JUICIO A TRUMP

Estiman que Trump puede ser candidato a la presidencia incluso si un gran jurado lo acusa

Podría Donald Trump volver a ser candidato a la presidencia de Estados Unidos si es acusado? Un gran jurado determinará los cargos que podrían pesar en su contra o sus allegados, lo que plantea nuevos riesgos para sus ambiciones de cara a 2024.

Calificando la formación de esa instancia como “la continuación de la mayor caza de brujas en la historia de Estados Unidos”, el magnate recordó sus altos niveles de popularidad entre los republicanos y sugirió que por ello hay quienes quieren impedirle bregar por un nuevo mandato.

Es “interesante” que el anuncio de la formación de este gran jurado se produzca el mismo día que se publica una “encuesta que indica que estoy muy por delante en las primarias presidenciales republicanas y en las elecciones de 2024”, escribió el martes por la noche. 

Según varios medios estadounidenses, un gran jurado fue constituido para decidir si la información reunida por el fiscal de Manhattan Cyrus Vance relativa a Donald Trump y su grupo justifica la realización de un juicio. 

Esa etapa durará seis meses, señaló el Washington Post. 

El fiscal lleva investigando desde 2019 posibles manipulaciones contables de la Organización Trump, el holding que gestiona todos los negocios del exmandatario.

Nunca un expresidente has ido procesado ante la justicia penal en Estados Unidos. 

– Sin obstáculos legales –

Este caso “es potencialmente extremadamente serio” para Donald Trump, subraya Howard Schweber, profesor de política estadounidense en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Sin embargo, el 45º presidente de Estados Unidos podría escapar de la acusación, dijo a la AFP, porque nada indica que Cyrus Vance apunte específicamente contra Trump. 

De hecho, podría apuntar a la Organización Trump o a colaboradores del expresidente. 

“Lo que parece obvio es que hay importantes cargos criminales en el horizonte” contra “funcionarios de la cima del grupo Trump”, señaló. 

Pero incluso si se le imputa, el magnate inmobiliario no tendría ningún problema legal para intentar volver a realizar una campaña presidencial. 

Las leyes que rigen las elecciones federales no establecen “ningún requisito de que un candidato a la presidencia o al Congreso no haya sido procesado”, explicó a AFP Rick Hasen, especialista en legislación electoral de la Universidad de California. 

En 2008, un senador republicano de Alaska, Ted Stevens, se volvió a presentar a una elección tras haber sido acusado por un gran jurado en un caso de corrupción. Fue derrotado.

– ¿Candidato incluso estando preso? –

“Las condenas penales no impiden postularse para un cargo federal. Ninguna ley lo prohíbe”, sostiene Steven Huefner, profesor de derecho en la Universidad de Ohio. 

En este estado, un convicto y exparlamentario demócrata y luego independiente llamado Jim Traficant se presentó a la reelección estando preso, en 2002. Fue derrotado.

¿Qué pasa si un candidato ganara las elecciones presidenciales desde la cárcel? 

“Sería una situación notable, por supuesto”, reaccionó Brian Kalt, profesor de derecho en la Universidad de Michigan. 

“Imagino que un juez lo tomaría en cuenta a la hora de pronunciar su sentencia, para buscar alternativas”, indicó. 

Esta eventualidad es “tremendamente improbable”, en particular dada “la extrema rareza de las largas penas de prisión por delitos económicos, en particular para los acusados políticamente poderosos” y el largo camino electoral, desde las primarias hasta las elecciones, apuntó Howard Schweber. 

– Unificar las tropas –

Lo que no está en duda es que los votantes más leales a Donald Trump lo seguirán apoyando. 

Una condena lo debilitaría entre los electores moderados, pero “hoy en día ya no existe realmente un centro”, consideró Brian Kalt. 

“Para el 99% de las personas, no importa cuál sea la pregunta: están divididos entre quienes fustigan a Trump y quienes lo alientan, y cualquier interrogación sobre los matices legales es totalmente irrelevante”. 

