POLEMICA

Republicanos moderados rechazan el plan económico de Biden

Algunos republicanos moderados clave en el Senado descartaron acelerar la principal prioridad del presidente, Joe Biden, de un paquete económico de 1.9 billones de dólares, e indicaron que los 1,400 dólares de estímulo que solicitó podrían tardar meses, o incluso, no llegar nunca.

Los demócratas necesitan convencer a 10 republicanos en el Senado, lo que podría requerir pedir menos fondos de los que Biden solicitó inicialmente, o pasar por encima del umbral de 60 votos utilizando una maniobra parlamentaria.

El equipo de Biden parece estar dispuesto a montar una campaña agresiva para conseguir que el Congreso actúe, a diferencia de la Administración anterior, que en gran medida no logró involucrar a los congresistas en las prioridades legislativas y no gastó el capital político para conseguir la aprobación de sus proyectos de ley.

Los republicanos, que son fundamentales para alcanzar la meta, se mostraron abiertos a recibir dinero adicional para acelerar la distribución de la vacuna COVID-19, pero se mostraron reticentes a la suma total propuesta por Biden. Algunos le pidieron que redujera el plan, mientras que otros sugirieron esperar unos meses para ver si persiste la necesidad económica.

La senadora republicana por Maine Susan Collins, una de las más moderadas, dijo que es “comprensiva” con el aumento de los fondos para las vacunas, pero que no ve la justificación de un proyecto de ley “tan grande”.© Proporcionado por Telemundo El presidente, Joe Biden.

“Me resulta difícil ver cuando acabamos de aprobar 900,000 millones de dólares de ayuda por qué tendríamos [que aprobar] un paquete tan grande”, dijo Collins a los periodistas el jueves. “Tal vez dentro de un par de meses las necesidades sean evidentes y tengamos que hacer algo significativo, pero ahora mismo no lo veo”, agregó.

La senadora republicana por Alaska Lisa Murkowski calificó la petición de Biden de “significativa” y añadió que “la tinta apenas se ha secado en el proyecto de ley de 900,000 millones de dólares”.

“Y por eso va a requerir, creo, una buena cantidad de debate y consideración”, comentó a los periodistas.

El senador republicano por Utah Mitt Romney, un conservador que tiene un historial de ruptura con su partido, aseguró a NBC News, cadena hermana de Telemundo, que no está dispuesto a pedir prestado otro billón de dólares o incluso 500,000 millones para un amplio paquete económico.

“Mi opinión es que lo que está frenando la economía es el COVID-19, no el dinero“, señaló. “Quiero hacer todo lo posible para sacar las vacunas. Pero una vez que la vacuna contra el COVID-19 haya salido y la gente esté inoculada, creo que se verá cómo vuelve la economía”, añadió.

La rápida resistencia significa que el plan de Biden tiene un camino difícil para conseguir los 10 votos republicanos necesarios para ser aprobado según el proceso normal, que el equipo de Biden dijo que favorece para este proyecto de ley.

Si el apoyo bipartidista no se materializa, dejaría a los demócratas con dos opciones: utilizar el proceso de reconciliación para evitar la obstrucción en las disposiciones presupuestarias, o recortarlo para buscar el apoyo bipartidista.

Fauci compara “lo incómodo” de trabajar con Trump y lo “liberador” que es con Biden

No me causaba placer verme en la situación de contradecir al presidente, podías sentir que era algo que no iba a pasar sin tener consecuencias”.

Así describió el trabajo con el expresidente Donald Trump un visiblemente distendido doctor Anthony Fauci en su regreso a la sala de prensa de la Casa Blanca este jueves.

Y es que Fauci se hizo famoso por sus matizaciones y en ocasiones desmentidos de los errores que divulgaba el entonces presidente Donald Trump en las conferencias de prensa sobre el coronavirus.

“Se dijeron cosas, como las relacionadas con la hidroxicloroquina, que eran incómodas porque no se basaban en hechos científicos”, recordó en relación al medicamento promovido por Trump sin que hubiera evidencia de que podía servir para tratar el covid-19.

“Siempre lo dije todo, por eso a veces me metía en problemas”, recordó sobre Trump, quien llegó a quejarse de que el epidemiólogo gozara de más popularidad que él.

