OPS Y VACUNA

Alaska ofrece premio de $49,000 para quienes se vacunen contra COVID

Las autoridades de Alaska esperan que un premio semanal de la lotería aliente a más personas a vacunarse contra el COVID-19.

La Cámara de Comercio de Alaska y funcionarios estatales anunciaron el jueves que están ofreciendo 49.000 dólares a un adulto y a un joven recién vacunados a la semana hasta el 30 de octubre, reportó el periódico Anchorage Daily News.

Aquellos que se hayan vacunado antes del jueves no quedarán fuera. Habrá un premio único de 49.000 dólares que se otorgará a un adulto y a un joven que se hayan inoculado previamente.

En un comunicado, Kati Capozzi, la presidenta de la cámara, pidió a la gente que se vacune para “proteger nuestra economía y darle a Alaska una oportunidad de recuperación”.

El financiamiento para la campaña de 1 millón de dólares provino de fondos federales canalizados a través del Departamento de Salud del estado.

Alertan que América Latina y el Caribe reciben menos vacunas contra el virus chino

La Organización Panamericana de la Salud aseguró que los países de América Latina y el Caribe no han podido acceder de manera justa a las vacunas para combatir la pandemia del coronavirus y pidió que se busquen alternativas para lograr una inmunización equitativa.

“El tema del acceso equitativo es un tema urgente en la salud pública global”, expresó el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa. “América Latina y El Caribe están recibiendo mucho menos vacunas de lo que sería necesario”, dijo, y destacó la importancia de tener un “acceso más rápido y más amplio” que incluya tanto la fabricación de vacunas en países de la región y la colaboración entre naciones.

Las declaraciones de Barbosa en la rueda de prensa semanal de la OPS desde su sede en Washington tienen lugar en momentos que los países de la región y el mundo experimentan una fuerte brecha en la inmunización.

Más de 210 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 han sido administradas en 49 países y territorios de las Américas, pero la gran mayoría han sido aplicadas en un sólo país. Con más de 155 millones de dosis, Estados Unidos ha vacunado ya a poco más del 46.6 por ciento de la población, mientras que otros países como Ecuador sólo han aplicado 244 mil dosis que han llegado al 1.37 por ciento de la población, o Haití, que no ha comenzado a inmunizar, de acuerdo con información de la OPS y la Organización Mundial de la Salud.

La inequidad se da también a nivel mundial, con países como Israel que han vacunado ya a casi toda la población, el Reino Unido al 51.6 por ciento y otros como Irak que apenas han vacunado al 0.05 por ciento.

Los países desarrollados han conseguido gran parte de sus vacunas a través de acuerdos bilaterales que sellaron con las farmacéuticas, mientras que las naciones de menores ingresos dependen de donaciones o de las dosis proporcionadas por COVAX, el mecanismo que fue creado por las Naciones Unidas para facilitar el acceso equitativo y que hasta ahora ha encontrado obstáculos por la falta de suministros suficientes.

En las Américas apenas 2.6 millones de dosis han sido distribuidas por COVAX en 26 países.

Las infecciones, en tanto, siguen en aumento en algunos países de la región.

La semana pasada, hubo más de 1.3 millón de casos y más de 37 mil muertos, que representan más de la mitad de los fallecidos en todo el mundo.

La inequidad se da también dentro de los países, donde los grupos indígenas y las poblaciones remotas han sido impactadas de manera más fuerte debido al limitado acceso a servicios de salud.

La OPS ha expresado que mientras sigan las inequidades en la inmunización y el acceso al cuidado de la salud sea desigual no podrá controlarse la pandemia a nivel global.

“Necesitamos encontrar formas de compartir vacunas”, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne, y mencionó como ejemplos donaciones de dosis excedentes en países desarrollados y el incremento en la fabricación. “El progreso actual está lejos de alcanzar la cobertura necesaria para proteger a los grupos más vulnerables, cerca del 20 por ciento de la población, y reducir la alta tasa de mortalidad”, indicó.

OPS espera facilitar vacunas en Latinoamérica para marzo

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo el miércoles que ha cerrado acuerdos con dos fabricantes de vacunas contra COVID-19 y negocia otros dos para que más de una treintena de países de las Américas empiecen a inmunizar a la población en los próximos meses.

