PANAMÁ

Panamá abre vuelos internacionales en busca reactivar el turismo

Panamá reanudó el lunes las operaciones de los vuelos internacionales, tras casi siete meses de paralización, como parte de una amplia reapertura de actividades económicas que incluye a hoteles y casinos.

El reinicio de las actividades ocurre en momentos en que el país centroamericano mantiene estable desde hace dos meses la tasa de contagios y decesos por el nuevo coronavirus luego del pico de mediados de año que estuvo a punto de rebasar la capacidad de los hospitales.

Pero los especialistas advirtieron que la reapertura -que supone un fuerte incremento de personas en las calles y en el transporte público- podría acarrear un rebrote de la enfermedad.

El aeropuerto internacional de Tocumen, la principal terminal área del país y que es un punto importante de conexiones en Latinoamérica, recibió temprano el primer vuelo comercial y a cientos de viajeros que salían del país. La terminal operaba desde abril sólo vuelos humanitarios y hace poco más de un mes permitió el trasbordo controlado de pasajeros.

Durante la semana del 2 al 8 de octubre, se registraron en promedio 4.145 contagios por día

La reapertura del aeropuerto incluye medidas de higiene como la obligatoriedad para los viajeros de presentar una prueba de COVID-19 negativa antes de abordar así como para los que ingresan al país. La terminal abrió centros de hisopados para realizar exámenes a los viajeros.

El lunes también reabrieron hoteles, hostales rurales y sitios de hospedaje, así como las actividades culturales y recreativas, academias de música, arte y danza, bibliotecas y la venta de billetes de la lotería nacional y los casinos.

Con restricciones y a la mitad de su capacidad también reabrieron teatros, cines, museos, galerías y sitios turísticos.

Panamá busca reactivar la economía con un plan de reapertura gradual que comenzó en junio y que ya incluyó al sector industrial y marítimo, los servicios profesionales, la construcción y el comercio al por mayor y menor. Las universidades y escuelas siguen cerradas y las clases se dan por internet.

Panamá ha registrado hasta ahora 120.313 casos de coronavirus y 2.491 muertes, según el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

Panamá reabre su comercio a pesar de temores de un nuevo brote del COVID-19

Panamá reactivó el lunes el comercio minorista, los restaurantes con presencia de comensales y los vuelos nacionales pese a que las autoridades no descartan la posibilidad de un rebrote del nuevo coronavirus, como ha sucedido en otras partes del mundo.

Se trata de una nueva fase del arriesgado plan de reapertura económica puesto en marcha en septiembre y que incluyó el levantamiento de las restricciones a la movilidad.

Se prevé que habrá más gente en la calle con la reactivación de las ventas presenciales en los distintos comercios, un sector que representa el 20% del Producto Interno Bruto y genera alrededor de 100.000 empleos en Panamá.

“Estamos contentos con esta reapertura, pero tenemos que entender en el momento en que nos encontramos”, dijo a periodistas el ministro de Comercio, Ramón Martínez. “Estamos en media pandemia, siguen incrementando los casos, (pero) tenemos un sistema que lo está controlando”.

El número de nuevos contagios y muertes por COVID-19 se ha desacelerado en los últimos dos meses en el país de 4,5 millones de habitantes y que más casos ha reportado en Centroamérica desde marzo. Hasta el domingo se habían contabilizado 110.555 casos y 2.340 defunciones.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, indicó que el proceso de reapertura ha sido posible debido a que se mantiene una tasa de letalidad por debajo del 3,0%, el índice de reproducción del virus en 1% o inferior a ese porcentaje y más disponibilidad hospitalaria..

“La pandemia no se va a resolver el día de mañana ni en un mes”, advirtió Sucre. “Nosotros como país estamos esperando un posible rebrote por la apertura del comercio”.

Para el 12 de octubre está prevista la reapertura de la aviación internacional y el levantamiento del toque de queda que rige por las noches.