Y agregó, aliviado, sobre su primer día de trabajo con el gobierno de Joe Biden: “La idea de que puedes venir aquí y hablar sobre lo que sabes, cuál es la evidencia, la ciencia y saber que eso es todo, dejar que la ciencia hable, es una liberación“.

Trump hace silencio ante su segundo juicio político

Con su lugar en la historia siendo reescrito, el presidente Donald Trump recibió la noticia de un segundo proceso de juicio político en su contra prácticamente solo y en silencio.

Durante más de cuatro años, Trump ha dominado el discurso nacional como ningún otro presidente antes que él. Sin embargo, cuando su legado quedó grabado en piedra el miércoles, se mantuvo sorpresivamente al margen.

La situación de Trump no tiene comparación al ser el único presidente en ser acusado dos veces de un delito o falta grave, un nuevo final para un periodo presidencial definido por aumentar la división en el país, sus fracasos durante la peor pandemia en un siglo y su rechazo a aceptar la derrota en las urnas.

Trump se mantuvo alejado de la vista pública en una Casa Blanca prácticamente vacía mientras los procedimiento para un juicio político se llevaban a cabo en un Capitolio fuertemente resguardado. Ahí, el daño de los disturbios de la semana pasada ofreció un visible recordatorio de la insurrección que se acusa al presidente de haber incitado.

Abandonado por algunos miembros de su propio partido, Trump no pudo más que ver por televisión cómo se desarrollaba la historia. La suspensión de su cuenta de Twitter le privó a Trump de su medio más potente para mantener a los republicanos alineados, creando una sensación de que Trump ha perdido los colmillos y, por primera vez, el control de su partido adoptivo.

Finalmente se supo de él horas después de la votación, en un video en el que condenó la insurrección en el Capitolio y advirtió a sus simpatizantes que no participaran en nuevos actos de violencia. Fue un mensaje que estuvo ausente una semana atrás, cuando los inconformes que marchaban en nombre de Trump llegaron a la sede del Congreso para intentar evitar la certificación del triunfo electoral de Joe Biden.

“Quiero ser muy claro. Condeno rotundamente la violencia que vimos la semana pasada”, declaró Trump. Añadió que ninguno de sus “verdaderos” simpatizantes “podría condonar jamás el uso de violencia política”.

Pero ese mensaje, parcialmente motivado para evitar acciones legales por haber incitado los disturbios, fue contradictorio a lo que Trump había dicho durante todo su mandato, incluyendo la semana pasada, cuando instó a sus simpatizantes a “luchar” por él. Trump no dijo una sola palabra sobre el juicio político en el video, aunque sí se quejó sobre los vetos en su contra en redes sociales.

Con apenas una semana restante en su gobierno, no hubo mensajes beligerantes desde la Casa Blanca para oponerse a los procedimientos que se llevan a cabo en el otro extremo de la Avenida Pensilvania, así como tampoco hubo una respuesta legal organizada. Algunos legisladores republicanos defendieron al mandatario durante el debate de juicio político en la Cámara de Representantes, pero al final de la sesión, 10 republicanos se unieron a los demócratas para votar en favor del juicio político.

Fue un claro contraste con el primer proceso de destitución contra Trump. La votación de diciembre de 2019, en la que Trump se convirtió en apenas el tercer mandatario de la historia en ir a juicio político, se mantuvo en bloques partidistas. Los cargos en aquella ocasión fueron que había utilizado la autoridad de su puesto para presionar a Ucrania a investigar a su rival político y actual presidente electo, Joe Biden.

¿En qué se diferenciará el segundo juicio político de Trump del primero?

El proceso general de juicio político establecido en la Constitución es relativamente simple: un presidente comete «delitos graves o delitos menores», la Cámara vota a favor de un juicio político y el Senado lleva a cabo el juicio.

Esos contornos generales son constantes. Pero no existe tal cosa como un juicio político de rutina.

El que enfrenta en este momento el presidente Donald Trump, después de incitar a una multitud desenfrenada a atacar el Capitolio, no tiene precedentes en todo tipo de formas, lo que significa que el proceso se sentirá completamente nuevo y diferente al que vimos a fines de 2019, en torno a la investigación de Ucrania.

