bien tiene la esperanza de que el Plan de Rescate pueda aprobarse con el apoyo de ambos partidos, un paquete de reconciliación es un camino para lograr ese fin”, dijo Psaki.

Esa ruta legislativa también permite a los demócratas presentar un proyecto conjunto en ambas cámaras, lo que facilita su aprobación.

Psaki defendió el proyecto del presidente Biden, el cual fue prácticamente respetado por los demócratas.

“El presidente también dejó en claro que el Plan de Rescate Estadounidense fue diseñado cuidadosamente para cumplir con los desafíos de este momento, y cualquier cambio en él no puede dejar a la nación al margen de sus necesidades urgentes”, señaló. “Reiteró que no retrasará el trabajo en esta respuesta urgente a la crisis y no se conformará con un paquete que no cumpla con el momento”.

Biden negocia el plan de ayuda con senadores republicanos

El grupo de senadores republicanos que propuso un paquete de ayuda por la pandemia de 618 millones de dólares se reunió este lunes por la tarde con el presidente, Joe Biden, para discutir el proyecto que contempla pagos directos y fondos de ayuda menores a los que plantearon los líderes demócratas.

Uno de los cambios fundamentales de la propuesta republicana es el dinero de los cheques de ayuda: se propone que se otorguen 1,000 dólaresen lugar de los 1,400 que propuso Biden, para individuos que ganan menos de 50,000 dólares al año y familias que ganan menos de 150,000. A partir de allí el monto del pago se va reduciendo.

La Casa Blanca está dispuesta a analizar una reducción en los cheques de estímulo, dijo a CNN un funcionario de alto rango en la Administración, pero no recortes a las ayudas por desempleo o a los fondos para la reapertura segura de las escuelas. 

Los senadores republicanos que se reunieron con Biden este lunes por la tarde en la Oficina Oval de la Casa Blanca fueron Susan Collins por Maine; Lisa Murkowski, por Alaska; Mitt Romney, por Utah; Bill Cassidy, por Louisiana; Rob Portman, por Ohio; Shelley Moore Capito, por Virginia Occidental; Todd Young, por Indiana; Jerry Moran, por Kansas; Mike Rounds, por Dakota del Sur; y Thom Tillis, por Carolina del Norte.

Schumer señaló una falla importante para él: la oferta republicana carece de la ayuda federal que ha pedido durante meses para los gobiernos estatales y locales golpeados por la pandemia.

La propuesta de los republicanos, que asciende a 618,000 millones de dólares, representa solo un tercio del plan de estímulo de 1.9 billones de dólares que el demócrata solicitó al Congreso. El funcionario dijo que si bien la Administración de Biden está abierta a que su paquete de ayuda sea menor, pero no el monto propuesto. 

Negociaciones en la Casa Blanca por un acuerdo bipartidista

La invitación a la Casa Blanca se produjo horas después de que los legisladores enviaran a Biden una carta instándolo a negociar en lugar de tratar de aprobar su paquete de ayuda únicamente con los votos demócratas en el Congreso, que tienen mayoría en la Cámara Baja y el Senado.

El objetivo es que dicho plan de ayuda se apruebe antes de marzo, cuando expira la ayuda extra por desempleo y otras ayudas por la pandemia. La reunión de este lunes supone la mayor participación pública del presidente en las negociaciones para la próxima ronda de ayuda por la pandemia.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el domingo que Biden había hablado con la líder del grupo, la senadora Susan Collins. Aunque Biden quiere “un intercambio completo de puntos de vista”, Psaki reiteró que el presidente sigue a favor de seguir adelante con un paquete de ayuda de gran alcance.

“Como han dicho destacados economistas, el peligro ahora no está en hacer demasiado: está en hacer demasiado poco“, señaló Psaki. “Los estadounidenses de ambos partidos esperan que sus líderes estén a la altura del momento”, agregó.

Conozca algunos aspectos de la reforma migratoria que propondrá Joe Biden

Millones de indocumentados que llevan al menos 10 años en los Estados Unidos, además de ‘dreamers’ y personas con TPS podrían ver cumplido su “Sueño Americano” con la reforma migratoria del presidente electo Joe Biden, titulada “America’s Citizenship Act of 2021” (“Ley de Ciudadanía de EE.UU. del 2021”).

Este miércoles, el primer día de gobierno del demócrata, la iniciativa será enviada al Congreso y los demócratas están listos para impulsarla, en medio de la pandemia de coronavirus y como una forma de reconocer la labor de los indocumentados como trabajadores esenciales.

