PLAN DE AYUDA

Siguen las negociaciones en el Congreso para aprobar paquete de ayuda económica

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, y el secretario del Departamento del Tesoro, Steve Mnuchin, acordaron continuar con las negociaciones para aprobar un paquete de estímulo económico por la pandemia antes de las elecciones presidenciales.

“La presidenta y el secretario Mnuchin hablaron este martes a las 3:00 p.m. durante aproximadamente 45 minutos. Su conversación proporcionó más claridad y puntos en común a medida que se acercan a un acuerdo”, tuiteó este lunes por la tarde Drew Hammil, subjefa de personal de Pelosi.

El anuncio se produce en la fecha límite que Pelosi había marcado para llegar a un acuerdo sobre las ayudas, que podrían o no incluir un cheque de $1,200 dólares para los estadounidenses, dependiendo del resultado de las negociaciones.

Pelosi aclaró este lunes que la fecha límite que ella misma impuso hace dos días no significaba que se llegaría a un acuerdo concreto hoy, sino que se sentarían los términos necesarios para continuar negociando.
“No es que este día fuese el día en que llegaríamos a un acuerdo”, dijo Pelosi durante una entrevista en Bloomberg. “Era un día en que tendríamos los términos sobre la mesa para poder dar el siguiente paso. Insisto, la legislación toma mucho tiempo”.

Las conversaciones entre Pelosi y Mnuchin continuarán mañana, mientras los presidentes de los comités en el Congreso se encargan de resolver diferencias sobre el nivel de financiamiento y el lenguaje del posible proyecto de ley, agregó Hammil.

La aprobación de un nuevo paquete de ayuda económica ha estado envuelta en dudas desde el inicio de las negociaciones hace cinco meses. Por un lado, porque las pláticas entre los demócratas y la Casa Blanca se han prolongado durante semanas sin llegar a un trato definitivo. Y, por otro lado, porque incluso en el caso de que se concretara ese acuerdo, nada asegura que los republicanos lo aprobarían.

Si bien en público el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, dijo este martes que pasaría a votación ante el pleno de esa cámara legislativa cualquier proyecto de ley de estímulo económico en el que estuvieran de acuerdo Pelosi y Mnuchin, en privado mandó un mensaje muy distinto.

“Bueno, sí. Si un proyecto de ley aprobado por la presidencia pasa por la Cámara Baja, eventualmente lo presentaremos ante el pleno, así es”, dijo McConnell a periodistas en el Capitolio este martes.

Sin embargo, tres fuentes con conocimiento del tema consultadas por la agencia de noticias The Associated Press aseguraron que el líder republicano le dijo a sus compañeros de partido que le había recomendado a la Casa Blanca que no llegara a un acuerdo con Pelosi que consideraba inequitativo, porque podría dividir la bancada de cara a las elecciones del 3 de noviembre.

Pelosi y Mnuchin retoman conversaciones por el cheque estímulo; monto de ayuda a estados es el desacuerdo

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, retomaron las conversaciones por un nuevo acuerdo para sacar adelante un paquete aconómico para enfrentar las consecuencias del coronavirus este miércoles por la mañana, pero nuevamente no llegaron a un acuerdo.

Los políticos hablaron por teléfono y tuvo discusiones “productivas” sobre las propuestas de ayuda presentadas durante el fin de semana, dijo el portavoz de Pelosi, Drew Hammill, en un tuit. Agregó que “un punto importante de desacuerdo sigue siendo que la Casa Blanca no comprende la necesidad de un plan de prueba estratégico nacional” contra el COVID-19.

Pelosi y Mnuchin, los negociadores principales en las conversaciones sobre ayuda entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso, volverán a hablar el jueves. Mnuchin dijo el miércoles que él y Pelosi “tuvieron una discusión exhaustiva sobre muchos temas”.

“Continuamos avanzando en ciertos temas, pero en otros aún estamos muy separados”, dijo en la Conferencia Global del Milken Institute.

El secretario del Tesoro, quien durante el fin de semana instó al Congreso a permitir que las empresas accedan a un segundo préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago de $130 billones en fondos no utilizados, dijo que el “enfoque de todo o nada” en la legislación “no tiene sentido” y admitió que “hacer algo antes de las elecciones y ejecutarlo sería difícil”.