Específicamente, es probable que esta votación de juicio político en la Cámara de Representantes se realice esta semana, y el juicio en el Senado se llevará a cabo después de que Trump deje el cargo.

Aquí hay algunas otras diferencias clave.

De lo que se acusa a Trump para llevarlo a juicio político

Hubo mucho debate durante el primer juicio político de Trump sobre si la presión que ejerció sobre el presidente de Ucrania equivalía a «crímenes y faltas graves» o simplemente un conjunto de políticas. Esta vez, si bien hay un argumento de que cometió traición, los demócratas en la Cámara de Representantes han alegado que Trump «se involucró en delitos graves y faltas al incitar a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos».

El artículo de juicio político sostiene que Trump incitó a sus partidarios al negar repetidamente los resultados de las elecciones en el período previo al recuento de los votos electorales, que presionó al secretario de estado de Georgia para que «encontrara» votos adicionales para él, y al hacerlo «puso gravemente en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno», «amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro a una rama del Gobierno equivalente». 

El cronograma de la Cámara de Representantes

Pasar de la falta de Trump al proceso de juicio político en la Cámara tomó 86 días en 2019. Va a tomar solo una semana en 2021. La Cámara esencialmente puede acusar a su voluntad. Si bien existen precedentes sobre la instigación del proceso de juicio político y la utilización de las comisiones de la Cámara para investigar si ocurrieron delitos imputables, nada de eso es necesariamente necesario. Y los demócratas, moviéndose rápidamente, no se van a agobiar por alargar esto.

¿Y por qué molestarse con una investigación cuando esta vez Trump lo hizo en la televisión?

En ese primer esfuerzo, los detalles de la presión de Trump sobre Ucrania se filtraron en el transcurso de semanas y se incorporaron al apoyo demócrata para iniciar y realizar una investigación y, en última instancia, para acusarlo.

Con el plazo de Trump en el cargo programado para expirar al mediodía del 20 de enero, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también les dio a Trump y al vicepresidente Mike Pence la opción de evitar el juicio político si Trump renunciaba o Pence movilizaba al gabinete para usar la 25a Enmienda para sacarlo del cargo.

Cuando esas dos rampas fueron ignoradas, los demócratas en la Cámara avanzaron rápidamente hacia el juicio político y el primer juicio político post-presidencial en la historia de Estados Unidos.

Trump declara emergencia en Washington D.C. por ceremonia inaugural de Biden

El presidente Donald Trump declaró un estado de emergencia en Washington D.C., a petición de la alcaldesa Muriel Bowser.

“Específicamente, FEMA está autorizada a identificar, movilizar y proporcionar, a su discreción, el equipo y los recursos necesarios para aliviar los impactos de la emergencia”, dice la declaración.

La decisión empata con la alerta del FBI de protestas armadas en 50 estados, incluyendo la capital del país al menos el 16 y 17 de enero, a pocos días de la inauguración del presidente electo Joe Biden.

“El FBI recibió información sobre un grupo armado identificado que tenía la intención de viajar a Washington, D.C. el 16 de enero”, advirtió la agencia.

Agrega que los manifestantes convocan en el marco del proyecto demócrata en el Congreso de comenzar juicio político al presidente Donald Trump, a quien acusarán de “incitar a la insurrección” por la invasión violenta al Capitolio el 6 de enero.

También los congresistas demócratas buscan presionar al vicepresidente Mike Pence para que aplique la Enmienda 25, a fin de destituir al presidente Trump.

“Han advertido que si el Congreso intenta retirar a POTUS a través de la Enmienda 25 se producirá un gran levantamiento”, agrega el FBI.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tamibén ordenó al Servicio Secreto a adelantar su plan de vigilancia para la ceremonia del presidente electo.

“A la luz de los eventos de la semana pasada y el panorama de seguridad en evolución de frente a la inauguración y por recomendación del Director del Servicio Secreto, James Murray, he dado instrucciones al Servicio Secreto de comenzar el Evento Especial de Seguridad Nacional el miércoles 13 de enero en lugar del 19 de enero”, indicó el secretario en funciones Chad Wolf en un comunicado.