“El proyecto de ley proporciona a las personas trabajadoras que enriquecen a nuestras comunidades todos los días y que han vivido aquí durante años, en algunos casos por décadas, una oportunidad para obtener la ciudadanía”, indica el plan que pretende modernizar el sistema migratorio. “Crea un camino ganado a la ciudadanía para nuestro inmigrante vecinos, colegas, feligreses, líderes comunitarios, amigos y seres queridos, incluidos los soñadores y los trabajadores esenciales que han arriesgado sus vidas para servir y proteger a las comunidades estadounidenses”.

Uno de los oficiales que presentó el proyecto a periodistas indicó que se mantendrá la regla de revisión de pasado criminal para cualquier proceso, es decir, este beneficio para indocumentados no aplicaría para quienes hayan cometidos delitos que los descalificarían en forma automática, pero cada caso deberá ser revisado por separado.

En caso de aprobarse en el Congreso, las personas protegida con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y de Estatus de Protección Temporal (TPS), podrán aplicar por una “green card” en forma inmediata y, después de tres años, solicitar la ciudadanía.

En el caso de los indocumentados podrán aplicar por la residencia temporal, pero cinco años después podrán solicitar la residencia permanente.

“Crea una hoja de ruta ganada hacia la ciudadanía para personas indocumentadas”, indica el plan. “Permite que las personas indocumentadas soliciten un estatus legal temporal, con la capacidad de solicitar tarjetas de residencia después de cinco años, si aprueban verificaciones de antecedentes penales y seguridad, además de pagar sus impuestos”.

Agrega que después de tres años, todos los titulares de “green card” que aprueben las verificaciones de antecedentes adicionales y demuerstren conocimiento de inglés y educación cívica podrán postularse para convertirse en ciudadanos.

“Los solicitantes deben estar físicamente presentes en los Estados Unidos el 1 de enero de 2021”, indica la propuesta.

Incluso hay una forma de que se pueda eximir el requisito de presencia para aquellos deportados en o después 20 de enero del 2017, pero que estuvieron físicamente en EE.UU. durante al menos tres años.

Un cambio semántico, pero de fondo es que se cambiará la palabra “extranjero” por “no ciudadano” en las leyes migratorias.

Protección de familias

El plan busca priorizar a las familias de inmigrantes, evitar su separación y asegurar que puedan pasar por un sistema de revisión justo para la obtención de visas.

“El proyecto de ley apoya aún más a las familias mediante la inclusión más explícita de asociaciones permanentes y la eliminación de la discriminación frente a familias LGBTQ+”, indica. “También proporciona protección para huérfanos, viudas, niños, y veteranos filipinos que lucharon junto a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial”.

También se aumentarían las visas para víctimas de la violencia o que colaboren en investigaciones judiciales, además de lineamientos para mejorar el sistema en cortes migratorias.

Más lotería de visas

El proyecto busca desaparecer lineamientos con base en discriminación por religión, además de aumentar el número del Programa Visas de la Diversidad de 55,000 a 80,000.

Aunado a ello pretende promover la integración y ciudadanía de inmigrantes y refugiados.

“La ley proporciona nuevos fondos a los gobiernos estatales y locales, organizaciones privadas, instituciones educativas, organizaciones comunitarias y organizaciones sin fines de lucro organizaciones, para ampliar programas para promover la integración y la inclusión, aumentar instrucción del idioma inglés y brindar asistencia a las personas que buscan convertirse en ciudadanos”, apunta el proyecto.

Refuerza vigilancia y frontera

Aunque se detiene la construcción del muro fronterizo, la reforma migratoria también contempla mejorar los sistemas de vigilancia, a fin de reducir el tráfico de personas, drogas y evitar el ingreso de terroristas.

“La legislación se basa en asignaciones presupuestarias récord para… que el Secretario del DHS desarrolle e implemente un plan para de tecnología para acelerar la detección y mejorar la capacidad para identificar narcóticos y otro contrabando”, indica el proyecto. “Esto incluye tecnologías de escaneo de alto rendimiento para garantizar que todos vehículos comerciales y de pasajeros y tráfico ferroviario de carga que ingresa a los Estados Unidos”.

El uso de la tecnología avanzada sería una proridad, a fin de detectar actividades ilícitas.

Biden: “Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes”

“En este momento, nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes, como no habíamos visto en tiempos modernos”.

Así es como el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, calificó lo ocurrido este miércoles en Washington DC, donde decenas de seguidores de Donald Trump irrumpieron en la sede del Congreso.