El expresidente republicano “siempre ha contado con el apoyo de un núcleo duro de partidarios para quienes cualquier acusación de malversación solo fortalece su lealtad”, agrega Howard Schweber. 

Después de todo, ¿no había dicho el propio magnate neoyorquino que podía pararse en medio de la Quinta Avenida en Manhattan y dispararle a alguien sin perder un solo voto? 

Si bien todos estos escenarios siguen siendo altamente improbables, argumenta Kalt, “la sola posibilidad de que no entierren a un candidato es bastante notable”.

Fiscal de Manhattan convoca a un gran jurado para decidir si se le imputarán cargos criminales a Trump

El fiscal distrital de Manhattan convocó a un gran jurado para decidir si le imputarán cargos criminales al expresidente Donald Trump, a otros ejecutivos de su empresa o a la empresa misma, según le dijeron dos personas familiarizadas con la investigación al diario The Washington Post.

El panel se convocó en días pasados y se reunirá tres días a la semana durante seis meses. Es probable que escuche varios temas aparte del caso de Trump mientras esté en sesión, le dijeron estas personas al Post, quienes hablaron bajo condición de anonimato.

La investigación ha estado indagando sobre posibles fraudes fiscales y bancarios. Los fiscales están especialmente interesados en saber si Trump sobrevaluó sus propiedades y ocultó deudas para obtener préstamos valiosos y otras negociaciones financieras.

La medida indica que la investigación del fiscal distrital Cyrus R. Vance Jr. al expresidente Trump y sus negocios se encuentra ya en una etapa avanzada después de más de dos años en curso.

También sugiere que Vance probablemente cree haber encontrado evidencia de un crimen, si no de parte de Trump, entonces de alguien potencialmente cercano a él, o de su empresa, la Organización Trump. Esto podría involucrar a su familia, en partiuclar sus hijos Donald Jr., y Eric. 

Vance también está examinando la compensación que recibieron los principales ejecutivos de la Organización Trump, según personas familiarizadas con el asunto.

Trump respondió con un comunicado a la noche del martes en la que llamó a la investigación “la continuación de la mayor cacería de brujas de la historia de Estados Unidos” y dijo, sin presentar pruebas, que esta había sido conducida con “información confidencial filtrada ilegalmente”.

“Es interesante que hoy haya salido una encuesta que muestra que estoy a la cabeza en las elecciones primarias presidenciales republicanas y en las elecciones generales de 2024”, añadió el expresidente.

Trump repitió las falsedades con las que insistió el año pasado durante y después de la votación presidencial de 2020, al asegurar sin evidencia que las “elecciones están amañadas, corruptas y robadas” y “los fiscales están politizados”.

“¡Y tendré que seguir luchando como lo he estado haciendo durante los últimos cinco años!”, concluyó.

Senado de EEUU absolvió a Trump por disturbios mortales en El Capitolio

El Senado absolvió al mandatario Donald Trump de un artículo que lo acusaba de haber incitado a los disturbios del 6 de enero allí mismo en El Capitolio.

Siete legisladores Republicanos se unieron finalmente a la acusación Demócrata y condenaron las acciones del entonces presidente el 6 de enero, cuando una turba asaltó el Capitolio. La votación hoy se cerró 57 a favor y 43 en contra, no cumpliendo con el requisito mínimo de dos tercios (67 votos) de la Constitución.

El abogado de Trump, Michael van der Veen, sostuvo en los argumentos finales que los Demócratas eran hipócritas por acusar a Trump por un acalorado discurso previo al motín y dijeron que el procedimiento era inconstitucional.

“A lo largo del verano, los líderes Demócratas, incluidos el actual presidente y la vicepresidente, hicieron repetidamente comentarios que brindaron consuelo moral a las turbas que atacaban a los agentes de policía”, dijo van der Veen, citó New York Post.