Los negociadores han hecho un último esfuerzo para llegar a un acuerdo de estímulo antes de las elecciones de 2020. Pero las posibilidades de que el Congreso apruebe nueva ayuda antes del 3 de noviembre se han reducido a medida que el Senado, en manos de los republicanos, presiona para votar un plan más estrecho que el propuesto por la Casa Blanca o los demócratas.

Si bien Trump canceló las conversaciones hasta después de las elecciones, cambió de rumbo mientras enfrenta una dura lucha para quedarse un segundo mandato en la Casa Blanca. Pelosi, cuyo partido aprobó un proyecto de ley de auxilio de $2.2 trillones de dólares en la Cámara, ha descartado la última propuesta de la Casa Blanca por $1.8 trillones de dólares.

El principal punto de desencuentro es la ayuda federal a los estados. Los demócratas han propuesto $436 billones en ayuda para los gobiernos estatales y locales, que han recortado servicios esenciales a medida que enfrentan mayores costos y menores ingresos durante la pandemia. Mnuchin sólo ofreció $300 billones.

Trump volvió a criticar la ayuda estatal y local el miércoles. Dijo que quiere “ver a los demócratas relajarse un poco” porque “todo lo que quieren hacer es rescatar a sus ciudades y estados mal administrados”.

La Asociación Nacional de Gobernadores, bipartidista, ha pedido repetidamente al Congreso $500 billones más en ayuda. Mnuchin señaló el miércoles que los gobiernos que despiden a empleados, como bomberos, “tendrían un costo para el gobierno federal en el desempleo, pero también un costo para la economía”.

El proyecto de ley de los demócratas también restablece el seguro federal de desempleo mejorado de $600 dólares semanales hasta enero. La propuesta de la Casa Blanca establecería un beneficio semanal de sólo $400 dólares hasta la tercera semana de enero.

Denuncian que republicanos insisten en aprobar plan de ayuda sin cheques de estímulo

Mientras que Nancy Pelosi y la Casa Blanca continuaron sus negociaciones este miércoles para un nuevo y amplio paquete de alivio económico, los republicanos del Senado insistieron en una legislación mucho más “flaca” que no incluye una segunda ronda de cheques de estímulo.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro y negociador de la Casa Blanca, declaró que no espera que se promulgara un paquete de ayuda económica antes de las elecciones del 3 de noviembre, porque todavía las partes no han logrado zanjar sus diferencias.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado, afirmó que la primera orden del día de la Cámara alta cuando regrese el lunes será votar sobre un proyecto de ley de alivio de $500 mil millones, que incluye más dinero para el Programa de Protección de Nóminas (PPP) de ayuda para las pequeñas empresas.

McConnell agregó que su proyecto de ley incluiría además ayuda para las escuelas y protecciones de responsabilidad para las empresas, que buscan los republicanos.

El presidente Donald Trump, quien canceló las conversaciones de alivio del coronavirus la semana pasada, las reinició pocos días después, y ahora presiona nuevamente a los legisladores martes para que aprueben un paquete “¡¡¡A lo grande o váyanse a casa !!!”

Mientras, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó el martes el giro de Trump.

“Después de su tuit, el mercado de valores cayó y él también en las encuestas”, dijo Pelosi sobre la afirmación de Trump la semana pasada de que no habría un paquete de ayuda antes de las elecciones.

Tanto Pelosi como McConnell rechazaron una oferta de la Casa Blanca por un paquete de ayuda para el coronavirus de $1.8 billones que sí incluye los cheques de estímulo.

La propuesta se acerca aún más a la propuesta demócrata de $2.2 billones, pero la líder consideró que la oferta del gobierno no es suficiente.

Pelosi defendió su postura el martes cuando un entrevistador de CNN le pidió que respondiera a un demócrata progresista, el representante Ro Khanna, quien la había instado a aceptar la propuesta de la Casa Blanca en lugar de esperar hasta febrero del próximo año, cuando los demócratas también pueden controlar el Senado y el Casa Blanca.