“Un asalto a una ciudad de libertad, el Capitolio en sí mismo. Un asalto a los representantes de la gente, a la policía del Capitolio, a los servidores públicos”, dijo Biden en una declaración televisada.

El demócrata, cuya victoria estaba siendo certificada en el Congreso antes de la irrupción de los simpatizantes de Trump, hizo un llamado al presidente estadounidense para que apareciera en televisión nacional para pedirles que detuvieran el asalto. “¡Debe terminar ya!”, expresó.

Trump encabezó este miércoles un mitin con miles de sus partidarios frente a la Casa Blanca desde donde denunció que era víctima de un fraude electoral del que no hay pruebas.

Joe Biden recibió la vacuna contra el Covid-19

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, recibió hoy, junto con su esposa Jill, la vacuna contra el coronavirus, la cual inició su proceso de inoculación la semana pasada cuando las autoridades inyectaron la esperada dosis de Pfizer y BioNTech a una enfermera de un hospital de Nueva York. El mandatario electo se suma así la lista de políticos que se inyectaron el medicamento creado de forma conjunta entre la empresa estadunidense y la firma alemana. La semana pasada ya la recibió el vicepresidente saliente de Estados Unidos, el republicano Mike Pence.

Días antes de conocerse el día de su vacunación, Biden anunció a los medios que “cuando lo haga, lo haré públicamente, para que todos puedan ser testigos de cómo lo hago”.

En sus conferencias de prensa que ha hecho principalmente en Wilmington, en Delawere, Biden afirmó que su aplicación de la dosis de manera pública sería para “demostrar al pueblo estadunidense que es seguro vacunarse” contra el coronavirus. Estados Unidos registra actualmente más de 17 millones de contagios y 311 muertes por covid-19, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo el país con más contagios y muertes por coronavirus en el mundo.

Biden fustiga a Trump y a sus reclamos de fraude en su primer discurso como designado por colegios electorales

EL presidente electo Joe Biden destacó que los 306 votos del Colegio Electoral que él obtuvo en fórmula con Kamala Harris es “la misma cifra que Trump y Pence recibieron cuando ganaron en 2016”.

Biden recordó que Trump dijo públicamente que ese número significaba “una victoria abrumadora” y añadió que esta vez ese número “significa lo mismo”. Biden dedicó buena parte de su discurso a criticar los intentos del presidente Trump por revertir los resultados de la elección acusándolo de “abuso de poder, intimidación y amenazas”.

También dijo que sus colegas republicanos ya reconocieron su triunfo, que “la fe en las instituciones se mantuvo y la integridad de los comicios permaneció intacta»; “ahora es hora de dar vuelta a la página”, añadió. Al finalizar su discurso, Biden recordó la marca de 300.000 estadounidenses fallecidos por la pandemia diciendo que el país pasará las fiestas y el Año Nuevo con un “agujero negro en el corazón”.

Colegio Electoral formaliza la victoria de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos de América

Los 55 votos del estado de California oficializaron este lunes la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020. El presidente electo alcanzó ya los 270 votos de Colegio Electoral que necesita para ganar los comicios.

Biden ganó en el estado dorado, el más grande y poblado del país, con cinco millones de votos que hacen indudable su triunfo.Los seis estados en los que el presidente Donald Trump impugnó los resultados también confirmaron que el demócrata había ganado las elecciones, a pesar de las presiones y la intervención directa del presidente saliente.

Trump sigue resistiéndose a reconocer su victoria y este mismo lunes ha dicho que el fiscal general William Barr, que había perdido la confianza del presidente, dejará de estar al frente del Departamento de Justicia este martes. Esto evita que Barr tenga que oponerse a las insistencia de Trump por reescribir el resultado electoral.

Joe Biden propone medidas para hacer frente a la pandemia del COVID-19

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, presentó ayer lunes a los miembros de su nuevo grupo de expertos sobre el coronavirus que tratará de remediar la pandemia en el país más golpeado por casos y muertes de covid-19 en el mundo.

Desde sus oficinas en Delaware, Biden dijo que una de sus “batallas más importantes” será el control del aumento de casos en EE.UU. y cómo distribuir una vacuna segura y viable entre la población.

Junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, lanzó un sitio web para la transición en el que afirman que también se enfocarán en la economía, migración, cambio climático y el racismo, entre otros temas.