Tras esa alerta, Wolf renunció a su cargo.

Twitter suspende 70 mil cuentas aliadas a Trump

Twitter anunció el lunes haber suspendido “de manera permanente” 70 mil cuentas afiliadas al movimiento pro-Trump QAnon, para impedirles usar la red social con fines violentos, tras el asalto la semana pasada del Capitolio por simpatizantes del presidente estadounidense.

La plataforma emprendió una purga que comenzó el viernes con el bloqueo final de la cuenta del presidente estadounidense, acusado de haber alentado a sus seguidores a desbaratar la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden por parte del Congreso.

“Desde el viernes más de 70 mil cuentas han sido suspendidas”, dijo Twitter en un comunicado. El número de cuentas bloqueadas es alto porque muchos individuos tenían más de una cuenta.

“Estas cuentas compartían contenido nocivo asociado a QAnon de manera masiva y se dedicaban principalmente a la propagación de esta teoría de la conspiración”, añadió.

La mayoría de las plataformas de redes sociales han tomado medidas sin precedentes desde que los partidarios del multimillonario republicano invadieron el Capitolio durante varias horas el miércoles, conmocionando al país y al mundo. Cinco personas murieron en los altercados.

Facebook y Twitter suspendieron indefinidamente la cuenta de Donald Trump, que durante meses ha estado desacreditando el proceso electoral y acusando a los demócratas, sin pruebas, de “robarle las elecciones”.

Para justificar su decisión, las dos redes hicieron referencia en particular al riesgo de violencia futura antes de la ceremonia de inauguración de Joe Biden, el 20 de enero frente al Capitolio.

“Los planes para futuras protestas armadas están proliferando en Twitter y en otros lugares, incluyendo un segundo ataque en el Capitolio el 17 de enero de 2021”, informó Twitter el viernes.

La red era la principal herramienta de comunicación de Donald Trump, donde interactuaba con sus 88 millones de suscriptores diarios.

Trump obtuvo este lunes una inusual aliada en este tema.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó la decisión de Twitter “problemática” porque muestra la omnipotencia de las plataformas en términos de libertad de expresión.

QAnon es un movimiento conspirativo de extrema derecha. Sus seguidores defienden la idea de que Donald Trump está librando una guerra secreta contra una secta liberal mundial de pedófilos satánicos.

Trump condena a Twitter por silenciarlo y planea su propia red social

El presidente saliente Donald Trump condenó este viernes la decisión de Twitter de suspender permanentemente su cuenta en la red social y dijo que se plantea crear su propia plataforma para difundir sin filtros sus mensajes.

“¡No nos silenciarán!”, exclamó Trump en un comunicado distribuido por la Casa Blanca después de que Twitter anunciara que le había privado definitivamente de su cuenta personal en la red social, @realDonaldTrump.

“Predije que esto ocurriría. Hemos estado negociando con varios sitios más, y tendremos un gran anuncio pronto, mientras miramos también las posibilidades de construir nuestra propia plataforma en un futuro cercano”, añadió.

El mandatario saliente dijo que Twitter “ha ido más y más lejos a la hora de prohibir la libertad de expresión”, y les acusó de haberse “coordinado con los demócratas y la izquierda radical” para eliminar su cuenta.

“Me han silenciado a mí y a USTEDES, a los 75 millones de grandes patriotas que votaron por mí”, subrayó Trump, que también se quejó de las protecciones de las que disfrutan Twitter y otras redes sociales, que les eximen de consecuencias legales por lo que publican terceras partes en sus sitios web.

La medida de Twitter priva a Trump de su principal megáfono, una cuenta con la que ha emitido más de 55,000 mensajes durante más de once años y que contaba con 89 millones de seguidores.

La red social suspendió temporalmente este miércoles la cuenta de Trump durante 12 horas, después de que el presidente justificara en un tuit el asalto al Capitolio por parte de sus simpatizantes, que resultó en cinco muertos, al menos trece policías heridos y todo tipo de destrozos en la sede del Legislativo.