Retrasan votación en el Congreso sobre el nuevo paquete de estímulo

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes retrasó la votación prevista para este miércoles sobre el nuevo proyecto de ley de un estímulo económico por coronavirus de $2.2 billones de dólares. Esperan llegar a un acuerdo con la Casa Blanca para un plan que ayude a los estadounidenses a hacer frente a la pandemia.

La votación quedó pospuesta al jueves para dar margen a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y a los negociadores de la Casa Blanca para llegar a un acuerdo bipartidista, según informó un asistente demócrata y se hizo eco USA Today. La fuente no pudo hacer públicas la deliberaciones internas.

Pelosi y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se reunieron este miércoles en el capitolio para sus primeras negociaciones en persona desde agosto.

Los desacuerdos en torno al monto y alcance del paquete de estímulos ha mantenido estancadas las conversaciones, pero legisladores de ambos partidos han presionado para que lleguen a algún tipo de acuerdo antes de la cita electoral del próximo 3 de noviembre.

“Hemos avanzado mucho en los últimos días. Todavía no tenemos un acuerdo, pero tenemos más trabajo pendiente. Y vamos a ver donde terminamos”, dijo Mnuchin el miércoles.

El plan demócrata es una nueva versión del que ya aprobaron en la Cámara baja en mayo pero que no tuvo recorrido en el Senado, con mayoría republicana. Los senadores de este partido se resisten a asignar a la recuperación económica los $3.4 billones de dólares que propone la ley Héroes.

Congreso y Gobierno americano se dan 24 horas más para negociar nuevo proyecto de estímulo económico

La jefatura demócrata de la Cámara de Representantesy el gobierno deDonald Trump están enfrascados en el último esfuerzo antes de las elecciones para aprobar un proyecto de estímulo económico que permita mitigar el impacto del coronavirus.

Las expectativas sobre un acuerdo legislativo de última hora son bajas, en momentos en que las propuestas demócratas y republicanas están muy distanciadas, a cinco semanas de las elecciones presidenciales y legislativas del 3 de noviembre.

Pero, se trata de una legislación con altas implicaciones para Puerto Rico debido al alto número de asignaciones y el impacto directo que aún propone la versión reducida del proyecto demócrata aprobado a mediados de mayo en la Cámara de Representantes.

Sin incluir las asignaciones generales de la legislación, un análisis de El Nuevo Día indica que el nuevo proyecto demócrata pudiera tener un impacto de más de $14,000 millones en Puerto Rico, incluidos fondos de alivio fiscal a la Isla, asistencia por desempleo y otro cheque de por lo menos $1,200 para una gran mayoría de los ciudadanos en la isla.

Esta semana será crucial para aprobar ayuda de 3,400 dólares para familias estadounidenses

Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió ayer por Twitter que se proceda con la aprobación de nuevos cheques de estímulo, sus expresiones no tienen carácter vinculante en medio de las negociaciones entre demócratas y republicanos que, al momento, se encuentran paralizadas.

“He ordenado a @stevenmnuchin1 que se preparen para enviar pagos directos ($3,400 para una familia de cuatro) a todos los estadounidenses. LOS DEMÓCRATAS ESTÁN AGUANTANDO ESTO!”, lee uno de los mensajes compartidos ayer en su cuenta en la red social.

Pero, aunque se escucha un emplazamiento contundente, el mensaje con un llamado directo al secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, sería otro más del presidente para acumular a su lista de entradas en Twitter.

La realidad es que el Senado se encuentra en receso legislativo hasta el 8 de septiembre, luego del “Labor Day”.

Antes de eso, es muy poco probable que los legisladores alteren su agenda para regresar al Congreso.

De hecho, esta semana no hubo ni una reunión en persona entre las partes que examinan el borrador de la propuesta republicana de rescate económico conocida como “HEALS Act”, reportó FOX News.

Este jueves, líderes de ambos partidos indicaron que un acuerdo está lejos de materializarse.

Así las cosas, las expresiones virtuales de Trump no serían más que eso, además de otra estrategia para exponer a sus rivales políticos.