Pero el presidente electo necesitará la ayuda de una agencia federal llamada Administración de Servicios Generales para comenzar el proceso de transición. Su director, del gobierno de Donald Trump, no ha dado ninguna indicación de cooperación.

El presidente Trump se ha negado a reconocer a su rival como el vencedor y ha lanzado una serie de impugnaciones legales a los resultados en varios estados clave.

La victoria de Biden se declaró el sábado con una proyección de votos mientras varios estados siguen con sus propios recuentos.

Designó a tres copresidentes y diez miembros para integrar ese equipo.

Entre los copresidentes se encuentra Vivek Murthy, quien fue nombrado cirujano general de EE.UU. -cargo que lo acredita como jefe del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública- por el presidente Barack Obama en 2014 y quien fue destituido por el presidente Trump en 2017.

Otro de los miembros es el inmunólogo Rick Bright, quien en el pasado ha denunciado que fue ignorado y destituido por la administración Trump por sus primeras advertencias sobre los riesgos del covid-19.

En un comunicado, Biden dijo que la junta ayudaría a controlar la propagación del virus, brindaría alivio a las familias trabajadoras, abordaría las disparidades raciales y trabajaría para reabrir escuelas y negocios.

Se fijó como prioridades:

  • Escuchar a la ciencia.
  • Garantizar que las decisiones de salud pública estén informadas por los profesionales de la salud pública.
  • Promover la confianza, la transparencia, el propósito común y la rendición de cuentas en nuestro gobierno.

Los comentarios del presidente Trump sobre la pandemia a menudo han entrado en conflicto con la opinión de los científicos, incluido su experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci.

Joe Biden: “Ahora es el momento curar el alma de América”

El presidente electo Joe Biden abrió su discurso en Wilmington, Delaware, ayer sábado en la noche diciendo que el pueblo estadounidense había dejado en claro su elección.

“El pueblo de esta nación ha dicho que nos ha entregado una victoria clara, una victoria convincente, una victoria para nosotros, el pueblo”, dijo.

“Hemos ganado con la mayor cantidad de votos emitidos en una candidatura presidencial en la historia de la nación”, agregó. “74 millones”.

Biden dijo que estaba sorprendido por la celebración en las calles de todo el país, calificándola de “un torrente de alegría, de esperanza, fe renovada en el mañana para traer otro día. Me siento honrado por la confianza que han depositado en mí”, agregó.

El presidente electo prometió este sábado que buscará ser un mandatario que “una” al país, en vez de “dividirlo”, y que trabajará para ganarse la confianza de todos los estadounidenses, incluso de los que no le votaron.

“Ahora, para todos los que votaron por el presidente Trump, entiendo su decepción esta noche. He perdido un par de veces, pero ahora démosnos una oportunidad”, dijo Biden.

El exvicepresidente dijo que era hora de que ambas partes “se vuelvan a escuchar”.

“Es hora de dejar de lado la retórica dura, bajar la temperatura, volver a vernos, escucharnos de nuevo, y para avanzar, tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como nuestros enemigos. Ellos no son nuestros enemigos. Son estadounidenses”, dijo Biden.

Biden terminó su discurso a la nación diciendo: “Con corazones llenos y manos firmes, con fe en Estados Unidos y en los demás, con amor a la patria y sed de justicia, seamos el país que sabemos que podemos ser”.

El es Joe Biden, el equilibrista que expulsó a Donald Trump de la Casa Blanca

 El veterano político demócrata Joe Biden se convirtió este sábado en el nuevo presidente electo de Estados Unidos, un cargo que asumirá a los 78 años tras una vida dedicada a al servicio público que culmina con la expulsión de Donald Trump de la Casa Blanca.

Exvicepresidente y “amigo” de Barack Obama (2009-2017), Biden ganó las elecciones por insistencia, después de dos intentos frustrados en 1988 y 2008, unas primarias que ganó por carambola al retirarse en su favor la mayoría de sus contrincantes y unos comicios contra el todopoderoso Trump en plena pandemia.

Biden decidió presentarse a la Casa Blanca con la bandera de recuperar el legado que Obama construyó y que Trump ha destruido después de que en 2016 fuera Hillary Clinton la candidata demócrata a la Presidencia, sin éxito.

Durante este último año ha tenido que enfrentar cuestionamientos sobre su edad y salud mental, y es que sus constantes lapsus han sido motivo de múltiples habladurías y un arma electoral en su contra. También porque debido a la pandemia, ha pasado gran parte de la campaña encerrado en su residencia de Delaware.