Agregó que el allanamiento del Capitolio que interrumpió la certificación de la victoria del presidente Joe Biden y dejó cinco muertos, en realidad “fue planificado y premeditado por grupos marginales de izquierda y derecha”.

“Se suponía que la reunión del 6 de enero sería un evento completamente pacífico”, dijo van der Veen. Argumentó que los funcionarios locales no proporcionaron la seguridad adecuada al Capitolio.

Trump es el único presidente llevado a juicio más de una vez en la historia de EE.UU. En enero de 2020 se salvó en el Senado de su primer “impeachment”. Esa vez había sido acusado de presionar a líderes de Ucrania para que investigaran al entonces pre candidato presidencial Biden y a su hijo Hunter Biden, en relación con actividades empresariales en ese país.

Senado de EEUU se prepara para votar en juicio a Trump

Los senadores de Estados Unidos están a punto de votar si Donald Trump fue responsable de incitar el horrible asalto al Capitolio luego de un rápido juicio político.
Los argumentos finales del histórico proceso al expresidente están listos para cuando los senadores se reúnan en una inusual sesión en sábado, todo bajo la supervisión de la Guardia Nacional, que sigue custodiando el icónico edificio.
Se espera que Trump salga absuelto en un Senado dividido al 50%.
Los abogados de la defensa respondieron alegando que el juicio político no es más que una “caza de brujas”
Aunque es poco probable que el Senado alcance los dos tercios de votos que necesita para condenarlo, varios senadores parecen estar decidiendo aun su voto. El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, será seguido de cerca para obtener alguna pista, pero no está presionando a los representantes de su partido y dijo a los senadores que voten con conciencia.

Dempocratas alertan que si Trump es absuelto podría volver a violencia

Los legisladores demócratas que hacen de “fiscales” en el juicio político al expresidente de Estados Unidos Donald Trump buscaron demostrar este jueves, el tercer día del proceso, que si es absuelto podría volver a causar violencia o servir de inspiración a otros funcionarios o gobernantes en el futuro.

Con este fin, los “fiscales” hicieron hincapié en la falta de remordimientos mostrada por Trump ante el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero para solicitar su inhabilitación para ejercer cargos públicos en el futuro.

Trump “difundió mentiras para incitar al ataque violento contra el Capitolio, nuestras fuerzas de seguridad y todos nosotros, y luego mintió de nuevo a su base para decirles que estaba todo bien, que todo esto era aceptable”, dijo uno de los “fiscales”, Ted Lieu, durante su intervención en el Senado, donde se desarrolla el “impeachment”, como se denomina el juicio político en inglés.

LA “FALTA DE REMORDIMIENTOS” DE TRUMP, CLAVE EN EL “IMPEACHMENT”

“Y es por eso que el presidente Trump es tan peligroso -agregó-, porque haría que todos nosotros, todos los estadounidenses creyeran que cualquier presidente puede venir tras él y hacer exactamente lo mismo”.

Por ello, Lieu consideró que “la falta de remordimientos es un factor importante en el juicio político, porque un juicio político, una condena, una descalificación no es solo sobre el pasado, es sobre el futuro, es asegurarse de que ningún funcionario en el futuro ni ningún presidente hace exactamente lo mismo que el presidente Trump”.

Durante esta jornada los nueve “fiscales” demócratas completarán sus alegatos antes de dar paso a los argumentos de la defensa, que comenzaran mañana, viernes.

La acusación se centró el miércoles en probar, apoyándose en vídeos, que Trump renunció a su papel como comandante en jefe de EE.UU. para convertirse en “el incitador en jefe de una insurrección peligrosa”, mientras que este jueves se enfocó en su presunta ausencia de remordimientos.

Y es que, para los demócratas, dicha falta de remordimientos “muestra sin duda” que Trump ocasionará perjuicios en el futuro si se le permite, con lo que debería ser inhabilitado para ejercer de nuevo cargos públicos.

