MELANIA TRUMP

Melania Trump dice que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se siente “bien”

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, dijo este viernes que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se encuentra “bien”, horas después de que su marido, el presidente estadounidense Donald Trump, revelara que ambos han dado positivo por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

“Gracias por el amor que nos están transmitiendo. Tengo síntomas leves, pero en general me encuentro bien. Espero recuperarme rápidamente”, escribió la primera dama en un corto mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Su tuit llegó poco después de que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, confirmara que Donald Trump también tiene “síntomas leves” de COVID-19.

“Él sigue no solo con buen ánimo, sino con mucha energía. Hemos hablado varias veces esta mañana. Como cada mañana, me ha comunicado las cinco o seis cosas que quiere que haga”, afirmó Meadows a los periodistas en la Casa Blanca.

Trump anunció esta madrugada que él y su esposa habían dado positivo por coronavirus, y en un comunicado posterior, el médico presidencial, Sean Conley, detalló que ambos “están bien y planean permanecer en su hogar en la Casa Blanca durante la convalecencia”.

El mandatario canceló la agenda que tenía prevista para este viernes, que incluía un mitin en el estado clave de Florida, y planea permanecer en cuarentena, lo que ha dado un vuelco a la campaña electoral a apenas un mes de las elecciones del 3 de noviembre.

En otro tuit esta madrugada, Melania Trump reconoció que su diagnóstico de COVID-19 es el mismo que han recibido “demasiados estadounidenses este año”, dado que Estados Unidos es el país con más casos y muertes por coronavirus.

“Nos sentimos bien y yo he pospuesto todos mis compromisos. Por favor, asegúrense de tener cuidado y todos juntos lo superaremos”, añadió la primera dama.

Barron, el hijo de 14 años de Trump y Melania que vive con ellos en la Casa Blanca, ha dado negativo en la prueba de COVID-19, al igual que Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner, que son asesores del mandatario y están en contacto frecuente con él.

Al menos dos figuras cercanas a los Trump han dado positivo hasta ahora: la asesora del presidente Hope Hicks, cuyo contagio se hizo público este jueves, y la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC, secretariado), Ronna McDaniel, quien fue diagnosticada el miércoles y estuvo con el presidente hace una semana.

“Melania and Me” es el nuevo libro-escándalo que pretende afectar a la familia Trump

La salida a la venta de Melania and Me (Melania y yo) este martes abre un nuevo frente de batalla para Donald Trump que, por esta vez, salpica de lleno a su esposa.

Melania and Me es el explosivo libro de memorias de Stephanie Winston Wolkoff, quien se dice examiga de la primera dama, Melania Trump.

El libro revela algunos detalles poco halagadores de la esposa de Trump. Y es que la autora asegura haber sido testigo de “mentiras” y “engaños” a lo largo de su amistad.

La Casa Blanca, que ha denunciado el libro como una “extraña distorsión de la verdad”se encuentra con una nueva piedra en el camino de la reelección de Trump, a dos meses de los comicios.

Pero Melania and Me no es sino uno más de los libros no autorizados por Trump sobre su vida en la Casa Blanca. Entre los más destacados de los últimos tiempos están los de Mary Trump, sobrina del presidente, y el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton.

Una portavoz de la primera dama indicó: “El libro no solo está lleno de falsedades y paranoia, sino que se basa en una necesidad imaginaria de venganza”.

Sepa porqué Melania Trump retardó su mudanzas a la Casa Blanca

La primera dama Melania Trump retrasó su mudanza a la Casa Blanca tras la victoria en las urnas de su esposo Donald Trump para forzar una renegociación de las condiciones de su acuerdo prenupcial.

Así lo afirma la periodista del Washington Post Mary Jordan en su nuevo libro, El arte de su negociación: la historia no contada de Melania Trump, en el que señala que la decisión de Melania de quedarse en Nueva York tras la toma de posesión de su esposo en enero de 2017 no obedecía solo a evitar interrumpir el año escolar de su hijo Barron, sino también a que estaba dolida. 

El libro de 286 páginas señala que la primera dama estaba disgustada por el escándalo generado por las presuntas infidelidades del mandatario, como su supuesto romance con la modelo de Playboy Karen McDougal, y que necesitaba tiempo para calmarse y “enmendar” su acuerdo financiero, a lo que Melania se refería como “asegurar el futuro de Barron”. 

Melania, de 50 años, amenazó con no mudarse y provocar así otro escándalo más para el presidente si no accedía a sus peticiones, siempre según el libro.