Además, con 78 años, será el presidente de más edad de la historia de Estados Unidos, lo que también ha puesto todos los focos sobre la vicepresidenta electa, Kamala Harris.

El AMIGO DE OBAMA Y COMPAÑERO DE KAMALA

Biden ha esgrimido con insistencia sus ocho años al lado de su “amigo” Barack Obama en la Casa Blanca, como la guinda a una dilatada trayectoria política en el Senado de EE.UU. (1973-2009).

También suele recordar sus orígenes humildes en Scranton (Pensilvania) -su padre era vendedor de automóviles- en pleno corazón del cinturón industrial estadounidense, que ha logrado reconquistar para los demócratas después de que en 2016 optase por Trump.

Con ello apela a dos sectores demográficos que son claves para su mayoría: la comunidad afroamericana y los votantes blancos de clase trabajadora, cuya confluencia ya permitió las holgadas victorias del demócrata Obama en 2008 y 2012.

A ello se le suma su histórica selección de Harris, senadora por California, como su compañera de fórmula presidencial.

“Tengo el gran honor de anunciar que he seleccionado a Kamala Harris -una intrépida luchadora por el ciudadano de a pie, y una de las mejoras funcionarias públicas- como mi compañera de candidatura”, dijo Biden al revelar su elección en agosto pasado.

Harris, de 55 años, es la primera mujer afroamericana y de ascendencia asiática en ser nominada a la Vicepresidencia por uno de los dos grandes partidos, y con la que Biden busca aportar energía a su imagen de curtido y veterano político.

Además se convierte en la sucesora natural de Biden de aquí cuatro años, ya que el presidente electo ha manifestado que no se presentará a la reelección.

MODERAR EL IZQUIERDISMO

Biden ganó las primarias a un adversario interno insospechado hace apenas una década: el fulgurante ascenso del ala interna izquierdista encarnada por el senador Bernie Sanders, que derrotó tras una operación del partido para unificar al sector moderado que él terminó liderando.

Con sus 36 años de senador y 8 de vicepresidente de currículo, desde este sector se le acusa de carecer de la valentía para enfrentarse a poderes como el financiero de Wall Street, y de no querer llevar a cabo los cambios estructurales que requiere el país.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una de las estrellas progresistas en ascenso y sucesora natural de Sanders, ha reconocido la creciente grieta en el seno de los demócratas al asegurar que “en cualquier otro país sería impensable” que Biden y ella estuvieran “en el mismo partido político”.

Biden apoyó la guerra de Irak, defiende el sistema de los seguros privados de salud e impulsó una reforma de la justicia en la década de 1990 que terminó con decenas de miles de afroamericanos entre rejas por delitos relacionados con las drogas.

Pese a que las dos almas del partido han mostrado su división, en especial por la propuesta de la izquierda rechazada por Biden de instaurar un sistema de sanidad universal en EE.UU., las dos plataformas se han unido con entusiasmo para expulsar a Trump de la Casa Blanca.

CARISMA “VIRTUAL”

El carisma es otro de sus puntos fuertes, algo que ha demostrado en sus cálidas y espontáneas interacciones con los ciudadanos, pero la inusual situación derivada de la pandemia del coronavirus ha supuesto un obstáculo para él.

Biden no ha realizado ningún acto masivo de campaña y ha concentrado todos sus esfuerzos en desarrollar una campaña virtual constante, lo que supuso las burlas de los republicanos al acusarle de no salir de su sótano.

Lo que ha favorecido, paradójicamente, controlar (aunque no al 100 %) una de sus principales marcas de la casa: sus frecuentes meteduras de pata verbales.

“Soy una máquina de pifias. Pero, por Dios, qué cosa maravillosa comparada con un tipo que no puede decir la verdad”, ironizó a finales del pasado año al compararse con Trump.

Una de las noches de campaña de las primarias llegó a confundir antes de empezar a hablar a su mujer, Jill Biden, y su hermana, Valerie Biden.

Pero también ha estado en la vanguardia de su partido y ha espoleado cambios que ahora enorgullecen a su partido: en 2012, afirmó que se encontraba “absolutamente cómodo” con el matrimonio homosexual, lo que forzó a Obama a acelerar su apoyo explícito a esas uniones y contribuyó a su legalización final por parte del Tribunal Supremo en 2015.

Biden es ya el presidente electo pero deberá gobernar en uno de los momentos más difíciles imaginables, con una crisis política, económica y sanitaria que devasta el país, con el Senado posiblemente en contra bloqueando sus iniciativas y con el Tribunal Supremo con una histórica mayoría conservadora.