Twitter le devolvió después la cuenta con la advertencia de que “cualquier violación adicional de las reglas de Twitter resultaría” en una suspensión permanente, y este viernes, después de analizar los dos últimos tuits de Trump, decidió tomar esa extraordinaria medida.

“Tras una revisión minuciosa de los tuits recientes de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia”, indicó Twitter en un comunicado publicado en su blog oficial.

La red social explicó que los tuits de Trump, en los que defendía a sus votantes y anunciaba que no asistiría el 20 de enero a la investidura de Joe Biden, se estaban interpretando en las redes sociales como “una marcha atrás de su compromiso previo” con una “transición ordenada”.

Además, sus mensajes “pueden servir como aliento a quienes puedan estar considerando actos violentos (al dejarles claro) que la investidura sería un objetivo ‘seguro’, porque él no asistirá”, añadió Twitter.

La de Twitter es la medida más definitiva de las tecnológicas contra el discurso de Trump tras el asalto al Capitolio, pero no la única: tanto Facebook como Instagram bloquearon el acceso del presidente a su cuenta al menos hasta que se complete el traspaso de poder el 20 de enero, y Twitch y Snapchat han desactivado su perfil indefinidamente.

Muchos seguidores de Trump difunden cada vez menos sus mensajes en Twitter y más en una red social alternativa de reciente creación, llamada Parler, pero esa plataforma también ha empezado a sufrir consecuencias tras el ataque al Capitolio: este viernes, Google eliminó su aplicación de su tienda virtual. 

Twitter suspende la cuenta de Trump de manera «permanente»

Twitter suspendió al presidente Donald Trump de su plataforma, informó la compañía este viernes.

«Después de una revisión detallada de los tuits recientes de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia», dijo Twitter.

«En el contexto de los horribles eventos de esta semana, dejamos claro el miércoles que violaciones adicionales de las reglas de Twitter podrían resultar en esta misma acción»

Twitter dice que publicaciones de Trump violaron política contra glorificación a la violencia

La decisión de Twitter ocurrió luego de dos publicaciones de Trump este viernes, que terminarían siendo las últimas de la cuenta @realDonaldTrump. Los tuits violaron la política de la compañía contra la glorificación de la violencia, dijo la plataforma. Y «estos dos tuits deben leerse en el contexto de eventos más amplios en el país y las formas en que las declaraciones del presidente se pueden movilizar por diferentes audiencias, incluso para incitar a la violencia. Así como en el contexto del patrón de comportamiento de esta cuenta en las últimas semanas «, señaló Twitter.

El primer tuit fue sobre los partidarios de Trump.

«Los 75.000.000 grandes patriotas estadounidenses que votaron por mí, ESTADOS UNIDOS PRIMERO, y HACEN QUE ESTADOS UNIDOS SEA GRANDE OTRA VEZ, tendrán una VOZ GIGANTE en el futuro. ¡¡¡No serán irrespetados ni tratados injustamente de ninguna manera o forma !!!»

La segunda publicación indicaba que Trump no planeaba asistir a la toma de posesión de Joe Biden.

«A todos los que me han preguntado, no iré a la toma de posesión el 20 de enero», se leía.

Twitter dijo que el mensaje sobre la toma de posesión podría entenderse como una declaración más de que la elección no fue legítima. También dijo que el tuit podría interpretarse como que el presidente indicó que la toma de posesión sería un objetivo «seguro» para la violencia porque él no asistiría.

La otra declaración de Trump sobre los patriotas estadounidenses sugirió que «planea continuar apoyando, empoderando y protegiendo a quienes creen que ganó las elecciones», señaló la compañía.

Facebook también tomó medidas

Por su parte, Facebook extendió este jueves las restricciones a la cuenta de Donald Trump durante al menos dos semanas y tal vez «indefinidamente», según informó el presidente ejecutivo de la compañía Mark Zuckerberg. Esta decisión marcó una escalada importante por parte de Facebook. Justamente, mientras ha sido objeto de una intensa presión para bloquear a Trump luego de su retórica incendiaria que alentaba la insurrección.