Trump afronta el cargo de haber incitado a la insurrección por el asalto al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que irrumpió en su interior cuando las dos cámaras del Congreso celebraban una sesión conjunta para refrendar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones del noviembre.

Minutos antes de ese asalto, Trump, que en aquel momento aún no había reconocido su derrota electoral, pronunció un discurso desde la Casa Blanca en el que instó a sus partidarios a marchar hacia la sede del Congreso y reiteró sus denuncias sin pruebas de que hubo un fraude en los comicios.

El Senado dividido vota proceder con el juicio político a Trump

Una mayoría de senadores dijeron este martes que el juicio político al expresidente Donald Trump es constitucional, a pesar de los llamamientos de algunos republicanos para desestimar los procedimientos.

Una mayoría simple era suficiente para proceder con el juicio del impeachment.

56 senadores votaron a favor de la constitucionalidad del proceso y 44 en contra. Solo seis republicanos (Bill Cassidy, Susan Collins, Lisa Murkowski, Mitt Romney, Ben Sasse y Pat Tommey) rompieron con la mayoría de su partido y se pusieron del lado de los demócratas.

Bill Cassidy, republicano de Louisiana, fue el único senador republicano que cambió su voto sobre la constitucionalidad del juicio político al expresidente Trump. Recientemente Cassidy había votado a favor de la moción de su compañero republicano Rand Paul, que señalaba que era inconstitucional celebrar un impeachment cuando ya que Trump ha dejado el cargo.

Sin embargo, Cassidy dijo a CNN antes de la votación que los representantes del juicio político habían hecho una “muy buena apertura” y habían dado “muy buenos argumentos” sobre la cuestión constitucional.

Sepa cómo será el juicio político a Trump y qué posibilidades tiene de ser hallado culpable

Es un proceso inédito por varias razones.

El Senado de Estados Unidos inicia este martes un juicio político en contra del expresidente Donald Trump, un procedimiento que potencialmente podría derivar no solo en una condena sino en una prohibición para que ejerza cargos públicos en el futuro.

Se trata del segundo proceso de este tipo al que es sometido Trump en un año.

Su evolución y desenlace pueden marcar los primeros 100 días del nuevo gobierno de Joe Biden, pero también puede tener un efecto sobre el futuro del Partido Republicano.

BBC Mundo responde 6 preguntas clave sobre este proceso.

1. ¿De qué se acusa a Trump?

Formalmente, Donald Trump está siendo enjuiciado por incitación a la insurrección.© Reuters Trump llamó a sus seguidores a marchar al Capitolio el pasado 6 de enero.

Este cargo se relaciona con su actuación el pasado 6 de enero, cuando encabezó un mitin cerca de la Casa Blanca en contra de los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre, que él sin pruebas califica de fraudulentas.

Ese día, Trump dijo a sus seguidores que hicieran oír sus voces “pacífica y patrióticamente”, cuando estos se preparaban para ir a protestar en el Capitolio, donde los congresistas estaban certificando la elección de Joe Biden como nuevo presidente.

También dijo a sus seguidores que tenían que luchar con todas sus fuerzas pues de lo contrario se iban a quedar sin país.

Después del mitin, una multitud de sus partidarios rodeó el Congreso, desbordó a las fuerzas de seguridad y se abrió paso hacia el interior del Capitolio causando un caos en el que perdieron la vida cuatro manifestantes y un agente de policía.

También considera que el exmandatario incitó el ataque de la turba sobre el Congreso y que, con ello, puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno, amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con el traspaso pacífico del poder y puso en peligro a una rama de gobierno equivalente.

2. ¿Por qué es un proceso histórico?

Este juicio político se inició con una decisión inédita cuando el pasado 13 de enero convirtió a Trump en el único presidente en la historia de Estados Unidos en ser objeto de dos impeachments durante su mandato.