Joe R. Biden Jr, es electo como presidente de los Estados Unidos

El demócrata Joe Biden ganó este sábado la presidencia de Estados Unidos en medio de una tensa y convulsa semana electoral que incluyó el conteo extendido de boletas enviadas por correo en estados clave como Pennsylvania y Georgia.

El exvicepresidente bajo la Administración de Barack Obama se convirtió en el presidente número 46 tras el escrutinio de la mayoría de los votos, muchos de los que fueron contabilizados luego del día oficial de las elecciones, este pasado 3 de noviembre.

Poco después de las 11 a.m. de este sábado, medios como CBS, CNN y la agencia AP reseñaron que Biden contaba con 273 votos electorales.

El demócrata lideraba el conteo frente a Trump en cuatro estados: Nevada, Georgia, Arizona y Pennsylvania.

Aunque desde antes del mediodía de ayer, algunos medios ya daban por victorioso al candidato demócrata, no fue hasta que se agilizó el conteo en estados clave como Pennsylvania y Georgia que se confirmó la información.

El también exsenador, al que Kamala Harris acompaña en la papeleta como vicepresidenta, logró los 270 votos necesarios mínimos en el Colegio Electoral, organismo que define quién ocupará la Casa Blanca cada cuatro años. Cada estado tiene un número diferente de votos electorales, basado en cuantos congresistas hay en la Cámara de Representantes, aparte de sus dos senadores.

Bajo este sistema, el candidato con más votos populares no necesariamente se convierte en el ganador de la contienda, sino el que registre la mayor cantidad de votos de los delegados en el Colegio Electoral.

En estas elecciones, Biden no solo logró la cantidad de votos electorales en el Colegio, sino que superó a Trump en el voto popular directo con más de 73 millones de sufragios a su favor, la cifra más alta de la historia, según datos suministrados el miércoles.

El Servicio Secreto aumentó la protección a Biden ante una posible victoria con un aumento en el número de agentes que serían destacados en el centro de convenciones de Wilmington (Delaware), ciudad de residencia del demócrata.

Alegaciones de fraude por parte de Trump

Las elecciones del 2020 además estuvieron marcadas por la resistencia del republicano en aceptar una posible derrota y la amenaza de acudir hasta el Tribunal Supremo de ser necesario para denunciar supuesto fraude electoral e invalidar los resultados.

A nivel estatal, varios pleitos fueron presentados en demarcaciones como “Keystone State”, Nevada y Texas, para detener el conteo de votos por correo, entre otros reclamos.

El jueves en un mensaje que transmitieron las principales cadenas de televisión, Trump -sin presentar evidencias- insistió en el supuesto fraude. La mayoría de las estaciones, incluyendo Fox News de línea conservadora, interrumpieron el discurso para poner en entredicho su planteamiento y contextualizar las declaraciones del mandatario.

Mientras que este viernes, el equipo de Trump insistía en sus posibilidades de triunfo cuando el magnate sumaba 214 votos del Colegio Electoral y Biden 264 delegados. Los portavoces de la campaña a la reelección del presidente insistieron en que el candidato aún podía hacerse con la victoria a pesar de que los datos favorecían a su rival.

“Estas elecciones no han terminado”, había indicado a los medios uno de los abogados de Trump, Matt Morgan al tiempo que tildaba de “falsas” las proyecciones de prensa que ubicaban a Biden en la delantera en Pennsylvania, Georgia, Nevada y Arizona, estados que Trump necesitaba para darle la vuelta a la tendencia actual.

“La falsa proyección de Joe Biden como ganador está basada en cuatro estados donde el conteo está lejos de haber finalizado”, agregó el asesor general de la campaña de Trump por medio de un comunicado.

La jornada electoral de los últimos días también ha estado sazonada con protestas en varios estados de simpatizantes pertenecientes a ambos bandos.

El jueves en la noche, las autoridades arrestaron manifestantes en Seattle, Minneapolis y Portland, Oregon que reclamaban la conclusión del conteo de los votos; y otros, ligados a Trump, que exigían la detención del conteo en los estados más disputados.

Poco antes de que los medios hoy dieran sus proyecciones sobre la victoria de Biden, el republicano anunció por Twitter que realizará una “gran conferencia de prensa” en Philadelphia en el Four Seasons Total Landscaping. La comparecencia de prensa estaba pautada para las 11:30 a.m

Con información de La Opinión.com