Principal obstáculo

Todo apunta a que la principal disyuntiva recae en el monto total del paquete que está siendo evaluado.

Los demócratas están pidiendo que se asignen $2 billones para implementar el plan de estímulo. La legislación que aprobaron los miembros del partido en la Cámara de Representantes, “HEROES Act”, se estimó en unos $3.7 billones de dólares. Pero, en aras de subsanar las diferencias sobre la cantidad de dinero, apostaron a los $2 billones. Los republicanos se inclinan a una inversión de $1 billón de dólares.

Cuando el presidente lanzó la cifra de $3,400 dólares por una familia de cuatro como parte de sus mensajes en Twitter, se refería a la suma de las cifras incluidas bajo la propuesta de su partido (HEALS Act).

Es decir, $1,200 por individuos o $2,400 por pareja, más $500 dólares por dos dependientes.

En el caso de la ley HEROES, los demócratas proponen un pago más generoso por dependientes hasta un máximo de tres; específicamente, $1,200 por cada uno.

Asesores de Trump descartan apronación de nuevos cheques de estímulo

Tres oficiales del Gobierno del presidente Donald Trump remarcaron que, por ahora, no hay planes para aprobar un paquete de ayuda económica extra a familias similar a los $1,200 dólares, ya que la Administración federal esperará a evaluar el comportamiento de la economía con el plan de reapertura. Así lo informó un trabajo del periodista Jesús García, del diario La Opinión.

“Bueno, no estoy diciendo: ‘Ahora no es el momento’. Tampoco creo que eso sea lo que dijo el presidente”, dijo Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional en ABC News. “Creo que a muchas personas les gustaría hacer una pausa por un momento y analizar el impacto económico del programa de asistencia masiva (inicial), que es el más grande en la historia de Estados Unidos”.

Reconoció que hay diálogo con los demócratas, pero no en particular sobre un nuevo paquete que permita a familias recibir dinero en efectivo, ante el impacto negativo de la pandemia de coronavirus.

Los demócratas preparan un paquete que presentará esta semana, al cual se refieren como “Ley CARES 2” y contempla ayuda a pequeños negocios y medianas empresas, pero también el apoyo con hasta $2,000 dólares por persona o $4,000 por pareja, más $500 dólares por cada niño o dependiente.

Hay tres proyectos de ley específicos de ayuda, uno impulsado por el representante Tim Ryan (Ohio) y otro más de los senadores Kamala Harris y Ed Mareky, ambos de California, así como la propuesta de los representantes Madeleine Dean (D-Pensilvania) y Don Beyer (D-Virginia).

Otro asesor económico de la Casa Blanca, Kevin Hassett, consideró que sea necesario un nuevo paquete de estímulos, al menos por ahora.

“Creo que es prematuro, dado que los $9 billones de ayuda aprobados en las últimas tres fases, dado que todavía están ahí y todavía hay un montón de eso que se entregará durante el próximo mes”, expresó en CNN. “Creemos que tenemos un pequeño momento… el lujo de un momento para aprender sobre lo que está sucediendo para que el siguiente paso que demos sea prudente”.

Mayor desempleo

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que la tasa del desempleo podría alcanzar el 20%, muy cerca del 25% de la Gran Depresión.

“A diferencia de la Gran Depresión, donde tuvo problemas económicos que llevaron a esto, (ahora) cerramos la economía”, dijo Mnuchin en Fox News. “Los números reportados probablemente empeorarán antes de mejorar. Es por eso que estamos enfocados en la reconstrucción de esta economía”.


Sepa porque algunos beneficiarios del cheque de estímulo no recibirían $500 por dependiente hasta 2021

Los contribuyentes cuyo cheque de estímulo económico llegó sin el incentivo por dependientes deberán reclamar el dinero en la declaración de impuestos del 2020, por lo que recibirían el dinero el próximo año.

El Servicio de Rentas Internas (IRS) aclaró la disyuntiva luego de que se reportaran casos de beneficiarios a los que le llegó el cheque de $1,200, pero no los $500 adicionales por cada hijo menor de 17.

El IRS explicó en su página que si el monto en el cheque por este concepto es menor del esperado, la persona tendrá que reclamar lo que falta en la próxima radicación.