Entre finales de 2019 e inicios de 2020, Trump ya había sido sometido a un impeachment relacionado con sus supuestos intentos de presionar al gobierno de Ucrania a mediados de 2019 para que abriera una investigación en contra de Joe Biden, quien entonces ya se perfilaba como su principal rival en las filas demócratas de cara a las elecciones presidenciales.

El juicio político contra Trump también es histórico debido a es la primera vez que un presidente es sometido a un procedimiento de este tipo después de haber abandonado la Casa Blanca.

3. ¿Quiénes son los protagonistas?

El juicio político contra Trump se realiza ante la Cámara Alta del Congreso.

Los 100 senadores que la integran harán el papel de jurado y deberán decidir si condenan o no al exmandatario.

En un impeachment tradicional, las sesiones serían encabezadas por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, el magistrado John Roberts.

Trump rechaza ir a testificar al Senado por su juicio político

El equipo legal del Donald Trump rechazó este jueves la petición de que el expresidente declarara ante el Senado en el juicio político que se celebrará en su contra. Los demócratas tendrán que decidir ahora si tratan de obligarlo a testificar enviándole una citación.

Los “fiscales” del impeachment pidieron el mismo jueves que Trump testificara, un paso gigante en el intento de los demócratas de que el exmandatario deje constancia de su conducta en torno a los disturbios del 6 de enero en el Capitolio.

El líder del equipo que lleva la acusación, el representante Jamie Raskin, hizo la petición formal mediante una carta enviada a los abogados de Trump. Raskin alega que su testimonio es necesario en el juicio político que empieza el próximo martes ya que el expresidente cuestionó las acusaciones que hizo la Cámara Baja sobre que el republicano había incitado la insurrección en el Capitolio.

“Hace dos días, presentó una respuesta en la que negó muchas acusaciones fácticas establecidas en el artículo de juicio político”, escribió Raskin, un demócrata de Maryland. “Por lo tanto, ha tratado de poner en discusión hechos críticos a pesar de la evidencia clara y abrumadora de su delito constitucional. A la luz de su impugnación de estas acusaciones fácticas, le escribo para invitarlo a prestar testimonio bajo juramento, ya sea antes o durante el juicio político del Senado , sobre su conducta el 6 de enero de 2021″, se lee en la carta.

Los abogados de Trump respondieron rápido a la petición de Raskin y le dijeron que la petición probaba que la Cámara de Representantes no podía probar sus alegaciones contra Trump.

En su primer impeachment, Trump tampoco acudió a testificar. Los demócratas buscaron entonces el testimonio del exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton. Pero los republicanos votaron en contra de escuchar a los testigos en el juicio político en el que Trump fue absuelto.

Sepa cómo será el ‘impeachment’ a Trump

Aunque los demócratas rechazan que solamente sea un espectáculo político queda claro que el ‘impeachment’ al expresidente Donald Trump atraerá la atención en el Senado, ¿pero es posible que le impidan competir el 2024?

La respuesta a la anterior pregunta entra al terreno de “es complicado”, debido a que los demócratas necesitan 67 votos para condenar al exmandatario acusado de “incitacióna la insurrección” por el ataque al Capitolio, donde murieron cinco personas.

Este lunes, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), dio a conocer el acuerdo sobre cómo será el juicio político al exmandatario.

“Me complace que todas las partes, los gerentes (fiscales), el abogado del expresidente y el líder (Mitch) McConnell, hayan acordado este plan para garantizar un juicio de juicio político bipartidista justo y honesto contra Donald J. Trump”, dijo Schumer.

La parte acusadora, es decir representantes de la Cámara, y la defensa del expresidente Trump, tendrán hasta cuatro horas para presentar sus argumentos sobre la constitucionalida del juicio.

“Siguiendo estos argumentos, el Senado votará, en un umbral de mayoría simple, sobre si el Senado tiene jurisdicción bajo la Constitución para juzgar al expresidente”, indica la primera regla.

Este paso es fundamental, ya que de aprobarse entonces se procederán a los siguientes niveles del proceso, que contempla hasta 16 horas cada una de las partes a partir del miércoles 10 de febrero a las 12:00 p.m. Este.