Facebook bloquea la cuenta de Donald Trump “indefinidamente”

La red social Facebook informó este jueves (07.01.2021) que decidió bloquear de forma indefinida la cuenta del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, debido al uso que le dio el mandatario republicano durante el ataque que sus seguidores lanzaron contra el Capitolio, la tarde del miércoles, que se saldó con cuatro personas fallecidas, 14 agentes heridos y una cincuentena de detenidos.

El director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, explicó que el bloqueo, que había sido anunciado el miércoles con una duración inicial de 24 horas, fue extendido luego de que Trump usara la plataforma “para incitar a una insurrección violenta contra un gobierno elegido democráticamente”. Además, el empresario afirmó que lo ocurrido “demuestra que el presidente Donald Trump usará el tiempo que le queda en el mando para dificultar una transición pacífica”.

“Pensamos que los riesgos de permitir que el presidente siga usando nuestro servicio durante este periodo son sencillamente demasiado grandes”, añadió Zuckerberg. “Por ello, extendemos el bloqueo que le hicimos en sus cuentas de Facebook e Instagram indefinidamente y durante al menos las dos próximas semanas hasta que se complete la pacífica transición de poder”.

Vetado en todas las redes

El bloqueo de la cuenta, una decisión inusual por donde se la mire, va un paso más allá de medidas adoptadas anteriormente contra publicaciones del presidente estadounidense. Ocasionalmente Facebook borró algunos posteos del mandatario, pero las críticas por el lento actuar de la red social ante acusaciones o afirmaciones dudosas llevaron a Zuckerberg a tomar medidas más drásticas.

Twitter ya había procedido de manera similar el miércoles, cuando bloqueó por 12 horas la cuenta de Trump, luego de que éste publicara un video dirigido a sus seguidores. Snapchat también confirmó este jueves que había cerrado temporalmente la cuenta del líder republicano. Anteriormente, YouTube había eliminado videos subidos al perfil del presidente estadounidense.

Trump pide a sus seguidores retirarse del Capitolio

En un escueto mensaje, el presidente Donald Trump pidió a sus seguidores, que tomaron con violencia el Capitolio, retirarse a sus casas “en paz”.

El mandatario insistió que “le robaron la elección”, pero pidió a sus simpatizantes actuar pacíficamente.

“Tenemos que tener paz, tenemos que tener orden público, tenemos que respetar a nuestro gran personal de la ley y el orden. No queremos que nadie resulte herido”, dijo el mandatario. “Váyanse a casa”.

Dijo reconocer el dolor que sus seguidores sienten, pero que la situación era complicada en este momento.

Sin hacer referencia a los hechos en el Capitolio, antes nunca visto, continuó en referencia a las elecciones.

“Nunca había pasado algo así”, expresó sobre el proceso. “Es una elección fraudulenta”.

Cientos se reúnen en Washington DC para apoyar a Trump este miércoles

Cientos de partidarios del presidente Donald Trump se reunieron en Washington, D.C. desde el martes para protestar por los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, durante una marcha organizada para el miércoles 6 de enero, cuando el Congreso se reúne para certificar la victoria del presidente electo Joe Biden.

Cientos de personas se habían reunido en Freedom Plaza a las 3 p.m. del martes, algunos con chalecos antibalas, walkie-talkies y otros equipos de estilo militar, para apoyar a Trump y protestar por el resultado de las elecciones, mientras la policía y el Servicio Secreto monitoreaban el área, informó The Washington Post.

Los mítines se sucedieron en el centro de la capital durante varias horas y en la noche se reportaron enfrentamientos con la policía.

Cientos de partidarios del presidente Donald Trump se reunieron en Washington, D.C. desde el martes para protestar por los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, durante una marcha organizada para el miércoles 6 de enero, cuando el Congreso se reúne para certificar la victoria del presidente electo Joe Biden.

Cientos de personas se habían reunido en Freedom Plaza a las 3 p.m. del martes, algunos con chalecos antibalas, walkie-talkies y otros equipos de estilo militar, para apoyar a Trump y protestar por el resultado de las elecciones, mientras la policía y el Servicio Secreto monitoreaban el área, informó The Washington Post.

Los mítines se sucedieron en el centro de la capital durante varias horas y en la noche se reportaron enfrentamientos con la policía.