“Esto es particularmente importante para individuos que tienen derecho a $500 adicionales al cualificar al pago por menores dependientes. Este es también el caso para cualquier menor que nació. fue adoptado o permanece en un hogar de acogida este año—necesita reclamarlo en la declaración de impuestos del próximo año”, precisa la página.

Por otro lado, la oficina especificó que si una persona recibió pagos de $500 por un menor que recientemente cumplió los 17, no tiene que devolver el dinero. Lo mismo aplica a personas que recibieron el pago de $1,200 dólares cuyos ingresos aumentaron recientemente por encima del umbral de elegibilidad.

Sepa quienes no podrán recibir ayuda económica del Gobierno americano

Millones de estadounidenses no recibirán los cheques prometidos bajo el tercer plan de estímulo económico acordado entre el Congreso y la Casa Blanca en marzo para mitigar el daño de la pandemia del coronavirus, con más de 400,000 contagios en Estados Unidos y casi 13,000 muertos.

El plan de estímulo económico de dos billones de dólares prevé cheques de hasta 1,200 dólares para individuos y hasta 2,400 para parejas casadas, dependiendo de su nivel de ingresos salariales, pero muchos estadounidenses quedarán fuera de esas ayudas, entre ellos inmigrantes sin Seguro Social, una gran mayoría de universitarios, y ciertos adultos discapacitados.

Pero ¿por qué tantas lagunas?

Parte se debe a la urgencia que enfrentó el Congreso para dar luz verde a un proyecto que dotara dinero cuanto antes a las economías más afectadas por el COVID-19.

Los legisladores se basaron en las declaraciones de impuestos para otorgar esos cheques, pese a muchas personas no las presentan.

Para aquellos que califican, el Servicio de Rentas Internas (IRS, en inglés) sólo enviará cheques a partir de mediados de abril a personas con número de Seguro Social y que han hecho sus declaraciones de impuestos en 2018 o 2019.

Si entra dentro de las siguientes categorías, no recibirá el esperado cheque: Inmigrantes sin números de Seguro Social No tiene que ser ciudadano estadounidense para recibir un pago.

Pero sí necesita un número de Seguro Social válido. De esta forma, los extranjeros amparados por los programas de Acción Diferida (DACA), Estatus de Protección Temporal (TPS), residentes, asilados político, refugiados o con visas de trabajo temporal tendrían acceso a este beneficio.

Sin embargo, las personas que declaran sus impuestos con un Número de Identificación de Contribuyente Individual (ITIN, en inglés) no podrán recibir cheques.

La única excepción aplica para miembros de las Fuerzas Armadas.

El IRS creó la figura del ITIN, también un número con nueve dígitos, para asegurar que extranjeros que no tienen un número de Seguro Social, incluyendo indocumentados, pudiesen hacer sus declaraciones de impuestos.

Así, quedan fuera los extranjeros no residentes, los trabajadores temporales y los inmigrantes sin documentos legales. [Los indocumentados no recibirán cheques por el coronavirus, pero hay otras ayudas]

Estudiantes universitarios y jóvenes de 17 años Si alguien más lo reclama como dependiente en sus impuestos, no recibirá su propio cheque.

Los padres recibirán un pago adicional de 500 dólares por cada menor de 17 años.

La mayoría de los jóvenes de 17 años, algunos adultos jóvenes y muchos de los aproximadamente 20 millones de estudiantes universitarios del país son declarados dependientes por sus padres, por lo que quedarán exentos. “Así que no obtienes nada, y ellos no obtienen nada. Hay una gran brecha”, critica Susan Anderson, de Lubbock (Texas), madre de un joven de 19 años que vive en casa y uno de 23 años a punto de graduarse de la universidad.

Personas discapacitadas con padres que los reclaman como dependientes Las personas que reciben beneficios por discapacidad de la Administración del Seguro Social o Asuntos de Veteranos son elegibles, pero no los adultos discapacitados con padres u otros familiares que los reclaman como dependientes en sus impuestos. [Quién califica para los cheques de ayuda por el coronavirus y cuándo llegarán: respondemos sus dudas]

El hijo de Jennifer Irwin, Simon, de 21 años, vive en un centro de adultos discapacitados a a una hora en automóvil desde su hogar en Delaware, pero como su madre lo reclama como dependiente en sus impuestos, no recibirá un cheque, un golpe que Irwin describió como “otro clavo en el ataúd”.