“Se va alcanzar un gran éxito”, dijo Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS. “La expectativa que tenemos es que para marzo vamos a tener la vacuna llegando a los países”, explicó, pero de inmediato destacó que la inmunización no será una solución mágica sino que deberá complementarse con medidas no farmacéuticas para controlar el virus.

Los acuerdos y las negociaciones son parte de la iniciativa COVAX, en la que participan 190 países de todo el mundo para buscar un acceso equitativo a la vacuna. Barbosa no reveló con qué laboratorios se firmaron, pero dijo que están en negociación con las farmacéuticas Pfizer y su rival Moderna.

En las Américas, 37 países son parte del mecanismo COVAX, y la OPS y UNICEF están encargadas del proceso de licitación con los fabricantes, que culmina el 23 de diciembre. Una decena de esas naciones, entre ellas Nicaragua y El Salvador, recibirán las vacunas de manera gratuita debido a su falta de recursos. El resto ha aportado fondos para la compra.

Barbosa efectuó sus declaraciones en una conferencia semanal que la OPS realiza desde su sede en Washington cada semana. Días antes, Estados Unidos y Reino Unido empezaron a vacunar al personal hospitalario y ancianos tras la aprobación de emergencia de la vacuna.

La pandemia de coronavirus ha tenido un fuerte impacto en las Américas, que actualmente representa la mitad de todas las infecciones y muertes del mundo. En total se han registrado 31 millones de casos desde que empezó el brote, y 787.000 muertes, según información de la OPS basada en datos de los países.

En la última semana se reportaron casi cinco millones de casos nuevos, la mayoría en América del Norte, donde Estados Unidos ha tenido más de 300.000 muertos.

A través de COVAX, la OMS y la OPS buscan evitar que los países más desarrollados y con disponibilidad de recursos financieros sean los únicos que accedan a la vacuna en los primeros meses. Así sucedió durante la crisis sanitaria desatada por el virus H1N1, cuando los países latinoamericanos recibieron la vacuna varios meses después que estuvo disponible.

El COVAX prevé comprar las vacunas con dinero que aportan los países participantes y con donaciones provenientes de algunas organizaciones como los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), la Comisión Europea, el Programa Mundial de Alimentos y la Fundación Rockefeller, entre otros. Países como Canadá han donado también millones de dólares.

La OPS espera garantizar el acceso de la vacuna a por lo menos 20% de la población de las Américas en 2021. Las proyecciones indican que eso costaría más de 2.000 millones de dólares.

El objetivo de COVAX es desplegar unas 2.000 millones de dosis de vacunas en todo el mundo. Primero se buscará evitar más muertes inmunizando a los trabajadores de salud, los ancianos y las personas con diabetes, presión alta y otras condiciones especiales consideradas de alto riesgo. Más adelante, controlar la pandemia con una vacunación extendida a toda la población.

Algunos países de la región, como Argentina, Chile, México, Estados Unidos y Canadá, firmaron además acuerdos bilaterales independientes con fabricantes para asegurarse más dosis.

Las vacunas que son parte de la canasta de COVAX, tienen la aprobación de la OMS, aunque hasta ahora ninguna tiene esa autorización.

En el caso de los acuerdos bilaterales, cada país que compra la vacuna por su cuenta, “debe ser responsable de garantizar la calidad”, dijo Barbosa. Son las autoridades regulatorias de cada uno de esos países las que tienen que autorizarlas con base en la información científica que provea el productor y luego registrarlas, indicó.

El funcionario dijo que debido a que el suministro será en un principio limitado, no creen que en los primeros meses ningún país de la región reciba grandes cantidades de vacunas. Explicó que después del cierre de la licitación de COVAX, la semana próxima, se sabrán más detalles, como cuáles son las vacunas incluidas en la canasta, los precios, las cantidades y posiblemente cuándo se entregarán.

Aún así, la OPS es cauta en cuanto a los tiempos necesarios para controlar la pandemia.

“Es muy alentador tener una vacuna registrada y que muchas más estén en las últimas etapas del proceso de desarrollo”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne, pero advirtió que eso es sólo el primer paso: “Pasarán varios meses de 2021 e incluso de 2022 antes de que podamos inmunizar a una cantidad importante de personas”.