Trump elogió a los manifestantes en una serie de tuits el martes por la noche, repitiendo afirmaciones infundadas de que las elecciones presidenciales le habían sido “robadas”.

“Washington está siendo inundado con gente que no quiere que una victoria electoral sea robada por los demócratas radicales de izquierda envalentonados. Nuestro país ha tenido suficiente, ¡no lo soportarán más! Lo escuchamos (y lo amamos) desde la Oficina Oval. . ¡HACER AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ! ” Trump escribió.

El mitin convocado por Trump hizo que las autoridades locales y las fuerzas del orden se prepararan para posibles enfrentamientos callejeros violentos.

Muchos negocios en el centro de Washington cerraron sus ventanas con tablas, temerosos de que la protesta pudiera derivar en los disturbios que se vieron en mayo y junio, cuando decenas de negocios fueron vandalizados.

Las protestas coinciden con la votación del Congreso que se realizará el miércoles y que se espera certifique los resultados del Colegio Electoral a favor de Joe Biden, que Trump sigue cuestionando.

¿Cometió delito Trump en la polémica llamada en la que presionó el cambio en el resultado elecotoral en Georgia?

“Lo único que quiero hacer es esto. Solo quiero encontrar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos porque ganamos el estado”.

Estas palabras de Donald Trump resumen uno de los últimos intentos del presidente de Estados Unidos por revertir los resultados de las elecciones del pasado 3 de noviembre, en este caso los del estado de Georgia, que dieron como ganador a su rival, el demócrata Joe Biden.

El mandatario las pronunció el sábado durante una conversación telefónica de más de una hora de duración con el secretario de Estado de Georgia, el republicano Brian Raffensperger, y representantes legales, cuyo contenido fue difundido este domingo por el diario The Washington Post.

En la grabación se puede escuchar cómo Trump presiona a Raffensperger insistiendo en que ganó las elecciones en Georgia y diciendo que no hay nada malo en decir que se han “recalculado” los votos.

En otro momento, el presidente amenaza al funcionario con posibles consecuencias legales.

“Sabes lo que hicieron y no lo estás denunciando. Eso es un delito. No puedes permitir que eso suceda. Es un gran riesgo para ti y para Ryan, tu abogado”, dice Trump.© Getty Images En Georgia ha habido una auditoria y varios recuentos de los votos, sin que cambie el resultado.

Las críticas a Trump por la llamada han sido generalizadas.

Para la vicepresidenta electa de EE.UU., Kamala Harris, la llamada de Trump fue un “descarado abuso de poder”.

Para el senador demócrata Dick Durbin, el presidente está “desquiciado”, es “peligroso” y su conversación con Raffensperger amerita “una investigación criminal”.

¿Es así? ¿Cometió Trump un delito en su conversación con el secretario de Estado de Georgia?

Los expertos no se ponen de acuerdo.

Si bien una mayoría coincide en que la actitud de Trump fue moralmente condenable o inapropiada, no hay consenso sobre si violó la ley (en el ámbito federal y/o en el estatal).

Los partidarios de acusarlo formalmente de un delito citan el título 52 sección 20511 del Código de EE.UU. que establece que cualquiera que “con conocimiento y voluntad prive, defraude o intente privar o defraudar a los residentes de un estado de un proceso electoral justo e imparcial” está violando la ley.

Otra ley federal establece que es un crimen “conspirar para herir, oprimir, amenazar o intimidar a cualquier persona en el libre ejercicio o disfrute de cualquier derecho o privilegio garantizado por la Constitución o leyes de Estados Unidos”.

A esto se le suma que en Georgia existe una ley estatal que prohíbe que se “solicite, pida, ordene, asedie o intente de cualquier otra manera hacer que otra persona se involucre” en fraude electoral.

“La razón por la que hay una posible ilegalidad es que parece que el presidente está intentando cometer fraude electoral, en ese sentido hay una posible ilegalidad federal y otra estatal”.

Para Greg Woods, profesor de Estudios Judiciales en la Universidad Estatal de San José (California), este caso es comparable al escándalo del Watergate.

“Se da el agravante de que Trump ya fue sometido a un juicio político precisamente por una llamada telefónica, hay un precedente”, apunta Woods en entrevista con BBC Mundo.