“El hecho de que no tenga menos de 17 años no significa que deba ser excluido del crédito que reciben los padres. Todavía es completamente dependiente. Todavía compro toda su ropa”, se queja Irwin. “Es desalentador. Es decir, bastante sufrimos ya con la situación”.

Bebés nacidos en 2020 .

El pago de 500 dólares por niño se basa en los impuestos de 2019, de forma que aquellos padres con hijos nacidos en el presente año no recibirán esa ayuda, aunque es probable que obtengan ese crédito el próximo año cuando presenten su declaración de impuestos correspondiente a 2020.

Craig Schoenberger y su esposa dieron la bienvenida a su primer hijo, Aaron, en febrero y se enfrentan a diario al aumento de los precios de productos como toallitas y pañales para bebés fruto de la pandemia. “Él tiene un número de Seguro Social ahora. En alguna rama del gobierno, él existe. Pero supongo que en cuanto al paquete de estímulo, no existe”, condenó Schoenberger.

Empleados con altos salarios que perdieron su trabajo Como los cheques se emitirán según el nivel salarial, los individuos con ingresos brutos ajustados entre 75,000 y 99,000 dólares y las familias con ingresos de entre 150,000 y 198,000 recibirían cantidades menores.

El tamaño de los pagos comienza a reducirse para aquellos que ganaron más de 75,000 dólares el año pasado. Pero, ¿qué pasa si excedió el límite en 2019 pero perdió su trabajo y en el presente año tiene un empleo con una menor remuneración? No recibirá un pago ahora, pero será acreditado cuando presente sus impuestos correspondientes a 2020, cuando el sistema se ponga al día tras el desajuste provocado por el COVID-19.

Personas mayores que viven con sus hijos Los ciudadanos mayores con Seguro Social o que ganan por debajo del salario mínimo laboral son elegibles, con excepción de aquellos que son reclamados como dependientes en los impuestos de sus hijos u otros familiares. Padres con custodia compartida.

Algunos padres que no están casados ​​y que tienen la custodia compartida de sus hijos se turnan cada año para reclamarlos en sus impuestos.

Debido a que los pagos salen de su declaración de impuestos de 2019, quien tenga los años pares se quedará sin el pago estipulado en el plan de alivio económico.

Recientemente divorciado o separado El proyecto de ley estipula parejas casadas que presentaron impuestos de forma conjunta con ingresos brutos ajustados de hasta 150,000 dólares anuales, recibirían cheques directos de 2,400, respectivamente, más 500 por cada hijo dependiente, incluso si se divorciaron recientemente. A

sí, una familia promedio de cuatro miembros -dos padres y dos hijos-, recibiría hasta 3,400 dólares en cheques directos.

No todos los que presentaron impuestos conjuntamente con un cónyuge en 2019 siguen casados Los fondos se depositarán en la cuenta bancaria que se utilizó para depositar su reembolso de impuestos más reciente, a menos que actualice su información de depósito directo con el IRS.

Personas que adeudan manutención infantil La ley de estímulo pone en espera otras deudas que generalmente llevan a que se le embarguen los reembolsos derivados de sus impuestos, como préstamos estudiantiles vencidos o impuestos atrasados.

Pero están eximidas aquellas que tienen que ver con manutención infantil por lo que si está retrasado en esos pagos no verá ese dinero. Lydia Carloni relata que, a ella y a su compañero, Steve, les cortaron las horas debido al coronavirus y su pareja le debe la manutención de los hijos desde hace aproximadamente una década, pero la paga en cuotas semanales. A

l no recibir el pago completo del coronavirus significa que le faltará “una gran parte de mi renta”. “Me estoy preparando para pagar el alquiler de este mes. Ahora lo tengo. No lo tendré el mes que viene”.

Fuente: Telemundo Noticias.com