Luego vendrá un periodo de preguntas de lo senadores, para lo cual se destinarán cuatro horas como máximo.

“Dichos cuestionamientos deben ser por escrito y serán leídos en el juicio”, explicó Jesse Lee, vicepresidente de Comunicaciones del Center for American Progress Action Fund.

Luego de esas preguntas habrá un debate de dos horas divididas equitativamente para el posible llamado de testigos y la presentación de documentos. Esto deberá ser aprobado en el pleno.

“Si se citan testigos o documentos, ambas partes podrán deponer testigos y realizar un cuestionamiento apropiado”, se indica. “En ese caso, las disposiciones específicas para la realización de las deposiciones y el testimonio de testigos en el Senado, si así lo ordena el Senado, se incluirán en una resolución posterior”.

El experto Lee indicó que los senadores podrían llamar a policías del Capitolio que enfrentaron a la turba violenta, así como a oficiales estatales de elecciones, si se busca abordar las acusaciones infundadas del expresidente sobre el fraude electoral.

Los alegatos finales tendrán duración máxima de cuatro horas divididas en forma equitativa; luego habrá un tiempo de deliberación entre senadores, quienes emitirán el voto sobre el artículo de acusación emitido por la Cámara, que señala “incitación a la insurrección”.

Las reglas indican que el abogado del expresidente Trump solicitó un periodo de receso entre viernes después de las 5:00 p.m. o el sábado, por lo que el Senado se volverá a reunir como Tribunal de Enjuiciamiento eel domingo 14 de febrero.

Trump ya tiene a los dos abogados que lo defenderán en el juicio político

El expresidente Donald Trump anunció este domingo los nombres de los dos abogados que se encargarán de su defensa durante su segundo juicio político en el Congreso. Los letrados David Schoen y Bruce L. Castor serán los encargados de dar los argumentos de Trump, acusado de “instigar a la insurrección”. El impeachment se celebrará a mediados de febrero.

Un comunicado de la llamada “Oficina del presidente 45”, creada el día de la inauguración presidencial de Joe Biden, señala que “ambos [letrados] están de acuerdo en que este juicio político es inconstitucional, tal como se pronunciaron 45 senadores la semana pasada”.

El texto se refiere a la votación que tuvo lugar el miércoles en la Cámara Alta sobre el proceso de juicio político al exmandatarioSolo cinco republicanos (de un total de 50) se posicionaron en contra de Trump y los demócratas necesitan el respaldo de dos tercios de la cámara para “condenar” al expresidente.

Schoen y Castor, según el citado comunicado, tienen “una importante experiencia en juicios de casos de alto perfil”. El anuncio de los abogados que defenderán a Trump se da el mismo día que se conoce que el exmandatario había perdido la mitad de su equipo legal.

Para Schoel, que ya ha trabajado con el expresidente sobre este proceso, es un “honor”representar “al 45 presidente y a la Constitución de Estados Unidos”. Por su parte, Castor lo definió como “un privilegio”.

“La fortaleza de nuestra Constitución va a ser puesta a prueba como nunca antes en nuestra Historia. Es fuerte y resistente. Un documento escrito para perdurar en el tiempo que va a triunfar sobre el partidismo una vez más y por siempre”, dijo Castor.

El segundo impeachment de Trump, ahora como expresidente, podría concluir con su inhabilitación para ocupar cargos públicos en un futuro, si el Senado así lo decide.

Con información de Efe

Dimiten abogados del equipo de Donald Trump a pocas semanas del juicio político

Cinco de los abogados del equipo de defensa de juicio político del ex presidente Donald Trump se han marchado,  cuando faltan pocos días para que comience su juicio político en el Senado, según personas familiarizadas con el caso, en medio de un desacuerdo sobre su estrategia legal, reportó por primera vez CNN.

Trump ha luchado por encontrar abogados dispuestos a tomar el caso de su segundo juicio político.

Y ahora, con los informes legales pendientes para la próxima semana y un juicio que comenzará solo unos días después, Trump sigue aferrado a sus reclamos de fraude en las elecciones y se encuentra sin representación legal.

Butch Bowers y Deborah Barbier, que se esperaba que fueran dos de los abogados principales, ya no están en el equipo.

Una fuente familiarizada con los cambios dijo que era una decisión mutua de ambos, la de dejar el equipo legal. Como abogado principal, Bowers fue quien reunió al equipo.

Josh Howard, un abogado de Carolina del Norte que se agregó recientemente al equipo, también se fue, según otra fuente familiarizada con los cambios. Johnny Gasser y Greg Harris, también de Carolina del Sur, tampoco están ya involucrados en el caso.

Una persona familiarizada con las salidas le dijo a CNN que Trump quería que los abogados argumentaran que hubo un fraude electoral masivo y que las elecciones le fueron robadas, en lugar de centrarse en la legalidad de condenar a un presidente después de que deja el cargo.

Al parecer, Trump no fue receptivo a las discusiones con los abogados sobre cómo deberían proceder en ese sentido.

Los abogados aún no habían recibido ningún pago por adelantado y nunca se firmó una carta de intención. CNN dijo que se puso en contacto con los abogados para pedir sus comentarios.

45 senadores republicanos votan para declarar inconstitucional el juicio político a Trump

Momentos después de que los senadores prestaran juramento como jurados en el juicio de destitución del ex presidente Trump, los republicanos forzaron una votación sobre la constitucionalidad del proceso que sugirió fuertemente que los demócratas no podrán obtener el apoyo de dos tercios que necesitarán para una condena el próximo mes.

Cuarenta y cinco republicanos apoyaron una resolución del senador Rand Paul (republicano) que dice que el juicio es inconstitucional porque Trump es un ciudadano privado y ya no es presidente. Los demócratas tenían los votos para presentar la moción de Paul, con el apoyo de cinco republicanos.

Pero el nivel de apoyo de los republicanos al esfuerzo de Paul subrayó lo difícil que será conseguir que 17 republicanos se unan a los demócratas para votar a favor de la condena de Trump.

“Cuarenta y cinco votos significan que el juicio político está muerto”, dijo Paul después de la votación. “Estamos entusiasmados con ello. Es una de las pocas veces en Washington en las que una pérdida es realmente una victoria”.

El líder de la mayoría del Senado, Charles E. Schumer (demócrata de Nueva York), dijo que la teoría de que la Constitución prohíbe un juicio a un exfuncionario es “completamente errónea desde cualquier punto de vista”.

Señaló que la Constitución permite que el Senado no solo destituya a un funcionario impugnado, sino que también puede prohíbirle ocupar cargos futuros.

“Si los creadores pretendieran que el juicio político fuera simplemente un vehículo para destituir a funcionarios en activo, no habrían incluido esa disposición adicional”, señaló Schumer en el pleno del Senado.

Los republicanos que se unieron a los demócratas contra la medida de Paul fueron los senadores Mitt Romney, de Utah; Lisa Murkowski, de Alaska; Susan Collins, de Maine; Ben Sasse, de Nebraska; y Patrick J. Toomey, de Pensilvania.

Aunque muchos más legisladores republicanos han condenado las acciones de Trump al incitar el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, el partido se ha unido en gran medida en torno a la idea de que un juicio de destitución de un expresidente es inconstitucional.

Los republicanos dicen que el hecho de que el presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., no presida el juicio es una prueba de que no es válido. La Constitución dice que el presidente del Tribunal Supremo debe presidir los juicios contra un presidente. Roberts ha señalado que no quiere participar, y el presidente Pro Tempore del Senado, Patrick J. Leahy (D-Vt.), presidirá el juicio de Trump en su lugar. Leahy, que ya ha pedido la dimisión de Trump, podrá votar de igual manera.